Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» [Pasado] Como NO escapar de un calabozo [Talamaur]
Lun Mayo 22, 2017 10:01 pm por Mark.

» Delirios de Cazador [Starrk y Zhul'Urk][Pasado][Privado]
Mar Abr 04, 2017 7:28 pm por Starrk

» Cierre temporal
Mar Mar 21, 2017 12:30 am por Web Master

» Consulta Afiliación
Sáb Nov 12, 2016 3:30 pm por Alex

» ¡No os he olvidado...! pero por si acaso, ¿cómo te llamabas?
Lun Nov 07, 2016 4:48 pm por Alex

» Las fauces que rompieron las cadenas [Privado][Zor' Tahak y Kraknar]
Vie Nov 04, 2016 11:32 pm por Kraknar

» Construyendo el hogar (Pasado Alex, Isma y Starrk)
Jue Oct 27, 2016 4:50 am por Starrk

» Petición de objetos y materiales
Dom Oct 23, 2016 12:05 am por Alex

» Armería "El herrero tuerto"
Sáb Oct 22, 2016 11:58 pm por Alex




Fairy Tail Chronicles


Crear
foro

Cabeza fría y corazón de fuego, largo viaje por el norte

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cabeza fría y corazón de fuego, largo viaje por el norte

Mensaje por Tomoyo Mitsuko el Jue Nov 05, 2015 6:05 pm

Canción ambiental:
     -Pffff, que frío, no puedo soportarlo más, tendré que escapar de aquí cuanto antes.-Decía para mí misma, algo asustada y pensando en como salir de esa tundra.

     El viento, la nieve y sobretodo el fresco y congelado aire del norte podían conmigo y respirar se me hacía cada vez más pesado, así como andar, pero sabía que no debía parar, no hasta alcanzar un lugar caluroso. Hacía 5 días había salido de la pequeña población en la que conseguí dormir por un tiempo y aún mantenía mis pesadillas continuas, ahora con más monstruos y más criaturas extrañas, todo indicaba a que algo grande se avecinaba, quizás no fuera en el norte, pero mi presentimiento me decía que si, así que a pesar del miedo, frío y dolor seguí caminando hasta donde mis pies me dejaran.

     Las nubes no cesaban de traer nieve y mi piel, ya blanca de por sí pasaba desapercibida en ese entorno, no tanto mis ropajes, de color verde oscuro que estaban semi-cubiertos por nieve. Después de la larga caminata, quizás solo fueran 15.000 pasos, me senté en la dura nieve, entre dos montañas y me puse a investigar los alrededores, quizás encontrase algo de madera para hacer fuego, aún me quedaban 2 patatas para sobrevivir y un par de galletas que conseguí en la posada antes de salir. Había que racionar todo porque no sabía cuando sería la próxima vez que encontrase una ciudad, desde que salí de la población probablemente caminé más de 50.000 pasos y aún no vi ninguna otra, quizás solo fuese mala suerte. Agua por suerte no faltaba, había pequeños lagos y si no encontraba podía derretir algo de nieve usando la ropa y calentándola con las manos, eso no sería un problema.

     Alrededor de la zona no había nada, excepto por un pequeño arbusto que sobresalía, me acerqué al mismo e intenté romper algunas de sus ramas, estaba duras como piedras y no creo que fuese porque estaban congeladas. Enfadada por no poder romper una simple rama le dí una patada al arbusto y este empezó a brillar con una tonalidad de color verde, segundos después se transformó en un árbol, quedé totalmente soprendida y asustadas. Caí hacia atrás ante ese milagro y me puse a mirar a mi alrededor por si había alguien más cerca, por raro que parezca, no había nadie. El arbusto, árbol se hizo y frutas empezaron a salirle, parecían manzanas y estaban totalmente rojas. Tomé mi ballesta y apunté a una de las ramas, esta se rompió y 3 manzanas cayeron justo al lado mía, por no estar atenta no me percaté de la manzana que me cayó en la cabeza y que dolió mucho. Toqué mi dolorida cabeza y me encontré con que mi pelo estaba cambiando de color, algo de lo más extraño, se estaba tornando de color rojo, el mismo tono que la manzana, seguí mirando alrededor y estaba muy sorprendida por esa situación. Pensé dos veces en comer o no una de esas manzanas hasta que por fin cedí al hambre y le dí un mordisco a una de las manzanas, al principio sabía bien, pero después su sabor se tornaba seco y parecía arena, escupí todo lo rápido que pude y sentí como mi garganta se secaba. Tomé mi cantimplora y bebí rápidamente agua hasta agotarla. Tras unos instantes mi garganta volvió a la normalidad y un hombre de pequeña estatura se posó ante mí.

     -Ja ja ja, has caído en mí pequeña trampa jovencita, alguien como tu no debería andar tan al descubierto por las hostiles tierras del norte. Yo soy Friljor, cazador del norte y vendedor de pieles. Cuéntame, ¿que es lo que te trae por aquí?-Dijo un hombre de poco más de metro y medio de estatura con un bigote largo y una cara algo desfigurada, parecía bizco.

     -Oooooh, ¿me estas diciendo que todo esto era una ilusión?-Dije más sorprendida aún, mientras me miraba las puntas del cabello, había vuelto a ser blanco y el árbol había desaparecido, volvía a ser un arbusto y las manzanas del suelo ahora eran simple nieve.-Soy Tomoyo, una cazadora como tu, pero no soy de tan al norte, crecí cerca de las poblaciones sureñas de la zona norte y tengo ciertos conocimientos de domadora y cazadora, estoy por aquí buscando una señal, quizás algún mensaje, aún no lo se ni yo. Me gustaría preguntarle si por casualidad no existe alguna población cerca de aquí, llevo 5 días caminando en dirección al norte.-Dije algo más convencida de que ese hombre era buena persona, quizás solo lo decía por su apariencia, parecía un viejo cazador que no haría daño a nadie, aunque seguía desconfiando de esa ilusión.

     -Jo jo jo, pues claro que sí, más al norte, a unos 1.000 pasos hay una pequeña población con varias posadas y una gran taberna con el mejor vino de la zona. Si quieres te acompaño, voy en dirección hacia ahí, necesito conseguir alguna que otra cosa para la caza y beber nunca está de más.-Decía el viejo cazador con una larga carcajada al final, me recordaba en cierta medida a mi abuelo.

     La nieve ya no se hacía tan pesada y los pasos se sentían mejor cuando se estaba en compañía, seguimos caminando mientras nos contábamos historias, el viejo contaba que llevaba años viviendo en una pequeña casa en las montañas y que de pequeño había visitado las grandes cuevas y las intransitables montañas del frente norte, la parte que separa el continente con el océano en lo más norte de nuestros mapas, aún había algunas cosas que ni siquiera estaban escritas o descritas en los mapas del mundo. Si me llegara a perder probablemente nadie supiera nada de mí, debía mantener la compostura y pensar en todo momento lo más fríamente posible, eso no sería muy difícil por el norte.

     Contando historias alcanzamos una gran puerta y con ello una ciudad amurallada por estacas de madera, un muro que parecía débil, pero los arqueros y guardianes de las puertas parecían hombres robustos y resistentes, además de fuertes, era un lugar poco protegido y a la vez muy protegido, los hombres podrían defenderlo en caso de algún ataque y si no, podrían mantener una pequeña guerra hasta que los atacantes se muriesen por el frío o la falta de recursos, era un lugar estratégico el norte y más aún si se tenían hombres tan resistentes al frío. Una vez en la puerta nos abrieron con una sonrisa, no sabía si me miraban a mí o a Friljor pero seguí caminando y entré en la pequeña población tan bien protegida.

     Una vez dentro, el viento dejó de ser un problema y los típicos sonidos de civilización se empezaban a oír por toda la zona. Niños y niñas gritando, el martilleo continuo de los herreros, el olor a pan recién sacado del horno y los muchas conversaciones de los ciudadanos eran unos de los pocos detalles que relucían entre la zona. Alimentada por el olor del pan seguí caminando hasta alcanzar lo que parecía ser una panadería, vendían grandes trozos de pan recién cocinados, entré y lo primero que hice fue mirar los precios. 10 áureos era lo que me iba a gastar en ese apetitoso y calentito pan, lo tomé y pagué los 10 áureos al dependiente, un hombre bien entrado en años y que seguía haciendo su trabajo con una larga sonrisa, los hombres y la gente del norte aunque pareciese irónico eran quizás más cálidos con los desconocidos que la gente del sur.

     Salí y me senté en las escaleras de una posada, con un pan en mano y con la galleta empecé a comer lentamente de las dos, era delicioso, no me esperaba que el pan fuera tan delicioso, también es cierto que tenía hambre, pero eso era lo de menos ahora. Seguía disfrutando del delicioso y caluroso sabor del pan recién hecho. Crujiente por fuera y suave por dentro, era perfecto.

     -Hola, no parece usted de por aquí, ¿quiere escuchar alguna de mis canciones?-Preguntó un joven rubio de más o menos mi altura y con una pequeña flauta, asentí con la cabeza y empezó a sonar la música.

     El joven se movía a medida que las notas fluían y dejaban oírse con una armonía perfecta, no era mi música favorita pero era encantadora, literalmente me sentía encantada por los sonidos, hasta empezaba a sospechar que fuese un truco para raptarme y empecé a decirle que parase, seguidamente le ofrecí 5 áureos y volví con mi pan a seguir comiendo, tenía mucha hambre aún.

     Después de terminar de comer, entré a la posada que tenía detrás, "Calienta-leña" se llamaba, un nombre extraño pero eso ya no me sorprendía, vi cosas mucho más raras. Me acerqué a la encargada, una mujer de muchas arrugas y con una sonrisa constante, le pedí una habitación y con su voz entrecortada me la ofreció por 100 áureos, al final pagué ese precio y entré en una habitación de decoración cutre, unas paredes de color marrón y una cama de color rojo, no me gustaban nada, pero eso era lo de menos, lo importante era tener un sitio caliente donde dormir y una buena mesa donde comer y ahora disponía de ambas cosas. Ya había comido, así que me guardaría para la cena, pero mientras tanto, dejé todas mis cosas en la habitación y me puse a vigilar la pequeña población por la ventana, personas comunicándose, alguna ráfaga de viento de vez en cuando, algún pájaro sobrevolando el área, nada raro estaba pasando y sin embargo mis sueños me seguían diciendo lo contrario, todo estaba demasiado tranquilo, algo de eso no cuadraba en mis cálculos, tenía que haber algo más, algo escondido en lo más hondo de los sentimientos de la gente y pronto lo descubriría.

     Me quedé a cenar ese día y los próximos 10 días, para vigilar la ciudad y ver si algo raro estaba pasando, pero nada de nada, todo seguía tan tranquilo como siempre, conseguí hacer varios conocidos, como el chico de la flauta y la mujer de la posada, además de otros dos cazadores y tres pescadores, había salido productivo quedarse, pues con todos esos conocidos conseguí provisiones para casi 15 días y con todo eso y algo de agua salí de nuevo en busca de la acción o de la verdad, ya no sabía ni que demonios estaba buscando, pero algo estaba esperándome, más al norte o en otro lugar del mundo, pero estaba sumarísima que había algo o alguien esperándome.

     El tiempo volvía a ser lo que ya recordaba, frío y más frío, como siempre, quizás si seguía así consiguiese algo de resistencia al frío o simple hipotermia, quién sabe, el tiempo lo decidiría y mi metabolismo obviamente. Seguí caminando día a día casi 20.000 pasos y parándome de cueva en cueva, a veces entre la maleza si encontraba y otras directamente sobre la nieve, conseguí dormir algunos días, mientras que otros me tuve que mantener despierta y alerta, por desgracia, no encontré ninguna otra población y ya lo había sospechado anteriormente, cuando me habían avisado de que más al norte solo encontraría frío y monstruos, lo primero lo he encontrado, pero lo segundo aún lo busco, quizás con demasiada desesperación. Por el camino me dedicaba a dispararle a los árboles, para no olvidar que se disparar y a raíz de que no encontraba ningún pequeño animal en quién probarlo, me construí una pequeña muñeca de paja en la que usaba mi cuchillo y de vez en cuando la usaba como diana para dispararle, fui mejorando y seguiré mejorando a medida que siga practicando, la arquearía es una habilidad de práctica y no es un don, aunque tener buenos ojos y precisión son dos atributos bastante similares.

     Ya a 14 días de tiempo me quedé sin provisiones y por fin alcancé lo que nunca pensaba que llegaría a ver, el mar del norte, la pregunta es porque no vi nada raro por el camino, suelo pasar desapercibida, pero no tanto, aún sigo con la duda de si encontraré algo andando por la costa o cruzando las montañas que hay alrededor del mar, quizás hoy no y quizás mañana tampoco, pero pronto pasará algo y presiento que estoy en el lugar correcto, puede que no sea del todo seguro y puede que lo que encuentre sea mucho peor de lo que pensaba pero habré cumplido mi objetivo y no me arrepentiré en ningún momento. Seguiré patrullando la zona hasta encontrar algún mensaje o señal y de no ser así, seguiré buscando comida y bebida para sobrevivir, no me pienso rendir en ningún momento, no hasta encontrar eso que tanto busco, la curiosidad es muy grande en mí.

     -El tiempo pasa y ya llevo 30 días desde que salí de la primera población, todo comienza a cobrar sentido en mi cabeza, las tuercas empiezan a moverse y algo grande comienza, esperemos que esté en el lugar correcto y mi suerte no me abandone en ningún momento.-Me decía a mí misma con un tono de incertidumbre y cierta confianza, todo dependía de si era el lugar adecuado o no, pronto lo descubriría.
avatar
Tomoyo Mitsuko
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 94
Fecha de inscripción : 16/05/2015

Hoja de personaje
Nivel:
14/100  (14/100)
Experiencia:
5906/6400  (5906/6400)
Áureos Áureos: 111.709

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cabeza fría y corazón de fuego, largo viaje por el norte

Mensaje por Alex el Sáb Nov 07, 2015 12:23 pm

Consigues 2.206 puntos de experiencia y 3.309 áureos.
Hoja actualizada.

_________________

Nombre:
Alex Harken

Clan:
Clan Harken

Gremio:
Fire Blood

Profesion:
Mercenario

Npc's acompañantes:
Sam
Ele

Ficha
Datos
avatar
Alex
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 622
Fecha de inscripción : 17/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
45/100  (45/100)
Experiencia:
68946/70000  (68946/70000)
Áureos Áureos: 157.539

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.