Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» [Pasado] Como NO escapar de un calabozo [Talamaur]
Lun Mayo 22, 2017 10:01 pm por Mark.

» Delirios de Cazador [Starrk y Zhul'Urk][Pasado][Privado]
Mar Abr 04, 2017 7:28 pm por Starrk

» Cierre temporal
Mar Mar 21, 2017 12:30 am por Web Master

» Consulta Afiliación
Sáb Nov 12, 2016 3:30 pm por Alex

» ¡No os he olvidado...! pero por si acaso, ¿cómo te llamabas?
Lun Nov 07, 2016 4:48 pm por Alex

» Las fauces que rompieron las cadenas [Privado][Zor' Tahak y Kraknar]
Vie Nov 04, 2016 11:32 pm por Kraknar

» Construyendo el hogar (Pasado Alex, Isma y Starrk)
Jue Oct 27, 2016 4:50 am por Starrk

» Petición de objetos y materiales
Dom Oct 23, 2016 12:05 am por Alex

» Armería "El herrero tuerto"
Sáb Oct 22, 2016 11:58 pm por Alex




Fairy Tail Chronicles


Crear
foro

Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por Wernack el Vie Nov 21, 2014 6:18 pm

Parecia que huir era completamente inutil, pero vi algo que me dio esperanza. Una luz... cerca, pero demasiado lejos. Sin embargo, algo me dice que correr hacia la luz es lo mejor que puedo hacer. Oigo un susurro... pero no hay nadie, y no distingo lo que dice. Corro como un animal despavorido, como una de las tantas presas que he cazado... y de las cuales ninguna se escapó. ¿Tiene sentido seguir corriendo? La duda nubla mi mente.

Pero no pasa un segundo antes de que se despeje. Debo vivir. No pienso acabar así. Corro con resolución renovada. Aun así, se sigue acercando. Lo suficiente como para poder sentir algo que le rodea, y provoca el terror más profundo a cualquiera, y esta vez entiendo el susurro. -Paga... paga... paga-
Si no estuviese miedo, pensaría que es el acreedor más insistente que he tenido, pero no es momento para bromas. Sea lo que sea que quiere que pague, será mejor que no lo haga, porque lo más probable es que quiera mi vida. La oscuridad me envuelve más, y los susurros se convierten en gritos dolorosos sonando en mi cabeza. Paga por tus pecados. Has arrebatado muchas vidas y la tuya ya no te pertenece. Paga por tu pasado, paga por la sangre derramada, paga por todo lo que has hecho. Has perdido todo y ya no puedes seguir huyendo. Paga... paga... paga... -¡NO ME ARREPIENTO DE MIS PECADOS!- exclamo, aunque suena casi un aullido.
La oscuridad casi me ha tragado por todo y mi visión se empieza a nublar, pero no puedo dejar que acabe así. Casi no veo la luz, a pesar de estar tan cerca...



La luz...


Necesito la luz... Necesito...

Una chispa surge en mi mente. Me concentro y, durante un segundo, mi cuerpo está envuelto en el fuego mágico que he convocado. Durante ese segundo, la oscuridad desaparece, y aunque vuelve a intentar ganar terreno, ha retrocedido. Tal vez fuese por la sorpresa, pero creo que la luz podrá ayudarme a cambiar las tornas. Salto a la luz que ahora me cubre y el miedo desaparece poco a poco. La criatura duda. ¿No puede alcanzarme dentro de la luz? La oscuridad retrocede, pero es el momento de darle la vuelta a la caza. Salgo de la luz, y las sombras ganan fuerza. Se acercan más. Pero se lo que debo hacer. Se sigue acercando y yo estoy solo a unos metros de la luz, pero no me muevo. Las tinieblas se acercan cada vez más...

Es el momento. Lanzo una pequeña bola de fuego al suelo detrás de la criatura, y una planta empieza a arder. La criatura suelta un chillido de sorpresa y retrocede ante el fuego, pero no le daré tregua. Repito mi acción en distintas direcciones, hasta que un semicírculo de fuego rodea a la criatura. Puedo ver lo que es, aunque no llego a comprenderlo. Parece una criatura hecha de sombras, y a pesar de que el fuego la ilumina ligeramente, es completamente negra como el vacío. Ni siquiera parece solida. ¿Es posible que no sea su forma real? Solo hay una forma de averiguarlo: Debo luchar contra la criatura.
avatar
Wernack
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 30
Fecha de inscripción : 21/08/2014

Hoja de personaje
Nivel:
11/100  (11/100)
Experiencia:
3910/500000  (3910/500000)
Áureos Áureos: 9.040

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por Starrk el Vie Nov 21, 2014 8:26 pm

Recobre el sentido y aunque tenia los ojos cerrados podia sentir hierba, y el olor de esta, la cual hizo que recordaba el tiempo cuando aun era pequeño y vivia con mis padres en la casa de aquel maldito noble. Cuando abri los ojos vi que me encontraba en un enorme campo de batalla, el olor que me producia nostalgia habia sido cambiado por el olor a sangre y cadaveres en descomposicion, no tarde en ver que aquellos cadaveres pertenecian a mis compañeros, familiares, victimas y demas personas que en alguna vez conoci. Mis manos estaban llenas de sangre y el sol que daba con toda su fuerza sobre aquel campo de muertos hacia que sintiera cada vez mas calor. De pronto vi que los muertos comenzaban a moverse, quise alejarme pero en ese momento no pude moverme, el miedo me habia paralizado. “Miedo… hacia cuanto que no sentia una emocion asi.” En mi trabajo no podia permitirme esa clase de sentimientos, por lo que debia relajarme y recomponerme, los muertos se acercaban, puse entonces mi mente en blanco, solo debia mantenerme indiferente ante cualquier tipo de emocion, viera a quien viese, fuera quien fuese, los muertos muertos estan y asi debian seguir, finalmente consegui doblegar ese miedo, los muertos casi me habian alcanzado cuando aparte de mi a uno de ellos de una patada, debia salir de aquel campo de muertos y si para ello debia matar a los muertos que se levantaban asi lo haria. Desenfunde mi katana y comence a correr hacia delante cortando miembros y cabezas, para abrirme paso, me preguntaba el por que estaba alli, como habia llegado y como podria salir. A veces solo escuchaba un murmullo en mi mente que decia. “Solo, estas solo.” Debia acallar a aquella voz mientras trataba de encontrar la salida de aquel sitio.

_________________

Ficha: Historia de un ejecutor
NPC acompañante: Alice
avatar
Starrk
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 179
Fecha de inscripción : 05/11/2014

Hoja de personaje
Nivel:
38/100  (38/100)
Experiencia:
48073/50000  (48073/50000)
Áureos Áureos: 62.165

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por Alex el Miér Nov 26, 2014 12:02 am

Off para Reezek:
Somos miembros de Fire Blood y acompañamos a otros miembros del gremio en una "misión", no somos aventureros simples xD

Alex no tardó en encontrarse con su hermano. El alivio que sintió dio luz de nuevo a su corazón, pero no consiguió eliminar el pavor y la angustia que sentía. Sam seguía sin estar junto a ellos y algo los rondaba. Tenía que encontrarla de cualquier forma y ahora que estaban juntos sería mucho más sencillo. Pero había algo que le preocupaba mucho más, aquello que los rondaba estaba cerca y a la vez lejos... lo que le hacía pensar que debía haber más de una cosa. Su corazón pareció detenerse por unos instantes, sintió que no lo acechaban a él ni a su hermano... ¡Buscaban a la chica! Isma preguntó por la pequeña, pero el hermano mayor no tuvo tiempo de responder, un grito cercano hendió el aire llegando hasta ellos.

-¡Sam!- Gritó Alex tan fuerte como pudo.

Inició una carrera hacia donde se había escuchado aquel grito. Estaba seguro de que era ella. No miró atrás, sabía que Isma lo seguiría, pero no sabía lo que les esperaba más adelante. No recordaba haber corrido tanto en toda su vida, pero no había tiempo de pensar en ello, Sam los necesitaba. Y llegó, allí estaba ella tirada en el suelo y manchada de barro y hojas muertas. Se arrastraba hacia atrás tan rápido como podía, pero seguía siendo demasiado lenta. Algo frente a ella la hacía huir despavorida, algo que habría aterrorizado a los mismísimos dioses. Alex sintió que se hundía cuando contempló a la criatura. Jamás había sentido tal terror, sus piernas se quedaron clavadas en el suelo, inmóviles. Maldito y sucio cobarde, no podía sentir más odio hacia él mismo. ¡Muévete, idiota, muévete!... se ordenaba a sí mismo. Dio un paso, dio otro paso... pero no era suficiente. Sam estaba allí, en peligro, frente a él...

-¡No!- Pronunció en un grito tan fuerte que él mismo se ensordeció.

Sí, ahora lo sabía, no había miedo en este mundo ni ne ningún otro, ni criatura posible capaz de hacer que Alex no sacrificara su vida por los que amaba. Corrió con todas su fuerzas en pos de su hermanita utilizando su cuerpo como escudo para ella. Tenía a la criatura frente a él. Parecían simples sombras, pero habían tomado forma y eran capaces de atravesar su alma. Pero su espada estaba junto a él y era todo lo que necesitaba para proteger a los suyos. Con la mirada desafiante y los brazos firmes se preparó para luchar.


Última edición por Alex el Miér Nov 26, 2014 6:28 am, editado 1 vez

_________________

Nombre:
Alex Harken

Clan:
Clan Harken

Gremio:
Fire Blood

Profesion:
Mercenario

Npc's acompañantes:
Sam
Ele

Ficha
Datos
avatar
Alex
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 622
Fecha de inscripción : 17/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
45/100  (45/100)
Experiencia:
68946/70000  (68946/70000)
Áureos Áureos: 157.539

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por angelcolo9 el Miér Nov 26, 2014 4:40 am

"Kyle, ayúdame, me han atrapado" escucho desde mi escondite, es la voz de Van,le busco con la vista pero no le encuentro y empiezo a angustiarme.

"Es tu culpa... no fuiste lo suficientemente fuerte como para salvarme y ahora pago por tu debilidad"

Ahí lo veo,Van esta rodeado de hombres armados, tengo que ir a ayudarle.Salto de mi escondite y corro lo más rápido que puedo hacia el, el corazón me late con mucha fuerza, tengo miedo de volver a perder a mi hermano y voy a evitarlo cueste lo que cueste.Ya casi estoy junto Van están apunto de atacarle me deslizo entre ellos y paro las espadas de dos de ellos con mis brazos,Van se aparta y salto hacia atrás para evitar un futuro ataque.Desenvaino mis dagas, Van esta detrás de mi y enfrente mía hay como ocho hombres, las heridas que me hicieron no son profundas pero hacen que me resbalen un poco las manos.Uno de ellos me ataca ruedo hacia el esquivando su golpe y le corto el cuello, lanzo una de mis dagas contra otro de ellos, la daga se clava entre sus ojos después cojo la espada de mi primera victima y me pongo en guardia frente a mis enemigos, doy un par de pasos hacia atrás hasta tener a Van justo detrás mía.

Kyle-No voy a tener piedad con vosotros, ¡¡¡así que no os lo penséis dos veces y venir de una vez!!!

Vuelven a por mi, paro el golpe de uno con la espada, le corto el cuello con la daga y lo lanzo contra los demás otro me ataca por la derecha mientras pateo al cadáver, le escupo a la cara lo cual lo desconcierta y clavo la espada en su pecho,por la izquierda otro me lanza una estocada,agarro la mano de mi victima entonces desvió la estocada con mi daga y ensarto la espada de mi anterior victima en su pecho, los dos caen al suelo de rodillas.
Los tres últimos me atacan a la vez por los tres lados, golpeo con una patada al primero y esquivo con un salto hacia atrás a los otros dos.

Van-Kyle, coge esto.

Van ,me lanza una daga, pero no es una de las mías, es extraña, entonces la mala sensación que me daba ese lugar se incrementa,miro al frente otro de ellos me esta atacando con su espada, paro el golpe con mi daga, pero se me resbala de la mano por culpa de mi sangre, entonces giro hacia el y le clavo la daga que me dio Van en el cuello, me ataca uno de los dos últimos de frente, suelto la daga y le pego un puñetazo en la cara, el casco de este hace que se me rasguen los nudillos y le pateo para alejarlo,quito la daga que me dio Van del cadáver.

Kyle-¡¡¡Eh, aun no acabe contigo!!!

El levanta la cabeza, le vuelvo a golpear en la cara esta vez se le cae el casco, su otro compañero me ataca por la espalda,me giro pegandole una patada, el cae al suelo y le lanzo la daga que me dio Van al cuello, me giro hacia mi anterior victima,esta arrastrándose mientras intenta huir, agarro su casco del suelo, me acerco a el le agarro del cuello y le empiezo a golpear una y otra vez en la cara con su casco.

Kyle-¡¡¡No voy a dejarte escapar!!!,¡¡¡no voy a dejar que salgáis vivos!!!,nadie va a quitarme a mi hermano, ¡¡¡es todo lo que tengo!!!

Van-Kyle....!!!Kyle¡¡¡....!!!Kyle para,ya esta muerto¡¡¡

Entonces me fijo, el casco estaba casi roto y no quedaba cara en el cuerpo que me dedique a machacar, entonces me levanto mirando a Van

Van-Llevas un cuarto de hora golpeándolo, ¿estas bien?

Golpeo a Van tirándolo al suelo,le mancho la cara con la sangre de mi puño, con la sangre de mis heridas.

Kyle-Como dejas que te capturen, vuelvo después de unos años y eres así de débil ¿que pasa...no eres capaz de hacer nada por ti mismo?, casi nos matan Van, casi nos matan y aun así me echas eso en cara, ¡no fue mi culpa!,lo de hace tres años no fue mi culpa

No espero su respuesta,recojo mis armas, las limpio en la capa de uno de los muertos y la rompo para vendarme las heridas de los brazos.

Kyle-Vamonos hermano,quiero visitar a nuestra madre
avatar
angelcolo9
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 09/09/2014
Edad : 22
Localización : ribeira - A Coruña

Hoja de personaje
Nivel:
10/100  (10/100)
Experiencia:
3058/500000  (3058/500000)
Áureos Áureos: 5.862

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por William Miles el Miér Nov 26, 2014 7:44 am

No le hacía falta pensar mucho más, no iba a permanecer en el agua. No ea su medio, no podía defenderse pero en tierra sería diferente. No importaba cuantos vinieran a por él ya que iba a demostrar quién era el cazador. Nadó tan rápido como pudo, aunque el pelaje limitaba su velocidad y movimiento y no dejaba de sentir cómo algo lo tocaba varias veces. Nunca le había gustado mucho el agua, allí no podía ser el imponente lobo que solía ser y no podía controlarlo todo. Pero ya había llegado a la orilla. Salió del agua que, de repente, parecía mucho más viscosa y pesada de lo normal. Su pelaje parecía empapado en brea en vez de aquel líquido. Pero aquello no podía ser, estaba totalmente seguro de que había estado en agua, ¿cómo habría nadado si no?

Y entonces recordó que lo estaban persiguiendo. Sus cazadores no tardaron en llegar. Portaban antorchas y armas, pero lo que aterrorizó a William no fueron las lanzas ni las espadas si no el rostro de sus cazadores. A la luz del fuego se veían deformados, desencajados y, en ocasiones, inexistentes. Parecía que cambiaran a cada segundo y aquello lo paralizaba. No podía estar ocurriendo, no podía enfrentarse a algo así. Sintió la necesidad apremiante de volver al agua, pero no podía hacerlo o estaría muerto. Aunque tampoco podía quedarse allí, solo retroceder. Por suerte, o por desgracia, escuchó un ruido en el agua que le hizo volver en sí. No, la única solución era luchar o intentar escapar de algún modo, aunque había demasiados enemigos y ninguna ruta de escape.
avatar
William Miles
Shark Tooth [Grumete]
Shark Tooth [Grumete]

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 15/05/2014

Hoja de personaje
Nivel:
9/100  (9/100)
Experiencia:
2550/500000  (2550/500000)
Áureos Áureos: 7.600

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por Isma el Miér Nov 26, 2014 10:39 pm

¿Casualidad? No hubo respuesta por parte del hermano mayor, pues tras formular la pregunta, la voz de la chica se escuchó a lo lejos. Un grito de pánico que llegó a los oídos de Alex e Isma y que sería la señal para empezar a correr hacia el lugar de donde provenía. Avanzaban desesperados, temiéndose lo peor, preocupados por ella. Jamás se perdonarían a sí mismos si le pasaba algo y no estaba allí para defenderla. Tenían que esquivar enormes raíces esparcidas por el suelo y evitar las ramas de los árboles más bajos. El terreno no ayudaba, pero nadarían en magma de ser necesario. Lo importante era alcanzar a Sam y velar por ella.

Se dejaron la piel en aquella carrera. Isma estaba exhausto, pero no debía parar, era impensable para él descansar en aquel momento. Solo tenía un objetivo en mente y lo tenía muy claro. Las piernas empezaban a fallarle, notaba su cuerpo pesado y pensaba que caería en cualquier momento... Y así fue, pero no por el cansancio, si no por el temor que infundía aquella bestia... Lo habían logrado, Sam estaba allí, pero estaba huyendo de un ser antinatural, de aspecto lúgubre y oscuro. No era más que una especie de llama negra con brazos y garras. Parecía algo etéreo, algo imposible de alcanzar con una espada. Y por si fuera poco, el castaño no podía levantarse. Observaba atónito aquel monstruo. La chica huía despavorida, arrastrándose por el suelo mientras la bestia la acechaba y sin embargo, los hermanos permanecían inmóviles.

Finalmente, el hermano mayor pudo responder. Profirió un grito de negación y corrió cuanto pudo. Isma no iba a ser menos, se levantó raudo y se puso al lado de su hermano, creando así un muro humano entre Sam y el enemigo. -Retrocede monstruo. No darás ni un paso más.- Dijo el castaño, desenvainando su arma y apuntando con ella hacia el frente.

Caso omiso a las palabras del joven miembro de Fire Blood, la bestia rugió con fuerza y se abalanzó sobre él. Isma lanzó un corte en horizontal, pero no acertó. Su oponente se elevó en el aire y esquivó el ataque como si nada, y así fue durante varios ataques más que lanzó el hermano menor de forma consecutiva. -(Es demasiado rápido...)- Pensó este.

_________________
avatar
Isma
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 251
Fecha de inscripción : 26/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
29/100  (29/100)
Experiencia:
28693/30000  (28693/30000)
Áureos Áureos: 79.614

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por Ishkar el Miér Nov 26, 2014 11:42 pm

La fiesta empezó, como cualquier evento de semejante clase. Gran cantidad de comida y bebida por doquier. Un montón de música para alegrar el ambiente y una gran zona de baile donde el rey bailaba con mujeres de la nobleza. El tiempo pasaba pero el júbilo seguía presente por muchas horas que transcurriesen. Así cayó la noche, más pronto de lo que debería, pero nadie se dio cuenta. Estaban tan distraídos que ningún sonido ajeno les molestaba, hasta que oyeron el crujir de los cristales y vieron como cientos de flechas caían sobre ellos. Las puntas de hierro perforaban la resistente pero endeble carne frente aquel material de los audron presentes. Caían por decenas. Entre gritos de agonía y dejando tras de sí un enorme charco de sangre.

-(¡Corred! ¡Salid de aquí! ¡Vamos, evacuad la sala!)- Gritaba Ishkar en su interior. Intentaba sacarlo fuera, pero era incapaz de hacerlo. Se sentía impotente, viendo como todos perecían allí y él no hacía nada por evitarlo. -(¿Qué me pasa? ¿Por qué no puedo reaccionar? ¿Quién nos está atacando... y por qué?)- Se preguntaba el nuevo rey, incrédulo ante su situación.

Nadie se salvaba, nadie salvo él. Podía ver como todos caían ante sus ojos y sin embargo, ninguna flecha le alcanzaba. Todo era muy extraño, pero su preocupación, su tristeza y su agonía, no le dejaban pensar con claridad, por no mencionar que no veía a nadie de su familia y pensaba lo peor. No sabía que había pasado con ellos, pero debían estar allí, era la fiesta de su coronación, no hubieran faltado a aquel momento tan especial. ¿Por qué no estaban? De alguna manera era un alivio que no se encontraran junto a la gran pila de muertos que se iban amontonando en el suelo, pero quería verlos, quería creer que estaban bien.

El color del fuego se volvió latente e intenso. Avanzaba a una velocidad alarmante, quemando todo aquello que quedase bajo sus llamas. Nada podía escapar de aquel depredador. Sus víctimas ya no eran más que cenizas cuando por fin el audron pudo reaccionar. Notaba el calor, le costaba respirar, pero en el fondo, sentía la necesidad de creer que aquello no era cierto, pero parecía tan real... Corrió hacia su habitación en el último piso, pero las fieras llamas le perseguían sin cesar. La preciosa madera de su cama y de sus muebles eran presa fácil para expandir el incendio... Allí no estaba seguro y su única vía de escape era el exterior. Saltó por la ventana, protegiendo su cara de los cristales con ambos brazos y calló sobre la muralla, evitando así una dura caída. Corrió hacia la zona frontal y allí pudo ver a todo un ejército, cargando arcos, espadas, escudos, lanzas y gran cantidad de antorchas. ¿Quién era su líder? ¿Cual era el motivo de aquel ataque? Justo el día en el que lo proclamaban rey... Justo aquel día caían tantos audron a sus pies. Fuera quien fuera, no podía salir indemne.
avatar
Ishkar
H. del cuervo [Secuaz]
H. del cuervo [Secuaz]

Mensajes : 38
Fecha de inscripción : 24/09/2014

Hoja de personaje
Nivel:
13/100  (13/100)
Experiencia:
5350/5600  (5350/5600)
Áureos Áureos: 10.650

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por Web Master el Jue Nov 27, 2014 6:28 pm

Poco a poco las pesadillas se apoderan de vosotros. Algunos lucháis contra el miedo que os provoca, otros todavía no os habéis enfrentado a él. Pero todos coincidís en algo, no sabéis dónde estáis y habéis caído en su trampa, podéis luchar pero no hay esperanza. Estáis en su mundo, estáis bajo su influencia, estáis bajo su atenta mirada y su poder... y todavía no lo sabéis.

Kyle:
-No debes esperar más, pronto te reunirás con ella y con tu hermano- Dice Van.

Ante ti puedes conservar como el cuerpo de tu hermano empieza a mutar, a tomar formas extrañas y desprende una especie de niebla oscura por todo su cuerpo. Esa niebla no tarda en cubrirlo por completo dotándolo de un aspecto oscuro y aterrador. Sus brazos se tornan cuchillas y su cabeza es reemplazado por algo espeluznante, una especie de esfera provista únicamente de boca y dientes. No parece tener ojos, pero sientes que te observa atentamente. Se acerca a ti con tranquilidad mientras sus cuchillas rasgan el suelo provocando un chirrido anormal para tratarse de tierra.

-No temas, será rápido y placentero- Dice esta vez con una voz gutural y dañina.

Cada paso que da hace que el suelo quede marcado dejando un camino oscuro tras de sí. Ya no es Van, aunque quizás nunca lo fue. Pero tampoco tienes la certeza de que sea así, podría haber alguna posibilidad de recuperarlo. Pero algo en tu interior te dice que no, que nunca fue tu hermano.

Wernack:
La criatura parece asustarse de la luz y retrocede, pero tarda poco en envalentonarse de nuevo y acercarse a ti. Tus llamas la hacen gritar y echarse atrás, aunque su rostro está desfigurado por la rabia y parece mayor incluso que antes. Puedes observar sus enormes brazos provisto de unas garras mucho mayores que las tuyas. Debe ser del tamaño mayor al de un oso. Se yergue sobre sus patas y se acerca a ti

-No deberías luchar, no deberías mantenerte en pie. ¡Yo te haré pagar!- Grita con una voz terrible mientras se abalanza a por ti.

Desde tu posición puedes ver que sus movimientos son más lentos que los tuyos, aunque sus extremidades son potentes y estás seguro de que podría partirte en dos de un golpe. Las sombras avanzan junto a él, pero son incapaces de penetrar la luz y tus llamas las han espantado. Parece que estás solo, pero él también lo está. Debe invertir de nuevo el juego y ser el cazador otra vez o te convertirás en el trofeo.

Starrk:
Los muertos empiezan a caer ante ti, no suponen ninguna dificultad. Para alguien con tus habilidades es un trabajo sencillo, pero son infinitos y no tardarás en agotarte si sigues así. Por suerte o por desgracia la cosa cambia. Los muertos a los que has eliminado se levantan de nuevo y se unen entre ellos creando una informe masa de carne. Unas sombras se elevan desde el suelo y comienzan a cubrirla. En pocos segundos tienes ante ti a una criatura de tres metros de altura con un grosor prominente y provista de una lanza y un escudo. El material es oscuro y no puedes identificar lo que es, pero debe ser peligroso.

-Únete a nosotros, ven a dormir junto a ellos. Yo te llevaré, cantaré la canción de cuna de tu final y cerraré tus ojos- Te dice la criatura.

Acto seguido camina lentamente hacia ti. Los muertos están tirados en el suelo pero se mueven lo justo para convertirse en un camino por el que la criatura pueda avanzar sin problemas, aunque ya no te molestan. El nuevo enemigo parece mucho peor que los anteriores, ¿podrás hacerle frente?

Alex e Isma:
-Vosotros seréis mi alimento. Dormiré sobre vuestros huesos y vuestra sangre calentará mi garganta- Dice la criatura.

Quizás por que ahora no estáis tan asustados podéis verla con más claridad. Tiene cuatro extremidades y una cola. Su cabeza está provista de unos dientes terribles y la oscuridad sigue rodeando un cuerpo ennegrecido. Es lo suficientemente ágil como para esquivar el ataque de Isma y sigue mirando a Sam mientras una baba negruzca cae por su boca. Avanza un paso, aunque se queda ante vosotros esperando a que cedáis. No os movéis un ápice por lo que asume que es el momento de acabar con vosotros. Enfrentáos a la criatura o corred, la muerte está cerca y nada más importa. ¿O sí?

William:
Esos hombres se acercan hacia ti. No parecen normales y sus armas son tan oscuras como la noche. El agua hace ruido como si estuviera hirviendo y aquello que la habita se agita con furia. Está esperando que vuelvas, pero te quedas en tierra. Los hombres que te rodean avanzan lentamente hacia ti. Sus pasos son erráticos como si no fueran sus cuerpos, pero entre ellos se mueven al unísono con gran coordinación. Casi se diría que es una sola criatura con el aspecto de una turba. Aunque eso es imposible.

-Cazado... cazado... cazado... eres la presa y el momento de la caza ha terminado- Te dice uno de ellos.

Sus armas te apuntan. Por suerte no tienen ningún arma a distancia, pero son demasiados como para que no te preocupe. Por mucho que necesiten estar a distancias cortas no es impedimento para que acaben contigo. No puedes mantenerlos a raya teniendo el agua tras de ti y a ellos en frente. Estás atrapado, el lobo se ha convertido en un corderito y ellos lo saben, van a por ti.

Ishkar:
Desde la muralla puedes ver la basta cantidad de soldados enemigos. No hay oportunidad de victoria, ni si quiera hay oportunidad de huida. Es la última batalla y algo en tu interior lo confirma. Tu castillo está totalmente rodeado y no hay nada que puedas hacer. A la distancia hay un grupo de soldados especiales, parecen mayores al resto tanto en tamaño como en experiencia. Para un guerrero como tú no es difícil darse cuenta. Y allí, unto a ellos está su líder. No puedes verlo muy claro, pero viste con ropas extravagantes y rosáceas. Casi... casi parece un conocido tuyo. Tras él hay una inmensa criatura de sombras con los brazos alzados. unos hilos caen desde sus dedos hasta el líder del ejército enemigo.

-iQue no quede piedra sobre piedra, destruidlo todo y que sus cenizas se esparzan entre los restos!- Grita el hombre extravagante.

No hay ninguna duda, es la Rata. Ese sucio bastardo te ha traicionado y de alguna forma se ha hecho con el mayor ejército que has visto. Pero hay algo que no encaja, algo que se te escapa. ¿Qué es esa criatura? ¿Qué está ocurriendo? La rabia te invade y no puedes pensar claramente. Si no te conocieras a ti mismo podrías decir que sientes... miedo

Mylotych Reezek:
No te equivocas, hay algo que os observa y los ruidos a vuestro alrededor os demuestran que os están acechando. Hay miles de sonidos pero todos son el mismo, alguien avanza a vuestra posición. El bosque es espeso y no se distingue con claridad lo que os está dando caza, pero de repente comienzas a sentir que todo está perdido y el terror te invade. Tú eres poderoso, no hay nada a lo que no puedas enfrentarte, ¿o quizás sí?

-Monstruo... Monstruo... por tu culpa todos están muertos... y ahora hemos venido a por ti- Dice una voz.

De entre los árboles comienzan a salir unas criaturas cuadrúpedas similares a lobos. Aunque hay algo en ellos que resulta terrorífico. Sus cuerpos parecen etéreos y sombríos, como si no tuvieran materia. Quizás algún tipo de nigromancia o engaño visual... aunque son totalmente reales. Rugen y se acercan cada vez más con aspecto amenazador. Estáis rodeados y no hay ninguna forma de huir, pero sientes que tampoco puedes luchar, estás perdido. El monstruo, el elfo desterrado, aquel que iba a jugar con los dioses... ¿está terminado?
avatar
Web Master
Admin

Mensajes : 302
Fecha de inscripción : 14/01/2014
Edad : 906

Hoja de personaje
Nivel:
100/100  (100/100)
Experiencia:
500000/500000  (500000/500000)
Áureos Áureos: 999.999.999

Ver perfil de usuario http://www.seedsofdyscordia.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por Mylotych Reezek el Dom Nov 30, 2014 1:22 am

El miedo del elfo se hizo presente, tomando la forma de las bestias que Reezek acostumbraba a llamar amigos, formando así lobos hechos de oscuridad concentrada, que avanzaban lentamente hacia él. Las palabras sonaron en la lejanía.

*Monstruo... Monstruo...*

Eran aquellas palabras que tantas veces había oído, aquellas que carcomían sus adentros, aquello que repetían una y otra vez las voces de sus pesadillas.

*Por tu culpa todos están muertos... Y ahora hemos venido a por ti...*

Durante un instante Reezek cerró los ojos, preocupado. Los demonios de su pasado venían a buscarlo, y no había nada que pudiera hacer al respecto. Sus tiemblas temblaban, su pulso se aceleraba, pero el miedo no le iba a dominar tan fácilmente.

-Parece que quien sea que ha invocado estas sombras sabe cosas de mí... *- Pensaba Reezek para si mismo. -Quien quiera que seas, supongo que debes saber quien soy yo. No me importa lo fuerte que eres, lo peligroso que puedas llegar a ser o lo imponente que resulte esta habilidad tuya. No tengo miedo. -Tras aquellas palabras Reezek echó a caminar hacia delante, y Shin se apresuró a ponerse a su costado.

-¿Estás seguro de esto? Creo que esas sombras son parte de "él", y ese ser es el miedo hecho carne, su mera existencia es aterradora... -Shin era cauto, pero por ello no vio la naturaleza de aquel ser.

-Dime, Shin. ¿Cómo puedes vencer a un miedo si no enfrentándolo? La única forma de derrotar a tu mayor temor, es superar ese miedo enfrentándote a él directamente. Los elfos no tememos a la muerte, los vampiros no tememos a los vivos, los hombres no temen a los muertos... Yo no le temo a nada, mi único miedo verdadero es ceder ante el miedo, es no ser lo suficientemente fuerte como para sobreponerme a este... Tendremos muchos enemigos si queremos ser los más fuertes. Hoy son las sombras quienes se levantan contra nosotros, derrotémoslas... con luz... -Tras aquellas palabras, Reezek desenvainó ambas espadas con gran velocidad y las chocó, prendiendo el líquido que bañaba sus hojas. Sus filos se incendiaron, y las llamas iluminaron el oscuro bosque. Shin formó bolas de fuego del tamaño de su gran cabeza, que aumentaron aún más la luz que las ardientes espadas desprendían. Los lobos se acercaban, y ambos "héroes" estaban dispuestos a enfrentarlos. A enfrentar al miedo, sin miedo.


Aclaraciones:
Shin es un NPC con mi nivel, sus atributos son 2 en físico y 3 en magia elemental.  (2 por raza [1 fisico, 1 magia elemental] y 3 por nivel 15 o mayor)

Magia elemental 3 permite hacer bolas de fuego como cabezas.

Por cierto. Yo tengo 1 en físico y 4 en agilidad. (2 por raza [1 físico, 1 agilidad] y 3 por nivel 15 o mayor)

Pero nuestras fichas no estaban actualizadas xd

Otra cosa, sorry Alex, creí recordar que erais aventureros, de hecho recuerdo bromear con que todos lo eran jaja, y como no salís de rojo o en el grupo de rojos, no caí. Recuerdo que aunque pensaba que no seríais de Fire Blood al final lo dudé porque leí esta frase:

Alex escribió:"Crear problemas ahora que acababan de formar parte de Fire Blood no era una gran idea"

Pero entendí que era algo momentáneo xDD

De nuevo, sorry.

avatar
Mylotych Reezek
Fire Blood [Luchador]
Fire Blood [Luchador]

Mensajes : 53
Fecha de inscripción : 02/05/2014

Hoja de personaje
Nivel:
20/100  (20/100)
Experiencia:
12668/13500  (12668/13500)
Áureos Áureos: 10.950

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por Starrk el Mar Dic 02, 2014 10:41 pm

De pronto los muertos que había estado matando comenzaron a alzarse, sus cuerpos se recomponian, los miembros que había cortado empezaban a volver a sus amos, piernas, brazos e incluso cabezas. De repente los cuerpos empezaron a fusionarse unos con otros hasta formar el aspecto de un espectro de 3 metros, dicho espectro tenia una lanza y un escudo, claramente en comparación con los zombies aquel ser iba a ser difícil de vencer, el espectro me dijo que me uniera a ellos, que el cantaría mi réquiem. –No, jamás pereceré en un lugar como este. No. Jamás. ¡Jamás!- Comence a correr hacia el y me trato de ensartar con su lanza, salte para esquivarlo usar su lanza como punto de apoyo para correr hacia el. En el suelo los muertos rodeaban sus piernas y el los pisaba, era como si no pudiera pisarlo. De pronto vi como su escudo venia hacia mi, asi que salte hacia este. Lance en el aire un rayo a la cara del espectro, este retrocedio un par de pasos desequilibrándose un poco, cai al suelo donde no había de esos zombies, podía intentar desequilibrarlo y asi tirarlo al suelo. Corri hacia los pies del espectro y lance algunos cortes a donde deberían estar sus tendones de Aquiles, pero al estar formado por los zombies solo consegui que se riera con su voz ronca y gutural. Quise matarlo en ese momento asi que empece a cortarle uno de sus talones, cuando consegui cercenarlo por completo hice que la parte de pie que había quedado en el suelo empezara a arder prendiendo fuego en los ropajes de los zombies que formaban a dicho ser. El pie se empezaba a consumir y el espectro cayo hacia delante con la única rodilla que le quedaba, se apoyaba con su lanza, aproveche el momento para escalar por la pierna que le quedaba y subir hasta su espalda. Una vez allí segui subiendo hasta llegar a su nuca, pude ver desde allí que en el suelo los zombies que se habían consumido con el fuego no se regeneraban, pero que otros tomaron su lugar y generaron otro pie al espectro. El espectro se levanto y comenzó a revolverse intentando hacerme caer, comencé a quemarle la nuca, para hacer que se extendiera y le quemara la cabeza, en un momento de descuido se zarandeo y me hizo caer, lo vi como empezaba a arder, pero no estaba seguro de si seria suficiente para acabar con aquel monstruo. -Arde cabron.-

_________________

Ficha: Historia de un ejecutor
NPC acompañante: Alice
avatar
Starrk
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 179
Fecha de inscripción : 05/11/2014

Hoja de personaje
Nivel:
38/100  (38/100)
Experiencia:
48073/50000  (48073/50000)
Áureos Áureos: 62.165

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por Wernack el Jue Dic 04, 2014 5:23 pm

Basta de correr, es hora de luchar. La luz afecta a la criatura, parece ser su único punto débil. La chispa que le asusta es lo que me da esperanza, aunque la criatura parece seguir dispuesta a luchar. Ahora puedo verla claramente, es más grande que yo y está enfadada
-No deberías luchar, no deberías mantenerte en pie. ¡Yo te haré pagar!- gritó, mientras se lanzaba hacia mi. Salto hacia atrás, esquivando su ataque por un pelo. Esas garras pueden destrozarme si no tengo cuidado, pero podía esquivarlas. Vuelve a lanzarse hacia mi, y esta vez no pude esquivarla. Me derriba y ahora está sobre mi. Lo único que le impide destrozarme con esas garras son las mías propias: Es un mano a mano, pero el es más fuerte. Ruge y noto su aliento gélido en mi cara. Está ganando, tengo que librarme de él. Lanzo una potente patada con ambas patas sobre su vientre, haciendole saltar hacia atrás y liberándome. Es sorprendentemente ligero para ser tan potente, como una sombra.

La oscuridad que le acompañaba no puede ayudarle ahora, el muro de llamas la retiene. Es el momento para contraatacar, no hay donde huir. Corro alrededor de ella a cuatro patas para intentar desorientarla. Veo el momento justo y me lanzo para un ataque rápido, desgarrandole el costado. La criatura chilla y de su herida sale sangre negra, pero ahora está más furiosa aún. Intento repetir la técnica, pero esta vez ella se lanza hacia mi y me ataca frenéticamente. Intento retroceder tanto como puedo, pero la bestia no se detiene y me acorrala contra mis propias llamas. La criatura salta hacia mi para un ataque final, pero sabia que iba a atacar así: Una bestia frenética siempre se lanza al cuello. Justo cuando inicia el salto, cambio a mi forma humana durante unos segundos, disminuyendo mi tamaño y me deslizo bajo ella. Vuelvo a mi forma de lobo, pero no esperaba que la criatura me volviese a atacar tan pronto. Recibo una herida en la espalda y gruño. No me ha alcanzado con toda su fuerza, pero duele. Veo que ha recibido daño al aterrizar sobre las llamas cuando esquivé su ataque. Es ahora o nunca. Me lanzo contra la bestia y ella hace lo mismo.

Ha clavado su garra en mi brazo derecho, pero también ha descuidado su defensa. Mi garra está enterrada en su pecho. Y es justo lo que estaba esperando. Conjuro llamas y el fuego cubre mi garra, dentro de la criatura.

-Arde.- Digo con una sonrisa.
avatar
Wernack
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 30
Fecha de inscripción : 21/08/2014

Hoja de personaje
Nivel:
11/100  (11/100)
Experiencia:
3910/500000  (3910/500000)
Áureos Áureos: 9.040

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por Alex el Vie Dic 05, 2014 7:23 pm

El corazón de Alex se llenó de valor y se iluminó de nuevo, todo estaba claro. Ya no había temor en él, debía proteger a aquellos a los que amaba y no había bestia que pudiera impedirlo. No importaba fuerza ni tamaño, con su espada daría buena cuenta de cualquier enemigo. Aprovechó la distracción que Isma había causado para lanzarse a por la criatura. Tajó en una de las piernas delanteras. Había dado con fuerza, pero no fue capaz de cortar la extremidad. Sin embargo el corte había sido profundo y la bestia rugía de dolor y furia. No tardó en dirigirse hacia él y Alex sonrió. Isma y él habían luchado toda su vida juntos y sabía que su hermano aprovecharía tal y como él lo había hecho.

Pero no podía perder el tiempo. Se aferró a su arma de nuevo y rodeó a la criatura para escalar por su lomo. Aunque algo se lo impidió .Recibió un golpe en el pecho que lo desequilibró y lanzó al suelo. Por unos segundos no pudo respirar. Se reincorporó, la cola de la criatura le había golpeado como un látigo, pero no iba a pasar de nuevo. Volvió a cargar pero, esta vez, dejó caer su espada cortando en seco la cola que antes lo había detenido. Siguió corriendo sin prestar atención a los rugidos y gritos y trepó por el lomo como había pensado en un primer momento. Isma debía estar dándolo todo y haciendo tanto daño como podía ya que la bestia era incapaz de detener a Alex y eso solo podía significar que no podía defenderse de ambos.

La espalda era robusta pero deforme, costaba moverse pro ella. Además había una espesa niebla negra cubriéndola que entorpecía los movimientos del hombre. Siguió avanzando, lentamente, con intención de acabar de un solo golpe aquel enfrentamiento. No podía arriesgar a su hermano ni a Sam, debía clavar su espada en el cráneo de la bestia y hundirla tan profundo como pudiera. Pero aquel ser no dejaba de moverse y en más de un momento estuvo a punto de caer de su lomo. Isma lo debía estar pasando muy mal abajo, peor confiaba en él y no desperdiciaría ni un solo instante.

_________________

Nombre:
Alex Harken

Clan:
Clan Harken

Gremio:
Fire Blood

Profesion:
Mercenario

Npc's acompañantes:
Sam
Ele

Ficha
Datos
avatar
Alex
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 622
Fecha de inscripción : 17/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
45/100  (45/100)
Experiencia:
68946/70000  (68946/70000)
Áureos Áureos: 157.539

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por angelcolo9 el Lun Dic 08, 2014 4:53 am

"No debes esperar más, pronto te reunirás con ella y con tu hermano" dice Van

Van empieza a mutar de manera extraña,veo esto impresionado cuando empieza a brotar una niebla negra que lo cubre todo,su cuerpo cambia,sus brazos se vuelven cuchillas y en su cabeza solo quedan boca y dientes,se acerca hacia mi mientras rasga el suelo produciendo un sonido anormal para ser tierra, bajo la cabeza hacia el suelo, me fijo en una de las espadas de los cadáveres que deje.

"No temas, será rápido y placentero" dice con voz gutural

El no es Van,ya no,creo que nunca lo fue,el sigue descansando en mitad del desierto bajo una cruz de madera,empiezo a reírme a carcajadas después miro hacia la bestia,golpeo la espada del suelo con el pie,sale al vuelo y la cojo en el aire.

Kyle-Dijiste que va a ser rápido y placentero,va a ser muy rápido, pero dudo que te guste

Corro hacia la bestia intenta atacarme con su brazo izquierdo,lo esquivo con una voltereta me levanto rápido,intenta atacarme con su "brazo" derecho,lo paro con la espada pero es demasiado fuerte, así que acabo esquivándolo hacia la derecha,lo cojo de lado y clavo la espada en su cuerpo,brota hacia mi cara un liquido negro que me impide ver por un tiempo,algo me golpea y me lanza lejos por los aires,siento un dolor en la espalda,me limpio los ojos con mi túnica,me levanto del suelo me fijo en la columna a mi espalda,es raro le apuñale donde debería estar el corazón,aunque claro es estúpido pensar eso,el no es humano.

Desenvaino mis dagas,y espero a que se acerque hacia mi, el sonido de sus cuchillas rasgando el suelo me pone muy nervioso,pero necesito paciencia, ya esta frente a mi me ataca desde la derecha,doy un paso lateral hacia la izquierda,su "brazo" se queda clavado en la columna,sino me habría partido por la mitad,salto al "brazo" que dejo clavado en la columna,intenta golpearme con su derecha,evito el golpe saltando hacia su cabeza mientras el rompe el "brazo" que tenia clavado.
Me dispongo a cortar su cuello mientras lo agarro,pero noto un dolor agudo en mi brazo derecho,mi brazo esta en su boca y el lo esta mordiendo,empiezo a apuñalar su cabeza mientras grito con ira y lo maldigo.

Kyle-!Arde en el infierno,maldito imbécil¡

La bestia cae al suelo, aplastándome contra el suelo,abro su boca con mi daga y me escurro debajo de el,consigo salir,arranco de su torso la espada que le clave y le corto la cabeza a la bestia, después me siento en el suelo apoyando la espalda en la columna con el "brazo" de la bestia clavado, mi brazo derecho tiene mala pinta y no para de sangrar.

Kyle-Te dije que no te iba a gustar
avatar
angelcolo9
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 09/09/2014
Edad : 22
Localización : ribeira - A Coruña

Hoja de personaje
Nivel:
10/100  (10/100)
Experiencia:
3058/500000  (3058/500000)
Áureos Áureos: 5.862

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por William Miles el Lun Dic 08, 2014 10:26 am

Se escuchó un estruendo terrible. Algo atacó a aquellas criaturas desde atrás derribando a todas las que encontraba a su paso Debía ser algo grande y pesado, quizás nuevos enemigos. William obtuvo su respuesta pronto. Una especie de rinoceronte antropomórfico estaba arrasando con todo y, a en sus hombros, se alzaba con forma grácil un zorro o algún animal similar con forma también humanizada, aunque de aspecto femenino. Mientras el rinoceronte derribaba con su cuerpo ella atravesaba con sus flechas a todo el que alcanzaba su vista. Se combinaban bien, aunque no tardarían en verse superados. Sus miradas se cruzaron con la de William. Al principio no era capaz de recordar quienes eran, aunque se sentía unido a ellos por algún motivo.

-¡Will- Gritó la arquera.

-Anne... ¡Anne!- Respondió él.

¿Cómo había podido estar tan ciego? Eran ellos, Anne y Gawain. Habían venido a rescatarlo y como agradecimiento él los había olvidado, maldito ingrato. Pero ahora ya se acordaba de todo, o al menos de casi todo. Sus garras crecieron y se lanzó al combate. Era ágil y fuerte, no le costaba esquivar las armas de sus rivales, aunque más de una vez fue alcanzado por ellas. En un momento sintió que algo atravesaba su costado y otra vez le producía una herida severa en la pierna derecha. Pero sus manos manchadas de sangre le animaban a continuar. No tardaron en deshacerse de todas aquellas infestas criaturas entre lso tres. De haber estado solo el resultado habría sido diferente.

-¡Nosotros somos Supremacy! ¡Nosotros somos los cazadores- Gritó.

Se sentía renovado, lleno de energía y feliz ahora que sus amigos estaban junto a él de nuevo. Ahora debía averiguar dónde estaba, cómo había llegado y cómo podía salir de allí. Era extraño que fuera incapaz de recordarlo, ¿También había olvidado aquello? Sus compañeros eran incapaces, igual que él, de recordar el motivo de lo que acababa de ocurrir. Y si... no, era una idiotez pensar que aquello era algún sueño o engaño, aunque había mucha magia poderosa en Dyscordia.
avatar
William Miles
Shark Tooth [Grumete]
Shark Tooth [Grumete]

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 15/05/2014

Hoja de personaje
Nivel:
9/100  (9/100)
Experiencia:
2550/500000  (2550/500000)
Áureos Áureos: 7.600

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por Isma el Mar Dic 09, 2014 12:08 am

Empezaba a pesar que era imposible alcanzar a aquella criatura, que hacía gala de una velocidad mucho mayor a la de Isma, pero por un momento se había olvidado de su hermano, de aquel con el que había luchado codo con codo desde pequeño. Alex aprovechó la distracción que el castaño estaba ofreciendo para dar un tajo en la pierna de aquella bestia que rugía y atacaba cada vez con más fiereza. El escudo del hermano menor podía detener sus embistes e incluso sus colmillos gracias al borde de hierro que cubría la rodela, pero no aguantaría mucho tiempo. La madera acabaría cediendo ante tremenda fuerza.

Vio como su hermano intentaba subirse encima de su enemigo, aunque no tardó en caer al suelo por culpa de un coletazo, que pocas veces podría repetir, pues Alex se la quitó de un solo corte para que dejara de ser una molestia. Parecía fácil siendo dos, era como si no pudiese protegerse de ambos, pero no se daba por vencido y atacaba una vez tras otra. Isma no podía evadirlo, detrás de él estaba la chica y si se apartaba, ella sería su objetivo. Su escudo sería su defensa y su cuerpo la de Sam.

-¡Vamos! ¡Intenta devorarme! ¡Intenta saborear mi carne o beberte mi sangre!- Exclamaba él, atrayendo su atención para dejar vía libre al hermano. Aunque no sería fácil, no parecía una bestia estúpida y sabía de más las intenciones que tenían, pero la rabia cegaba y solo tenía una boca.

La bestia se abalanzó una vez más sobre él, y este, aprovechó el impulso de esta para golpearle en seco con el escudo. El golpe fue brutal, pero nada que la criatura no pudiese soportar. No obstante, continuó con un corte en la otra pierna, consiguiendo que se desplomase en el suelo ante el dolor de sus extremidades, que difícilmente lo mantendrían en pie con aquellas heridas.

-Nunca des nada por hecho. Y nunca hables en vano si no eres capaz de cumplir tus palabras.- Dijo Isma, sabiendo que su hermano acabaría el trabajo desde arriba.

_________________
avatar
Isma
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 251
Fecha de inscripción : 26/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
29/100  (29/100)
Experiencia:
28693/30000  (28693/30000)
Áureos Áureos: 79.614

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por Ishkar el Mar Dic 09, 2014 8:36 pm

Tantos sentimientos unidos en un solo. Desconcierto, rabia, miedo... El audron era incapaz de comprender lo que ocurría. Los soldados se adentraban el castillo mientras que por detrás podía apreciarse un grupo de soldados mayor formados, con mejores armaduras y armas y aquel hombre... Un hombre con una capa de plumas rosas, el pelo corto y rubio, gafas extravagantes y su camisa blanca y su pantalón de estampados. No había nadie igual. era él, era Sirius. Ishkar se sentía aterrorizado ante la presencia de tremendo ejército y de algo más... Algo que no era capaz de ver.

-¿Por qué...? ¿Por qué me has traicionado?- Se preguntaba este a si mismo, recordando a su compañero, que aunque siempre supo que no era más que una sabandija, se protegían mutuamente y no esperaba aquella acción por aquel humano.

Dejó a un lado el temor e inspiró una gran bocanada de aire para soltar poco después un grito que se oiría por toda Dyscordia. Saltó de la muralla, y cayendo sobre uno de los soldados, empezó a golpearlos con sus puños. Los hombres caían de dos en dos, sin oponer resistencia. El audron aún más confuso, se detuvo y vio como los soldados lo ignoraban. Tan solo atacaban las murallas de su castillo o se adentraban para destruir su interior. Era como si no lo pudieran ver, como si no existiese a pesar de poder tocarlos. Derribó a otro, portador de un mandoble de gran tamaño y se lo arrebató.

-Esto me servirá.- Añadió, dirigiendo su mirada hacia el traidor.

Avanzó a gran velocidad, dejando la espada hacia atrás para cargar con ella. Se abalanzó contra uno de aquellos guardias, que a diferencia de los demás soldados si parecían verlo. Aunque el primero no tuvo tiempo de reaccionar. Aprovechando la fuerza de la carrera y la suya propia, lanzó un corte en diagonal que cortó en dos al que encabezaba el grupo. -¿¡Qué es lo que pretendes, desgraciado!?- Preguntaba en vano Ishkar. Sirius tan solo reía. -¡¡Respóndeme!!- Exigió el coloso mientras derribaba uno a uno a aquellos guardias, que aunque oponían resistencia, no podían frente a la furia del gigante. Llegó hasta él y lo cogió por el cuello, lo miró a los ojos y vio algo extraño. Eran blancos, no había pupila, no había iris, y de su cuerpo salían pequeños hilos casi invisibles que se alzaban hacia arriba. Dirigió su mirada al cielo y ahí estaba, una criatura sin igual. Negra como el carbón, con los brazos estirados y agarrando aquellas cuerdas que controlaban a aquel que no tuvo la voluntad para luchar contra su miedo.
avatar
Ishkar
H. del cuervo [Secuaz]
H. del cuervo [Secuaz]

Mensajes : 38
Fecha de inscripción : 24/09/2014

Hoja de personaje
Nivel:
13/100  (13/100)
Experiencia:
5350/5600  (5350/5600)
Áureos Áureos: 10.650

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por Web Master el Mar Dic 09, 2014 9:40 pm

Cada uno tiene una forma de enfrentarse a sus miedos. Algunos huyen, otros ceden a ellos, hay quienes los enfrentan y algunos los derrotan. Pero no hay ser que es libre de temer alguna vez en su vida. Aquellos que os habéis enfrentado al temor y habéis salido victoriosos podéis levantar la cabeza con orgullo pues habéis vencido una de las batallas más difíciles de vuestra vida. Pero no es la única...

Kyle:
De las heridas que has provocado a la criatura comienza a brotar una tenue luz. Poco a poco se intensifica hasta que se convierte en un rayo cegador que cubre todo el cuerpo. Esa luz no tarda en extenderse a ti. Podría tratarse de un mecanismo de defensa o algún último intento de ataque, pero cuando te baña sientes que el cansancio se marcha de ti y que tus heridas comienzan a sanar. Es como si toda la fatiga desapareciera. De pronto sientes que te elevas en el aire y que la luz te consume, aunque sabes que no es malo, te hace sentir bien. No ves nada, solo blanco aunque tus ojos no se dañan.

Cuando la luz desaparece ves a tu alrededor unas paredes de piedra grisácea muy clara. Hay ventanas y algunos tapices colgados en la pared. Parece la habitación de un castillo. No sabes cómo has llegado ahí, pero estás descansado y sientes que es un lugar tranquilo aunque notas el peligro en el exterior. Hay una mesa en el centro de la sala repleta de frutas y otros tipos de alimento así como agua y diferentes vinos y cervezas.

Wernack:
El fuego se extiende por el interior de la criatura y brota de su boca, sus oídos, su orificios nasales y, en pocos segundos por sus ojos. Sacas tu garra a tiempo para evitar que las llamas que has provocado te consuman a ti también. Los gritos que profiere son terribles, pero ya no puede hacer nada. Cae al suelo y el fuego se alimenta de ella poco a poco hasta que, finalmente, las llamas mueren dejando un pequeño montículo de cenizas. Te sientes satisfecho y orgulloso, has acabado con una criatura que podría haberte matado fácilmente. Pero has sido mejor.

Sientes un calor que recorre todo tu cuerpo. Es como si ahora el fuego naciera dentro de ti, pero no te quema, te hace sentir bien. Sientes que esa calidez quita la fatiga de tus músculos y retira el dolor. Incluso la herida de tu brazo comienza a cicatrizar. No hay dolor ni cansancio, ¿acaso has desarrollado un nuevo poder? Antes de que te des cuenta todo a tu alrededor ha desaparecido, no queda nada más que llamas blanquecinas. No sientes miedo y sabes que no debes tenerlo. Cuando las llamas se apagan te ves encerrado en una sala de roca gris. A pesar de ello sientes que estás protegido. La sala tiene alimento y lugares para reposar. Aunque hay algo en el exterior, que intenta entrar por las ventanas, que te causa cierta inquietud.

Starrk:
El fuego cubre a todo inmenso monstruo al instante y te hace retroceder. Las llamas te abrasan incluso estando a una distancia prudente. Quizás has actuado de forma demasiado impulsiva. Por un instante pierdes la conciencia, no sin antes escuchar una explosión y un golpe por todo tu cuerpo. La criatura ha estallado y la onda expansiva se ha topado contigo. Aunque te ha causado un dolor tremendo ha desaparecido muy rápido. Quizás es lo que significa estar muerto, aunque sabes que estás vivo. Tu cuerpo está relajado y escuchas los latidos de tu corazón. Te sientes en paz y abres los ojos.

Estás tendido en un suelo de madera y a tu alrededor hay cuatro paredes. Puedes oler carne, fruta y otros alimentos en una mesa cercana a ti. Por las ventanas entra algo de luz, aunque también hay una sensación en el exterior bastante desagradable, aunque en el interior es todo lo contrario y el bienestar te hace olvidar todo lo malo.

Alex e Isma:
La espada del hermano mayor atraviesa el cráneo de la criatura mientras el hermano menor da buena cuenta de ella desde su posición. Un chirrido llega vuestros oídos desde la criatura que cae al suelo en una muerte agonizante. La niebla oscura que salía de su cuerpo intenta absorberos, pero una luz brota en la zona donde estáis y os protege. Instintivamente vais hacia Sam y la abrazáis. La luz llega a ser tan cegadora que sólo sabéis que estáis juntos por el tacto, ya que no conseguís ver nada. Sin embargo ya no sentís miedo ni dolor, Sam está alegre y vosotros os sentís aliviados física y mentalmente.

La luz se atenúa y termina por desaparecer ante vuestros sorprendidos ojos que vislumbran una sala de piedras de un gris claro. Hay una mesa con alimentos y bebida y unas ventanas que dejan entrar la luz. Podéis sentir que fuera, a través de éstas intenta entrar algo malo, pero sentís que todo es bueno donde estáis que nada malo puede ocurriros.

William:
Todas las criaturas caen una a una ante vosotros. Han opuesto resistencia, pero no demasiada. Comprobaría que no hay nada más a vuestro alrededor y cuando creéis que estáis solos os dais cuenta de vuestro error. Del agua salen una extremidades negras de un tamaño gigantesco que se dirigen hacia vosotros. Sin embargo chocan contra un muro invisible y son incapaces de alcanzaros. El muro empieza a tomar forma y brillo. Al parecer es una cúpula pequeña que os cubre. o debe medir más de tres metros de diámetro pero es suficiente para protegeros. Aunque... ¿durante cuánto tiempo? Por algún motivo no os importa, os sentís renovados y seguros.

Cuando la cúpula desaparece deja ver una sala con paredes rocosas. Parece la sala de un castillo y está provista de una mesa con alimentos y unas ventanas que ilumina todo el lugar. A pesar de la sensación de bienestar que la sala os induce también podéis notar que en el exterior hay algo malo.

Ishkar:
Las cuerdas de la "marioneta" que era tu compañero se cortan y este cae inconsciente en tus brazos. La criatura va hacia vosotros a gran velocidad, pero grita y se detiene de repente. Os mira con furia y se mueve con nerviosismo intentando varias veces acercarse, pero algo se lo impide. Una luz se materializa a vuestro alrededor impidiendo que puedas ver al oscuro ser. No sabes lo que ocurre, no sabes dónde estás, pero te sientes bien. Por algún motivo extraño todo el cansancio y el dolor que podías haber sentido desaparece.

Cuando la luz se apaga te encuentras en una sala de tu castillo, aunque hay algo extraño. Las paredes de roca grisácea están viejas y sucias. Los tapices que las decoran están rotos y desgastados como casi todo lo que hay a la vista. Parece que han pasado cientos de años desde que vivías ahí. Porque viviste allí, ¿no? En contraste con la vejez del lugar en el centro de la sala hay una mesa llena de alimentos en buenas condiciones como si alguien lo hubiera preparado para ti. Te sientes bien, es tu hogar, pero tienes la sensación de que el enemigo espera en el exterior.

Mylotych Reezek:
Los animales retroceden momentáneamente ante las llamas, parecen asustarse. Pero no tardan en obedecer a sus instintos y avanzar de nuevo. No parece haber nada más que bosque alrededor, no  hay forma de escapar. Aunque poco importa porque os habéis decidido a luchar. Una d las criaturas, que permanece tras las demás, tiene un tamaño mayor y un aspecto más feroz que el del resto. La batalla comienza. Empiezan a correr hacia vosotros con la desventaja por vuestra parte. Sus ataques pueden venir desde cualquier ángulo y hay una cantidad ingente de ellos. Será un combate arduo, ¿saldréis victoriosos?

Off:
Todos los que estáis en salas os encontráis en el mismo castillo, aunque en salas diferentes. Podéis hacer lo que queráis, os podéis encontrar, permanecer en las salas, explorar el castillo... todo depende de lo que queráis hacer. Mylotych también llegará pronto al lugar.
avatar
Web Master
Admin

Mensajes : 302
Fecha de inscripción : 14/01/2014
Edad : 906

Hoja de personaje
Nivel:
100/100  (100/100)
Experiencia:
500000/500000  (500000/500000)
Áureos Áureos: 999.999.999

Ver perfil de usuario http://www.seedsofdyscordia.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por Alex el Miér Dic 17, 2014 12:36 am

La sala en la que estaban ahora era acogedora. No estaba del todo seguro sobre lo que les había ocurrido, pero Alex tenía las cosas algo más claras en este lugar. Ellos... habían ido a unas ruinas y se habían quedado dormidos. Después habían despertado en el bosque y ahora estaban aquí. ¿Esto seguía siendo el sueño? Era demasiado real para serlo. Cogió algo de fruta y la probó. Después ofreció a Sam e Isma. No sabía ni quién la había puesto, pero estaba seguro de que no era peligroso y que les sentaría bien. Tras comer y beber un poco sintieron que estaban renovados del todo. Ahora era momento de explorar el lugar. Debían estar en ese castillo por alguna razón. Lo primero era averiguar quién era su anfitrión para agradecerle su hospitalidad pero, la cuestión era dónde debían buscarlo.

Lo lógico era ir a la sala del trono. El líder y dueño del castillo debía encontrarse allí al ser la sala más importante del lugar. O en su propia alcoba. A Alex no le seducía la idea de entrar en las habitaciones de nadie, así que optó por la idea de buscar la sala principal. No sería difícil llegar, la mayoría de pasillos de los castillos llevaban hasta ellas o tenían indicaciones. Además, el chico había estado en un par de castillos similares y no sería una tarea complicada. Les comunicó a su hermano y a Samantha la idea y ambos aceptaron, no tenían otra cosa que hacer. Salieron de la sala y vieron un pasillo oscuro y alargado. A pesar de ello y de la vejez que aparentaban las paredes seguía siendo acogedor. Anduvieron un rato por él y llegaron a unas inmensas puertas. Al abrirlas se encontraron una sala gigantesca muy bien iluminada y en un estado de conservación perfecto comparado a la sala en la que estaban y el pasillo.

_________________

Nombre:
Alex Harken

Clan:
Clan Harken

Gremio:
Fire Blood

Profesion:
Mercenario

Npc's acompañantes:
Sam
Ele

Ficha
Datos
avatar
Alex
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 622
Fecha de inscripción : 17/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
45/100  (45/100)
Experiencia:
68946/70000  (68946/70000)
Áureos Áureos: 157.539

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por Wernack el Miér Dic 17, 2014 7:44 pm

La criatura se estremece y chilla mientras el fuego la consume. Saco mi garra y salto hacia atrás, mientras que la criatura arde hasta quedar echa cenizas. Reí. Coser y cantar, un depredador menos con el que competir. Un calor agradable se extiende por mi cuerpo, curandome y relajandome. Todo desaparece y cuando abro los ojos, estoy en una sala de piedra.

Parece un castillo. Hay una cama de aspecto tentador, pero me llama más la comida de la mesa. Me abalanzo sobre ella y empiezo a devorar la carne cocinada a grandes bocados, disfrutando cada momento de gloria merecida. No entendía que me habia llevado hasta ahí, pero la comida no se cuestiona. Tras unos largos tragos de agua y un buen festín de tierna carne, me siento mucho mejor. Hay algo fuera que está intentando entrar, con no buenas intenciones. Pero no tengo miedo, tras derrotar a esa bestia, no hay nada que pueda detenerme.

Abro la puerta de una patada y olfateo el aire. Hay más gente aqui, y no es el mismo castillo al que habia ido para conseguir un tesoro. No recordaba claramente lo que habia pasado, asi que iba a necesitar respuestas. Corro por los pasillos, lleno de energia tras ese festín. No soy tan libre como en el bosque, pero eso no me detiene. Voy a toda velocidad por los pasillos, esquivando toda clase de decoraciones, siguiendo el rastro de un olor humano hasta llegar a unas grandes puertas. Las abro y entro en la sala corriendo a cuatro patas.

-Humanos...-digo con voz ronca mientras olfateaba el aire. -No sois los que me han traido aqui, ¿verdad?- desde luego no parecían los dueños de tal castillo.
avatar
Wernack
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 30
Fecha de inscripción : 21/08/2014

Hoja de personaje
Nivel:
11/100  (11/100)
Experiencia:
3910/500000  (3910/500000)
Áureos Áureos: 9.040

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por Isma el Mar Ene 06, 2015 9:35 pm

Como por arte de magia, Isma, junto a Alex y Sam, acabó en un sitio totalmente distinto a aquel bosque oscuro. Fue un simple resplandor que convirtió todo aquello en una habitación cerrada. Había víveres en una mesa, tanto comida como bebida, de toda clase y de gran calidad. Por no mencionar que tenían una presentación exquisita, como si alguien se hubiese pasado horas y horas preparándolo para ellos. Pero lo más extraño era la sensación que invadía a Isma, los recuerdos borrosos de como había llegado hasta allí, y la duda sobre si aquello era real o no, por mucho que lo pareciese.

El hermano mayor probó la fruta y les ofreció a los demás, invitación que el castaño aceptó gustoso. Por muy raro que fuese todo aquello, el estómago le rugía a más no poder. Agarró una manzana y le dio un buen bocado. Era muy dulce, con un toque crujiente que dejó al hermano menor impresionado. Era la mejor manzana que había probado. -(¿De donde habrán sacado estas manzanas?)- Decía este mientras las devoraba como si no hubiese comido en años.

Poco tiempo después, decidimos buscar al dueño de aquel castillo para agradecerle el detalle, y de paso, preguntarle por todo lo ocurrido. Quizás había alguien que pudiera dar las respuestas que necesitaban para aclarar su mente. Avanzaron por un enorme pasillo hasta que alcanzaron las puertas que les conducirían a lo que parecía ser la sala del trono. Una habitación inmensa, aunque no había nadie. Cerraron las puertas tras de sí y avanzaron un poco. Tendrían que seguir buscando si querían encontrar al dueño o a la dueña de aquel castillo. Alguien más entró a la sala, apoyado en sus cuatro extremidades. Era una semi bestia. Preguntó si eran ellos los que le habían traído allí, aunque parecía saber la respuesta.

-En efecto. No hemos sido nosotros, de hecho, nosotros tampoco sabemos como hemos venido a parar aquí.- Respondió Isma preparado por si tenía que desenvainar, pero sin posar su mano sobre el mango. Lo último que quería es que les atacara por sentirse amenazado ante un mal entendido.

_________________
avatar
Isma
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 251
Fecha de inscripción : 26/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
29/100  (29/100)
Experiencia:
28693/30000  (28693/30000)
Áureos Áureos: 79.614

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por Ishkar el Mar Ene 06, 2015 11:01 pm

Mientras Ishkar tenía tomado a su compañero por el cuello, las cuerdas se rompieron. El cuerpo del humano se desplomó en el suelo inconsciente y la bestia se lanzó contra ellos. Por puro instinto, el audron se aferró a Sirius e intentó protegerlo con su cuerpo, pero no sintió dolor alguno. Volvió la mirada hacia la bestia y contempló como por mucho que lo intentaba, una luz impedía sus ataques. El brillo se hizo más intenso y finalmente cubrió todo el lugar. El cansancio y el entumecimiento de sus músculos desapareció por completo. Abrió los ojos una vez más tras el destello y contempló una habitación de su castillo. Estaba en un estado bastante lamentable. Como si hubieran pasado años desde la última vez que estuvo allí.

-Qué extraño... Empiezo a pensar que todo esto no es más que un sueño.- Dijo el audron pensando en voz alta.

En sus brazos seguía inconsciente el humano apodado como la rata. Lo dejó en la cama y agarró un grial lleno de vino. Miro aquel líquido rojizo, contemplando su reflejo. Seguidamente lanzó el contenido del recipiente en la cara de su compañero, consiguiendo que este despertase.

-¿¡Pero qué haces, imbécil!?- Preguntaba este sobre exaltado.

-Cállate y sígueme. Tenemos que ver que ha pasado aquí.- Dijo el audron, haciendo caso omiso a la comida y a cualquier petición del humano. Abrió la puerta y siguió el camino hacia la sala del trono. A paso raudo y observando lo deteriorado que estaba el castillo y sus adornos. Había más gente allí. Tres humanos, dos hombres jóvenes y una chica. También había un hombre lobo de aspecto amenazante. Pasó ante ellos como si nada, sin importarles lo que pensarían o lo que dirían.Se acercó al trono y se quedó quieto, observando la sala. Sirius se puso a su lado, bastante extrañado, pero sin decir nada. Ishkar sentía que algo iba mal.
avatar
Ishkar
H. del cuervo [Secuaz]
H. del cuervo [Secuaz]

Mensajes : 38
Fecha de inscripción : 24/09/2014

Hoja de personaje
Nivel:
13/100  (13/100)
Experiencia:
5350/5600  (5350/5600)
Áureos Áureos: 10.650

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por Nyrbe el Dom Ene 25, 2015 4:06 pm

El viento de aquella noche era lo único cálido y agradable, porque lo que era la noche rezumaba misterio y soledad. Yo me hallaba sentado en el terreno poblado por césped y hierbajos varios, acomodado con la espalda apoyada en el tronco de un árbol protegiéndome la espalda con un cojín relleno de plumas que compré en el último pueblucho en el que estuvimos...

Tsuki ya dormía en su tienda, el día que nos esperaba mañana sería duro y ella estaba agotada, estuvimos jugando al ajedrez hasta que cayó rendida y la tuve que acostar. Recordaba todo lo que me había deparado el día, sobretodo estuve repasando el plan de mañana, todo tenía que salir perfectamente, pues era una misión de infiltración.
Me había ganado el descanso como recompensa, aunque no estaba demasiado exhausto si que tenía ganas de relajarme un rato, habíamos viajado por cuatro pueblos y el viaje había sido largo.

El fuego de la hoguera me hipnotizaba y los párpados cada vez eran más pesados, hasta el punto de suponer un esfuerzo titánico mantenerlos abiertos… Eventualmente notaba como el sueño se apoderaba de mi voluntad. Sin embargo, de repente me hallaba en una habitación completamente cerrada con una estructura esférica de color azul oscuro con una fuente de luz débil en mitad de ella. A pesar de ser tan pequeña, era muy acogedora, y sólo ese pequeño resplandor me transmitía una sensación de seguridad total, era muy extraño.
Pero de repente, la luz se transformaba en un rayo que fulminaba el suelo y con el impacto daba lugar a un pequeño agujero circular en medio de la sala, pero eso no era todo, aunque la luz se hubiese disipado pude observar cómo el volumen de la gigantesca sala se iba reduciendo en cuestión de segundos… Sin dudarlo, salté por el hueco que recién se originó.



Aterricé en una sala circular completamente diferente, no tenia techo y podía observarse un cielo estrellado con extraños símbolos en las constelaciones,  la pared que conformaba el perímetro de la estructura estaba lleno de vidrieras característico de las catedrales y a través de estas luz crepuscular atravesaba sus cristales. Realmente la sala no era toda circular porque mientras daba vueltas para hacerme una idea de donde me hallaba, comprobé que tenía un pasillo muy largo con una puerta al fondo, dirigiéndome hacia ella nada más verla.

Era de cobre con grabados dorados, pero producía una vibración extraña… Como tenía prisa, la abrí en un momento para encontrarme con lo peor..

A pocos metros de mí, una criatura demoníaca que portaba un mandoble y una melena negra se percató de mi presencia y sin ninguna explicación lógica, consiguió aspirarme hacia él, cerrándose la puerta por algún tipo de fuerza mágica impidiendo la retirada, estaba claro, el combate era inevitable y aunque no temía morir en ese escenario, pues era consciente de que se trataba de un sueño, no tenía por qué desistir a la hora de imponerme por encima de mis propios miedos.
Mi katana colgaba de mi cinto, la descolgué entera y la sostuve por la saya mientras permanecía envainada con mi mano principal usándola como escudo, pues la criatura arremetió contra mí en seguida con una serie de combos precisos y ligeramente rápidos.
Seguí resistiendo y bloqueando los ataques con mi arma enfundada y en cuanto tuve la oportunidad le devolví un par de golpes con la punta de la tsuka, no podía desenvainar aún, tenía que lograr ejecutar un ataque Iaido para acabar con él.

El demonio se precipitó y cometió el grave error de realizar un ataque pesado sin posibilidad de acierto porque pude saltar, evitándolo y mientras se recuperaba, flexioné mis rodillas, coloqué mi arma sobre la parte derecha de mi cintura y aprovechando la fuerza con la que desenvainaba el arma se transformaba en un tajo directo que seccionó en dos a la criatura por la diagonal…
Enfunde y observé los restos de aquello, era muy extraño y portaba un colgante algo familiar… Por un momento tuve una extraña sensación, pero no había tiempo que perder, había que salir de ahí. La habitación se tiñó de negra y el suelo comenzó a desaparecer, absorbiéndome con ella a un agujero de gusano que abrió un vórtice.

Como si fuera un sueño dentro de un sueño, me encontraba en otro lúgubre escenario. ¿Cuándo terminaría esta locura?... Era otra habitación extraña con otro pasillo y tenía un toque real, parecía un castillo, me aventuré por los miles de pasadizos que ofrecía hasta llegar a una calle principal que desembocaba en una especie de sala real, era una sala del trono. ¿Qué me depararía ahí dentro? Había varias personas que no había visto previamente... ¿Me estaría jugando una mala pasada mi subconsciente? Avancé hacia ella...

La pesadilla, no había hecho más que comenzar……..
avatar
Nyrbe
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 21/04/2014

Hoja de personaje
Nivel:
23/100  (23/100)
Experiencia:
17013/18000  (17013/18000)
Áureos Áureos: 23.819

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por Dark S. Satou el Mar Ene 27, 2015 9:17 am

Tras acabar de leer la carta, supe que mi destino cambiaría fácilmente en un solo día. Le pasé la mano por el hombro a Louise y le dije que ya podía irse, en ese momento, lo que más quería, era pensar sobre todo y estando solo sería mucho más fácil que con gente, incluso si era Louise. Comencé a caminar dirigiéndome hacia mi habitación, pero de repente el suelo tembló, ¿qué pasaba? Me incorporé rápidamente recuperando el equilibrio y miré hacia los lados alertado. El temblor paró al instante y nadie parecía haberse percatado, así que yo mismo decidí acercarme hacia las bodegas y los sótanos de castillo. Como siempre, pasé entre sirvientas y demás gente que rondaba por ahí que se extrañaban de mi presencia por el lugar. A cada persona que preguntaba sobre el temblor parecía no haberlo sentido, lo que comenzaba a hacer que dudase sobre mí mismo.

Pero no podía ser, ese temblor había sido real. Había perdido el equilibrio y tropezado, y era muy improbable que fuese algún mareo debido a mi buen estado físico, llevaba años sin tener uno. Llegué al fondo de las bodegas y vi una grieta en el suelo, eso tenía que haber provocado el temblor. Agarré una pequeña baldosa y la dejé caer sutilmente por la grieta, provocando que sonase un estruendo muy pronto. No era una altura dañina, así que podía bajar sin hacerme ningún tipo de daño. Creé una bola de fuego en mi mano para iluminar y salté hacia la grieta, pero para mi pesar, choqué sin querer contra algún tipo de rueda incrustada en la pared.
Me levanté del suelo algo dolorido y miré hacia arriba, no había sido tan mal aterrizaje para una caída de esa altura. Fui a tirar una cuerda que había bajado conmigo para subir una vez explorase aquello que parecían unas ruinas antiguas pero esta cayó, la habían tirado. Comenzaron a tapar la grieta con barriles de vino, que a pesar de mis gritos negándome a que cerrasen mi única salida, fueron ignorados, dejándome sepultado en aquel pasillo de piedra del cual no podía ver ni un inicio, ni un final.
El miedo se apoderó de mí, el quedar solo en un sitio totalmente oscuro y desconocido. Tragué saliva y, tras varios minutos de charlas interiores, pude mentalizarme para comenzar a andar recto por aquel túnel de piedra, puesto que si había una entrada, también habría una salida, o de eso quería convencerme... Si perdía los nervios podría actuar de una forma que no sería la correcta, hacer más ruido de lo normal por si algo había por aquellos túneles, ¿haber algo? Ya pensaba demasiado.
"Saldré de esta, he pasado por cosas peores... o no. Ya se dará cuenta mamá, supongo, y sabrán que habré venido hacia aquí, estoy todo el día vigilado..." pensé por dentro mientras andaba con cautela por los pasillos, tirando pequeñas llamas hacia delante para iluminar brevemente el pasillo. Llegué a un tipo de puerta y coloqué mi mano sobre el pomo, tenía polvo y telarañas y no cedía a tratarlo gentilmente. Tuve que forzarlo de tal forma que acabé haciéndome daño en la mano de lo oxidado que estaba, hasta que acabó cediendo de una forma extraña.




De par en par, la puerta se abrió, dándose a ver a un terrible demonio que con algún tipo de magia de viento, en ese momento me arrastró hacia dentro, provocando un portazo detrás de mí que me dejó sordo por unos segundos. Me recompuse rápidamente con una pequeña voltereta hacia atrás y llevé la mano hacia la funda de mi mandoble poniéndome en posición de defensa. Vi que el demonio llevaba una katana, y al verla, una ligera sonrisa se ciñó en mis labios, la cual despejaba cualquier tipo de miedo que tuviese hacia aquella bestia con melena castaña. Agité el puño izquierdo volviéndolo en llamas y agarré la espada con la mano derecha con el reverso de la mano. Debía ver cómo luchaba antes de atacar y así podría trazar una estrategia contra él, pero lo último que debía hacer era chocar armas con aquella bestia, si lo hacía, seguramente perdería en el intercambio de fuerza.
Tras esquivar dos cortes veloces, vi que para ser una bestia tenía mucha más técnica que una persona normal, y eso suponía un problema hacia mi persona al tratarse de un duelo directo a oscuras.

A oscuras… ” pensé, mientras lanzaba una llamarada y la espada a la vez contra el extremo de la habitación, la bestia corrió hacia ella pensando que se trataba de mí que iba hacia allá y aproveché para saltar hacia su espalda, crear llamas en mis manos y comenzar a pegarle puñetazos a la cara para intentar debilitarlo de alguna forma, cosa inútil, puesto que me lanzó al suelo agarrándome de la camisa.
Adolorido, me retorcí un poco en el suelo, llevando lentamente mi mano temblorosa hacia mi arma, en un último intento antes de que aquel demonio me empalase contra el suelo. Rodé hacia la izquierda, puse mi pie en su rodilla, hice una voltereta ligera para levantarme gracias a apoyarme a la rodilla del monstruo y me agarré a sus hombros para soltarle un cabezazo seguido de varios cortes que lo hicieron retroceder. Agarré la espada una vez más por el reverso y se la clavé en el pecho, provocando que éste cayese al suelo de rodillas y comenzara a desvanecerse.
Pero antes de que pudiera celebrar victoria, me encontraba tirado enfrente de un portón gigante. Me reincorporé, intenté abrirlo con esfuerzo con mis dos manos y pude ver lo que parecía un trono real, con gente incluso.

¿Más demonios? ” pensé mientras comenzaba a andar lentamente hacia dentro ignorando toda la gente que hubiera allá en ese momento, realmente me importaba bastante poco, y por todo lo que estaba pasando, podía llegar a deducir que me había desmallado chocándome en el aire cuando caía por la grieta, y que esto era una pesadilla, o algo por el estilo.

Spoiler:



Y ESTO SUENA MIENTRAS EL PRÍNCIPE ENTRA, BITCH!
avatar
Dark S. Satou
Fire Blood [Luchador]
Fire Blood [Luchador]

Mensajes : 236
Fecha de inscripción : 24/04/2014

Hoja de personaje
Nivel:
30/100  (30/100)
Experiencia:
30150/32000  (30150/32000)
Áureos Áureos: 68.660

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por Web Master el Lun Feb 02, 2015 1:30 am

El próximo post de moderación se hará en, aproximadamente, 48 horas.
avatar
Web Master
Admin

Mensajes : 302
Fecha de inscripción : 14/01/2014
Edad : 906

Hoja de personaje
Nivel:
100/100  (100/100)
Experiencia:
500000/500000  (500000/500000)
Áureos Áureos: 999.999.999

Ver perfil de usuario http://www.seedsofdyscordia.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por Web Master el Jue Feb 05, 2015 2:14 am

En el trono se materializa un ser radiante que os mira con unos ojos vacíos. Parece no ver nada, pero si lo miráis sentís que penetra en vuestra alma. No tiene boca y solo se aprecia su cuerpo humanoide. Sin embargo se comunica con todos vosotros como si estuviera en vuestra mente.

Los que estáis en la sala del trono:
-Yo soy el señor de este castillo, el amo de estas ruinas y el dueño de todo lo que veis. Pero me fue arrebatado. Jugué con poderes que no fui capaz de controlar y ahora estoy pagando- Dice.

Sentís que sus palabras son reales y se puede respirar la paz en el ambiente. Tuvierais los pensamientos que tuvierais no creéis poder luchar en esta sala y ni si quiera sentís ganas de hacerlo.

-Un demonio se apoderó de mi esencia y me consumió. Ahora vaga por los sueños de mis tierras alimentándose de incautos como vosotros. Es tarde para mí, mi poder es enorme pero ya no es suficiente. Me veo reducido a estas paredes y él nunca se atreve a entrar. Vosotros... vosotros debéis luchar si queréis sobrevivir. Acabad con él y os marcharéis. Pereced aquí y moriréis en el mundo real- Explica.

Hace un gesto con la mano y se abren unas enormes puertas en la pared. Antes no estaban, pero han aparecido. Desde ellas bajan unas escaleras en dirección a un campo de batalla. Hay una cantidad enorme de criaturas oscuras de menor tamaño que un humano normal, pero su cantidad es ingente.

-Id a luchad y venced. Podéis quedaros a salvo entre estas murallas, pero si nadie lucha permaneceréis siempre aquí- Os asegura.

Vosotros decidís, cruzáis las puertas y os dirigís a la batalla... o esperáis a que todo se solucione.

Todos los demás:
Sentís en vuestra mente todo lo que el ser espiritual ha dicho. Podéis quedaros allí o uniros al resto.
avatar
Web Master
Admin

Mensajes : 302
Fecha de inscripción : 14/01/2014
Edad : 906

Hoja de personaje
Nivel:
100/100  (100/100)
Experiencia:
500000/500000  (500000/500000)
Áureos Áureos: 999.999.999

Ver perfil de usuario http://www.seedsofdyscordia.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Las pesadillas han llegado... ¡Dejadme alimentarme de vuestro miedo!

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.