Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» [Pasado] Como NO escapar de un calabozo [Talamaur]
Lun Mayo 22, 2017 10:01 pm por Mark.

» Delirios de Cazador [Starrk y Zhul'Urk][Pasado][Privado]
Mar Abr 04, 2017 7:28 pm por Starrk

» Cierre temporal
Mar Mar 21, 2017 12:30 am por Web Master

» Consulta Afiliación
Sáb Nov 12, 2016 3:30 pm por Alex

» ¡No os he olvidado...! pero por si acaso, ¿cómo te llamabas?
Lun Nov 07, 2016 4:48 pm por Alex

» Las fauces que rompieron las cadenas [Privado][Zor' Tahak y Kraknar]
Vie Nov 04, 2016 11:32 pm por Kraknar

» Construyendo el hogar (Pasado Alex, Isma y Starrk)
Jue Oct 27, 2016 4:50 am por Starrk

» Petición de objetos y materiales
Dom Oct 23, 2016 12:05 am por Alex

» Armería "El herrero tuerto"
Sáb Oct 22, 2016 11:58 pm por Alex




Fairy Tail Chronicles


Crear
foro

La misión maldita: se desata la furia del dragón. Parte I

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La misión maldita: se desata la furia del dragón. Parte I

Mensaje por Dylan Reaver el Dom Mayo 17, 2015 3:41 pm

Todo se había complicado. Esto no tenía que pasar, la misión era entregar un pergamino a la biblioteca de la aldea para su custodia, pero nadie nos había informado de los peligros que conllevaba ni su contenido. Ahora estábamos atrapados entre cientos de seres que emergían de la nada y parecían compuestos por sombras... Y él. Ese ente sombrío con alas parecidas a las de un murciélago nos cortaba el paso.

- Dylan, ¿qué es eso?- me susurraba Luna, con su tantô desenvainado a mi lado.

No respondí. Desenvainé la espada que Raziel y su hermana... No, mi familia, me habían regalado: un enorme mandoble de hierro. Ninguna de las sombras a mi alrededor se movía. Todos miraban (o eso creía) expectantes, atentos al primer movimiento que hiciéramos.

- No dejaré que el sacrificio de Raziel haya sido en vano. Hay que acabar con esto e ir a buscarle- pude decir al fin. Pero en ese momento, la sombra ante nosotros pareció abrir dos ojos rojos que fijaron su mirada en nosotros.

- Soy Kareth, Señor de la Oscuridad. No pienses que me vas a vencer...- levantó una mano.- Este lugar será vuestra tumba.

Sin saber por qué, ni cómo, empujé a Luna a un lado y salté al lado contrario dando una rápida voltereta para poder incorporarme en el acto. Algo pareció rozarme la mejilla y noté la sangre corriendo en dirección a mi cuello. La sombra se movió dentro del círculo que formaban todas las demás. "¡Luna!" pensé moviéndome lo más rápido posible. Mi espada detuvo el golpe, más fuerte de lo que me esperaba, de las dos sombrías garras que habían nacido de sus muñecas. Pero no se detuvo ahí... Ni yo tampoco. Asegurándome de que Luna aún estaba en el suelo, hice un barrido con mi arma decapitando a varios de los seres que nos cercaban, los cuales desaparecieron sin más. Kareth había esquivado la hoja agachándose con rapidez, pero Luna aprovechó la guardia baja de éste y hundió su tantô en el cuerpo de la sombra. Con un gruñido, éste golpeó con una patada a Luna y yo sentí otro golpe casi simultáneamente en mi abdomen. Ambos fuimos lanzados hacia atrás con fuerza varios metros, arrastrando a muchas sombras con nosotros, que desaparecieron al instante. "Esto va a estar complicado..." pensé. Me levanté. Tenía que protegerla. No me importaba mi vida, no me importaba la misión. Porque mi objetivo era proteger a mis compañeros...
Pero me di cuenta tarde de que el demonio estaba alzando la mano hacia mí. Sin pensar, interpuse la espada en vertical. Millones de agujas negras impactaron contra ésta e hicieron que retrocediera contra mi voluntad. Y entonces un pequeño relámpago pasó a mi lado e impactó contra el enemigo. Por detrás de mí, Luna saltó y atacó al demonio, haciéndole pasar a la defensiva. Y me uní al ataque. Compenetrados, lanzamos una cadena de ataques que a nuestro contrincante le resultaba difícil parar. De nuevo sentí el destello amarillo y me agaché justo a tiempo. De nuevo un relámpago dio de lleno en el pecho (o lo que sería el pecho) de esa criatura, haciéndole retroceder dos pasos, desequilibrado. Salté y descargué toda mi fuerza en un golpe vertical... Pero la enorme hoja de mi pesado mandoble se encontró con las garras de mi enemigo. Empujándome hacia atrás, me hizo trastabillar e incliné el cuerpo hacia atrás al ver acercarse las garras hacia mi cuello, girándome para apoyarme en el suelo con el brazo... Y las garras rasgaron mi otro brazo. Una fuerte patada de mi compañera lanzó al demonio hacia atrás.

- ¿Estás bien Dylan?- dijo ella, preocupada y alerta.

- Creo que el brazo sigue en su sitio- respondí, comprobando que mis palabras eran ciertas. Era una herida profunda y dolorosa, pero mi brazo seguía respondiendo.

De nuevo recogí la espada y la alcé con una mano. Mis movimientos serían más lentos y pesados, y lo sabía. Pero no había tiempo que perder. No había llegado tan lejos para morir ahí. De improviso, un tornado negro se dirigía hacia nosotros. No tuve tiempo de reaccionar, cuando me quise dar cuenta, Luna caía delante de mí con el pecho lleno de agujas. Horrorizado, me quedé paralizado, viéndola caer a cámara lenta.
Todo se había complicado.
avatar
Dylan Reaver

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 15/05/2015
Edad : 25
Localización : Villanueva de la Vera (Cáceres)

Hoja de personaje
Nivel:
1/100  (1/100)
Experiencia:
0/500000  (0/500000)
Áureos Áureos: 1.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

La misión maldita: se desata la furia del dragón. Parte II

Mensaje por Dylan Reaver el Dom Mayo 17, 2015 5:07 pm

Antes de que tocara el suelo, la cogí y la tumbé con suavidad. "No..." las lágrimas querían abrirse paso hacia el exterior, y yo luchaba por contenerlas.

- Dylan...- susurró con apenas fuerzas. Un hilo de sangre resbalaba desde la comisura de sus labios.
- No hables- la dije, colocando un dedo suavemente en sus labios.- Aguanta, antes tengo que encargarme de él- Posándola en el suelo con suavidad, me levanté espada en alto.- Tú, maldito monstruo... Vas a pagar por esto.

El demonio rió con voz profunda y cavernosa.
- ¿Y qué vas a...?- antes de que llegara a terminar la frase, mi pierna impactó contra su cara.

Salté hacia él, que había caído hacia atrás. Sin darle tiempo a reaccionar, ataqué con toda mi furia. Incluso se me había olvidado la herida del brazo izquierdo. Una y otra vez, el enorme mandoble buscaba su cuerpo, pero siempre era frenado por sus garras a duras penas, a pesar de la velocidad con que lo golpeaba.
Ataques y contraataques sin fin se sucedían unos detrás de otros.
Pero mi furia no cedía. No podía dejar de ver en mi mente el momento de la caída de Luna. Tenía que acabar con eso. Y entonces, sin percatarme, dejé que fluyera la magia.
A mi alrededor se concentró un aura gélida, un viento helado que me rodeaba y me llenaba. La fuerza del Agua y la velocidad del Viento. Cristales de hielo flotaban en la suave brisa a mi alrededor. Y abrí los ojos decidido.
Con todas mis fuerzas me lancé hacia él. Lo vi en sus ojos... ¿Tal vez miedo? Sea como sea, cuando faltaban unos cinco metros salté hacia delante y blandí mi espada mientras él se lanzaba con las garras en alto. Al instante siguiente me encontraba a su espalda. El viento helado cesó y los cristales se derritieron. Las sombras desaparecían una tras otra y el demonio había caído de bruces.

- Una curiosa técnica- escuché la voz del demonio.- El viento y el agua te dieron su fuerza y su velocidad momentáneamente. Cuando te acercabas a mí pude ver que tomaban la forma de las fauces de un dragón.
- Nunca la había usado en batalla antes- contesté.- Aún se encontraba en desarrollo. Pero ha funcionado.- Coloqué mi espada en su cuello y susurré.- Hasta nunca.

Pero todo ocurrió muy rápido. Un torbellino negro me rodeó y escuché, dentro de mí, la voz de ese maldito demonio.
- Eres fuerte, chico. Serás un perfecto anfitrión- las carcajadas del demonio se volvieron más tenues cada vez y fueron sustituidas por un grito de pánico.- No, ¡no puede ser! ¡No puedes resistir de esta manera! ¡NO! ¡AAAAAAH!

Mis últimos recuerdos fueron que desperté, tal vez momentos después, tendido junto a ella. Su tez, pálida ya de por sí, se había vuelto aún más blanca y tenía los ojos cerrados. Su cabello rubio ondeaba con la suave brisa que se había levantado.

- Luna...- con esfuerzo me arrastré a su lado, soportando el dolor.
- Prométeme...- escuché un hilo de voz, apenas audible.- Prométeme que... cuando veas una rosa blanca pensarás en mí...
- Luna, no...- sin poder contener las lágrimas, conseguí incorporarme.
- Yo seré...- esbozó una sonrisa y abrió los ojos, esos ojos aguamarina que tantas veces había visto de cerca.- Yo seré tu rosa fantasma. Te amo... Dylan.

Sus ojos se apagaron y se cerraron, su tensión finalmente abandonó sus músculos. Su vida abandonó su cuerpo. Y las lágrimas afloraron. Me sentía tan impotente... No conseguí proteger a quienes me importaban. "¡Raziel!" pensé.
Ignorando mi dolor, dejé mi espada clavada junto al cuerpo de Luna y salí corriendo en busca de mi amigo. "Según me dijo ella, el último lugar en que lo vio era aquí..." miré en todas direcciones dentro y fuera del castillo donde habíamos encontrado el pergamino de sellado de Kareth sin resultados. Se había esfumado. Con un suspiro, alcé la mano y llamé al halcón mensajero de Koren con un silbido. Escribí el mensaje y se lo enrollé a la pata, induciéndole a levantar el vuelo y llevar el mensaje: "Crystal ha caído en combate, Shuriken ha desaparecido. Vuelvo a la aldea, misión fracasada."
avatar
Dylan Reaver

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 15/05/2015
Edad : 25
Localización : Villanueva de la Vera (Cáceres)

Hoja de personaje
Nivel:
1/100  (1/100)
Experiencia:
0/500000  (0/500000)
Áureos Áureos: 1.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

La misión maldita: la partida. Parte III

Mensaje por Dylan Reaver el Dom Mayo 17, 2015 5:31 pm

Habían pasado dos semanas, pero en mi mente parecían dos años. Me habían concedido un mes de permiso para terminar con los preparativos del funeral de Luna y recuperarme física y psicológicamente. El tiempo parecía pasar tan despacio que incluso llegaba a pensar que estaba parado. Suspiré, sentado a la sombra del árbol del campo de entrenamiento. Un sentimiento de culpa me invadía. "No pude protegerlos" continuamente se me venía a la mente esa frase. Contemplé el pequeño claro del bosque en el que estaba situado el campo de entrenamiento. Los muñecos con múltiples brazos y base rotatoria del centro me recordaban los días pasados junto a ellos. La enorme piedra que había cerca de la linde me hizo acordarme del día en que Luna y yo...
De nuevo hicieron acto de aparición las lágrimas. Las palabras de Luna resonaban en mi cabeza.
"Prométeme que cuando veas una rosa blanca, pensarás en mí. Yo seré tu rosa fantasma. Te amo, Dylan."
Cual niño pequeño entristecido, escondí mi cara entre mis manos. El dolor de las pérdidas me sobrepasaba... Y mi mente clamaba venganza. Pero, ¿venganza ante quién? ¿Dónde estaba Raziel? Ni siquiera sabía si él estaba muerto. Y una ventana se abrió en mi mente.

Tras media hora de preparativos, recogiendo las pocas pertenencias que podía llevar salí de casa con cuidado de que nadie me viera. Encapuchado, con una capa negra que había comprado para las misiones de incógnito escondiendo mi espada colgada en mi espalda debajo de la misma, caminé rumbo a la puerta de la aldea.

- ¿Dylan?- una voz a mi espalda me hizo volverme. "Shaila".- ¿Dónde vas?

No pude responder. La hermana pequeña de mi mejor amigo me había seguido hasta allí. Dos años menor que su hermano y que yo, no pude mirarla a la cara en el tiempo transcurrido desde la desaparición de éste.

- No te vayas, por favor...- suplicaba, acercándose.
- Tengo que hacerlo- sin meditar las palabras que salían de mi boca, volví a girarme de cara a la puerta.- No puedo perdonarme haber perdido a tu hermano y a Luna. He de enmendar mi error. Tengo que encontrar a Raziel.

Sin mirar atrás, salí corriendo aprovechando que las puertas de la aldea se estaban cerrando. Y en mi mente, me despedía de todos en la aldea. En especial de la joven Shaila.
avatar
Dylan Reaver

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 15/05/2015
Edad : 25
Localización : Villanueva de la Vera (Cáceres)

Hoja de personaje
Nivel:
1/100  (1/100)
Experiencia:
0/500000  (0/500000)
Áureos Áureos: 1.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

La misión maldita: llegada a Dyscordia. Final.

Mensaje por Dylan Reaver el Dom Mayo 17, 2015 5:49 pm

Pasé años viajando a través de continentes, países, ríos y mares, y fue entonces cuando decidí atravesar el océano. No había conseguido ninguna pista sobre él... Me costó encontrar a alguien que pudiera llevarme más allá, pero tras intercambiar palabras y entregar algo de dinero a cambio conseguí convencer a un pescador de que me llevara más allá del mar y adentrarme en tierras desconocidas excepto para ese hombre, el cual me informó que las tierras hacia las que nos dirigíamos no era como las que había visto hasta ahora. No recuerdo el nombre de ese buen pescador...
Y por fin, después de un día viajando por mar en un pequeño pesquero, llegamos a la tierra que el pescador había mencionado. Mi destino, por ahora. Mi viaje continuaría a través de Dyscordia. No las tenía todas conmigo, pero puede que allí encontrara alguna pista, o un ligero indicio de dónde se encontraba mi amigo. Porque no tenía ninguna duda de que Raziel seguía vivo, en alguna parte.

- Nos acercamos a Costa Beluga, chico- dijo alegre el pescador.
En silencio, esbocé una sonrisa en mi rostro sin pretenderlo. Una calidez extraña se había adueñado de mí y aliviaba la carga que aún llevaba sobre mis hombros. Y en el momento en que el barco encalló en la arena, pagué al pescador y, tomando mi pequeña bolsa con algo de pescado que le había comprado, salté a tierra y comencé a andar de nuevo.
avatar
Dylan Reaver

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 15/05/2015
Edad : 25
Localización : Villanueva de la Vera (Cáceres)

Hoja de personaje
Nivel:
1/100  (1/100)
Experiencia:
0/500000  (0/500000)
Áureos Áureos: 1.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La misión maldita: se desata la furia del dragón. Parte I

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.