Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» [Pasado] Como NO escapar de un calabozo [Talamaur]
Lun Mayo 22, 2017 10:01 pm por Mark.

» Delirios de Cazador [Starrk y Zhul'Urk][Pasado][Privado]
Mar Abr 04, 2017 7:28 pm por Starrk

» Cierre temporal
Mar Mar 21, 2017 12:30 am por Web Master

» Consulta Afiliación
Sáb Nov 12, 2016 3:30 pm por Alex

» ¡No os he olvidado...! pero por si acaso, ¿cómo te llamabas?
Lun Nov 07, 2016 4:48 pm por Alex

» Las fauces que rompieron las cadenas [Privado][Zor' Tahak y Kraknar]
Vie Nov 04, 2016 11:32 pm por Kraknar

» Construyendo el hogar (Pasado Alex, Isma y Starrk)
Jue Oct 27, 2016 4:50 am por Starrk

» Petición de objetos y materiales
Dom Oct 23, 2016 12:05 am por Alex

» Armería "El herrero tuerto"
Sáb Oct 22, 2016 11:58 pm por Alex




Fairy Tail Chronicles


Crear
foro

Capítulo 2: La guerra ha llegado

Página 1 de 6. 1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Web Master el Sáb Ene 16, 2016 12:35 pm

Reglas:
-Cualquiera puede unirse al evento siempre y cuando se hable con el administrador que lo lleva (Alex)
-Todo participante puede morir, aunque las posibilidades son muy escasas y si no se buscan demasiados problemas no pasará nada.
-Todo aquel que se ha inscrito para el evento ganará 2.250 áureos y 1.500 puntos de experiencia por el primer post antes de la moderación.
-Cada post otorga al usuario 800 puntos de experiencia y 1.200 áureos siempre y cuando tenga un mínimo de 100 palabras.
-Cualquier usuario puede retirarse del evento hablando con el administrador que lo lleva.
-El evento será global, por lo que afectará a todo el mundo.
-Este es el capítulo 2 del evento, sigue al capítulo 1 y lo finaliza.
-Una vez posteado, cada usuario verá congelado todo lo que tiene para que no obtenga nada durante el evento.
-El administrador posteará una vez cada 96 horas aproximadamente. Solo se puede hacer un post por moderación y si no se postea puede acarrear peligros. Un salto no es nada, pero dos o más podrían significar la descalificación del usuario o la muerte de su personaje.

Importante:
El administrador que lleva el evento participará con su cuenta principal, pero es un error seguirlo. Dicha cuenta y los que vayan con él no conseguirán nada especial y, posiblemente, se enfrentarán a peligros mayores que los del resto.

Capítulo 2: La guerra ha llegado
El mundo se estremece ante el paso de tantos ejércitos como pisan sus tierras. Todo guerrero de Dyscordia se prepara para el que, quizás, sea su último combate y los más poderosos han ideado sus estrategias y hacen partir a sus soldados. No hay un solo rincón del mundo que permanezca ausente a la guerra, pues todos han sido movilizados y reclamados para la lucha. En un movimiento desesperado, la mayoría de soberanos han pedido la participación de su pueblo, aunque ninguno se ha atrevido a obligarlos. Las raíces y las aguas ya han probado la sangre de los mortales y los demonios y ansían más de ese amargo néctar pues los vientos traen tristes canciones de muerte.

-En el Norte, los enanos de Khaznor han unido fuerzas al reino de Aldoran para iniciar la marcha hacia el centro flanqueados por Fire Blood y Gray Knight. Un ejército tan grande como jamás se ha visto en esa zona de Dyscordia.
-En el Sur se ha creado una amnistía para todos los criminales que se unan a las tropas del sultanato y luchen a su lado contra las infestas criaturas que amenazan con finalizar sus vidas. Mientras tanto, el principado de Zaral parece no haber movido ficha y la Hermandad del Cuervo tampoco se ha nombrado, aunque ha preparado a la mayoría de sus miembros para la guerra.
-En el Oeste se han unido tantos hombres y mujeres como han podido para crear un ejército que luche por la libertad y por su hogar. Magos, guerreros, campesinos... todos aquellos capaces de luchar quieren defender sus tierras y parten junto a Summa Sapientia apoyados por sus poderosos magos. Incluso Belinar ha decidido que es momento de combatir.
-En el Este las tensiones entre Filii Mortis y Shark Tooth se mantienen, aunque los segundos han decidido detener su guerra personal para enfrentarse a criaturas aun más terribles que los nigromantes y unen sus ejércitos a los de la República de Isulán y las islas de alrededor. Preparan todas las naves para partir hacia el continente. Los demonios no han llegado a sus costas, pero no esperarán a que lo hagan.

Oh de los incautos que lloran lágrimas de dolor y pérdida y pronto llorarán lágrimas de sangre.

Oh de los pobres que han perdido todo cuanto tenían y pronto perderán sus vidas.

Oh de los aspirantes a héroes que desean proteger el mundo y pronto no podrán protegerse ellos mismos.

Oh de las madres que alejan a sus hijos del mundo y pronto deberán enterrarlos.

Oh de los marginados que se abstienen de luchar y pronto sentirán el crudo combate en sus carnes.

Oh de aquellos que desean la luz y pronto se verán sumergidos en las tinieblas.

Oh del mundo, oh de todos los seres vivos, oh de la historia y oh de los vestigios que dejaron los dioses pues no hay esperanza, no hay supervivencia, no hay luz porque la guerra ha llegado.


Aviso:
No hay moderación todavía. Como el evento es global afecta a toda Dyscordia y cada uno debe hacer un post de su inicio independientemente del lugar en el que esté. Con las moderaciones veremos si la gente se acerca o se aleja. Todos podéis especificar lo que habéis hecho durante las dos semanas, pero lo único obligatorio es explicar dónde estáis ahora. La moderación se hará el próximo sábado 23.
avatar
Web Master
Admin

Mensajes : 302
Fecha de inscripción : 14/01/2014
Edad : 906

Hoja de personaje
Nivel:
100/100  (100/100)
Experiencia:
500000/500000  (500000/500000)
Áureos Áureos: 999.999.999

Ver perfil de usuario http://www.seedsofdyscordia.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Luthia Zul el Lun Ene 18, 2016 3:18 am

Tura y Luthia se encontraban a las afueras del gremio, practicando en un enfrentamiento amistoso, y hablando acerca de lo que iban a hacer en la actual guerra.
Luthia le lanzaba pequeños rayos de luz, los cuales Tura los esquivaba o reflejaba con su espada.

No era común ver a Tura con su espada desenvainada, pero Luthia le había hecho crecer un poco su valentía, aparte de que confiaba plenamente en que ella no lanzaría una daga de luz con afán de lastimar. Y aunque alguno u otro haz luminoso lo llegase a dañar, no sería nada serio y la maga blanca podría curarlo al instante.

Tura ya había comenzado a jadear y sudar, por lo que hizo una señal con sus manos de que pararan por el momento. Luthia entendió, y se detuvo.
Ella se acercó y se sentó a lado de él.

-Haz progresado- Le dijo –Hemos entrenado bastante estas últimas dos semanas-

Pero Tura sólo rio un poco, mientras recuperaba su aliento. –Todo gracias a t-ti- Se limpió el sudor de la cara –Eres la única razón por la que he accedido a entrenar tanto-

-Eso y la guerra que se avecina. ¿No es cierto?- Le preguntó ella, mientras miraba al suelo –¿Tienes miedo?-

-Mucho… P-pero tengo que ser fuerte por ti y mi padre. L-los tres iremos, y haremos lo que podamos para proteger lo nuestro-

-Mírate. Hablando como todo un guerrero. Y pensar que hace algunos meses te tropezabas con tus propias palabras.-

Tura suspiró. -¿Qué hay de ti? Tú nunca muestras miedo…-

-No significa que no lo tenga. Pero es mi trabajo como médico estar al frente y curar a los heridos. Tengo miedo de no ser lo suficientemente rápida para salvar a quien lo necesite-

-No te preocupes… Estoy seguro lo harás bien-

Se tomaron de las manos y miraron al cielo. Esta iba a ser la única paz que ambos podrían disfrutar antes de comenzar a marchar y enfrentarse a los demonios.
avatar
Luthia Zul
Summa Sapientia [Adepto]
Summa Sapientia [Adepto]

Mensajes : 55
Fecha de inscripción : 14/09/2015

Hoja de personaje
Nivel:
27/100  (27/100)
Experiencia:
25447/26000  (25447/26000)
Áureos Áureos: 52.357

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Astinus Wallace el Miér Ene 20, 2016 9:26 pm

El tiempo pasaba muy rápido o demasiado lento. Astinus no estaba seguro sobre ello y no sabía hacia qué lado decantarse. Por una parte sentía que cada segundo era una eternidad que podía aprovechar para mejorar en cualquier aspecto. Por otra parte, sentía que pasaba demasiado rápido y que se acercaba el momento de la guerra. Era un hecho, algo irremediable, pero él estaba en la sede del gremio, no dirigiéndose a la lucha. Quizás debiera unirse, quizás debiera apoyar a sus compañeros y hacer algo más que permanecer oculto. Antes no habría pensado algo así, simplemente se habría alegrado de estar lejos del fragor de la batalla. Pero ahora era muy diferente, ahora quería ser útil y se sentía con fuerzas para luchar. Aunque muriera en el intento.

Y se lo debía a sus nuevos amigos, le habían ayudado a cambiar para bien. Y, hablando de ellos, iba a buscarlos cuando se topó con una escena... curiosa. Tura y Luthia estaban en un momento íntimo y él no se dio cuenta a tiempo. Estaba tan concentrado en sus cosas que no percibió lo que era una situación típica en una pareja.

-Chicos, qué os... ¡oh, lo siento, ya me voy!- Dijo interrumpiéndose a sí mismo.

Se dio la vuelta dispuesto a salir corriendo. No se había esperado interrumpir algo así. Él era demasiado... inocente. Podría haberlo deducido, tal vez, pero no lo había hecho y había creado una situación incómoda y tensa. ¿Cómo iba a mirarlos ahora a la cara después de haberles molestado de aquella forma? Maldita sea.
avatar
Astinus Wallace
Summa Sapientia [Adepto]
Summa Sapientia [Adepto]

Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 10/03/2015

Hoja de personaje
Nivel:
20/100  (20/100)
Experiencia:
12494/13500  (12494/13500)
Áureos Áureos: 21.991

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Lyon el Jue Ene 21, 2016 8:01 pm

[Hace dos Semanas]



Ya hace un par de meses que había sucedido dicho acontecimiento, la única familia que me quedaba en el mundo y la única cadena que me ataba a la Capital del Norte. Había tardado en superar la muerte de mi Madre, incluso si ahora era libre de hacer mi vida donde yo quisiera. Durante mucho tiempo la llore, y nunca hubo un día en el que no fuera a visitar su lápida al lúgubre cementerio. Estaba perdido, desde pequeño ella lo había sido todo para mí, y aunque acabé resolviendo que su sufrimiento y agonía habían acabado y de seguro se encontraba en un lugar mejor, no sabía como seguir con mi vida, ¿Qué debía hacer?

Cuando escuche de los Demonios que supuestamente invadirían Dyscordia, no lo creí. Muy pocos lo hicieron en el momento, pero una semana después todos los ejércitos del continente se movilizaban para prepararse. Alianzas entre Reyes y Gremios juraban proteger a las gentes inocentes y amasaban recursos para unir fuerzas como nunca antes se habían visto en Dyscordia. Al principio pensé en participar, claro, luego de la muerte de su madre un joven guerrero se unió a los ejércitos para luchar contra los demonios y volverse un héroe. Sin embargo eso no sería lo que pasaría, mi imaginación siempre tiende a ser optimista. Luego de pensarlo y pensarlo, me di cuenta de que si yo participara o no, la balanza no se inclinaría a favor de nadie, después de todo mi experiencia en combate era muy poca y mis habilidades físicas, aunque excepcionales, no se comparaban a los de un verdadero guerrero.

Me encontraba en una vieja y algo acabada taberna de Fergor, antes solía ser muy transitada, pero en los últimos meses fue decayendo y hace dos semanas que soy su único cliente. Este lugar es a donde normalmente vengo a pasar el día, pues al contrario de lo que alguien pensaría es un lugar realmente tranquilo, estar aquí me llena de paz y me ayuda a evaluar las cosas. El lugar se encontraba vació como de costumbres, las pocas personas que solían venir aquí ya habían sido movilizados para luchar contra los demonios. Durante un momento me pregunte que le habría sucedido a Graum, hace años no lo veía. Gray Knight no me había dado una muy buena impresión al principio, pero ese hombre era la excepción. Era alegre y su elegante bigote te invitaba a confiar en el.

Las horas pasaban y yo no hacía nada más que pensar. Durante un tiempo me castigué a mi mismo pensando sobre las últimas palabras de mi Madre, sin embargo jamás pude entenderlas, mi único deseo por ahora era el de cumplir su última voluntad, pero mi conocimiento estaba muy limitado. "Fierabras" Fue lo único que me susurro al oído antes de dar un último suspiro. Ya había hablado con todo tipo de gente al respecto, pero nadie en la Capital del Norte parecía saber qué significaba, había acabado por rendirme. Sin embargo, había escuchado que Summa Sapientia, un Gremio de Magos muy lejano a mi hogar, poseía una de las bibliotecas mas bastas del mundo entero. Fue después de decidir que no podría descansar hasta saber que significaba dicha palabra, que me aventuré hacia las tierras del Oeste en busca de los conocimientos de dicho Gremio.


[Actualidad]



El viaje me había tomado más de lo esperado, sin embargo no había tenido inconveniencias importantes durante el camino. Me vi sorprendido por la arquitectura de lugar, esperaba una especie de castillo, pero frente a mi se erguía un árbol de proporciones gigantescas. Mientras me acercaba al lugar podía ver algún que otro Mago en la lejanía, no les presté mucha atención pero parecían todos tener una tarea asignada, a la mayoría se los veía preocupados. Una vez cercano al edificio una gran puerta se abrió ante mi, no me gustaba llamar mucho la atención, pero midiendo casi dos metros me resultaba difícil.
Esperaba que esta vez la información no me resultara costosa, aunque estaba dispuesto a hacer lo necesario por ella. Durante un momento vino a mi mente aquella vez que un hombre de Gray Knight salvó mi vida, y a cambio me hizo patrullar un pueblo durante horas. Sin embargo debía centrarme en el presente, frente a mí se encontraba parada una mujer elfo de unos 25 años, medía alrededor de 1,60 y tenía una contextura delgada, a decir verdad era bastante atractiva. Sus ropas no eran muy ostentosas, así que pensé que sería alguien de bajo rango dentro del Gremio. Comencé a contarle acerca de mi cruzada personal luego de que me preguntara porque alguien como yo se encontraba en las puertas del Gremio de magos - He llegado hasta aquí con el objetivo de entrar a vuestra biblioteca, he oído que puede contener información que me ayudaría a entender las ultimas palabras de mi difunta Madre. "Fierabras" - Dije, y la expresión en su rostro parecía ser una de compasión. Sin embargo no estaba seguro de si a alguien ajeno al Gremio se le permitiría entrar en su cuartel, y antes de que ella pudiera responderme dije - Estoy dispuesto a hacer lo que sea. Por favor ayúdeme - Me dirigía a ella formalmente, no sabía ante quien me encontraba y siempre era mejor prevenir que lamentar.
avatar
Lyon
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 30
Fecha de inscripción : 05/05/2014
Edad : 16

Hoja de personaje
Nivel:
19/100  (19/100)
Experiencia:
10755/500000  (10755/500000)
Áureos Áureos: 24.794

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Starrk el Sáb Ene 23, 2016 12:17 am

Llegábamos al centro de Dyscordia, había sido un largo viaje, pero ya no quedaba mucho. La orden de ejecutores había contratado a multitud de hermandades de asesinos para acabar con los ejecutores que habíamos abandonado la orden. Ahora para los asesinos tenía un precio por mi cabeza, cosa que no me agradaba. Por suerte no estaba solo, Alice me había ayudado con uno de estos enemigos. No esperaba que fuera ella la que me ayudara a salvar la vida y tampoco quería reconocer que lo había hecho. Seguía pensando que se me podría haber ocurrido alguna forma de acabar con aquel tipo.

Quedaban pocas millas para llegar lugar principal donde se hallaba la lucha principal de los demonios contra los habitantes de Dyscordia. Desde donde estábamos podíamos comenzar a ver grandes columnas de humo probablemente de los pueblos arrasados por los demonios.

Quizás los ejecutores a los que buscaba se hallaban ayudando a rechazar a los demonios, aunque también podrían estar realizando otros quehaceres. Había llegado el momento de comenzar la búsqueda, desde nuestra posición veíamos un campamento. Tenía una muralla hecha de madera, en cada una de las esquinas había un puesto de vigilancia. Tenía aspecto de ser un regimiento de unos cien hombres, pero tal vez no fuese así ahora, pues esta guerra se había cobrado muchas vidas. Nos acercamos a la entrada y les dije a los centinelas. –Buenas, quisiéramos entrar y descansar. Llevamos mucho tiempo viajando. Nuestro caballo necesita descansar y alimentarse.- Los guardias se miraban el uno al otro y luego a mí, entonces Alice asomo la cabeza y dije en un tono infantil. –Hermanito, estoy cansada. ¿Podremos entrar a descansar?- Esto ultimo lo dijo casi con lagrimas en los ojos. Los centinelas al verla actuar de aquella manera nos dejaron pasar. Al parecer las habilidades de Alice para la persuasión eran mejores que las mías.

_________________

Ficha: Historia de un ejecutor
NPC acompañante: Alice
avatar
Starrk
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 179
Fecha de inscripción : 05/11/2014

Hoja de personaje
Nivel:
38/100  (38/100)
Experiencia:
48073/50000  (48073/50000)
Áureos Áureos: 62.165

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Talamaur el Sáb Ene 23, 2016 12:25 am

Dos largas semanas para llegar hasta la frontera, aunque habíamos sacado provecho de ello. Teníamos un nuevo compañero entre nuestras filas, un guerrero audron con el que había congeniado muy bien. Después de una incursión en unas tumbas que nos encontramos, pudimos sacar a este grandullón de su interior. Como muestra de agradecimiento, se unió a nosotros para acompañarnos en nuestro viaje. Era una suerte que confundiera las indicaciones que nos dieron, ya que si las hubiera interpretado bien, nunca hubiera llegado a encontrar a este magnífico luchador.

En el último pueblo en el que paramos, nos informaron erróneamente del paradero de nuestro hombre. Teniendo que ir por senderos con bandidos y animales salvajes, aunque gracias a ello encontramos a Oloth. Aun con aquella errónea información, dada con premeditación, escuchamos que un forastero había partido al pueblo fronterizo hace unos días. Decidimos pues dirigirnos al pueblo que estaba entre las dos fronteras, ya que era la única pista que teníamos. Ahí estaba supuestamente nuestro hombre y nos informaría de una vez por todas lo que ocurre. Lorian seguía acompañándome, pero su misión era estar conmigo hasta encontrar al informador. Era un buen amigo, aunque a veces se pasaba con la bebida. La aldea estaba casi desierta, estando solamente abiertas la posada y la herrería. Desde el caballo se podían ver algunos borrachos tirados en las mesas y como el tabernero intentaba echarlos. El martillo del herrero golpeaba con fuerza el yunque, estaba dándole forma a una espada con gran tesón. Pero no estaba allí para ver aquella escena, tenía que buscar a mi informador.

Nada más entrar al pueblo y sin preguntar a nadie, un niño se acercó y me dio un papel. Lo cogí y lo leí …“En 10 min detrás de la herrería, díselo al Jonás el herrero. Pd: Ven solo”. Seguramente ya nos había visto llegar o más bien los 2 metros y medio del audron, que se veía a bastante distancia.- Quedaos aquí, vengo en un momento – les dije a los demás. Después del tiempo acordado, bajé del caballo y me acerqué a la herrería. - ¿Jonás? – le pregunte al hombre que estaba martilleando. Levantó la mirada del yunque y asintió, acto después me hizo una señal y fui al callejón de atrás tras su herrería. Allí había alguien cubierto completamente con una toga, ocultando incluso su rostro en una impenetrable oscuridad. No dijo nada al verme, pero seguramente era hora de saber cuál era mi cometido.
avatar
Talamaur
H. del cuervo [Montaraz]
H. del cuervo [Montaraz]

Mensajes : 159
Fecha de inscripción : 04/03/2015

Hoja de personaje
Nivel:
33/100  (33/100)
Experiencia:
38138/38200  (38138/38200)
Áureos Áureos: 73.989

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Gautrek el Sáb Ene 23, 2016 12:53 am

-Locura o no locura, locura o no locura- decía, mientras descapullaba una flor. Me aburría después de dos semanas de viaje, pero ya casi habíamos llegado al centro de discordia. Baluc se había quedado en su poblado, pero nos dejó su carruaje con un oso para tirar de él. No era un transporte rápido, pero al menos no íbamos a pie. Las palabras de aquel hombre tan extraño aun retumbaban en mi cabeza, que querría decir con que el centro era la clave. Fuera lo que fuese, aquello era una aventura y seguro que algo sacaríamos de ello. Pam, Pim y Pum, decidieron acompañarme, aun diciéndoles que podía ser un camino peligroso. Era muy testarudos y accedí, con la condición de que si estaban en peligro no se hicieran los valientes.

- Ay, me has hecho daño Pim – dijo Pum tocándose el hombro

- Es para que no te duermas mientras cuento mi historia, te acuerda de Jana. Ufff, vaya curvas y…. siguió contándole a Pum.

Me alegraba ver a los tres hermanos en buen estado, ya que Pim me había dado un buen susto. Suerte que aquel curandero pudo encargase de él sin problemas, si no hubiera maldecido mi existencia por haberlo llevado a la muerte. Me había encariñado mucho con ellos y los consideraba como mis hermanos, pero sabía que en cualquier momento sus vidas se podían ser sesgadas. Alejé mi mente de ese pensamiento, ya que si ocurriera algo evitaría a toda costa que fuera con ellos. En ese momento la imagen de mi padrastro me vino a la mente, el encuentro con él había sido emotivo.

Nada más llegar me dio un fuerte abrazo, sin preguntar ni decirme nada. Baluc no le había contado nada de lo ocurrido y simplemente le había comentado que me llegaría a verlo. Después de una semana en su casa para que Pim se recuperara, partimos al centro de Discordía. Justo antes de partir, mi padrastro me dio una armónica que había hecho en mi ausencia. Yo no sabía tocar la armónica, pero me la dio con tanto cariño que no pude negarme. Y aquí estaba yo, quitando pétalos a las flores he intentado tocar la armónica de una manera que no sonara como una vaca pariendo. Nada podía saber, lo que nos encontraríamos en nuestro destino.
avatar
Gautrek
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 04/03/2015

Hoja de personaje
Nivel:
25/100  (25/100)
Experiencia:
21572/22000  (21572/22000)
Áureos Áureos: 28.357

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por FlyFenrir el Sáb Ene 23, 2016 12:59 am

Había pasado ya un tiempo desde que estuvimos en aquel pueblo. Desde que volvimos estuve entrenando, aunque no había conseguido avanzar mucho en mi habilidad con el arco. Aun no les había revelado mi “lado animal” a mis compañeros. No era algo que todo el mundo aceptase y a no ser que fuese realmente necesario no realizaría ninguna transformación. En aquel pueblo donde estuvimos pude conocer a un herrero que accedió a fabricarme un arma si le traía los materiales pertinentes. Tras reunirlos no tardó mucho en fabricar el arma. Un arco rojo, hecho con cuero tintado y madera de sauce diamante que crecía cerca. Hizo algunos adornos de manera que el arco pareciera mas fiero. La robustez del arco me permitía estirar ahora más la cuerda del arco para conseguir mayor potencia. Con los materiales que le sobraron hizo un carcaj a juego con el arco.

Ahora ya no me perdía tan fácilmente en el gremio de magos, por lo menos en los pasillos que solía frecuentar. Me hallaba en uno de los balcones del gremio más bajos, desde allí pude ver la escena que vivían Luthia, Astinus y Tura. Mis compañeros habían mejorado mucho más que yo, por lo menos Tura y Luthia. Al ver que Luthia y Tura se ponían “cariñosos” me quede mirando como Astinus se acercaba y les arruinaba el momento, me hizo gracia ver como luego salía corriendo al darse cuenta de su error.

Había unos 3 metros desde el balcón al suelo, así que me salte la valla de seguridad y caí sobre el césped sin sufrir daño alguno y tras incorporarme comencé a andar hacia Luthia y Tura. El momento ya se les había pasado gracias a Astinus, por lo que ya no debería molestarles, o eso esperaba. –Hola chicos y Luthia, os importa si os acompaño en el entrenamiento. Me gustaría volver a ponerme en forma y ¿qué mejor forma que entrenar con amigos?- Sonreí con un mechón caído en mi frente y quitándome la chaqueta para mayor movilidad, remangué las mangas de mi camisa y abrí uno de los botones del cuello de la camisa dejando ver parte de mi pecho. Solía llevarla por fuera del pantalón, a pesar de tener la chaqueta puesta, y con el último de los botones abierto también. Sin contar los dos botones abiertos había otros 4 botones abrochados.


Última edición por FlyFenrir el Sáb Ene 23, 2016 7:29 pm, editado 1 vez
avatar
FlyFenrir
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 80
Fecha de inscripción : 27/05/2014

Hoja de personaje
Nivel:
25/100  (25/100)
Experiencia:
20282/22000  (20282/22000)
Áureos Áureos: 34.772

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Abbadon el Sáb Ene 23, 2016 5:13 pm

Mi búsqueda me había llevado hasta el hogar de mi "padre". Aquel que me devolvió a la vida. Allí encontré algo que ahora me acompaña, algo que jamás había visto pero que parecía parte de mí. Se trataba de lo que, en vida, debió ser un animal grande como un oso o un huargo. pero ahora tan solo era un esqueleto.Estaba sentido en el suelo mirándome como si de una estatua se tratara, pero se acercó a mí en cuanto di un paso. No sentí miedo, ¿por qué iba a hacerlo? Y eso tampoco parecía temerme. Al contrario, había una conexión entre ambos que resultaba estimulante y curiosa. Lo acaricié y sentí la dureza y aspereza de su cuerpo igual que el mío. Según los nigromantes de mi grupo, se había usado un hechizo muy poderoso con él. Eso era bueno, ahora me pertenecía.

Le ordené que me acompañara y así lo hizo. Incluso ahora, días después, sigue a mi lado. Ya no necesito ir en el carro, pues puedo montar a esta criatura de ultratumba. Por si no fuera suficientemente bueno, hemos visto a varios demonios y nos encontramos tan cerca del centro que puedo oler el caos y la destrucción que rezuman esas bestias. Aunque llevamos días en un lugar fijo. Mis compañeros del gremio aseguran que es peligroso avanzar más y que deben planear cada movimiento antes de que hagamos nada o moriremos. Ja, estúpidos. Yo ya estoy muerto.
avatar
Abbadon
Filii Mortis [Acólito]
Filii Mortis [Acólito]

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 20/08/2015

Hoja de personaje
Nivel:
10/100  (10/100)
Experiencia:
3500/3600  (3500/3600)
Áureos Áureos: 6.250

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Alex el Sáb Ene 23, 2016 8:29 pm

El hogar no era tan cálido y cómodo como siempre lo fue. Ahora ni siquiera dentro de esas paredes había sensación de seguridad. Con todo lo que habían vivido, con todo aquello a lo que se habían enfrentado, con todo a lo que temían... y Alex jamás se había sentido tan impotente y aterrado. Quizás, solo quizás, cuando las llamas consumieron su hogar muchos años atrás y le robaron a sus padres. Pero, esta vez, algo más amenazaba con robarle todo lo que amaba. Se sintió desafortunado por tener que vivir esa época, pero a la vez tenía cierta ventaja. A diferencia de aquel momento en su pasado, ahora era capaz de luchar, de evitar que volviera a ocurrir. Estaba decidido, iba a partir y no iría solo. Como siempre, por mucho que se negara, lo iban a acompañar.

-Te prometo que volveremos y que todo irá bien. No voy a dejar que ningún demonio se acerque a casa- Aseguró con total confianza.

Realmente no tenía tan altas expectativas, pero se esforzaría cuanto pudiera por cumplir su palabra. Además, tal vez, podría conseguir méritos para que le devolvieran el título de nobles a la familia Harken. habían arreglado el carro y ahora viajaba menos gente con ellos. Aunque no se habían ido todos. Tsuki seguía ahí. Nyrbe, en cambio, se había marchado dejando a su hermana al cargo de Alex. Le hizo prometer que la cuidaría y así iba a hacerlo. Con su propia vida como si de Isma, Sam o Ele se tratara. Iniciaron la marcha hacia el centro, hacia la guerra que se avecinaba. Tarde o temprano se toparían con los ejércitos del Norte, pues una hueste de tropas tan grandes se movería mucho más lenta que ellos. Una vez allí podrían unirse a la lucha. Había esperanza, había una luz, había una infinidad de posibilidades no solo de sobrevivir, si no también de vencer. Todos los ejércitos de Dyscordia se enfrentarían a un enemigo en común en una batalla como jamás se había visto. Y ellos no podían faltar, no cuando había tanto en juego.

_________________

Nombre:
Alex Harken

Clan:
Clan Harken

Gremio:
Fire Blood

Profesion:
Mercenario

Npc's acompañantes:
Sam
Ele

Ficha
Datos
avatar
Alex
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 622
Fecha de inscripción : 17/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
45/100  (45/100)
Experiencia:
68946/70000  (68946/70000)
Áureos Áureos: 157.539

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Xyox el Dom Ene 24, 2016 9:16 pm

Dos semanas bastaron para que las heridas y el cansancio se desvanecieran. El clan de los iron bull había sido el refugio durante el ese tiempo. Se logró recuperar mientras Garrosh, rog y la esposa rog.
Garrosh estaba inquieto. La pelea contra ese demonio le dejo un presentimiento de que no iba a ser la última vez en ver alguien tan fuerte de esa clase. Su misión no la abandonaría y por ende era hora de marcharse a continuar su viaje. Hablo con rog y con su esposa y fue a donde el jefe.
-. Lamento decirlo pero ya es hora de partir, siento que lo que paso aquí podría pasar en otras tierras donde nuestros hermanos necesitaran ayuda. Espero que podamos encontrarnos y el pacto que sellamos se cumpla. Quiero que manden este mensaje al clan warsong.., ellos sin duda prestaran apoyo con sus defensas-.
El mensaje era menos que detallado solo decía estoy vivo. Y tenía el sello característico de los iron bull junto con los de warsong
“Gracias, pero no puedo dejar que se vayan solos, ya hable con los mejores del clan y quieren acompañarte para tu misión, es lo mínimo que puedo hacer después de los sacrificios que diste”
avatar
Xyox
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 46
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 26

Hoja de personaje
Nivel:
21/100  (21/100)
Experiencia:
14140/15000  (14140/15000)
Áureos Áureos: 24.161

Ver perfil de usuario http://www.twitch.tv/kuroxyox/

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Isma el Dom Ene 24, 2016 10:32 pm

Años atrás, nadie hubiese imaginado que todo acontecería de aquella forma. Los demonios avanzaban sin pausa y pronto estallaría una guerra tan grande que englobaría a todo el continente. Algunos lo veían como una oportunidad para conseguir la fama que tanto anhelaban, derrotando a un enemigo que pasó de ser una leyenda a una realidad, y la mayoría tan solo esperaban sobrevivir a la gran catástrofe que se avecinaba. Eran momentos difíciles para todos los habitantes de Dyscordia y no sería menos para los Harken y los que les acompañaban.

Y lo peor es que a Isma no podía parar de pensar en aquellos pequeños que quedarían huérfanos como el chico al que salvó de las garras de la muerte y con los cuales no podría hacer lo mismo. Ahora, aquel muchacho descansaba en el interior de la sede de Fire Blood donde le ofrecerían cobijo, alimento y una instrucción. Nada le haría olvidar la pérdida de sus padres y probablemente el trauma sería muy difícil de superar si no imposible. Pero el mercenario no podía hacerse cargo del crío por mucho que quisiese. Su día a día era un peligro constante y dejarlo con sus abuelos tampoco le ofrecía la seguridad que buscaba. Ni si quiera estaba de acuerdo en que ellos siguiesen residiendo allí. Pero era imposible que Walter Harken cambiase de parecer.

De modo que ambos hermanos decidieron unirse a la guerra contra los demonios en pos de salvar a todos aquellos a los que amaban. Jamás se lo perdonarían si esas criaturas infernales les arrebataban lo poco que les quedaba.

Continuarían viajando con el carro, ahora arreglado, aunque Cratos y Niké seguirían yendo con ellos. Isma, montado en su equino, se adelantó para comprobar que no había ningún peligro y volvió junto al grupo para continuar el viaje juntos.

_________________
avatar
Isma
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 251
Fecha de inscripción : 26/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
29/100  (29/100)
Experiencia:
28693/30000  (28693/30000)
Áureos Áureos: 79.614

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Rog'Muk Warsong el Dom Ene 24, 2016 10:55 pm

Después de todo, aquella no fue su última batalla. Muchos perecieron en ella, pero había gran cantidad de vidas que se habían salvado gracias a la valentía de todos los que blandieron sus armas contra la bestia. Y todo concluyó en un pacto de alianza de dos clanes orcos que se ayudarían mutuamente por preservar unos ideales de supervivencia y unión de su raza. Incluso varios de los miembros del clan Ironbull se unieron a su causa, siguiendo las órdenes de Garrosh. Algo que a Rog'Muk no le acababa de convencer. Habían perdido a muchos luchadores y si los más fuertes se iban con ellos, dejarían la aldea indefensa. Pero el mayor peligro ya había pasado, y si se quedaban de brazos cruzados, no podrían enfrentarlo antes de que llegara nuevamente.

-Tendríamos que tener presente que podemos encontrarnos con más criaturas como la que enfrentamos o incluso peores. Este camino puede no tener vuelta atrás. Pero al menos hay algo muy claro: lucharemos por los nuestros y ningún demonio amenazará a nuestra raza sin sufrir las consecuencias.- Comentó el orco de piel anaranjada, aclarando que el camino sería difícil.

Pronto partirían nuevamente, con provisiones para resistir por unos cuantos días y esperando encontrar más homogéneos a los que ayudar para que sobrevivieran al caos que se acontecía. Y no solo a estos, pues ofrecerían su ayuda a cualquiera que no los tachara como monstruos y que no apoyara las matanzas y la esclavitud contra los orcos.

-Despedíos de vuestras familias, estaréis fuera por mucho tiempo.-
avatar
Rog'Muk Warsong
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 18/06/2015

Hoja de personaje
Nivel:
18/100  (18/100)
Experiencia:
10441/10600  (10441/10600)
Áureos Áureos: 15.911

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Web Master el Dom Ene 24, 2016 11:00 pm

Luthia, Astinus y Fenrir:
Un momento precioso de intimidad entre Luthia y su compañero sentimental se ve interrumpido por la llegada de Astinus. Por si fuera poco, también hace una entrada vuestro compañero más reciente, Fenrir. Aunque parece no ser suficiente. Cuando el arquero pide una sesión de entrenamiento conjunta, alguien más se decide a interrumpir a todos y se acerca a vosotros.

-Buenos días, lamento incordiarles en su día libre pero me han pedido que los haga llamar. La señorita Earendil necesita hablar con ustedes- Os dice antes de marcharse.

La archimago supremo de Summa Sapientia lleva varios días encerrada en su despacho y apenas sale para dormir y comer. Al parecer hoy ha tenido una visita importante y, además, quiere que vosotros estéis presentes por algún motivo que desconocéis.
Lyon:
La mujer escucha atentamente todo lo que dices y parece reflexionar un poco. Acto seguido habla con un hombre que tiene cerca y, por lo que escuchas, lo ha mandado a buscar a un grupo de personas. Después se dirige a ti de nuevo.

-Me presento, me llamo Earendil y soy la Archimago Supremo del Gremio. Ahora mismo no tengo tiempo para atenderte a causa de asuntos bastante urgentes, por lo que me disculpo. Sin embargo te doy acceso a la biblioteca y pediré a alguien que te acompañe y te guíe. Espero que encuentres aquello que buscas- Te dice.

Vaya, has ido a topar nada más y nada menos que con la líder del gremio. Te ha permitido ir a la biblioteca por lo que puedes ir en cuanto quieras e incluso pide a alguien que te acompañe y te ayude. Junto a ti llega un hombre humano bastante alto pero de aspecto dócil. Te señala con la mano en dirección a la sala de los libros.
Starrk:
La vista de una muchacha en esas situaciones puede abrir los corazones más duros. Os permiten la entrada y, en el interior, podéis ver tiendas de tela improvisada, letrinas y poca cosa más. Lo justo y necesario para que los soldados puedan permanecer en el lugar un tiempo limitado. Por el aspecto de algunos hombres, no hace demasiado que han luchado y una enorme carpa está llena de gente quejumbrosa y herida. Aunque, al parecer, no hay ningún fallecido por ahora. Es, tal y como Starrk ha pensado, un regimiento de un centenar de soldados. Aunque son menos de ochenta descontando a los heridos. Estáis bastante cerca de la frontera central y no es el primer campamento que os topáis. Nadie se fija en vosotros a pesar de las apariencias y, si os fijáis, podréis ver un grupo de gente corriente en una de las tiendas.
Talamaur:
El hombre oculto se gira hacia ti mostrando un rostro desencajado pro las heridas. Sus ojos están blancos y su boca torcida en una mueca de lo que parecería dolor. Se quita la capucha y puedes ver una cabeza calva, agrietada y deformada por diversos golpes y cortes.

-Jonás es el herrero, pero no habla. ¿A qué has venido?- Te pregunta.

No sabes quién es, podría ser tu hombre o podría ser otra persona. Desconoces cualquier cosa sobre él y ni si quiera se ha presentado. Aunque, al menos, sabe que tienes un objetivo al venir aquí y, por lo tanto, puedes deducir que te conoce. No parece hostil y no hay nada cerca que pueda resultar peligroso.
Gautrek:
El camino por el que vais estuvo muy frecuentado en otro tiempo, sin embargo ahora está prácticamente vacío. Además de vosotros, nadie lo ha recorrido en un buen tiempo. Aunque no permanece así mucho más. Durante el viaje os topáis con una hueste de mercenarios. Una veintena de hombres. Al pasar por vuestro lado se detienen y uno de ellos se acerca a vosotros.

-Saludos, compañeros del camino. Somos los Osos Bravos y nos dirigimos hacia el centro para unirnos al Ejército del Norte. Supongo que vais a hacer lo mismo, pues en esta dirección solo se encuentran ellos y los demonios. ¿Querríais acompañarnos?- Os explica el mercenario.

Parece bastante amable y su ofrecimiento se percibe sincero. En momentos como este la gente se une mucho más, los que no descarrilan del todo, y ven a sus semejantes como hermanos más que como desconocidos. Es cierto que el camino es muy peligroso y avanzas sin saber nada. ¿Te unirás a ellos para no viajar solo?
Abbadon:
Tus compañeros no se equivocan, el viaje es peligroso y habéis encontrado a varios demonios. Si seguís así es posible que acabéis muertos. En tu caso, muerto del todo. Pero deciden planear sus movimientos y tras varios días de cálculos deciden desandar el camino que han hecho. Creen que es demasiado y que necesitan un ejército que los respalde. Avanzar con tan pocos hombres es una locura y deciden detenerse en algún poblado y enviar mensajes al gremio. Los refuerzos, de ser confirmados, tardarían días en llegar a vosotros, pero ninguno parece pensar lo contrario y comienzan a andar hacia atrás.
Alex e Isma:
Volvéis a recorrer una senda que no os trae demasiados buenos recuerdos. Además partís con tres personas menos pues Dark y Ashley se marcharon antes de que volvierais y ahora Nyrbe también se ha ido. Sin embargo os ha dejado a cargo de su hermana. Podríais toparos con nuevos peligros y, esta vez, os faltarían cuatro brazos para luchar. A pesar de ello no parece que os vaya a disuadir, pues tenéis una esperanza. El Ejército del Norte se encuentra en el centro luchando ya con los demonios y podríais uniros a ellos. Aunque no sabéis exactamente dónde se encuentran ni cuanto tardaréis en llegar hasta donde estén.
Rog’Muk y Garrosh:
Junto a vosotros parten diez de los mejores guerreros del clan. Es una compañía fuerte y os servirán lo mejor que puedan. Vuestro camino es largo y lleno de posibilidades. Por lo poco que habéis escuchado, varios gremios y naciones del Norte de Dyscordia se han unido y han enviado un gigantesco ejército hacia el centro de Dyscordia con el objetivo de enfrentarse a los demonios. Ese podría ser vuestro objetivo, luchar contra esas infestas criaturas. Pero también podríais buscar a más de vuestros hermanos. La elección es solo vuestra pero debéis decidiros rápido pues el tiempo apremia y no espera ni siquiera por vosotros.

usuarios y estadísticas:

Luthia:
Nivel: 24
Estadísticas: 4 puntos en magia blanca.
Astinus:
Nivel: 15
Estadísticas: 2 puntos en magia arcana y 1 punto en magia natural.
Fenrir:
Nivel: 19
Estadísticas: 2 puntos en físico y 1 uno en agilidad.
Lyon:
Nivel: 17
Estadísticas: 1 punto en físico y 1 punto en agilidad.
Starrk:
Nivel: 32
Estadísticas: 4 puntos en magia elemental, 1 punto en físico y 1 punto en agilidad.
Talamaur:
Nivel: 27
Estadísticas: 5 puntos en magia negra.
Gautrek:
Nivel: 18
Estadísticas: 3 puntos en físico.
Abbadon:
Nivel: 6
Estadísticas: 1 punto en magia negra.
Alex:
Nivel: 40
Estadísticas: 4 puntos en físico y 4 en agilidad.
Isma:
Nivel: 23
Estadísticas: 2 puntos en físico y 2 en agilidad.
Xyox:
Nivel: 17
Estadísticas: 1 punto en físico y 1 punto en agilidad.
Rog'Muk:
Nivel: 14
Estadísticas: 1 punto en físico y 1 unto en agilidad.
avatar
Web Master
Admin

Mensajes : 302
Fecha de inscripción : 14/01/2014
Edad : 906

Hoja de personaje
Nivel:
100/100  (100/100)
Experiencia:
500000/500000  (500000/500000)
Áureos Áureos: 999.999.999

Ver perfil de usuario http://www.seedsofdyscordia.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Luthia Zul el Mar Ene 26, 2016 8:26 pm

-¿Astinus?- Luthia se volteó para ver a su compañero retroceder del lugar de manera apenada. Confundida, regresó la mirada a Tura, viendo que él también sonreía. -Creo que lo hemos avergonzado un poco con nuestra tomadura de manos-

Pero antes de que Tura pudiese responderle, ambos notaron como Fenrir, cayó, aparentemente del cielo, para saludarlos y pedirles un combate amistoso.
Inmediatamente, como por arte de magia, Tura recuperó su aliento y se levantó del césped, emocionado.

-¡Eso m-me encantaría, Fenrir!-

A pesar de su aparente cobardía ante todo, Tura era conocido por apreciar entrenamientos amistosos entre compañeros del gremio y amistades.

Sin embargo, antes de que pudiesen continuar, fueron interrumpidos por un mago de alto rango. Diciéndoles que Earandil pedía verlos para que hablasen con ella.

Se escuchaba la decepción de Tura, pues bajo su arma triste, para después envainarla en un lugar seguro de sus ropas.
-S-supongo que será p-para la próxima, Fenrir…-

Luthia también se levantó del suelo y limpio un poco sus prendas. –Sera mejor no dejar esperar a Earendil. La pobre poco come, y quitarle tiempo seria grosero de nuestra parte. Me adelantare para ir a buscar a Astinus también-

Dicho así, la mujer se apartó del lugar y entró al gremio, buscando a su compañero para compartirle la noticia.

Luthia sospechaba que Earendil y Alan habían descifrado el diario que habían encontrado hace ya algunas semanas. Quizás incluso hasta encontraron una clave para poder tener una ventaja sobre los demonios.
avatar
Luthia Zul
Summa Sapientia [Adepto]
Summa Sapientia [Adepto]

Mensajes : 55
Fecha de inscripción : 14/09/2015

Hoja de personaje
Nivel:
27/100  (27/100)
Experiencia:
25447/26000  (25447/26000)
Áureos Áureos: 52.357

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Talamaur el Jue Ene 28, 2016 3:47 pm

Observé como el hombre se percataba de mi presencia, girando hacía mí mostrando su “agraciado” rostro. Me quedé un poco absorbido por aquellos ojos blancos, casi evitando que pudiera mirar a otro lugar. Su mandíbula desencajada hacía reflejar, que aquel hombre estaba sufriendo por tenerla así. Pero ya lo que me dejó más extrañado, fue cuando se quitó la capucha y dejo ver su calva agrietada por diversos golpes y cortes. Posiblemente fuera un no-muerto como Oloth, no creo que nadie pudiera vivir con aquello por su cuerpo, aunque no estaba seguro de ello. Pero no estaba allí para observar a aquel tipo y hacer cavilaciones de su procedencia o que maldiciones tenía. El hombre me dijo que el herrero no solía hablar y que para que estaba allí, haciéndome pensar que podría ser al que estaba buscando.

- Mi nombre es Talamaur, miembro de la Hermandad del cuervo y estoy buscando a alguien. Su nombre es Jond, Bames Jond. Si no lo conoces, no eres tú o no tienes información de su procedencia, esta conversación ha terminado – dije con un tono tranquilo

Ya había recorrido mucho camino para seguir perdiendo el tiempo, por lo que fui al grano. El tipo se veía que nos conocía de algo, si no, no me hubiera citado a reunirme con él detrás de la herrería. Eché un vistazo fugaz a mí alrededor, para comprobar si había alguien más aparte de aquel hombre. Quería estar seguro de que no estaba inmerso en alguna trampa o algo parecido, pero nada detonaba que fuera así. El tintineo de martillo seguía llenando el ambiente, mientras esperaba que aquel tipo me contestara. Era un lugar extraño para que un confidente diera su información, pero más raro fue cuando el elfo me la dio en mitad de la plaza a la luz del día.
avatar
Talamaur
H. del cuervo [Montaraz]
H. del cuervo [Montaraz]

Mensajes : 159
Fecha de inscripción : 04/03/2015

Hoja de personaje
Nivel:
33/100  (33/100)
Experiencia:
38138/38200  (38138/38200)
Áureos Áureos: 73.989

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Gautrek el Jue Ene 28, 2016 4:25 pm

El viento ahondaba a nuestro alrededor moviendo levemente las ramas de los árboles, con un silencio que no me gustaba demasiado. Los tres hermano se habían quedados dormidos y solo se escuchaba de vez en cuando algún ronquido de ellos, pero si les daba un puñetazo en el brazo se daban la vuelta y dejaban de roncar. Observé el camino, percatándome que aquel camino hacía tiempo que no lo transitaba nadie. Los matojos cubrían los surcos dejados por los carros que antes pasaban por allí y los caminos se podían seguir si te fijabas bien por dónde ir.

De repente, comencé a escuchar como si un regimiento estuviera cerca de nosotros. – Despertad, puede que tengamos problemas muchachos – les dije  a los hermanos en tono bajo, mientras les daba una patada a cada uno el costado. Poco a poco se desperezaron y cogieron sus armas, preparados para un posible ataque en aquellas tierras extrañas. Pero enseguida comprobamos  de dónde provenía aquel sonido de pasos, una veintena de hombres comenzaron a pasar a nuestro lado. Hombres fuertes con los que no querría pelearme, casi sin darme cuenta uno de ellos se acercó y me habló.

Según me decía era un grupo llamado los “Osos Bravos”, los cuales se dirigían al centro para unirse al Ejército del norte. Nos ofrecieron unirnos a ellos, sin cosas rara ni letra pequeña como los centinelas del ocaso esos, por lo que lo pensé seriamente. O los ayudábamos o nos enfrentábamos a los demonios solos, - ¿Qué decidís muchachos? – les dije a los tres. Ellos se miraron y sonrieron levemente, para luego mirarme de nuevo – Gautrek, comenzamos este viaje junto y no nos arrepentimos de nada. Si alguno de nosotros no regresa, al menos habremos disfrutado todo lo que hemos hecho – dijo Pam. Mis ojos se tornaron vidriosos, pero aguanté el tirón por la profundidad de aquellas palabras y creo que ya había tomado una decisión.

- Acepto vuestro ofrecimiento y vuestra cruzada, será nuestra cruzada. Mi nombre es Gautrek y aquí está, Pim, Pam y Pum. – Dije señalándolos.

Había comenzado el verdadero camino, el sendero por el que debía seguir y tenía que recorrer. Ayudaría a echar a esos indeseables de nuestro mundo y aunque el nombre de mi difunto hermano no llegara a traspasar fronteras, al menos encontraría algo de paz por como lo había manchado en el pasado. – Padre, Hermano, voy a enfrentarme a mi destino – dije pensando que si al menos podía cambiar algo para bien, aunque fuera lo más insignificante, toda su vida habrá merecido la pena
avatar
Gautrek
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 04/03/2015

Hoja de personaje
Nivel:
25/100  (25/100)
Experiencia:
21572/22000  (21572/22000)
Áureos Áureos: 28.357

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Lyon el Jue Ene 28, 2016 9:18 pm

"Earendil", no necesitó decir su rango para que supiese de quién se tratase. Aunque me la hubiese imaginado mucho más imponente, no había duda que la joven y dulce elfa frente a mi era la Archimago Supremo del gremio Summa Sapientia. ¿Quién no había escuchado hablar de ella? Ante mis ojos se encontraba la maga más poderosa de todo el continente, y aún así ella se comportó conmigo como si de su igual se tratase. La facilidad con la que me concedió el permiso para investigar en su biblioteca logró sorprenderme, sin embargo sus asuntos eran mucho más importantes y no sería capaz de prestarme su ayuda personal. Me deseó suerte y se marchó, no sin antes decirme que le encargaría a alguien la tarea de convertirse en mi guía.
No podía borrar la sonrisa de mi cara, acababa de dar un paso más en el camino de darle paz a mi difunta Madre. - Me voy acercando, sólo espera.- Dije, mirando el pacífico cielo a través de una ventana en un costado del edificio. En ese momento un hombre mayor se acercó a mi. Era bastante alto, casi tanto como yo. Sus cabellos eran blancos y ostentaba en su rostro una larga barba del mismo tono. Su cara estaba llena de arrugas que se habrían ido formando con el paso de los años, y sus ojos eran de un color azul extremadamente claro. Llevaba como vestimenta una especie de toga de color gris claro que le quedaba larga incluso a él, por lo que cuando se movía una parte de esta siempre iba siendo arrastrada por el suelo. Sin embargo, aunque cualquiera pensaría que su apariencia era la de alguien sabio e imponente, en ningún momento dirigió su mirada hacia ojos. Con el dedo índice de su mano derecha apuntó hacia una escalera. - Por allí se encuentra la biblioteca joven. - Dijo dirigiéndose a mi con un tono extremadamente respetuoso. - Esta bien, continuemos. - Fueron las palabras que salieron de mi boca antes de comenzar a caminar hacía la escalera que dirigía hacia la biblioteca.

Luego de un par de minutos, por fin habíamos llegado. Una gran puerta se abrió ante mi, para rebelar la gran colección de libros de Summa Sapientia. Aunque en lo personal no era un gran admirador de la literatura, la sola apariencia del lugar era una capaz de maravillar a cualquiera. Sin embargo era abrumador. Tantas estanterías y tantos libros, necesitaría años para leerlos todos. Sin embargo tenía conmigo un guía, alguien que seguramente estaría familiarizado con el lugar y sabría qué y donde buscar. - Me gustaría saber su nombre, por favor. El mío es Lyon, Lyon Ebonhearth. - Le dije al anciano, esbozando una sonrisa. Sus ojos se abrieron como platos al escuchar mi nombre. - Tú... Tú eres... ¿¡El hijo de Adrianne!? - Sus palabras... Durante un breve momento me quedé callado, hace mucho que alguien no pronunciaba su nombre. Comenzó otra vez a hablar. - Sabes, en su juventud tu Madre formó parte del Gremio. Era una niña muy interesante a decir verdad, además de que sus poderes mágicos eran exagerados para el poco entrenamiento que había tenido. Durante un tiempo yo fui su Maestro, sin embargo no tardó mucho en superarme. Le tenía un gran aprecio, a veces incluso la extraño. Era una jovencita muy alegre. ¿Cómo está ella? - No supe qué responder, obviamente las noticias de su muerte aún no le habían llegado. - Ella... Ahora esta en un lugar mejor. Una enfermedad la tuvo en cama por años, y hace un tiempo que dejó este mundo. - Dije, con un tono que demostraba mi pesadumbre. - Oh, lo siento. No era mi propósito incomodarte. De verdad me emocioné al saber que su descendencia se encontraba ante mis ojos. - Pronunció al mismo tiempo que pedía disculpas. - Entonces, estas aquí por eso. ¿No es así? - Preguntó, a lo que asentí con la cabeza y la mirada gacha. Levante la cabeza y lo mire a los ojos, mientras una pequeña lagrima caía de mi ojo derecho. - He venido para intentar darle paz. En todo este tiempo no he podido entender qué es a lo que se refería con sus ultimas palabras. Lo único que pudo decirme antes de su fallecimiento fue "Fierabras". Si conociste a mi Madre, ¿Tienes alguna idea de lo que significa? - Dije al viejo. - Oh, entonces no lo sabes... Si esa es tu pregunta, sí, se qué significan esas palabras. Sin embargo dudo que quieras saber sobre ellas. Cuando creces toda tu vida creyendo en algo, es mejor dejarlo así. - Dijo el hombre dirigiéndose a mi. No sabía a qué se refería, pero sin embargo continúe la conversación. No me daría por vencido tan fácilmente. - Es la voluntad de mi Madre que lo sepa, señor. Si es que le tenía aprecio, cuénteme lo que sepa. - Imploré al hombre ante mi. - Esta bien... Siéntate chico. - Dijo al mismo tiempo que señalaba una mesa y dos bancos, tomé uno para mí y me senté cómodamente, él emuló mis movimientos y se sentó frente a mí, del otro lado de la mesa de madera. - Si aún no lo sabes, seguramente haz crecido llamando "Padre" a otro hombre, o tal vez pensando que este ya había fallecido. Lo cierto es que; No estoy muy seguro de que te hayan contado sobre tu padre, pero en este instante él se encuentra vivo. Y sí, Fierabras es su nombre. Te preguntarás donde está, pero eso se escapa incluso de mis conocimientos. Y no conozco personalmente a nadie que pueda saberlo. - A decir verdad, me quedé sin palabras... Traté de procesar la información, pero no podía entender porque mi Madre me había mentido sobre mi Padre. ¿Tal vez para protegerme? ¿Para que no me sintiese abandonado? No lo sabía. No podía creerlo, ¿Acaso mi Padre se encontraría con vida allá afuera?

- "Por... ¿Por qué?" - Volví a preguntarme a mi mismo dentro de mi cabeza. Mi rostro reflejaba tristeza y ninguna otra emoción. Había crecido sin saber la verdad. - No te lo tomes a mal... Sabes, estoy seguro de que fue para protegerte. No supe nada de ella en años, pero si es la misma Adrianne que conocí, se que eras la luz de sus ojos. No dudo que te amó de manera incondicional todos estos años, aún incluso si la enfermedad castigaba su cuerpo día a día, ella jamás te hubiera negado nada. Es cierto que te mintió sobre el tema, pero te aseguro que fue con una buena razón. Además, mira la situación por el lado bueno. Tu Padre aún esta vivo, y estoy seguro de que tu Madre por fin tendrá paz el día que lo conozcas. Si te dijo su nombre, fue por algo. - Dijo el anciano, quien se encontraba ya sobre sus pies.
Tenía razón, no podía enojarme con mi Madre en momentos como estos. - Voy... Voy a encontrar a mi Padre. Te lo prometo - Dije en voz alta como si mi Madre pudiese escucharme, luego de agradecer al viejo. - Sabes... Aún no se tu nombre. - Dije, mientras trataba de esbozar una sonrisa. Fue entonces que respondió. - Cierto, joven. Mi nombre es Gandalf. - Fueron sus palabras, su tono había cambiado. Se mostraba más familiar conmigo. - Puedo asegurarte que en todos los tomos de esta biblioteca no hay nada referido al paradero de tu padre, dudo que siquiera la Archimago Supremo sepa algo al respecto. Deberíamos de informarle a la señorita Earendil que tus asuntos aquí han concluido. Fue ella quién me dió ordenes de guiarte, fue un gran golpe de suerte que nos hayamos encontrado. Es en verdad hermosa, ¿No es así? - Dijo Gandalf. Ante su última pregunta me sonroje un momento, era cierto que me había fijado en su atractivo, pero no era momento de hablar del tema. Solté una carcajada para luego responder. - Coincido con tu opinión, además es alguien realmente importante. Y pensar que en cuanto la vi no supe de quién se trataba. Sin embargo, dijo estar ocupada. ¿Sabes donde podría encontrarse? - Una sonrisa se dibujó en la cara de Gandalf. - A decir verdad hace días que no la veía. Últimamente no sale de su despacho a menos que necesite comer o dormir. Dirijámonos hacia allí. - Pronunció al mismo tiempo que se dirigía hacia la puerta, haciendo con su mano un gesto para que lo siguiera. Fue al salir de la gran biblioteca que comenzamos a caminar a través de los pasillos del gigantesco árbol que Summa Sapientia utilizaba como cuartel. Cada paso que Gandalf daba reflejaba una gran seguridad, parecía conocer el lugar como a la palma de su mano.


Última edición por Lyon el Sáb Ene 30, 2016 6:30 am, editado 1 vez
avatar
Lyon
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 30
Fecha de inscripción : 05/05/2014
Edad : 16

Hoja de personaje
Nivel:
19/100  (19/100)
Experiencia:
10755/500000  (10755/500000)
Áureos Áureos: 24.794

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por FlyFenrir el Sáb Ene 30, 2016 5:46 am

Tura se había vuelto algo más valiente, aunque seguía trabándose un poco cuando hablaba. Quizás realmente era tartamudo, pero creía que no era eso lo que le ocurría. Estaba ya preparado para comenzar el entrenamiento cuando un hombre con aspecto de importante se acerco para darnos el mensaje de que la archimaga Earendil quería vernos. Tura parecía estar decepcionado, quería entrenar conmigo realmente, así que para que no se sintiera desanimado le dije. –No te preocupes, podemos intentarlo otro día. Y quizá ese otro día este en mejor forma. Creo que ahora mismo con lo poco que me he fortalecido podrías vencerme sin problemas. Bueno, me alegra aplazar una paliza contra mí para más adelante jajajajaja.- No mentía, al no mantenerme en forma y no haber entrenado mucho había hecho que tanto mis habilidades como mi fuerza y demás se mantuvieran muy similares a semanas antes. Si de verdad quería fortaléceme tendría que ponerme en forma de nuevo, y cuanto antes me pusiera a ello mejor.

Luthia se levantó y dijo que iría a por Astinus, asi que Tura y yo nos adelantaríamos. –Vamos Tura, caminemos hacia el despacho de Earendil. Por el camino… cuéntame, ¿cómo te va con Luthia? Os he visto y parecéis llevaros mejor que bien, ¿eh?- Esa última palabra la dije mientras le guiñaba un ojo a modo de complicidad.
avatar
FlyFenrir
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 80
Fecha de inscripción : 27/05/2014

Hoja de personaje
Nivel:
25/100  (25/100)
Experiencia:
20282/22000  (20282/22000)
Áureos Áureos: 34.772

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Abbadon el Sáb Ene 30, 2016 11:19 am

Idiotas, estúpidos e inútiles engendros y despojos de la vida. Esos malditos y asquerosos desperfectos humanos están a punto de fastidiar la mejor oportunidad que he tenido de ver arder el mundo y no puedo permitirlo. ¿Pero qué voy a hacer? Tratar de enfrentarme a ellos o huir es imposible, son mucho más poderosos que yo y me alcanzarían si me marcharan. No puedo irme el gremio tan sencillo y me convertiría en un traidor para ellos, un blanco más. ¿Y si me hiciera el muerto? Sí, suena terriblemente estúpido, pero jamás me han visto sin mis vestimentas y, después de todo ya estoy muerto. No tendré que fingir mucho.

Me quito las prendas de vestir, las escondo entre unos matojos y me dejo caer al suelo de la forma más inhumana posible. Espero que mi carne pútrida, mi piel a tiras y mis huesos visiblemente amarillentos me ayuden a perfeccionar mi mentira. Mi cuerpo permanece inmóvil. No respiro, por lo que mis pulmones no hacen movimiento alguno. Tampoco funcionan mis órganos, por lo que ningún ruido sale de mi. No necesito parpadear y no siento incomodidad. Es perfecto. En cuanto pasen cerca de mi solo verán un cadáver a medio descomponer y me ignoraran. Si encuentran mis ropas podría surgir algún problema, pero no tiene por que ser así.
avatar
Abbadon
Filii Mortis [Acólito]
Filii Mortis [Acólito]

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 20/08/2015

Hoja de personaje
Nivel:
10/100  (10/100)
Experiencia:
3500/3600  (3500/3600)
Áureos Áureos: 6.250

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Astinus Wallace el Sáb Ene 30, 2016 6:11 pm

Astinus se detuvo y se quedó pensando. Iba a empeorar mucho la situación si se marchaba de aquella manera. Ahora, Tura y Luthia, podrían pensar que habían hecho algo malo o que lo habían ofendido de alguna forma. Aquello era imperdonable, no podía permitirlo. Se giró para volver junto a sus compañeros cuando se topó con un alto cargo del gremio. Este le advirtió que debía ir al despacho de Earendil ya que la líder lo esperaba a él y al resto. ¿Qué querría? Wallace sentía curiosidad por esa llamada, pero no se atrevió a preguntar el motivo. A lo lejos pudo ver a Luthia y se acercó a ella.

-Lamento haberme marchado de esa manera, no quería que os sintierais mal. Es solo que os he interrumpido y no quería ser una molestia... Pero ahora tenemos asuntos importantes que atender, ¿no es así?- Dijo.

Acto seguido tomó la iniciativa y empezó a andar hacia el despacho de la Archimago Suprema. Rara vez había actuado pro su propia cuenta y desde que estaba junto a ellos había aprendido a ser más directo y más independiente. Se podría decir que le estaban ayudando a madurar y a crecer emocionalmente. Y no solo eso, también habían conseguido que fuera más valiente o, visto desde otra perspectiva, que no fuera tan cobarde. Pero no todo giraba entorno a él, los habían llamado y debían acudir. Quizás les encomendaran otra misión o les pidieran su apoyo en alguna cuestión. ¿O un castigo? No, no habían hecho nada malo para merecer una reprimenda.
avatar
Astinus Wallace
Summa Sapientia [Adepto]
Summa Sapientia [Adepto]

Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 10/03/2015

Hoja de personaje
Nivel:
20/100  (20/100)
Experiencia:
12494/13500  (12494/13500)
Áureos Áureos: 21.991

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Starrk el Sáb Ene 30, 2016 6:46 pm

Tras entrar dejamos el caballo en el establo donde había algunos corceles, probablemente del jefe del campamento y alguno de sus segundos. Comenzamos a caminar por el campamento observando la situación en la que se encontraba. Al parecer los soldados del campamento habían estado peleando no hacía mucho. Había una carpa enorme donde bastante gente se hallaba vendada, siendo tratada o quejándose de dolor. Nadie nos miraba, supuse que estarían acostumbrados a ver a gente entrar. Las tiendas tenían aspecto de haber sido montadas rápidamente, los materiales empleados eran algo rudimentarios. Mientras caminábamos pude ver que, en una tienda que se hallaba abierta, había un grupo de personas. Por su aspecto parecían ser aldeanos de algún poblado que hubiera o hubiera habido cerca. Quizás alguna de aquellas personas supiera algo de los ejecutores que estaba buscando. Al tener los retratos que cogí del cuerpo de aquel asesino sería más fácil que aquellos aldeanos reconocieran a los ejecutores que buscaba.

Me acerqué a la tienda seguido de Alice y tras acercarme dije. –Buenas, estaba buscando a alguien. Tenía la esperanza de que estando tan cerca del centro no le hubiera pasado ninguna desgracia. Si pudieran ayudarme les estaría muy agradecido.- Si accedían a ayudarme les mostraría las imágenes con la escusa de que son compañeros de mi grupo.

_________________

Ficha: Historia de un ejecutor
NPC acompañante: Alice
avatar
Starrk
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 179
Fecha de inscripción : 05/11/2014

Hoja de personaje
Nivel:
38/100  (38/100)
Experiencia:
48073/50000  (48073/50000)
Áureos Áureos: 62.165

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Xyox el Sáb Ene 30, 2016 7:12 pm

Qué dirección tomaríamos, era clara el centro de todo el mundo. Se rumoreaba que ejércitos de todas las razas se reunían para la batalla. Pero la misión de ayudar y unir a los clanes estaba presente. La idea era ir al centro acabar con el enemigo y dejar en alto a la raza orca para que se uniera y así volver a la alianza de antaño.
-. El camino es largo pero juntos podremos lograrlo!!! Hasta el ocaso marcharemos.- dijo garrosh. Mientras comenzaba la marcha. A su lado estaba Rog y Kashira.
-. Sé que los últimos días fueron duros y espero que estén recuperados pero el estar simplemente sin hacer nada mientras el resto del mundo se mueve no es nuestro estilo, espero que comprendan. Sé que la batalla que tuvimos fue complicada y no los volveré a poner en una situación asi…- dijo garrosh lamentándose por lo débil que fue en ese momento cuando el verdadero enemigo aparecio
avatar
Xyox
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 46
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 26

Hoja de personaje
Nivel:
21/100  (21/100)
Experiencia:
14140/15000  (14140/15000)
Áureos Áureos: 24.161

Ver perfil de usuario http://www.twitch.tv/kuroxyox/

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Rog'Muk Warsong el Sáb Ene 30, 2016 9:05 pm

-No te culpes a ti mismo Garrosh. Ninguno estábamos preparados para enfrentarnos a un enemigo como aquel. Pero como hemos hecho siempre, cargamos con valor hasta el final. Así hemos sobrevivido hasta ahora, y así debemos hacerlo mientras nos quede aliento para seguir en pie.- Rog'Muk los miró a todos, como si fuese la mano derecha del futuro líder de los Warsong y esbozó una sonrisa. -Estoy seguro de que todos son conscientes del peligro al que nos enfrentamos. Se han unido a nuestra causa sabiendo que su vida está en juego. Sé que te sientes responsable de que puedan volver a su hogar, pero debes tratarlos como merecen... como guerreros. Porque están con nosotros para luchar. La muerte siempre nos acompaña y no siempre podremos evitarla. Así que no cargues con todo, pues siempre habrá alguien que te ayude a soportar el peso que llevas, hermano.- Ultimó el orco de piel anaranjada, esperando aliviar a su compañero.

La gran batalla aún quedaba lejos, mas la espera no se haría tan larga. De un momento a otro, blandirían su acero para combatir contra el enemigo de todo ser vivo junto a gran cantidad de aliados. Siempre y cuando estos no fuesen en contra de su raza. Muchos no regresarían y los pocos que así lo hiciesen, no se sentirían capaces de celebrar una victoria, pues sus amigos y hermanos yacerían muertos en el campo de batalla. Sin embargo, no era cuestión de ambición o de alguna disputa pasajera. Era una necesidad para proteger a los suyos y a sí mismos. No había elección. El combate era inevitable.

-No permitiremos que ningún demonio nos arrebate todo lo que ha conseguido nuestra raza a lo largo de los años. Espero que comprendáis que esto que hacéis hoy, marcará un mañana. Vosotros ya sois héroes y si perecéis en el fragor de la batalla, lo habréis hecho con honor. Las generaciones futuras contarán nuestra historia y todos vosotros seréis los protagonistas. Así que sentíos orgullosos de vuestras acciones, ya que dejarán una huella para el recuerdo.- Ultimó Kashira, dando paso a que todos se fueran para despedirse y hacer los últimos preparativos.
avatar
Rog'Muk Warsong
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 18/06/2015

Hoja de personaje
Nivel:
18/100  (18/100)
Experiencia:
10441/10600  (10441/10600)
Áureos Áureos: 15.911

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Alex el Sáb Ene 30, 2016 9:49 pm

Muchas cosas pasaban por la cabeza de Alex, pensamientos que nublaban su conciencia y le hacían olvidarse del mundo a su alrededor. No quería partir, no quería enfrentarse a unas bestias capaces de tales atrocidades. Quería ser un niño abrazado a su madre, sin miedo, sin necesidad de luchar, sin... sin tanta muerte en su camino. Pero no era así, se había convertido en un hombre y ahora abrazaba una espada. Pero albergaba una ligera esperanza. Aunque tampoco quería llevar con él a todos los que lo acompañaban, mas no podría evitarlo. Dejarlos atrás sería más peligroso aunque tampoco era seguro que fueran con él.

Unirse a la batalla, a una guerra a gran escala era un plan de locos. Pero él debía luchar por defender a los suyos y a cuantos pudiera. Aunque no era ningún héroe ni un gran guerrero. Solo alguien más que manejaba un arma. ¿Cómo iba a marcar él la diferencia? ¿Cómo iba a decantar la balanza a favor del... bien? No era más que un hombre. Aunque era un hombre con mucho por lo que luchar y vivir. Demasiado por lo que no morir y demasiado a lo que proteger. Sí, no era momento de pensar en lo que podía perder o en lo que no era. Estaba seguro de algo, lucharía con todas sus fuerzas y hasta el último suspiro independientemente de lo fuerte que fuera pues mucho dependía de él.

La marcha era tranquila pues no habían encontrado nada en su camino y todo parecía bien. El gran ejército del Norte habría limpiado todo y centraría la atención de cualquier peligro por lo que, deducía, estarían a salvo en todo momento. Al menos hasta llegar al lugar de las refriegas. Una vez en el campo de batalla... todo sería muy diferente. Pero aun quedaba un buen camino hasta allí.

_________________

Nombre:
Alex Harken

Clan:
Clan Harken

Gremio:
Fire Blood

Profesion:
Mercenario

Npc's acompañantes:
Sam
Ele

Ficha
Datos
avatar
Alex
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 622
Fecha de inscripción : 17/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
45/100  (45/100)
Experiencia:
68946/70000  (68946/70000)
Áureos Áureos: 157.539

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 6. 1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.