Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» [Pasado] Como NO escapar de un calabozo [Talamaur]
Lun Mayo 22, 2017 10:01 pm por Mark.

» Delirios de Cazador [Starrk y Zhul'Urk][Pasado][Privado]
Mar Abr 04, 2017 7:28 pm por Starrk

» Cierre temporal
Mar Mar 21, 2017 12:30 am por Web Master

» Consulta Afiliación
Sáb Nov 12, 2016 3:30 pm por Alex

» ¡No os he olvidado...! pero por si acaso, ¿cómo te llamabas?
Lun Nov 07, 2016 4:48 pm por Alex

» Las fauces que rompieron las cadenas [Privado][Zor' Tahak y Kraknar]
Vie Nov 04, 2016 11:32 pm por Kraknar

» Construyendo el hogar (Pasado Alex, Isma y Starrk)
Jue Oct 27, 2016 4:50 am por Starrk

» Petición de objetos y materiales
Dom Oct 23, 2016 12:05 am por Alex

» Armería "El herrero tuerto"
Sáb Oct 22, 2016 11:58 pm por Alex




Fairy Tail Chronicles


Crear
foro

¡La llegada de una nueva era!

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Dark S. Satou el Jue Oct 22, 2015 9:31 pm

No lo entiendes del todo. Por mucho que quieras entenderlo, no lo harás. ¿Por qué? Ah sí, es fácil. Me conoce demasiado. El último lugar al que iría, el lugar que mancharía mi orgullo y dignidad era la morada de estos mercenarios. La mente era el peor enemigo del jovenzuelo. Su conciencia era atronadora; le atosigaba con cuestiones morales e inmorales. ¿Qué estaba bien? ¿Qué estaba mal? No importaba nada en aquel momento. Estaba cerca de ella. Podía sentir su olor a lavanda. Poco a poco se dibujaba una sonrisa tan leve que lo único que marcaban eran unas comillas al extremo de cada labio. Llevaba un rostro agradecido, sereno. Pero... ¿Y si era algún tipo de trampa? Observó atentamente a Alex mientras llevaba la mano al pecho y agarraba el amuleto con su mano...  Temblaba. O eso parecía creer. Cada vez que sentía un impulso mágico muy fuerte, le daba sensación de que el amuleto cobraba vida. Pero eso sólo eran especulaciones. Él podía sentir la magia, y no necesitaba de medios para aquel don. Suspiró pesadamente y tanteó el mango de su rapier roja, Colmillo de Fuego. Estaba agradecido de que fuese precavido y la hubiera alojado en el caballo. Elisabeth no se lo perdonaría si la perdía. ¿Perdonar? Ella le aceptaba como era él. Ella le había apuñalado a traición. ¿Traición? No, ella no podía ser una traidora. Aquello era una llamada de auxilio. Debía de serlo.

-Vale, parece ser que tendremos que continuar por aquí -exclamó en alto intentando evadir su lucha interior- supondré que tendremos que dejar los caballos atrás. Tampoco iban a servir de mucho, se les nota cansados. No creo que haya nada peligroso para ellos, así que yo me iré dirigiendo hacia la dirección que nombrasteis.

Y así hizo, adelantando la marcha. Notaba su aura. Aquel sentimiento tan puro. Le guiaba gracias a su sentido mágico. Esquivó ramas, raíces, troncos. Su paso era cada vez más rápido y preciso evitando tropiezos inevitables. Todo para verla una vez más. Hacía nueve meses que no podía abrazarla. Que no podía escucharla, a pesar de que sus palabras y consejos resonasen en su mente a cada momento muy a su pesar. Las comas se volvieron una sonrisa plena, mientras agarraba aún más fuerte las correas de cuero y afirmaba su jubón por debajo de la capa. El collar parecía temblar otra vez, golpeaba contra su pecho con violencia. Pero no por magia. Por inercia.
Después, el joven príncipe pensó. Notaba la presencia de Elisabeth, pero faltaba un día para llegar hasta ella. O por lo menos eso afirmaron los hermanos Harken. Frunció el ceño y frenó en seco. Su cuerpo se congeló totalmente. Cruzó los ojos con Elisabeth. Iba acompañada, pero ignoró a quien le curó el ojo y otra persona más. Bajó la cabeza dudando qué decir o hacer y dio un paso. Un paso eternamente largo.

-Elisabeth...

-Te dije que no me siguieses.

-No me dijiste nada. ¿Qué llevas entre los brazos?

-No es de tu incumbencia -le respondió mientras resguardaba entre sus brazos algo. Algo pequeño y pesado. Tenía varias mantas. ¿Tal vez un animal herido?-. ¿Por qué me sigues? Has... llegado hasta aquí. El último lugar donde me encontrarías. -Se giró y comenzó a andar hacia dentro del bosque, donde sería muy fácil perderse-. Gracias por todo, habéis sido una buena compañía. Es hora de irme. No os olvidaré, perduraréis en mi memoria para siempre.

-...¿Qué te he hecho? -Preguntó con la voz quebrada.

Mordió sus labios. Estaba dolida, sabía cuándo estaba triste. Y también sabía que escondía algo. Algo que nos une y a la vez nos separa, recordó. Intentó dar otro paso pero su orgullo se lo impedió. Intentó dar una vez más el paso pero la cordura lo evitó.

Y la dejó escapar. Sabía que no debía intervenir. Porque el destino ya estaba escrito, y éste no le dejó moverse en aquel momento. Comenzó a llorar intentando aguantarse pero no pudo. Por primera vez, desde donde su memoria amnésica le había permitido recordar, había derramado una lágrima. Se quedó de rodillas y comenzó a golpear a la nieve.

Había perdido tres millones, un campamento, y a la única persona que quería.
avatar
Dark S. Satou
Fire Blood [Luchador]
Fire Blood [Luchador]

Mensajes : 236
Fecha de inscripción : 24/04/2014

Hoja de personaje
Nivel:
30/100  (30/100)
Experiencia:
30150/32000  (30150/32000)
Áureos Áureos: 68.660

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Tomoyo Mitsuko el Vie Oct 23, 2015 12:46 am

     Había alcanzado por fin a la tabernera, o al menos eso parecía. Dijo el nombre de la taberna, "Reposo del cazador", sonaba bastante bien y además el precio no era nada más que 200 áureos para dormir y tener cena, desayuno y comida, tampoco es que pensaba quedarme demasiado ahí. Solo tomaría la cena, dormiría y me iría a la mañana siguiente a seguir investigando. Por dentro el edificio estaba bastante bien, era sorprendente que tuvieran sofás casi nuevos y telas en la pared, así como el suelo estaba constituido por moqueta de color rojo bien cuidada. Era un gusto pisar ese suelo y me sorprendía que existiese un sitio así en un poblacho como ese.

     La mujer me invito seguidamente a presentarme la habitación, pero yo no sabía por donde se encontraba, me hizo una señal de que siguiera adelante y sin pensármelo dos veces eso es lo que hice. Quizás había alguna trampa en el trato, aún no había pagado y eso ya empezaba a volverse sospechoso. Seguí caminando hasta alcanzar la habitación que la mujer dijo que me pertenecía, al menos esa noche. La puerta estaba abierta y sorprendentemente era la única habitación con la puerta abierta, era posible que el resto estuviesen ocupadas pero era muy extraño que ya me estuvieran esperando para mantenerme la puerta abierta.

     Me giré y comencé a hablarle a la mujer.

     -Dígame que es lo que no entra en el trato y que es lo que pretende de mí, quizás esté confundiéndome con alguien diferente, yo solo busco una habitación discreta y sin mucho lujo, algo sencillo donde poder dormir, el precio no es lo que más me importa. Hay algo que no me ha dicho aún.-Dije seriamente y sin cerrar las pestañas, estaba algo cabezota con que ese servicio era demasiado barato para incluir todo eso y para estar todo tan perfecto, debía de haber algo que no concordase con el precio o con el trato, una letra pequeña al final del papel de pago o simplemente unas palabras entre-líneas que no llegué a escuchar o entender.

     Después de preguntarle seriamente y sospechar de ella miré a mi alrededor y me preparé para lo que fuera a pasar, no llevaba el arma en mano, eso sería pasarse pero si que estaba preparada para poder tomar mi cuchilla en cualquier momento, la ballesta era demasiado grande como para coger y disparar con ella en caso de una pequeña emboscada, esperaba que nada de eso sucediese, quizás estaba volviéndome paranoica al dudar de una vieja que trabaja en una posada, si probablemente fuese esto último.

     -Perdone, quizás dudaba demasiado de usted, solo dígame el horario de la cena y déjeme preparada la habitación si no es mucha molestia.-Dije disculpándome, mis sospechas podrían ser ciertas, pero era estúpido por mi parte pensar en una vieja con esas intenciones, al menos públicamente, debía disculparme.

     Esperé la respuesta de la señora y dependiendo de lo que hiciera iría a dentro de la habitación o me protegería ante algún tipo de ataque, ya sea verbal o físico.
avatar
Tomoyo Mitsuko
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 94
Fecha de inscripción : 16/05/2015

Hoja de personaje
Nivel:
14/100  (14/100)
Experiencia:
5906/6400  (5906/6400)
Áureos Áureos: 111.709

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Alex el Vie Oct 23, 2015 12:58 am

Hicieron camino hacia el pueblo. No quedaba demasiado lejos, pero todavía tardarían unas horas. Podrían pasar la noche allí antes de partir hacia casa de sus abuelos o cargarse de provisiones y dormir al raso. No era buena idea hacer camino por el Norte una vez hubiera anochecido. Se lo explicaría bien a sus compañeros para que no se pusieran en peligro innecesariamente. Se bajó del caballo para explicárselo a Dark pero el chico se había adelantado. Había tomado una distancia más que considerable teniendo en cuenta que iba a pie.

Cuando Alex observó el por qué se sorprendió. En la lejanía había tres figuras femeninas. Ele, Sam y Elisabeth. Las tres se dirigían hacia ellos. Pero Dark se detuvo a hablar con al chica a la que estaba ligado mientras las otras dos le dejaban espacio. Hablarían de sus cosas, del tiempo que han pasado separados, de lo que habían vivido, del bebé, y de todo lo que necesitarán explicar. El mercenario no quería interrumpir por lo que esperó a que Ele estuviera cerca y la abrazó. Llevaba mucho tiempo sin verla y extrañaba ese olor a flores silvestres que emanaba de los cabellos de la elfa.

Preguntó qué hacían ahí y la respuesta fue que ellas también los echaban de menos y que Elisabeth quería salir un poco. Habían viajado en carro y se habían puesto a andar en cuanto los vieron. Alex sabía que podrían defenderse solas, pero no le gustaba la idea de que viajaran sin su protección. No iba a reprenderlas sin embargo. Cuando miró hacia Dark y su compañera se percató de que esta se adentraba en los bosques. ¿Qué estaba haciendo? Alex se montó en Niké y la aceleró para alcanzar a Elisabeth. Saltó casi cayendo de bruces y corrió en su dirección. En cuanto la alcanzó se interpuso entre el bosque y ella.

-¿Qué estás haciendo?- Preguntó sorprendido.

-Ha llegado el momento de que me marche. Ya sabías que lo haría tarde o temprano... Muchas gracias por todo lo que habéis hecho por mí- Respondió ella.

-No tienes nada que agradecer. y lo siento, pero no puedo permitirte que te vayas así. El bosque es muy peligroso y tú sola con el bebé... te llevaré hasta el pueblo y allí conseguiré escolta para ti. Podrás llegar a la ciudad sana y salvo. Y sabes que no aceptaré un no por respuesta- Le dijo sonriendo.

Había pasado mucho tiempo viviendo con ellos y sabría que el mercenario no la dejaría partir de forma tan peligrosa, así que aceptó que la llevaran hasta el pueblo. Una vez allí él contrataría a alguien, preferiblemente compañeros del gremio en los que pudiera confiar, para que la llevaran hasta una ciudad grande. No le gustaba la idea de que se fuera, se había convertido en una gran amiga de Sam y Ele y los dos hermanos la apreciaban mucho. Pero sabía de sobras que ella se marcharía un día, pues la misma Elisabeth los avisó. Y él no era nadie para impedirlo. Alex la acompañó hasta el carro y le hizo una señal a su hermanita y a su pareja para que fueran hasta él. Junto a Niké, el mercenario guiaría al carro para estar seguro de que nada les pasaría.


Última edición por Alex el Vie Oct 23, 2015 2:58 pm, editado 1 vez

_________________

Nombre:
Alex Harken

Clan:
Clan Harken

Gremio:
Fire Blood

Profesion:
Mercenario

Npc's acompañantes:
Sam
Ele

Ficha
Datos
avatar
Alex
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 622
Fecha de inscripción : 17/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
45/100  (45/100)
Experiencia:
68946/70000  (68946/70000)
Áureos Áureos: 157.539

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Starrk el Vie Oct 23, 2015 2:03 am

Estaba listo para lo que fuera que fuese a pasar, pero entonces la asesina le dio un puñetazo a aquel tipo que lo dejó completamente inconsciente. Acto seguido dio unas órdenes y otros dos hombres se lo llevaron, enfundé mi espada ya que parecía que no necesitaría usarla. Después la mujer me miró y dijo. -Ahora sois nuestros invitados, nadie os hará nada mientras no les deis motivos.- -Eso espero.- Me limité a decir. La mujer nos llevó a uno de los callejones, allí abrió una especie de trampilla en la cual había unas escaleras para bajar. Por la escalera subió un tipo que llevaba una antorcha, este hizo una reverencia y le dio la antorcha a la asesina. Al parecer no solo era fuerte sino que también parecía alguien importante. Todos bajamos y al llegar abajo vi que el lugar estaba iluminado por candiles y antorchas encendidas. El lugar parecía una sala de entrenamiento, al fondo pude ver a un hombre. -Hola, Altair, hace mucho tiempo desde la última vez que te vi.- El hombre tenía una voz potente, y aunque al principio no lo reconocí tras recordar un poco supe de quien se trataba.

Aquel hombre que estaba frente a nosotros era Brake, estaba frente a uno de los mejores ejecutores y compañero de armas de mi maestro. Según mi maestro me dijo Brake tenía un poder especial que hacia inútil toda la magia a su alrededor además de otras cualidades procedentes de esta habilidad. Ciertamente era alguien con un gran pasado, aunque al igual que mi maestro un día simplemente lo dejo todo y se marchó. Ahora podía ver que había hecho todo este tiempo. Había creado un gremio de asesinos y había comprobado en mi propia carne que estaban bien entrenados para perseguir incansables a una presa, casi como un ejecutor.  Brake continuó hablando.
-Sé que tienes muchas preguntas, pero no es el momento, tenemos tiempo para responderlas. Yo era un ejecutor como tú y ahora estoy en el mismo peligro en el que tú estarás dentro de poco. Quieren mi cabeza y también querrán la tuya. Te ofrezco una alianza. Pero ya lo discutiremos más tarde. Siéntete libre de explorar el lugar y descansar. Dentro de unas horas pediré que te busquen y hablaremos- Dijo antes de salir de la sala. Aquello había sido muy extraño, ¿a qué peligro se refería? ¿Y quién iba a querer matarnos? Pero lo que más me intrigaba de todo era, si quería formar una alianza conmigo ¿Por qué sus subordinados intentaban matarme? Todo esto tendría que explicármelo pero por lo visto no tenía prisa en decirme nada más.

Como no podía hacer nada más decidí seguir su consejo y ver lo que había formado en aquel lugar, la asesina nos llevó hasta nuestras alcobas. La chica que me salvó venía conmigo, era de esperar aquel lugar nos era desconocido a los dos, así que era mejor mantenernos juntos. Pasamos algunas habitaciones, hasta llegar a una que tenía la puerta cerrada. Al entrar denoté el olor a cerrado y que contaba con lo mínimo necesario. No me apetecía descansar, por lo que recordaría el camino para volver un poco más tarde. Oí a un grupo de asesinos vestidos con el mismo traje que los que me habían atacado que era hora de entrenar, así que les seguí pues me interesaba ver como entrenaban. Fuimos por varios pasillos hasta llegar a una especie de dojo o algo parecido donde los asesinos estaban sentados en el suelo en círculo, en el centro había dos asesinos peleando cuerpo a cuerpo. Vi como cometían errores en giros, fintas y golpes que les hacía perder fuerza y agilidad. Al final gano el más grande gracias a su resistencia y fuerza. Me apetecía practicar mi técnica con ellos y así comprobar que tan bien entrenados estaban.
–Os importa que me una a vuestra práctica. Pero no seáis muy duros, estoy herido y no quisiera que se me abrieran las heridas.- Todos parecieron aceptar, incluso vi algunas sonrisas maliciosas. “No saben lo que les espera.”

Dejé mis armas junto a la chica que me salvó, entré en el círculo y no tardó en levantarse un asesino algo más pequeño que yo, era delgaducho y tenía los dientes cada uno para un lado. Me puse en posición y el delgaducho se lanzo a por mí, intento darme una patada voladora pero la esquivé dando un único paso. El tipo cayó al suelo perfectamente y luego se giro para lanzarme una lluvia de puñetazos, era tan lento golpeando que le agarré los puños y luego le di un cabezazo que lo dejo inconsciente del golpe. –Creo que me he pasado.- Dije llevándome una mano a la cabeza para rascármela y la otra poniéndola en la cintura. No tardaron en retirar al flacucho y en su lugar entro el tipo grande del combate anterior. Ya había visto donde fallaba así que no me costaría derrotarlo. Lanzo un puñetazo intentando darme pero me eche a un lado y luego le golpeé en el diafragma haciendo que todo el aire se le escapara y respirara con dificultad. Dio varios pasos hacia atrás con las manos en el estómago y al final cayó al suelo respirando con dificultad. –¿Siguiente?- Todos se miraban los unos a los otros sin saber qué hacer, al parecer les había intimidado mi habilidad.

Como ninguno se atrevía a pelear decidí ir a descansar. Recogí mis armas y volvimos al cuarto y una vez en este le pregunté a la chica que me salvó.
–Se que tendría que haberlo preguntado antes pero ¿Cómo te llamas? Ya lo habrás oído antes cuando hablamos con el hombre del gran salón, pero me presentaré igual, soy Altair.-

_________________

Ficha: Historia de un ejecutor
NPC acompañante: Alice
avatar
Starrk
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 179
Fecha de inscripción : 05/11/2014

Hoja de personaje
Nivel:
38/100  (38/100)
Experiencia:
48073/50000  (48073/50000)
Áureos Áureos: 62.165

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Xyox el Vie Oct 23, 2015 3:09 am

-¡He venido hasta aquí para buscarte! ¡Si no te hubieras largado solo, ahora estaríamos todos en Fridonar!- me respondió mientras se acercaba a mí y una vez abriendo la boca Rog'Muk -¡Eres un imbécil!- mientras me daba un golpecillo al cual no pude responder por el rugido, Rog'Muk salió corriendo apenas lo escucho como si le estuvieran diciendo “ven a mí”. Al igual que yo lo seguí. Aún tenía en mi mente lo del brazo por lo que quizás ese rugido me podía situar en la dirección correcta.

Al salir de la cueva, humanos con armas estaban peleando con un wyvern que ya estaba herido por la información que había escuchado de Rog'Muk, comenzó a pelear rápidamente y vio como acabo con varios de distintas maneras, el primero desde la lejanía clavándose su hacha que había lanzado en su cráneo a otro usando sus manos y el ultimo gracias a la ayuda de una orca con un arco. Un sentimiento de orgullo me inundo haciendo que pensara sobre aquellas peleas que ambos lucharon y libraron juntos. Y como superaron la muerte en el ritual de iniciación. Garrosh inhalo por un momento y exhalo vapor, ya que el frió hacía notar la temperatura, de su espalda agarro su hacha y comenzó a avanzar cada vez más rápido. Haciendo que el piso comenzara a temblar por su peso. A un par de metro de rok salto y agito su hacha de forma diagonal desde un extremo superior hacia uno de los hombres, este callo con un corte bastante grande y salpicando sangre.

-.No puedo dejar que te diviertas tu solo Rog'Muk.- dijo mientras se abalanzaba contra un par, usando su fuerza para que las rodelas no pudieran parar su ataque y lastimándolos

-. Antes de que mueran quiero saber de mis hermanos!!!!!.-dijo mientras acaba con uno más y empujaba al otro con su cuerpo entero. -. Donde están ellos? sé que los tienen prisioneros en algún lugar!!!-.

Dijo mientras se le acercaba mas y mas al que había empujado, al estar suficientemente cerca uso su brazo izquierdo y lo agarro por el cuello y lo lanzo contra sus compañeros en la dirección de Rok. -.COMIENCEN A HABLAR!-.
avatar
Xyox
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 46
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 26

Hoja de personaje
Nivel:
21/100  (21/100)
Experiencia:
14140/15000  (14140/15000)
Áureos Áureos: 24.161

Ver perfil de usuario http://www.twitch.tv/kuroxyox/

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por FlyFenrir el Vie Oct 23, 2015 10:49 am

El hombre volvió a su forma humana y se sentó con las manos por delante de la cara. Me explicó con más detalle lo que sucedió. -No, aquella bestia sabía muy bien lo que hacía. Era plenamente consciente de que la estaba matando y no se arrepintió en ningún momento. Pero yo le hice pagar.- Comenzó a comerse la sopa y yo volví a sentarme en la mesa, cuando acabamos de comer Johan dio un golpe en la mesa tan fuerte que esta se levanto del suelo varios centímetros antes de caer y continuo diciéndome lo que ocurrió y por qué. -Sabía que me estaba arrebatando lo que más amaba. Sabía que ella era única para mí. Lo sabía porque… él también la amaba. Pero no quiso que fuera mía y la mató. Yo me controlé, yo también sabía lo que estaba haciendo. Lo maté como humano no como bestia. Yo soy capaz de controlar mis emociones cuando estoy transformado, así que no hay excusa pues cualquier semi-bestia puede aprender a controlarse- Era horrible que alguien asesinara a tu ser más querido y todo por celos. Johan dijo que él si era capaz de controlarse cuando estaba transformado, nunca había oído nada de eso por lo que me llamó bastante la atención. Sin embargo ya era tarde y estábamos cansados, yo al menos, por lo que me eché a dormir en la cama que me mostró.

Al día siguiente me levante con las fuerzas renovadas, el hecho de haber comido me ayudó a recuperarme. Me levanté de la cama y tras asearme en la palangana salí de la habitación. Era temprano, por lo que como dijo estaría recogiendo madera. “Es un leñador después de todo.” Pensé, ahora tendría que esperar a que volviera. Mientras decidí ir a cazar al ciervo que se me había escapado la tarde anterior. No me costó mucho encontrarlo gracias a su olor y que no se movió muy lejos del sitio donde lo vi por última vez. Oculto tras un matorral apunté al ciervo y solté la flecha, esta vez si conseguí un flechazo limpio en el cuello que hizo que el ciervo muriera al poco tiempo. “Gracias Diosa Kala. Quizás ayer no me dejasteis cazarlo para que hallara a Johan y que él salvara mi vida con su comida. Os lo agradezco si fue asi.”  Eché al ciervo sobre mis hombros y lo llevé a la casa de Johan.

Cuando llegue Johan aun no había vuelto, por lo que lo esperé y cuando lo hizo le pregunté. –Discúlpame Johan, quisiera que me enseñaras a controlar mi forma bestial para no causar daño en un momento de pánico o ira. Por cierto, he traído un ciervo como compensación por compartir tu comida y tu casa.-
avatar
FlyFenrir
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 80
Fecha de inscripción : 27/05/2014

Hoja de personaje
Nivel:
25/100  (25/100)
Experiencia:
20282/22000  (20282/22000)
Áureos Áureos: 34.772

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Gautrek el Vie Oct 23, 2015 3:08 pm

Los tres hombres se quedaron en silencio, dando lugar a una situación algo incómoda para mi gusto, por lo que los miré de nuevo para comprobar su reacción. Los tres comenzaron a mirarse, no sé si para dar una señal de atacar o por que no habían entendido nada de lo que había dicho. De repente a los tres se les iluminó la cara y uno de ellos comenzó a hablar agradecido - gracias enano, ahora mismo comenzaremos a ordenar el campamento- dijo mientras se agachaba a recoger las cosas - mama estará contenta de que hayamos encontrado un trabajo, si no, esta noche nos iba a zurrar seguro - termino de comentar.

La reacción de aquellos hombres me pilló por sorpresa, no esperaba que realmente estuvieran buscando unas simples monedas y que dándoles un trabajo pagado, iban a hacerlo felizmente. Comenzamos a buscar por el campamento y de vez en cuando les echaba alguna mirada fugaz a aquellos extraños individuos, solo para comprobar que se tomaban el trabajo muy enserio. Proseguí la búsqueda del libro, el cual no sabía si existía realmente, pero aun así algo de valor tendría que haber en aquel lugar, aunque solo fuera un cacerola de hierro. Por la zona que estaba buscando había poca cosa, básicamente algo de ropa y las tiendas destrozadas tiradas por el suelo, lo único de valor era una rodela metálica algo agrietada, la cual no podría usar ahora, pero podría valer algo reparada. Por un momento pensé si aquello era una estratagema de aquellos tipos para que bajara la guardia y pensar que me estaban ayudando, para asestarme un golpe en cuanto menos lo esperara. Pero al verlos disfrutar realmente en su búsqueda y que ni siquiera me vigilaban, como si confiaran en mi desde siempre, disiparon las dudas al instante.

Hicimos una parada con la "recogida" del campamento y les ofrecí algo de lo que llevaba de comer, no era mucho, pero suficiente para calmar el hambre. Por ahora no habíamos encontrado nada, me habían estado trayendo algunas cosas, pero todo era para tirar o estaba inservible. Nos sentamos bajo un árbol y comencé a hablar con ellos - Vaya, parece que todavía faltan algunas cosas por recoger, gracias por vuestra ayuda, ah! por cierto, mi nombre es Gautrek - dije con una visible sonrisa. Los tres hombres sonrieron mientras masticaban la cecina que les había dado y el que parecía el más mayor habló - gracias a ti, casi nadie quiere darnos trabajo porque piensa que vamos a robar, pero tú lo has hecho casi sin pensar y te estamos agradecidos - dijo mientras daba otro bocado a su comida -Yo me llamo Pim, el Pam y el más pequeño Pum- dijo señalándolos. - Nunca había escuchado ese tipo de nombres, pero suenan impactante, me alegro de que hayáis aparecido - dije dando un sorbo al odre de agua. - Veo que sois bastante fuerte y que portáis algunas armas, ¿sois aventureros también? - les pregunte con curiosidad. Pim ya había terminado de comer y me contesto - Hacemos cualquier cosa, cazar, pescar, recolectar y a veces simplemente ir de aquí para haya buscándonos la vida. Yo por ejemplo me manejo bien con la espada y el escudo, Pam con la alabarda y pum con la maza a dos manos, los tres juntos nos compenetramos bastante bien en la lucha- terminó diciendo

De repente una idea surgió en mi cabeza, aquellos hombres podrían serme de mucha ayuda en mis viajes y si no les importaba estar lejos de su casa durante un tiempo, podrían volver con un buen dinero bajo el brazo. - Muchachos os propongo algo - dije antes de volver a la búsqueda - me habéis caído bien, por lo que os ofrezco a acompañarme en algunos asuntos que tengo pendiente. La paga no es muy grande, pero la comida y la bebida están incluidos en el viaje, ¿qué me decís? - termine preguntando a la espera de su respuesta.  Respondieron casi al unísono - pues claro que aceptamos - dijeron mientras saltaban de alegría - mama se pondrá muy contenta por encontrar este trabajo, que bien - dijo Pim. Tras saber que se ayudarían durante algún tiempo, seguimos "recogiendo" el resto del campamento, deseando que por fin pudiera encontrar aquel maldito libro.

Tras un rato más de búsqueda, Pam se acercó corriendo hacia mí, - Gautrek, Grautrek, mira lo que he encontrado – dijo, dándome una bolsa que sonaba a metálico en su interior. Al abrir la bolsa no podía lo que había en su interior, 2000 áureos, mis ojos no podían creer que se hubieran dejado algo así en el campamento – bien hecho Pam, con esto podremos darnos una comilona cuando terminemos de recoger – le dije dándole una palmada en el hombro. Pum que es el que estaba más cerca, escuchó la conversación y miro a Pam con algo de recelo y comenzó a buscar más deprisa. No pasó ni un rato, cuando Pum se acercó corriendo, escondiendo algo entre sus brazos, procurando que sus hermanos no lo vieran – Gautrek, he encontrado algo muy bonito – dijo casi susurrando, para que sus hermanos no lo escucharan. Al enseñarme lo que había encontrado, pude reconocer un libro con gemas incrustadas en él, cosa que hizo que se abrieran los ojos de par en par, pero conteniendo mi alegría. – Muy bien Pum, este libro lo había estado buscando desde hacía algún tiempo y tú lo has encontrado – le dije cogiéndolo entre mis manos y a continuación le hable susurrando – esto se merece una ración doble – le comenté guiñando el ojos. Pum volvió a su tarea muy contento, pensando que había encontrado algo mejor que su hermano.

Ya habían pasado varias horas desde que comenzamos a “recoger” el campamento y les comenté a los muchachos que lo que hubieran recogido lo dejaran debajo de un árbol, ya que volveríamos en otro momento. Los tres me miraron extrañados de que no terminara el trabajo, pero les comenté que haríamos una parada para comer y que luego más tarde volveríamos. Volví a la posada con los tres grandullones y los invité a comer, gastándome 100 áureos por cabeza, se lo merecían por haberme ayudado en la búsqueda. Le dije al dueño que llamara a la mujer de la misión, aunque no daría ese libro con tanta facilidad, primero quería saber que es ese libro y para que lo querría. Dependiendo de lo que me dijera haría una cosa u otra, a ver si le iba a dar su libro de magia a una bruja desencadenando una catástrofe. Me pedí una cerveza mientras los grandullones se lo pasaban en grande, ahora solo me quedaba esperar para saber qué ocurriría con aquella mujer.
avatar
Gautrek
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 04/03/2015

Hoja de personaje
Nivel:
25/100  (25/100)
Experiencia:
21572/22000  (21572/22000)
Áureos Áureos: 28.357

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Nyrbe el Sáb Oct 24, 2015 3:21 am

De repente, Dark se adelantó y en un instante se encontraba como a un kilómetro de nosotros, estaba rodeado de tres mujeres y comenzó a hablar con una de ellas. Al cabo de un rato, las otras dos se acercaron y resultaron ser unas amigas muy cercanas a los hermanos, concretamente la tal Ele, pues parecía que era la pareja oficial de Álex.
Estuvieron contando lo ocurrido, con quien estaba hablando Dark resultó no ser otra que Elisabeth, estuve atento a la conversación. Sin despegar la mirada de la lejana escena, Elisabeth parecía poner fin a la conversación, dando un paso atrás y dando media vuelta en el proceso para comenzar a caminar en dirección opuesta a nosotros. Álex reaccionó, montó en su caballo y salió disparado hacia Elisabeth.

Finalmente, después de un rato, Álex apareció de nuevo con Elisabeth, lo organizó todo y las chicas nos acompañarían hasta el pueblo en el carro mientras éramos guiados por Álex. Antes de seguir, noté que Tsuki apenas podía mantener los ojos abiertos y no paraba de bostezar, así que le ofrecí llevarla a cuestas hasta el pueblo y esta aceptó sin pensarlo. Al cabo de cinco minutos ya dormía profundamente sobre mi espalda.

_________________

Ripe seeds cross a fear





Heart of fire doesn't wait until night

avatar
Nyrbe
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 21/04/2014

Hoja de personaje
Nivel:
23/100  (23/100)
Experiencia:
17013/18000  (17013/18000)
Áureos Áureos: 23.819

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Talamaur el Sáb Oct 24, 2015 1:55 pm

Los dos integrantes del gremio que habían aparecido, comenzaron a discutir, algo que comenzó a irritarme profundamente, era una de las cosas por las que adoraba la soledad. En un instante, el más grande de los dos se aceró a uno de los mercenarios locales y le corto la cabeza, algo que me hizo sonreír. Cualquier persona con la suficiente crueldad como para matar a alguien por que sí, podría ser un aliado aceptable. Al parecer se había equivocado de persona, por lo que su compañero comenzó a recriminarle de nuevo de que tuviera cuidado con lo que hacía. Dejé de lado aquella situación cuando entró en escena el hombre de la flor azul.

Me quedé mirando al tipo en silencio esperando una contestación, pero el tipo no se movía no se inmutaba como si no respirara, algo que me llamo la atención. Tras unos instantes el hombre desaparece tan rápido como apareció, sin hacer ruido, sin dejar huella, como si nunca hubiera estado allí, lo que me hizo ponerme en guardia agarrando mis dagas. En ese momento una voz vino de mi espalda,- ¿Cómo había llegado ahí tan rápido? – me pregunte mientras comenzaba a hablarnos.

El hombre de rasgos elficos comenzó a reprocharnos que éramos unos novatos, que no habíamos notado que aquello era una ilusión, por lo que nos echó una bronca. El hecho de que usara magia negra me dejo bastante intrigado, la “misión” que íbamos a realizar era para un mago algo que me dejó impresionado, ya que había usado magia negra. Estaba visiblemente alterado, como si aquel enfado fuera con alguien más aparte de nosotros, pero al momento comenzó a calmarse y prosiguió hablándonos. Comento algo sobre un tal Jerx, nombre que memorizaría, diciendo que eso le pasaba por no hacerle los recados, algo que se escapaba a mi entender, por ahora. Creyendo que nos iba a explicar la misión, simplemente nos pidió que volviéramos a aquel lugar dentro de un mes, sabiendo que significaba fracasar en la hermandad. Después creo unas tinieblas alrededor de nosotros, haciendo imposible que pudiéramos ver a donde iba o que hacía y tras disiparse aquella negrura, comprobar que ya no estaba en aquel lugar.

- ¿Qué vengamos aquí en un mes? , vaya pérdida de tiempo – dije algo mosqueado – se suponía que nuestro contacto nos daría instrucciones…. en fin saciare mi rabia con algún pobre desgraciado y luego buscare alguna tarea de sicario en el pueblo.- terminé diciendo.

Eche una mirada a los otros dos del gremio que estaban allí, los cuales no me sonaban demasiado, aunque recordaba haberlos visto por el refugio. – Me voy a la posada, con suerte encontrare un trabajo de matar a alguien y me quitaré el enfado que llevo encima – dije a los dos miembros del gremio. Pero antes de que hiciera nada, me percate que varios guardias venían hacía nosotros, posiblemente por la acción del audron. Ahora estaba en un aprieto, me habían visto con ellos y seguramente me echarían la culpa a mí también. Miré al humano y al audron con algo de despreció, ya que pasaría un tiempo antes de que la guardia se olvidara de mí y pudiera volver sin problemas al pueblo. – Bueno, ya que tú has empezado todo esto – dije mirando al audron – te dejo el honor de comenzar, ya que me has metido en tu pelea sin yo quererlo o bueno, si lo prefieres buscamos algún escondite – termine comentándole. Mi forma de atacar no era de manera tan directa como la de aquel grandullón, si no que usaba el engaño y las sombras para encargarme de mis presas, pero si había que luchar, no me echaría para atrás.
avatar
Talamaur
H. del cuervo [Montaraz]
H. del cuervo [Montaraz]

Mensajes : 159
Fecha de inscripción : 04/03/2015

Hoja de personaje
Nivel:
33/100  (33/100)
Experiencia:
38138/38200  (38138/38200)
Áureos Áureos: 73.989

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Isma el Sáb Oct 24, 2015 3:45 pm

Estaba deseando llegar a casa de sus abuelos aún si quedaba un largo camino. Tenía ganas de verlos, tanto a ellos como a las chicas. Y si por ellos fuera, no se detendrían en el pueblo por el que pasarían, pero tenía que pensar en sus compañeros. Nyrbe no estaba en condición de seguir viajando por el norte sin protección alguna contra el frío. Tsuki se veía exhausta y Dark no estaba en su mejor momento anímico. No obstante, en medio de su transcurso hacia Petramir, el príncipe les dejó atrás. Empezó a correr como si su vida estuviese en juego.

<< ¿Qué le pasa? ¿Está huyendo? >> Pensó Isma, entregándole las riendas de su caballo a Nyrbe y corriendo en la misma dirección. No sabía cuales eran sus intenciones, pero adentrarse solo en los bosques del norte era una locura. Nunca sabías lo que podías encontrar. Al ver la escena que se le presentó, se detuvo de golpe y no intervino. Era Elisabeth. Portaba algo entre sus brazos, oculto bajo pieles gruesas que mantendrían el calor de la posible criatura. Debía ser su hijo, seguramente ya habría dado a luz. Era un alivio ver que había salido bien y no hubo percance alguno, pero la conversación entre aquel par no fue demasiado bien. La chica, sin darle demasiadas explicaciones decidió marcharse. Y él se quedó inmóvil.

El mercenario apretó los dientes y se sintió lleno de coraje. No daba crédito a lo que estaba viendo. Estaba dejando escapar a la mujer que amaba sin luchar por ella. La tenía tan cerca y estaba a punto de perderla. Isma avanzó a paso ligero y se posó frente a Dark. Lo miró a los ojos seriamente y estiró su brazo derecho hacia atrás. -¡Eres un imbécil!- Exclamó, antes de golpear con un fuerte puñetazo el rostro del moreno. No era un hombre ordinario, así que no le dejaría secuelas permanentes, aunque quizás le quedaba algún cardenal durante unos cuantos días. -Quizás no soy el más indicado para hablar de esto o para dar consejos. Nunca he amado a alguien y nunca han sentido dicho sentimiento por mí. Nunca he podido disfrutar de una persona tanto como lo hacen Alex y Ele mutuamente y como supongo que lo hicisteis vosotros. Nunca he tenido la oportunidad. Pero si realmente la amas... ¡Ve a por ella! ¡Sigue luchando y no te rindas! Estoy seguro de que ella siente que marcharse es lo mejor, y está en tu mano demostrarle que se equivoca.- Su hermano mayor tenía más labia para los discursos, pero él sintió la necesidad de hacerlo.

Mientras hablaba, pudo ver como Alex galopaba para detener a Elisabeth. Aquello facilitaría el trabajo de Dark, pero era él quien tenía que solucionar el problema. Era él el único que realmente podía hacer que ella cambiase de opinión. Los hermanos habían hecho todo lo que estaba en su mano y no podrían hacer más. Pero si realmente el príncipe había cambiado, por poco que fuese, y dejaba su orgullo a un lado... Isma confiaba en que lo lograría. -Aprovecha que tienes a alguien que es capaz de sacrificar su felicidad por ti. Si no lo haces, te arrepentirás por el resto de tus días.- Dicho esto, se fue a ver al grupo que ya estaban junto al carruaje en el que las chicas habían venido. -Nyrbe, no hace falta que cargues a tu hermana durante todo el camino. Déjala en el carro, allí podrá descansar.- Añadió, a sabiendas de que era un esfuerzo innecesario que podía hacer mella en él.

_________________
avatar
Isma
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 251
Fecha de inscripción : 26/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
29/100  (29/100)
Experiencia:
28693/30000  (28693/30000)
Áureos Áureos: 79.614

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Astinus Wallace el Sáb Oct 24, 2015 4:03 pm

Astinus se maravilló ante la resurrección, pero también se sorprendió ante la locura de aquel hombre. No había duda, por su comportamiento debía ser Tod. O quizás había más locos por el gremio. Él no había tenido la fortuna o la desgracia de toparse con ninguno, así que no tenía información de primera mano. Por si un caso no diría nada. No creía que fuera muy respetuoso preguntar "Oiga, ¿está usted loco? Quizás se lo tomaba a mal aunque no fueran las intenciones del joven Wallace. Así que evito el mal trago y no contempló la idea de preguntarlo.

Se acercó a las tres personas que habían hablado con el señor mayor. De espaldas no diferenciaba qué raza eran o a qué género pertenecían, aunque sí que había uno que podía descartar de varias razas. Desde detrás tenía un aspecto sumamente extraño y un tono de piel nada común. No tendría nada que hacer durante varios días, por lo que quizás pudiera servirle de ayuda a ellos .odiaba quedarse en casa sin hacer nada, aunque no era muy bueno para hacer cosas tampoco. Pero, si podía ayudar aunque fuera un poco, se sentiría satisfecho.

-Perdonen la interrupción, ¿podría acompañarles? Tengo unas semanas libres y no sé qué hacer. Quizás pueda servirles de algo- Les dijo.

No sabía lo que le responderían, pero no perdía nada por preguntar. Quizás decidieran que podía acompañarlos y vivía aventuras como en aquellas historias que leía. Aunque... recordando la última que había vivido prefería no embarcarse en ninguna otra. El destino y el resto decidirían por él. Ni si quiera era bueno para escoger su propio camino.
avatar
Astinus Wallace
Summa Sapientia [Adepto]
Summa Sapientia [Adepto]

Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 10/03/2015

Hoja de personaje
Nivel:
20/100  (20/100)
Experiencia:
12494/13500  (12494/13500)
Áureos Áureos: 21.991

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Ishkar el Sáb Oct 24, 2015 4:13 pm

La figura que apareció no se inmutó en absoluto y ni si quiera dijo una sola palabra antes de desaparecer sin más. A su espalda apareció nuevamente, esta vez desenmascarado, dejando en claro que era de raza élfica y que era increíblemente rápido, aunque no fue ese el motivo por el que pareció teletransportarse. El primer sujeto no era más que una simple ilusión creada con magia negra. Tharkos se mostró furioso ante la incapacidad de aquellos novatos para deducir su truco. No le importó en absoluto que ellos escucharan sus réplicas. Debía ser lo suficientemente poderoso como para acabar con ellos en un instante. De hecho, podría haberlo hecho de haberlo querido.

Ishkar sintió la necesidad de blandir su espada una vez más y atacarle, pero se contuvo. Era consciente de sus límites y aunque en otra ocasión le hubiese dado igual, no quería atacar a un miembro de su gremio. De hacerlo, probablemente le expulsarían, en caso de que siguiese con vida, y necesitaba a la hermandad por el momento. Pero sin duda, lo que más enfureció al audron, fue la idea de haber pasado horas caminando para que le indicaran que debería volver pasado un mes. Hasta entonces, no había ninguna instrucción sobre la misión.

Escuchó a Talamaur sin mediar palabra hasta que unos guardias aparecieron en escena. El She'Kha le comentó que si quería pelear, debía iniciar él la contienda, de lo contrario, siempre podían buscar un lugar en el que ocultarse. Esbozó una sonrisa y agarró su espada con ambas manos. -No voy a huir por unos cuantos guardias incompetentes.- Dijo este, acercándose al batallón que rápidamente se puso en estado de alerta.

-¡En nombre de la guardia, quedáis bajo arresto por el asesinato de un hombre inocente! ¡Cualquier movimiento en falso será tomado como una amenaza y no dudaremos en arrebataros la vida!- Ante las palabras de uno de aquellos hombres, el coloso albino empezó a reír a carcajadas. -¿Y qué consideráis un paso en falso?- Preguntó de forma retórica, pues ni si quiera les dejó responder. -Os voy a ahorrar las amenazas. Voy a mataros a todos, así que podéis atacarme cuando queráis.- Añadió, acercándose a paso lento.

Los hombres, con cierto pavor por el tamaño y la seguridad de aquella bestia, cargaron sus escudos para detener cualquier ataque imprevisto. No obstante, no se echaron atrás. Iban a defender la ley de su tierra y estaban dispuestos a arriesgar la vida para ello. Ishkar alzó su mandoble y lo dejó caer con fuerza sobre uno de ellos. No obstante, su escudo de hierro impidió que el derramamiento de sangre, aunque el golpe fue brutal y desestabilizó a la victima, que no tuvo tiempo de protegerse ante un segundo ataque. Le atravesó el vientre sacó su espada abriéndose paso por la carne con un corte diagonal. No sería fácil luchar contra todos, pero aquello era lo que hacía emocionante el combate. Y contaba con un aliado, aunque desconocía sus capacidades.
avatar
Ishkar
H. del cuervo [Secuaz]
H. del cuervo [Secuaz]

Mensajes : 38
Fecha de inscripción : 24/09/2014

Hoja de personaje
Nivel:
13/100  (13/100)
Experiencia:
5350/5600  (5350/5600)
Áureos Áureos: 10.650

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Web Master el Sáb Oct 24, 2015 4:21 pm

Aquellos seres que viven en los cielos por fin llegan al continente. Han vivido mucho tiempo en extrañas naves flotantes que ahora surcan las nubes sobre vosotros. Están demasiado altas como para verlas pero poco a poco comienzan a descender desprendiendo una magia que, todavía, nadie puede notar. Buscan un nuevo hogar y nadie conoces sus intenciones, pero también son protagonistas de una era que pertenece a todos.

Dark, Alex, Isma y Nyrbe:
Unas mujeres a las que conocéis han llegado hasta vosotros. Portaban un carro con ellas que servía de transporte a todas. Por su tamaño deducís que caben unas cuatro o cinco personas sin contar a la que guía los caballos. Por lo que podrían ir todas las mujeres y alguien más. El viaje sería mejor ya que nadie debería ir andando. Mientras tanto, Alex convence a una de ellas de que no se marche y los acompañe, al menos, hasta el pueblo. Por su parte Isma trata de convencer a Dark de que convenza a la chica para que no se vaya. La mujer lleva un bebé con protección suficiente para el frío, cosa que no puede decir Nyrbe que, a pesar de las mantas, el frío no tardará en hacer mella en él puesto que no es un ropaje adecuado. El pueblo no está lejos y, con carro y caballos, podríais llegar muy pronto. Mientras tanto, Dark sentirá un ligero entumecimiento y dolor en la mandíbula por el golpe propinado. Es posible que se le haya dislocado levemente y dolerá unas horas.

Tenéis libre albedrío, solo os he dado una base para actuar.

Luthia, Etsu y Astinus:
Astinus, uno de los magos de vuestro gremio se acerca a vosotros. Os pregunta si puede acompañaros por algún motivo que desconocéis, pero no parece mala persona. Además, si lo conocéis, sabréis que es todo lo contrario a malvado. Mientras tanto, el Loco Tod se guarda las semillas en el bolsillo como si se hubiera arrepentido de ofrecéroslas y os entrega la caja de tela, que no es más que una bolsa de arpillera normal y corriente.

-Aquí tenéis vuestra recompensa. La magnífica caja de tela no sirve para nada que no sea llevar algo, pero guarda unas maravillosas semillas mágicas de geranio. ¿O eran normales? ¿Qué semillas? No, no ha llegado la hora de comer- Os dice divagando antes de marcharse a organizar la destrozada habitación.

Todo el mundo parece más calmado ahora que la situación se ha arreglado y todo se despeja. La gente deja de correr por las calles y ya no hay nadie nervioso. Aunque hay algún rezagado que todavía no se ha dado cuenta de lo ocurrido. No ha habido heridos y todos están a salvo, aunque ahora se deberá restaurar de algún modo todo lo que se ha destrozado, como el laboratorio y las paredes del árbol. Podríais informaros del aire de fuego, ayudar en la reconstrucción o incluso buscar otra cosa que hacer, depende de vuestras elecciones.

Tenéis libre albedrío, solo os he dado una base para actuar.

Tomoyo:
La mujer se queda observándote sorprendida, casi como si hubieras descubierto algo sobre ella. Empieza a sudar y retrocede unos pasos nerviosa. En cuanto terminas de hablar y le dices que te prepare la habitación, saca un cuchillo que tenía escondido en la espalda.

-Te he engañado y parece que me has descubierto. No soy la dulce ancianita que aparento. Yo… ¡soy una maldita mentirosa! El verdadero precio es de 195 áureos pero siempre pido 200 para quedarme cinco demás. Mi marido y mis hijos no lo saben- Te explica.

Acto seguido intenta cortarse las venas con el arma que tiene pero… es un cuchillo de untar y no tiene filo. Lo arroja al suelo y cae de rodillas derrotada. Parece estar sollozando pero se levanta, se seca las lágrimas y te mira con solemnidad.

-Te pido disculpas, chiquilla. Lo que he hecho no tiene perdón. Reduciré la tarifa a 190 áureos y pondré esos cinco de mi propio bolsillo. La habitación lleva preparada desde esta mañana pero nadie ha venido a reclamarla hasta que has llegado- Te dice.

Tras eso se gira y se va a un paso ligeramente superior al de cualquier otra anciana pero más lento que el de una persona de mediana edad.

Tienes libre albedrío, solo te he dado una base para actuar.

Gautrek:
El dueño os sirve lo que habéis pedido y va a buscar a la mujer. Tarda unos minutos, casi podría ser que estuviera escondiendo a la mujer y que ahora la ayudara a escapar. Aunque eso no tendría lógica, pues te ha encargado la misión de encontrar el libro y si se marchara no lo recuperaría, ¿verdad? Tras otro rato llega hasta a ti y se sienta en la misma mesa en la que estás. Te observa, posiblemente para buscar lo que te ha pedido, y finalmente  te habla.

-¿Has encontrado mi libro? Tengo una bolsa con mil áureos esperando. Tiene un precio de quinientos que podrías ganar perfectamente si se lo vendieras a la persona correcta. Aunque también podrían matarte si te equivocas. Si quieres saber por qué lo quiero, se avecina algo muy grande y ese libro me permitirá estar preparada para defenderme- Te explica.

Puedes decirle la verdad, decirle una mentira, quedarte el libro, dárselo, o lo que a ti te parezca. Es extraño que algo se “avecine” y quiera preparar su defensa, aunque hay muchos locos sueltos. Sobre todo los que usan magia.

Tienes libre albedrío, solo te he dado una base para actuar.

Xyox y Rog'Muk:
La criatura emite un último rugido y cae del todo sobre la nieve perdiendo las últimas gotas de vida que le quedaban. Mientras tanto vosotros lucháis con unos hombres que no pueden compararse en fuerza, valor ni habilidad a los guerreros orcos que los acosan. Terminan por ser derrotados sin demasiada dificultad. Garrosh trata de interrogar a uno, pero lo mira con desprecio y lo escupe a la cara.

-Los de tu especie solo sirven para ser esclavos. Nunca te diré nada, así que puedes matarme- Te dice.

Puedes intentar torturarlo o buscar algún modo de conseguir que te lo cuente, pero nada te asegura que sea posible. Sin embargo su respuesta significa que sí son parte de los esclavistas y no pueden estar demasiado lejos pues no se habrían separado tanto de su grupo principal.

Tenéis libre albedrío, solo os he dado una base para actuar.

Talamaur e Ishkar:
Los guardias llegan ante vosotros y os “detienen” en nombre de la guardia de la ciudad. Sería un poco estúpido rendirse y entregarse, por lo que Ishkar comienza a luchar. Son un total de cinco guardias, aunque cuando uno muere se convierten en tres pues el cuarto sale corriendo en dirección contraria mientras grita que va a pedir refuerzos. El resto, aunque asustados, se protegen con sus escudos y os apuntan con sus lanzas. No avanzan pues están atemorizados, aunque tampoco retroceden. Por lo que habéis visto con el primero no resultan enemigos demasiado temibles y ahora son pocos. Aunque si llegan los refuerzos ya no sería un trabajo sencillo y el número aumentaría en demasía. Podéis acabar con ellos y huir, huir directamente, esperar a los refuerzos o hacer lo que os plazca, pero cualquier opción es peligrosa ya que puede que no so permitan huir si no acabáis con ellos o incluso puede que tardéis demasiado y los refuerzos lleguen antes de que podáis marcharos.

Tenéis libre albedrío, solo os he dado una base para actuar.

Fenrir:
El hombre te mira con gran asombro. Al principio parece dudar, incluso mira hacia el tejado con los ojos perdidos como si estuviera meditando la idea. Tras unos segundos se cruza de brazos y te mira de arriba abajo después de mirar al ciervo. Comienza a reírse a carcajadas.

-Lo cierto es que no me gusta el ciervo- Te dice sin dejar de reír.

Cuando se le pasa suspira para calmarse y en finalmente se pone serio. Vuelve a mirarte.

-Te entrenaré y aprenderás a controlarte. Pero no será sencillo y lo pasarás muy mal. Pero no me respondas ahora, mañana lo decidirás. Créeme que necesitas pensártelo bien pues es muy duro- Te asegura.

Dicho eso se gira y se va hacia una de las habitaciones. Por lo que te ha dicho puedes entender que te permite quedarte en la casa y que se convertirá en tu maestro si decides seguir adelante. Aunque no te ha dicho qué pedirá a cambio o si quiera si pedirá algo. Tampoco te ha explicado en lo que consiste.


Tienes libre albedrío, solo te he dado una base para actuar.

Starrk:
La mujer que te ha salvado mira hacia el suelo con cara triste y decepcionada. ¿Por qué lo hace? Ni si quiera se ha presentado y ya parece arrepentirse de algo.

-Yo soy… Eliana. No te lo he dicho y podría haberlo hecho en cualquier momento pero… soy la hija del hombre que ha intentado asesinarte y ahora te ha atendido. Lamento decirte que no tienes ninguna opción, estás aquí quieras o no hasta que él lo decida. Como yo- Te explica.

Es cierto que, realmente, no tenías ninguna opción y te has visto obligado a venir aquí. Pero te han prometido una explicación e incluso te han dado libertad de movimiento, por lo que puedes intuir que confían en ti aunque sea de forma leve. Un hombre llega a donde estás con una espada curva en la mano.

-¡Desgraciado! ¡Voy a esparcir tus tripas por todo el lugar para que aprendas a respetaaaaargaaagh- Dice interrumpido por algo.

Puedes ver una daga en su cuello. El hombre se ahoga en su propia sangre mientras muere de forma agonizante. La mujer que te ha traído hasta aquí se acerca a vosotros.

-Habéis jurado lealtad y habéis confiado vuestra vida a nuestra hermandad. Si sois incapaces de respetar las normas y controlar vuestras emociones no servís- Dice.

Al parecer tienen unas reglar muy rigurosas y desafiarlas se paga con la muerte. Ahora puedes estar seguro de que no estás en “peligro” pues prometieron que nada te pasaría y, ciertamente, han impedido que algo malo te ocurra.

Tienes libre albedrío, solo te he dado una base para actuar.

Este será el último post de los usuarios pues en tres días se cerrará el prólogo y con un post del moderador explicando el final de este para cada personaje. Después de ello pasará una semana hasta el inicio del siguiente capítulo y, durante ese tiempo, los niveles y pertenencias de todos se actualizarán para llegar más fuertes a la siguiente parte del evento.
avatar
Web Master
Admin

Mensajes : 302
Fecha de inscripción : 14/01/2014
Edad : 906

Hoja de personaje
Nivel:
100/100  (100/100)
Experiencia:
500000/500000  (500000/500000)
Áureos Áureos: 999.999.999

Ver perfil de usuario http://www.seedsofdyscordia.com

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Starrk el Sáb Oct 24, 2015 7:20 pm

La chica me miró triste y también parecía decepcionada. “No creo haber hacho nada que haya podido molestarla, al fin y al cabo si no aceptaba las condiciones que me impusieron podrían habernos matado a ambos.” Pensé, ya que me parecía extraño ese comportamiento. Entonces comenzó a hablar. -Yo soy… Eliana. No te lo he dicho y podría haberlo hecho en cualquier momento pero… soy la hija del hombre que ha intentado asesinarte y ahora te ha atendido. Lamento decirte que no tienes ninguna opción, estás aquí quieras o no hasta que él lo decida. Como yo.- Realmente no había tenido opción más que hacer lo que me dijeran, pero al fin y al cabo aquello significaba que aun era débil y tenía que seguir entrenando para volverme mejor y que nadie pudiera volver a controlarme. “Parece que ha sufrido mucho estando con Brake, me pregunto qué clase de cosas le habrá hecho hacer. Aunque puede que haya intentado entrenarla para ser un ejecutor.” No todos los que hacen ese entrenamiento llegan a acabarlo, tampoco todos los que lo acaban sobreviven por mucho tiempo. Nuestro trabajo es el más peligroso ya que nos pueden contratar para cualquier cosa, ya sea como asesinos, cazadores, espías o cualquier cosa que la orden de ejecutores mandara hacer. Por suerte abandoné esa vida hacía mucho y ahora elegía lo que quería hacer, sin que nadie me obligara. Solo esperaba que Brake me explicara qué era lo que quería exactamente de mí.

De pronto la puerta de mi cuarto se abrió y un tipo con una espada curva entró y dijo.
–¡Voy a esparcir tus tripas por todo el lugar para que aprendas a respetaaaaargaaagh- Me puse en posición de contraataque con una estaca de hielo saliendo de la parte de atrás de mi muñeca hacia adelante, pero antes de que acabara de hablar una daga se le clavó en el cuello, el hombre solo podía emitir gorgoteos mientras se ahogaba con su propia sangre. Tras caer el cuerpo vi que la mujer que nos había traído era la que me había “salvado”. Al llegar a la puerta dijo. -Habéis jurado lealtad y habéis confiado vuestra vida a nuestra hermandad. Si sois incapaces de respetar las normas y controlar vuestras emociones no servís.- Aquella mujer parecía estar completamente entregada a la hermandad. Por alguna razón se me pasó una idea por la mente, aunque podía ser que fuera demasiado descabellada. Miré a Eliana y a la otra chica buscando algún parecido. Si era como pensaba ambas tendrían algún parecido y podrían ser hermanas.

_________________

Ficha: Historia de un ejecutor
NPC acompañante: Alice
avatar
Starrk
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 179
Fecha de inscripción : 05/11/2014

Hoja de personaje
Nivel:
38/100  (38/100)
Experiencia:
48073/50000  (48073/50000)
Áureos Áureos: 62.165

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Gautrek el Sáb Oct 24, 2015 11:39 pm

El ambiente en la posada estaba animado, mis tres nuevos compañeros estaban cantando alguna canción de las suyas y un bardo les acompañaba con el arpa. Hacía ya un rato que había hablado con el camarero y ya me estaba impacientando un poco, no creo que me hicieran una emboscada en aquel lugar, pero nunca se sabía con cierta gente. Le di un sorbo a la cerveza, manchando un poco la barba con la espuma, aquel lugar tenía buen género y estaba aprovechando que estaba para disfrutarlo. Antes de que me levantara para buscar al camarero, apareció la mujer que me había enviado al campamento y se sentó a mi lado.

Nos quedamos en silencio un momento mientras ella me miraba escudriñándome en busca del tan ansiado libro, comprobando que a simple vista no lo encontraba comenzó a hablarme. Me dijo que me tenía una bolsa de 1000 áureos esperándome por el libro o que si lo prefería, podría venderlo a algún comprador interesado por unos 500 áureos. Me advirtió que había gente que podía matarme si sabían que tenía el libro, por lo que me dejó aún más intrigado por la procedencia del mismo y de cuál era su poder. Terminó comentando que aquel libro podría prepararla para defenderse de algo muy grande.

Las palabras de la mujer me desconcertaron momentáneamente, ¿Qué sería ese “algo muy grande”? y ¿de qué tendría que defenderse? – Mmmm, es interesante lo que cuentas mujer, según dices es un libro que te ayudaría a protegerte de algo, de algo grande- dije parando un momento para beber algo de cerveza pero, con tan pocos datos sería una imprudencia entregar algo que tanto ansias tener. No me malinterpretes, no es que desconfíe de ti, la magia no me trae muy buenos recuerdos y me gusta cubrirme la espalda con este tipo de cosas. Además ahora tengo a unos buenos compañeros – dije mirando a los tres hombres fortachones – y no me gustaría que lo pasaran mal por una imprudencia mía – termine diciendo.

La mujer se puso algo nerviosa, podría ser porque todavía no le había dicho que tenía el libro, por lo que me pregunto de nuevo por él. – no tengo inconvenientes en darte el libro, para para hacerlo tengo tres condiciones- dije poniéndome algo más cerca de ella para que no escuchara demasiado –primero, te daré el libro cuando me cuentes algo más de él y sobre qué es eso de algo grande. Segundo, con pagarnos la cuenta de la posada y 500 aureos por las molestias voy servido.(las comidas y las cervezas son 305 aureos. Tercero y último, tendrás que dejarme acompañarte en tu viaje, no me gustaría ser responsable de dejar suelta a una maga psicópata, sin ofender, JAJAJAJA – lancé una pequeña carcajada, quitándole hierro a aquella conversación tan sería. . No sabía cómo iba a reaccionar la mujer, pero no quería avisar a los muchachos, si me metía en problemas yo solo asumiría las consecuencias, una enano tiene que hacer lo que tiene que hacer.
avatar
Gautrek
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 04/03/2015

Hoja de personaje
Nivel:
25/100  (25/100)
Experiencia:
21572/22000  (21572/22000)
Áureos Áureos: 28.357

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Luthia Zul el Dom Oct 25, 2015 5:30 am

Tomando suavemente la Caja de Tela, Luthia se quedó en su lugar, apantallada por la rara forma de hablar y actuar de su superior.
Distraída por el Loco Tod, Luthia fue incapaz de detectar que otro miembro del gremio se les acercaba.
-Perdonen la interrupción, ¿podría acompañarles? Tengo unas semanas libres y no sé qué hacer. Quizás pueda servirles de algo-
-Creo que lo mejor es ayudar a limpiar y reconstruir lo causado por la explosión- Dijo ella rápidamente, con tono mandón -¿No crees?-
Al ver que el nuevo integrante del grupo no se introdujo, Luthia tampoco se molestó en dar su nombre al actual extraño

-Hmm- Luthia ponderó unos segundos, observando la caja de tela que se les había otorgado –Supongo esto pertenece a los cuatro ahora, pero si no es molestia, preferiría yo ser la que se quedase con la caja de tela. Al menos por el momento-
Los cuarteles de Luthia eran los más vacíos, pues la niña sólo había llegado con lo esencial al gremio. Quizás era un pequeño capricho el conservar el objeto, o simplemente confiaba demasiado en su organización y creía que ella era la mejor persona para cuidar del regalo dado por el Loco Tod.
-Claro, a menos que alguien tenga algo que decir en contra, se la daré, con gusto, a guardar-

¡Un joven extraño se ha unido a tu grupo!
Al menos es de tu mismo gremio, por lo que podrás confiar en él. Sería bueno preguntarle pronto su nombre.


Y

¡Haz recibido una magnífica Caja de Tela! ¿…Grandioso?
Es sumamente común y aburrida. Pero puedes guardar cosas en ella.


Y dentro de la caja de tela

¡Enhorabuena! ¡Habéis conseguido unas semillas de Geranio Mágicas!
…Aunque se ven sumamente comunes. Puedes intentar sembrarlas y descifrarlo.


Por ahora será mejor que tú y tu grupo se dedique a limpiar el desorden del gremio, pues este es también un hogar para ti y tus compañeros. Aparte, no puedes quedarte de brazos cruzados mientras los demás intentan reparar el lugar. ¿O sí?
avatar
Luthia Zul
Summa Sapientia [Adepto]
Summa Sapientia [Adepto]

Mensajes : 55
Fecha de inscripción : 14/09/2015

Hoja de personaje
Nivel:
27/100  (27/100)
Experiencia:
25447/26000  (25447/26000)
Áureos Áureos: 52.357

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por FlyFenrir el Dom Oct 25, 2015 11:41 am

Johan me miró con asombro, ¿tan raro era que no quisiera perder la cabeza cada vez que mis sentimientos se desbocaran? Johan pasó un rato pensativo y tras unos segundos se cruzo de brazos me miró de la cabeza a los pies y empezó a reírse mientras decía. -Lo cierto es que no me gusta el ciervo.- Cuando dejó de reírse, suspiró y se puso serio. Volvió a mirarme y dijo. -Te entrenaré y aprenderás a controlarte. Pero no será sencillo y lo pasarás muy mal. Pero no me respondas ahora, mañana lo decidirás. Créeme que necesitas pensártelo bien pues es muy duro.- Parecía que realmente tendría que esforzarme para lograr mi objetivo, pero si eso me permitía controlarme al final estaba dispuesto a hacer lo que fuera. Se giró y se fue hacia una de las habitaciones, también al parecer podía quedarme en la casa ya que sería mi maestro. Al parecer no le gustaba el ciervo, lo tendría en cuenta para otra vez que me fuera a cazar. Esperaba que al menos me dejara hacer la comida a mí. Entré en la casa y fui a la cocina, en esta había un montón de utensilios y demás objetos para cocinar. No era el mejor cocinero pero me defendía bien.  Tras un rato cocinando pude hacer algunos peces asados al fuego y algunas chuletas de ciervo. Prepare la mesa para comer y llame a Johan. –Johan, la comida esta lista. Espero que no te importe que haya cogido algo de pescado que tenías guardado.-
avatar
FlyFenrir
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 80
Fecha de inscripción : 27/05/2014

Hoja de personaje
Nivel:
25/100  (25/100)
Experiencia:
20282/22000  (20282/22000)
Áureos Áureos: 34.772

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por JesaiX el Dom Oct 25, 2015 3:23 pm

Me encontraba caminando por mis tierras natales, los hermosos bosques del este. Hacia tiempo que no pasaba por allí y se echaba de menos: la brisa proveniente del sur, los inmensos arboles, y los apacibles pobladores. Todo estaba tal y como lo recordaba, aunque tampoco había pasado tanto tiempo. Tras una buena caminata me dispuse a sentarme a la sombra de un árbol y tomar algo para comer y así reponer fuerzas; tras algo de fruta y calmar mi sed me puse a leer algo, pero pronto el cansancio hizo que cayera dormido. No era un sueño profundo, pero la tranquilidad y el silencio del lugar hacia que fuera perfecto.
No se cuanto tiempo paso, tampoco me importaba, pero un extraño sonido a la lejanía abrió mis ojos y agudizó mis oídos. Apartándome el libro de la cara me levanté y observe a mi alrededor, el sonido que en un principio era casi imperceptible cada vez se hacia más notorio: pisadas, el sonido de las hojas, ramas crujiendo, todo aquello se acercaba cada vez más. No pude deducir de donde provenía hasta que fue demasiado tarde. En un abrir y cerrar de ojos me encontré rodeado de animales salvajes que huían hacia lo más profundo del bosque. Entre mis pies zorros y roedores, ardillas y demás escapaban entre las ramas y cientos de pájaros inundaban los cielos, pero... ¿De que huían? Tenia que ser algo gordo para que todos fueran hacia una misma dirección .

Unos minutos después todos los animales desaparecieron en la espesura del bosque  y el silencio volvió al lugar. Aquel acontecimiento me dejó sin habla, fue un espectáculo increíble que me estremeció e hizo que empezara a preocuparme. No sabia bien por que, pero si sabia que aquello era motivo de preocupación. Todo aquello me quitó las ganas de dormir por lo que no me quedo más remedio que continuar mi marcha. No me quitaba lo que acababa de pasar de la cabeza, ocupó la totalidad de mi cabeza.
-¡No lo intentéis, pues ya es inútil!- los gritos de un hombre me despertaron de mi trancé y me fijé que había llegado a un pequeño pueblo al oeste del bosque -¡Tu!- me señalo -Haz como el resto y lárgate. Huye, huye lo mas lejos que puedas. Vete. Corre. No mires atrás.- El viejo se aparto de mi y se largo gritando y maldiciendo. Todo era extremadamente extraño. Me adentre más en el poblado y veía como la gente huía de casa o se escondían en ella cercándolo todo. El miedo entró en mi cuerpo, asustado, pensaba en miles de cosas aterradoras que podrían estar pasando, pero no me atrevía a desarrollar mis horrible teorías apocalípticas.
avatar
JesaiX
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 27/07/2015

Hoja de personaje
Nivel:
13/100  (13/100)
Experiencia:
5400/5600  (5400/5600)
Áureos Áureos: 13.300

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Talamaur el Lun Oct 26, 2015 2:30 pm

Llegaron 5 guardias a nuestra posición, los cuales nos dieron el alto por asesinar a un hombre inocente y que si nos movíamos sería una amenaza para ellos. Rápidamente el audron, tras una provocación hacía los guardias, lanzó un ataque sobre uno de ellos, el cual logró protegerse. El golpe había desestabilizado al guarda por lo que el audron lo tuvo muy fácil para darle un tajo transversal, atravesándole el vientre al guarda, lo que provocó que cayera fulminado al suelo. Aquella acción hizo que los guardas estuvieran aún más asustados de aquella imponente mole, pero ahora me tocaba a mí entrar en acción. Teníamos que ser rápidos en acabar con ellos, ya que tras la caída de un guarda uno de ellos salió corriendo, lo que significaría más problemas. Ahora solo quedaban tres, clavados en el suelo sin poder moverse por el miedo e imposibles de realizar un ataque por ahora.

Me puse enfrente de uno de ellos, el cual comenzó a mirarme con cierto recelo, ya que no sabía si atacaría o si el audron era el que se encargaría de todos. Por suerte para mí, los otros dos estaban pendientes de mis forzosos compañeros, así que tendría que aprovechar que estaban “distraídos” para atacar al que me estaba mirando. Alcé mi brazo superior derecho hacía el guarda y cree una ilusión de una serpiente saltando a su cara con fuerza, haciendo que su reacción fuera la de protegerse con el escudo tapando la visión. Rápidamente avancé hacía él esquivando la punta de lanza y aparté su arma con las manos de los brazos superiores, pillándolo totalmente de improviso. A continuación cogí las dagas con los brazos inferiores, cruzándolas en el cuello de aquel pobre infeliz, haciendo que cayera al suelo con un golpe en seco encima de un charco de sangre.

Me incorpore tras mi ataque, lamí las dagas con las que había atacado al guarda y me encaré a los otros dos guardas. Al ser un semi-vampiro no tenía que alimentarme de sangre para sobrevivir, aunque el sabor de la misma me encantaba y no podría decir si era por mi naturaleza medio vampira. - ¿Quién es el siguiente? – dije a los guardas con voz calmada, como si aquella no fuera una situación lo suficientemente importante como para estar nervioso. Los guardas no sabían dónde apuntar con sus lanzas, se les veía cada vez más asustados y nerviosos, pero al parecer se habían dado cuenta de que la serpiente que había creado era con magia, es decir una ilusión. – No volveremos a caer en tus trucos mago o lo que seas – dijo uno de ellos casi gritando.

Rutha estaba en el lateral de uno de ellos y comenzó a gruñirle al ver que me estaba apuntando con la lanza. El guarda miró al lobo, pero ocurrió algo que me benefició, al parecer habían descubierto que la serpiente era una ilusión, pero creían que Rutha también lo era. – Mago no caeré de nuevo en tu trampa, no me daré la vuelta para que me ataque – me dijo, ignorando al Rutha y apuntando la lanza hacía mí. Comencé a rodear al guarda, haciendo que diera la espalda a mi lobo – me has pillado, no podré engañarte esta vez – dije sonriendo tras la cara tapada y viendo que ya le había dado la espalda a Rutha totalmente, mientras el otro guarda seguía apuntando al audron. – Pero… hay un pequeño problema en tu teoría, que el lobo no es una ilusión, Rutha ataca – dije firmemente, provocando que se lanzara hacía el guarda y tirándolo al suelo. Comenzó a gritar inútilmente, mientras las fauces provocaban heridas mortales en el cuello del guarda, provocando un silenció repentino cuando terminó con él.

El otro guarda apuntó con la lanza a mí lobo para atacarle – voy a matar a tu mierda de lobo cabrón y me quitare un problema de en medio – dijo mientras se preparaba para atacar. – Yo que tu no haría eso…. además, mi lobo no es el mayor de tus problemas – dije echando una mirada al audron, del cual se había olvidado por el ataque del lobo y que seguramente daría buena cuenta del guarda.

avatar
Talamaur
H. del cuervo [Montaraz]
H. del cuervo [Montaraz]

Mensajes : 159
Fecha de inscripción : 04/03/2015

Hoja de personaje
Nivel:
33/100  (33/100)
Experiencia:
38138/38200  (38138/38200)
Áureos Áureos: 73.989

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Dark S. Satou el Lun Oct 26, 2015 7:03 pm

El frío le abrazaba. Las lágrimas que recorrían su rostro provocando un sentimiento desagradable no se podían comparar al del de desolamiento que sentía en aquel momento. Apretó la mandíbula y observó de reojo cómo el castaño se acercaba. Levantaba el puño, y dirigía una mirada no precisamente agradable hacia el moreno. Encajó el golpe lo mejor que pudo rodando varios metros en la nieve. El silencio se rompió con el galope del hermano mayor, que convenció a su hermana de que siguiesen con ellos por lo menos hasta la ciudad. Miró a Isma y bajó la cabeza, avergonzado. Tenía una razón abrumadora en sus palabras.

-Yo no puedo luchar por lo que amo -le aclaró llevándose la mano al rostro para después gesticular una mueca de dolor-. Porque vivimos en un mundo en el que la guerra nos azota por todos lados. Cualquier día alguno de nosotros morirá -tiró la capa al suelo y enseñó su torso, lleno de cicatrices-. Y no importa quién lo haga primero, si no quien lo haga con más honor. La decisión de Elisabeth fue dejarme y me decidí en no perseguirla y entrenar para esperar el día que regresase. Y eso hice, recorrí mundo con Nyrbe, Tsuki, Ashley y Angelica. Me enseñé en lo que pecaba, la falta de experiencia. Dejé aquel carácter agrio y prepotente de lado que me llevaría a la perdición en poco tiempo con uno más cerrado y sincero. ¿Y sabes qué? Que usando esa sinceridad, quiero agradecerte este golpe. Me ha hecho entrar en calor y reaccionar mejor ante el entorno. Gracias, amigo. -Entonó con una voz clara y sincera, con una calidez muy característica ante las frases secas y frías anteriores.

Subieron al carro y partieron hacia el destino que les auguraba juntos. Un aura cálida y placentera comenzaba a curarle de forma lenta y agradable. Apartó las manos de Elisabeth y siguió observando hacia el oeste evitando cruzar sus miradas. No merece la pena, pensó. No merece la pena cumplir un deseo por unos segundos para tener días de pena.

-¿Cuándo llegaremos? -Preguntó sin respuesta. Cada vez se sentía más incómodo y no lograba apaciguar aquel sentimiento de ninguna forma. Toda la gratitud que debía a Alex se esfumaba en cuestión de segundos por comprometerlos a aquella situación.

Y entonces cruzaron miradas. Los dos apartaron la vista rápidamente y volvieron a mirarse. Se acurrucaron y sonrieron, como siempre.

-Nueve meses, y un bebé. Pareceré estúpido si te pregunto qué ha pasado.

-Te ves mucho más grande, y eso hace que me sienta orgullosa. ¿Han sido duros estos nueve meses, eh? Lo sé. Pero ahora, eres mucho más fuerte. Habéis logrado proezas muy grandes para lo insignificantes que somos en este mundo. Tú y Nyrbe debéis de seguir así. Cread Ryüko y cometed cada uno por vuestro lado vuestro objetivo, siempre y cuando no implique traicionaros. Sois un gran equipo y deberías saber que hay algo que os une más allá de la camaradería, pero eso es algo que deberás encontrar tu mismo. Ahora, saluda a Rayne. Me gustaría enseñártela antes de partir hacia los bosques y no volver a vernos.

En aquel preciso momento, Dark entendió por qué se llamaba Rayne y qué era lo que les unía y a la vez separaba. Sonrió melancólicamente y acarició a la cría, una criatura de hebras albinas, tez nívea y ojos amatista.

-¿Ya lo entiendes, verdad? -el príncipe asintió con la cabeza-. Ahora entenderás por qué me voy. No te preocupes, estará bien cuidada. Necesitábamos un heredero para el clan elfo y yo era la elegida para engendrarlo. Lo arreglé con tu madre de tal forma de que su heredero debería ser la semilla. Y fuiste elegido, por medio del destino. Pero lo que el destino no eligió, fueron mis actos. Te considero mucho más allá de un ser humano normal y corriente. Te he visto crecer y he logrado entender a los humanos gracias a ello. Los humanos son despreciables, sin duda. Sólo se tiene que mirar a los esclavistas o los señores de la guerra. Pero... gente como vosotros me ha hecho entender de que no debo dirigir mi odio hacia una raza en común. Si no a las personas. Porque tanto elfos, como enanos y humanos somos iguales. Todos tenemos corazón, sentimientos y uso de razón. Sin duda me llevo un sabor agridulce de esta experiencia, ya que cuando vosotros os encontréis debajo de tierra, yo seguiré recordándoos como fieles amigos. Quiero darte las gracias, Nyrbe, por sacarlo del castillo y llevarlo contigo. Y sobretodo quiero desearte suerte y que puedas conduciros a los dos de la forma más sabia. Los demás, gracias por acogerme y apoyarme ante tales decisiones que he debido tomar a la fuerza. He pasado unos meses muy bonitos con todos vosotros.

Dark volvió a mirarla y la apretó contra él, pasando su brazo por detrás de su espalda. La elfa se acurrucó y esperaron juntos a que el viaje acabase para despedirse después.
avatar
Dark S. Satou
Fire Blood [Luchador]
Fire Blood [Luchador]

Mensajes : 236
Fecha de inscripción : 24/04/2014

Hoja de personaje
Nivel:
30/100  (30/100)
Experiencia:
30150/32000  (30150/32000)
Áureos Áureos: 68.660

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Alex el Mar Oct 27, 2015 1:08 pm

Alex llegó con Eli hasta Dark e Isma que estaban conversando. Lo que escuchó le desagradó hasta tal punto que sintió ganas de golpear al príncipe, pero apretó el puño hasta que él mismo sintió dolor y se detuvo. Se acercó enfadado hacia él y lo reprendió.

-¿Vas a usar la guerra como excusa? ¿Acaso el hecho de que la muerte esté siempre presente no es mayor motivo para luchar por lo que amamos? Crees que ya eres adulto, que el mundo te ha recibido con golpes y ahora sabes cómo funciona. No sabes nada. Solo te consuelas creyendo que eres suficientemente maduro y fuerte como para luchar contra un mundo que te ha llenado de cicatrices. ¿Has pensado acaso que puedes marcar la diferencia? ¿Que puedes cambiar las cosas? Si hubieras madurado de verdad habrías descubierto que no todo es igual, que incluso en los momentos más oscuros siempre hay un destello de esperanza. Si crees que los sueños y el amor no merecen que luches por ellos es que no has cambiado. Sigues siendo un crío- Le dijo con amargura.

Después se giró y se dirigió hacia el carro para acomodar a las mujeres. Le sentaba mal haberle dicho algo tan duro a Dark pero era lo que sentía en ese momento y debía decírselo. Esa actitud madura y de superación no podía estar acompañada de unas palabras tan absurdas. Todavía le quedaba mucho para descubrir cómo era el mundo real. No todo era malo,también había cosas buenas. No todo era guerra y muerte, también había momentos de paz y amor. miró a Ele y se reconfortó comprobando que sus palabras eran ciertas. Si él podía encontrar todo lo que buscaba, cualquier persona podría hacerlo.

Ayudó a Elisabeth a subir al carro mientras Elénaril subía al asiento del conductor. Ella guiaría a los caballos. Dark también subió al carro por lo que, con Sam y la pequeña Tsuki, el transporte ya estaría completo. Nyrbe podría compartir caballo con Isma o Alex e, incluso, podría montarse de forma improvisada en uno de los equinos que llevaban el carruaje. La chica que los había acompañado tanto tiempo empezó a agradecer a todos a modo de despedida. Alex se sintió mal, no solo por lo que le había dicho a Dark, si no por que este sería un adiós. Y nunca le había gustado despedirse de nadie.

-No tienes nada que agradecer, pequeña- Le dijo con una sonrisa cariñosa. Después se acercó más a ella. -Gracias a ti por haberme pasado postres de contrabando sin que Sam lo supiera- Le susurró.

-Ahora lo sé- Respondió una voz.

Alex intentó gritar, llorar, correr, morir, pero no podía hacer nada. Un terror casi primitivo atenazó hasta el último de sus músculos mientras gotas de sudor frío recorrían su tez. ¿Había llegado el fin del mercenario? Un dolor lo devolvió a la realidad. Su hermanita estaba tirándole de la oreja y sermoneándolo por haber comido dulces a su espalda mientras Elisabeth sonreía ante la situación. Seguro que Isma también se estaba riendo de él. ¿Qué parecería ahora el gran Alex Harken? Esto no podía quedar así.

-¡Isma también lo hizo!- Gritó.

_________________

Nombre:
Alex Harken

Clan:
Clan Harken

Gremio:
Fire Blood

Profesion:
Mercenario

Npc's acompañantes:
Sam
Ele

Ficha
Datos
avatar
Alex
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 622
Fecha de inscripción : 17/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
45/100  (45/100)
Experiencia:
68946/70000  (68946/70000)
Áureos Áureos: 157.539

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Astinus Wallace el Mar Oct 27, 2015 2:55 pm

Una mujer, por su cara y su tono de voz, le respondió. No estaba seguro de si podía acompañarlos, pues la chica le aclaró que haría falta ayuda con todos los destrozos. Eso era cierto, podría echar una mano allí. Aunque As nunca había sido un manitas. De hecho, más bien, era todo un manazas. El bricolaje no era su fuerte aunque no se le daba mal del todo limpiar. No del todo... Pero tampoco podía presumir de ello pues no era ningún profesional. Observó la zona para ver por dónde empezar. Estaba claro que necesitarían toda la ayuda posible.

Entonces cayó en algo. No se había presentado. Había sido un maleducado. Llegaba a un lugar y hablaba con desconocidos como si fuera lo más normal del mundo sin dar siquiera su nombre. ¿Qué clase de comportamiento era aquel? Si sus padres lo vieran lo reprenderían bastante fuerte. Lamentándolo, hizo una reverencia en señal de disculpa y respeto hacia aquellos a los que se había dirigido anteriormente. Ahora, lo normal, era presentarse en condiciones pues no se podía empezar ninguna relación sin un mínimo de cordialidad.

-Disculpad mi falta de educación. Mi nombre es Astinus Wallace. ¿Podría conocer los vuestros?- Se presentó y preguntó.

Lo cierto es que no conocía a sus interlocutores, desgraciadamente, pero debían ser gente capaz si pertenecían al gremio. Aunque él también era parte de Summa Sapientia y muy habilidoso no era. Pero Astinus siempre fue un caso aparte. No contaba para estas cosas.
avatar
Astinus Wallace
Summa Sapientia [Adepto]
Summa Sapientia [Adepto]

Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 10/03/2015

Hoja de personaje
Nivel:
20/100  (20/100)
Experiencia:
12494/13500  (12494/13500)
Áureos Áureos: 21.991

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Rog'Muk Warsong el Mar Oct 27, 2015 4:46 pm

Aquellos humanos no supusieron un reto para el trío de orcos. Algo que demostraba que ellos tan solo habían aprovechado una buena ocasión para acabar con la vida de aquel wyvern. De lo contrario, estarían todos muertos. Aunque no había mucha diferencia, pues solo uno de ellos restaba con vida. Cercano a Garrosh, asegurando que no diría nada. Rog'Muk, al ver como aquel hombre escupía a su amigo y menospreciaba a su raza, se acercó furioso. No estaba seguro de como actuaría Garrosh, pero tenía que evitar que le cercenase el cuello sin más.

Sin embargo, él no era mucho más permisivo. Tenía un gran corazón, pero cuando se trataba de defender a los suyos, era peor que cualquier bestia. Avanzó rápidamente y se paró al lado de su compañero. -¿Matarte? ¡¿Matarte?!- Preguntó Rog'Muk de forma retórica. -Acabar con tu vida sería increíblemente fácil. Y créeme, tenemos muchas ganas de hacerlo. Pero hay algo que disfrutaremos mucho más.- Le libró del agarré de Garrosh y lo lanzó al suelo con dureza. Tras esto plantó su pie sobre su pecho y presionó para dejarlo sin aire, pero sin llegar a matarlo.

-¿Aprecias tu cuerpo?- Preguntó, mientras cogía uno de sus brazos y empezaba a partirle los dedos, uno a uno. El hombre gritaba de dolor, pero aún así no dijo nada. -Vamos... ¿Cuanto tiempo crees que aguantarás sin hablar?- Insistió el orco, rompiendo el quinto dedo de su mano izquierda. -Prueba tú, Garrosh. Sé que lo estás deseando.- Ultimó, apartándose de su prisionero, que no tendría oportunidad de huir.

Sabía que su compañero iba en busca de unos prisioneros de su raza, así que seguramente aquel hombre tenía algo que ver, y más con su afirmación sobre la esclavitud. Lo único que tenían que conseguir era la información necesaria. Y no tendrían piedad.

-Hoy sabrás lo que es realmente el dolor. Está en tu mano decidir cuando acaba.- El tono era serio y amenazante. Tenían que infundir el miedo.
avatar
Rog'Muk Warsong
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 18/06/2015

Hoja de personaje
Nivel:
18/100  (18/100)
Experiencia:
10441/10600  (10441/10600)
Áureos Áureos: 15.911

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Tomoyo Mitsuko el Mar Oct 27, 2015 6:21 pm

     Me quedé totalmente sorprendida cuando la mujer sacó un cuchillo que llevaba entre las manos y me puse en posición de guarda. Segundos después vi que era un cuchillo de untar y ya no me asustaba, estaba preparada para escuchar su dialogo. Al parecer solo era una joven anciana que se dedicaba a cobrar más a los que pasaban por esa posada, nada del otro mundo, eso se espera de vez en cuando. Me sentí bastante bien por saber que era eso y no algún espía o infiltrado que me quisiera ver muerta por alguna razón desconocida.

     Después de su discurso la mujer quiso suicidarse con el cuchillo de cocina, intentando cortarse las venas, al ver que no funcionaba se lo quitó ella misma, aunque ya estaba preparada para quitárselo yo si no lo fuera a hacer. La anciana decidió dejarme la habitación en 190 áureos, que por mí era perfecto, si hubieran sido 200 tampoco sería demasiado preocupante. Dejé que se fuera y entré en la habitación, dejé todas mis cosas cerca de la cama, aún debían de ser las 7 fuera y el sol lentamente caía entre las enormes montañas heladas y los bosques que poblaban la zona. El norte era un lugar maravilloso, aunque bastante frío, hay que decirlo.

     -Wiiii-Decía a la vez que me tiraba sobre la blanda y cómoda cama de la habitación-Qué bien, ya tengo todo preparado para el largo viaje, me queda cenar y dormir, esperemos que no haya ningún nuevo acontecimiento extraño.-Añadí con una sonrisa mientras miraba la ventana y al sol desvanecerse.

     Fui al comedor, o más bien a una de las mesas de la posada y esperé a que me sirvieran, nada del otro mundo, un estofado de ternera con un poco de salsa de tomate y especias, estaba delicioso, tan delicioso que quería una segunda porción, pero era consciente de que me gustaba mantener mi cuerpo y para hacerlo debía quitarme algunos lujos como los de repetir comida, aunque resultaba demasiado tentador. Di las buenas noches en la posada y me fui, tenía ganas de que amaneciera un nuevo día. Me cambie de ropa y me puse a dormir con mi roja camisa de noche, casi transparente.

     A continuación seguí soñando con cristales, arañas gigantes, dragones y grandes cuevas, pero esta vez no me despertaba del sueño, algo me mantenía atrapada, algo que podía ver al final del túnel, quizás fuese algo que me interesaba, la curiosidad mató al gato, aunque yo esperaba que no me matase a mí también. Seguí revoloteando en mi sueño hasta que amaneciese y una vez despierta tomaría mi camino más al norte aún, a no ser que algo o alguien me lo impidiese.
avatar
Tomoyo Mitsuko
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 94
Fecha de inscripción : 16/05/2015

Hoja de personaje
Nivel:
14/100  (14/100)
Experiencia:
5906/6400  (5906/6400)
Áureos Áureos: 111.709

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Xyox el Mar Oct 27, 2015 7:47 pm

El impacto del escupitajo fue directo a parar en mi rostro, estaba más que disgustado, las ansias de quererlo matar se hacían cada vez más grandes con cada segundo que pasaba hasta que abrió la boca

-Los de tu especie solo sirven para ser esclavos. Nunca te diré nada, así que puedes matarme-


Rog'Muk comenzó a hablar

-¿Matarte? ¡¿Matarte?!-............. -Acabar con tu vida sería increíblemente fácil. Y créeme, tenemos muchas ganas de hacerlo. Pero hay algo que disfrutaremos mucho más.-Rog'Muk lo libero de mi agarre y lo tiro al suelo acto seguido le coloco su gran pie en el pecho haciendo que se notara la falta de aire del individuo -¿Aprecias tu cuerpo?- Rog'Muk dijo mientras este gritaba de dolor pero no pronunciaba ninguna palabra para aliviar su sufrimiento -Vamos... ¿Cuánto tiempo crees que aguantarás sin hablar?- pronuncio Rog'Muk mientras le quebraba el quinto dedo de su mano izquierda, luego se alejó mientras decía -Prueba tú, Garrosh. Sé que lo estás deseando.-

Miraba como el humano se retorcía de dolor y trataba de aliviarlo mientras se agarraba su mano izquierda con la derecha, todo pasaba por mi mente. No era la primera vez que me tocaba hacer de torturador para conseguir la información que requería en el momento. Pero prefería no hacerlo. No quería que se siguiera manchando el nombre de la raza orca con actos pero esa parte de mi cada vez se iba apagando y salía la parte en el que todo era válido para lograr mi objetivo.

-.Reconoces esto? Humano…..- dije mientras de la bolsa sacaba el brazo del orco que me encontré en la cueva...-Así como tu estas aquí… en esta misma situación y momento en el tiempo de tu vida también se encontraba el….un orco libre capturado en contra de su voluntad y tratando de escapar y una trampa lo dejo manco… he de suponer que dicha trampa es de ustedes o no?....- dije mientras volvía guardar el brazo y lo volví a levantar del piso con una mano..- tu tiempo se está acabando escoria!.- dije mientras lo lance contra el suelo con una fuerza descomunal que comenzó a toser sangre…

-.Ya me he cansado de esperar. Y prefiero recorrer todo el norte en busca de mis hermanos que estar tratando con tu raza inferior!!!.- grite mientras sujetaba mi hacha con ambas mano y la agite con fuerza en dirección de su brazo izquierdo..- Ahora tu sentirás el mismo dolor que el!!!! y los cadáveres de tus compañeros, familia y cada humano que me encuentre sufrirá el mismo destino que el brazo de mi hermano!!!! .- pronunciaba mientras que el brazo caía al piso y de el corte que fue limpio gracia al filo del hacha la sangre comenzaba a salir y el humano se movía y gritaba de dolor.

-.Rog'Muk.....revisa cada cadáver en busca de pistas y cortales el brazo izquierdo y acumularlos. no los llevaremos, junto a este. si no nos dice donde están pasaremos por cada pueblo de aquí en adelante buscando su familia.... para que gocen del mismo destino que mi hermano.-
avatar
Xyox
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 46
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 26

Hoja de personaje
Nivel:
21/100  (21/100)
Experiencia:
14140/15000  (14140/15000)
Áureos Áureos: 24.161

Ver perfil de usuario http://www.twitch.tv/kuroxyox/

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡La llegada de una nueva era!

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.