Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» [Pasado] Como NO escapar de un calabozo [Talamaur]
Lun Mayo 22, 2017 10:01 pm por Mark.

» Delirios de Cazador [Starrk y Zhul'Urk][Pasado][Privado]
Mar Abr 04, 2017 7:28 pm por Starrk

» Cierre temporal
Mar Mar 21, 2017 12:30 am por Web Master

» Consulta Afiliación
Sáb Nov 12, 2016 3:30 pm por Alex

» ¡No os he olvidado...! pero por si acaso, ¿cómo te llamabas?
Lun Nov 07, 2016 4:48 pm por Alex

» Las fauces que rompieron las cadenas [Privado][Zor' Tahak y Kraknar]
Vie Nov 04, 2016 11:32 pm por Kraknar

» Construyendo el hogar (Pasado Alex, Isma y Starrk)
Jue Oct 27, 2016 4:50 am por Starrk

» Petición de objetos y materiales
Dom Oct 23, 2016 12:05 am por Alex

» Armería "El herrero tuerto"
Sáb Oct 22, 2016 11:58 pm por Alex




Fairy Tail Chronicles


Crear
foro

Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por Web Master el Vie Oct 31, 2014 4:58 pm

Un relámpago surcó el cielo y estalló en un trueno ensordecedor. El aire era gélido y la noche tan oscura como antes de que se creara el Sol. Un gemido de dolor se escuchaba en la lejanía mientras el viento susurraba lamentos y canciones de eras pasadas. Algo despertaba de un largo sueño y se arrastraba con dificultad. Sus garras rasgaban el suelo mientras avanzaba lenta pero inexorablemente hacia su trono. Largo tiempo había pasado desde su última visita a este mundo, desde su última comida, desde su reinado. Pero el Señor de las Pesadillas había vuelto a retomar lo que le pertenecía y apoderarse de lo que todavía no era suyo. Un nuevo mundo se extendía ante él y pronto sucumbiría a su poder. Ya podía saborear el miedo de aquellos pobres ilusos que cayeran en sus redes, el temor de un pobre niño y el falso valor de un adulto. Todo el miedo del que se iba a alimentar empezaría a aflorar en los corazones de todos los que habitaban Dyscordia pronto, muy pronto.

Off:
¡Bienvenidos al evento!
Esperamos que disfrutéis mucho de él y nos esforzaremos al máximo para conseguirlo. Esto es una introducción por lo que todavía no ha ocurrido nada "importante". Daremos un plazo hasta el lunes a las 12:00 del mediodía para que los usuarios posteen. Siempre pueden unirse más tarde los rezagados, aunque no recibirán los áureos y la experiencia por registrarse al evento. Dicho esto explicaremos unos simples puntos:

1- Para registrarse como participante solo hace falta postear. Una vez hecho esto el usuario se asegurará 750 áureos y 500 puntos de experiencia.
2- Cada usuario podrá hacer un único post por moderación. Es decir, una vez el moderador ha posteado todos los usuarios podrán postear una vez hasta que este vuelva a hacerlo. Por cada post, siempre y cuando tengan como mínimo 100 palabras, se recibirán 150 puntos de experiencia y 200 áureos.
3- No habrá riesgo de muerte, pero si un usuario está en peligro grabe será expulsado del evento de forma "segura" y recibirá la recompensa acumulada hasta entonces.
4- Durante la introducción es de noche, pero el evento empieza a la mañana siguiente. Cada usuario puede estar en un lugar distinto pues no importa la ubicación de Dyscordia en la que se encuentren. No es necesario que estén juntos, se puede ir por separado o en grupo a gusto de los usuarios.
5- El rol se hará en este mismo tema. ¡Adelante!
avatar
Web Master
Admin

Mensajes : 302
Fecha de inscripción : 14/01/2014
Edad : 906

Hoja de personaje
Nivel:
100/100  (100/100)
Experiencia:
500000/500000  (500000/500000)
Áureos Áureos: 999.999.999

Ver perfil de usuario http://www.seedsofdyscordia.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por Wernack el Vie Oct 31, 2014 5:30 pm

La noche anterior habia sido fria, mucho más fria de lo normal. Pero no era solo eso.
Habia estado cazando esa noche. Acabé persiguiendo a un ciervo, pero estaba aterrorizado. No corria solo por su vida, nunca habia visto a una presa con tanto miedo antes. Conseguí alcanzarlo, y cuando lo hice, estaba temblando. Casi le mata el miedo antes que yo. Al final lo devoré. No era solo ese ciervo. Ningún lobo respondia a mis aullidos. Yo mismo me habia sentido intranquilo, pero ignoré esa sensación.
Finalmente, volví a una pequeña cueva que estaba usando de hogar. Me costó conciliar el sueño, y cuando lo hice, tuve una extraña pesadilla.

Me despierto por la mañana. A pesar de la pesadilla, estoy bien descansado, aunque todavia no acabo de entender que habia pasado la noche anterior. Vuelvo a mi forma humana y me pongo mi armadura, que habia escondido en la cueva antes. Decidí ir por los caminos, tal vez encontrase un comerciante o alguien con quien hablar para enterarme de si habia pasado algo extraño.
avatar
Wernack
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 30
Fecha de inscripción : 21/08/2014

Hoja de personaje
Nivel:
11/100  (11/100)
Experiencia:
3910/500000  (3910/500000)
Áureos Áureos: 9.040

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por Starrk el Dom Nov 09, 2014 1:05 pm

Mi ultimo trabajo me habia llevado algo lejos, pero no me iba a dejar abatir. Era un ejecutor al fin y al cabo, no tenia permitido sentir nada o esos sentimientos me abrumarian y no seria capaz de hacer las cosas que hacia. Tan solo seria una herramienta rota, y nadie quiere usar algo que ya no funciona, por eso debia mantenerme sereno y no dejar que los sentimientos de flaqueza se apoderasen de mi. La noche anterior habia sido fria, aunque en la zona en la que me encontraba ya hacia frio de por si, pero note como que algo no iba muy bien, como si fuese mas fria de lo normal, aunque no era de alli e igual para las gentes de la zona si eran normales esas temperaturas. Me movia rapido por base de una montaña, cuya cuspide estaba repleta de nieve, igual que el resto de la zona, la nieve no era muy abundante, por lo que apenas costaba moverse, pero aun asi habia que estar atento por los desniveles que podria haber, no parecia haber ningun pueblo alrededor, de hecho seguramente el que ya habia dejado bastante atrás seria el unico por aqui, aunque no era algo que pudiera asegurar. No habia ningun ave en el cielo desde que Sali del pueblo, lo cual me extraño bastante, ni siquiera habia visto animales en tierra, no entendia muy bien aquello, pero tampoco tenia la necesidad de pararme a averiguarlo.

_________________

Ficha: Historia de un ejecutor
NPC acompañante: Alice
avatar
Starrk
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 179
Fecha de inscripción : 05/11/2014

Hoja de personaje
Nivel:
38/100  (38/100)
Experiencia:
48073/50000  (48073/50000)
Áureos Áureos: 62.165

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por Alex el Dom Nov 09, 2014 9:50 pm

Era la última vez que acampaba en plena montaña. Los miembros de Fire Blood que los acompañaban aseguraron que sería una velada espléndida de cielo despejado y estrellado... pero no se acordaron de nombrar el terrible frío que los acechó durante toda la noche. Alex había sentido que sus huesos se calaban y que no había fuego ni mantas suficientes como para calentarlo. Jamás había dormido a la intemperie en las Montañas del Enano, pero no había esperado ese clima tan brutal. Aunque, según sus compañeros, no pasaba algo así desde hacía años.

Pero no le dio importancia, la mañana llegó a ellos con rayos de sol y una brisa ligeramente fresca. Era mejor que la noche que habían esperado el día anterior. Los pájaros cantaban, las hojas bailaban con el viento... un paisaje idílico si no fuera por el hecho de que los acompañaban media docena de hombres armados y de mal humor, sin contar las únicas tres mujeres que viajaban con ellos. Pero no se podía tener todo lo que uno deseaba. Ahora debían cumplir la misión que les habían encomendado. Una vez llegaran al punto de encuentro el líder del grupo les diría lo que debían hacer a continuación. Por ahora solo tenían que recoger el campamento y partir.


Última edición por Alex el Mar Nov 11, 2014 1:02 am, editado 1 vez

_________________

Nombre:
Alex Harken

Clan:
Clan Harken

Gremio:
Fire Blood

Profesion:
Mercenario

Npc's acompañantes:
Sam
Ele

Ficha
Datos
avatar
Alex
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 622
Fecha de inscripción : 17/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
45/100  (45/100)
Experiencia:
68946/70000  (68946/70000)
Áureos Áureos: 157.539

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por William Miles el Lun Nov 10, 2014 4:00 pm

¿Cuantas veces habían pasado por el mismo lugar? William estaba harto de dar rodeos, aquel hombre no sabía lo que hacía y los estaba guiando a ningún sitio. Anne y Gawain también se habían dado cuenta, peor no habían dicho nada. Will se acercó al tipo y lo encaró con los ojos ardientes de furia. El hombre no pudo hacer más que suplicar perdón y correr como jamás había corrido. Tal y como suponía, todo lo que les habían contado era una burda mentira. Era cierto que el frío de la noche anterior era demencial, demasiado extraño incluso en aquellos lares. Algo no gustaba a William y su instinto estaba a la defensiva. Algo malo iba a ocurrir, pero él estaría preparado.

-Se acabron las historias de borrachos por una temporada, estoy cansado de seguir tesoros oníricos y delirios de algún tabernero idiota- Dijo el líder del grupo.

Sus compañeros obedecieron sin decir nada, lo seguían con fe ciega y opinaban exactamente lo mismo. Ya habían hecho dos o tres búsquedas infructuosas y Gawain había matado a uno de los guías en un ataque de furia. Si seguían así perderían no solo tiempo si no dinero pues ya habían pasado semanas desde su último trabajo decente. ¿Hasta cuando aguantarían con las pocas monedas que iban consiguiendo? Era el momento de buscar algo nuevo, debían aprovecharse de su condición de miembros de Shark Tooth. Aunque era posible que no les hubiera sentado bien que William y compañía desaparecieran durante una semana entera. Pero ahora no importaba.

-Will, ¿no deberíamos esperar a Raiden?- Pregunto la muchacha.

-Si quiere venir ya nos encontrará- Respondió de forma seca.

Lo cierto es que Raiden le caía bien, pero el hecho de que quisiera ser le líder no gustaba nada a William. Si alguien mandaba allí era, sin ninguna duda, él. Nadie iba a venir de fuera a convertirse en el líder. Si Raiden quería acompañarlos debería aceptarlo le gustara o no.
avatar
William Miles
Shark Tooth [Grumete]
Shark Tooth [Grumete]

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 15/05/2014

Hoja de personaje
Nivel:
9/100  (9/100)
Experiencia:
2550/500000  (2550/500000)
Áureos Áureos: 7.600

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por Isma el Lun Nov 10, 2014 6:48 pm

Las Montañas del Enano eran sin duda un paisaje sin igual. La vista era esplendida, un paraje maravilloso lleno de flora y fauna por doquier. El lugar donde se hallaba el gran castillo de Fire Blood y una zona, donde cuando frío azotaba, pasar la noche en el exterior era una de las peores ideas. Y más aquella noche... Algo extraño ocurría aquel día, pero nadie podía percibirlo, nadie lo sentía, nadie era consciente de lo que se avecinaba, tan solo estaba presente el aire gélido que parecía capaz de congelarles allí mismo de no ser por la hoguera. El fuego mejoraba aquella sensación, pero en muy poca medida. Isma optó por algo más simple. Prefería el calor humano, sencillo, agradable y útil. Se adentró en una tienda donde solo dormían mujeres, con una gran sonrisa en su rostro y esperando obtener el calor que anhelaba. A los pocos minutos estaba nuevamente en su tienda, con varios chichones en la cabeza, y por supuesto, su sonrisa había desaparecido.

-Que desagradecidas. Yo solo quería darles un poco de calor y tan solo pedía el mismo trato...- Pensaba en voz alta el castaño.

A la mañana siguiente, con un clima más cercano al habitual, recogieron el campamento para poder reanudar la marcha. No tardaron demasiado, no querían perder el tiempo y a ninguno le hacía gracia la idea de pasar demasiadas noches como aquella. El castillo ofrecía una mayor comodidad y aseguraba el cobijo frente al frío. Sin duda, la idea de dormir en la sede era mucho más agradable. Pronto seguirían su misión, de la cual poca información conocían los hermanos. El líder del grupo revelaría dicha aclaración al alcanzar el punto al que debían llegar.

_________________
avatar
Isma
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 251
Fecha de inscripción : 26/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
29/100  (29/100)
Experiencia:
28693/30000  (28693/30000)
Áureos Áureos: 79.614

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por Ishkar el Lun Nov 10, 2014 11:58 pm

-¿No crees que hoy hace demasiado frío?- Preguntaba un humano de baja estatura, mirando hacia arriba para dar paso a aquel Audron colosal que a su lado parecía un gigante.

-Vivimos en un maldito desierto. Siempre hace frío por la noche.- Respondía el grandullón.

-¡No me refiero a eso! Hoy hace mucho más frío de lo usual. Me estoy congelando aun llevando esta maldita capa de plumas.- Continuaba el humano.

-Si pretendes que diferencie un frío de otro, pierdes el tiempo. Cuando lleguemos al gremio podrás meterte dentro de una hoguera si te da la gana, pero cállate ya.- Añadió su compañero.

-No lo entiendes Ishkar... Cuenta una leyenda que una vez toda Dyscordia fue consumida por las sombras. Un ser maligno reinaba todo aquello cuanto puedas ver... mas él era invisible para los demás. Capaz de matarte en tus propios sueños, mientras duermes... No hay escapatoria de semejante bestia.- Dejó una breve pausa y tras un suspiro por parte del Audron, continuó. -¿Y sabes qué? Dicen que cuando apareció por primera vez, las noches se volvieron gélidas... Como esta.- Finalizó Sirius.

-También dicen que el antiguo líder de la Hermandad del Cuervo medía cinco metros y desintegraba todo lo que tocaba, y mírale, su aprendiz le mató. No seas idiota... Tu mismo lo has dicho. Es una leyenda. Los rumores vienen y van pero la mayoría no son más que historias inventadas por borrachos. Deja de hablar estupideces y camina, estamos tardando más de la cuenta porque no paras de quejarte.- Insistió Ishkar.

-Bueno, si no quieres creer, allá tú, pero luego no digas que no te avisé.- Finalizó el humano.
avatar
Ishkar
H. del cuervo [Secuaz]
H. del cuervo [Secuaz]

Mensajes : 38
Fecha de inscripción : 24/09/2014

Hoja de personaje
Nivel:
13/100  (13/100)
Experiencia:
5350/5600  (5350/5600)
Áureos Áureos: 10.650

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por Web Master el Mar Nov 11, 2014 1:25 am

El día a despejado toda sombra de mal que pudo haber quedado tras la noche, o eso parece. A los ojos de los habitantes de Dyscordia todo vuelve a ser normal, solo una noche extraña en un mundo extraño en sí mismo. ¿Qué tenía de importante una noche fría? Nada que interrumpiera la vida en en el continente. Pero, oculto en las sombras, algo espera su momento y extiende su poder lenta pero inexorablemente aún con el Sol reinando los cielos.

Wernack:
Un grupo de personas llegan por el camino desde el Norte. Alguien con buen olfato podría olerlos incluso a tanta distancia y si tuviera buena vista podría ver las pequeñas siluetas que empiezan a dibujarse en la lejanía. Tus sentidos, gracias a tu condición, te permiten saber todo eso. ¿Será lo que estabas esperando? Quizás no lo aprecies todavía, o puede que sí, pero llevan un carro cargado de mercancías desde la última ciudad a la que han visitado y se trata de seis personas entre las que hay un hombre de estatura baja y algo rechoncho con claras marcas de edad y una esbelta mujer de aspecto joven. El resto son hombres ligeramente armados. Si les preguntas puedes descubrir lo que se cuece en los alrededores pues ha llegado a ellos el rumor de que una increíble fortuna se esconde en las cercanías y muchos han ido a buscarla. Puede que tengan alguna pista sobre dicha fortuna, aunque los rumores siempre tienden a ser exageraciones y, en ocasiones, mentiras. Pero... ¿qué puedes perder? La forma de conseguir dicha información o de rechazar al grupo es decisión tuya, tú eliges tus acciones.

Starrk:
Has estado dando caza a dos hombres, pero ellos también daban caza a algo. En un momento bajan la guardia, han atrapado a su presa. Desde tu posición puedes ver dos figuras oscuras en la nieve sosteniendo algo. No se distingue muy bien qué es desde esa distancia, pero debe ser otra persona. Unos gritos lo confirman. Por el tamaño y el tono de los gritos debe ser una mujer. Tu trabajo consiste en ejecutar a ambos hombres, pero no te han dicho nada sobre esa mujer. Hay algo que no conoces, y es que esa mujer tiene una información importante. Con ella lleva unas notas que indican un lugar, unas coordenadas. Según lo que ella cree, es la guarida de unos contrabandistas en la que se encuentra un gran alijo de mercancías. Tienen un alto valor. ¿Te permitirá tu trabajo perder el tiempo en esos datos? Solo tú puedes decidir cómo actuar ante esta situación y si obtendrás la información o no. Es decisión tuya, tú eliges tus acciones.

Alex e Isma:
El líder de vuestro grupo espera a que se recoja todo el campamento y os da las órdenes. Todos tendréis que llegar a unas ruinas de roca que pudieron ser un castillo hace muchos años. Según los reportes se han avistado cosas extrañas últimamente y han desaparecido algunos aldeanos de las cercanías. La gente está preocupada y ha mandado varias peticiones de ayuda al gremio. A pesar de no haber cobrado por ello, el lugar está lo suficientemente cerca de la sede como para convertirse en un futuro problema. Por eso han decidido enviar a un grupo armado a comprobar los rumores. De ser cierto hará falta el uso de la fuerza y el número de guerreros en el grupo facilitará las cosas en caso de combate. Las ruinas no están muy lejos de donde habéis acampado la noche anterior. El líder os pide la opinión de todo el grupo. Podéis desestimar los rumores y dedicar vuestro tiempo a algo provechoso o cumplir las órdenes que os ha encomendado. La decisión es vuestra, vosotros elegís vuestras acciones.

William:
En el camino de regreso te topas con una patrulla de Shark Tooth. Os identifican y os hacen saber que sois necesarios en la sede. Pero os cuentan algo. Según los ciudadanos de Hrotmur, hay unas ruinas en los bosques que ocultan una gran fortuna. Dicen que muchos ya han partido en su búsqueda y que pertenecerán a aquellos que la encuentren. Algunos cuentan que e tan grande que se podría comprar toda una ciudad con ella, pero ya has escuchado muchos rumores de taberna últimamente y te reclaman en el gremio. Puedes hacer caso omiso de tus "jefes" y acompañar a los hombres en la búsqueda de la fortuna. También puedes obedecer y partir hacia la sede de Shark Tooth y presentarte para aquello por lo que te reclamen. Es decisión tuya, tú eliges tus acciones.

Ishkar:
Ya es de día y es hora de levantar campamento, el Sol ya pica con fuerza y el calor se torna insoportable eliminando casi por completo el recuerdo de ese frío terrible que te ha asolado de noche. En el desierto no hay nada importante... si no sabes buscar. Para el ojo correcto se puede apreciar un cuerpo entre las dunas. Debe haber muerto hace poco pues conserva el tejido y músculos así como los órganos casi en perfecto estado. Las alimañas todavía no se han ensañado con él. En su manos aguarda lo que parece un libro. Desde cerca se ve con facilidad que es un diario y que tiene escrituras recientes. Algo sobre un encuentro con una terrible bestia en unas ruinas cercanas. Pero tu deber es volver al gremio e informar de tu misión. Aunque la terrible bestia viene acompañada de fortuna y gloria. Puedes volver al gremio y cumplir como un buen miembro o perseguir esa posibilidad de éxito. Es decisión tuya, tú eliges tus acciones.

Off:
Sois libres de actuar como os plazca, podéis ayudar, matar, robar e interactuar de la forma que queráis con los npc's nombrados hasta ahora y podéis obtener la información o ignorarla, todo depende de vosotros..
avatar
Web Master
Admin

Mensajes : 302
Fecha de inscripción : 14/01/2014
Edad : 906

Hoja de personaje
Nivel:
100/100  (100/100)
Experiencia:
500000/500000  (500000/500000)
Áureos Áureos: 999.999.999

Ver perfil de usuario http://www.seedsofdyscordia.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por angelcolo9 el Mar Nov 11, 2014 3:33 pm

Decidi volver a mi pueblo natal despues de todo este tiempo,aunque en mitad del viaje me cogió la noche más fria que tuve en mucho tiempo,camine buscando un refugio para la noche.
Van-Kyle por aqui
Escucho la voz de mi hermano,veo unas ruinas a lo lejos, genial ahí voi a poder pasar la noche,me adentro en las ruinas las cuales parecen desiertas, si me quedo aquí voi a pasar frío, lo mejor es que haga una hoguera,busco leña y algo de yesca por los alrededores, hago la fogata en la parte más tapada de las ruinas donde casi no da el viento me quedo dormído frente la fogata.
avatar
angelcolo9
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 09/09/2014
Edad : 22
Localización : ribeira - A Coruña

Hoja de personaje
Nivel:
10/100  (10/100)
Experiencia:
3058/500000  (3058/500000)
Áureos Áureos: 5.862

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por Wernack el Mar Nov 11, 2014 6:38 pm

Tras un rato de caminar, detecté algo con mi olfato: No era un animal e iba por el camino desde el norte. Tal vez pueda averiguar algo, aunque esperaba que no fuesen bandidos; en ese momento no tenia hambre.
Voy hacia ellos, y acabo distinguiendo las figuras: Un carro de comercio con unos pocos guardias. Tal vez sirva de algo. Empiezo a pensar en lo que voy a hacer. ¿Matarlos a todos y saquear el carro? ¿Preguntarles por las noticias y rumores? ¿Ambas cosas? Me decido por pregunta, al menos por ahora. No es que salte de alegría por hablar con alguien, pero bueno.
Cuanto más me acerco, más claro lo veo: Un enano, una mujer, y cuatro hombres armados, aunque sin mucha protección. Finalmente, nos estamos por cruzar. Preparo una sonrisa jovial y un tono amistoso, ambos totalmente falsos, pero convincentes. -Saludos, comerciante. ¿No sabrá, por casualidad, si ha pasado algo interesante en estos días? Ayer noté algo extraño en el ambiente, aunque no sabria decir que. -dije, terminado con la sonrisa falsa y un guiño.

-Bueno...- caviló el enano. -Si, algo he oído. Pensaba mantenerlo en secreto, pero pareces buen hombre. -"Si... parezco." pienso. -Hay rumores de una inmensa fortuna escondida por los alrededores. Pero si vas a buscarla, tendrás mucha competencia... Sin embargo, se algo que tal vez te ayude.

-¿Una fortuna? ¿De veras? -se me iluminaron los ojos, eso si que me interesaba. Sabia que los rumores eran poco fiables, pero generalmente, casi todos tienen como base una verdad.-Interesante... creo que yo también iré a por el tesoro.- digo. Probablemente la única frase sincera que he dicho en la conversación.

-Te lo diré, pero si consigues la fortuna, recuerda quien te dio la pista y ven a comprarme algo, ¿eh? Je, je...- ríe el enano.

Entonces, el enano me relata una aburrida y larga historia, obviamente exagerada, sobre un rey maldito por un nigromante ya que buscaba la inmortalidad y bla, bla, bla... Al final solo recuerdo la parte importante: Hay un tesoro escondido hacia el noroeste. Y lo que casi nadie sabe, es que está en un castillo abandonado, oculto entre unas montañas, en una cordillera cercana. Es difícil de ver, lo cual me da una oportunidad de ser el primero. 

Le doy las gracias amablemente al enano y me dirijo hacia las montañas que me ha señalado. Al darme la vuelta, borro totalmente la sonrisa de mi cara y vuelvo a mi yo normal. Sonreír tanto tiempo seguido ha hecho que me empieza a doler los músculos de la cara. Igual debería hacerlo más a menudo para acostumbrarme. Había tenido ganas de cargarme al enano, no se callaba nunca. Al menos ha sido útil, no como la mujer, que me miraba con cierto desprecio. Algo me dice que ella también quería el tesoro... Pero no creo que corra lo suficiente. Cuando el carro se ha alejado, cambio a mi forma lupina y corro a cuatro patas. Nada ni nadie me impedirá llegar.
avatar
Wernack
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 30
Fecha de inscripción : 21/08/2014

Hoja de personaje
Nivel:
11/100  (11/100)
Experiencia:
3910/500000  (3910/500000)
Áureos Áureos: 9.040

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por Starrk el Miér Nov 12, 2014 2:07 pm

Mi mision era acabar con un par de hombres que pertenecian a una banda de ladrones, dicha banda habia estado atacando la aldea hasta que llegue, aquellos dos habian huido mientras yo peleaba contra sus compañeros. Finalmente llegue a un bosque que rodeaba la montaña en el cual me subi en un arbol, de esa forma no podrian verme, fui encaramandome de arbol en arbol, al estar la madera mojada por la nieve no crujia de una forma demasiado exagerada como para que descubrieran mi posicion. Los encontre atacando a una mujer, parecia que se habian relajado, pues trataban de violarla, creian que me habria dado por vencido. Salte sobre ellos con mi espada en mi mano derecha y en el aire la coji con ambas manos y les dia a los dos hombres un corte en el cuello que hizo que sus cabezas cayeran al suelo a los pies de la mujer, la cual se hallaba en el suelo. La ayude a levantarse, ahora mi trabajo estaba completo, aunque los de la aldea me habian dado la recompensa solo por haber acabado con los de la aldea y hacer huir a estos, pero como un ejecutor no deja trabajos a medias vine a terminarlo y ahora estaba completo y podia ir a donde quisiera. La mujer me agradecio que la salvara y me pregunto mientras yo enfundaba mi espada. –Vos sois un mercenario ¿cierto?- Su forma de hablar era algo antigua, pero tampoco era algo que me molestara, puesto que no tenia importancia, asi que simplemente asenti. La mujer me dijo rapidamente entonces. –Os contrato señor, necesito proteccion para llegar a cierto lugar para conseguir las mercancias de unos contrabandistas, tengo aqui la ubicación de dicho lugar, si a vos no os importa acompañarme hasta alli y protegerme, le recompensare como es debido una vez lleguemos al lugar que hemos de ir.- Mi trabajo de acabar con los bandido habia acabado, y aunque no sabia si la informacion de esta mujer era correcta, ni cuan peligroso seria decidi aceptar el trabajo de protegerla y llevarla hasta el lugar que estaba aquella mercancia. Dicho lugar estaba cerca de donde estabamos, por suerte, por el camino la mujer me dijo que el lugar estaba vigilado por los contrabandistas, aquello hizo que fuese con mas cuidado, finalmente llegamos, el lugar era la entrada a una cueva que se metia en el interior de la montaña, en la entrada habia dos centinelas que la vigilaban. No habia nadie mas alrededor, por lo que mire a la mujer y le dije susurrando. –Espera aqui y no te muevas, me encargare de esos dos yo solo, asi que no hagas ruido.- Fui directo hacia los centinelas y estos me vieron y se pusieron en guardia. –Uff, por fin encuentro a alguien, me habia perdido en este bosque y no lograba encontrar ningun lugar en el que estar a salvo de las alimañas.- Les dije aquello intentando parecer un viajero extraviado. Los tipos se miraron pero no bajaron las armas, yo continuaba acercandome.  –Quiero que vengas hacia aqui, te proporcionaremos refugio.- Me fui acercando y cuando estuve a pocos metros de uno de los centinelas este me lanzo un puñetazo al estomago el cual esquive girando sobre mi mismo, el tipo parecio enfadarse y se lanzo a por mi, saque velozmente mi katana y desvie su lanza para acto seguido darle una patada en el hombro que lo hizo retroceder, el otro centinela venia hacia mi, por lo que genere una daga de hielo y se la lance, dicha daga impacto en su cuello lo que hizo que cayera al suelo con las manos en el cuello y convulsionando, dirigi mi mirada de nuevo al centinela al que habia dado la patada y este volvia a hacercarse a mi con la lanza en ristre, la esquive echandome a un lado y acto seguido le clave la katana al centinela en el pecho tirandolo al suelo y dejandolo muerto en el. Hice una señal a la mujer para que viniera y pudieramos entrar en la cueva, iria yo delante para tantear el camino, pues no sabiamos que podriamos encontrar.

_________________

Ficha: Historia de un ejecutor
NPC acompañante: Alice
avatar
Starrk
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 179
Fecha de inscripción : 05/11/2014

Hoja de personaje
Nivel:
38/100  (38/100)
Experiencia:
48073/50000  (48073/50000)
Áureos Áureos: 62.165

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por Alex el Vie Nov 14, 2014 7:41 pm

-¡Vámonos a Fergor. Esto son tonterías de campesino. Mi padre habría matado a cualquier granjero asustado que dijera estas estupideces- Dijo uno de los hombres.

Bascoir le Poire, un noble de bajo rango con sueños de grandeza. Su complejo de superioridad solo era superado por su inmensa barriga. A Alex le caía peor que cualquiera del grupo y se habría enfrentado a él varias veces de no ser por el capitán. Aquel hombre era un desgraciado sin escrúpulos que necesitaba una buena lección y no entendía que hacía en el gremio. Pero debía respetar a sus compañeros y comportarse como fuera debido. Crear problemas ahora que acababan de formar parte de Fire Blood no era una gran idea. Pero sus caminos se cruzarían tarde o temprano y, entonces, le mostraría cómo comportarse. Todos votaron y la mayoría, incluido Alex, escogieron seguir y cumplir las órdenes. Aunque solo fuera un rumor, una tontería como decía Bascoir, su deber era comprobarlo.

-¿Seríais capaces de dar la cara si el rumor fuera cierto y no le hiciéramos frente?- Preguntó Alex.

El capitán sonrió. Seguramente habría obligado a todos a seguir con la misión aunque la mayoría decidiera abandonarla, pero así podía conocer los pensamientos de sus soldados y llegar a una mejor idea de como organizarlos y manejarlos. Una actitud de liderazgo más que admirable, aunque moralmente cuestionable. No era el estilo de un Harken, pero tampoco era una mala idea. Después de todo las ruinas ya podía verse desde allí erigiéndose como una fortaleza dormida. ¿Quién habría levantado aquella construcción? Era sombría y grande. Con aspecto de castillo. Debió ser un lugar importante e imponente.

_________________

Nombre:
Alex Harken

Clan:
Clan Harken

Gremio:
Fire Blood

Profesion:
Mercenario

Npc's acompañantes:
Sam
Ele

Ficha
Datos
avatar
Alex
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 622
Fecha de inscripción : 17/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
45/100  (45/100)
Experiencia:
68946/70000  (68946/70000)
Áureos Áureos: 157.539

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por William Miles el Vie Nov 14, 2014 8:35 pm

La elección se presentó de nuevo. Un grupo de idiotas informaron a William de algo que parecía muy interesante. Le dijeron que estaba siendo reclamado en el gremio, aunque eso carecía de importancia para él. Había una noticia mucho más suculenta, fortuna y gloria le esperaban cerca y pronto. Pero... muchas veces había caído en esa misma jugada. ¿Sería cierto? Esta vez el gremio metía las narices por lo que alguna pista debía haber. Además, si iba con ellos sería más fácil encontrarlo. Después de todo podría incluso matarlos y quedarse
con todo, aunque eso era demasiado arriesgado. Si eran miembros de Shark Tooth tenían una fuerza considerable y quizás, solo quizás, superior a la de William. Una vez observara la fortuna decidiría lo que hacer.

-Os acompañaremos, no podemos permitir que unos hermanos de armas se adentren en un lugar peligroso sin ofrecer ayuda- Mintió Will.

Los hombres le creyeron al instante. ¿Por qué iba a mentir otro miembro de Shark Tooth? Además se le daba genial mentir, era algo innato en él. Agradecieron su ayuda y le permitieron marchar con ellos junto a Anne y Gawain. Aunque les ofrecían un cinco por ciento de lo obtenido. Una suma realmente miserable lo que acrecentaba aún más sus ganas de matarlos cuando hallaran lo que estaban buscando. Era posible que dejara aflorar su instinto animal y los desgarrara sin dificultad. O quizás eran más fuertes del o que creía y acababan con su vida. Las posibilidades eran infinitas e interesantes. Tal y como a él le gustaba.
avatar
William Miles
Shark Tooth [Grumete]
Shark Tooth [Grumete]

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 15/05/2014

Hoja de personaje
Nivel:
9/100  (9/100)
Experiencia:
2550/500000  (2550/500000)
Áureos Áureos: 7.600

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por Isma el Vie Nov 14, 2014 11:22 pm

El campamento estaba recogido y las órdenes dadas. Solo faltaba saber si el pelotón las seguiría al pie de la letra y para eso el líder lo puso en duda, pidiendo la opinión de los integrantes del grupo. Uno de ellos, Bascoir le Poire, hizo un comentario que desagradó de sobremanera a los Harken, los cuales le cerrarían esa bocaza con gusto, pero se contenían para no hacer algo de lo que se acabarían arrepintiendo. Alex respondió ante aquel bastardo, refiriéndose a todos, preguntando si podrían continuar como si nada si aquel rumor fuese real.

-Puede que sea verdad, puede que sea mentira. ¿Pero qué perdemos por ir a mirar? Al fin y al cabo esa es nuestra misión ¿No?- Continuaba Isma. -Puede que no haya ninguna bestia, ningún monstruo ni nada anormal pero hay aldeanos que han desaparecido y aunque ignoremos la razón, eso es un hecho. No podemos dejar desamparados a unos pobres civiles que han pedido ayuda porque temen por la vida de sus seres queridos y la suya propia.- Añadió, dirigiendo la mirada a aquel hombre que se negaba en rotundo.

Su postura había quedado clara y aun si algunos no querían perder el tiempo en investigar un rumor, siguieron a su líder, que no los dejaría marchar tan fácilmente. Quería saber que pensaba su grupo, pero tenía muy claro su objetivo y quería cumplirlo. Además, las ruinas ya eran visibles desde su posición. Una fortaleza muy castigada por el paso del tiempo y seguramente por cientos de batallas. Su aspecto era lúgubre pero imponente aun siendo escombros gran parte de su estructura.

Continuaron caminando. No tardarían demasiado en alcanzar el portón. Comprobaron que lo tenían todo y se prepararon para adentrarse en su interior. Desconocían si había peligro, si podría ser el escondite de unos bandidos, de fieras indomables o un lugar plagado de trampas. Aun así, tenían que explorar y encontrar indicios. La gente no desaparecía sin más.

_________________
avatar
Isma
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 251
Fecha de inscripción : 26/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
29/100  (29/100)
Experiencia:
28693/30000  (28693/30000)
Áureos Áureos: 79.614

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por Ishkar el Vie Nov 14, 2014 11:44 pm

Al final tuvieron que acampar en el desierto. La noche había caído con demasiada rapidez y llegó un punto en que era difícil seguir el camino. El frío era demasiado intenso y el horizonte estaba borroso. No llegarían muy lejos. Se cobijaron en una tienda de campaña y esperaron a que amaneciese. Fue una de sus peores noches a la intemperie, pero el sol ya estaba de su parte, al menos teniendo en cuenta el frío que hacía la noche anterior, pues el calor que emitía la mañana era igual de insoportable. Quitaron la tienda y desayunaron algo de carne que traían consigo, cocinándola previamente en una hoguera provisional.

-Mas vale que te des prisa, no quiero volver a pasar otra noche en el desierto y si te atrasas, iré por mi cuenta.- Decía el Audron.

-Vale, vale, vale. Intentaré seguirte el ritmo, pero no olvides que tus pasos son como diez de los míos.- Comentaba Sirius.

Apagaron la hoguera con tierra y reanudaron su marcha. Caminaron a paso ligero entre la inmensidad de dunas que ofrecían los desiertos del sur hasta que algo interrumpió su camino y despertó su curiosidad. El humano señaló lo que parecía un cuerpo y ambos se dirigieron a este. Otro humano, aunque este yacía muerto en el suelo. El polvo dorado del desierto empezaba a cubrirlo parcialmente y poco tardaría en quedar bajo una tormenta de arena.

Un libro despertó aún más su interés. Parecían unas memorias, probablemente escritas por aquel pobre hombre. Ishkar lo cogió. Las hojas mencionaban a una horrible criatura, residente de unas ruinas que no estaban demasiado lejos. A juzgar por el aspecto del cuerpo, había muerto recientemente. Le dio el diario a Sirius para que lo guardase y se puso en camino hacia las ruinas sin pedir la opinión de su compañero.

-Eh, eh, Ishkar. Espera un momento grandullón. No pensarás ir a ver si es cierto lo de esa bestia ¿No?- Decía incrédulo el humano.

-¿Acaso no está claro? Tengo ganas de ver a ese temible monstruo. Quiero ver si es capaz de soportar el peso de mi espada cayendo sobre su cuello. Y quién sabe. Puede que esas ruinas escondan un tesoro.- Respondió Ishkar. -Si tienes miedo, quédate fuera o mantente detrás de mí.- Ultimó este.

-¿Miedo yo? ¡Já! Vamos a ello.- Comentó Sirius, haciendo gala de una valentía que en realidad no poseía.
avatar
Ishkar
H. del cuervo [Secuaz]
H. del cuervo [Secuaz]

Mensajes : 38
Fecha de inscripción : 24/09/2014

Hoja de personaje
Nivel:
13/100  (13/100)
Experiencia:
5350/5600  (5350/5600)
Áureos Áureos: 10.650

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por Web Master el Dom Nov 16, 2014 2:52 pm

El tiempo continúa su curso y poco a poco todos vais llegando a vuestros destinos. Pronto las sombras se alzarán para consumiros junto a aquello que améis. Debéis estar preparados para enfrentarlas o perecer en el intento. Allí vienen...

Kyle:
-Kyle, despierta, quiero jugar contigo- Dice una voz.

Parece lejana, pero es a penas un susurro por lo que debe estar cerca. Empiezas a despertarte y esa voz te suena de algo. ¿Quién puede ser?

-Kyle, por favor, no quiero estar solo... soy yo, Van- Dice después.

Claro, esa voz era inconfundible, es Van. Pero tu hermano... o quizás no. Se encuentra ahí, frente a ti, esperando a que despiertes. Es una copia exacta de ti, pero los gemelos son iguales y tú lo sabes. Parece impaciente y empieza a agitarte para que despiertes de una vez. Se puede notar en el aire una sensación extraña, incómoda. No sabes muy bien qué es, pero hay algo que no es normal. Aunque eso no importa, tu hermano ha venido a verte y quiere que juguéis juntos por todas aquellas veces que no pudisteis hacerlo. Quizás no puedas volver a hacerlo nunca, hacía mucho tiempo que Van se había ido y ya ha vuelto.

Wernack:
En tu forma animal tu velocidad es mayor. No tardas en dar con las ruinas. Tienen el aspecto de un castillo medio derruido, pero aún son imponentes. Por dentro son igual, salvo que la luz tiene muchas dificultades para entrar y casi todas las estancias se mantienen a oscuras. Sin embargo hay un problema. El aire huele a algo y no solo a humedad. No hay nadie más a parte de ti, pero te sientes vigilado. Puede que sea solo una sensación. Lo único que sabes es que estás agotado, aunque no has corrido tanto como para eso. El cansancio hace mella en ti muy rápidamente, necesitas descansar unos instantes para reponerte. Si hubiera un buen sitio en las ruinas podrías sentarte o tumbarte para hacerlo.

Starrk:
La guarida de los contrabandistas es pequeña y no hay nada. Casi se diría que es una mentira. Aunque hay algo más, tras una puerta hay un camino hacia unas ruinas de gran tamaño. Puesto que no había nada en la guardia lo lógico es que todo lo que habían conseguido estuviera escondido allí. Y, efectivamente, desde tu posición puedes ver una gran cantidad de metal brillando en el interior de aquella construcción. La fortuna de esos criminales. Pero cuanto más te acercas a las ruinas más sueño se apodera de ti. Quizás has trabajado demasiado los últimos días. Incluso alguien como tú debe descansar de vez en cuando. Los párpados te pesan y tus piernas ya no pueden andar mucho más.

Alex e Isma:
Finalmente vuestro grupo decide adentrarse en las ruinas. Una vez entráis podéis observar algunso cuerpos. Están consumidos de forma severa, como si llevaran años muertos. Pero su ropa se conserva a la perfección y uno de ellos tiene flores relativamente vivas en las manos. No deben llevar más de dos o tres días así. ¿Qué puede haber pasado? El capitán os ordena dividiros y rebuscar por todo el lugar, vosotros decidís ir juntos. Mientras camináis por las ruinas podéis notas cómo el cansancio se apodera de vosotros. Necesitáis dormir, no podéis cumplir vuestro trabajo en condiciones si el sueño os lo impide, ¿no? Una siesta ligera vendrá bien para que cumpláis la misión con éxito y la madera vieja del suelo parece un buen lugar para dormir.

William:
Sigues a los miembros de tu gremio hasta unas ruinas escondidas por el bosque. Al parecer no sois los primeros, porque hay unos cuantos aventureros en el exterior y, seguro, hay más en el interior. Pero la mayoría están durmiendo y el resto, los que siguen despiertos, parecen muy cansados. Pero no importan ,eso solo significa que habrá más para ti y menos para ellos. No tardáis en adentraros y descubrir que en el interior no queda nadie despierto. Hay unos cuantos que ya han muerto, algo extraño sucede, pero no hay ninguna criatura cerca, solo los hombres dormidos o muertos. Pero no tardarás en unirte a ellos. Tus compañeros caen al suelo o se echan para dormir. Tú también te sientes agotado, te duele todo el cuerpo y el sueño poco a poco ba abriéndose camino.

Ishkar:
Las ruinas se alzan sobre el desierto gobernando las arenas. Se aprecia una especie de fortaleza, aunque las inclemencias del tiempo no han dejado más que un esqueleto de lo que debió ser esa magnífica construcción. Sin embargo la sombra que hay en su interior puede cobijar a cualquier criatura en las cercanías pro lo que la idea de la bestia es más viable ahora. En cuanto te acercas puedes notar que no es un lugar corriente, pero el aire huele a sangre y metal. Ha habido combate, ¿qué puede ser mejor? Sin embargo no todo es bueno. Sientes una necesidad apremiante de entrar pero cada paso cuesta más y te sientes exhausto hasta el punto de desear dormir. Una vez dentro ese sueño se hace presente con mucha más fuerza.

Off:
Hemos esperado tres días para dos compañeros que querían unirse, pero por algún motivo no lo han hecho. A partir de ahora las moderaciones serán más rápida, pero la gente se puede unir en cualquier momento. Sois libres de interpretar los sueños y decidir lo que hay en ellos, en la próxima moderación me encargaré de modificarlos para que encajen con el rol.
avatar
Web Master
Admin

Mensajes : 302
Fecha de inscripción : 14/01/2014
Edad : 906

Hoja de personaje
Nivel:
100/100  (100/100)
Experiencia:
500000/500000  (500000/500000)
Áureos Áureos: 999.999.999

Ver perfil de usuario http://www.seedsofdyscordia.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por Starrk el Dom Nov 16, 2014 6:29 pm

La cueva se adentraba en la montaña, pero a pesar de ello apenas era grande, los contrabandistas que habia en su interior eran tan solo cuatro, por lo que pude acabar con ellos rapidamente. Se encontraban en una sub sala dentro de la cueva, tenian un mapa sobre una mesa y hablaban de rutas que podrian seguir, entre y genere dos dagas de hielo, una en cada mano, lance cada una a uno de los contrabandistas, estas impactaron en sus cabezas y cayeron muertos al momento, los otros dos desenvainaron sus espadas, pero les lance unas pequeñas bolas de fuego a la cara que los hizo distraerse de mi para apagarse las cejas, el pelo y parte de la ropa, aproveche ese momento y con mi katana apuñale en el pecho a uno y al otro le hice un corte muy profunco en el hombro que le llegaba al pectoral, la sagre salia a borbotones de su tremenda herida, se habia quedado inconsciente del dolor, pero apenas viviria debido a la gran perdida de sangre. Buscamos por la cueva en busca de la mercancia de los contrabandistas, no encontramos nada, tan solo una puerta, al cruzarla vimos que nos encontrabamos en unas ruinas, dichas ruinas parecian bastante antiguas, habia simbolos que desconocia, desde donde estaba pude ver que la mercancia de los contrabandistas estaba un poco mas al fondo en el interior de la ruina de una torre, la cual tenia aspecto de haber sido majestuosa en el pasado. A medida que me acercaba note como el sopor se apoderaba de mi, no entendia el por que, pero solo sabia que tenia mucho sueño y cada vez mas, mis musculos se relajaron y la flacidez de mi cuerpo hizo que cayera desplomado al suelo, mientras mis ojos se cerraban vi a la mujer acercarse hacia a la mercancia de los contrabandistas mientras se reia, hasta que cerre finalmente los ojos y me quede dormido.

_________________

Ficha: Historia de un ejecutor
NPC acompañante: Alice
avatar
Starrk
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 179
Fecha de inscripción : 05/11/2014

Hoja de personaje
Nivel:
38/100  (38/100)
Experiencia:
48073/50000  (48073/50000)
Áureos Áureos: 62.165

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por Wernack el Dom Nov 16, 2014 8:32 pm

Unos minutos de carrera sirvieron para ver un grupo de montañas que parecia ser lo que buscaba. Me apresuré a mirar, y, efectivamente, unas imponentes ruinas de un castillo se alzaban ante mi. Entré con una sonrisa en la cara, aún en forma animal. Dejé mis cosas en la entrada, escondidas entre escombros, para no tener que cargar con ellas.

Hay poca luz, pero eso no es extraño. Hay un olor desconocido para mi. ¿Que puede haber pasado aquí? No detecto a nadie, si hubiese habido algún animal, llevaba mucho tiempo muerto. Sin embargo no puedo evitar sentirme observado. Estoy siendo paranoico, no hay nadie. Estoy agotado, pero es raro. No he corrido ni la mitad de lo que suelo aguantar. No puedo pararme a descansar, tengo que encontrar el tesoro primero...

Sigo caminando por las ruinas, cada vez más lentamente. ¿Que demonios me pasa? Tendría que mojarme la cara o algo... Doy un largo bostezo. Una siestecilla rápida no puede hacer daño. Total, nadie va a encontrar este sitio en un tiempo, probablemente... Debería buscar una cama o una silla o...
¡No! El oro va primero. Aunque el suelo no parece más duro que el de una cueva... y no pasaré frío con mi pelaje... Tal vez si me doy prisa...

Caigo al suelo, en medio de un pasillo, y empiezo a roncar.

Abro los ojos. Estoy rodeado de oscuridad... No hay suelo, ni techo, ni nada visible. Simplemente estoy yo, un lobo solitario, en medio de la nada. De repente, siento un destello de luz y el ruido de un trueno. Y ahora es de noche, una noche gélida. Estoy en un gran bosque, y hay un silencio antinatural. Una presencia desconocida me acecha. Normalmente lucharía... Pero solo puedo pensar en huir. Miro atrás, y veo el mismo vacío sobre el que me encontraba antes. Absolutamente oscuro, no se ve nada y se traga todos los arboles, animales y hierbas que alcanza. Cualquier intento de darme la vuelta y atacar es inútil, prácticamente me mueve solo el instinto de correr, a pesar de que no se de que huyo. Solo se que debo moverme tan deprisa como pueda, pero a pesar de mis esfuerzos, lentamente la oscuridad se va acercando más y más...
avatar
Wernack
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 30
Fecha de inscripción : 21/08/2014

Hoja de personaje
Nivel:
11/100  (11/100)
Experiencia:
3910/500000  (3910/500000)
Áureos Áureos: 9.040

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por angelcolo9 el Miér Nov 19, 2014 10:52 pm

"-Kyle, despierta, quiero jugar contigo-"

Escucho al despertarme, la voz era muy familiar pero quien podría ser.

"-Kyle, por favor, no quiero estar solo... soy yo, Van"
Vuelvo a escuchar y aparece justo frente a mi, es Van, tal y como lo recuerdo desde la ultima vez,comienza a agitarme para que despierte supongo.

Kyle-Ya voy Van, no seas impaciente.

El aire es extraño aquí dentro, un hormigueo extraño recorre mi espalda aunque no le doy importancia, Van volvía a estar vivo, lo cual era extraño, yo mismo lo enterré hace dos años y ahora vuelve a estar frente a mi, como si nada de lo de hace dos años pasase, no voy perder a mi hermano de nuevo

Kyle-Cuando volviste aquí Van pregunto mientras me froto los ojos

Van-Deja las preguntas para después, ¿porque no jugamos a algo?

Kyle-¿Jugar a algo?,vale porque no que te parece si practicamos un poco con la espada, íbamos a empates y ya era hora de desempatar no te parece

Cojo unos palos del suelo y le doy uno a Van, lo coge y se pone en guardia frente a mi.
Van- Vale pero no llores si te hago daño.

Kyle-Tu siempre eras el que acababa llorando

Lanzo mi ataque a Van, el lo esquiva con gran facilidad, lo que era impresionante, siempre fue un poco torpe para eso,después me contraataca con una estocada que evito tirándome al suelo, me levanto para atacarle otra vez,coloco mi palo en el pecho de Van cuando noto algo puntiagudo en mi cuello, era el palo de Van.

Kyle-¿Cuando mejoraste tanto?

Van-¿Impresionado?

Van me tiende la mano y me levanto con su ayuda.

Van-¿porque no cambiamos de juego? que te parece el escondite,tengo ganas de ver lo bien que se esconde un asesino.

Kyle- Ya no soy un asesino,pero aun así, va a ser imposible que me encuentres

Van-Entonces mas vale que corras porque voy a empezar a contar.

Salí corriendo, me escondí entre las ruinas, no me importo la razón por la que Van volvió, el estaba otra vez conmigo y eso era lo que importaba, encontré un buen escondite en una cornisa bastante alta donde quedaban los restos de una estatua y espere ahí por Van
avatar
angelcolo9
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 09/09/2014
Edad : 22
Localización : ribeira - A Coruña

Hoja de personaje
Nivel:
10/100  (10/100)
Experiencia:
3058/500000  (3058/500000)
Áureos Áureos: 5.862

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por Alex el Jue Nov 20, 2014 4:59 pm

El aura era extraña, el lugar era aterrador aún cuando estaba vacío. Algo no gustaba a Alex, algo congelaba su alma y paralizaba su cuerpo. ¿Qué era aquello que tanto lo atemorizaba si no había nada a su alrededor? De pronto descubrió que todo estaba a oscuras, no había ninguna luz. Intentó gritar, pero no podía. Y abrió lo ojos. Aunque la luz no era mucho mejor ahora, podía ver pero con dificultad. Ya no estaba en las ruinas, estaba en un bosque. ¿Cuando se había movido? ¿Había estado en algunas ruinas? Todo era muy confuso y le dolía la cabeza. Se levantó y comenzó a caminar buscando algo que despejara su mente. Recordaba haber tenido sueño, mucho sueño.

Se dejó vencer por la sensación y cayó al suelo profundamente dormido. Pero ahora esta despierto, ¿no? Aunque no conseguía recordar dónde se había dormido. No era lógico que lo hiciera en un bosque tan oscuro y desconocido como este. A demás ni si quiera sabía donde estaba realmente. Y una terrible sensación de pérdida se apoderó de él. Cuando el ansia golpeaba con más fuerza lo descubrió, ¡Isma y Sam! Ninguno de ellos estaba junto a él. Los buscó con la mirada, pero no lograba hallarlos. No debían estar lejos de él, si se habían separado aún estarían cerca. Comenzó a correr buscándolos, pero corría sin sentido e intentaba gritar sin conseguirlo. ¿Qué demonios estaba ocurriendo?

_________________

Nombre:
Alex Harken

Clan:
Clan Harken

Gremio:
Fire Blood

Profesion:
Mercenario

Npc's acompañantes:
Sam
Ele

Ficha
Datos
avatar
Alex
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 622
Fecha de inscripción : 17/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
45/100  (45/100)
Experiencia:
68946/70000  (68946/70000)
Áureos Áureos: 157.539

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por William Miles el Jue Nov 20, 2014 5:10 pm

No tardaron en llegar al lugar indicado. Estaba mucho más cerca de lo que creía y había sido demasiado fácil llegar. ¿Por qué tenía la idea de que no hallaría nada ahí? Si era un lugar tan sencillo de encontrar ya lo habrían explorado más de cien personas. Y no se equivocaba, en el exterior había un montón de personas tiradas por el suelo. Parecían dormidas y algunas incluso muertas. ¿Había alguna batalla en el lugar? No se escuchaba ningún ruido, y tampoco olía a sangre y hierro como en un combate. Se adentraron en las ruinas y no tardó en descubrir lo que había ocurrido. En el interior había también bastantes cuerpos de los cuales no estaba seguro si seguían o no con visa.

-¡Salid de aquí, es una trampa!- Gritó Will.

O eso creía. Cuando quiso darse cuenta todos los demás ya estaban tumbados. No estaba seguro de haber gritado pero sí estaba seguro de que si volvía a intentarlo ahora sería incapaz. ¿Veneno? ¿Somnífero? No tenía ninguna herida en el cuerpo, al menos no reciente, y no había ningún gas ni líquido en la estancia. ¿Cómo lo habían logrado entonces? Sus músculos dejaron de responder y sus piernas temblaron. Era incapaz de dar órdenes a su cuerpo y a penas podía mantenerse en pie. Pero no podía quedarse dormido o estaría muerto, para qué si no le harían aquello? Aunque había perdido la lucha hacía demasiado rato. Sus ojos se cerraron y sintió que caía.

Siguió sintiéndolo hasta que los abrió de nuevo. Algo golpeó su cuerpo, era frío y molesto, sentía su pelaje empapado. Agua, eso debía ser. Pero... ¿su pelaje? No sabía cuando lo había hecho, pero estaba en su forma animal. Era incapaz de revertirla y no entendía pro qué, siempre la había dominado con soltura. Escuchó gritos a lo lejos y por algún motivo sintió la muerte cerca. Esos gritos los estaban siguiendo, le daban caza.
avatar
William Miles
Shark Tooth [Grumete]
Shark Tooth [Grumete]

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 15/05/2014

Hoja de personaje
Nivel:
9/100  (9/100)
Experiencia:
2550/500000  (2550/500000)
Áureos Áureos: 7.600

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por Ishkar el Vie Nov 21, 2014 2:10 am

El audron se quedó estupefacto ante la maravillosa escultura que se erguía frente a sus ojos. No era más que los escombros de una colosal fortaleza que antaño debió ser tan impresionante como aún lo eran sus ruinas. Quedó maravillado, imaginándose a sí mismo como dueño de aquel lugar. Una enorme fortificación capaz de defenderse ante cualquier amenaza. Pero según decía aquel diario, una bestia moraba en su interior. El coloso de pelo albino se moría de ganas por conocer a semejante fiera. Ardía en deseos de blandir su espada para dar caza al monstruo y poner a prueba su poder.

-Vamos, me hierve la sangre solo de pensar en esa bestia.- Dijo Ishkar, avanzando hacia la entrada.

Cuanto más se acercaban, más se intensificaban sus ganas de entrar y sin embargo, aunque su ímpetu por adentrarse en lo desconocido, creciese más y más, también lo hacía el cansancio que se apoderaba de su cuerpo poco a poco. Cada vez le costaba más caminar. Sus pies se volvían pesados y torpes. Era una sensación extraña, pero nada le frenaría, nada excepto el sueño. No obstante, consiguió llegar a su interior. Se desplomó en el suelo, junto a su compañero, no hubo tiempo para decir nada, sus ojos se cerraron.

-Ishkar... Ishkar... ¡Ishkar despierta!- Exclamaba una voz.

-¿Qué ocurre...?- Respondió este, con una voz débil y un ligero dolor de cabeza. Abrió los ojos y vio ante él varias mujeres de su raza que lo despertaban.

-Hoy es tu gran día, mi lord y disculpe mi falta de respeto, no se despertaba y me cuesta acostumbrarme. Son demasiados años juntos.- Su voz le era familiar, pero más aún su rostro, demostrando alegría y una sonrisa pícara.

-¡Freya!- Exclamó atónito el audron. La agarró por los hombros y se quedó mirándole fijamente.

-S...Sí, soy yo... ¿Te ocurre algo? Estás un poco extraño... Supongo que serán los nervios, hoy vas a hacer historia.- Dijo ella.

Ishkar se sentía extraño, como si aquel no fuera su lugar, como si no hubiese visto a aquella persona en mucho tiempo y aquel día fuese su reencuentro, pero por otra parte lo veía tan normal. Sentía que así debía ser y que algo grande le esperaba. Se vistió con ropajes de seda y una capa roja, adornada con pelaje albino, fino y elegante y varias gemas engarzadas. Desayunó junto a su familia que lo felicitaba y fue al salón principal, donde le esperaba el trono de aquella fortaleza que iba a ser parte de su reinado. Habló en nombre de su raza, recordó las hazañas de esta, sus desgracias y penurias, pero sobretodo, sus logros y su orgullo. Tras sus palabras, le hicieron entrega de la corona. Una diadema dorada, con un gran rubí en forma de rombo en el centro de esta. Se la colocó y profirió un grito de alegría junto a todos los demás.

-¡Preparaos todos! ¡Yo, Ishkar, rey de los audrons, declaro este día como el principio de un gran reino, lleno de gloria y fortuna! ¡Hoy será el día en el que todo el mundo conocerá nuestro nombre! ¡Algunos nos respetarán, otros se dejarán llevar por el miedo, pero nuestro nombre resonará fuerte por toda Dyscrodia y todos se arrodillarán ante nuestra presencia! ¡Este es nuestro momento!- Exclamaba el nuevo rey. Las ovaciones se escuchaban por todo la fortaleza, los tambores sonabas, las trompetas tocaban y tan solo faltaba una gran fiesta para celebrar el triunfo de la raza más poderosa.
avatar
Ishkar
H. del cuervo [Secuaz]
H. del cuervo [Secuaz]

Mensajes : 38
Fecha de inscripción : 24/09/2014

Hoja de personaje
Nivel:
13/100  (13/100)
Experiencia:
5350/5600  (5350/5600)
Áureos Áureos: 10.650

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por Isma el Vie Nov 21, 2014 2:27 am

Finalmente alcanzaron su objetivo. Allí debía estar la respuesta que esperaban, pero lo que vieron, no era ni mucho menos lo que hubieran querido encontrar. Varios cadáveres yacían en el suelo, putrefactos, consumidos, como si llevaran años allí, pero su vestimenta se mantenía intacta, e incluso uno de ellos poseía una flor que aún albergaba vida entre sus pétalos. Era extraño, pero no más que la sensación que invadía a Isma. Aquel lugar le daba escalofríos. No se escuchaba nada, y no parecía haber nada capaz de hacerles daño, no al menos en lo poco que habían avanzado. Tuvieron que separarse en grupos. Él se fue con su hermano. Con nadie más se sentiría tan seguro y jamás se perdonaría a sí mismo si algo le pasaba y no estaba allí para dar su vida de ser necesario. Eran prácticamente inseparables.

Mientras caminaban por aquel lugar, parecía como si la oscuridad se aferrase a ellos, como si se volviese más intensa conforme avanzaban. Sus pasos eran más lentos cuanto más se adentraban y sus ojos tenían dificultad para abrirse tras cada parpadeo. Cayó sin remedio. El suelo de madera crujió ante el golpe, pero no cedió. No pudo controlarse ni expresar como se sentía o intentar conversar con su hermano para buscar su apoyo. Se despertó bajo el yugo de un gran árbol. Aún permanecía latente la oscuridad, pero ya no notaba su cuerpo tan pesado. Caminó varios pasos sin preguntarse nada, sin cuestionar la razón de que estuviese allí, el lugar donde estaba hacer unos pocos minutos. Tan solo caminó hasta encontrar a su hermano.

-¿Donde está Sam? Hace bastante que no la veo... ¿Se quedó en la sede de Fire Blood?- Preguntaba el castaño a su hermano.

A pesar de todo, tan solo podía pensar en aquello que les faltaba. Su amiga Sam, que era como una hermana pequeña para ellos. La protegían siempre y la cuidaban como mejor sabían, y cuando la tenían tan lejos, sentían que una parte de ellos se esfumaba. Esperaba la respuesta de Alex mientras observaba a su al rededor. Todo estaba plagado de árboles frondosos y arbustos, pero no había ni rastro de un solo animal. Parecía como si tan solo estuviesen ellos en aquel lugar. Y aunque se sentía extraño y confuso, no llegaba a entender que ocurría.


Última edición por Isma el Vie Nov 21, 2014 2:25 pm, editado 1 vez

_________________
avatar
Isma
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 251
Fecha de inscripción : 26/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
29/100  (29/100)
Experiencia:
28693/30000  (28693/30000)
Áureos Áureos: 79.614

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por Web Master el Vie Nov 21, 2014 2:27 am

Habéis caído en la trampa, aquel que vive en los sueños y se alimenta de vuestro miedo a extendido sus garras y os ha atrapado en ellas. No hay consuelo ni salvación para sus víctimas, aunque ya fue vencido una vez. Lo único que resta es enfrentarse a vuestro temor e intentar sobrevivir o perecer y aumentar el poder de la bestia que os acecha.

Kyle:
-Kyle, ayúdame, me han atrapado- Dice Van.

Puede ser una pista para que lo encuentres, el juego del escondite sería complicado y aburrido sin algún dato que ayude. Aunque se nota cierta agonía en su voz. Lo buscas y no eres capaz de encontrarlo, aunque la vista es clara y no hay muchos sitios donde pueda esconderse. Escuchas un susurro, parece ser él, aunque podría ser otra persona o, incluso, un animal. La angustia empieza a invadirte, ¿dónde está tu hermano? Has vuelto a perderlo, como aquella vez... No puedes evitar sentirte abatido e impotente, lo tenías tan cerca y ha vuelto a desaparecer. Aunque, en el peor momento, vuelves a escuchar su voz.

-Es tu culpa... no fuiste lo suficientemente fuerte como para salvarme y ahora pago por tu debilidad- Te dice claramente.

Ahora puedes ver dónde está. Su voz te ha ayudado a encontrarlo, aunque su situación no podría ser peor. Está rodeado de personas armadas que se acercan a él cada vez más con intenciones nada agradables. La distancia que os separa es grande, pero puedes llegar si eres rápido. No puedes permitirte perderlo de nuevo no ahora que vuelve a estar contigo. No sabes por qué, pero lo importante es que ahora tienes la oportunidad de salvarlo. Pero... ¿es real? Te cuesta recordar y te duele la cabeza cuando lo intentas. Lo único que sabes es que Van está en peligro.

Wernack:
Hay luz cerca, pero demasiado lejos para que la alcances. No sabes lo que hay, no sabes donde estás, pero necesitas correr. No hay ningún sonido, no hay ningún movimiento, solo tú, sin embargo no puedes sentirte más aterrado. La oscuridad se acerca cada vez más rápido como si quisiera consumirte. De repente oyes un susurro, no hay nadie y se calla pronto. Pero algo te observa, algo que monotoriza todos tus movimientos y que presiona tu corazón. Sabes que estás perdido, ¿para que seguir corriendo? Pero detenerse es aceptar la derrota. Aunque... quizás no hay posibilidad de victoria. Lo que te persigue lo sabe y no se detiene, es incansable y se ha convertido en el mayor cazador que hayas conocido, no hay ninguna comparación entre vosotros.

Poco a poco te da alcance, no deben quedar más de unos metros entre aquello que te acecha y tú. No consigues ver lo que es, la oscuridad lo protege, pero desprende una terrorífica aura que congelaría el corazón más valiente. El susurro se hace presente de nuevo, pero esta vez mucho más claro y tus oídos consiguen captar lo que dice.

-Paga... paga... paga- Se puede escuchar.

Pero no sabes qué debes pagar. No llevas oro contigo, no llevas nada de valor más que tu propia vida. Pero puede que ese sea el precio. Pero tampoco sabes de qué. La oscuridad casi te ha alcanzado, pero no puedes dejar de correr, algo en tu interior te dice que si lo haces se acabará todo. Los susurros llegan a ti tan claros y fuertes que casi parecen gritos y perforan tus tímpanos provocándote un intenso dolor de cabeza.

-Paga por tus pecados. Has arrebatado muchas vidas y la tuya ya no te pertenece. Paga por tu pasado, paga por la sangre derramada, paga por todo lo que has hecho. Has perdido todo y ya no puedes seguir huyendo. Paga... paga... paga...- Te dicen.

Starrk:
Te despiertas en un lugar hermoso. La hierba acaricia tu piel y las flores tienen un aroma que te recuerda a tu infancia. Cuando abres los ojos todo ha desaparecido, no hay flores ni hierba. Te encuentras en un campo de batalla, aunque no queda ni un luchador. Tus manos están llenas de sangre y descansas sobre una infinidad de cadáveres. Reconoces a algunos, antiguos compañeros y conocidos que cayeron hace tiempo. Algunas de tus víctimas también yacen cerca y, frente a ti, puedes ver los cuerpos de aquellos a los que ha protegido de alguna forma. No te resulta difícil encontrar entre los muertos a cualquiera que conozcas o hayas visto alguna vez en tu vida.

No sabes qué está ocurriendo ni dónde estás, pero la pila de cuerpos es infinitamente superior a las que deja cualquier guerra. Nunca habrías imaginado algo así, podrías incluso decir que eres el único ser vivo actualmente. No hay plantas, no hay animales, no hay vida. Solo muerte , sangre y oscuridad. El Sol brilla en lo alto, un Sol que te recuerda a tu emblema y que arde con tanta fuerza que la sangre puede notarse mucho más caliente que cuando estaba en los cuerpos. Tu piel está ardiendo y puedes ver como algunos cadáveres se levantan. Quizás no estás solo, puede que reste alguien con vida, aunque hay algo que te pide que corras, algo que te dice que no hay nada bueno en ellos. Se acercan lentamente hacia ti y no puedes sentir más que temor y ganas de correr. Nunca habías sentido algo igual, una sensación de impotencia con la que no puedes lidiar fácilmente.

Alex e Isma:
Volvéis a estar junto, pero os falta alguien. Sam no está con vosotros y no sois capaces de encontrarla. Es demasiado inocente, demasiado frágil... no puede estar sin vosotros, ¿qué sería de ella? Tenéis la necesidad apremiante de encontrarla, algo os dice que está en peligro y que no durará mucho sin vosotros. Pero el bosque se extiende a vuestro alrededor y no sois capaces de encontrar nada con la mirada. Separaros es peligroso, puede que no volváis a encontraros. Pero... ¿cómo encontrar si no a Samantha? Vuestra pequeña hermana os necesita y no estáis ahí para protegerla. La tristeza y la necesidad os invaden haciendo que os derrumbéis.

Además hay una sensación persistente, como si os estuvieran observando. No se escucha nada, todo está en silencio, salvo en algunos momentos en los que un sonido chirriante aparece durante unos segundos para desaparecer durante minutos. No podéis distinguir lo que es, pero sabéis lo que significa, no estáis solos en el bosque. No podéis identificar el origen del sonido, cada vez se escucha en un lugar diferente. Puede que sean muchos los que lo provocan o que una sola criatura se esté moviendo a una velocidad increíble. Lo único que tenéis claro es que si vosotros estáis asustados Sam lo estará mucho más. Si sigue viva.

William:
Los gritos se acercan y cada vez están más próximos a ti. Puedes escucharlos, desean tu cabeza y no puedes refugiarte. Hay agua a tu alrededor, demasiada agua y no puedes moverte. Tu pelaje húmedo es demasiado pesado y tu cuerpo está paralizado. Piensas en sumergirte, quizás así no te encuentren y puedas evadirlos. Pero el agua es peligrosa, sabes que puedes morir fácilmente en ese lugar. No es tu territorio, no es tu zona natural, no puedes moverte libremente en tierra, ahí no eres superior. Sientes algo que te acecha en las profundidades y de vez en cuando algo roza tus piernas. No puedes evitar pensar que has dejado de ser el cazador. Si te concentras puedes ver la orilla, pero de allí provienen los gritos.

Lo mejor es quedarse en el agua, pero aquello que la habita no está contento con tu presencia. Quizás es mejor enfrentarse al tumulto que a aquella criatura que se siente libre a tu alrededor. Los gritos son más fuertes y numerosos. Puedes escuchar algunas cosas "matadlo, es una bestia", "ya no es humano", "es un monstruo" y algunas cosas más que no eres capaz de entender. Una ansiedad hace acto de presencia y comprime tu pecho. No puedes hacer nada, cualquier salida podría resultar fatal pero si te quedas quieto la muerte te alcanzará seguro, ya has descubierto en más de una ocasión que es impasible. ¿Dónde queda ahora tu superioridad? El gran lobo, la criatura tan orgullosa y poderosa no es más que la presa de algún pez o el trofeo de unos cazadores. El juego se ha invertido y ahora eres tú el que huye.

Ishkar:
Tu fortaleza, tu ejército, todo te pertenece. Pero el poder es tan efímero como la vida y no tardas en darte cuenta. En algún momento se ha hecho de noche, las ventanas están oscuras y la única luz que hay en la sala es la que arrojan las antorchas. Un silbido surca el cielo y pronto tus soldados e invitados empiezan a caer. Puedes ver flechas que entran desde las ventanas y perforan a todo aquel que antes te reverenciaba. Todo lo que tienes empieza a desmoronarse y las paredes arden con furia. Tu fortaleza está siendo atacada. El gran rey de los audron, en su momento de gloria, ha sido golpeado con fuerza por un ejército desconocido. Poco puedes hace desde un trono, tu lugar está en la batalla, pero hay algo que te acongoja.

Tu familia, no está en la sala y podrían ser parte de las víctimas si no te das prisa. No sabes donde están, debían estar a tu lado. Tus soldados suplican clemencia, otros te culpan de la desgracia, "Ishkar, el rey maldito" puedes escuchar de un moribundo. Puedes escuchar gritos de batalla lejos, en las murallas y el furor del combate. El fuego empieza a acercarse peligrosamente y hay pocas salidas. La principal será el lugar por donde intenten entrar los enemigos, no es una buena opción. Antes de que te des cuenta eres el único superviviente, ni si quiera has tenido tiempo de saber por qué estás siendo atacado cuando todos tus soldados yacen a tus pies.

Off:
Wernack es el que tiene el sueño más "abierto" y confío en su criterio para decidir aquello que se esconde en la oscuridad. De preferir que yo lo decida puedes postearlo a modo de off y me encargaré de hacer una nueva modificación para ti añadiendo algo que te facilite el rol del sueño.
avatar
Web Master
Admin

Mensajes : 302
Fecha de inscripción : 14/01/2014
Edad : 906

Hoja de personaje
Nivel:
100/100  (100/100)
Experiencia:
500000/500000  (500000/500000)
Áureos Áureos: 999.999.999

Ver perfil de usuario http://www.seedsofdyscordia.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por Mylotych Reezek el Vie Nov 21, 2014 5:14 pm



Off: Mi entrada al rol:
BUENAS! Very Happy

Bueno, como soy de FB, me meto en el rol de Alex e Isma, les sigo a distancia. Este post básicamente es para alcanzarlos en la historia y poco más Razz

No menciono nada relevante, no es necesario que leáis el tocho post si no queréis :3


La noche anterior había sido dura y larga. En el gremio nos dieron la orden de acompañar a un grupo de aventureros armados, el pago sería escueto, por no decir inexistente, pero la amenaza al gremio apremiaba más que el ruido de unas monedas, así que Reezek y su inseparable compañero Shin fueron enviados a acompañar a los valerosos viajeros.

Acamparon en las Montañas de los Enanos, sin tener en cuenta el duro clima de aquellos parajes. Por suerte, Reezek y su compañero sí iban prevenidos de aquello, y no les faltaron las mantas y la leña para hacer una buena hoguera. Separados del grupo armado, viajando siempre a algunos minutos de distancia respecto al líder de este, Reezek y Shin acompañarían en la distancia a los intrusos en sus tierras en búsqueda de unas antiguas ruinas.


-¿Confías en ellos, Reezek? No sabemos sus intenciones, y el clima no presagia nada bueno... -Shin estaba agitado con aquel inusual frío, y parecía estar más alerta de lo normal. Aquello no era alentador, pero Reezek no se dejaba llevar por los miedos de su compañero.

-¿Confiar? Bueno, la confianza no es algo que abunde hoy en día en nuestro trabajo, así que no, no me fío de ellos, pero debo suponer que ellos tampoco se fiarán de nosotros. Tenemos órdenes, hay gente desapareciendo, y nuestro gremio, nuestro hogar, podría estar en peligro. No necesito confiar en ellos, confío en mí, confío en ti, y sobretodo, confío en que podremos acabar con unos tontos aventureros si se da la necesidad de hacerlo. -Dijo entre risas Reezek a su enorme compañero, que sonreía de medio lado orgulloso de sus palabras.

-Supongo que tienes razón... -Dijo el gigante blanco como colofón en la conversación entre ambos aventureros, mientras se levantaba y estiraba dispuesto a continuar su viaje.

-En marcha, ellos ya han empezado su viaje, pronto llegaremos a las ruinas... -Concluyó Reezek y se apresuró a recoger las cosas y continuar adelante.


Llegaron así, después de algunos minutos de camino, hasta las ruinas, una construcción inmensa, fría y oscura, tan antigua como el mismo tiempo y medio derruida, pero aunque en su interior se notaban las marcas del tiempo, había algo que parecía indicar todo lo contrario. Unas flores recientemente recogidas en las manos de un cadáver que estaba muy deteriorado. Era algo anormalmente extraño, como si el cuerpo hubiera recogido esas flores después de muerto... Aunque, teorías alocadas a un lado, era una prueba inequívoca de que algo había pasado hacía poco tiempo por allí...


-¿Qué opinas? -Preguntó Reezek al gigantesco compañero que viajaba a su costado, que se agachó para comprobar el estado de los cuerpos.

-Sólo sé que algo no va bien... Las historias y leyendas hablan de una Dyscordia sumida en la oscuridad y el caos, hablan de... -Antes de continuar con sus historietas, Reezek le interrumpió.

-Ya basta. No me interesan esas leyendas absurdas, solo me interesa encontrar al responsable de esta agitación. Al parecer los demás se han dividido, deberíamos hacer lo mismo si queremos abarcar más terreno. Yo iré por aquí... -Concluyó escogiendo una dirección, mientras se separaba de su compañero habitual y se adentraba solo en la oscuridad.

Conforme avanzaba, el cansancio iba siendo mayor, y las piernas pesaban más de lo habitual. Shin no tardó en ceder y tumbarse en el suelo de la ruina, en cambio, Reezek era un hijo de la noche, un semi-vampiro, dormir no era algo habitual en él, así que logró aguantar en pie más tiempo que su compañero.

Finalmente cedió, y sucumbió al sueño que pesaba sobre él, que cerró sus párpados y le hizo dormir contra su voluntad. Se oyeron unos gritos, ruidos, Reezek vio las imágenes de masacres y carnicerías, y entonces, despertó.

Ya no estaba en aquellas ruinas, no. Aquello parecía un bosque, la oscuridad se había adueñado de todo, y as sombras le rodeaban. Una mano se puso en su hombro, y en cuestión de un segundo desenvainó una de sus katanas y la llevó al cuello de quien le sorprendió.


-Me has dado un susto de muerte... -Dijo al ver el rostro de su compañero, que estaba serio y le miraba con miedo.

-¿Reezek? ¿Eres realmente tú? -Reezek sonrió, mientras guardaba su espada de nuevo.

-¿Quién iba a ser si no? Anda, relájate, por cierto... ¿Dónde demonios estamos? -Sin apenas tener tiempo de tomar aire tras preguntar, Reezek se vio sorprendido por Shin, que se avalanzó y lo abrazó con fuerza.

-Loados sean los dioses, llevaba horas buscándote, este sitio... Este bosque se parece a aquel del que hablaban las leyendas, este bosque... No estamos seguros aquí, debemos movernos. -Shin parecía asustado, cosa que a Reezek le sorprendió.

-Pareces muy preocupado. No me creo las leyendas, las historias ni las habladurías, pero el tiempo me ha enseñado a fiarme de tus palabras. Además... -Reezek guardó silencio, y los sonidos del bosque se hicieron más notables entonces. -No creo que estemos solos aquí... Siento como si nos observaran, aunque no detecto olores ni sonidos de respiración agitada. Si hay alguien, sabe moverse entre las sombras... Reezek seguía pensando en cómo demonios había llegado a ese bosque, y sobretodo, en cómo iba a lograr salir de él...
avatar
Mylotych Reezek
Fire Blood [Luchador]
Fire Blood [Luchador]

Mensajes : 53
Fecha de inscripción : 02/05/2014

Hoja de personaje
Nivel:
20/100  (20/100)
Experiencia:
12668/13500  (12668/13500)
Áureos Áureos: 10.950

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.