Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» [Pasado] Como NO escapar de un calabozo [Talamaur]
Lun Mayo 22, 2017 10:01 pm por Mark.

» Delirios de Cazador [Starrk y Zhul'Urk][Pasado][Privado]
Mar Abr 04, 2017 7:28 pm por Starrk

» Cierre temporal
Mar Mar 21, 2017 12:30 am por Web Master

» Consulta Afiliación
Sáb Nov 12, 2016 3:30 pm por Alex

» ¡No os he olvidado...! pero por si acaso, ¿cómo te llamabas?
Lun Nov 07, 2016 4:48 pm por Alex

» Las fauces que rompieron las cadenas [Privado][Zor' Tahak y Kraknar]
Vie Nov 04, 2016 11:32 pm por Kraknar

» Construyendo el hogar (Pasado Alex, Isma y Starrk)
Jue Oct 27, 2016 4:50 am por Starrk

» Petición de objetos y materiales
Dom Oct 23, 2016 12:05 am por Alex

» Armería "El herrero tuerto"
Sáb Oct 22, 2016 11:58 pm por Alex




Fairy Tail Chronicles


Crear
foro

Historias Reflexivas de Gautrek I

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Historias Reflexivas de Gautrek I

Mensaje por Gautrek el Vie Mar 13, 2015 8:03 pm

Hay ocasiones en las que una simple acción, una simple palabra, hace que te replantees todo tu mundo. Está historia remarca lo que me ocurrió en una ocasión, en la que por hacer algo que creía que estaba bien, tuve unas consecuencias algo trágicas.

Me habían contratado como guardaespaldas de una bellísima mujer, la cual era hija del mercader más rico de la ciudad. Me pagaba generosamente cada semana, 1000 aureos nada menos, por lo que cualquier mercenario estaría encantado de hacer mi trabajo por tal sueldo. Mi trabajo solo tenía una norma, que nada ni nadie, se acercara a su hija sin que está lo permitiera, algo que lo vi de lo más normal. La mujer era alta y de piel caucásica, que hacía juego con un pelo rojizo como el fuego. Casi siempre llevaba vestidos que dejaban poco a la imaginación, pudiéndose ver como movía sus sinuosos senos bajo la ropa. Era todo un portento de mujer, siendo la causa por la que su padre le ponía protección para que nadie se acercara. Todos los anteriores vigilantes habían sido mandados ejecutar, porque habían mirado a la mujer con ojos lascivos, algo que estaba totalmente prohibido.

Una tarde que íbamos de comprar, noté como los hombres se paraban al paso de la mujer, algo que se veía venir, sobre todo con el vestido rojo que llevaba. Le llegaba por encima de las rodillas, aunque más que mirarle las piernas, le mirarían el increíble escoté que portaba. Estaba llevando sus bolsas de la compra, cuando un hombre se acercó casi babeando.

- Hola señorita Fabalá, ejem ejem, ¿Quería pasar una noche conmigo? – dijo el hombre casi hipnotizado.

- ¡Gautrek! – dijo de repente Fabalá – aleja a este apestoso hombre de mi lado, ipso facto – ordenó

- Como mandes Fabalá, - dije algo irritado – si no me pagara ese dinero tu padre, te iba a meter las bolsas por el …. – pensé mosqueado.

El hombre que se había cruzado en nuestro camino, recibió todo mi mosqueo en forma de tortas. – Joder, que a gusto me he quedado – pensé cogiendo las bolsas de nuevo, ya que al dar las tortas se me habían caído. Llegamos a casa cuando estaba anocheciendo y el padre de Fabalá no estaba en casa, seguramente habría salido por negocios. La mujer fue directamente a la cocina y cogió una botella de vino y dos copa.

- Gautrek, bebamos por la victoria que has tenido hoy – dijo con una sonrisa.

- Esto es otra cosa – dije alegre, ya que una buena copa de vino si me que gustaba.

Estuvimos hablando y bebiendo durante una hora, aunque acabamos con 3 botellas de vino nosotros solos. A mí no me afectaba tanto el alcohol como a ella, ya que estaba bastante acostumbrado a beber y aparte, mi cuerpo soportaba mejor la bebida. La llevé a su habitación, que se encontraba en la planta alta y con mucho cuidado de no golpearla con el marco de la puerta, la dejé en su cama. Ya había terminado mi cometido y me iba a marchar de la habitación, pero al ir a retirarme, Fabalá me cogió del brazo.

- Gautrek, hazme tuya – me dijo visiblemente ebria.

- Pero que conste que es una orden y que lo hago con desgana – le contesté.

Los gritos y golpes de la cama contra la pared, se escuchaban por toda la casa, parecía que estaban matando a un cochino y de repente, se escuchó la voz del padre en la planta baja.

- ¡Oh no! mi padre – grito Fabalá

- Pero no grites estúpida – le dije cogiendo mi ropa y abriendo la ventana para salir.

El padre subió a la habitación y me vio saltar por la ventana, que por suerte caí a un gran seto que había debajo. Comencé a correr como alma que lleva el diablo, mientras escuchaba al padre despotricar desde la ventana.

- Me las pagaras Gautrek, te buscaré en los confines del mundo – grito con todas sus fuerzas.

Tras correr durante varias horas y caer desplomado en un claro agotado, me dije a mi mismo que nunca más lo haría. Había perdido una oportunidad de hacerme de oro, por lo que tome una decisión, “Donde tuviera la olla no metería la….”

Como he dicho al principio de la historia, hay veces que una acción te puede cambiar la vida y que con pocas palabras se pueden describir.

734 Palabras - Solo pido Exp y Aureos equivalente de la historia
avatar
Gautrek
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 04/03/2015

Hoja de personaje
Nivel:
25/100  (25/100)
Experiencia:
21572/22000  (21572/22000)
Áureos Áureos: 28.357

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Historias Reflexivas de Gautrek I

Mensaje por Alex el Vie Mar 13, 2015 8:39 pm

Es una historia curiosa y algo picante, pero me ha gustado.
Ganas 734 puntos de experiencia y 1.101 áureos.

_________________

Nombre:
Alex Harken

Clan:
Clan Harken

Gremio:
Fire Blood

Profesion:
Mercenario

Npc's acompañantes:
Sam
Ele

Ficha
Datos
avatar
Alex
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 622
Fecha de inscripción : 17/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
45/100  (45/100)
Experiencia:
68946/70000  (68946/70000)
Áureos Áureos: 157.539

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.