Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» [Pasado] Como NO escapar de un calabozo [Talamaur]
Lun Mayo 22, 2017 10:01 pm por Mark.

» Delirios de Cazador [Starrk y Zhul'Urk][Pasado][Privado]
Mar Abr 04, 2017 7:28 pm por Starrk

» Cierre temporal
Mar Mar 21, 2017 12:30 am por Web Master

» Consulta Afiliación
Sáb Nov 12, 2016 3:30 pm por Alex

» ¡No os he olvidado...! pero por si acaso, ¿cómo te llamabas?
Lun Nov 07, 2016 4:48 pm por Alex

» Las fauces que rompieron las cadenas [Privado][Zor' Tahak y Kraknar]
Vie Nov 04, 2016 11:32 pm por Kraknar

» Construyendo el hogar (Pasado Alex, Isma y Starrk)
Jue Oct 27, 2016 4:50 am por Starrk

» Petición de objetos y materiales
Dom Oct 23, 2016 12:05 am por Alex

» Armería "El herrero tuerto"
Sáb Oct 22, 2016 11:58 pm por Alex




Fairy Tail Chronicles


Crear
foro

¡La llegada de una nueva era!

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Tomoyo Mitsuko el Sáb Oct 17, 2015 3:54 pm

     Los rayos de sol iluminan mi blanca piel y la cueva aunque yo con algo de sueño y pocas ganas de despertarme me doy la vuelta y me intento volver a dormir. El problema es que siento el suelo duro y rápidamente abro los ojos, se me había olvidado por completo que me encontraba en una cueva. Me levanté y tomé todas mis cosas para irme. Fuera no había ningún peligro, al menos no de momento y mirando a los alrededores pude vislumbrar a unos mil pasos humo, quizás fuese una aldea o una pequeña población, no tenía mucho que perder y si me confundían de forastera o de algún ladrón, podría salir huyendo rápidamente.

     El viento soplaba de oeste, pude darme cuenta de ello rápidamente con la posición del sol, al parecer ya era casi medio día. Esta vez iba algo más lenta que el día anterior y el frío característico del norte se notaba un poquito menos debido a los rayos de sol que calentaban suavemente. Al parecer todo indicaba a que ese día sería interesante, por no decir los sueños que tuve anoche, cristales y arañas gigantes peleando entre ellos, bolas de fuego cayendo del cielo y por último, un oso del tamaño de una montaña destruyendo todo a su paso. Quizás era de lo más absurdo y yo era de lo menos supersticiosa, pero nunca tuve una pesadilla de ese calibre.

     Ya a mitad de camino entre la cueva y la aldea tomé de mi mochila una manzana y empecé a comerla con desdén, tenía algo de hambre, pero eso sería suficiente para alcanzar esa pequeña población, donde con algo de suerte encontraría una taberna o un pequeño mercado donde vendiesen comida, para poder seguir así mi rumbo por el norte. Lo importante para sobrevivir en esa zona era tener una cama caliente, comida y bebida, con eso era suficiente para poder sobrevivir, y por suerte tengo dos de esas cosas o las tendré después de comprarlas, lo más difícil de encontrar es lugar donde dormir, los norteños tienen pinta de ser muy conservadores y no aceptan a todo el mundo en sus pequeños y calurosos hogares.

    Ya en la puerta de la aldea después de unos largos 2500 pasos, al principio pensaba que eran menos, miré a los lados y parecía que había dos guardias protegiendo esa zona. Con mis ropajes parecía más bien una cazarrecompensas o un pequeña pequeña ladrona, pero tenía que intentarlo, si no lo aceptaban por las buenas, con 100 áureos a cada uno sería suficiente para entrar sin llamar la atención.

     -Buenos días señorita, veo que desea entrar pero primero debe asegurarnos que no viene a crear problemas. ¿De donde viene y a que viene?-Dijo uno de los guardias con una sonrisa, mientras que el otro guardia mantenía una cara seria y parecía una estatua.

     -Vengo del norte y me dirijo más al norte todavía. He venido a esta aldea en busca de provisiones para poder seguir mi camino.-Dije seriamente y con mi suave voz

    -Está bien, tiene paso libre, pero solo por ser usted, si desea comida, hay dos pequeñas posadas y un mercadillo, esperamos que tenga una larga y calurosa estancia aquí en el norte.-Dijo con una sonrisa haciendo señal a los otros guardias para que abriesen la puerta.

     Seguí mi camino por la pequeña apertura, era obvio que no abrirían la puerta al máximo solo por mi, pero el hecho de que me dejaran entrar ya era suficiente, ahora solo quedaba buscar ese pequeño mercadillo y comprar comida y bebida. Comencé a caminar por la calle principal sin mucho problema, me quité mi capucha y dejé ver mi blanco pelo que brillaba con fuerza debido al sol. Mi ballesta se encontraba tapada por el abrigo, así que no se notaría y mi daga la tenía sujeta de la cintura en una pequeña funda, que bien podría notarse si se miraba de cerca, pero de lejos no podía ni sospecharse que era una daga. Con ese ánimo y con bastante hambre fui en busca del mercado.
avatar
Tomoyo Mitsuko
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 94
Fecha de inscripción : 16/05/2015

Hoja de personaje
Nivel:
14/100  (14/100)
Experiencia:
5906/6400  (5906/6400)
Áureos Áureos: 111.709

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Nyrbe el Sáb Oct 17, 2015 4:46 pm

Mientras contemplaba cómo se esfumaba todo nuestro dinero arrastrado por la corriente,  a los pocos segundos escuché mucho ruido y al girar la cabeza vi la imagen de Dark, encima del caballo, saltando hacia el precipicio. En paralelo, Álex estuvo rápido y se levanto rápidamente a pesar de la fuerte caída y fue a socorrer a Dark cuando este último logró desmontar en el último momento, agarrándose a la mano de Álex siendo salvado de la caída que le esperaba.

Dark le dio las gracias a Álex y le preguntó por Elisabeth, nuestra compañera de viaje que nos acompañó durante 4 meses después de liberarla como esclava en Fergor, un día Dark vino y nos dijo que no nos acompañaría más, no tenía muchos detalles de lo que había pasado pero era obvio que por aquel entonces la cosa no iba a quedarse ahí.

Álex le contó que Elisabeth se encontraba actualmente en casa de sus abuelos y a continuación, Dark cayó en el hombro de Álex por unos momentos posiblemente debido al shock que había sufrido hace unos momentos.
Me dirigí al caballo de Isma, agarré a una desprevenida Tsuki y la bajé de la montura.

-Gracias por cuidarme al bicho.- Dije con una sonrisa burlona con la intención de empreñar a Tsuki.

-¡Pero qué dices, imbécil, no soy tu bicho!- Respondió con la reacción que yo esperaba.

Teniéndola enfrente de mí la miré sin dejar de sonreír pero con unos ojos desafiantes, esperando a que siguiera maldiciéndome, le pasé la mano por la cabeza acariciándola brusca y dulcemente a la vez y su enfado se convirtió en un intento de contener la risa.

-Anda, vamos al campamento a por la ropa y las armas. ¿Isma, nos llevas?

_________________

Ripe seeds cross a fear





Heart of fire doesn't wait until night

avatar
Nyrbe
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 21/04/2014

Hoja de personaje
Nivel:
23/100  (23/100)
Experiencia:
17013/18000  (17013/18000)
Áureos Áureos: 23.819

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Isma el Sáb Oct 17, 2015 5:52 pm

Todo fue tan repentino que el hermano menos de los Harken apenas daba crédito a lo que estaba sucediendo. Habían salido de su gremio en pos de ver a sus abuelos tras una larga temporada y acabaron encontrándose con viejos conocidos a los que, por cierta persona, prefería no haber encontrado y persiguiendo el carro que les habían robado. -Agárrate fuerte, Tsuki.- Le dijo a la chica, esperando que no se cayera. Aún si él no había aceptado, se había convertido en su responsabilidad, y no quería que se hiciese daño. Por ello, no permitió que Cratos avanzara al ritmo de Niké. Si ellos no podían parar el carruaje, de nada serviría que ellos llegaran.

-No me gusta dar las malas noticias. Pero espero que no llevaseis nada importante.- Dijo Isma observando como el transporte iniciaba un viaje sin retorno. Aunque lo peor estaba por llegar. A pesar de que ya no había posibilidad de recatarlo, Dark continuó. No estaba seguro si era más idiota de lo que imaginaba o el caballo no respondía a sus órdenes, pero sintió la necesidad de ayudarlo, a pesar de que en su mente había algo que decía: - << Dejadlo caer. Nadie lo echará de menos. >> -

Unas patadas leves anunciaron al equino que debía acelerar su marcha. No esperaba llegar, no esperaba poder hacer nada, pero tenía que intentarlo. -¡Vamos, Cratos! ¡Corre!- Exclamó, viendo como se precipitaban al vacío. De rpente, su hermano, que segundos atrás había caído junto a Nyrbe, se movió rápidamente para agarrar al príncipe y conseguir salvarlo de una muerte segura. Al ver que lo consiguió, corrigió su orden y el caballo frenó. Al estar bien agarrados, ninguno de sus pasajeros se movió de su lomo. Suspiró mirando el destino que le hubiese esperado. Pero, sin lugar a dudas, lo que más desconcertó al guerrero, fue escuchar el agradecimiento de Dark. Era la primera vez que le escuchaba decir algo así y carecía de su tono altanero.

No interrumpió en la conversación del príncipe y su hermano, no fue necesario. Se limitó a escuchar. Nyrbe se acercó y agarró a su hermana para bajarla. Los comentarios de ambos le hicieron sacar una sonrisa en un momento como aquel. Le recordaron a su relación Sam. Siempre se enfadaba cuando la trataba como una niña pequeña o le daba distintos apodos que no le gustaban.

-Supongo que tendrás unas cuantas cosas que coger.- Dicho esto descendió del caballo y le hizo un gesto para que se subiese. -Adelante. Puedes usar las alforjas para guardas algunas cosas. Solo hay algunos víveres, así que hay espacio.- Puesto que solían ir con la armadura puesta y las armas encima, no acostumbraban a cargar a los caballos con cosas innecesarias.

-Entonces... ¿Qué vamos a hacer?- Cuestionó, a esperas de una respuesta clara.

_________________
avatar
Isma
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 251
Fecha de inscripción : 26/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
29/100  (29/100)
Experiencia:
28693/30000  (28693/30000)
Áureos Áureos: 79.614

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Astinus Wallace el Sáb Oct 17, 2015 6:07 pm

Aquel humo había sentado a Astinus mucho peor de lo que creía. Se tambaleó al intentar andar unos pasos y cayó de espaldas con tan buena suerte que quedó sentado en el suelo. Bueno, un golpe afortunado para él después de todas las desgracias a las que estaba acostumbrado. Pero notó algo húmedo, había caído sobre un charco de... agua. O eso deseaba que fuera. Por si acaso no lo comprobó. No estaba seguro de poder aguantar algo más. Ni si quiera podía aguantarse él mismo de pie, ¿cómo iba a soportar más ataques del destino?

Hizo un esfuerzo colosal y se irguió. Anduvo, muy difícilmente, hasta toparse con un banco y allí se desplomó. Necesitaba descansar, las náuseas lo oprimían y no podía ni pensar sin que la cabeza le estallara de dolor. ¿Qué habían hecho en aquel bar? Por si fuera poco, la gente seguía corriendo a su alrededor. Era posible que les hubiera pasado lo mismo que a él, pero entonces no se explicaba el por qué no podía correr como ellos. Quizás se veía afectado de una forma diferente o era el único que se veía afectado. La carrera de todos debía deberse a otra cosa.

¿Pero qué? ¿Alguien estaba atacando la sede de Summa Sapientia? No, esa posibilidad era demasiado remota, ni si quiera un ejército bien preparado podría hacer frente a todo el poder del gremio y mucho menos en su base principal. Todos los altos cargos, o la gran mayoría, estarían allí. ¿Una estampida de animales? No, los vigías la habrían visto venir y lo habrían impedido. No, Astinus no encontraba una respuesta a lo que estaba ocurriendo, pero sentía como el mareo comenzaba a desaparecer y volvía su lucidez.
avatar
Astinus Wallace
Summa Sapientia [Adepto]
Summa Sapientia [Adepto]

Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 10/03/2015

Hoja de personaje
Nivel:
20/100  (20/100)
Experiencia:
12494/13500  (12494/13500)
Áureos Áureos: 21.991

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Starrk el Sáb Oct 17, 2015 8:12 pm

Una vez fui a levantarme sentí una punzada de dolor. Noté entonces que tenía el torso y la espalda húmedos, aparte la sabana para ver que era y vi mi cuerpo vendado. Una mujer apareció por la puerta y dijo.-Si intentas moverte ahora puede que se te abran las heridas de nuevo. He intentado curarte, aunque no soy muy buena. Reponte un poco más y en cuanto estés listo nos vamos de aquí. Si no… nos matarán a los dos-

La chica de veinti tantos años tenía el pelo corto y castaño, llevaba una camiseta roja y sobre esta un chaleco sin mangas y sin cerrar. Llevaba unos pantalones muy ceñidos y de color marrón claro. En los pies llevaba unas botas negras que le llegaban hasta por encima de la rodilla. Llevaba también un cinturón del que colgaban una gran cantidad de dagas. Había dicho que nos matarían a los dos, lo cual me hizo recordar que me habían estado siguiendo un grupo de asesinos y que la había conocido cuando caí frente a ella debido a las heridas y la persecución. Justo antes de que esos asesinos me mataran ella con su habilidad y puntería había acabado con algunos de ellos haciendo que estos se replegaran y huyeran. Me había salvado la vida y luego me había curado. Supongo que no todas las personas eran capaces de quedarse quieta ante lo que parecía una injusticia. Me incorporé sobre la cama, notaba el dolor como un ardor en el tronco. Mi entrenamiento me había hecho resistente a la mayor parte del daño pero eso no impedía que sintiera cierto malestar. La chica asomó por la puerta y dijo. –Te tuve que quitar la ropa para curarte, espero que no te importe.- Me daba igual que me hubiera visto desnudo puesto que había sido necesario, y aunque no lo hubiera sido mi cuerpo no era más que una herramienta de matar, no me avergonzaba mostrarlo. –No pasa nada, era algo que debías hacer para curarme. Ayúdame a cambiarme los vendajes y con lo que yo sé de primeros auxilios podemos hacer que mis heridas sanen mejor.- La chica asintió y entró en la habitación, con mis indicaciones pudimos dejar un mejor aspecto a las heridas que tenía. Me vestí con mi ropa que estaba algo magullada y manchada de mi sangre y me coloqué mis armas. Me comí un par de piezas de fruta y me bebí el agua.

Por suerte no me costaba hacer movimientos a pesar de las heridas, había sido buena idea el cambiarme el vendaje. Iba por el pasillo para bajar a la parte de debajo de la taberna cuando de la ventana del fondo del pasillo entro uno de los asesinos rompiéndola. Dio una voltereta por el suelo al caer y mientras se levantaba sacó su espada para intentar darme un mandoble pero lo conseguí esquivar y generé una estaca de hielo en la palma de la mano que le clavé en el ojo izquierdo. El asesino se tiró al suelo gritando y la chica y yo aprovechamos para correr escaleras abajo y salir de la taberna. Ahora estábamos en la calle y corríamos de camino a la salida del poblado.

_________________

Ficha: Historia de un ejecutor
NPC acompañante: Alice
avatar
Starrk
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 179
Fecha de inscripción : 05/11/2014

Hoja de personaje
Nivel:
38/100  (38/100)
Experiencia:
48073/50000  (48073/50000)
Áureos Áureos: 62.165

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por FlyFenrir el Sáb Oct 17, 2015 9:40 pm

Di un vistazo rápido a la casa y al parecer no era alguien que decorara mucho, sin embargo tenia trofeos de animales por las paredes. Cierto trofeo atrajo mi atención e hizo que me pusiera alerta, era una pata de alguien que fue igual a mí. El hombre volvió con unos tazones de sopa de pollo, olía muy bien. Me hizo un gesto para que me sentara frente a él, así que cogí una silla y eso hice. Cogí el bol y le di un sorbo que hizo que mi cuerpo empezara a entrar en calor, aunque quemaba un poco se podía aguantar. El hombre me miraba y dijo. -¿Qué te trae por aquí? Este es un lugar muy inhóspito y no esperaba visitantes.- No tenía razón para mentir, no estaba haciendo realmente nada malo así que le dije la verdad. –Recorro el mundo buscando presas y cazándolas. La Diosa Kala decide las presas que debo conseguir y las que no. Por eso estaba tan hambriento, no ha querido que cazara nada, pero supongo que he tenido suerte de encontrar su casa sino tal vez no hubiera podido sobrevivir más tiempo sin comer. Gracias señor Johan por compartir su comida conmigo. Por cierto veo que es usted amante de la caza también.- El hombre miró los trofeos y luego me miró a mí y se echo a reír. –Jajajajaja es cierto que tengo varios trofeos pero ni mucho menos los he cazado yo. Son recuerdos que traje de la ciudad, también si entrase algún indeseable se asustaría pensando que soy alguien a quien temer. Pero a pesar de mi aspecto soy alguien bonachón, nunca haría daño a nadie sin una verdadera razón.- Pude relajarme entonces y dar otro sorbo al tazón. Al parecer mis temores eran infundados y este hombre no era más que un leñador amante de los trofeos. Parecía que podría tomarme el tazón sin sobresaltos y marcharme de la casa de Johan para no causarle más molestias. –A pesar de lo que te he dicho, ¿ves esa zarpa? Es de un hombre lobo que paso por aquí pidiendo hospedaje. En ese momento tenía una esposa por lo que le permitimos quedarse aquella noche. Por la mañana me fui a por leña como siempre y cuando volví me encontré con que el hombre lobo se había transformado y descuartizado a mi mujer. Agarré mi hacha y le corte una de sus patas, luego volvió a su forma original y me pidió que le dejara vivir, pero le asesté un hachazo en la cabeza. Desde entonces desconfío de todos los semibestias, especialmente de los medio lobo.- Escuché toda la historia con los ojos y la boca abierta, era cierto que aquel semi lobo merecía la muerte pero no por ello podía culpar a todos los que compartiesen un rasgo parecido a él.
avatar
FlyFenrir
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 80
Fecha de inscripción : 27/05/2014

Hoja de personaje
Nivel:
25/100  (25/100)
Experiencia:
20282/22000  (20282/22000)
Áureos Áureos: 34.772

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Web Master el Sáb Oct 17, 2015 9:43 pm

Alertados por este despertar, unos seres de los cielos sienten la llamada y se dirigen a Dyscordia. Surcan las nubes después de mucho tiempo perdidos en el inmenso azul de arriba. Estaban casi en su último momento y este despertar los dota de nueva esperanza y otra oportunidad. No están muy cerca, pero podrían llegar pronto. La nueva era está a punto de llegar y todos participan sin darse cuenta. Incluso aquellos que no estaban destinados a la grandeza cambian su sino sin darse cuenta. Aquellos alejados de todo, aquellos conectados a nada, aquellos hijos de nadie también se acercan a la perdición y a la salvación que ofrece un mismo inicio.

Dark, Alex, Isma y Nyrbe:
Alguno de vosotros acaba de inventar el cine y ha visto toda su vida pasar delante de sus ojos. No era de muy buena calidad y no había aperitivos, pero no era muy lenta. A pesar de ello, todos estáis a salvo aunque con algún rasguño. Nyrbe comienza a sentir el mordisco del frío norteño, pero decide ir al campamento a recoger sus cosas. Todos llegáis en poco tiempo pero, cuando lo hacéis, podéis ver que lo han expoliado. No sabéis quién ni como, pero no ha dejado nada salvo muchas huellas. Si el exhibicionista no encuentra algo pronto podrían morir de hipotermia. Podéis retroceder hacia el gremio o hacer camino hasta el pueblo más cercano. Ambos están a una distancia muy similar pues os encontráis a un punto intermedio. La casa de los abuelos Harken está bastante más lejos, pero el pueblo está de camino mientras que la sede de Fire Blood se encuentra en dirección contraria.

Tenéis libre albedrío, solo os he dado una base para actuar.

Luthia y Etsu:
Earendil decide acompañaros, pues le preocupa Tod. Aquel hombre, aunque algo especial, es un gran mago y una gran persona. Además de ser muy importante para ella. Es uno de los pilares de Summa Sapientia y ha beneficiado al gremio tanto como al resto del mundo. Podéis ver que algunos se dirigen hacia donde se escuchó la explosión mientras que otros vuelven de allí. No veis a nadie herido a pesar de la catástrofe. Quizás en el epicentro del desastre las cosas sean diferentes, pero no donde estáis ahora. Antes de que decidáis nada, un hombre aparece y se pone frente a vosotros. Por su aspecto podría ser perfectamente un rey pues tiene un porte elegante y orgulloso. Aunque se refleja una gran preocupación en su rostro.

-Earendil, la necesitan el en Salón de los Amaneceres. Es algo urgente, no la molestaría de no sr así- Advierte.

-Gracias, Asthan, voy enseguida. Vosotros, chicos, encontrad a Tod por mí. Si queréis encontrarlo buscad la zona donde se inicia ese pilar de humo- Os explica antes de marcharse.

Ahora, al menos, sabéis por dónde empezar a buscar. Podéis ir hacia allí de forma fácil, pues se puede ver un enorme agujero en la corteza del árbol desde donde sale una barbaridad de humo.

Tenéis libre albedrío, solo os he dado una base para actuar.

P.D: Procurad no usar a personajes tan importantes como la líder del gremio pues esa no habría sido su reacción y es extraño que conozca de forma tan “cercana” a un mago que no llega ni a nivel 20 en un gremio donde hay cientos de personas. Si queréis que hay alguna relación con un pj o alguna aparición podéis sugerirlo y yo me encargaré de hacerlo si es viable.

Tomoyo:
El pueblo está rodeado de una empalizada de madera como protección. No ofrecería mucha resistencia a un asedio, pero es una buena protección contra los animales salvajes. Parece bastante tranquilo y hay una sola puerta de entrada o salida. Ves bastante gente por las calles a pesar del pequeño tamaño del lugar, pero nadie se fija en ti. Algunos sí te miran, pero un vistazo rápido. Quizás no te dan importancia porque te consideran inofensiva o quizás no sean desconfiados. Al menos no te causan problemas. Puedes ver algunos mercados con carteles que indican qué productos venden y, también algunos puestos en la calle que parecen paradas de comida.

-¡Acérquense! ¡Observen los misterios de un mundo muy lejano!- Grita un hombre al final de la calle.

Si te fijas en él verás que está subido a un escenario improvisado y que hay mucha gente alrededor de él mirándolo. Debe ser algún tipo de espectáculo o timo. Quizás sea interesante, aunque también puede ser una pérdida de tiempo y dinero. A tu izquierda hay una posada abierta de aspecto muy humilde aunque acogedor. Sin embargo, a unos edificios de allí, hay una bastante más pobre de aspecto con un cartel que indica “La más barata del pueblo”

Tienes libre albedrío, solo te he dado una base para actuar.

Gautrek:
El lugar indicado no está demasiado lejos de tu posición original, por lo que no tardas demasiado en llegar. Aunque es sorprendente que no te toparas con nadie por el camino. Al llegar al campamento puedes observar, tal y como te han explicado, que lo abandonaron prematuramente. Ves algunas tiendas de campaña tiradas por el suelo, muchas huellas y hogueras que se habían apagado por el tiempo más que por interferencia de alguien. Hay algunas bolsas por el suelo que nadie ha reclamado, pero no estás solo allí. Tal y como llegas, aparecen tres hombres armados y corpulentos que se acercan a ti. Están cubiertos de cicatrices y llevan unas ropas raídas y sucias. Quizás sean ladrones o incluso los dueños del campamento que han vuelto a recuperar sus cosas.

-Muy buenas, señor enano. ¿Sería tan amable de dejarnos unas monedas?- Te pregunta uno de ellos.

No han desenvainado sus armas, aunque por su aspecto rudo parecen gente peligrosa. Estás en desventaja numérica, pero no han hecho ningún movimiento hostil por el momento.

Tú decides, seguirás tu camino, te quedarás en la taberna, harás caso a la mujer… hay muchas opciones para seguir. Tienes libre albedrío, solo te he dado una base para actuar.

Astinus:
Te recuperas ligeramente hasta sentirte mucho mejor que antes. Aun estás algo entumecido y la cabeza te duele un poco, pero ya puedes andar perfectamente. Las náuseas han sido persistentes, pero casi han desaparecido por completo dejándote solo un ligero malestar en el cuerpo y el estómago algo revuelto. Ahora que estás mejor escuchas que alguien dice algo de una explosión. Cerca de ti hay dos personas conversando nerviosas. Si te acercas un poco podrás oír que están hablando sobre lo ocurrido y el porqué de toda la gente que está corriendo. Desde tu posición también puedes ver algunos miembros de tu gremio que intentan calmar a la gente y poner algo de orden. Podrías unirte a ellos, preguntarles lo ocurrido o incluso acercarte a la gente que está hablando para enterarte de algo.

Tienes libre albedrío, solo te he dado una base para actuar.

Xyox:
Andas durante unos minutos por la angosta cueva sin encontrar nada. Sin embargo, tras un buen rato, empiezas a oler algo extraño, casi pútrido. Podría ser el aliento de alguna bestia o un animal muerto. ¿Te imaginas que estuvieras en la garganta de un dragón gigante? Por suerte no es así… ¿no? Da igual, ahora carece de importancia porque tus pasos te meten en un grave problema. Pisas algo que hace un chasquido, como una especie de interruptor y, casi al instante, escuchas algo a tu espalda. Una cuchilla se desliza desde el techo hasta posicionarse frente a ti y clavarse de nuevo en el tejado de la cueva pero en el lado contrario al que estaba. Notas un dolor lacerante en el hombro y puedes sentir que sangras. Si miras al suelo verás el fornido brazo de un orco. Si te fijas en él lo notarás familiar. Si es que el dolor te permite ver bien. Desde ahí empiezas a ver una luz al final del túnel… ahí se ha acabado la cueva, es otra salida diferente a la que usaste para entrar. Por suerte para ti, el brazo que hay en el suelo no es el tuyo y la cuchilla tan solo te ha dejado una bonita herida, aunque ha faltado muy poco. El desafortunado que estuvo ahí antes que tú sí que perdió el brazo. Puedes salir por aquí y buscar a los dueños de las hogueras, marcharte hacia otro lugar o incluso dar la vuelta. (Deberías leer el post y la moderación de Rog’Muk)

Tienes libre albedrío, solo te he dado una base para actuar.

Talamaur:
No hay mucha gente por las calles, por lo que no será difícil encontrar al hombre que buscas. Aunque tampoco él está a la vista. Si haces un rápido reconocimiento de la plaza no verás a nadie que porte una rosa azul. Quizás se encuentre en algún callejón o edificio. Sería imposible encontrarlo si debieras buscar por toda la ciudad, aunque conociendo a los espías del gremio será él el que te encuentre. Posiblemente te estuviera esperando y esté observándote ahora mismo. Tras de ti, a pesar de que no había nada cuando llegaste, aparece un hombre totalmente tapado por telas oscuras. Está sentado apoyado en una pared y no se le ve el rostro. Lo único apreciable de él es una mano extendida con la que sujeta una rosa de colores azulados. Es extraño que esté tan a la vista, pero nadie se percata de él, aunque tampoco hay mucha gente cerca. Sin embargo, antes de que puedas hacer nada alguien pregunta por ti. (Deberías mirar el post de Ishkar)

Tienes libre albedrío, solo te he dado una base para actuar.

Ishkar:
Llegas al pueblo pero no hay nadie que destaque por encima de los demás. Te diriges a la plaza donde, por fortuna, sí que ves a alguien especial. Por su aspecto deduces que es un she’kha. Está solo y cerca de él no hay nadie. Te acercas a hablarle sin darte cuenta de que alguien os observa. Como tu compañero indica, es solo un compañero del gremio y no se trata de tu objetivo. Mientras preguntas y observas a aquel hombre, alguien aparece tras él. Desde tu posición puedes verlo, aunque tapado por Talamaur. Jurarías que no había nadie ahí, pero tampoco lo has visto llegar y tiene aspecto de haber estado en ese lugar desde hace mucho tiempo. Tiene unos ropajes oscuros y no puedes verle la cara aunque, incluso con el otro ocultándolo levemente, puedes observar una mano extendida con la que sujeta una rosa azul.

Tienes libre albedrío, solo te he dado una base para actuar.

Fenrir:
El hombre se queda mirándote y olfatea el aire. Si haces lo mismo t darás cuenta de que él tiene un olor muy especial, casi familiar. La respuesta no tarda en llegar pues se levanta y empieza a transformarse. Antes de que te des cuenta se ha convertido en un hombre oso de gran tamaño.

-Puedo olerlo en ti, eres como él.  Como te he dicho desconfío de todos los semi-bestias, pero no soy un asesino despiadado. Podría matarte antes de que llegaras si quiera a pensar en transformarte, pero te daré una oportunidad de demostrarme que no mereces la muerte- Te dice.

¿Quién te iba a decir que era un semi-bestia como tú? Quizás tu olfato si hubieras prestado algo de atención, aunque era imposible con el hambre que tenía. Si el hombre es sincero no tiene por qué atacarte y no es "peligroso". Pero todo depende de lo que tú hagas. Según cómo actúes él reaccionará de una forma u otra. Todavía estás débil para luchar con él y nada te asegura que no vaya a atacarte. ¿Confiarás en él o tratarás de escapar de algún modo?

Tienes libre albedrío, solo te he dado una base para actuar.

Stark:
Has conseguido escapar de uno de los asesinos que te perseguían, ¿pero es el último? Por lo menos no te has quedado a averiguar si era así. Corréis por la calle esperando estar a salvo, pero puedes ver a gente corriendo por los tejados a vuestros laterales. No son asesinos comunes, son profesionales. Tras de ti también puedes escuchar a varios perseguidores que corren para daros alcance. No tienes mucho sitio por donde escapar y lo único que te queda es correr hacia adelante. Aunque eso también te lo quitan. De unos callejones frente a ti salen unos pocos hombres que te impiden e paso. Todos ellos están bien armados y, por su postura, sabes que son muy buenos en lo que hacen. Uno de ellos, que se contonea como una mujer, se acerca unos pasos. Se quita la capucha que porta y puedes ver que, efectivamente, no se trata de un hombre.

-No tienes escapatoria, tú eres un asesino y sabes que estás en desventaja. Hagas lo que hagas no podrías salir de aquí con vida luchando. Pero te ofrezco un trato. Si te rindes no os mataremos a ninguno de los dos. Solo tendrás que acompañarnos a ver a mi maestro. La chica también vendrá. Si te niegas... eres un buen asesino, imagínatelo- Te explica.

Es una situación peligrosa, pero si te dice la verdad podrías sobrevivir. Si te niegas es posible que mueras aunque, quién sabe, quizás es tu día de suerte y alguien más se une a la lucha o algo te salva. Pero sería poco probable, ¿no?

Tienes libre albedrío, solo te he dado una base para actuar.

Rog'Muk:
Mientras andas con tu compañera por las vastas tierras nevadas del norte, no encuentras nada que te lleve hacia Garrosh. Aunque el rumor de un orco solitario fuera cierto, nada te asegura que sea él o que siga por aquel lugar. Con el tiempo que llevas buscándolo bien podría haberse alejado de allí. Incluso podrías haberte cruzado con él sin darte cuenta. Quién sabe, quizás haya muerto ya. Pero siempre hay un rayo de esperanza, ¿no? Mientras haces camino te topas con un orco moribundo. Le falta un brazo y ha perdido tanta sangre que ya no puede caminar. Está tumbado en el suelo y solo muestra un hilo de vida cuando te mira y dice algo casi en un susurro.

-La… cueva…- Te dice.

No sabes lo que quiere decir ni a qué cueva se refiere, aunque ha dejado un rastro de sangre por toda la nieve desde donde ha venido y, a lo lejos, puedes ver unos cuantos montes. Quizás allí esté la cueva que ese pobre orco decía. Tras escupir sus últimas palabras muere. (Deberías leer el post y la moderación de Xyox)

Tienes libre albedrío, solo te he dado una base para actuar.

P.D: Podéis usar libremente a cualquier npc que encontréis o inventéis, pero intentad evitar usar a los npc importantes como líderes de gremio pues podríais alterar su comportamiento e incluso su historia o forma de hablar.
avatar
Web Master
Admin

Mensajes : 302
Fecha de inscripción : 14/01/2014
Edad : 906

Hoja de personaje
Nivel:
100/100  (100/100)
Experiencia:
500000/500000  (500000/500000)
Áureos Áureos: 999.999.999

Ver perfil de usuario http://www.seedsofdyscordia.com

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Gautrek el Dom Oct 18, 2015 12:27 am

Ya llevaba un rato andando, cuando ya ví a lo lejos algo a los lejos, posiblemente el campamento que estaba buscando. Mientras me acercaba a aquel lugar, vigilé de que no hubiera seguido nadie, aparte de ver si por los alrededores había algun peligro. Por fín llegue al campamento, aunque estaba en peor estado del que me imaginaba, ya que parecia que los bandidos se habían ido hace algun tiempo. Las tiendas de campaña estaban tiradas por el suelo, acompañadas de algunos enseres y bolsas, parecía que nos le había dado tiempo para nada.

Cuando iba a empezar a rebuscar entre las bolsas, tres hombres aparecierón de detras de unos setos, algo que hizo que casí sacara el hacha, pero esperé a ver que ocurría. Eché un vistazo rapido a los tres hombres, que eran corpulentos, estaban armados y tenían una vestimenta algo demacrada, algo que me hacía sospechar que estaba en problemas. Se quedaron parados delante de mí y me quede mirandolos fijamente, si apartaba la mirada podrían pensar que me achantaría y de repente uno de ellos habló. Me comentó de una manera ciertamente educada, que si tenía algunas monedas para darle, algo que me dejo extrañado. Normalmente los ladrones dicen que les des la bolsa o enenao dame todo tu oro, pero de aquella manera no me habían robado nunca, tendría que intentar alguna estratagema para salir de aquello.

Mire fijamente al que me había preguntado y le constesté - me venís de perlas muchachos, quereís unas monedas, pues os dare algunas monedas- dije en tono bonachon y desenfafado - pero si pudierais ayudarme a recoger todo este estropicio, es que yo solo no voy a dar a basto- y comencé a buscar el libro que me había dicho la mujer sin tocar nada mas de las bolsas - esto es lo que tiene ser un mandado, que tienes que hacer el trabajo sucio - dije hablando sin parar. - Jaja, para Sucio un primo mio, ese no se lavaba nunca, las mofetas se tenían que tapar la nariz cuando pasaban por su lado - intentaba ganar tiempo mientras encontraba el libro, luego ya me las arreglaría para salir de allí - aunque todo lo que tenía de sucío lo tenía de duro, la cantidad de veces que nos habremos pegado a puñetazos hasta caer rendidos, JAJAJA, que buenos tiempos - mire de reojo a los hombres para ver que estaban haciendo, si hacían cualquier movimiento extraño o agresivo, sacaría mi hacha para luchar hasta el final - hace tiempo que no voy a verlo, seguro que su olor espanta ya hasta a un dragon, JAJAJA - dije soltando una carcajada.

El ambiente se tornaba algo tenso, sobre todo por que no sabía como podrían reaccionar aquellos tipos, por lo que mantener la calma podría ser una baza a mi favor. Tenía que barajar varios puntos de acción, primero, el camino principal no estaba lejos y a esta hora suele pasar gente, segundo,mi maldición de combertirme en bestía podría ser una sorpresa para ellos y darme algo de tiempo, tercero, todavía tenía la ropa interior limpia, por lo que sentía comodo para una buena pelea. Fuera como fuese que acabaría aquello, no me arrepentiría de nada, ya que siempre hice lo que quise desde que salí de la torre.
avatar
Gautrek
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 04/03/2015

Hoja de personaje
Nivel:
25/100  (25/100)
Experiencia:
21572/22000  (21572/22000)
Áureos Áureos: 28.357

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Starrk el Dom Oct 18, 2015 12:49 pm

Mientras nos dirigíamos hacia la salida del poblado vi como corrían por los tejados varias personas vestidas igual que el que había dejado incapacitado en la posada. Detrás de nosotros también se habían sumado a la persecución varios asesinos más. Solo podíamos seguir corriendo hacia adelante pero antes siquiera de poder avanzar cien metros, salieron de los callejones a los lados varios asesinos más. Uno de ellos camino hacia delante contoneándose. Con eso y su figura deduje que era una mujer, cosa que confirmé cuando se quitó la capucha. -No tienes escapatoria, tú eres un asesino y sabes que estás en desventaja. Hagas lo que hagas no podrías salir de aquí con vida luchando. Pero te ofrezco un trato. Si te rindes no os mataremos a ninguno de los dos. Solo tendrás que acompañarnos a ver a mi maestro. La chica también vendrá. Si te niegas... eres un buen asesino, imagínatelo- Me dijo y creo que pude denotar una cierta sonrisa y quizás algún aire de superioridad.

Ciertamente con lo que acababa de decir me había insultado, me había llamado asesino. Había sido comparado con ellos, que necesitaban más de una decena de personas para atrapar a un hombre. La situación desde luego no pintaba bien. En los tejados había 3 asesinos a cada lado, detrás tenía otros 5 asesinos y frente a mi había 7 contando a la mujer asesina. De estar solo y en plena forma quizás hubiera intentado escapar, pero estaba con la chica y herido por lo que no podía llegar al máximo de mis capacidades, al menos de momento. Aunque no me pareciera lo mejor era la única forma de salir de allí sin que muriera nadie más.
–Que te quede claro no soy un asesino, soy un ejecutor. Si realmente lo que dices es cierto iré a ver a tu maestro, pero si le pasa algo a ella o a mi te juro que serás la primera en mi lista de Murientes y luego irá tu maestro.- No hacia amenazas en vano y estaba dispuesto a cumplirla, al fin y al cabo estaba en deuda con la chica que me salvó. Uno de los asesinos que se hallaban tras la mujer asesina se adelantó con su arma alzada como para atacarme mientras decía. –Has insultado a nuestrro maestrro. Merreses que te corrtemos en pedasos y violemos a esa puta.- Desenfundé mi espada como aceptando su desafío. A pesar de mi estado podría contra uno solo, si no se llegase a unir el resto. Además estaba la chica, si intentaban hacerle algo tendría que protegerla. Debía de estar preparado para usar en cualquier momento todo mi poder, no podía contenerme si nos llegaban a atacar todos juntos. Aun en aquella situación no me iba a dejar amedrentar, por lo que le dije. -Ven aquí si es lo que quieres, pero será tu funeral.-


Última edición por Starrk el Lun Oct 19, 2015 2:33 pm, editado 3 veces

_________________

Ficha: Historia de un ejecutor
NPC acompañante: Alice
avatar
Starrk
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 179
Fecha de inscripción : 05/11/2014

Hoja de personaje
Nivel:
38/100  (38/100)
Experiencia:
48073/50000  (48073/50000)
Áureos Áureos: 62.165

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Dark S. Satou el Dom Oct 18, 2015 6:38 pm

Las palabras del mercenario dejaron atónito a Dark. Se limitó a subir con Alex y permanecer silencioso el resto del camino hasta el campamento. Campamento que ya no parecía permanecer a él. Intentó maldecir por lo bajo como siempre hacía cuando algo iba mal pero el shock que mantenía ante la tan reciente noticia que le habían dado sobre Elisabeth, la cercana experiencia a la muerte que había tenido y la pérdida de tres millones sellaron sus labios. Bajó la cabeza intentando estabilizarse emocionalmente y suspiró pesadamente. Se colocó en el suelo de un salto de la montura en la que habían venido para después acercarse a Nyrbe y ofrecerle su capa de abrigo. Creó una barrera mágica en zonas vitales del cuerpo y después se encantó a sí mismo para arder y mantener el calor. Las llamas eran débiles para no cansarse; duraríano unas horas como máximo.

Después de aquella muestra de afecto desinteresada se agachó apoyándose en la rodilla de su pierna derecha para intentar ver algo en el suelo. No encontró nada, la zona estaba demasiado bien peinada. Cerró los ojos y golpeó contra el suelo para intentar desahogarse, en vano. Y ahora qué hacemos...

-Alex, Isma. Necesito que me prestéis atención por unos momentos. Han atacado Norin y estamos creando un ejército para volverla a conquistar. Ya tenemos tres tratados de alianza con grupos algo poderosos que nos ayudarán ciegamente para el asalto de mi zona natal. Esos tres millones que han volado eran para convencer a vuestro líder sobre un tratado más con Fire Blood. Confío en vosotros como guerreros y personas de bueno juicio, así que... Me gustaría pediros dos cosas.

No sabía qué respuesta le darían a aquellos.  Dirigió una pequeña mirada al taburete para que intentase ayudarle, pero debía arreglarlo él. Frunció el ceño ligeramente y mordió un poco sus labios para dirigirse a los dos una vez más.

-Ayudadnos con Ryuko, nuestro ejército.  Y llevadme con Elisabeth,  por favor.

Intentaba buscarle algún sentido a lo de Elisabeth, pero no tenía duda ninguna sobre la veracidad de sus palabras. Se les veía en los ojos, y no parecían personas que recurriesen a la mentira fácil para quitárselos de encima. Al fin y al cabo, tal vez habían acordado de que no quedaba ni un cuarto del príncipe prepotente y arrogante. Cada cicatriz le hizo aprender un poco más sobre la vida real.
avatar
Dark S. Satou
Fire Blood [Luchador]
Fire Blood [Luchador]

Mensajes : 236
Fecha de inscripción : 24/04/2014

Hoja de personaje
Nivel:
30/100  (30/100)
Experiencia:
30150/32000  (30150/32000)
Áureos Áureos: 68.660

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Luthia Zul el Dom Oct 18, 2015 11:25 pm

Etsu Drack era el nombre que le correspondia al amable elfo, y Zafón al de su compañero.
-Creo que esperaré un rato antes de aceptar la comunicación telepática- Comentó Luthia al momento de escuchar el modo de intercambio que era capaz de utilizar Zafón.

Pronto, Etsu comentó acerca del poder que poseía Luthia para curar a otros. ¿Qué acaso él había estado observado a Luthia? No. Seguramente vio el libro que dejó ella en la mesa.
–Solamente poseo los conocimientos más básicos- Dijo ella rápidamente, pero su piel pálida permitía ver que se había ruborizado un poco. –He estado estudiando un poco, y mi estancia en el gremio me ha permitido practicar-

Ya estaba el pequeño grupo decidido a buscar Tod, cuando Etsu levantó el habla una vez más, dirigida su voz a… La Líder del Gremio.
A pesar de ser capaz de quedarse callada y no mostrar nerviosismo alguno, Luthia se encontraba apantallada de estar frente a Earandil.
Luthia ya la había visto varias veces a la joven elfo, pues ella daba órdenes y pedía mandados en Summa Sapientia, pero jamás la había tenido a unos pasos de ella. Mucho menos oírla hablar con los ojos enfocados a Etsu, Zafón, y Luthia.  

Sin embargo, al poco rato, un noble pareció acercárseles, pidiendo urgentemente que Earandil lo acompañase a un tal “Salón de los Amaneceres”.

-Gracias, Asthan, voy enseguida. Vosotros, chicos, encontrad a Tod por mí. Si queréis encontradlo buscad la zona donde se inicia ese pilar de humo-
Desafortunadamente, Earandil tuvo que dejar al grupo, y unírsele al tal Asthan.
Aunque no lo expresó de forma alguna, era obvio que Luthia se sentía decepcionada que la Líder del Gremio no fuese a acompañarlos en su búsqueda por Tod.
Aun así, ya habían recibido sus órdenes directamente de Earandil.

Sin decir una palabra, el trio se movió rápidamente hacia el dicho pilar de humo, con la suerte de encontrar a Tod en una pieza.
-Procuren taparse nariz y boca- Comenzó Luthia a decir en tono mandón –Este humo del tal “Aire de Fuego” no ha de ser muy saludable para los pulmones-

Era algo difícil caminar por el lugar, pues gente iba y venía del lugar procedente del humo.
No había rastro de alguien lesionado gravemente, pues no se veían cuerpos en el suelo. O al menos eso parecía, pues en la parte más dañada del castillo, se veía un ente en el piso, y al lado de éste una persona tratando de reanimarlo con Magia Blanca.

¿Podría ser esa persona el tan buscado Tod?
Habría que acercarse más para saber.
avatar
Luthia Zul
Summa Sapientia [Adepto]
Summa Sapientia [Adepto]

Mensajes : 55
Fecha de inscripción : 14/09/2015

Hoja de personaje
Nivel:
27/100  (27/100)
Experiencia:
25447/26000  (25447/26000)
Áureos Áureos: 52.357

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por FlyFenrir el Lun Oct 19, 2015 10:16 am

Tras contarme su historia el hombre me miró fijamente y comenzó a olfatear, lo imité y noté que tenía un olor parecido al de un oso. De pronto se levantó y se transformó en un hombre oso. Me impresionó tanto que caí de espaldas al suelo desde el banco en el que me había sentado a comer. Johan, ahora en su forma de bestia, comenzó a decirme. -Puedo olerlo en ti, eres como él.  Como te he dicho desconfío de todos los semi-bestias, pero no soy un asesino despiadado. Podría matarte antes de que llegaras si quiera a pensar en transformarte, pero te daré una oportunidad de demostrarme que no mereces la muerte.- Tras un momento pude recuperarme de la impresión y pude pensar en todo lo que acababa de pasar. “Se supone que desconfía de todos los semi-bestias, pero el mismo es un semi-bestia. A parte ¿quién no le asegura que el semi-bestia que mató a su mujer no perdió su capacidad de razonamiento y eso le hizo que su forma bestial se descontrolara?” Estaba acusándome de algo que no podía asegurar que fuera a hacer, lo cual era una injusticia.

Para aportarle seguridad desenfundé mi arco y mi carcaj para dejarlos sobre la mesa. Tenía mi daga para tomar materiales de los animales así que la saqué y la puse junto a mis armas. Después miré a Johan y le dije. –Me estás acusando de algo que aun no he hecho, lo cual es muy injusto. Dices que no confías en los semi-bestia pero sin embargo tu eres uno de ellos cosa que se te olvidó mencionar. ¿Has pensado alguna vez que el semi-bestia que mataste quizá, y solo quizá perdió la capacidad de razonar mientras estaba transformado? A lo mejor intentaba proteger a tu mujer por esta zona hay muchos lobos ¿cierto?, a lo mejor notaron que tu olor no estaba en la casa y al oler al semi-bestia lobuno pensaron que podrían atacar la casa. El licántropo se transformó para intentar proteger a tu mujer y a si mismo pero sus instintos fueron más fuertes y eso le hizo matar a tu mujer, y cuando tú le cortaste la mano tuvo un momento de lucidez en el que pudo volver en sí pero no pudo explicarte nada porque tú no le dejaste. Acaso no fue que lo mataste con un hacha porque sabias que si te transformabas tus sentimientos te habrían hecho perder el control.- Acto seguido esperé para ver cual seria su respuesta.
avatar
FlyFenrir
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 80
Fecha de inscripción : 27/05/2014

Hoja de personaje
Nivel:
25/100  (25/100)
Experiencia:
20282/22000  (20282/22000)
Áureos Áureos: 34.772

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Alex el Lun Oct 19, 2015 8:51 pm

Cuando llegaron al supuesto campamento lo encontraron prácticamente inexistente. De no ser porque había señales de mucho movimiento y de una hoguera ya extinguida, nadie habría creído que alguien hubiera acampado allí en algún momento, pero estaba claro que alguien lo había saqueado. ¿Los mismos que les habían robado el carro o algunos buitres oportunistas? No debían estar muy lejos, no hacía más de unos minutos desde que se habían ido. Sin embargo se habían alejado por los bosques y los caballos serían una molestia más que una ayuda entre los árboles y raíces.

Alex observó a Nyrbe. No sabía qué resistencia tendría aquel chico ante el frío, pero era imposible que aguantara mucho con la temperatura como estaba y su ropa o... su ausencia de vestimenta mejor dicho. Alex buscó en sus alforjas una de las mantas que usaban él e Isma para acampar cuando se quedaban a raso por las noches. En cuanto encontró una lo suficientemente cálida se la ofreció a Nyrbe para que se cubriera. No serviría de demasiado, pero le ayudaría a soportar la crudeza del frío hasta que llegaran al pueblo. Allí conseguirían algo de ropa.

-Toma, Nyrbe, cúbrete con esto- Le dijo.

Después escuchó lo que Dark le explicó. ¿Ayudarle con un ejército para conquistar su nación? ¿De qué estaba hablando? Alex no era de luchar guerras ajenas y eso lo alejaría de casa pero... en cierta forma se sentía en deuda con el príncipe por lo de su ojo y, aunque él no había perdido su hogar, sabía lo que era perder algo que se ama. No estaba seguro de qué responder pero podría ayudarles de algún modo. Además, quizás eso aumentara sus posibilidades de cumplir su sueño. Si con ello conseguía fama y poder podría recuperar el buen nombre de los Harken y darles a su familia el lugar que merecían.

-Necesitamos saber más sobre Norin pero... cuenta con nosotros. No sé cómo podremos ofrecerte ayuda pero haremos lo que esté en nuestra mano- Respondió.

_________________

Nombre:
Alex Harken

Clan:
Clan Harken

Gremio:
Fire Blood

Profesion:
Mercenario

Npc's acompañantes:
Sam
Ele

Ficha
Datos
avatar
Alex
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 622
Fecha de inscripción : 17/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
45/100  (45/100)
Experiencia:
68946/70000  (68946/70000)
Áureos Áureos: 157.539

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Rog'Muk Warsong el Lun Oct 19, 2015 9:52 pm

Prosiguieron su camino por dos horas, hasta que se encontraron con un homogéneo agonizante. Un orco de piel anaranjada, corpulento y alopécico. Los ojos de Rog'Muk se abrieron de par en par. Sus latidos se aceleraron al igual que su pulso y de repente sintió gran angustia, hasta el punto en que se tiró al suelo, ignorando sus palabras y lo abrazó entre lágrimas. -¡¡¡GAAAARROOOOOSH!!!- Gritó entre sollozos, viendo como aquel hombre fallecía entre sus brazos. -¡No nos dejes, Garrosh!- Siguió exclamando, sintiendo el último aliento.

-No es Garrosh.- Comentó su acompañante, con una expresión de incredulidad. Rog'Muk se fijó en el rostro de aquel paisano y pudo corroborar que no era la persona que buscaban. Se levantó y miró a su al rededor para ver si había alguien más que le hubiera visto haciendo el ridículo, aunque para su suerte o desgracia, estaban solos. -Claro, ya lo sabía... Solo estaba... Sigamos buscando.- Intentó buscar una excusa, pero era absurdo y no se le ocurría nada, así que dejó de lado su vano intento por no parecer idiota y observó el rastro de sangre que había dejado el reciente cadáver.

Y a pesar de que no era su objetivo y que les haría perder el tiempo, no podían dejarlo allí sin más. Aprovechó estar cerca de vegetación para agarrar bastante madera, aprovechando su hacha como herramienta y organizaron una pira muy sencilla, lo suficiente como para dar descanso al cuerpo de aquel orco. -Que la gloria te acompañe en la muerte tanto como espero que lo hiciese en vida.- Perdieron bastante tiempo realizando un funeral, así que rápidamente volvieron a continuar su camino, solo que estaba vez con una posible pista.

Siguieron el rastro de sangre hasta alcanzar la entrada a lo que parecía ser, una enorme cueva. -No te separes de mí y mantente alerta.- Dijo Rog'Muk. Aquel lugar debía ocultar peligros capaces de desmembrar a un orco e incluso de matarlo. Toda precaución era poca. No obstante, estaba bastante emocionado pensando en que podría usar su arma contra carne en vez de madera. Quería un poco de acción y seguramente había escogido el camino indicado.

Anduvieron lo suficiente para perder cualquier atisbo de luz. Podrían haber cogido una "antorcha" provisional de la fogata, pero no tenían ningún límite que detuviera el fuego para que no consumiera toda la madera. Mas la luz no tardó en volver a aparecer. Esta vez de la mano del hombre al que buscaban. -¿Garrosh?- Preguntó Rog'Muk, a pesar de que estaba seguro esta vez.
avatar
Rog'Muk Warsong
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 18/06/2015

Hoja de personaje
Nivel:
18/100  (18/100)
Experiencia:
10441/10600  (10441/10600)
Áureos Áureos: 15.911

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Xyox el Mar Oct 20, 2015 1:45 am

La situación ocurrió tan rápido que ni siquiera pude percatarme del sonido de activación de la trampa y mucho menos  sentir el dolor cuando la cuchilla rasguño mi hombro. Por lo que no pude esquivarlo, al sentir como bajaba la sangre desde mi hombro me fije en el brazo que yacía en el piso, al verlo pensé que directamente era el mío ya que la sangre estaba  fresca que con mi mano derecha que sostenía la antorcha se calló al piso lo lleve a revisar mi brazo izquierdo y después fue que recupere en el la movilidad y la sensibilidad pero de igual manera me lleve un susto terrible. Sin duda la trampa era de alguien bastante listo y bastante mal intencionado si bien el norte era duro con todos, se ha cobrado el brazo de un hermano. Por lo cual todo cambio. Ahora la misión no era buscar el rumor de los esclavistas y mis hermanos orcos si no encontrar el creador de dicha trampa para cobrarle el miembro apuntado y posiblemente la vida del orco.

Me arrodille sujete de nuevo la antorcha que comenzaba a apagarse, pero al subirla recobro su brilló y observe el brazo en búsqueda de alguna marca tribal ya que era común entre los orcos tatuarse o llevar alguna prenda que identificara el clan que pertenecía, pero no pude encontrar nada que me llevara a conocer que de que clan era. No pude encontrar ninguna pista por lo cual me sentí frustrado y rugí

-.RAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAWR.-mire el brazo detenidamente he hice una promesa.

-. No importa cuánto tiempo me lleve, juro que yo ¡Garrosh! Buscare el causante de esta herida y no solo le haré exactamente lo mismo y  acabare con toda su maldita estirpe! ¡ y encontrare a encontrare a nuestros hermanos.- dije mientras recogía el brazo aún  caliente y haciendo que chorreara sangre aun tibia y lo introducía en la bolsa que llevaba en un costado. Ya aún estaba decidió a encontrar a mis hermanos capturados. Esta era una pista de que el rumor era cierto un orco había logrado escapar y simplemente las trampas dejadas por sus captores. Pero sin esperármelo escuche mi nombre

-¿Garrosh?-

El brillo de la antorcha revelo la identidad de aquel que pronuncio mi nombre, era Rog'Muk un orco hermano sobreviviente del mismo ritual de madurez. Estaba más que sorprendido del por qué él estaba ahí ya que yo me había ido del clan warsong para buscar orcos que estaban siendo utilizado como esclavos.

-. Lok'tar(Saludos en lengua orca) Rog'Muk, no puedo decir que no estoy contento de verte aquí.-. Mientras me acercaba a el.- pero qué demonios haces aquí pero por qué dejaste el clan!.-
avatar
Xyox
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 46
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 26

Hoja de personaje
Nivel:
21/100  (21/100)
Experiencia:
14140/15000  (14140/15000)
Áureos Áureos: 24.161

Ver perfil de usuario http://www.twitch.tv/kuroxyox/

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Etsu el Mar Oct 20, 2015 2:11 am

La presencia de Earendil era reclamada en otro lugar, así que al final no nos acompañaría a buscar a Tod, pero sí que nos dio una pista, la nube de humo que se veía en la distancia. Como, tras el temblor, salí y entré rápidamente al gremio, no me había dado cuenta del humo. Así, que con una ligera reverencia despedí a la líder y miré a Luthia, que rechazo la comunicación con Zafón. Cualquier otro se habría sentido ofendido, pero no Zafón, las personas tendían a aburrirle rápidamente. Él buscaba algo, cosa que ni yo había conseguido darle en todos estos años, un cerebro que entendiese a suyo, supongo.

Partimos rápidamente en dirección a la cortina de humo, mientras tanto Luthia nos informó que solo conocía los rudimentos básicos de la curación. Así que había acertado al ver lo libros, siempre era bueno ver como alguien se interesaba por la magia. El humo era espeso, tenía un olor extraño y parecía quemar al entrar en contacto con la nariz. No me sorprendió cuando mi nueva compañera dijo que tuviésemos cuidado. Arranqué algunos pedazos de tela de mi ropa, los humedecí con mi magia y le ofrecí uno a la joven y otro a Zafón, para que tapasen sus vías respiratorias. ¡Ójala hubiese aprendido magia de aire!, pensé tristemente al ver como alguien intentaba curar a un herido.
De repente, una brisa a mi espalda empezó a empujar el humo y arremolinarlo, para luego apartarlo de nosotros. Un hombre adulto, de unos cincuenta años movía rápidamente las manos y apartaba el humo utilizando el aire, dejándonos en una especie de burbuja trasparente en el interior del humo.

-Apartad, dejad espacio –pidió con voz serena y amable -si no podéis ayudar, lo mejor es dejar que lo sane tranquilamente.

Nos miró, mientras seguía haciendo sus aspavientos, que mantenían el humo a raya. Era impresionante, la magia del aire permitía hacer cosas asombrosas. Podría haberme acercado al herido, verificar si era Tod o no, pero prefería esperar. Los sanadores pueden llegar a ponerse terriblemente violentos si los interrumpes, algo que había aprendido más por las malas que por las buenas, así que decidí esperar tranquilamente.
Pero no estaba tranquilo, un torrente de información pasaba entre mi cerebro y el de Zafón. Sonidos, imágenes, experiencias, recuerdos de Tod, míos, suyos. Un maremágnum de experiencias que me habrían resultado sumamente molestas e incomprensibles si hubiese estado calmado, pero ahora, mi cerebro parecía procesar todo a mayor velocidad, saltándome detalles. Pero Zafón era bueno recordando, y tras repasarlo durante unos minutos llegamos a la conclusión de que no sabíamos nada de lo que Tod estaba haciendo ultímame. De hecho, la última vez que mantuve contacto con él fue dos años atrás…
No sabíamos nada, a que nos diesen permiso para acercarnos, no sabíamos si era Tod y todo aquello me estaba dando muy mala espina.

Perdóneseme:
Di por sentado, que al ser mayor Etsu que Earendil, se conocerían… error mío. No volverá a suceder.

_________________

Nivel: 1
Habilidades de combate: Magia Natural
Maestrías:
avatar
Etsu
Summa Sapientia [Adepto]
Summa Sapientia [Adepto]

Mensajes : 117
Fecha de inscripción : 19/09/2014
Edad : 24

Hoja de personaje
Nivel:
1/100  (1/100)
Experiencia:
0/50  (0/50)
Áureos Áureos: 1.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Nyrbe el Mar Oct 20, 2015 5:00 pm

De camino al campamento el frío invadía mi cuerpo, necesitaba algo de ropa porque aunque dentro de la tienda se estaba bien para dormir, fuera de ella era otra historia. Sin embargo mis ilusiones de abrigarme de nuevo se extinguieron al llegar al campamento, bueno, o lo que quedaba de él..

No estaban las tiendas, ni el equipaje, ni las provisiones... Primero los tres millones y ahora todo nuestro equipo. Abrazando mi torso como si eso ofreciera algún tipo de protección contra la temperatura ambiental, observaba el lugar donde estaba el campamento con una mirada pérdida, había que empezar de nuevo.

De repente, una voz detrás de mí dijo:

-Toma, Nyrbe, cúbrete con esto-

Era Álex, portaba una manta marrón de tamaño grande y mientras decía esas palabras la extendió y me la dio.

-Muchas gracias, Álex.- Le agradecí.

Coloqué la manta encima de mi hombro izquierdo y agarrando el extremo que colgaba con la mano lo lanzé alrededor de mi cuello convirtiéndose en una especie de capa provisional. Tsuki rondaba cerca de mí y aunque ella tenía el pijama no sabía hasta que punto le bastaría para contrarrestar la gélida temperatura.

Los tres se reunieron a pocos metros y Dark les pidió ayuda con nuestra intención de reunir un gran ejército, también quiso que los hermanos lo llevaran con Elisabeth. Álex e Isma accedieron a la propuesta, ambos eran personas altruistas por naturaleza pero la actitud de Dark años atrás les causó una mala impresión. Por suerte, pareció que el recuerdo de mi hermano no fue un obstaculo para que nos ayudaran.

Estuve atento a la conversación hasta que de pronto la voz de Tsuki se alzó:

-¡Hey! ¡Mira, ven!- Gritaba mientras me hacía señas para que me acercara.

Me alejé del grupo y caminé un par de metros hasta llegar a su lado, ella estaba al lado de un arbusto y algunas de sus pertenencias tiradas por el suelo.

-Se han olvidado de esto.- Dijo entusiasmada señalando parte de su equipo.

Su báculo y mochila cargada con su ropa pareció no interesarle a nuestros asaltantes.

-Eso quiere decir que estos ladrones y los del carro no pertenecen a la misma banda.-

-¿Y con qué certeza lo sabes?-

-Bueno, los primeros eran simples ratas que quisieron nuestro dinero mientras que estos parecen simples bandidos prágmaticos, se han quedado lo que les hacía falta.-

Tsuki me miró aún con cara de incredulidad, levantando una ceja.

-¿Quién iba a querer tu ropa?-

Tsuki me dio un golpe martilleante con su puño en la cabeza.

_________________

Ripe seeds cross a fear





Heart of fire doesn't wait until night

avatar
Nyrbe
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 21/04/2014

Hoja de personaje
Nivel:
23/100  (23/100)
Experiencia:
17013/18000  (17013/18000)
Áureos Áureos: 23.819

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Tomoyo Mitsuko el Mar Oct 20, 2015 7:38 pm

      Nada más entrar pude observar como las personas seguían sus vidas normales y corrientes, al parecer no era demasiado extraña por esos lares. Eso me hizo sentirme relativamente bien y seguí mi caminata por esa aldea con menos preocupación. Un poquito más a lo lejos pude distinguir a un hombre que al parecer estaba haciendo un espectáculo, me quedé mirando por unos minutos y pude observar como se trataba de magia sencilla y barata, no como la de los elfos, que pude observar hace ya un mes en Dalia. Me di la vuelta y seguí caminando.

     Unos minutos más tarde me encontraba caminando por las calles más ruidosas y transitadas, se trataba de la calle del mercado, mujeres gritaban a los tenderos y los niños pedían a sus madres frutas, juguetes y otras alimañas que los mercaderes intentaban vender de distintas maneras, algunos engañando y otros con menos suerte siendo honestos y sinceros. Seguí mirando a los alrededores hasta vislumbrar una especie de panadería en la calle, fui directamente delante de la misma y me puse a mirar los diferentes productos que había expuestos.

     -Perdone, ¿tiene algo que se mantenga durante al menos dos semanas y siga estando bueno?-Pregunté con cierta intriga, si me iba lejos necesitaba comida que resistiese el tiempo

     El tendero se giró y buscó dentro de uno de sus sacos, sacando varias patatas y con una sonrisa las mostró. Me estaba tomando el pelo pensé, pero luego recordé que las patatas eran bastante resistentes con el tiempo, quizás cogiera unas diez para tenerlas a mano cuando tuviese realmente hambre.

     -Está bien, ponga-me 10 de esas y dos bollos rellenos de mermelada, tienen pinta de estar deliciosos.-Dije con una sonrisa mientras apuntaba hacia el expositor mirando a los deliciosos bollos.

     -Aquí tiene señorita, son 200 áureos.-Dijo el hombre después de pesar las patatas y recubrir los bollos con algo de azúcar.

     Le ofrecí los 200 áureos, tomé todas las patatas y las metí en mi mochila, y con un bollo en cada mano seguí caminando por las calles de la ciudad en busca de una posada decente donde dormir o pasar el rato, quizás tuvieran noticias o información sobre lo que pasaba en el norte y pudiera interesarme. Entre mordisco y mordisco los dos bollos se iban acabando hasta que por fin alcancé una posada bastante humilde pero decente según se podía observar. Entré y fui directa a pedirle a la posadera o el posadero una habitación y algo de información sobre los últimos acontecimientos por el norte, quizás no supiese nada, pero era mejor preguntar por si acaso.
avatar
Tomoyo Mitsuko
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 94
Fecha de inscripción : 16/05/2015

Hoja de personaje
Nivel:
14/100  (14/100)
Experiencia:
5906/6400  (5906/6400)
Áureos Áureos: 111.709

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Astinus Wallace el Mar Oct 20, 2015 8:04 pm

Tras estar seguro de que se había recuperado, Astinus se acercó a uno de los miembros de su gremio. Quería saber qué había ocurrido y, quizás tuviera respuesta sobre lo que le había ocurrido también a él. Se acercó al hombre que más "tranuilo" vio ya que no quería molestar a nadie que estuviera ocupado haciendo cosas importantes. Fue difícil, pues la mayoría de las personas que estaba viendo intentaban controlar al gentío para que el caos no reinara en el lugar. Finalmente desistió y volvió a su lugar. Todos estaban demasiado ocupados para él. Aunque todavía podía hacer algo. Se giró y empezó a caminar hacia las dos personas que habían estado hablando antes cerca de él.

-Disculpen, ¿podrían decirme lo ocurrido?- Preguntó con amabilidad.

-¿Lo ocurrido? Seguro que ha sido el loco de Tod con sus experimentos. Yo ya no limpio su laboratorio por miedo a que me pase algo si entro- Dijo un hombre.

Por lo que decía debía ser uno de los limpiadores del gremio. No solo vivían magos en Summa Sapientia. ¿Pero qué habría hecho aquel hombre? Poco sabía sobre aquel tal Tod más que era alguien importante en el gremio y que había hecho mucho por él. No se atrevía a pregutnar nada más y jamás entró en el laboratorio o se comunicó con el "loco". Pero estaba preocupado. Comenzó a andar en dirección al lugar donde se había originado todo. Dedujo que era allí por el flujo de gente y por una columna de humo que empezaba a desaparecer. Estaba a unos minutos de allí, pero no dejó que la distancia lo disuadiera. En cuanto llegó pudo ver a bastantes personas mirando algo. Se acercó un poco y miró también. Había un hombre tirado en el suelo mientras alguien ejercía magia sobre él. Otro mago utilizaba magia de aire para despejar el humo que habría ahogado a todos los presentes.
avatar
Astinus Wallace
Summa Sapientia [Adepto]
Summa Sapientia [Adepto]

Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 10/03/2015

Hoja de personaje
Nivel:
20/100  (20/100)
Experiencia:
12494/13500  (12494/13500)
Áureos Áureos: 21.991

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Talamaur el Mar Oct 20, 2015 8:54 pm

LLevaba ya un rato esperando, algo que no me importaba en absoluto, pero el calor que hacía en aquel lugar, ya empezaba a incomodarme. Me había bajado del caballo y estaba sentado en un saliente con sombra, era lo único que podía hacer para soportar un poco el calor. Mientra, Rathu rascarme la pierna ya que estaba sediento y le ofrecí algo de agua de la fuente, mientras, Aysli estaba la mar de encantada apoyada en un saliente soleado y de Drac era mejor no hablar, ese pajaro aparecía cuando quería. No había hablado con nadíe del poblado, es más, nadíe había pasado junto a mí en toda la mañana. No sabía sí era por que me tenían miedo a mí o a mis mascotas, fuera como fuese lo prefería así.

Comencé a pensar si Tharkos aparecería, no conocía su nombre y no sabía si era de fiar, aunque si Ekatherina me había reunido con él, significaba que era valioso para el gremio. El único dato que me dió para encontrarlo era un flor azul y prefería quedarme en un punto y observar si pasaba por allí, que buscar en las tabernas de mala muerte del pueblo. Esperaba que aceptar la misión o la prueba que me estaban haciendo, me reportara algun benefició, si no sería una perdida de tiempo total.

En cierto momento me percate que había una avispas del desierto, grandes como un dedo y con una picadura en algunos casos letal,que se había posado en la base de la fuente para beber algo. Una avispa como esa me vendría muy bien, por lo que cogí una pequeña bolsa de cuero que llevaba agarrada al cinto y con mi control mental hice que se metiera dentro, cerrandola bien, la coloqué de nuevo en mi cinto. Levanté la mirada despues de mi captura y para mi sorpresa, dos tipos se estaban acercando a mí, por lo que me preparé por si eran bandido. Uno parecía un audron y el otro un humano, no parecían la clase de rateros de aquellas tierras, no tenían mugre en la cara y parecía que tenían un arma en condiciones.

Nada mas acercarse, el mas grande me pregunto si yo era Tarkhos, una coincidencía de los mas desagradable. No sabía paraque lo buscaban, por lo que intentaría descrubir cual era su cometido para tal busqueda. - No soy Tharkos - dije con tranquilidad - ¿para que lo estaís buscand....- pero ante de que terminara la frase, el humano dijo mi nombre y comentó que era un novato del gremio como ellos. Escuchar la palabra novato de la boca de otro me hacía sentir molesto, era cierto que era un novicio en el gremio, pero seguramente mas experimentado que aquellos dos. Iba a contestarle cuando de repente Rathu comenzó a gruñir a alguien detras de mí, por lo que me dí la vuelta al instante, dandole la espalda a aquellos dos. Era un hombre cubierto en su totalidad de ropa, comenzó a exponer a la vista una flor azul en una de sus manos, dando a entender que él era Tarkhos. No lo había escuchado llear, me hubiera matado si hubiera querido, menos mal que Rathu lo había detectado, pero seguramente había estado allí desde hacía un buen rato.

- No hace falta que te pregunte si eres a quien buscamos, ¿Verdad Tharkos? - le dije tranquilizando al lobo. - Me ha impresionado tu sigilo, es normal que Ekatherina confíe en tus habilidades - dije y tras una pausa seguí - Ellos también te estan buscando- le dije echando una mirada hacía aquellos dos tipos - si nuestro objetivo es el mismo comentalo ahora- comente con tranquilidad esperando una respuesta de aquel misteriosos hombre.
avatar
Talamaur
H. del cuervo [Montaraz]
H. del cuervo [Montaraz]

Mensajes : 159
Fecha de inscripción : 04/03/2015

Hoja de personaje
Nivel:
33/100  (33/100)
Experiencia:
38138/38200  (38138/38200)
Áureos Áureos: 73.989

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Isma el Mar Oct 20, 2015 9:10 pm

Desde luego, ese no era su día de suerte. Perdieron su carruaje, una suma importante de dinero junto a este. Sus caballos y todas sus pertenencias. Pocos podían decir que habían perdido tanto en tan poco tiempo, aunque nadie querría decirlo. Isma no supo como reaccionar. Parecía imposible recuperar los objetos perdidos y no estaba en su mano darles algo que lo compensara. -Si llegamos a encontrar alguna pista, os ayudaremos a recuperarlo todo.- Dijo este, esperando que en un momento amargo, sirviera de consuelo.

Tras esto, el príncipe comentó la situación de su lugar de origen y les pidió ayuda. No sabía muy bien a que clase de invasión se refería, pero si precisaba de un ejército y varias alianzas, debía ser a gran escala, y probablemente la guerra que se formase mucho mayor. Los hermanos carecían de experiencia en una batalla de tamañas porciones, pero por alguna debían empezar. El hermano mayor le aseguró que ayudarían en todo lo que pudieran a cambio de información sobre la nación asediada. Después de todo, no sabían nada sobre él. Ni si quiera estaba en la isla principal de Dyscordia.

-Necesitamos saber donde está Norin. Quién la está asediando y el por qué. Supongo que será una historia larga, pero tenemos tiempo de sobra.- Comentó Isma, esperando que pudieran comentarle algo sobre todo lo que se acontecía allí.

Y a pesar de que no era un motivo para celebrar, y aunque las contiendas entre países no hacían más que traer centenares de muertes, ya podía imaginarse como un héroe. Junto a su hermano, habiendo vencido a un numeroso enemigo y, con grandes bajas por su parte, siendo victoriosos. No le gustaba alardear, pero siempre era agradable el reconocimiento por una buena acción y más si era importante y sería recordada en la historia.

-Pongámonos en marcha. Aún hay un largo camino por delante.- Tendrían que ir a pie. No podían ir todos galopando sobre un par de caballos. Isma se acercó al suyo, sacó una manzana de las bolsas que colgaban del asiento y tras lavarla un poco, se la dio como recompensa.

_________________
avatar
Isma
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 251
Fecha de inscripción : 26/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
29/100  (29/100)
Experiencia:
28693/30000  (28693/30000)
Áureos Áureos: 79.614

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Ishkar el Mar Oct 20, 2015 9:52 pm

Tal y como dijo Nathaniel, aquel sujeto no era Tharkos. Aunque el audron no tuvo tiempo para decepcionarse. En cuestión de segundos y antes de que el she'Kha pudiera terminar su pregunta, apareció la persona que buscaban. Un ser misterioso, oculto bajo negros ropajes y mostrando una flor azulada, tal y como les habían descrito. -He de suponer que tienes algo que ver con la misión.- Dijo Ishkar, refiriéndose a Talamaur. No sabía si sería su compañero para su objetivo o un obstáculo. De todas maneras, le importaba bastante poco. Era muy propenso a infravalorar a los demás a pesar de que sabía que era inútil juzgar a primera vista y que muchas veces le trajo problemas. Con él no iba a ser diferente.

-¿Qué tengo que hacer?- Fue directo y breve. Si él era el hombre que iba a ofrecerle la información, quería que fuese rápido y claro. No tenía intención de perder el tiempo de forma innecesaria ni de andar por las ramas. -Muestra un poco más de respeto, Ishkar.- Susurró Nathan, intentando remediar nuevamente el comportamiento de su acompañante. -Si quisiese aprender sobre respeto, no estaría en un gremio de ladrones y asesinos. Aquí sobran los modales y que tengas miedo no significa que yo sienta lo mismo.- Rechistó ante la cobardía del humano y volvió a mirar a Tharkos.

-Deduzco que el pago será bueno.- Si la misión era tan importante como le habían dicho, probablemente hubiese una buena recompensa, aunque significara mayor dificultad. Por lo general, no podía quejarse de lo que le daban tras cada petición. Aunque nadie rechazaría algo más.

Nathaniel volvió a interrumpir, aunque esta vez para advertir a Ishkar de la presencia del hombre por el que ofrecían una recompensa. El audron, observó a su próxima víctima y no pudo evitar sonreír. Ignoró por un momento la misión y se acercó a este. No parecía ser un reto y no lo fue. Un simple movimiento bastó para sesgar su cabeza. Mas por desgracia, tras verlo de cerca, su compañero aseguró que se había equivocado. No era más que un mercenario novato. -Te lo voy a decir una sola vez. Vuelve a decir alguna estupidez y será tu cabeza la que ruede por el suelo.- Por un momento, creyó que era una broma, pero a pesar de que siempre iban juntos, sabían que ambos eran capaces de matarse mutuamente, aunque el humano lo tendría bastante difícil. -¿Por donde íbamos?- Continuó como si nada hubiese sucedido, a pesar de que había un cadáver en la plaza, gente exaltada y un posible problema.
avatar
Ishkar
H. del cuervo [Secuaz]
H. del cuervo [Secuaz]

Mensajes : 38
Fecha de inscripción : 24/09/2014

Hoja de personaje
Nivel:
13/100  (13/100)
Experiencia:
5350/5600  (5350/5600)
Áureos Áureos: 10.650

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Web Master el Mar Oct 20, 2015 10:21 pm

Todo se avecina y la nada ya ha llegado. Vuestras plumas están mojadas en la tinta de vuestra sangre y los papeles de vuestro destino se muestran blancos para que vosotros los escribáis. Preparaos, pues la nueva era está a punto de llegar.

Dark, Alex, Isma y Nyrbe:
El abrigo permite que Nyrbe entre en calor, por lo que el peligro de morir de hipotermia ya no es una preocupación por ahora. Además habéis encontrado las cosas de Tsuki, por lo que puede vestirse y “armarse”. El pueblo al que os dirigís está a unas horas de camino de vuestra ubicación, y es un buen punto para detenerse. La casa de los hermanos está a un día de viaje a caballo pero si no conseguís transporte en el pueblo podríais tardar hasta tres días en llegar. Podéis contar, Dark y Nyrbe, todo lo que sepáis sobre Norin, mentir o contar solo una parte. También podríais negaros a contarlo. No hay nadie en las cercanías y el camino está despejado. El bosque por el que han huido los asaltantes de vuestro campamento es muy frondoso y deberíais desprenderos de los caballos para adentraros en él porque os ralentizarían debido a su tamaño y la dificultad del terreno. Además os llevan mucha ventaja y es difícil que les deis alcance.

Tenéis libre albedrío, solo os he dado una base para actuar.

Luthia y Etsu:
Mientras el mago tras vosotros despeja la zona con su magia de aire, el mago blanco intenta reanimar a un hombre que, aparentemente, está muerto o inconsciente. Empieza a llegar más gente a la zona pero, al igual que vosotros, deciden dar su espacio a la víctima y aquel que intenta curarlo. Tras un buen rato consigue reanimar al Supuesto Tod. Todos empiezan a sonreír y vitorear a vuestro alrededor.

-¡Señor Tod! ¡Despierte!- Advierte.

El hombre que estaba tirado en el suelo se reincorpora con algo de dificultad y os mira a todos. Después empieza a buscar unos papeles por el suelo murmurando que son de gran importancia hasta dar con ellos. Una vez los encuentras los alza en el aire como si hubiera hallado la fórmula de la vida eterna.

-Ya está, ya está. No hace falta que os preocupéis más pro mí, ya he encontrado la lista de la compra. Hacen falta más zanahorias para los establos, sí señor- Dice.

Nadie le presta demasiada atención, pues todos están acostumbrados al excentricismo de este hombre. De un momento a otro, clava la mirada en Luthia, Etsu y Zafón antes de acercarse a ellos.

-Oh, un espécimen la mar de interesante, sí señor. Esos ojos… ese color de piel… pareces un elfo. Y tú un xelathir. Y la chica… ¿eres una chica? Sí, eres una chica, no pareces un caballo después de todo. Tú debes ser una humana- Dice refiriéndose a Etsu, zafón y Luthia respectivamente.

Después busca en sus bolsillos y saca unas semillas. Tras observarlas un rato os las ofrece.

-Son semillas de geranio mágicas. O eso me dijo el amable pero extraño vendedor. Aunque muy caras, sí señor. He de agradeceros vuestra ayuda para encontrar la fórmula del aire de fuego. Aunque podéis elegir entre las semillas o esta caja de tela- Dice sacando una bolsa del otro bolsillo.

Después se agacha y, de vuestros pies, recoge una hoja enorme en la que pone “Fórmula secreta del Aire de Fuego. No leer no es ninguna fórmula secreta.”

Tenéis libre albedrío, solo os he dado una base para actuar.

Tomoyo:
Una amable mujer te observa y, tras buscar algo en unos cajones se acerca a ti. Te enseña una llave y te la extiende para que la cojas como si estuviera segura de que te vas a quedar allí.

-Hola, muchachita. Bienvenida al “Reposo del cazador”. El precio es de doscientos áureos la noche incluida la cena, el desayuno y la comida- Te indica.

Una vez dentro puedes ver que el interior es mucho más bonito que el exterior. Todo está mucho más cuidado y parece incluso nuevo. Casi da la sensación de que es un edificio diferente al que has entrado. Aunque no es muy lujoso al menos está limpio y no hay nada roto a la vista. Puede ver, también, a unos cuantos hombres y mujeres comiendo en mesas y charlando amigablemente entre ellos. Al otro lado de la sala, sin embargo, hay unos cuantos cazadores gritando mientras juegan a algún tipo de juego con cartas. Por lo demás todo está bastante bien y el precio es muy asequible teniendo en cuenta que dentro de la factura entran las comidas.

-¿Quieres que te enseñe tu habitación? Las camas son un poco viejas, pero son muy cómodas y tienen unas mantas que abrigan mucho- Te dice.

Te hace una señal hacia las escaleras para que pases por delante de ella. Es un poco extraño, ya que debería guiarte en vez de hacerte pasar. Pero no tiene aspecto de ser peligrosa y es mayor, podría haberse equivocado o podría explicártelo una vez estéis arriba.

Tienes libre albedrío, solo te he dado una base para actuar.

Gautrek:
Los hombres te miran extrañados como si hubieras dicho algo curioso. Pero en cierto modo lo has dicho. Aquellos a los que considerabas bandidos o posibles personas peligrosas solo te habían pedido unas monedas de forma muy educada. Son tres hermanos bonachones que no saben como ganarse la vida y ahora les has dado una solución.

-¡Claro, Jefe! Nosotros te ayudamos. Si no llevamos algo de dinero a casa nuestra madre nos zurrará- Te responde el mismo de ante.

Dicho eso se ponen a ordenar todo el campamento como si fuera una habitación desordenada. Quizás tienen mucha experiencia recogiendo la suya. Llegado el momento uno de ellos, el menor, se te acerca corriendo.

-¡Jefe! ¡Mire lo que he encontrado!- Te dice entregándote una bolsa con dos mil áureos.

Casi al instante, el hermano restante también va hacia ti corriendo como si sintiera envidia del anterior y te entrega un bonito libro con gemas engarzadas. En su rostro puedes ver una mueca de orgullo.

-Mire lo que he encontrado yo, ¡seguro que son cuentos muy buenos!- Te asegura.

Tienes libre albedrío, solo te he dado una base para actuar.

Astinus:
Con lo que te han explicado tienes más que suficiente para entender lo ocurrido. Desde que estás en el gremio has visto varios “incidentes accidentales” de Tod pero este ha sido bastante grave. A tal punto de que ha abierto un agujero en la corteza del gigantesco árbol que sirve como castillo para Summa Sapientia. En cuanto llegas al lugar del accidente puedes ver que hay mucha gente alrededor observando lo que ocurre. Hay un hombre tendido en el suelo y otro que lo está resucitando con magia blanca. Finalmente lo hace y el hombre mayor, al que podrías reconocer como Tod si lo hubieras visto alguna vez en tu vida, empieza a buscar unos papeles mientras que divaga algo que no escuchas bien por la distancia. Después de eso se acerca a tres personas y les ofrece algo antes de buscar otro papel. El gentío empieza a dispersarse al ver que no ha ocurrido nada malo y que no hay víctimas.

Tienes libre albedrío, solo te he dado una base para actuar.

Xyox y Rog'Muk:
Os habéis reencontrado y tenéis mucho de lo que hablar, pero hay entre vosotros un brazo que pertenece a un muerto y una cueva no es un sitio muy bonito para ponerse al día, ¿no? Además, mientras pensáis en vuestras cosas podéis escuchar un rugido enorme en el exterior y los gritos de lo que parecen varias personas. No estáis seguros, pero por el sonido no deben estar muy lejos y es incluso posible que vayan hacia vosotros. Podría ser el wyvern que ha acechado antes al primer orco, aunque ha rugido de forma más leve. Quizás es peligroso salir aunque nada os asegura estar a salvo en el interior. Además, quizás sería mejor esperar a que ese momento fuera menos peligroso. Barajando otras posibilidades, también os dais cuenta de que cuanto más tardéis en marcharos más lejos estarán los esclavistas y esclavos a los que Garrosh perseguía.

Tenéis libre albedrío, solo os he dado una base para actuar.

P.D: La lengua orca no existe. Todas las razas de Dyscordia hablan la lengua común creada por los dioses y son pocas las razas que han inventado un dialecto o lenguaje propio. Los orcos no están entre ellos.

Talamaur e Ishkar:
La acción de Ishkar atrae la atención de los pocos que hay por las calles, por lo que podría perfectamente convertirse en un problema si se enteran las autoridades. De todas formas, lo importante es Tharkos. Como miembro de cierta importancia del gremio, no es una persona cualquiera. El hombre que habíais visto ha desaparecido de nuevo de la misma forma que había aparecido. Tras vosotros aparece el mismo de antes pero con la cara al descubierto. Podéis observar sus rasgos élficos.

-¿De verdad sois tan idiotas como para no daros cuenta de que era una ilusión? Esto debe ser una broma. ¡Una maldita broma! Había pedido gente capaz y me envían novatos- Maldice enfadado.

Su comportamiento es extraño y altanero, como si le diera igual que estuvierais vosotros y odiara al mundo. Tras unos segundos de gritos se tranquiliza y os mira.

-Vale, no pasa nada. En el peor de los casos moriréis, pero yo seguiré vivo. Esto me pasa por negarme a hacer los recados de Jerx… Os lo explicaré de forma muy sencilla. Vosotros venir aquí dentro de un mes. Aquí, en este mismo sitio, vosotros. ¿Entendéis? Espero que sí… No faltéis o… no creo que sea necesario explicar las consecuencias de un fracaso- Os dice.

Tal y como os explica eso crea unas densas tinieblas a vuestro alrededor que os impiden ver nada. En cuanto se despejan os dais cuenta de que ya no hay nadie más que vosotros. Tharkos se ha ido. Pero no es el único problema. Por el fondo se ven unos guardias que se dirigen a vuestra posición.

Tenéis libre albedrío, solo os he dado una base para actuar.

Fenrir:
El hombre vuelve a su forma humana y se sienta de nuevo mirándote con las manos cruzadas frente al rostro. Parece extrañado pero… satisfecho.

-No, aquella bestia sabía muy bien lo que hacía. Era plenamente consciente de que la estaba matando y no se arrepintió en ningún momento. Pero yo le hice pagar- Te explica.

Empieza a comerse la sopa, ya fría, sin dejar de mirarte. Cuando la termina deja el recipiente a un lado y golpea la mesa con tanta fuerza que se levanta unos centímetros del suelo antes de caer. Sigue siendo un humano pero parece que ruge como un animal.

-Sabía que me estaba arrebatando lo que más amaba. Sabía que ella era única para mí. Lo sabía porque… él también la amaba. Pero no quiso que fuera mía y la mató. Yo me controlé, yo también sabía lo que estaba haciendo. Lo maté como humano no como bestia. Yo soy capaz de controlar mis emociones cuando estoy transformado, así que no hay excusa pues cualquier semi-bestia puede aprender a controlarse- Te dice.

Parece que ha sufrido bastante, pero te ha dicho algo muy interesante. El tema sobre el control de los semi-bestias es algo nuevo para ti. No había conocido nunca a nadie, ni si quiera tú, que pudiera controlarse a la perfección. Aunque él lo ha hecho incluso con el enfado que estaba mostrando. Se levanta y te indica la habitación de huéspedes. No dice nada, pero puedes intuir que te invita a dormir por esta noche.

Tienes libre albedrío, solo te he dado una base para actuar.

Stark:
La mujer que parece guiar a los asesinos golpea al hombre que te ha amenazado con tanta fuerza que lo deja inconsciente de un solo puñetazo. Hace una señal para que dos de los hombres que la acompañan lo levanten y carguen con él. Después da indicaciones al resto y te mira.

-Ahora sois nuestros invitados, nadie os hará nada mientras no les deis motivos- Te asegura.

Comienza a andar en dirección a uno de los callejones seguida de los asesinos. Una vez allí abre una puerta oculta en el suelo que da a unas escaleras. Está oscuro, pero alguien llega desde abajo con una antorcha y, tras una reverencia, se la entrega a la mujer y se hace a un lado. Todos bajan tras ella hasta llegar a una sala muy iluminada por el fuego que cuelga de candiles y antorchas. En el centro de la sala hay lo que parece ser un campo de entrenamiento y, al fondo, un hombre que te resulta familiar.

-Hola, Altair, hace mucho tiempo desde la última vez que te vi- Dice mientras se levanta.

Está bastante lejos pero su voz retumba pro toda la sala.

-Sé que tienes muchas preguntas, pero no es el momento, tenemos tiempo para responderlas. Yo era un ejecutor como tú y ahora estoy en el mismo peligro en el que tú estarás dentro de poco. Quieren mi cabeza y también querrán la tuya. Te ofrezco una alianza. Pero ya lo discutiremos más tarde. Siéntete libre de explorar el lugar y descansar. Dentro de unas horas pediré que te busquen y hablaremos- Dice antes de marcharse.

Tienes libre albedrío, solo te he dado una base para actuar. Puedes describir el lugar como te plazca, aunque debes saber que hay habitaciones para que la gente duerma. Es lo más parecido a un cuartel para esos asesinos.
avatar
Web Master
Admin

Mensajes : 302
Fecha de inscripción : 14/01/2014
Edad : 906

Hoja de personaje
Nivel:
100/100  (100/100)
Experiencia:
500000/500000  (500000/500000)
Áureos Áureos: 999.999.999

Ver perfil de usuario http://www.seedsofdyscordia.com

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Luthia Zul el Miér Oct 21, 2015 12:23 am

Agradecida, Luthia tomo el pedazo de tela humedecido, y siguió caminando mientras observaba a la resurrección del desventurado en el suelo, el cual se presumía era Tod.
Otro mago despejaba el exceso de humo con sus poderes, logrando que se pudiera respirar un aire más puro.

¡Tu compañero Etsu ha compartido contigo un pedazo de tela humeda! ¡Guay!
Esto te permitira moverte mejor entre tanto humo, y evitará lo aspires.


Al fin, el que se encontraba en el suelo, revive, y como si nada, se pone a decir cosas sin sentido.
Parecía que Luthia era la única que se encontraba sumamente confundida por el actuar de la persona frente a ella. Ahora veía porque le decían “Loco” al Loco Tod. El pobre acababa de tener una experiencia de vida o muerte, pero su prioridad seguía siendo comentar acerca de un papel que contenía una lista de lo que había que comprar.
Pronto, Tod, se enfocó en el grupo de tres, y se les acerco con una caminata algo irregular, ésta quizás por el estado en que se encontraba, o igual porque así siempre caminó.

-Y la chica… ¿eres una chica?-
Luthia se sintió agredida ante tal comentario, pues sentía que su género había sido confundido, se encogio en ese mismo lugar, ofendida.
- Sí, eres una chica, no pareces un caballo después de todo. Tú debes ser una humana-
Tod le jalo una mejilla, haciendo que Luthia hiciera un ruido patético de dolor, y le abrió la boca para checarle los dientes. Inmediatamente le soltó, y siguió con su divagación rápida de palabras y movimientos extravagantes.

Al fin, Luthia pudo enfocarse de nuevo en lo que ocurría, y se dio cuenta que frente a ella se encontraba Tod, ofreciéndoles unas tales “ Semillas de geranio mágicas”
-¿Una recompensa? Pero si no hemos hecho cosa alguna para…-
Antes de que Luthia pudiera terminar, Tod le solto las semillas en su mano. Luego les movió hacia atrás para poder él tomar un papel del suelo.
-Aunque podéis elegir entre las semillas o esta caja de tela- Interrumpió el Loco Tod.

Pensándolo unos segundos entre que elegir, Luthia se dio la vuelta para consultar a sus dos compañeros.
-¿Tienen vosotros alguna preferencia hacia lo que nos ofrecen?- Señalando las semillas y la caja de tela.

avatar
Luthia Zul
Summa Sapientia [Adepto]
Summa Sapientia [Adepto]

Mensajes : 55
Fecha de inscripción : 14/09/2015

Hoja de personaje
Nivel:
27/100  (27/100)
Experiencia:
25447/26000  (25447/26000)
Áureos Áureos: 52.357

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Rog'Muk Warsong el Jue Oct 22, 2015 6:03 pm

Sin duda era él. Le habían encontrado y el reencuentro no era en absoluto como lo harían un par de amigos normales. Garrosh le recibió con exaltado por haber abandonado al clan y Rog'Muk tampoco mostraba una sonrisa, si no la misma cara de enfado. -¡He venido hasta aquí para buscarte! ¡Si no te hubieras largado solo, ahora estaríamos todos en Fridonar!- Respondió este, acercándose a su compañero, que apenas le sacaba unos cinco centímetros de altura. -¡Eres un imbécil!- Exclamó, alzando su puño para golpear el rostro de Garrosh. Sabía que se lo devolvería, pero ellos no demostraban su afecto tan fácilmente. No se abrazarían ni se darían la mano entre risas. Una buena pelea les haría olvidar los malos momentos.

Poco después se escuchó un rugido ensordecedor y los gritos de varias personas. Venían de la dirección opuesta. Rog'Muk agarró su hacha y miró desconcertado a su compañero. -¿Qué ha sido eso?- Preguntó este, sorprendido y a la vez excitado por la posibilidad de un buen combate.Y a pesar de que preguntó, ignoró cualquier advertencia o propuesta. Empezó a correr hacia la zona donde se habían originado el bramido. Y al llegar a la entrada pudo ver a varios hombres acabando con la vida de un wyvern. Había varios cadáveres por el suelo, pero el reptil alado no parecía suponer una amenaza lo suficientemente importante como para acabar con todos ellos.

El hacha del orco salió despedida desde una distancia corta, clavándose en el cráneo de uno de aquellos agresores. Tras esto empezó a correr y tras sacar el arma se preparó para luchar contra aquellos humanos. -Es fácil matar a una presa agonizante ¿Verdad?- Dijo Rog'Muk, acercándose aún más. Estos tomaron una postura defensiva, y con cierta indiferencia hacia la persona que había matado, se mostraron arrogantes y sin miedo alguno. -¿Pero qué estás diciendo, estúpido orco? Estaba como una rosa cuando llegamos. Mira las bajas que nos ha dejado.- Sus palabras no fueron las más acertadas. -Observa su cuello. Puede verse claramente una herida infectada. Lleva varios días desangrándose y sin tratamiento. Era cuestión de tiempo que cayese sin más.- Se lanzó al ataque, con un intento de corte vertical que uno de ellos detuvo con una rodela de madera, dejando la hoja clavada en este. El orco le agarró por la cabeza con la mano izquierda y lo estampó contra el suelo. -No sois más que unos cobardes que creen ser fuertes en grupo.- Uno de ellos, cargado de ira, se lanzó a por él, blandiendo una maza, pero antes de que pudieran alcanzarle, una flecha impactó en su brazo incapacitándolo.

-Buen disparo, Kashira.- Mencionó Rog'Muk. -En realidad estaba apuntando a la cabeza, pero supongo que sirve.- Respondió ella, cargando otra flecha. Sin su arma no era más que un endeble hombre, por lo que ni si quiera se molestó en arrebatarle la vida. De una patada lo tiró al suelo e hizo un gesto para que los demás continuaran el ataque.
avatar
Rog'Muk Warsong
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 18/06/2015

Hoja de personaje
Nivel:
18/100  (18/100)
Experiencia:
10441/10600  (10441/10600)
Áureos Áureos: 15.911

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.