Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» [Pasado] Como NO escapar de un calabozo [Talamaur]
Lun Mayo 22, 2017 10:01 pm por Mark.

» Delirios de Cazador [Starrk y Zhul'Urk][Pasado][Privado]
Mar Abr 04, 2017 7:28 pm por Starrk

» Cierre temporal
Mar Mar 21, 2017 12:30 am por Web Master

» Consulta Afiliación
Sáb Nov 12, 2016 3:30 pm por Alex

» ¡No os he olvidado...! pero por si acaso, ¿cómo te llamabas?
Lun Nov 07, 2016 4:48 pm por Alex

» Las fauces que rompieron las cadenas [Privado][Zor' Tahak y Kraknar]
Vie Nov 04, 2016 11:32 pm por Kraknar

» Construyendo el hogar (Pasado Alex, Isma y Starrk)
Jue Oct 27, 2016 4:50 am por Starrk

» Petición de objetos y materiales
Dom Oct 23, 2016 12:05 am por Alex

» Armería "El herrero tuerto"
Sáb Oct 22, 2016 11:58 pm por Alex




Fairy Tail Chronicles


Crear
foro

¡La llegada de una nueva era!

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Web Master el Dom Oct 11, 2015 2:54 pm

Reglas:

-Cualquiera puede unirse al evento siempre y cuando se hable con el administrador que lo lleva (Alex)
-Todo participante puede morir, aunque las posibilidades son muy escasas y si no se buscan demasiados problemas no pasará nada.
-Todo aquel que se ha inscrito para el evento ganará 750 áureos y 500 puntos de experiencia por el primer post.
-Cada post otorga al usuario 200 puntos de experiencia y 300 áureos siempre y cuando tenga un mínimo de 100 palabras.
-Cualquier usuario puede retirarse del evento hablando con el administrador que lo lleva.
-El evento será global, por lo que afectará a todo el mundo.
-El evento se dividirá en 2 o 3 capítulos, según cómo avance, y entre cada capítulo se podrá obtener cosas y se actualizará el nivel de los participantes y sus pertenencias dentro del evento.
-Una vez posteado, cada usuario verá congelado todo lo que tiene para que no obtenga nada durante el evento.
-El administrador posteará una vez cada 72 horas aproximadamente. Solo se puede hacer un post por moderación y si no se postea puede acarrear peligros. Un salto no es nada, pero dos o más podrían significar la descalificación del usuario o la muerte de su personaje.

Importante:
El administrador que lleva el evento participará con su cuenta principal, pero es un error seguirlo. Dicha cuenta y los que vayan con él no conseguirán nada especial y, posiblemente, se enfrentarán a peligros mayores que los del resto.

Prólogo: El Despertar
Las entrañas del mundo tiemblan con la fuerza que ejercieron los dioses para crearlas. Algo despierta y vuelve a latir. El eco del palpitar llega a todos los rincones de Dyscordia y sacude el mundo entero pero... nadie puede sentirlo. Esa magia antigua, divina, perdida, solo puede ser sentida por aquellos unidos a los dioses. Otros despiertan con el Primero y resurge un poder que los creadores habían escondido pensando que jamás volvería. Esa resonancia rompe antiguas barreras y abre puertas que estuvieron cerradas mucho tiempo. Las cadenas que ataron a algunas criaturas también son destruidas y liberan un viejo mal que jamás debió existir. Una nueva era se avecina y sacudirá el mundo entero iniciándose en Dyscordia.

El centro del continente, sellado mágicamente por una magia muy anterior a cualquier raza de las que habitan ahora el antiguo hogar de las deidades, empieza a perder sus fuerzas y las barreras se agrietan. Aquellos que estuvieron encerrados en ellas desean salir, demasiado tiempo han sido recluidos y el ansia los consume. El mundo, tal y como lo conocían, ha cambiado y se ha llenado de vida. Quieren volver a consumirlo como lo intentaron antes y quedan muy pocos que recuerden lo que ocurrió. Pero aquellos nuevos, aquellos que dieron vida a Dyscordia después de la catástrofe volverán a vivirla como antaño. ¿Cambiará la historia esta vez? Una era que ya fue vuelve para ser de nuevo. Pero la era la escriben todos y los escritores del destino son variados. Escribirán la historia aun sin saberlo pues toda vida es parte de las letras que la componen.

Aviso:
No hay moderación todavía. Como el evento es global afecta a toda Dyscordia y cada uno debe hacer un post de su inicio independientemente del lugar en el que esté. Con las moderaciones veremos si la gente se acerca o se aleja.

Todos los roles en presente pasan a ser pasado, a pesar de que ganan lo mismo que uno presente, ya que pasa un mes desde la actualidad" hasta el tiempo del evento.
avatar
Web Master
Admin

Mensajes : 302
Fecha de inscripción : 14/01/2014
Edad : 906

Hoja de personaje
Nivel:
100/100  (100/100)
Experiencia:
500000/500000  (500000/500000)
Áureos Áureos: 999.999.999

Ver perfil de usuario http://www.seedsofdyscordia.com

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Dark S. Satou el Dom Oct 11, 2015 7:35 pm

Se encontraban una vez más por los páramos helados del norte, pero esta vez mucho más ricos que la última vez que pasaron por aquellos lares tan alejados y fríos. Dark intentaba no retorcijarse ante cada oleada de aquel aire congelado. Suerte que somos nosotros los que no pisamos el suelo, pensó mientras observaba los bajos de los caballos. No le gustaba la idea de ir con medio cuerpo metido en la nieve. Los rayos de sol eran su único seguro ante aquel clima desesperanzador.

Tras mirar por quinta vez las montañas y los abetos blancos que se camuflaban entre el fondo presenció los grandes edificios que erguían bien alto el gremio de Fire Blood. Tres millones de áureos y un tratado eran el único vale que tenían para que Thorodan no les ignorase y se uniese a la causa de la defensa de Norin. Tenían ya un pequeño ejército por el mundo y varios hombres asentados en la base que Dark había conseguido ya hacía un mes. El dinero estaba muy trabajado: Dark limpió pequeños pueblos de monstruos y bestias con su magia, mientras que Berny como tahúr y cazarrecompensas obtenía por su parte. Dirigió una mirada alrededor y suspiró pesadamente, algo agobiado por el tan largo trayecto que mantenían.

Hubiera sido mejor con Elisabeth, se intentaba convencer. Pero a la misma vez, intentaba no pensar en ella. Tenían prioridades mucho más grandes y, si todo salía bien... ¿Quién no le aseguraba de que volvería a ver a Stella?

-Se está haciendo tarde. Acampemos de una vez -pronunció con un tono bajo y cansado, pero lo suficientemente sonoro como para que Nyrbe le escuchase-, o nos arriesgamos a manadas de lobos. Y no me apetece vender piel de lobo -Acabó diciendo tras exhalar un último suspiro.

Los demás aceptaron sin replanteárselo demasiado. Algo que le alivió en gran medida ya que disfrutaba de la puesta del ocaso en aquella zona. La noche ceñió de oscuridad y estrellas el cielo y aprovecharon para colocarse cerca de la hoguera y mirar hacia el horizonte. Un calor invadía rápidamente al príncipe, y no era precisamente el de la hoguera. A pesar de ser frío en el tema de las separaciones y no querer reconocer que extrañaba la paz que le retransmitía la elfa Elisabeth, se llegaba a conformar en cierta forma con la compañía de Tsuki y Nyrbe. No los trataba como trataba a Elisabeth debido a la irónica situación de que no los consideraba hermanos, simplemente amigos y compañeros de viaje. Pero la sangre no era visible superficialmente, y Dark tardaría en darse cuenta de que sus verdaderos hermanos siempre permanecieron a su lado. No tardó demasiado en quedarse profundamente dormido para el pesar de todos.

Un sonido ensordecedor le despertó, el de herraduras chocar contra al suelo en son. Miró hacia los lados sorprendidos y tras pasar unos segundos y situarse, actuó saliendo de la tienda al unísono de Nyrbe. Las palabras sobraron en aquel momento; se apresuraron a la vez en coger varios caballos que estaban pastando entre las únicas hierbas que había despejado la hoguera. Espoleó el caballo violentamente, agarrando a "colmillo de fuego" y a su espada de acero para colocarlas en el cinturón de su espalda, que permanecían en una alforja del caballo. Dark se adelantó para dar unos segundos a su compañero que debía actuar con Tsuki. Y maldijo el tener que dejar atrás el campamento mientras blasfemaba sobre quien hubiera osado robarles el cargamento. No le escocía en absoluto la idea de dejarlo todo atrás, ya que al fin y al cabo, tres millones valían mucho más que un campamento.

-¡No me gusta la idea de matar, pero si hace falta moveré cielo y tierra para encontraros! -Gritó mientras seguía las huellas.

La gran paciencia por la cual destacaba una de sus mayores virtudes en él, desapareció en cuestión de segundos. Éste, sin duda, no era su mejor día. Había amanecido lleno de sangre con varios huargos grandes muertos alrededor de él, había despertado tras sufrir una tortura horrible, había soñado con que podía ver con los dos ojos y después levantado con la desilusión de que ya nunca jamás sería así, pero nada se comparaba a aquel sentimiento de rabia y desolación. Incluso logró ver el mercenario que le arrebató uno de sus ojos por el camino, el cual ignoró con la muestra de agarrar más velocidad con el caballo.
avatar
Dark S. Satou
Fire Blood [Luchador]
Fire Blood [Luchador]

Mensajes : 236
Fecha de inscripción : 24/04/2014

Hoja de personaje
Nivel:
30/100  (30/100)
Experiencia:
30150/32000  (30150/32000)
Áureos Áureos: 68.660

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Luthia Zul el Dom Oct 11, 2015 9:01 pm

Como era de costumbre, Luthia se encontraba fuera del Castillo Summa Sapienta, absorta en sus lecturas. Ya había tenido la oportunidad de visitar la biblioteca y como ya lo había planeado, tomó los libros de Medicina y Magia Blanca que parecían ser de su nivel, o en otras palabras: “Magia Blanca para Ineptos”
Pero pues todo mago empezó por alguna parte.  Luthia suspiró.
Todo lo que ella sabía hasta el momento, era por puro instinto innato, ella sabía ya como curar heridas leves, por lo que le parecía absurdo seguir leyendo este tomo en particular.

Observó alrededor, distrayéndose unos momentos de su lectura. Estaba a punto de regresar a su lección cuando sintió un estruendo alrededor de ella. Aves volaron, agitadas ante tal estallido. Uno que otro animal dio un chillido. Incluso los miembros del castillo parecieron alarmarse.
Quizás era algo tan simple, pero no insignificante, como un pequeño terremoto. Aunque Luthia ignoraba si los entornos de Summa Sapientia eran conocidos por temblores.
Luthia cerró su libro, decidiéndose por esperar a que sus mayores explicaran la situación, si es que había algo que decir acerca del alboroto repentino de hace segundos.
avatar
Luthia Zul
Summa Sapientia [Adepto]
Summa Sapientia [Adepto]

Mensajes : 55
Fecha de inscripción : 14/09/2015

Hoja de personaje
Nivel:
27/100  (27/100)
Experiencia:
25447/26000  (25447/26000)
Áureos Áureos: 52.357

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Tomoyo Mitsuko el Lun Oct 12, 2015 12:51 am

   Este día me había levantado con dolores de cabezas y repentinas imágenes de cristales dorados en mi mente. Todo pasó tan de repente y de manera tan extraña que decidí ir a investigar en el único sitio en el que creía posible hallar una respuesta, las tierras del norte. Para ello a la mañana preparé una mochila con todo lo que necesitaba, una manta, un par de cuchillos, varios trapos para heridas u otros problemas y algún que otro alimento, además de una cantimplora llena de agua. Con toda esa preparación no me debería haber sido difícil alcanzar el norte sin morir de hipotermia o de otra razón por el camino.

-Unas horas después-

    El viento del norte removía mis blancos cabellos a la vez que los copos de nieve caían lentamente sobre mis mejillas. Esa sensación me era un tanto familiar, de niña fui criada en un clima frío y esa sensación era placentera. A pesar de ello sentía frío en los píes a medida que seguía corriendo por los bosques del norte. Entre ramas y arboles, nieve y viento y pequeñas poblaciones viajaba deliberadamente con la necesidad de alcanzar las montañas del norte.

    La noche se ponía y los únicos sonidos que podía seguir escuchando eran mis pisadas sobre la profunda nieve y el viento soplando entre las ramas de los muertos árboles. Mis energías se iban agotando a medida que avanzaba más y más en el denso bosque, así que decidí descansar y recuperar fuerzas. Alcancé el tronco de un grueso pino y me dispuse a encender una hoguera, esperando que eso no llamara la atención a nadie y a nada. El norte era bien conocido por estar habitado por monstruos y lobos.

    Tomé unas cuantas ramas y encendí la hoguera con una piedra y uno de mis cuchillos. Dejé mi ballesta al lado por si llegara a ser necesaria, aunque deseaba que no fuera así y tomé un poco de carne que llevaba en la mochila y la cociné para después comerla y recuperar las energías perdidas por el camino. Ahora solo quedaba dormir, pero eso no iría a ser tan sencillo, dormir sobre la nieve era la peor idea que se me podría haber ocurrido, así que tomé mi mochila, apagué la hoguera con nieve y empecé a correr en dirección al norte, más aún de lo que ya estaba, directo hacia las montañas. El viento raspaba y la nieve parecía hielo intentando traspasar mi piel.

    Con mi capucha cubriéndome la cara corrí durante casi dos horas, en plena noche y con la esperanza de no encontrarme ningún animal. Pero eso no fue así, después de tanto correr un lobo vino corriendo a por mí, su boca se veía ansiosa por descubrir el sabor de mi carne, aunque eso no le sería posible puesto que yo tenía mi ballesta preparada y de un giro de muñeca y un movimiento con la otra mano disparé una flecha directa a su cuello, debido a la corta distancia que nos separaba la flecha le alcanzó y cayó directo sobre la nieve. Podía haber cogido su carne, pero no me inspiraba una buena idea quedarme ahí y ser atacada por otro lobo.

    Seguí corriendo y corriendo, hasta alcanzar por fin una cueva, el suelo ahí no estaba cubierto de nieve y decidí quedarme a dormir ahí mismo. Los ojos se me entrecerraban mientras me cubría con la manta y dejaba a mi lado mi ballesta, cuchillo y la cantimplora. Preferí no encender una hoguera para no llamar la atención y así es como pasé una de mis más largas noches en las frías tierras del norte. El día siguiente sería un gran día y preferiblemente menos frío.
avatar
Tomoyo Mitsuko
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 94
Fecha de inscripción : 16/05/2015

Hoja de personaje
Nivel:
14/100  (14/100)
Experiencia:
5906/6400  (5906/6400)
Áureos Áureos: 111.709

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Alex el Mar Oct 13, 2015 12:24 am

El aire era tan frío que hasta el alma del mercenario temblaba. El más miserable soplido del viento era capaz de cortar la piel como cuchillas y el algodón que portaba bajo la armadura ofrecía menos protección contra la temperatura de la que Alex habría deseado. Aunque no todo eran desgracias pues tenían dos semanas de permiso y partieron rumbo al hogar de sus abuelos para unas pequeñas pero agradables vacaciones. Niké, la yegua blanca de Alex, avanzaba con paso firme sin amedrentarse por la nieve. Aquella criatura era majestuosa y hermosa. Había crecido y se había fortalecido desde que el mercenario la encontró en los establos de Fire Blood en muy mal estado. la habían estado usando para trabajos forzosos sin darle la oportunidad de lucirse como animal de combate.

El caballo de Isma, que había estado en una circunstancias similares, también había mejorado mucho. Alex se había encargado de los cuidados y el adiestramiento de ambos animales para prepararlos. Aunque no le fue sencillo que se los otorgaran y ni si quiera se los quisieron vender, por lo que debió cumplir una misión para conseguirlos. Mientras acariciaba las crines de la yegua vio a alguien a quien había perdido de vista hacía mucho tiempo, Dark. Tras el iba otro conocido, Nyrbe. ¿Qué hacían aquellos dos por aquellas bastas tierras? Estaban muy cerca del gremio y eso solo podía significar que se dirigían allí. Pasaron de largo como si hubieran ignorado a los hermanos. Muy extraño, sin duda.

Tiró de las riendas y espoleópara que Niké aligerara un poco el paso y pudieran alcanzar a los dos hombres. Cuando estuvo cerca se puso al lado del principito. ¿Le guardaría rencor por lo del ojo? A decir verdad, Alex sabía que Sam se lo curó, pero no diría nada ya que él le pidió a la muchacha que lo ocultara. Pero, algo que el príncipe no sabía es que aquella chica no escondía nada a sus hermanos. Nada. Pero eso no era importante, debía fingir que desconocía el estado de su ojo y, lo que era más importante, saber por qué tenían tanta prisa.

-Saludos, viajeros, ¿serían tan amables de compartir el destino y el objetivo de su viaje? Quizás podamos ser de ayuda- Dijo jugando al juego de los desconocidos.

_________________

Nombre:
Alex Harken

Clan:
Clan Harken

Gremio:
Fire Blood

Profesion:
Mercenario

Npc's acompañantes:
Sam
Ele

Ficha
Datos
avatar
Alex
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 622
Fecha de inscripción : 17/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
45/100  (45/100)
Experiencia:
68946/70000  (68946/70000)
Áureos Áureos: 157.539

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Etsu el Mar Oct 13, 2015 2:33 pm

Mantenía una acalorada discusión con Zafón en mitad de la biblioteca del gremio, estaba acalorado y movía los brazos haciendo una serie de aspavientos extraños. Cualquiera pensaría que me había vuelto loco, de hecho, seguramente alguno ya lo pensase. Pero me daba igual, al fin y al cabo, lo bueno de discutir con mi pulposo amigo era que no me quedaba afónico, y total, gritarle sería una estupidez, porque no detectaba el enfado por la voz. Todo había que hacérselo saber telepáticamente. Era difícil para cualquier especie distinta a la suya, pero cuatrocientos y picos de años te dan la suficiente experiencia como para defenderte en los cauces telepáticos.

Sabía que podía "callarme" en cuanto él quisiese, era sumamente fácil para él hacerme creer cualquier cosa o incluso hacerme perder la conciencia. Pero no lo hacía, al menos ya no. Los más ancianos no prestaban atención a mis movimientos, porque sabían perfectamente lo que estaba pasando, o si no era así, lo intuían. Los más jóvenes, en cambio, me miraban como su estuviese poseído por un demonio, los dioses nos salven. Zafón movía sus tentáculos lentamente y dejaba salir un sonido gutural que sabía perfectamente que se trataba de una risa.

Un chillido en la lejanía, un ligero temblor, la gente levantándose y yo sin comprender lo que pasaba. Estaba tan enfrascado en mi propia discusión que no me había dado cuenta del movimiento de tierra, no hasta que empezaron a decir "terremoto, terremoto" y a salir apresuradamente de la biblioteca. La guerra acabó, nuestra particular batalla mental y nos unimos al grupo de gente que salía de la biblioteca. Recogí mi bastón, que estaba colocado junto a muchos más, a la entrada del gremio y salía echar un vistazo fuera.

-Esto es raro... -comentó una anciana humana antes de entrar al gremio y dirigirse a las escaleras -voy a buscar a Earendil, ¡por los dioses, que no sea nada!

Zafón y yo salimos, con algunos otros miembros, mientras que la anciana, Retnhes iba a buscar a la maestra, aunque no sabía si se encontraba aquí o no. A lo lejos vi a alguien, un nuevo integrante de la familia, con la que todavía no había tenido la ocasión de hablar, así que salí corriendo hacia ella. había escuchado que algunos la llamaban Lucy, pero no me atreví a llamarla así de buenas a primeras.

-Oye, ¿te encuentras bien? -inquirí preocupado -esto no es normal, es mejor que volvamos dentro. No suele haber peligros, pero cuando la tierra tiembla, el miedo hace que cualquier criatura se vuelva violenta.

Le tendí la mano con una sonrisa de preocupación, Zafón cogió un libro que se había caído y nos dispusimos a volver al gremio, a esperar que Earendil, si se encontraba en casa, nos dijese qué hacer.

_________________

Nivel: 1
Habilidades de combate: Magia Natural
Maestrías:
avatar
Etsu
Summa Sapientia [Adepto]
Summa Sapientia [Adepto]

Mensajes : 117
Fecha de inscripción : 19/09/2014
Edad : 24

Hoja de personaje
Nivel:
1/100  (1/100)
Experiencia:
0/50  (0/50)
Áureos Áureos: 1.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Gautrek el Mar Oct 13, 2015 6:36 pm

La jarra de cerveza chorreaba mientras le daba un trago largo y la dejaba casi vacía, estampandola ruidosamente contra la mesa a continuación. -Ya van 3 veces seguida que pierdo, maldita suerte la mia y la de este endemoniado juego - desproticaba cabreado mirando a mi rival. Me encontraba en la taberna "El Valiente Ebrio", jugandome lo que había ganado por la venta de metales, algo que me estaba sacando de mis casillas.

Dos días antes

Acababa de llegar hace unos días en busca de algunas provisiones, ya que no había podido cazar nada en dias y un enano con hambre era peligroso. Por lo que fuí a mi proveedor de confianza, ya que tenía un buen hidromiel y el mejor pan de la región. Antes de irme me comentó que en la taberna iba a comenzar un campeonato de cartas de la caravana, algo que no se me daba mal, así que fuí a probar suerte. Llegué a la taberna y observé el cartel del campeonato en la puerta, por lo que procedí a entrar. En su interior el olor a buena cerveza se mezclaba con la carne en la brasa, mientras que de fondo un grupo de músicos tocaban el arpa acompañando a los comensales. Hacía tiempo que no pasaba por allí y me lleve una grata sorpresa, por lo que me acerqué a la barra a preguntar por el campeonato y de paso tomarme algo.

- Oye ponme una cerveza y un trozo de pollo asado del que tienes ahí detras - le comente al hombre que había tras la barra y tras traemelo seguí hablando con él. - Oye ¿el campeonato cuando empieza? - le pregunté con curiosidad, mientras el hombre me echaba una mirada de arriba-abajo y me contestaba - ahora mismo no hay combates, lo siento enano - me comentó. Me quedé extrañado, ¿combates?...hasta que caí, - no me refiero a los puñetazos, si quisiera pegarme con alguien me iría a las afueras de la ciduad, al menos conseguiria algo mas que moratones. Me refiero al campeonato de cartas - comenté. El hombre me volvió a mirar de arriba-abajo y sacó un papel - esté es el papel de inscripción, son 100 aureos por entrar, mas un deposito de 1000 para las partidas - me comentó.

Tras pagar dolorosamente aquella cantidad, estuve jugando dos días en los que la suerte me sonrió enormemente, nadié creía que un enano pudiera jugar tan bien. Pero toda aquella felicidad se acabó, ya que me estampé con un rival que estaba muy por encima de mí en aquel juego.

Ahora mismo

Y allí estaba con cara de pocos amigos y con los ojos entrecerrados, esperando que le diera un ataque al corazón a aquel tipo.
Era la última mano o se lo llevaba todo él o me lo llevaba todo yo y estabamos hablando de una cantidad considerable. Pero en ese momento casí me estalla la vena del cuello, al ver que sonreía y alzaba la mano para lanzar las cartas contra la mesa.

- Y tres soles - dijo tajante y sguió hablando,- me parece que vuelvo a ganar - dijo en tono de mofa.

- Arrrrrg, !pumm!!, esto está amañado - dije golpeando la mesa con la mano, matando mentalmente con la mirada a aquel tipo. Gire la cabeza y me dirigí al dueño del loca - ¿cuando dices que empiezas con los combates a puñetazos?, por que quiero uno con este tipo - le dije señalandole con mi dedo rechoncho.

Pero ni el dueño ni aquel tipo hicierón caso omiso a mis palabras, uno se fue a atender a los clientes y el otro cogió sus ganancias y se marchó. El mar humor comenzó a bajar, pero no lo suficiente, por lo que 3 cervezas intentarían enfriarme mas deprisa. En ese momento una mujer se sentóa a mi lado y se me quedo mirando fijamente, - oye no se de que vas, pero a mi me gustan las enanas, así que lo siento si quieres algo conmigo - le dije lo mas amable que podía en ese momento.

- ¿Quieres recuperar todo el dinero que has perdido y ganar mucho mas, enano? - me dijo con voz suave.

- El dinero siempre era un aliciente para mí, aunque siempre me gustaba escuchar las condiciones de mis trabajos, -mmmmm , antes dime que tendría que hacer - le espeté a la mujer.

- Necesito que vayas a un lugar y encuentres un objeto por mí, lo demas que encuentres te lo puedes quedar - terminó diciendo.

Si solo era aquello podía hacerlo, aunque me temía que no sería tan facil como parecía, pero una aventura era una aventura.
avatar
Gautrek
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 04/03/2015

Hoja de personaje
Nivel:
25/100  (25/100)
Experiencia:
21572/22000  (21572/22000)
Áureos Áureos: 28.357

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Isma el Mar Oct 13, 2015 7:33 pm

Parecía un día como cualquier otro. El clima era frío y el camino por las montañas se tornaba más vacío con cada paso que daban, alejándose de su gremio. El tránsito se limitaba a los miembros de Fire Blood y algún osado comerciante, normalmente protegido por algún mercenario. Aunque por suerte esta vez no iban a pie. Hacía un tiempo, los hermanos habían conseguido un par de caballos que, con ayuda del mayor, consiguieron congeniar muy bien con ellos y se los otorgaron como recompensa de una misión. De modo que ya no necesitarían realizar enormes caminatas para ver a sus abuelos.

-Estoy seguro de que le impresionará el trabajo que has hecho.- Dijo Isma mientras observaba la espada de acero que su hermano había fabricado para él, además de un escudo que portaba en la espalda y una daga en el cinturón. -Está claro que tantos castigos en la forja han servido para algo.- Añadió con una sonrisa y recordando viejos tiempos.

Envainó la espada y dio unas palmadas en el cuello de su equino azabache. -Buen trabajo chico. Después de esto te voy a compensar con un festín.- Tras esto se acercó a su oreja y esperando que su acompañante no le oyera, le ofreció una propuesta más tentadora. -Y cuando Alex no mire te dejaré pasar un buen rato con Niké.- Si el moreno se enterara, castraría a ambos. Además, preñar a su yegua podría ser un grabe problema, pues no podría correr hasta que diese a luz, por lo que el hermano mayor no les quitaría ojo... no era la primera vez que lo intentaban.

Pero lo peor estaba por llegar. En su camino se toparon con la última persona que desearía ver. Aquel príncipe ególatra y arrogante. Le acompañaban Nyrbe y Tsuki, una chica bonita, pero demasiado joven. No obstante, estos parecieron ignorar al dúo por lo que suspiró, mas su alegría fue efímera. Alex giró para acercarse a ellos y entablar conversación. Isma, aunque a regañadientes, le siguió y volvió a susurrarle a su caballo. -Vamos Cratos, si le das una coz en la cara al chico moreno, te doy el premio ahora.-

_________________
avatar
Isma
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 251
Fecha de inscripción : 26/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
29/100  (29/100)
Experiencia:
28693/30000  (28693/30000)
Áureos Áureos: 79.614

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Astinus Wallace el Mar Oct 13, 2015 8:49 pm

El te se sacudió haciendo que unas pequeñas ondas viajaran por la superficie del líquido. Oh, no... había pedido el té sin remover y ahora se removía solo. Cuan desgraciada era la vida de Astinus y cuan desgraciado era él. Ni el té podía beberlo tranquilo. Además, lo habían echado de tres tabernas por pedir una infusión en vez de alguna bebida alcohólica. Y ahora que había encontrado un lugar... extraño donde le servían lo que quería, no podía ser como deseaba. Cierto era que el ambiente era pesado, como si el humo que lo cubriera estuviera cargado de un sustancia adormecedora que, a su vez, te hacía sonreír y te daba algo de hambre.

Los hombres que la frecuentaban, además, llevaban ropas muy holgadas y peinados estrambóticos que parecían cuerdas hechas con pelo. As se bebió el té y salió del edificio. Comenzaba a sentirse muy mareado y unas nauseas persistentes lo visitaban. Respiró el aire puro y vio mucha gente corriendo como si pasara algo grave. No era de extrañar, pues estaba justo al lado de la base de su gremio y era frecuente ver gente corriendo ya fuera por entrenamientos, misiones o... novatadas como las que le hacían a él. Aunque ya no le hacían ninguna... la menos no ese día.

-Bueno, empieza un nuevo día- Se dijo.

Lo cierto es que el día ya había empezado hace horas, pero se sentía feliz diciendo eso. Como si aclarándolo al aire significara que su buen día todavía no había empezado y que, ahora, le pasarían cosas buenas. Pobre iluso y desgraciado heredero de los Wallace. ¿Cuando maduraría? El día quedaba muy lejos y por ahora tenía tareas que hacer. Las cartas del gremio no se repartirían solas. O sí, las debía repartir el cartero, pero llevaba unos días delegando el trabajo en él sin pagarle nada. Si aprendiera también a negarse no le pasarían estas cosas.
avatar
Astinus Wallace
Summa Sapientia [Adepto]
Summa Sapientia [Adepto]

Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 10/03/2015

Hoja de personaje
Nivel:
20/100  (20/100)
Experiencia:
12494/13500  (12494/13500)
Áureos Áureos: 21.991

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Xyox el Miér Oct 14, 2015 1:58 am

Me encontraba de camino por el gélido pasaje, buscando aún más de los míos, los rumores de que habían divisado a uno esclavistas con un cargamento de orcos, hicieron eco más al sur de la posición de donde venía. El frió y la bruma me degustaba pero todo era por un bien mayor..

Acompañado de un abrigo de piel más que sencillo, mi hacha y algunas otras provisiones en una bolsa. Siempre hacia lo que podía con lo que tenía a la mano no había pasado mucho desde que abandone mi clan en busca del futuro del mismo. Quería lo mejor para ellos y el liberar a algunos orcos era más que necesario para ello.

Me aleje un poco del camino para poder montar una pequeña fogata para tratar de pasar el frió que bruscamente bajaba mi temperatura corporal, pero todo estaba lleno de nieve y era imposible por lo que continúe caminando por un par de minutos hasta que divise una cueva. Las estalactitas hacían notar que el frió en esta zona era algo común porque eran largas y se notaba que estaban afiladas. Decidí el solo refugiarme en la entrada y busque unos troncos y encendí una fogata para mantenerme caliente. Al pasar un rato ingerí un poco de carne que guardaba en mi bolsa. Pero justo antes de acabar se sintió un leve temblor lo que provoco que las estalactitas de hielo cayeran, de la cueva se escuchó un pequeño gruñido que se vio potenciado unas cuantas veces por la entrada y por lo profundo de lo misma. No decidí hacer nada si no mantenerme alerta por cualquier motivo
avatar
Xyox
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 46
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 26

Hoja de personaje
Nivel:
21/100  (21/100)
Experiencia:
14140/15000  (14140/15000)
Áureos Áureos: 24.161

Ver perfil de usuario http://www.twitch.tv/kuroxyox/

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Nyrbe el Miér Oct 14, 2015 4:33 am

En cuanto oí el sonido de los caballos acompañado de las ruedas me levanté sobresaltado, como consequencia Tsuki se despertó mientras yo salía de la tienda, únicamente vestido con un pantalón.
Cuando ya estaba fuera vi como Dark se apresuraba, atando su espada al cinto y subiendo a uno de los caballos lo más rápido que podía, yo por el contrario no podía dejar sola a Tsuki en medio del campamento asi que medio dormida y con el pijama me la cargue a la espalda y corrí hacia el otro caballo para alcanzar a Dark.

-¿Q...Qué pasa?- Preguntó Tsuki seguido de un bostezo mientras la subía en la silla de montar.

-Nos han robado el carro con el dinero- Respondí mientras subía de un salto al caballo y detrás de Tsuki.

-¡¿Qué dices?!- Tsuki se agachó para agarrar el cuello del caballo.

Señalé hacia el fondo como respuesta, se podía ver a Dark y el carro apenas era ya distinguible.

-¡Agárrate!- Le dije mientras agitaba las riendas y el caballo comenzaba a galopar.

Después de aproximadamente tres minutos conseguí ponerme detrás de Dark y la verdadera persecución comenzaba, todavía era imposible quién o quienes habían sido.

-¡¿Pero cómo es que no has cogido nada de equipamiento?! ¡Ni siquierda las botas ni una camisa!- Exclamó Tsuki algo alterada.

Tras tres minutos más de carrera pegado a Dark oí una voz familiar:

-Saludos, viajeros, ¿serían tan amables de compartir el destino y el objetivo de su viaje? Quizás podamos ser de ayuda.-

Era Álex, un viejo compañero de aventuras pasadas, un buen tipo, acompañado de su hermano menor Isma que iban cabalgando a la misma velocidad que nosotros, aparecieron espontáneamente en el camino.
Dark pareció ignorar aquella proposición con toque burlón y siguió concentrado en el carro mientras espoleaba cada vez más fuerte a su caballo.
Giré la cabeza y sonreí tanto a Álex como a Isma e intercambiamos algunas palabras mientras cortábamos el viento.

Cuánto tiempo, hacía mucho que no nos veíamos. - Dijo Álex con una mirada sincera.

Lo cierto es que sí, me alegro de veros - Respondí.

Hubo un pequeño silencio porque aprovechamos un momento para mirar al camino, Álex se fijó en Dark, que iba unos pasos por delante.

-¿Que le pasa a este? - Preguntó refiriéndose a Dark.

-En ese carro va todo el dinero que hemos recaudado últimamente... Y nos lo acaban de robar-

De repente el final del camino, para sorpresa de todos, acababa en un precipicio y para colmo, los ladrones del carro no se pararon en absoluto, no podía acercarme por ahí con Tsuki, era demasiado peligroso.

-¡Isma! ¡Isma!- Grité mientras acercaba mi caballo al suyo.

Con el caballo de Isma pegado al mío, cogí a Tsuki de las caderas, elevándola y sentándola detrás de Isma.

-¡Hey! ¡Onii! - Exclamó Tsuki molesta.

-Pero..¡Oye!- Le siguió un sorprendido Isma.

Por desgracia mi triste intento de momento de gloria se desvanecía cuando notaba que el caballo empezaba a cansarse, le obligué a que hiciera un esfuerzo por colocarse a la misma altura que Álex, con mucho cuidado me puse de pie encima de él y miré a Álex frunciendo el ceño y sonriendo a la vez.

-No serás capaz.-

Di un pequeño salto y de manera casi estrepitosa aterricé sobre el lomo del caballo de Álex, sufriendo un fuerte golpe en los genitales que traté de disimular.

-Estás loco.- Afirmó Álex mientras meneaba la cabeza de izquierda a derecha rápidamente en pequeños intervalos.

-¡Puede ser, pero ahí hay mucho dinero!- Dije mientras agarraba a Álex por la cintura tratándo de no cortarme con el espadón que cargaba en la espalda.

Álex aceleró el ritmo de su montura y llegamos a estar al lado de Dark, pero el precipicio cada vez estaba más cerca y a no ser que los ladrones comenzaran a frenar en ese mismo momento caerían por él.

Cuando el precipicio estaba a unos 10 metros, todo pasó muy deprisa: Álex y yo conseguimos alcanzar y equipararnos a la altura de la parte trasera izquierda del carro, podría haber saltado desde ahí, pero de repente..

El carro salió despedido, volando por el precipicio mientras Álex hacía un gran esfuerzo por estirar las riendas y frenar al caballo blanco.
Este frenó y se levantó sobre sus dos patas traseras que estaban al borde del precipicio y mientras se estiraba y relinchaba nos tiró hacia atrás, Dark no tuvo problemas para frenar a tiempo e Isma estaba a unos veinte metros de nosotros.

Después del golpe que ambos sufrimos, el caballo blanco se acercó a Álex que aún estaba tirado en el suelo boca arriba, apoyado sobre sus codos en el suelo. Yo había aterrizado boca abajo y con el torso, los pies y los pantalones sucios de tierra me arrastré hasta el borde del precipicio tan sólo para ver en el fondo de aquel acantilado y ahora, del tamaño de una hormiga, nuestro carro estrellado al lado de un río cuya agua se tornó dorada gracias a los ahorros de casi todo un año, que se fueron diez veces más rápido de lo que vinieron.


Última edición por Nyrbe el Miér Oct 14, 2015 1:15 pm, editado 1 vez
avatar
Nyrbe
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 21/04/2014

Hoja de personaje
Nivel:
23/100  (23/100)
Experiencia:
17013/18000  (17013/18000)
Áureos Áureos: 23.819

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Talamaur el Miér Oct 14, 2015 12:50 pm

La noche estaba llegando a los Dedos del Diablo,haciendo que su sombra se alargara como una mano fantasmagorica sobre las tierras del lugar. El sol se escondía por el horizonte y el calor que hacía un momento emanaba por todos lados, se transformaba poco a poco en un paramo frio y hostil. Por mi condición me sentía mucho mas comodo en la noche, por lo que agradecía que ya hubiera acabado el día.

Llevaba varios dias en el castillo de la Hermandad, ya que Ekaterina quería hablar conmigo, aunque ya empezaba a impacientarme. Al parecer todavía no había llegado de su última misión, así que me tomé la libertad de quitarme un poco el aburrimiento saliendo a una de las aldeas cercanas. Antes de salir reuniría a mis compañeros, por lo acercandome a un arbol cerca de la salida, extendí mi brazo hacía él. - Aysli - dije con voz calamada y en ese momento una serpiete piton de un metro y poco, se delizo suavemente por mi brazo, quedandose reponsando cerca de mi cuello. - Rathu - dije mirando hacía mi derecha, en la cual había varias casetas pequeñas de animales, apareció un lobo y se colocó a mi lado. - Drac - comenté por último, esperando que un cuervo negro bajara hasta mi presencía, pero tras unos instantes y ver que no aparecía, continué mi camino. - Drac, otra vez haciendo de las suyas, bueno, espero que no tarde mucho - pensé mientras me dirigí al poblado.

Cuando llegué, la noche ya había caido del todo y una luna menguante iluminaba levente el terreno. Las calles estaban iluminadas por unos pequeños faroles que apenas te dejaban ver un metro mas allá, pero gracias a mi visión nocturna, podía ver todo con suficiente claridad. Se escuchaba el ruido de la gente en las tabernas, el viento susurrante entre las casas y en ese momento una melodia mal cantada llego a mi oidos.

- El vino que tiene as..unción !hip! nooooo es b..lanco y tien..!hip! e coolorrrr - escuché cerca de mi posición una horrible canción.

Me asomé cuidadosamente por una de las esquinas en las que escuchaba la canción y observé a un hombre bastante desaliñado, con harapos viejos y algo regordete. En ese momento se me ocurrió algo interesante para pasar el rato. Me encaramé a uno de los edificios por donde pasaría, el cual hacía esquina con un callejon oscuro sin salida. Me quede observando al hombre durante un momento, como se podia ser tan estupido de estar tan borracho en un sitio tan peligroso. Sonreí un momento y cree delante de él una ilusión de una moneda, pero para que la viera creé otra de un mosquito grande. El mosquito pasó por su cara, por lo que comenzó a dar manotazos para alejarlo y viendo que tenía la mirada fija en él, lo hice descender hacía la moneda y desapareció.

El hombre se quedó extrañado, pero su cara cambio al ver la moneda - anda una moneda - y tras intentar cogerla despareció para aparecer mas adelante. Aquel tipo era demasiado torpe para darse cuenta de lo que estaba ocurriendo, así que seguí el juego durante un rato.

- Anda una moneda,ouch volvió a desaparecer.... anda una moneda, ¿pero por que desaparecen?... bueno, anda hay hay otra moneda - así hasta que se introdujo en el callejon sin salida y al final del mismo creé una pequeña montañita de monedas, brillantes y doradas. -ooooh, cuantas monedas - decía el hombre llegando a la montañita, con dificultades en el andar. Cuando llegó al sitio calló de bruces contras las monedas y se dió cuenta de que no era otra mentira.

- Bueno, esto ya no es divertido, Rathu hay tienes tu cena - dije mientras observaba que Drac llegaba volando y se posaba en mi hombro. Tenía pequeño papel en su pata derecha, por lo que mientras escuchaba los gritos del borracho y su posterior silenco, leí que Ekaterina ya había llegado y reclamaba mi presencía, así que volví al castilo lo antes posible.
avatar
Talamaur
H. del cuervo [Montaraz]
H. del cuervo [Montaraz]

Mensajes : 159
Fecha de inscripción : 04/03/2015

Hoja de personaje
Nivel:
33/100  (33/100)
Experiencia:
38138/38200  (38138/38200)
Áureos Áureos: 73.989

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Ishkar el Miér Oct 14, 2015 3:50 pm

Ninguna sede era buena si no tenía una taberna propia. Allí estaban Ishkar y Nathaniel, en una de las mesas de aquel lugar, sin saber que hacer. El humano disfrutaba una copa de un vino mientras que el audron se conformaba con una jarra del primer alcohol que le ofrecieron. No les gustaba estar de brazos pero si algo caracterizaba al grandullón, era su paciencia infinita. Podría quedarse sentado durante días enteros.

-Vamos Ishkar, tenemos que hacer algo. El dinero no crece en las plantas.- Sugirió Nathan, aferrándose al enorme brazo de su compañero e intentando moverlo en vano. -Quizás tendrías dinero si no lo desperdiciaras de forma absurda.- Respondió el audron. -¡¿Absurdo esto!?- Contra preguntó el humano. -¡Es un vino excelente!- Exclamó, indignado por la ignorancia de su amigo. -Lo que tú digas, pero por una copa que tu bebes, yo consigo veinte jarras de cualquier otro licor.- Insistió Ishkar.

A sabiendas de que discutir sobre lujos era inútil y que no podría moverle sin su consentimiento, pensó alguna forma de convencerlo. Y que mejor excusa que un buen combate. -¿Qué tal si vamos de caza?- Para corroborar sus palabras, dejó un cartel sobre la mesa con el dibujo de un humano corpulento, alopécico y lleno de tatuajes tribales. -Por lo visto, se ha convertido en un problema para el gremio en las últimas semanas. Los altos mandos ofrecen una buena suma por su cabeza.- Continuó, esbozando una sonrisa cínica.

El coloso dio un buen trago y tras dejar la jarra con un golpe, se levantó para hacer algunos estiramientos. -Un grano en el culo para la hermandad ¿No?- Agarró su espadón y lo ató a su espalda. -Espero que valga la pena.- Le interesaba el poder de su adversario, no el precio que pagaban por capturarlo o matarlo.

-¡Novatos!- Gritó una voz que se le hacía familiar. Ambos miraron hacia su emisor. Un elfo de aspecto débil, piel pálida y cabello largo y albino. Andaba encorvado y su voz era aguda y molesta. -Dejad de gandulear. Os reclaman para daros un encargo. ¡Vamos! ¡Rápido! ¡Rápido!- Ishkar se acercó a él y miró hacia abajo para poder verle a los ojos. -Ruega porque nunca se acabe la protección que te brindan. Porque si eso llega a pasar... te cortaré la lengua, te sacaré los ojos, te romperé todos tus huesos y te arrancaré la piel.- El elfo se reía a carcajadas. Nadie lo había visto pelear, por lo que todos decían que no era más que un perro ladrador, pero por algo poseía uno de los rangos más altos. -Me gustaría verlo.- Añadió, antes de dar media vuelta e irse por donde había venido con total naturalidad.
avatar
Ishkar
H. del cuervo [Secuaz]
H. del cuervo [Secuaz]

Mensajes : 38
Fecha de inscripción : 24/09/2014

Hoja de personaje
Nivel:
13/100  (13/100)
Experiencia:
5350/5600  (5350/5600)
Áureos Áureos: 10.650

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por FlyFenrir el Miér Oct 14, 2015 4:18 pm

Nunca hubiera pensado que en el norte hiciera tanto frío, pero por suerte mi abrigo era lo suficientemente grueso como permitirme permanecer en una óptima condición sin que el frío me afectase demasiado. Hacía días que seguía el rastro de un ciervo, me estaba quedando sin provisiones y necesitaba reponerme de ellas. El bosque de abetos parecía siempre igual y me habría perdido de no ser por las huellas del ciervo. Finalmente vi como las huellas subían una duna, la subí y manteniéndome oculto tumbado en el suelo miré que había al otro lado. Allí estaba el ciervo, y al parecer también estaban un ciervo hembra y una cría de no más de un mes de vida. Con cuidado de no hacer ruido saqué una flecha y la puse en mi arco, me disponía a disparar y cuando lo hice el ciervo se movió haciendo que fallara el tiro. La familia de ciervos al oír la flecha clavarse en la nieve comenzó a huir de allí. “Mierda, allá se va mi comida. Diosa Kala, ¿acaso es mi habilidad insuficiente para cazar a ese ciervo?¿o quizás habéis sido vos la que habéis movido al ciervo? ¿Acaso queréis que muera de hambre?” Me gruño entonces el estomago, como si fuera un monstruo. Caminé en busca de algún otro animal que pudiera cazar.

La nieve a mi alrededor estaba como si llevara allí siglos, inalterable. Entre tanto abeto se me enredó en el pelo muchas de sus hojas, era bastante molesto.  Finalmente salí de aquel bosque de abetos llegando así al camino, desde allí pude ver que no muy lejos se hallaba una casa. Esperaba que fuesen personas amables y me permitieran comer con ellos y darme un baño, de lo contrario tal vez lo pasaría bastante mal. No solía pedir ayuda  a desconocidos, pero la situación en la que me encontraba requería que tratase con la gente. Caminé hacia la casa, la nieve en el camino era bastante molesta, casi me cubría las piernas. Finalmente llegué a la cabaña a la cual llame, tardó un poco pero al final un hombre fornido salió de su interior. Llevaba una camisa a cuadros remangada y abierta en el pecho, llevaba unos pantalones con tirantes y unas botas que parecían bastante gruesas.

El hombre me miro de arriba abajo y dijo. -¿Qué es lo que desea?- Entonces, justo cuando iba a hablar mi estomago volvió a sonar con un gruñido. El hombre empezó a reír y echándose a un lado dijo. –Jajajajaja pasa, pasa. Debes tener mucha hambre para que tu estomago hable por ti. Soy Johan, un leñador. Siéntate, te preparare algo.- Sentía un poco de vergüenza, ya que mi estomago me había delatado, por suerte Johan fue amable y acepto compartir algo de su comida conmigo, así que le di mi nombre para quedar ambos presentados. –Yo soy Fenrir, un cazador. Encantado.-
avatar
FlyFenrir
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 80
Fecha de inscripción : 27/05/2014

Hoja de personaje
Nivel:
25/100  (25/100)
Experiencia:
20282/22000  (20282/22000)
Áureos Áureos: 34.772

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Starrk el Miér Oct 14, 2015 5:17 pm

Oscuridad, golpe, voces, golpe, dolor, confusión, golpe, sabor a sangre. No sabía dónde estaba, pero desde luego no era un lugar acogedor. Tenía los ojos vendados y estaba aturdido pero se me empezaba a pasar. Podía oír unas voces, pero aun no entendía lo que decía. Tenía atadas las manos y los pies a una silla incapacitándome la movilidad. Percibía el olor a humedad en el aire, por lo que supuse que estaba en una cueva. Volví a oír como alguien parecía hablarme y al ver que no le contestaba me volvió a golpear. Me quitaron la venda de los ojos y vi a un hombre calvo y con cara de pocos amigos y de respiración agitada mirándome. No era muy musculoso, pero al ver que tenía la mano magullada comprendí que era él quien me había golpeado. La cavidad estaba iluminada por velas, tantas que casi era como estar iluminado por el sol.

Parecía que mi aturdimiento llegaba a su fin pues esta vez pude comprender lo que dijo aquel calvo.
–Maldita sea tu orden y todos los que pertenecéis a ella. Te lo preguntaré una vez más, ¿dónde están los demás ejecutores?- Mi boca y cuerdas vocales no me respondían aun, por lo que no pude articular sonido alguno y el hombre volvió a golpearme una vez más. Notaba el sabor a sangre en mi boca y como descendía por el esófago. Debía concentrarme, ¿cómo había llegado hasta allí? Lo último que recordaba era ir de camino a Fergor cuando aún estaba en la zona oeste de Dyscordia, entre a una posada para beber algo y pasar la noche, y no recuerdo nada más. Definitivamente alguien me estaba esperando en aquella posada. Quien quiera que fuera iba a pagar aquella afrenta. No era culpa mía si los ejecutores le habían hecho algún mal. Mi titulo de ejecutor es solo eso, un titulo, ya que mis misiones las elegía yo y las completaba yo según mi punto de vista. Los ejecutores que permanecieron en la orden eran personas sin más ideal que servir a la hermandad sin preocuparse de las consecuencias que acarrearían sus actos.

De pronto oí unos pasos acercándose entonces una mujer habló al calvo que estaba mirándome con los ojos llenos de furia.
–¿Has conseguido sacarle alguna información?- El hombre miró a la mujer y con resignación dijo. –Que va, este maldito cabrón no suelta prenda.- La mujer camino hasta ponerse frente a mí, tenía un porte de una mujer de cuarenta años, pero me resultaba familiar y no conseguía saber por qué. Se echó hacia adelante y con una media sonrisa dijo. –Ganabas mas vestido de ejecutor, desnudo no eres más que otro hombrecillo.- Noté que comenzaba a recuperar la movilidad de la boca y la lengua y que las cuerdas vocales ya podían vibrar para articular palabras. –Suéltame… y os mostrare… lo que este hombrecillo… puede hacer…- Debía hablar entrecortado porque aun no estaba bien del todo. La mujer rió nuevamente y dijo. –Vaya, así que después de todo sí que puedes tener algo de interesante sin la ropa. Vamos, cuéntanos donde están el resto de tus amigos y no te haremos demasiado daño.- No pensaba decirle nada, y mucho menos sobre los ejecutores. Así que me limite a estar callado. La mujer se puso erguida y suspiro, acto seguido me dio una bofetada. –No juegues con nosotros. No perdemos nada torturándote.- Casi estaba completamente bien, parecía que recuperaba mis facultades con cada golpe que recibía. Mire a la mujer a los ojos y esta volvió a alzar la mano para golpearme de nuevo. Comenzó a descender su mano y cuando iba a golpearme generé una pequeña estaca de hielo saliendo de mi mejilla, la mujer se la clavo en la mano y comenzó a sangran con la estaca clavada en la mano. Generé un poco de fuego alrededor de mis muñecas y tobillos haciendo que las cuerdas se quemaran y rompieran, el calvo se lanzo hacia mí con un hierro candente que conseguí esquivar tirándome de la silla ya libre. Me levante rápidamente y me lancé sobre él, que al mismo tiempo había lanzado otro ataque con el hierro candente. Casi nos habíamos golpeado cuando…

Desperté en una cama en la misma posada en la que en mi sueño había visitado por última vez.
“Maldición, no esperaba tener una pesadilla así. Sera mejor que me prepare y baje a comer algo antes de proseguir mi camino.”

_________________

Ficha: Historia de un ejecutor
NPC acompañante: Alice
avatar
Starrk
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 179
Fecha de inscripción : 05/11/2014

Hoja de personaje
Nivel:
38/100  (38/100)
Experiencia:
48073/50000  (48073/50000)
Áureos Áureos: 62.165

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Web Master el Miér Oct 14, 2015 5:36 pm

Aquello que una vez caminó erguido y orgulloso vuelve a hacerlo. El aire es nuevo para él, pero no tarda en corromperlo igual que corrompe todo lo que hay a su paso. Cerca, y a la vez muy lejos, el eco que despertaba también cobra fuerza y empieza a brillar. Es momento de tomar su hogar de nuevo por lo que las semillas de Dyscordia empiezan a germinar y a abrirse paso por la superficie del continente. Muy lentamente y con dificultad, algunas se dejan mostrar en lugares inhabitados, aunque las más osadas podrían llegar a aparecer en poblaciones o zonas muy frecuentadas. Un nuevo temblor mágico sacude todo el continente, aunque sigue siendo tan poderoso y a la vez tan débil que los seres “corrientes” tampoco pueden sentirlo. Al menos no del todo. Los afines a la magia (a partir de nivel 15) pueden sentir un ligero malestar durante unos segundos. Aunque son incapaces de averiguar el origen y podrían entenderlo como una sensación pasajera y totalmente normal. Las barreras se agrietan aún más y lo que antes solo eran ventanas se convierten en puertas. Siempre hubo alguno que escapó, pero esta vez no serán casos aislados.

Tiempo: Lamento no haberlo hecho antes, ya que todos os habéis situado en un tiempo diferente. El tiempo del evento es casi medio día. Estamos en el inicio del invierno, aunque en el Norte siempre hace frío. Los del Oeste podéis notar un airecillo fresco, pero nada grave. En el Este y el Sur no se nota mucho cambio de temperatura. Los que os habéis situado diferente podéis decir que ha sido el día anterior, no hay ningún problema.

Dark, Alex, Isma y Nyrbe:
No sabéis quién ha robado el carro, no habéis conseguido averiguar nada y, lo peor, ni si quiera lo podéis recuperar. Al fondo del acantilado podéis ver, con mucha dificultad, el carro totalmente destrozado contra las rocas. Si tenéis una vista muy aguda también apreciaréis que un pobre desgraciado ha quedado incluso peor que el transporte. El oro que tanto costó conseguir a Dark y Nyrbe se va empujado por la corriente del río. Podéis intentar recuperarlo, aunque es difícil llegar hasta allí y nada os asegura que siga en el lugar cuando bajéis. Alex e Isma, podéis seguir vuestro camino hacia casa de vuestro abuelo o ayudar a vuestros “amigos” en lo que estuvieran haciendo. A su vez, Dark y Nyrbe, podéis explicar vuestro objetivo a los hermanos Harken, ir por vuestra cuenta a Fire Blood o marcharos. Tenéis libre albedrío, solo os he dado una base para actuar.

Luthia y Etsu:
Sentís un temblor que sacude todo el “castillo” de Summa Sapientia. Podéis ver mucha gente asustada corriendo. No sabéis que ha ocurrido, pero no tardáis en averiguarlo. Un profesor del gremio se acerca a vosotros y os informa.

-El loco Tod ha vuelto a hacer uno de sus experimentos. Earendil le prohibió que siguiera experimentando con “Aire de Fuego” y le ha dado igual. No sabemos cómo está, pero hay que buscarlo… o lo que quede de su cuerpo- Os explica.

El loco Tod es un hombre muy estrafalario pero querido en el gremio. O lo era. Aunque su locura iba en aumento cada día y sus experimentos eran de lo más extraño. Ahora le había dado por probar con algo a lo que él había apodado “Aire de Fuego” y eso causó la inmensa explosión y, por lo tanto, el temblor que habéis notado. Podéis ayudar a buscar a Tom o su cadáver, aunque también podéis buscar heridos, buscar a Earendil como decía Etsu o hacer cualquier cosa que tuvierais pensada antes del desastre. Tenéis libre albedrío, solo os he dado una base para actuar.

P.D: Procurad leer bien los post de moderación pues el temblor no podríais haberlo sentido. No es un temblor físico, es un temblor mágico y, como he dicho, solo pueden sentirlo aquellos unidos a los dioses y ninguno de los participantes lo está.

Tomoyo:
Amanece y los rayos de Sol entran en tu cueva y se reflejan en la nieve del exterior, por lo que iluminan el interior de la cavidad. No hay animales cerca, al menos no peligrosos, por lo que no hay nada que perder. Pasan unas horas hasta el tiempo actual, ya que en tu post todavía no había ocurrido el evento. Hace frío, puede que más que ayer, pero estás cerca de algunas poblaciones. Te alcanzan las provisiones para llegar, pero el frío es peligroso si permaneces mucho tiempo inactiva. Tienes libre albedrío, solo te he dado una base para actuar.

Gautrek:
Antes de nada, has perdido 1.100 áureos que se quitarán de tu cuenta. Hay que tener cuidado con lo que se hace. Sin embargo tienes la posibilidad de recuperarlos y ganar mucho más por la oferta que una extraña mujer te ha hecho. Puede ser una trampa o puede ser una oferta muy generosa, aunque es extraño que una desconocida te ofrezca algo de forma tan sencilla, ¿no?

-Hay un campamento abandonado a las afueras, en dirección al Oeste desde aquí. Los bandidos han abandonado el lugar, pero podría quedar un rezagado o algún animal peligroso por lo que no puedo ir yo. Aquellos hombres robaron un objeto muy importante para mí, es un libro con gemas engarzadas. Además está escondido allí todo el oro que robaron, ya que fueron expulsados del lugar prematuramente y no pudieron llevarse nada- Te explica.

Tú decides, seguirás tu camino, te quedarás en la taberna, harás caso a la mujer… hay muchas opciones para seguir. Tienes libre albedrío, solo te he dado una base para actuar.

Astinus:
Desde tu posición, teniendo en cuenta que has dicho estar cerca de la sede de Summa Sapientia, escuchas una enorme explosión y sientes el temblor que esta provoca. Quizás no lo sientes por tu estado ya que estás muy mareado y necesitas sentarte. Debes tener cuidado con tus decisiones, ya que has entrado en una taberna un tanto extraña y los vapores del lugar te han afectado muy negativamente. Si te ve algún miembro del gremio podría llegar a pensar que te ha ocurrido algo por la explosión. Quizás puedas explicarle la verdad o mentir. No es muy buena idea confesar que estás alelado por una substancia que desconoces. Puedes escuchar ruido de fondo como de personas corriendo. Es muy probable que tú también debas correr aunque casi no puedes moverte por los efectos de ese humo. Necesitar descansar unos minutos para reponerte. Tienes libre albedrío, respetando los límites por tu situación.  Solo te he dado una base para actuar..

Xyox:
El temblor ha sido muy localizado, por lo que algo cercano lo ha provocado. No reconoces el rugido, pero ya sabes la respuesta a qué ha provocado el sismo. Una criatura muy grande. Se trata de un hambriento y peligroso Wyvern. Es demasiado grande como para entrar en la cueva, pero está esperando fuera ya sea a ti o a ver alguna presa en las cercanías. Puede quedarte dentro y esperar a que todo pase o salir a hacer frente a la bestia. Aunque, si conoces tus límites, sabrás que no eres rival para semejante criatura y que, con total seguridad, morirás enfrentándote a ella. No hay ninguna señal de los esclavistas y los rumores no siempre son ciertos, aunque en la cueva puedes ver madera quemada como si alguien hubiera acampado allí. Hay otra hoguera ya consumida, por lo que debieron ser unas cuantas personas. Tienes libre albedrío, solo te he dado una base para actuar.

Talamaur:
Te hacen pasar a una sala aparentemente vacía y cierran la puerta cuando entras. Casi al instante, tras una mesa puedes ver a una mujer atractiva que te mira con unos ojos fríos e implacables. Nunca has visto a Ekaterina y, realmente, casi nadie en todo el gremio la ha visto. Podrías decir que es ella, pero no podrías asegurarlo. Te hace un gesto con la mano para que te acerques y tomes asiento.

-Muy bien, novato. Me han dicho que has resaltado mucho entre los últimso que han entrado al gremio. ¿Sabes? Siempre es interesante tener futuras promesas como tú pro aquí. Me gustaría hacerte una prueba. Pero eres libre de aceptarla o rechazarla. Si decides hacerlo, deberás ir mañana al mediodía al pueblo del que acabas de venir y encontrarte con Tharkos. Lo único que puedes saber sobre él es que lleva una rosa azul aunque puede que no visible. Él te dará más información- Te explica.

Tú no lo sabes, pues es imposible para ti averiguarlo, pero no es Ekaterina. La Cuervo no ha llegado a su posición dejándose ver tan fácilmente. Sin embargo, es una de sus más alegadas y habla por ella. Tienes libre albedrío, solo te he dado una base para actuar.

Ishkar:
Una mujer atractiva se te acerca. Puedes ver el contoneo de su cuerpo y sus hermosos ojos aun con toda la tela que la cubre. El elfo hace una reverencia y parece incluso asustado. La mujer se sienta frente a ti y te observa durante unos segundos. Después echa un rápido vistazo a tu acompañante.

-Escúchame bien, novato. Sabemos que tienes mucho potencial y que estás desperdiciado. Podrías ser una buena baza para nosotros, así que te encargaré una misión importante para el gremio. Si decides hacerlo, deberás ir al pueblo que está a unas horas de camino de aquí en dirección Sur y encontrarte con Tharkos. Lo único que puedes saber sobre él es que lleva una rosa azul aunque puede que no visible. Él te dará más información- Te explica.

La oferta es extraña y te habían ofrecido antes una cacería. Aunque esta es una misión del gremio. Puedes aceptarla o puedes negarte, depende de qué prefieras hacer. La mujer se levanta y se va tan rápido como ha venido sin permitirte preguntarle o responder nada. Tienes libre albedrío, solo te he dado una base para actuar.

Fenrir:
La casa es muy acogedora, aunque sorprende que no haya mucha decoración. Puedes ver una gran cantidad de recuerdos animales tales como cabezas colgadas de la pared, cuernos, pezuñas y… lo que parece la pata de un gran lobo. Aunque, si te fijas bien, te darás cuenta de que es la mano de un semi-bestia lupino.  El hombre aparece de nuevo con un tazón repleto de un líquido caliente. Huele a pollo y el aroma es delicioso. Él se sirve otro y te hace una señal para que te sientes en la mesa frente a él. Mientras sopla para enfriar el caldo, te observa.

-¿Qué te trae por aquí? Este es un ligar muy inhóspito y no esperaba visitantes- Te pregunta.

Puedes decirle la verdad o mentirle, depende de lo que prefieras. No tiene aspecto de ser alguien muy listo, pero sí muy fuerte. Sus enormes brazos podrían partir a una persona cualquiera de un solo abrazo, aunque su rostro muestra amabilidad. Pero las apariencias pueden engañar. Tienes libre albedrío, solo te he dado una base para actuar.

Stark:
Intentas levantarte pero en latigazo de dolor te hace permanecer acostado unos segundos. No sabes por qué, pero el cuerpo te duele a horrores como si te hubieran… torturado. Espera, ¿qué estabas soñando? Las sabanas de tu cama arecen estar un poco manchadas de sangre y, si las quitas y miras tu cuerpo, puedes ver que estás vendado casi por completo con un vendaje empapado en rojo. Te han intentado curar, pero no demasiado bien.

-Si intentas moverte ahora puede que se te abran las heridas de nuevo. He intentado curarte, aunque no soy muy buena. Reponte un poco más y en cuanto estés listo nos vamos de aquí. Si no… nos matarán a los dos- Te dice una mujer.

Antes de que puedas decir nada, la chica se marcha y te deja solo en la habitación. A tu lado hay un plato con algo de fruta y un vaso con agua. También puedes ver tu ropa y tus armas en el lateral contrario de la cama. El cuerpo te duele mucho, pero deberías estar entrenado para soportarlo. ¿No? La mujer te espera en el exterior de la habitación, puedes descansar un poco más o vestirte y salir ya. Decidas lo que decidas te toparás con ella en el momento en el que salgas. Aunque también hay una ventana y la habitación no debería estar demasiado alta. Tienes libre albedrío, solo te he dado una base para actuar.
avatar
Web Master
Admin

Mensajes : 302
Fecha de inscripción : 14/01/2014
Edad : 906

Hoja de personaje
Nivel:
100/100  (100/100)
Experiencia:
500000/500000  (500000/500000)
Áureos Áureos: 999.999.999

Ver perfil de usuario http://www.seedsofdyscordia.com

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Luthia Zul el Miér Oct 14, 2015 10:06 pm

Luthia escuchó el nombre de su líder de gremio ser usado por una persona de tercera edad. Le siguió con el ojo, hasta que se distrajo con la voz de alguien.
Un elfo se posaba frente a ella, preguntándole por su bienestar, e incitando que volvieran dentro.
Se tardó en responder, pues el tentaculado personaje que se encontraba detrás de él, la mantenía con su pensamiento vagando.

No era la primera vez que veía a estos dos por los lares del gremio. Pero lo único que sabía de ellos es que eran miembros de Summa Sapientia al igual que ella.

Al ver la mano del elfo frente a ella, no la tomó. Simplemente hizo una reverencia ante el gesto de presentación. Dado que no habían intercambiado más que unas simples sonrisas y saludos, Luthia decidió por no dar su nombre. Al menos, no por el momento.

-Gracias por preguntar, estoy bien- Fríamente, le respondió al amable elfo. -La tierra anuncia que está viva con tales movimientos. Sin embargo, dices que esto no es normal. ¿Había ocurrido algo parecido antes aquí, y de tal manera?-  
Comenzó entonces a caminar junto a ellos.

Pronto, un integrante de grado mayor a ellos se les acerco, explicando que el “temblor”, que habían sentido algunos minutos atrás, no se trataba de otra cosa más que un mal cálculo del Loco Tod
Luthia ya había escuchado lo suficiente, y creyendo que era hora de actuar, dejó los libros que andaba cargando en una mesa, y siguió  -Creo que será mejor ayudar a heridos, si los hay, y buscar a nuestro amigo Tod-

O lo que quede de él

-Suponiendo que vamos a estar juntos por un rato más, lo más correcto será presentarnos de nuevo- Hija de nobles, Luthia procuraba siempre ser directa con sus pensamientos y acciones. Hizo una reverencia nuevamente –Me llamo Luthia, Luthia Zul. Me agradaría saber los nombres de vosotros-

Luthia hizo una pequeña sonrisa, pero ésta no perduró. Quizás no había sido tan buena idea dar su nombre completo. Los “Zul” no eran tan conocidos como los demás nobles, pero aun así nobles eran. Y seguramente la tragedia familiar ya se había esparcido por todos los lugares.
La idea le disgustaba a Luthia.

¡Luthia se ha unido a tu grupo!

-¿Y bien?- Dijo por último, con su usual tono mandón.

( Lamento la falta de atención. Pensé que cualquier persona afinada a la magia iba a ser capaz de sentir el cambio, y por lo tanto, la explosión “mágica”. Trataré no vuelva a ocurrir
Y una pregunta. Debo postear despues de Dark siempre, o cada Master Post cambia el orden? )
avatar
Luthia Zul
Summa Sapientia [Adepto]
Summa Sapientia [Adepto]

Mensajes : 55
Fecha de inscripción : 14/09/2015

Hoja de personaje
Nivel:
27/100  (27/100)
Experiencia:
25447/26000  (25447/26000)
Áureos Áureos: 52.357

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Dark S. Satou el Miér Oct 14, 2015 11:47 pm

El carro se desplomaba por el barranco, y con él, las ganas de vivir de Dark. ¿Tres millones de áureos perdidos de aquella forma tan patética? ¿Para que ni siquiera sirviesen para alguien? ¿El trabajo de un año perdido en unos segundos? Bajó la cabeza y ordenó parar al caballo, pero el semental seguía sin obedecerle. Había cogido una velocidad casi fantasmal; el viento golpeaba contra la cara de Dark hasta el punto de hacerle daño.

-¡Para! -El caballo no hacía caso.

No bastó con rajarle el cuello un ágil tajo; el caballo estaba hechizado y el barranco se encontraba demasiado cerca. Intentó liberarse y saltar pero también era demasiado tarde para eso: cuando ya había logrado sacar los pies de las espuelas, ya tenía medio cuerpo para fuera.

La buscaré, y la encontraré. No le permitiré separarse de mí de esa forma, me rebajaré y me arrastraré... Le pediré perdón...

El tiempo se volvió muy lento para el joven príncipe. Lo que parecían unos segundos se tornaron años, décadas. No podía parar de ver la imagen de Elisabeth recorriendo su cabeza. Todo mientras el infinito se hacía cercano. Reaccionó rápido poniendo las manos hacia abajo, creando una corriente de aire continua con un foco de fuego a ras de las manos. Se chocó contra el barranco de forma muy dura por el cambio de dirección e intentó aferrarse a pesar del impacto contra el suelo de la parte alta. Pero su mano falló, y estaba demasiado exhausto mentalmente por la cantidad de potencia que había usado en aquel conjuro.

Se acabó.

Cerró los ojos y se abrió de brazos, aceptando su destino. Se lo merecía. No era el hombre que su madre había criado. No era el hermano que Elisabeth había deseado. No era el amante que Louise había esperado. No era el camarada en el que Nyrbe había apostado. Pero todos esos pensamientos se desvanecieron en el momento que algo aferró su mano, quedando tendido en el aire. Todo comenzó a recuperar color, sus ojos comenzaron a abrirse. Esta vez no veía un ángel como aquella vez hacía tantos años que creía que había muerto. Esta vez, era un humano que había arriesgado a caerse también para rescatarle. Un comportamiento altruista y ejemplar. ¿Pero eso hubiese hecho él también, no? Había cambiado. O no. Seguía queriendo responder mal, hacer una mueca como para demostrar que no necesitaba ayuda y que se podría haber salvado solo. Pero su orgullo cedió, obligándole a abrir la boca ante un gemido asustado.

-Gracias, Alex.

Y no lo dudó en ningún momento: salió solo. La persona que tanto había odiado por un año entero, aquel que le sobrepasó y creó aquella cicatriz en su rostro le tendió la mano. No quería ilusionarse ante la actitud altruista que demostró el mercenario arriesgando su vida para salvar la suya. Una vez se recuperó le dedicó una sonrisa débil y dirigió una suave brisa hacia la parte inferior del muchacho para quitar los rastros de nieve. Después, por asombro de su ácida personalidad, quitó los suyos. Dirigió también unas cálidas llamas para los dos y sobretodo, para recuperar el color del susto.

-Sé que no viene al cuento. Pero Elisabeth... me traicionó. ¿Sabéis algo de ella? Desapareció hará unos nueve meses ya. Yo... he prometido algo mientras veía mi cara pegada contra el suelo de ahí abajo. Que la encontraría. Es mi hermana, y a pesar de no tener hermanos de sangre o tener algunos perdidos por el mundo que realmente me dan igual -lamentaría haber dicho esas palabras un tiempo más adelante, lamentaría muchísimo decir aquello delante de Tsuki y Nyrbe. Se disculparía un millar de veces, pero en aquel momento no sabía nada-, quiero pedirte ayuda. Una ayuda sincera, de prín... De persona a persona. Ayudadnos a llegar a Fire Blood y recuperar de alguna forma el dinero. Una vez el tratado funcione con ellos, quiero encontrar a Elisabeth -dirigió una mirada a Nyrbe- si nuestro plan nos lo permite, claro.

Mientras esperaba respuesta, sintió algo que recorrió todo su cuerpo e hizo que necesitase apoyar la mano sobre el hombro de Alex para no volver a caer. Nunca había sentido algo tan poderoso, y a la vez lejano. No, no podía ser algo referente a la magia. Tal vez sería el malestar físico y mental por la situación que había pasado.

-Estoy bien, estoy bien -Acabó aclarando innecesariamente.

Pero él era inteligente, y se mostró aún más atento. Si de verdad era magia tan poderosa, podría llegar a desmayarse al sentirla.
avatar
Dark S. Satou
Fire Blood [Luchador]
Fire Blood [Luchador]

Mensajes : 236
Fecha de inscripción : 24/04/2014

Hoja de personaje
Nivel:
30/100  (30/100)
Experiencia:
30150/32000  (30150/32000)
Áureos Áureos: 68.660

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Gautrek el Jue Oct 15, 2015 1:19 pm

La mujer me comentó que había un campamento abandonado al Oeste, a las afueras de la ciudad. Al parecer un grupo de bandidos habian sido echados rapidamente, dejando el objeto que quería la mujer, un libro enjoyado, y varías cosas mas. El resto de los enseres podía quedarmelo yo, ya que al echarlos con tanta premisa, seguramente habrían dejado muchas cosas.

Aquello me olía a chamusquina, que una humana se acercara a ofrecerle un trato en el que podía ganar mucho dinero, por el simple echo de ir a buscarle un libro, era bastante raro. Me quede un momento viviblemente pensativo, ya que sabía que había otros mercernarios en la ciudad y que se hubiera fijado en el..... aunque tambien podría ser que necesitara a un enano exclusivamente para el trabajo.

- Bueno mujer, mi nombre es Gautrek y dejeme explicarle una cosa - le comenté mientras me tocaba la barba - en este mundo hay algunas veces personas que no se fían de los demas, que consideran que como estan es una buena forma de vivir y que prefieren no ir al preligro de cabeza - dije de manera calmada y a continuación le dí un sorbo a la cerveza que me había invitado - pero tienes suerte, yo no soy esa clase de personas, así que acepto el trabajo aunque sigo sin fiarme de tí - le dije mirandola fijamente.

La mujer me dió unas indicaciones mas concretas de donde se encontraba el campamento, incluso me dió un pequeño mapa con la ubicación aproximada marcada con un circulo. Quedamos en qe cuando tuviera el libro volviera a la taberna y le preguntara al dueño por ella, que sabría donde encontrarla. Tras finalizar aquel extraño encuentro, me atavie con mi armadura y con el hacha, para posteriormente partir hacía el oeste. Sabía que el camino sería peligroso y que tendría que decidir muchas cosas, pero que demonios iría a por ello. Sabía que si no realizaba aquella tareea siempre me quedaría el gusanillo de ¿y si lo hubiera hecho? y eso sería algo de lo que si me arrepentiria durante mucho tiempo.

Ya había llegado al bosque donde se encontraba aquel campamento, por lo que tomé el camino principal para llegar a él y ya luego iría campo a traves para llegar finalmente. Una cosa de la que me dí cuenta es que hacía un poco mas frío que de constumbre, menos mal que los enanos estamos acostumbrados a los cambios de temperatura y por ahora lo llevaba bien. Mientras caminaba, pensé en que podía haberle pedido a la mujer un pequeño extra por ir con tanta urgencía, aunque a estas alturas se lo pediría por recuperar su libro, que para eso era yo el que me jugaba el tipo.
avatar
Gautrek
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 04/03/2015

Hoja de personaje
Nivel:
25/100  (25/100)
Experiencia:
21572/22000  (21572/22000)
Áureos Áureos: 28.357

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Rog'Muk Warsong el Jue Oct 15, 2015 9:21 pm

-¡Dos semanas! ¡Dos malditas semanas buscando a ese idiota- Exclamaba un orco de piel anaranjada. Posaba su hacha de una mano en su hombro derecho, como si deseara encontrar algo para blandirla, algo con lo que desquitarse. -¿Te recuerdo que fuiste tú el que aceptó ir a buscarlo?- Preguntó de forma retórica una orca que le acompañaba. Mucho menos robusta y alta que él, pero no se quedaba atrás. Esta portaba un arco como arma y parecía más calmada que su compañero. -¡¿Acaso crees que podía negarme a aceptar la misión!?- Contra preguntó entre gritos. -¡Además, no esperaba tardar tanto! Y como la información que nos dieron en aquel pueblo sea falsa... ¡Los aniquilaré a todos!- Continuó, maldiciendo el nombre de su objetivo a cada paso. -Sabes que no serías capaz de matar a una mosca si no te da un buen motivo.- Ante esas palabras refunfuñó y dejó su hacha en el cinturón.

-¿Crees que estará vivo?- Preguntó, esta vez más tranquilo e incluso con cierto toque melancólico. -¿Estamos hablando de la misma persona? Vamos, sabes que es un hueso duro de roer.- Respondió ella. El orco esbozó una sonrisa y miró al frente. - << Maldito imbécil... Cuando te encuentre voy a romperte la cara a golpes. >> - Lo curioso es que, aún si tenía ganas de verlo, lo pensaba realmente.

Se encontraban en el norte de Dyscordia. Habían recorrido un largo viaje desde Fridonar hasta Fergor, pero no encontraron ni rastro de la persona que buscaban. Pero tras varios días investigando, consiguieron dar con su primera pista. Según decían, se había avistado un orco solitario por las montañas del enano. Su descripción encajaba a la perfección con él.

Así que marcharon hacia allí. Apenas estaban en las faldas de las enormes montañas y el frío no suponía un problema para ellos, acostumbrados al gélido clima de la isla en la que residía su clan. -Tengo un presentimiento. Garrosh está cerca.- Dijo Rog'Muk con firmeza en sus palabras. -Llevas cuatro días diciendo lo mismo.- Comentó su compañera. -En algún momento tengo que acertar.- Añadió él.

Off:
Me uno con el consentimiento del staff
avatar
Rog'Muk Warsong
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 18/06/2015

Hoja de personaje
Nivel:
18/100  (18/100)
Experiencia:
10441/10600  (10441/10600)
Áureos Áureos: 15.911

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Alex el Jue Oct 15, 2015 10:23 pm

Nyrbe saltó a la yegua de Alex con intención de alcanzar a Dark, pero Niké se vio obligada a frenar de golpe cuando se topó con el acantilado que había frente a ellos. Relinchó y se elevó sobre sus patas traseras haciendo que los dos hombres cayeran al suelo. La armadura no fue muy buena protección contra la caída, más bien al contrario. El mercenario se golpeó en la cabeza y sentía un dolor terrible en las costillas. Se palpó el pelo y, al mirarse la mano, pudo ver que estaba manchado de sangre. No sería una gran herida, pero Sam se enfadaría con él. Y esta vez no había sido su culpa, pero no lo creería. Nunca lo creía. Miró a Dark, pero no aminoró el paso. ¿Estaba loco?

Alex se quedó atónito cuando vio como el muchacho degollaba al pobre animal. ¿No era más sencillo saltar de él? Pero ni si quiera eso fue suficiente, la criatura se arrojó al vacío con el jinete incluido. El mayor de los Harken, por puro instinto, se levantó y corrió hacia el precipicio. Saltó cayendo al suelo con su pecho y produciéndose de nuevo un dolor nada agradable. Intentó alcanzar a Dark con la mano y... lo logró. Tiró de él hacia arriba hasta que los dos estuvieron fuera de peligro. Y lo que pasó a continuación fue lo más sorprendente en días. Qué demonios, en meses. El príncipe ególatra y odioso se comportó como una persona normal y agradeció la ayuda.

-No tienes que darlas- Le respondió.

Lo cierto es que no salía de su asombro, no se había esperado nunca que aquel chico tuviera ese comportamiento. Aunque era cierto que no parecía el mismo. Tenía un aire más serio, más madura... menos infantil. ¿Le habría ocurrido algo? Alex lo habría achacado a su pelea, ¿pero qué importancia tendría esa nimiedad para Dark? Además, se marchó comportándose como siempre lo había hecho. No, algo más debió haberle ocurrido. Pero antes de que Alex llegara a una conclusión escuchó un nombre muy especial. Elisabeth. El chico preguntaba por ella. Sin embargo, también escuchó "traición" y no entendía el por qué. ¿Qué clase de traición podía cometer esa chica?

-Elisabeth está con nosotros, en casa de mis abuelos. Sam y Ele estaban a su cuidado por su estado. Pero es mejor que lo hablemos en otro momento, quizás quieras venir a visitarla. Además, seguro que necesitáis ayuda- Le explicó.

No estaba seguro de qué hacían ahí, pero debían tener una razón importante y habían llevado mucho dinero con ellos. Quizás quisieran contratar mercenarios de Fire Blood para una misión. ¿Pero qué podrían querer ellos? Y por otro lado estaba el caso de Elisabeth. Debía estar a punto de dar a luz, hacía un par de semanas que no la veían pero no le faltaría mucho. Pero había traicionado a Dark. ¿Cómo? ¿Lo había delatado con alguien? ¿Era porque lo había abandonado? ¿Qué significaba ella para él? Eran muchas preguntas pero tenían que aclararlas una a una y poco a poco.

Mientras pensaba en ello, el chico volvió a interrumpirlo indirectamente. Sufrió una caída repentina aunque se recuperó rápido. Se apoyó en el hombro de Alex y antes de que este pudiera interesarse por él aseguró que estaba bien. Sería por la muerte que casi tiene. Era normal desfallecer en situaciones como aquella, por lo que no le dio importancia.

_________________

Nombre:
Alex Harken

Clan:
Clan Harken

Gremio:
Fire Blood

Profesion:
Mercenario

Npc's acompañantes:
Sam
Ele

Ficha
Datos
avatar
Alex
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 622
Fecha de inscripción : 17/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
45/100  (45/100)
Experiencia:
68946/70000  (68946/70000)
Áureos Áureos: 157.539

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Talamaur el Vie Oct 16, 2015 12:47 pm

Ya estaba llegando al castillo y pude observar, que efectivamente Ekaterina había llegado o al menos había umentado el numero de guardias que cuando partí. Al llegar me indicarón que fuera a la planta mas alta, lugar en el que nunca había estado, ya que estaba prohibido a los de mi rango. Subí el último peldaño de la escalera y llegué a una gran puerta, en ella se podían ver diferentes adornos y decoraciones algo tetricas. Tenía como runas inscritas y figuras empaladas o descuartizadas, seguramente para disuadir a cualquiera que quisiera pasar. Dos guardias custioaban la puerta, los cuales grandes y temibles a la vista, llevaban puestas unas mascaras en la que solo se podían ver los ojos. Entré por la puerta a una habitación algo iluminada, en la que se podía apreciar varios cuadros en las paredes. Segun pude apreciar, representaban los siete pecados capitales, algo que me hizo disfrutar la vista. Escuché el chirriar de la puerta al cerrarse tras de mí, por lo que me senté en una de las pocas sillas que había y esperé a que llegara Ekaterina.

Tras una breve espera, una mujer apareció por la puerta que había al fondo de la habitación, a la cual casí no la había escuchado llegar. Se acercó al borde de la mesa en la que yo estaba apoyado y me me miró fijamente, como si quisiera entrar en mí mente. Ektarína no era como me había imaginado, pero si había podido llegar a ser lider de aquel gremio, significaba que era peligrosa, así que tendría que medir mis palabras. Ella comenzó a hablar, comentandome que aunque era un novato en el gremio, le habían dado buenas referencías de mí, por lo que qería hacerme una pequeña prueba.

- ¿Y de que se trata la prueba? - pregunte con curiosidad.

- No te voy a decir de que se trata, puedes aceptarla o rechazarla, tu decides -
dijo tajante, - si decides aceptarla, deberas ir de nuevo al pueblo del que acabas de llegar y encontrarte con Tharkos -hizo una pequeña pausa y prosiguio - lo único que te dire de él, es que lleva una rosa azul y posiblemente no esté visible - espeto al final. - Espero poder confiar en tí Talamaur, tu decides, pero seguro que haras lo correcto - tras terminar de hablar se marchó igual de rapido que había llegado. Justo cuando salió note una sensación extraña, algo que nunca había sentido antes, que me hizo extremecer el cuerpo, pero fue tan breve que no pude captar de que tipo se trataba, así que no le dí importancía.

Salí de la habitación pensativo, ya que no sabía por que quería que hiciera aquella prueba, pero si era para conseguir mas poder, no podía perder la oportunidad. Lo único que me molestaba de todo aquello, era que fuera al mediodia, la hora en la que mas calor hacía en aquel lugar. Cogí el odre lleno de agúa y algo de comer, si iba a salir por un tiempo indefinido, cogería algunas provisiones, nunca estaba demás ir prevenido. En el patío del castillo dí de comer a mis mascotas y a continuación inicié mi marcha, pero antes de que pudiera salir un hombre me paro en la puerta del castillo.

- Espera Talamaur - me comentó.

- ¿Por que me paras? - pregunté con las manos apoyadas en el mango de mis dagas.

- Ekaterina me a pedido que te enselle un caballo para esta misión - dijo mientras sacaba del establo un corcel marrón.

Ella sabía que iba a aceptar, por lo que tenía ya preparado mi medió de transporte y por lo que parecía, esté viaje iba a ser bastante largo. - Bien, dile a Ekaterina que aceptó su ofrecimiento y que no la fallaré - tras decir estó, monté en el caballo y partí hacía el poblado.

En poco tiempo lleguaría al poblado de la noche anterior, en el cual esperaba que hubieran quitado el cadaver del borracho, no quería que el caballo se manchara las patas. El sol hacía algun tiempo que había salido y ya se notaba que comenzaba a calentar el ambiente, algo que por ahora no me molestaba demasidado. Por mi condición, el sol no me mata, pero me quema la piel y es algo basnte doloroso, menos mal que tenía cubierto casí todo el cuerpo. Tenía curiosidad por saber quien era Tharkos y cual sería mi cometido en esta prueba, aunque bueno, fuese lo que fuese iba a aceptarlo. Llegué al pueblo y paré en una de las plazas principales del mismo, ahora solo me quedaba esperar, ya que había llegado algo mas temprano del mediodia.


Última edición por Talamaur el Vie Oct 16, 2015 2:24 pm, editado 1 vez
avatar
Talamaur
H. del cuervo [Montaraz]
H. del cuervo [Montaraz]

Mensajes : 159
Fecha de inscripción : 04/03/2015

Hoja de personaje
Nivel:
33/100  (33/100)
Experiencia:
38138/38200  (38138/38200)
Áureos Áureos: 73.989

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Etsu el Vie Oct 16, 2015 1:53 pm

La joven se reusó a coger mi mano, un comportamiento algo extraño para mi gente, pero sin duda normal para los humanos, que tendían a ser desconfiados de los desconocidos. O quizá fuésemos los elfos los confiados, no sabría decirlo en este momento.
Aun así, fuimos hacia el gremio, pero antes de llegar, uno de los profesores salió a explicarnos que Tod, el loco, había fallado en otro de sus experimentos con lo que él llamaba “Aire de Fuego”. Dejé a mi memoria volar hacia atrás en el tiempo, unos pocos años atrás, bastantes quizá para un humano, Tod llegó al gremio. Era un joven curioso y con mucha ambición, fueron buenos tiempos, pero enseguida se enfrascó en sus estudios. Quiso crear cosas nunca antes vistas, sin importarle el peligro. Algunos decían que en ese momento se volvió loco, otros que ya vino así, yo creo que no está loco, es un visionario, un incomprendido.

Me había despistado durante un instante, por lo que me sobresalté al escuchar el ruido de los libros sobre la mesa, volví a la realidad, para encontrarme que Lucy volvía a hablarme, dijo que, si íbamos a pasar un rato juntos, lo mejor era presentarse, dijo que se llamaba Luthia Zul, al mismo tiempo que nos dedicó una fugaz sonrisa y una sutil reverencia.
Me sonaba el apellido Zul, pero en ese momento no sabía el por qué, así que no expresé mis dudas en voz alta, tampoco quería ofender a la joven tan pronto.

-Encantado de conocerte Luthia, mi nombre es Etsu Drack, y el de mi amigo es Zafón –dije con calma mientras que zafón movía sus tentáculos ligeramente, como saludándola -Zafón no habla, se comunica telepáticamente, no lo hará hasta que le des permiso y estés preparada, suele ser algo difícil al principio.

Era verdad, la primera vez que lo “oí” en mi cabeza casi me vuelvo loco, Tod en cambió pensó que era algo sorprendente y digno de estudio, pero al no comprenderlo, abandonó enseguida la idea y se centró en cosas más peligrosas.
Por último, Luthia nos preguntó con un “¿y bien?” lo que teníamos pensado hacer. Lo principal era encontrar a Tod, podría haber acabado herido, o incluso muerto. Podía haber sido un fracaso rotundo, o el nacimiento de algo maravilloso, no sabía lo que era el aire de fuego, pero quería descubrirlo.

-Hay que buscar a Tod, no quiero pensar en lo que puede haberle pasado –dije algo preocupado -por lo que veo, estudias magia blanca, puedes curarlo si lo encontramos.

Me dispuse a salir, pero de repente escuché a alguien bajando por las escaleras a toda velocidad, me giré para ver como una niña de cabellera azulada y ropas verdosas corría hacia nosotros. Incliné ligeramente la cabeza, haciendo una pequeña reverencia en señal de respeto a la joven elfa, que pertenecía a la nobleza y era la maestra del gremio.

Earendil, ¿os habéis enterado? –pregunté con educación.

-Si, si, iba corriendo a buscar a Tod –dijo apresuradamente -¿qué está pasando por aquí abajo?

-Nosotros tres planeábamos ir a buscar a Tod, hay gente mirando si el castillo ha sufrido daños y los que saben de magia blanca, están buscando algún herido.

-Vale, todo funciona como debe funcionar… el temblor ha sido enorme –comentó pensativa y nerviosa -¡iré con vosotros!

-Tened en cuenta que vuestra presencia puede ser necesaria en el castillo –dije mientras me dirigía hacia la puerta -Nosotros nos encargaremos, pero si queréis venir adelante. Ahora, la pregunta, ¿dónde deberíamos buscarlo?

Earendil era poderosa, pero aún era joven, demasiado joven quizá. Si viniese con nosotros, tendríamos un poderoso aliado, pero su presencia en el castillo podría ser necesaria. Aunque si se avecinaba un peligro exterior, sería mejor atacarlo lejos del castillo… eran tantas cosas a tener en cuenta, que mi cabeza estaba echa un lío. Ella era la estratega, si pensaba un poco la situación, seguro que elegiría bien. Además es posible que Earendil tuviese alguna pista sobre el paradero de Tod, así que solo nos quedaba escuchar lo que tendría que decirnos.[/b][/b]

_________________

Nivel: 1
Habilidades de combate: Magia Natural
Maestrías:
avatar
Etsu
Summa Sapientia [Adepto]
Summa Sapientia [Adepto]

Mensajes : 117
Fecha de inscripción : 19/09/2014
Edad : 24

Hoja de personaje
Nivel:
1/100  (1/100)
Experiencia:
0/50  (0/50)
Áureos Áureos: 1.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Xyox el Sáb Oct 17, 2015 1:40 am

Las estalactitas caídas me hicieron percatarme del causante. Desde mi posición observe la bestia quien provoco el temblor y que lo seguía ocasionando con sus pisadas, es una criatura alada es una criatura alada legendaria con cabeza de dragón, del que se decía que exhalaba fuego o que poseía un aliento venenoso, un cuerpo reptiliano, dos patas o en ocasiones ninguna y una cola con púas. Este encajaba con la descripción de un aviso del pueblo donde se me había informado sobre los rumores. Al parecer uno de ellos si era cierto… por lo cual con mucho cuidado me moví hacia la cueva sujetando con una mano el mango de mi hacha y con la otra una antorcha creada de la fogata que previamente había hecho. Aunque no iluminaba mucho era lo mejor que podía hacer en ese momento. Cada paso que daba aumentaba mis ganas de salir de la cueva, cada vez el camino se estrechaba más y más lo que impedía que me moviera con suma libertad. Los temblores continuaban pero se hacían más lejos al parecer el wyvern encontró una presa.

Sin detenerme continúe hasta que por fin el camino se abrió en una especie de sala hecha de roca y de hielo, la luz que provocaba la antorcha no me dejaba verla completa por lo que trate de observar entre los retazos de oscuridad y luz. Para distinguir una salida… pero era demasiado grande por lo cual continúe por el camino que más cerca me encontraba pero aun así no era fácil era resbaladizo hasta el punto de ir tan lento que no se notaba si avanzaba o no...
avatar
Xyox
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 46
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 26

Hoja de personaje
Nivel:
21/100  (21/100)
Experiencia:
14140/15000  (14140/15000)
Áureos Áureos: 24.161

Ver perfil de usuario http://www.twitch.tv/kuroxyox/

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Ishkar el Sáb Oct 17, 2015 2:45 pm

Ishkar avanzó junto a Nathaniel hasta alcanzar la sala donde le habían impuesto la reunión. Le atendió una hermosa mujer que parecía muy segura de sí mismo y carente de miedo frente al coloso. Aunque a decir verdad, pocos allí le temían antes de enfrentarse a su furia, y aún así, muchos podrían derrotarlo sin inmutarse. No debía juzgar a la humana por las apariencias. El Audron la observó tranquilo y con total seriedad. No estaba cautivado por su belleza ni atemorizado por su presencia. Tan solo quería saber por qué le habían hecho llamar.

Pocos segundos después, la dama habló y desveló las razones de su llamada. Querían encomendarle una misión, sin darle apenas detalles mas que debía encontrarse con cierto sujeto provisto de una rosa azul. No tuvo que escuchar más, y mucho menos preguntar dudas que no le responderían. Se levantó de su asiento y empezó a caminar hacia afuera. Su acompañante lo siguió con algo de nerviososismo y disculpándose ante sus superiores antes de abandonar la sala.

-Vas a aceptar la misión ¿Verdad?- Preguntó Nathan, aterrado ante la idea de que el audron rechazara la proposición de alguien importante dentro del gremio. -Sí, no tengo ningún problema en ir a ver de que se trata. Además, me mata la curiosidad.- Tras esto miró el cartel que le había enseñado el humano minutos antes y esbozó una sonrisa. -Pero también iremos a por él.- Añadió, antes de abandonar la sede.

Le ofrecieron un animal para abordar su travesía con mayor facilidad y rapidez. Mas él solía ir caminando a todas partes y la sola idea de compartir equino con Nathaniel, le echaba para atrás. -No será necesario. Puedes volver al establo o donde quiera que los guardéis. Iré caminando.- No hubo ninguna objeción por parte de la persona que ofreció el caballo. Y dicho esto, empezaron a caminar a paso ligero. -¿En serio, Ishkar? ¿En serio?- Cuestionaba incrédulo el humano. -Nos ofrecen un medio de transporte y eliges ir a pie. A veces me dan ganas de agarrarte del cuello y...- Una mirada del audron bastó para hacer silencio.

Tras unas horas alcanzaron el pueblo y visualizaron a un sujeto de aspecto peculiar. Debía ser un she'kha por la cantidad de extremidades que poseía. -¿Eres Tharkos?- Preguntó el audron con un tono tajante y directo. Nathaniel se llevó la mano a la cara y miró a su compañero. -Nos han dicho que llevaría una rosa azul. No es él. Además, él es Talamaur, otro novato del gremio como nosotros.- Aclaró este. No había apenas lazos afectivos dentro de aquel gremio. Muy pocos se conocían, pero si alguien tenía información sobre la gran mayoría de miembros, era él.

-¿Has visto a Tharkos?- Puesto que su primera pregunta ya estaba respondida, lanzó otra.
avatar
Ishkar
H. del cuervo [Secuaz]
H. del cuervo [Secuaz]

Mensajes : 38
Fecha de inscripción : 24/09/2014

Hoja de personaje
Nivel:
13/100  (13/100)
Experiencia:
5350/5600  (5350/5600)
Áureos Áureos: 10.650

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.