Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» [Pasado] Como NO escapar de un calabozo [Talamaur]
Lun Mayo 22, 2017 10:01 pm por Mark.

» Delirios de Cazador [Starrk y Zhul'Urk][Pasado][Privado]
Mar Abr 04, 2017 7:28 pm por Starrk

» Cierre temporal
Mar Mar 21, 2017 12:30 am por Web Master

» Consulta Afiliación
Sáb Nov 12, 2016 3:30 pm por Alex

» ¡No os he olvidado...! pero por si acaso, ¿cómo te llamabas?
Lun Nov 07, 2016 4:48 pm por Alex

» Las fauces que rompieron las cadenas [Privado][Zor' Tahak y Kraknar]
Vie Nov 04, 2016 11:32 pm por Kraknar

» Construyendo el hogar (Pasado Alex, Isma y Starrk)
Jue Oct 27, 2016 4:50 am por Starrk

» Petición de objetos y materiales
Dom Oct 23, 2016 12:05 am por Alex

» Armería "El herrero tuerto"
Sáb Oct 22, 2016 11:58 pm por Alex




Fairy Tail Chronicles


Crear
foro

La carta definitiva.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La carta definitiva.

Mensaje por Dark S. Satou el Vie Jul 18, 2014 3:27 am

-Mi nombre es Dark Satou, heredero de la corona. Soy hábil con la espada y la magia, y sobredestaco por mi gran velocidad. Mi principal hábito es la lectura, pero lectura sobre palacios, nobleza y cortes reales. Odio todo lo que esté fuera del castillo. -dije mientras miraba a las amigas de mamá.

Se habían puesto de moda pelucas realmente extrañas, y vestidos que hacían que las posaderas de estas mismas pareciesen tan grandes como el portón del castillo. Ignorando el tema, mamá me estiró del moflete e hizo que bajase la cabeza.

-Un príncipe debe ser más modesto. Perdonad, queridas. Estar tanto tiempo entre paredes de palacio le empieza a afectar un poco.

Sonaron carcajadas sonoras por parte de las dos invitadas, las cuales ignoré mirando hacia un lado. Cuando mamá me soltó el moflete, me dirigí hacia la puerta sin ni siquiera mirar a las doncellas. Me despedí con la mano y uno de los mayordomos me abrió la puerta. Ignoré su presencia y continué andando, sentándome en medio del pasillo.

-¿Qué hace ahí, señorito?

-Louise, las amigas de mi madre, me aburren. Pero tú no. Ven aquí y siéntate al lado de tu futuro esposo -dije convencido.

-Mi señor, ignoraré eso último. Traigo una carta para usted. -dijo mientras tendía en mi mano una carta.

Pero esa no era la carta que cambiaría mi vida de príncipe totalmente. Era una de las demás cartas de proposición de una princesa de reino lejano. La eché contra el suelo y me ayudé con el banco que tenía al lado para reincorporarme. Comencé a caminar tranquilamente hacia el fondo y miré a Louise de reojo.

-Luego por la noche, ¿podrías hacer el favor de venir a mi habitación? No para nada raro, me agradaría charlar contigo.

-Lo que usted me ordene.

Y tras mirarla detenidamente, me giré y comencé a andar hacia mi habitación. Me había parecido verla sonreír, pero tal vez eran imaginaciones mías. Me esperaban unos largos pasillos con un non grato silencio, que lo único que lo rompía eran los latidos de mi corazón acelerado. No podía evitar mirarla más de tres segundos a los ojos, era demasiado preciosa. Cabello castaño, y siempre una mirada seria e indiferente hacia mí. Mamá me decía que un príncipe no debía estar con su doncella, pero que si eso era lo que mi corazón mandaba, que ella lo apoyaría hasta el fin. Pero no podía obligarla... debía enamorarla, a pesar de que fuese tan distante conmigo. Llevaba así con ella... años.
A todo había que añadirle cuatro años de diferencia de edad, pero no por eso me iba a parar. Yo era el pequeño, y tenía que ser apuesto y galán como príncipe. Bajé la cabeza suspirando tras cruzar el tercer pasillo y entré hacia mi habitación. Cortinas, mantas, sabanas de un liláceo característico diseñado a propósito para mí, con bordados de oro y exquisita calidad. La habitación era muy grande, pero las enormes cantidades de estanterías llenas de libros les restaba espacio a esta.
Cerré la puerta con el pie y observé los finos muebles de madera de abeto negro que tanto me encantaban. Sonreí y agarré el libro que dejé a medias la última vez, "La familia, lo más importante". Extrañamente me reconfortaba leer la relación entre hermanos que tenía el protagonista tan buena, y me entraba incluso cierta envidia. Yo era hijo único, y si intentaba recordar algo de antes del incidente, la cabeza me provocaba un dolor intenso.

La puerta sonó y me despertó sobresaltado. La habitación estaba teñida por oscuridad, ya parecía ser una tardía hora. Me levanté sacudiéndome el chaleco y pasándome el reverso de la mano para secar restos de saliva que sobresalían de mi boca. Fui rápidamente hacia la puerta y la abrí, viéndola otra vez.


-Pasa, Louise. Vamos hacia el balcón -dije mientras le agarraba de la mano, sorprendentemente se había dejado.

-¿Qué quiere, mi señor? -me preguntó seria, mirando con una ligera mueca de indignación.

-Estar un rato contigo. -le contesté.

-¿Y no es algo que podría hacer otra doncella? -me preguntó con algo de sarcasmo -¿o es que me llamas porque puedo hacerte algo que las otras no podrían? -dijo con un tono más decidido, y eso qué era... ¿estaba ruborizada?.

-... -mi corazón comenzó a latir a mil- ...me gustaría hablarte sobre una cosa que me pasó de pequeño. Me traumé tanto cuando me separaron de aquella casa de campo que casi ni me acuerdo de mi hermano ni mi padre. O eso creo que tengo... cada vez que lo intento pensar me duele mucho la cabeza, Louise.

-Tal vez deba intentar dejar pasar el tiempo. El tiempo, lo pone todo en su lugar. Así que simplemente debe esperar, y sus recuerdos volverán a ser lo que eran antes.



-Tienes razón, Louise. Gracias. De verdad significa mucho para mí que estés aquí conm...

Un papel cayó a mis pies. Una carta. Esta tenía algo de diferente, un sello rojo carmín. Louise se agachó por mí y me la puso en la mano. La abrí lentamente y me dispuse a leerla en voz alta.

Quiza te sorprenda encontrar una carta en un lugar como este, seguramente estarás sorprendido.

Iré al grano, Dark S. Satou:

Llevo años recopilando información sobre ti y lo cierto es que he conseguido saber prácticamente hasta tus más oscuros
secretos.

A cambio de un trato justo puedo ayudarte a embarcarte en una misión para recuperar a la familia que perdiste hace 10 años. Así es, a tu padre y a tu hermano.

Nos reuniremos mañana a las 10 de la noche en este mismo lugar, si avisas a la guardia o mandas a investigar el origen
de esta carta no hay trato.

Un placer.


Miré a Louise atónito. Esa sí era la carta que cambiaría mi vida. Aunque no lo pareciese, estaba asustado, tanto que abracé a Louise fuerte. Ella me respondió el abrazo firmemente y se me quedó mirando. Esto marcaba un después verdadero.
avatar
Dark S. Satou
Fire Blood [Luchador]
Fire Blood [Luchador]

Mensajes : 236
Fecha de inscripción : 24/04/2014

Hoja de personaje
Nivel:
30/100  (30/100)
Experiencia:
30150/32000  (30150/32000)
Áureos Áureos: 68.660

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La carta definitiva.

Mensaje por Alex el Miér Jun 10, 2015 9:41 pm

Tienes 999 puntos de experiencia y 1498 áureos.
La historia es buena, pero se me ha hecho pobre y corta. Me habría gustado que fuera más larga pues deja demasiadas posibilidades y no explica nada. Entiendo que sea un preludio para otra historia, pero ahí está mi opinión.

_________________

Nombre:
Alex Harken

Clan:
Clan Harken

Gremio:
Fire Blood

Profesion:
Mercenario

Npc's acompañantes:
Sam
Ele

Ficha
Datos
avatar
Alex
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 622
Fecha de inscripción : 17/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
45/100  (45/100)
Experiencia:
68946/70000  (68946/70000)
Áureos Áureos: 157.539

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.