Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» [Pasado] Como NO escapar de un calabozo [Talamaur]
Lun Mayo 22, 2017 10:01 pm por Mark.

» Delirios de Cazador [Starrk y Zhul'Urk][Pasado][Privado]
Mar Abr 04, 2017 7:28 pm por Starrk

» Cierre temporal
Mar Mar 21, 2017 12:30 am por Web Master

» Consulta Afiliación
Sáb Nov 12, 2016 3:30 pm por Alex

» ¡No os he olvidado...! pero por si acaso, ¿cómo te llamabas?
Lun Nov 07, 2016 4:48 pm por Alex

» Las fauces que rompieron las cadenas [Privado][Zor' Tahak y Kraknar]
Vie Nov 04, 2016 11:32 pm por Kraknar

» Construyendo el hogar (Pasado Alex, Isma y Starrk)
Jue Oct 27, 2016 4:50 am por Starrk

» Petición de objetos y materiales
Dom Oct 23, 2016 12:05 am por Alex

» Armería "El herrero tuerto"
Sáb Oct 22, 2016 11:58 pm por Alex




Fairy Tail Chronicles


Crear
foro

Prometedme que nunca lo usaréis (Isma y Alex)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Prometedme que nunca lo usaréis (Isma y Alex)

Mensaje por Alex el Mar Ene 06, 2015 8:04 pm

El día anterior había sido duro, pero este iba a serlo aún más. El abuelo Harken había prometido enseñarles algo que les sería de mucha utilidad a cambio de que prometieran no usarlo nunca. ¿Por qué iba a enseñarles algo que no podían utilizar? Alex no se lo cuestionó demasiado, cuando su abuelo decidía algo así debía cumplirse y si les pedía aquello era porque tenía buenas razones. Aunque también les había prohibido ser mercenarios. Energía Interior, les había dicho. Según su explicación se trataba del poder contrario a la magia y estaba presente en todos los seres vivos. A primera vista era muy similar a esta, aunque era bastante diferente. Algo que les aclaró desde el principio era que aquellos afines a la magia no podían utilizar la energía interior.

No les había dicho nada más, nada sobre la influencia o el poder que tenía, solo que les sería útil. Pero no podían usarla… Ese día llegó pronto, o más de lo que le había parecido a Alex. Su abuelo apareció en la habitación y los despertó. Tras asomarse por la ventana el mayor de los hermanos comprobó que estaba amaneciendo pues podía observar una fina línea anaranjada de luz que iluminaba el contorno de las montañas. No le gustaba madrugar tanto, pero le interesaba mucho conocer ese poder así que no hubo quejas por su parte. Desayunaron fuerte y salieron temprano. Aunque ya había amanecido cuando empezaron el entrenamiento.

-Las bases de este poder se asemejan a la magia al principio, aunque después se desarrolla de forma diferente. Lo primero que debéis hacer es concentraros y meditar. Debéis permitir que la energía surja de vuestro interior, que se exteriorice. Aunque no lo lograréis todavía. Pero todo empieza por ahí- Explicó.

Meditar, eso lo habían hecho muchas veces. Pero no tenía ni idea de cómo exteriorizar esa energía. Alex se sentó como tantas otras veces había hecho. Su postura no era la más cómoda, pero era la justa para esos ejercicios. Liberó su mente y dejó que la naturaleza entrara en él. Hasta que recibió un golpe en la cabeza por parte de su abuelo. Le explicó que si dejaba la mente en blanco no podría concentrarse en la Energía Interior y que debía sentirla fluir por su cuerpo para poder utilizarla. Y lo intentó, lo intentó tantas veces como pudo pero ese día no consiguió más que reprimendas y una sensación incipiente de decepción por el fracaso. Aunque tenían mucho tiempo por delante para lograrlo.

_________________

Nombre:
Alex Harken

Clan:
Clan Harken

Gremio:
Fire Blood

Profesion:
Mercenario

Npc's acompañantes:
Sam
Ele

Ficha
Datos
avatar
Alex
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 622
Fecha de inscripción : 17/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
45/100  (45/100)
Experiencia:
68946/70000  (68946/70000)
Áureos Áureos: 157.539

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prometedme que nunca lo usaréis (Isma y Alex)

Mensaje por Isma el Lun Jun 15, 2015 8:58 pm

A veces, el abuelo de aquel par podía llegar a ser de lo menos impredecible. Se había empeñado en mostrarles un poder por el que deberían entrenar durante mucho tiempo y que ni si quiera debían utilizar. El hermano menor no podía parar de preguntarse la razón. Sabía que la habría, pero parecía absurdo aprender algo que jamás usarían. ¿Por qué se lo enseñaba entonces? También era una pregunta estúpida, pues nadie le respondería. Sin embargo, así como su hermano, estaba deseando aprender aquel extraño y prohibido poder. ¿Acaso era tan poderoso? ¿O quizás necesitaba un sacrificio? eran dudas que apenas dejaron dormir al castaño ese día, y para su mala suerte, su tutor les hizo madrugar.

-Vamos abuelo... ¿Por qué hay que levantarse tan pronto? No pasa nada si vamos a entrenar un rato más tarde...- Comentó, aún poco consciente de lo que hacía. Que iluso fue al pensar que el anciano le dejaría reposar durante más tiempo. Se acercó a este y le encajó tremendo golpe que lo lanzó al suelo y lo despejó totalmente. -¡Si sigues durmiendo tanto no llegarás a nada en la vida!- Exclamó furioso el abuelo. Isma se puso en pie y, tras frotarse la cabeza en un vano intento por calmar el dolor, se vistió rápidamente y se fue a desayunar junto a su hermano.

En cuanto reunieron energías con la primera comida del día, se fueron al exterior para dar comienzo a su entrenamiento. Según les explicó, estaban a punto de comenzar a practicar y desarrollar el dominio de la energía interior. Un poder similar a la magia pero que resultaba ser su contrario. Empezarían meditando, algo que ya habían hecho otras veces, pero que nunca agradó al pequeño porque lo veía aburrido y poco productivo. No obstante, no pondría pegas e imitó a su hermano, adoptando una postura ideal para concentrarse e intentó dejar a un lado todos sus pensamientos. Al parecer no lo estaban haciendo bien y prueba de ello fue el coscorrón que recibieron. No debían dejar la mente en blanco, tenían que procurar mentalizarse para sacara a flote ese poder interior.

A pesar de que lo intentaron durante todo el día, no hubo resultados positivos. Deberían dedicarle más tiempo, lo cual significaba que deberían madrugar muchas más veces. -(¿En serio voy a tener que levantarme temprano para dominar algo que ni si quiera tendré permitido utilizar?)- Pensó Isma, maldiciendo su mala suerte. Suspiró y se fue pronto a la cama para que no les costara tanto levantarse al día siguiente. Solo esperaba que no durase mucho el entrenamiento o al menos, que hicieran algo más entretenido.

_________________
avatar
Isma
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 251
Fecha de inscripción : 26/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
29/100  (29/100)
Experiencia:
28693/30000  (28693/30000)
Áureos Áureos: 79.614

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prometedme que nunca lo usaréis (Isma y Alex)

Mensaje por Alex el Miér Jun 17, 2015 5:51 pm

-No te preocupes, Isma, ya verás como en unos días lo hacemos mejor que el abuelo- Le dijo a su hermano para animarlo.

No era lo que realmente creía, seguro que tardarían muchísimo tiempo en conseguirlo y para nada alcanzarían tan pronto el nivel de su abuelo. Pero se sentía obligado a animar al pequeño, siempre lo había hecho y siempre lo haría. Además se esforzaría con más ganas si estaba convencido de conseguirlo. Y, a su vez, el también haría un mayor esfuerzo al ver motivado a su hermano menor. Todo eran ventajas. Pero por hoy habían terminado. Se fueron a dormir pronto aquella noche, no servía de nada que permanecieran despiertos o que se lamentaran por no haber logrado nada hoy. Era mucho mejor dormir y entrenar descansados al día siguiente. Su abuelo siempre repetía que un cuerpo fatigado no podía trabajar como era debido. Y no se equivocaba, ya lo habían experimentado más de una vez.

Durmieron del tirón, al menos el mayor de los hermanos, y despertó con ánimo al amanecer. Repitieron el mismo ejercicio durante bastantes horas y lo continuaron unos cuantos días. Pero, al cabo de un tiempo breve, el abuelo de los Harken decidió llegar un paso más lejos. Los dos chicos estaban progresando pero no conseguían llegar demasiado lejos. No acababan de comprender lo que debían hacer pues controlar un poder tan grande era cuanto menos complicado. Y ellos, después de todo, eran solo unos críos. Aquella mañana les dejó descansar un rato más y, cuando fueron a entrenar, les dijo que lo miraran. Liberó una extraña energía dorada que lo cubría. Era increíble, jamás habían visto hacer algo así, ni si quiera a sus padres. Aunque, claro, ellos eran magos...

-Habéis hecho algún progreso, pero voy a daros una pista para que lo logréis. No es gran cosa, no debéis tratar de controlar todo el poder. Solo debéis liberarlo. Eso es lo más difícil. Solo necesitáis notar esa energía que recorre vuestro cuerpo, imaginárosla. Cuando lo hagáis empezaréis a sentirla muy poquito a poco, pero seréis capaces de captarla y eso será suficiente. Cuando lo hagáis tendréis que... desear que salga- Les contó.

Aquello sonaba más a un cuento que a un poder real, pero Alex no había dudado nunca de su abuelo y no lo haría tampoco ahora. El moreno se sentó para meditar. No sería sencillo, estaba claro, pero lo iba a lograr. Empezó a imaginar que una energía lo recorría al completo. No estaba seguro si era cosa de su mente, pero comenzó a sentir una especie de calor en su interior. ¿Sería aquello? Sí, debía serlo. Intentó moverla por su cuerpo, por sus músculos, pero no respondía a su control o, al menos, él no lo notaba. Pero aquello le ocurría por no obedecer a su abuelo, debía seguir sus normas si quería aprender de él. Trató de exteriorizarla, de que aquella energía saliera a flote. Tardó pero se dio cuenta de que lo había conseguido cuando vio sonriendo a su abuelo.

Pero no era por él, lo hacía por Isma. El pequeño estaba meditando también, pero a su alrededor se podía captar una especia de manto anaranjado. ¿Cómo lo había logrado antes? No, la envidia no era buena y si se desconcentraba estaba seguro de que no lo lograría. Aquello había pasado por intentar otras cosas, claro. Volvió a pensar en lo que había dicho su abuelo y a hacer lo que les había pedido. Hacia afuera, hacia afuera... hacia... ¡afuera! Lo deseó con tanta fuerza que la cabeza le podría haber estallado. Se miró las manos y brillaban en una tonalidad rojiza. Era eso, la energía interior. Siempre había sentido envidia de Sam por poder hacer magia pero él... él podía usar aquel poder y se lo había enseñado el mismísimo Walter Harken. Podía sentirse orgulloso.

_________________

Nombre:
Alex Harken

Clan:
Clan Harken

Gremio:
Fire Blood

Profesion:
Mercenario

Npc's acompañantes:
Sam
Ele

Ficha
Datos
avatar
Alex
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 622
Fecha de inscripción : 17/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
45/100  (45/100)
Experiencia:
68946/70000  (68946/70000)
Áureos Áureos: 157.539

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prometedme que nunca lo usaréis (Isma y Alex)

Mensaje por Isma el Dom Jul 05, 2015 1:34 am

No tardaron demasiado en dormirse. El aburrimiento y el esfuerzo mental por conseguir dominar aquel poder y el intento de su hermano por animarle, ayudaron al joven aventurero a conciliar el sueño con facilidad. Así fue como empezó su preludio para convertirse en valerosos guerreros. Durante días realizaron la misma hazaña. No parecían progresar demasiado pero seguían intentándolo sin rechistar. Sabían que si seguían los consejos de su abuelo, lo lograrían tarde o temprano. Culminando aquel ejercicio, que para ellos no parecía tener resultado alguno, pasaron a algo más práctico. Walter les hizo una demostración y les explicó la forma más sencilla. Ambos quedaron impresionados, nunca habían visto algo semejante. Un resplandor dorado rodeaba a aquel hombre.

-(Vaya... es alucinante.)- Pensó Isma boquiabierto. -(Tengo que dominarlo como sea. Seguro que con ese poder seré mucho más fuerte.)- Continuó divagando entre sus pensamientos y practicando, aún sabiendo que su abuelo les hizo prometer que nunca lo usarían. E incluso, sin saber como, fue el primero de los dos en hacer un avance más notorio. Se concentró tanto como pudo y deseó con todas sus fuerzas que aquella energía saliera de su ser, y así fue. Un destello ámbar empezó a rodearle. Era tenue, débil... casi imperceptible, pero ahí estaba. Su sonrisa salió a flor de piel. Cuando su hermano, también emitió aquella luz, el pequeño se levantó de golpe. -¡Lo hemos conseguido!- Exclamó saltando. -No cantes victoria tan pronto, chico. La has despertado, pero no la controlas.- Añadió el abuelo. -Bueno, eso será coser y cantar.- Continuó Isma, iluso de la dificultad que supondría. -No sabes coser y cantar tampoco es tu fuerte.- Dijo el anciano a modo de burla. -¡Es un decir!- Respondió el castaño ofendido.

Al día siguiente, el abuelo les mostró el material que usó antaño para entrenarse. Muñecos de entrenamiento, formados por troncos y sacos de harina. Si conseguían destrozarlos utilizando la energía interior, habrían completado su primer entrenamiento en aquella disciplina. Sin pensárselo dos veces, el pequeño aplicó lo aprendido e imbuyó una espada de madera con su espíritu anaranjado. Se abalanzó sobre una de aquellas figuras en pos de cortarla en dos, mas tan solo consiguió darle un golpe seco que le hizo una pequeña raja a la tela que cubría el polvo níveo. -¿Creías que iba a ser tan fácil, enano?- Cuestionó el anciano entre risas. -¡Me da igual, voy a conseguirlo!- Respondió Isma mientras arremetía una y otra vez.

Tras caer la noche, había una gran cantidad de harina esparcida por el suelo y varias oberturas en el saco, pero el tronco seguía en pie sin un solo rasguño. Tendrían que seguir insistiendo, pero el castaño se sentía decepcionado. Creía que ya lo tenía, y sin embargo, tan solo era un destello de luz. No le aportaba nada. No hacía más contundentes sus golpes, ni conseguía que perforasen. Quedaba mucho camino por delante.

-Abuelo... Responde sin tapujos. ¿Por qué nos enseñas todo esto si no podemos usarlo? ¿Qué significa todo esto? ¿Qué clase de poder es para que sientas temor?- Isma sentía demasiada curiosidad y ya estaba cansado de entrenar en vano. -No tengo miedo de que uséis este poder... tengo miedo de que llegue el momento en el que debáis usarlo.- La respuesta no fue la esperada ni resolvió la duda del nieto, sin embargo pareció entender lo que quiso decir.


_________________
avatar
Isma
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 251
Fecha de inscripción : 26/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
29/100  (29/100)
Experiencia:
28693/30000  (28693/30000)
Áureos Áureos: 79.614

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prometedme que nunca lo usaréis (Isma y Alex)

Mensaje por Alex el Dom Jul 05, 2015 5:22 pm

Llegó el nuevo día y el entrenamiento continuaba. Ambos chicos esperaban terminar lo poco que les quedara y dominar de una vez por todas aquel poder. Conocían a su abuelo y aunque les prohibiera usarlo terminaría por aceptar que lo utilizaran cuando quisieran. Aunque Alex no pudo estar más equivocado, no les quedaba poco y la prohibición se mantendría tanto como Walter pudiera controlar a sus nietos. Les mostró unos muñecos hechos con troncos y sacos de harina rancia que el panadero le dejaba a un precio muy "atractivo". Si supiera para qué los usaba... pero ahora no importaba, debía centrarse. Primero lo intentó Isma y no logró demasiado, aunque fue diferente cuando llegó el turno del hermano mayor. Dejó que su Energía Interior fluyera a través de él y se extendiera a través de una espada de madera que tenía entre las manos.

Se relajó y dejó que el tacto de aquel arma lo tranquilizara y los uniera. Guerrero y espada como un único ser, tal y como su abuelo le había enseñado. Cuando estuvo preparado inició su ataque. Como si de terribles dragones se tratara, golpeó los sacos con la furia de cien héroes. Y triunfó. Quizás no tuviera tanto éxito en empresas futuras, pero la tela no supuso impedimento alguno y cedió con facilidad ante él incluso cuando la madera no era afilada. ¿Cómo podía ser aquello si Isma, que la había despertado antes que él, no había conseguido tanto progreso? Él era mejor, sin duda, por algo era el mayor. Siempre se esforzaba más y se merecía hacerlo bien. Tenía que dar ejemplo y apoyaría al castaño para que él también lo lograra tarde o temprano. Pero no todo fue tan bonito, al terminar la sesión su abuelo les dijo algo que cambió todas las ideas del mayor.

-Por lo que parece, Alex dominará la Energía Interior ofensiva mientras que Isma está dotado de una Energía Interior defensiva. Si entrenáis la contraria podréis desarrollarla, pero os costará mucho más y solo llegaréis a dominar una de las dos. Es imposible que vuestro espíritu aguante ambas energías- Les explicó.

Ahora Alex entendía por qué Isma no hacía tanto daño a los sacos, él utilizaba una Energía Interior que se basaba en la defensa. ¿Pero para qué quería algo así? A Alex la empatía le había mostrado miles de veces cómo se sentía su hermano y este momento no era distinto. El mayor podía luchar, podía destrozar a sus enemigos mientras que él solo podría defenderse como un idiota. Ambos eran muy agresivos y daban golpes sin controlar demasiado la protección, ¿para qué tener entonces algo así? Sintió ganas de abrazarlo y consolarlo, pero eso habría hecho que el pequeño se sintiera aun más desdichado y seguro que su abuelo tendría algo que decir al respecto. Pues... siempre tenía algo que decir. Bendita inocencia infantil que no les permitía ver los beneficios de una defensa inexpugnable y la capacidad de proteger a los que uno más quería.

-Mañana empezaremos con lo más duro del entrenamiento, lucharéis entre vosotros y, cuando lo dominéis, os enfrentaréis a mí- Les dijo.

-Pero... abuelo, ¿no es una desventaja... para Isma?- Preguntó.

-¿Una desventaja? ¿Por no poder pegar más fuerte o hacer más daño? El ataque no siempre es la mejor opción. En cada combate os jugáis la vida y una buena defensa puede ser la diferencia entre vivir o morir. Nunca infravalores la capacidad de defender aquello por lo que luchas. Cuando los dos os deis cuenta de ello entenderéis por qué una defensa es tan buena como un ataque. O mejor- Respondió antes de marcharse.

No terminaba de entenderlo, pero quizás tenía razón. Aunque, si pensaba en ello, sentía un poco de envidia. No había caído al principio, pero una Energía Interior defensiva le permitiría proteger a Isma y a sus abuelos mientras que la ofensiva solo le ayudaba a luchar. ¿De qué le servía destrozar al enemigo si el enemigo podía hacer lo mismo con él o con los que él quería? Claro, se trataba de eso. ¡Él era el hermano mayor! ¡Él debía proteger a los demás, no ser el protegido! Miró a Isma con algo de envidia, ahora daría todo por tener la misma habilidad que él. Después de todo... también podría entrenarla por muy duro que fuera, ¿no? Sí, él no quería destrozar, quería proteger.

_________________

Nombre:
Alex Harken

Clan:
Clan Harken

Gremio:
Fire Blood

Profesion:
Mercenario

Npc's acompañantes:
Sam
Ele

Ficha
Datos
avatar
Alex
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 622
Fecha de inscripción : 17/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
45/100  (45/100)
Experiencia:
68946/70000  (68946/70000)
Áureos Áureos: 157.539

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prometedme que nunca lo usaréis (Isma y Alex)

Mensaje por Isma el Dom Jul 12, 2015 8:09 pm

Cuanto más lo intentaba, más destrozaba el saco, pero no por la energía, sino por los brutales golpes que daba una y otra vez. La tela cedía y se rasgaba ante la furia del castaño que no parecía conseguir lo que buscaba, a diferencia de su hermano, que destrozó el saco de un solo corte aún si el arma carecía de filo. Por un momento, el hermano sintió una envidia enfermiza, pero apretó los dientes y volvió a concentrarse. El mayor lo había conseguido antes ¿Y qué? Tan solo era cuestión de tiempo que él también lo lograse, así que no dejó de insistir.

Su abuelo dio por finalizado el entrenamiento de aquel día pero el castaño continuó golpeando el muñeco de prácticas, sin cesar, sin descanso. Aún tenía fuerzas y no pararía hasta dominarlo, o eso pensaba, pues Walter lo detuvo y le arrebató la espada. Le explicó que no debía desesperarse. Que había dos tipos de energía interior y él no dominaba la que estaban practicando, la ofensiva. Isma había despertado el lado defensivo. Un poder para proteger, para amparar a los demás como un escudo humano. El abuelo se lo dio a entender, haciéndole ver que su espada estaba intacta a pesar de los intentos y en cambio, la de mayor tenía algunas magulladuras a pesar de haberse esforzado menos. -¿Para qué quiero esta mierda de energía si no voy a poder darle uso?- Preguntó enfadado, iluso ante lo que podía conseguir. -La ambición no es el camino a seguir, y mucho menos si lo que deseas es poder. Como ya os he dicho, es algo que no podréis usar a la ligera, es algo que no debéis usar si no es necesario.- Posó su mano sobre el cabello desaliñado del pequeño y se lo revolvió con una sonrisa de oreja a oreja. -Algún día comprenderás que no es un castigo. Ese poder es un don.- Añadió, aunque el chico siguió farfullando.

Aquella noche apenas durmió, lamentándose por ser débil, por ser peor que su hermano mayor. -Yo quiero ser fuerte... ¿Cómo voy ser capaz de luchar en un futuro si tan solo sé protegerme? No puedo defenderme eternamente sin dañar a mis rivales...- Estaba pensando en voz alta, sabiendo que su hermano le escucharía y esperando su consuelo, su apoyo o algún consejo que le ayudase a mejorar. La envidia y la impotencia le cegaban y no le dejaban ver las posibilidades que le daba una gran defensa.

Creyendo que era una forma de aumentar su agonía, cuando amaneció y se disponían a llevar a cabo el siguiente entrenamiento, el hermano mayor recibió la espada de madera y él tan solo un escudo redondo. -¿Un escudo?- Preguntó confuso. -Es el arma que otorga la defensa.- Respondió el abuelo antes de hacerle un gesto a Alex para que empezase. A punto estuvo el pequeño Harken de tirar el escudo, cuando vio que su hermano se abalanzaba contra él. De forma instintiva puso la rodela frente a él y escuchó un golpe seco. El moreno continuó acechando y el otro se limitaba a interponer el escudo una y otra vez.

-¿Crees que hubieses logrado defenderte con una espada y con la capacidad de hacer más daño?- Preguntó el abuelo de forma retórica. -Escucha bien, pequeño. La gloria se la lleva el que asesta el golpe de gracia a un dragón. ¿Pero no cambiarías toda la gloria del mundo por poder mantener con vida a los demás? No sirve de nada que puedas tomarte la justicia por tu mano si no eres capaz de proteger a los indefensos. Quizás ahora no entiendas la grandeza de tu poder, pero algún día te darás cuenta.- Era imposible responder ante esas palabras. Sabía que llevaba razón, pero de algún modo quería negarse a escuchar, aún después de eso, él quería ser el que cortaste el cuello de la bestia, pues era más emocionante.

_________________
avatar
Isma
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 251
Fecha de inscripción : 26/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
29/100  (29/100)
Experiencia:
28693/30000  (28693/30000)
Áureos Áureos: 79.614

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prometedme que nunca lo usaréis (Isma y Alex)

Mensaje por Alex el Mar Jul 14, 2015 7:10 pm

Alex pasó casi toda la noche lamentándose. Tenía un poder que había deseado toda su vida y ahora que lo tenía deseaba cambiarlo por otro. ¿A qué venía tan repentino cambio de opinión? Era una mezcla entre envidia y deber. Él era el hermano mayor y debía encargarse de proteger a los demás. Siempre lo había hecho, siempre había defendido a su hermano, pero ahora no podía hacerlo porque solo serviría para hacer daño. ¿Qué clase de persona cuerda querría un poder que se centraba el destruir? Pero no era el único que se sentía mal, Isma tampoco estaba en su mejor momento y se lamentaba por lo contrario que su hermano mayor. Alex no estaba en un estado de ánimo bueno y no podía consolar a su hermano, peor trató de hacerlo como tan buenamente pudo.

-Ahora lo ves así, pero proteger no es tan malo. Yo... yo daría lo que fuera por tener tu poder, por tener la capacidad de protegerte a ti y a todos los demás. Pero solo puedo dañar...- Le respondió con cierta tristeza.

Tras eso no hablaron más y durmieron. O, al menos, lo intentaron. El nuevo día llegó con la promesa de otro entrenamiento, aunque fue distinto al resto. Esta vez debían luchar entre ellos como les habían dicho anteriormente. Alex usaría la misma espada embotada del día anterior e Isma un escudo. Pero no podían luchar así, con un escudo no se podía atacar, el mayor tenía una clara ventaja. Tras una orden de su abuelo, los dos niños empezaron la refriega. El mayor golpeaba incesante el escudo de su hermano mientras usaba su energía interior. Aunque no golpeó tan fuerte como habría podido, no quería dañar al pequeño e, involuntariamente, su fuerza disminuía para no hacerlo. Sin embargo sí que eran golpes duros. Cuando terminaron de entrenar, su abuelo les dio el visto bueno y trató de convencer a Isma.

Aunque no lo lograría. Al menos no tan pronto. Alex conocía mejor que nadie al pequeño y sabía lo testarudo que podía llegar a ser. Si consideraba una desgracia su poder no llegaría a la conclusión de que era bueno hasta que no hubiera pasado un buen tiempo. Quizás si se le estimulara de alguna forma... poco ortodoxa podría llegar a otra conclusión. Pero al mayor no le gustaba poner su vida en peligro y mucho menos la de otros, así que descartó la idea casi antes de que naciera. Y, además, su entrenamiento no había terminado. Su abuelo les habái dich oque, después de luchar entre ellos, lucharían contra él. Aquello si que era una locura y un peligro. A los dos les encantaba escuchar historias de cuando Walter era un guerrero, pero ninguno quería experimentarlo en su propio cuerpo.

-Habéis llegado muy rápido a este punto, os felicito. Ha llegado el momento de la última prueba, si lo lográis habréis dominado la primera fase de este poder- Les explicó.

_________________

Nombre:
Alex Harken

Clan:
Clan Harken

Gremio:
Fire Blood

Profesion:
Mercenario

Npc's acompañantes:
Sam
Ele

Ficha
Datos
avatar
Alex
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 622
Fecha de inscripción : 17/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
45/100  (45/100)
Experiencia:
68946/70000  (68946/70000)
Áureos Áureos: 157.539

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prometedme que nunca lo usaréis (Isma y Alex)

Mensaje por Isma el Miér Jul 22, 2015 7:11 pm

Tras el intenso combate, si es que se le podía llamar así, habían cumplido la mayor parte de su entrenamiento. Tan solo quedaba el final, y no precisamente algo fácil. Debían luchar contra su abuelo. No eran chicos normales, eran buenos en combate y estaban acostumbrados a las peleas, pero no contra él. Walter Harken fue un guerrero sin parangón. No presumía mucho de sus hazañas, pero ellos creían que sería capaz de derrotar a un dragón. Quizás fuesen cosas de niños, pero no cabía duda de que era un luchador formidable y que no tenían ninguna posibilidad contra él. Aunque, los hermanos suponían que no sería más que un entrenamiento en el que se contendría, por lo que no sentían ni una pizca de pavor.

-¿Cómo voy a atacarte con un escudo?- Preguntó Isma, esperando que le entregase una herramienta más efectiva. -Un escudo también puede ser un arma si golpeas con él, y si no, céntrate en protegerte a ti y a tu hermano.- Respondió el abuelo. El pequeño rechistó y se acercó para iniciar la contienda. El abuelo les permitió el primer golpe, aunque no fue demasiado efectivo. Aquel hombre bloqueó al mayor como si nada con el martillo que solía utilizar para forjar sus creaciones. Tras esto contraatacó y el castaño se puso por medio, alzando sus manos y sujetándolo con ambas manos para resistir mejor el impacto. Tanto Walter como Alex le dedicaron una sonrisa ante su reacción. Aquel gesto tan simple, pero a la vez tan importante, le hizo sentir que su poder podía ser interesante y que quizás no hacía falta golpear constantemente para ganar una batalla. No estaba solo, nunca iba a estarlo.

El anciano se contuvo en gran medida, pero soltó varios golpes con sus manos que dejarían buenos cardenales y chichones en sus nietos, aunque parecía bastante contento y orgulloso con el progreso de estos. -Recordad vuestra promesa.- Dijo él, entrando al hogar para seguir con sus tareas. Isma alzó la mano para chocarla con su hermano y esbozó una sonrisa de oreja a oreja. A pesar del mal trago y de las ganas por poseer una energía interior ofensiva, estaba feliz de haber logrado despertar su propio poder. -Al final no va a ser tan malo.- Dijo el castaño, intentando animarse a sí mismo. -Seré como una armadura andante... ¡Seré como una estampida! ¡Seré un muro inquebrantable! ¡Nadie podrá detenerme!- Exclamó el chico, echándose a reír mientras imaginaba sus extrañas escenas.

Aún eran jóvenes y ya habían conseguido más de los que muchos guerreros no habían conseguido jamás. No era fácil despertar la energía interior y mucho menos dominarla. Sin embargo, tuvieron un gran maestro. No todos tenían un abuelo como aquel. No obstante, solo habían terminado una parte de su fortalecimiento. Su energía interior no era más que un resquicio de lo que podría ser algún día. Aún les quedaba mucho camino por delante, y no se detendrían hasta llegar al final.

_________________
avatar
Isma
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 251
Fecha de inscripción : 26/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
29/100  (29/100)
Experiencia:
28693/30000  (28693/30000)
Áureos Áureos: 79.614

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prometedme que nunca lo usaréis (Isma y Alex)

Mensaje por Alex el Miér Jul 22, 2015 7:30 pm

Historia terminada.
A parte de la experiencia y los áureos, pedimos energía interior de primer nivel para ambos personajes.

_________________

Nombre:
Alex Harken

Clan:
Clan Harken

Gremio:
Fire Blood

Profesion:
Mercenario

Npc's acompañantes:
Sam
Ele

Ficha
Datos
avatar
Alex
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 622
Fecha de inscripción : 17/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
45/100  (45/100)
Experiencia:
68946/70000  (68946/70000)
Áureos Áureos: 157.539

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prometedme que nunca lo usaréis (Isma y Alex)

Mensaje por Dark S. Satou el Jue Jul 23, 2015 2:17 pm

Cabe decir que a pesar de la longitud ha estado bien estructurada la historia. Tal vez un poco rápida en según qué lados, y lenta en otros. Intentad mantener un "ritmo" a la hora de escribir para que el lector no se despegue.

El entrenamiento me ha parecido correcto por parte de los dos, así que conseguís la energía interior a parte de la experiencia:

Alex:

2276 EXP, 3414 AÚREOS
Isma:

2142 EXP, 3213 ÁUREOS


Tened un buen día.

Edit: Hojas actualizadas.
avatar
Dark S. Satou
Fire Blood [Luchador]
Fire Blood [Luchador]

Mensajes : 236
Fecha de inscripción : 24/04/2014

Hoja de personaje
Nivel:
30/100  (30/100)
Experiencia:
30150/32000  (30150/32000)
Áureos Áureos: 68.660

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prometedme que nunca lo usaréis (Isma y Alex)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.