Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» [Pasado] Como NO escapar de un calabozo [Talamaur]
Lun Mayo 22, 2017 10:01 pm por Mark.

» Delirios de Cazador [Starrk y Zhul'Urk][Pasado][Privado]
Mar Abr 04, 2017 7:28 pm por Starrk

» Cierre temporal
Mar Mar 21, 2017 12:30 am por Web Master

» Consulta Afiliación
Sáb Nov 12, 2016 3:30 pm por Alex

» ¡No os he olvidado...! pero por si acaso, ¿cómo te llamabas?
Lun Nov 07, 2016 4:48 pm por Alex

» Las fauces que rompieron las cadenas [Privado][Zor' Tahak y Kraknar]
Vie Nov 04, 2016 11:32 pm por Kraknar

» Construyendo el hogar (Pasado Alex, Isma y Starrk)
Jue Oct 27, 2016 4:50 am por Starrk

» Petición de objetos y materiales
Dom Oct 23, 2016 12:05 am por Alex

» Armería "El herrero tuerto"
Sáb Oct 22, 2016 11:58 pm por Alex




Fairy Tail Chronicles


Crear
foro

La Reunión

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La Reunión

Mensaje por Luthia Zul el Sáb Oct 31, 2015 1:58 pm

Los días pasaban, y el gremio volvió a la normalidad en poco tiempo.
Claro que el Loco Tod seguía con sus raros experimentos, pero estos ya no habían llegado a la gravedad de una explosión que dañase el Castillo. Quizás la aventura que él tuvo con la muerte le sirvió para no volverse tan confiado de sus experimentos. O tal Vez Earandil le llamó la atención, prohibiendo tales experimentos.
Era difícil saber, especialmente para Luthia, pues era una maga en entrenamiento y no solía enterarse de los asuntos de sus mayores.
El evento del “Aire de Fuego” la dejó pensando seriamente acerca de sus habilidades. Esta vez no hubo heridos, pero si los hubiera habido… ¿Habría sido ella capaz de curarlos a todos?
Ese pensamiento le frecuentaba la cabeza.

Era obvio que Luthia ponía mucho peso en sus hombros, pues Summa Sapientia tenía mentores magos afinados a la Magia Blanca lo suficiente adeptos para ayudar a todo aquel lo necesitara. Pero ella también tenía que hacerse útil.
Dicho esto, ella había pasado los últimos días aislada en sus cuarteles. Estudiando.
Sí, había conocido a tres miembros de rango menor como ella, Un elfo carismático llamado Etsu y su compañero Zafón, y un joven apuesto que se introdujo como Astinus. Pero ella era torpe en cuanto a relaciones, por lo cual decidió era mejor ignorar a sus nuevas amistades. Era probable que ellos entenderían la razón de su ausencia en cuanto a convivencia con su grupo. Su razón siendo querer progresar en sus poderes y mejorar su habilidad en Magia Blanca para poder asistirlos en cualquier desventura que se llagase a avecinar.

Volteó a mirar su sembrado de Geranio Mágico . Apenas una pequeña planta se llegaba a asomar. Era difícil saber a este punto las propiedades del plantío, habría que esperar para ver en que se podía llegar a convertir. Si el Loco Tod decía lo correcto y poseían algún poder, quizás este Geranio podía servirle para crear medicamentos o algún ungüento.
Luthia se dio cuenta de que ya había perdido bastante tiempo

Suspiró. Dejando el libro que estudiaba caer en la mesa. Posando sus dedos en sus sienes, frotándolas suavemente. -Esto es imposible- Se dijo a ella misma.
Era muy diferente curar a pequeñas aves o liebres que rondaban el lugar. Curar a una de las razas más importantes del lugar no iba a ser lo mismo.
Acordarse de su vida pasada, su hermana y sus padres, sólo logro que dejara soltar un gruñido y se levantara de manera agresiva del lugar donde se encontraba.

Tocaron la puerta.

Luthia se sobresaltó un poco, pues no esperaba visitas.
Se dirigió a abrir, pues le habían enseñado que no era de buena educación dejar a alguien esperando.
-Saludos, joven Zul-

Pedro Lagos, el mago que la había ayudado cuando apenas había llegado al gremio. Detrás de él, su hijo, Tura.

-Supimos que te habías encerrado en tu lugar, por lo que sospechamos no has comido cosa alguna. ¿Hm?- Continuo Pedro, sosteniendo en su mano una tarta. Parecia ser de chocolate, por su oscuro color.

-Yo…-  Luthia se quedó sin habla ante el gesto. –G-gracias por la consideración- Hizo una pequeña reverencia, y tomó el pastel.
Dejo pasar a sus invitados y poso el pequeño aperitivo en su mesa, para comerlo después. Aunque el chocolate no era de sus sabores preferidos.
-Fue idea de Tura-
-¡P-padre!-
Una pequeña risilla salió de Pedro, mientras que Tura se ruborizaba.
-Gracias- Dijo Luthia, sin notar que ella también se había puesto de color rojo.
Pronto Luthia notó que la mano de Tura poseía una pequeña cortada. Ella se acercó a Tura, tomando su mano sin pedir permiso y comenzó a curarla con su magia.
-Espera, ¿pero qué haces-? Oh… Eso no se siente mal-

Una pequeña luz rodeaba las palmas de Luthia, las cuales estaban posadas sobre la mano de Tura. Pronto la herida se curó por completo.

-Veo que has estado practicando, Luthia- Dijo Pedro, mostrando una pequeña sonrisa
-¡Eso fue impresionante! – Decia Tura asombrado, mientras veía su mano y le agradecia a Luthia.
-Conozco lo más básico de Magia Blanca- Dijo ella –No es nada fuera de este mundo-
-Calma, pues todo Mago Curandero empieza con cosas pequeñas. No quieras comerte al mundo de una sola mordida- Siguió el adulto. –Por cierto, estaba pensando. ¿Ya haz hecho alguna Mision por tu cuenta?
-Sólo una- Contestó Luthia
-Perfecto. Como decía, estaba pensando. En que tú y Tura se unieran como un grupo e hicieran juntos tareas asignadas por el gremio-

Luthia lo pensó pocos segundos, para al finar soltar un frio “De acuerdo”
Había misiones que se habían dado en el gremio que Luthia no iba a poder hacer por su cuenta, pues requerían de fuerza física, cosa que ella no tenia, pues era una persona frágil y pequeña. Al tener Tura para que le ayudase sería buena idea.
Aparte, Tura parecía ser una persona algo torpe, por lo que Luthia sospechaba se iba a lastimar muy seguido, y sería su conejillo de indias perfecto para practicar su magia y mejorar.  

-¿E-en serio, de v-verdad?- Habló finalmente Tura. Aparentemente sorprendido ante la rápida decisión de Luthia
-Creo es buena idea- Siguió ella –Somos del mismo rango, podemos aprender uno del otro-
-C-claro-

¡Tura se ha unido a tu grupo!
A pesar de no ser muy valiente, Tura es una persona joven y fuerte. Por lo que es una gran adición…
O eso pareces creer tú.

-¡Bien!- dijo Pedro, viendo que ya no había nada más que decir al respecto. Se levantó para dejar el cuarto -Creo los dejare ahora a solas para que discutan estrategias importantes, dado que ahora son un grupo y harán mandados juntos para el gremio- Dicho estas ultimas palabras, Pedro se retiró del lugar.

Nervioso, Tura hizo un ruido inconforme, pero no dijo nada. Sólo miraba a su compañera de reojo.
Luthia en cambio, parecía estar más relajada por el momento. Se había acostumbrado tanto a estar a solas, que ya había olvidado como se sentía tener compañía.
-Asi que…- Volvió a ver la tarta en su mesa -¿Traerme postre fue idea tuya?-

Tura sólo pudo soltar una risilla.
avatar
Luthia Zul
Summa Sapientia [Adepto]
Summa Sapientia [Adepto]

Mensajes : 55
Fecha de inscripción : 14/09/2015

Hoja de personaje
Nivel:
27/100  (27/100)
Experiencia:
25447/26000  (25447/26000)
Áureos Áureos: 52.357

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Reunión

Mensaje por Alex el Dom Nov 01, 2015 10:05 pm

La historia es tranquila y ligera, me ha gustado. Aunque es un poco corta.
Consigues 1.029 puntos de experiencia y 1.558 áureos.
Puedes postear en tu dicha o enviarme un mp para que te reparta los puntos en la hoja de tu perfil cuando decidas cómo los quieres dividir.

_________________

Nombre:
Alex Harken

Clan:
Clan Harken

Gremio:
Fire Blood

Profesion:
Mercenario

Npc's acompañantes:
Sam
Ele

Ficha
Datos
avatar
Alex
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 622
Fecha de inscripción : 17/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
45/100  (45/100)
Experiencia:
68946/70000  (68946/70000)
Áureos Áureos: 157.539

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.