Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» [Pasado] Como NO escapar de un calabozo [Talamaur]
Lun Mayo 22, 2017 10:01 pm por Mark.

» Delirios de Cazador [Starrk y Zhul'Urk][Pasado][Privado]
Mar Abr 04, 2017 7:28 pm por Starrk

» Cierre temporal
Mar Mar 21, 2017 12:30 am por Web Master

» Consulta Afiliación
Sáb Nov 12, 2016 3:30 pm por Alex

» ¡No os he olvidado...! pero por si acaso, ¿cómo te llamabas?
Lun Nov 07, 2016 4:48 pm por Alex

» Las fauces que rompieron las cadenas [Privado][Zor' Tahak y Kraknar]
Vie Nov 04, 2016 11:32 pm por Kraknar

» Construyendo el hogar (Pasado Alex, Isma y Starrk)
Jue Oct 27, 2016 4:50 am por Starrk

» Petición de objetos y materiales
Dom Oct 23, 2016 12:05 am por Alex

» Armería "El herrero tuerto"
Sáb Oct 22, 2016 11:58 pm por Alex




Fairy Tail Chronicles


Crear
foro

Capítulo 2: La guerra ha llegado

Página 5 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Alex el Jue Mar 31, 2016 9:45 pm

La tensión y los nervios llenaban los pulmones y el corazón de Alex. Cada latido era un golpe más al tambor de la guerra. Un paso hacia el desenlace para bien o para mal. Aunque el destino todavía le guardaba algunas sorpresas. Frente a él, y frente a todo el ejército del norte, se presentó una de esas terribles criaturas. Un demonio de aspecto tan poderoso que hizo temblar su alma y su valor. ¿Iban a enfrentarse a algo así? No estaba preparado, no era suficientemente fuerte. pero la bestia habló despejando la bruma y nubes de terror. Era un aliado, o eso aseguraba. No había necesidad de duda, todo el mundo podía redimirse. Incluso un demonio, ¿no? Alex era totalmente partidario de la redención, pero esa era demasiado extrema.

Al parecer ese nuevo aliado era el líder de los ya famosos Centinelas del Ocaso. Prometió, incluso, que se entregaría para ser juzgado cuando terminara la guerra. Todo eran ventajas. En cuanto se lanzó al combate, algunos de sus soldados, pro no decir más de la mitad, se transformaron también en demonios. ¿Habían sido demonios siempre? ¿Eran más criaturas buscando redención o había algo más ahí que él no llegaba a ver? No conseguía encajar las piezas ni adivinar por qué los apoyaban contra seres de su misma raza. Pero toda ayuda sería necesaria en aquellos momentos y no tenía tiempo para divagar cuando el grueso de ambas fueras se preparaba para chocar.

Los capitanes del Gran Ejército del Norte dieron la orden. Este era el final. O el principio del fin, al menos. Todos los soldados, sin excepción alguna, se lanzaron de cabeza a la que podría ser una muerte segura. Pero todos con el corazón henchido de valor por todo lo que estaba en juego. El destino de sus seres amados, de su tierra, de sus hogares y del mundo entero.

_________________

Nombre:
Alex Harken

Clan:
Clan Harken

Gremio:
Fire Blood

Profesion:
Mercenario

Npc's acompañantes:
Sam
Ele

Ficha
Datos
avatar
Alex
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 622
Fecha de inscripción : 17/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
45/100  (45/100)
Experiencia:
68946/70000  (68946/70000)
Áureos Áureos: 157.539

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Isma el Sáb Abr 02, 2016 5:45 pm

<< Ya es la hora... >> Pensó Isma, avanzando junto a su hermano y a los demás guerreros. Seguía teniendo aquel pavor que aumentaba con cada paso. Pero se esforzaba por controlarlo y que no le superase. Debía ser fuerte si quería ser útil en aquella batalla y más aún si esperaba proteger a los suyos. << Hay demasiados. >> Ciertamente, el enemigo era numeroso, aunque también había cantidad de aliados que apoyarían a que la balanza torciese a su favor. Y más aún cuando una de aquellas criaturas se presentó ante ellos como el líder de una organización que se dedicaba a luchar contra los demonios, comandada por uno de ellos. Era extraño y sospechoso, pero no sonaba imposible. Y si era cierto, sería una ayuda valiosa.

Unas cuantas palabras para subir la moral del grupo por parte de los líderes, daría comienzo a la contienda. Todos gritaron eufóricos para sacar la fuerza que necesitaban. Y así mismo lo hizo Isma, blandiendo su espada y portando el escudo al frente, para detener cualquier ataque imprevisto. Poco tardaron en cruzarse con el enemigo. Algunos eran más débiles de lo que esperaban y otros aún más poderosos de lo que habrían imaginado. De todos los tamaños y gran variedad de formas. Pero todos ellos de aspecto aterrador.

El primer enfrentamiento del menor de los harken fue contra uno de los pequeños. De tamaño similar al de un humano promedio, aunque provisto de enormes fauces y garras tan afiladas como la hoja de su arma. Su cuerpo era delgado, de piel grisácea y con la columna vertebral absurdamente remarcada. Sus brazos y sus piernas eran largos, al igual que sus pies y sus manos. Su rostro era humanoide, aunque no tenía ojos y desde su frente hasta la nuca, tenía una hilera de pequeños pinchos.

Este emitió un sonido agudo pero amenazante y rápidamente se abalanzó contra el mercenario. Isma bloqueó su ofensiva con el escudo y aprovechó para golpearle con este y hacerle retroceder. << Es rápido. >> Se preparó para un nuevo ataque, pero esta vez no se defendió. Aprovechó el impulso del demonio para que él mismo acabara ensartado en su espada. << Pero no puede ver. >> Sería una guerra difícil, pero había esperanza para Dyscordia.

_________________
avatar
Isma
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 251
Fecha de inscripción : 26/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
29/100  (29/100)
Experiencia:
28693/30000  (28693/30000)
Áureos Áureos: 79.614

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Web Master el Dom Abr 03, 2016 12:10 am

Starrk, Gautrek, Alex e Isma:
La gran batalla, el combate final y decisivo que marcará el final de una era y el inicio de una nueva. Para bien o para mal, todo se decide en un choque de fuerzas. Todo un mundo en juego se ha estado decidiendo durante meses en una guerra que parecía decantarse a favor de aquellos que solo buscan destrucción. Pero la alianza de aquellos que luchan por la vida y la aparición de nuevos guerreros han igualado las tornas. Los héroes se han forjado durante mucho tiempo y muestran de lo que están hechos. Por toda Dyscordia los demonios están siendo combatidos. Pero es aquí, en los campos y bosques del Norte, donde la batalla más importante se lleva a cabo. La grieta de la barrera que crearon los dioses es mayor en este lugar. En el Oeste se alza una magia antigua y poderosa que se percibe por todo el continente. Incluso aquellos que no son afines a ese poder pueden notar la sensación de intranquilidad que hormiguea por el cuerpo.

La infantería choca y caen miembros de ambos bandos por doquier. Los proyectiles vuelan de un lado a otro y la caballería, alada y de tierra, se abalanza dispuesta a acabar con los enemigos. En un primer vistazo se perciben más bajas pro parte del Gran Ejército del Norte, aunque poco a poco van tomando terreno y cambiado las cifras a su favor. Los demonios caen lentamente pero en mayor cantidad. Los dragones convocados por Thorodan y los grifos de gray Knight causan estragos entre las tropas aladas y el ejército terrestre de los demonios. Aunque las criaturas son terriblemente poderosas, la mayoría no es superior a un humano corriente. Salvo pro garras, cuernos y otros peligrosos apéndices. El campo de batalla se empapa de lágrimas, sangre, sudor pero también de esperanza.
Talamaur y Kazimierz:
Un rugido sesga el aire y destroza vuestros oídos por un momento. La bestia se ve superada y produce sonidos tan potentes que hacen vibrar vuestros cuerpos. Aunque la estrategia ha funcionado. Al menos en parte. El virote se incrusta en su pata, pero al instante corta el aire con su garra y una onda se dirige directa al tirador. la sangre se puede oler en el aire y un brazo cae al suelo con la mano todavía firme en la empuñadura de una ballesta. Una enorme espada choca contra otra garra y, aunque no consigue tocar el pecho, parte el brazo de la criatura dejándolo momentáneamente incapaz. Los nuevos atacantes flanquean al demonio y lo atacan desde tantos puntos que no puede defenderse a causa de una distracción. Un clon de Talamaur, creado con su magia negra, hace que se concentre en atacar algo inexistente y pierda unos segundos tan valiosos que prácticamente le cuestan la vida. Finalmente cae de rodillas herida de muerte, aunque con fuerza suficientes para respirar y hablar.

-¡Estúpidos mortales! ¡No sois nada, no habéis vencido! ¡Yo caigo aquí, pero mi raza os exterminará como los despojos que sois!- Grita con fuerza.

Empieza a respirar pesadamente mientras la sangre brota por todo su cuerpo. Le falta una extremidad y tiene muchas heridas abiertas. Incluso la del pecho se ha vuelto a abrir por los bruscos movimientos y la fuerza utilizada. Antes de caer aplasta la cabeza de un nigromante que acompañaba a Kazimierz. Está tirado en el suelo, agonizando y sin poder levantarse. La vida lo está abandonando y se puede ver en sus ojos que se apagan lentamente.

usuarios y estadísticas:

Luthia:
Nivel: 24
Estadísticas: 4 puntos en magia blanca.
Astinus:
Nivel: 15
Estadísticas: 2 puntos en magia arcana y 1 punto en magia natural.
Fenrir:
Nivel: 19
Estadísticas: 2 puntos en físico y 1 uno en agilidad.
Lyon:
Nivel: 17
Estadísticas: 1 punto en físico y 1 punto en agilidad.
Starrk:
Nivel: 32
Estadísticas: 4 puntos en magia elemental, 1 punto en físico y 1 punto en agilidad.
Talamaur:
Nivel: 27
Estadísticas: 5 puntos en magia negra.
Gautrek:
Nivel: 18
Estadísticas: 3 puntos en físico.
Abbadon:
Nivel: 6
Estadísticas: 1 punto en magia negra.
Alex:
Nivel: 40
Estadísticas: 4 puntos en físico y 4 en agilidad.
Isma:
Nivel: 23
Estadísticas: 2 puntos en físico y 2 en agilidad.
Xyox:
Nivel: 17
Estadísticas: 1 punto en físico y 1 punto en agilidad.
Rog'Muk:
Nivel: 14
Estadísticas: 1 punto en físico y 1 unto en agilidad.
Kazimierz:
Nivel: 6
Estadísticas: 1 punto en magia negra.
Jesaix:
Nivel: 8
Estadísticas: 1 punto en magia negra.

Off:
Tras esta solo habrá una moderación más. El final del evento se avecina y espero que lo hayáis disfrutado. Dad todo lo que tengáis en lo que queda pues, aunque el final está cerca, ¡nadie está a salvo!
avatar
Web Master
Admin

Mensajes : 302
Fecha de inscripción : 14/01/2014
Edad : 906

Hoja de personaje
Nivel:
100/100  (100/100)
Experiencia:
500000/500000  (500000/500000)
Áureos Áureos: 999.999.999

Ver perfil de usuario http://www.seedsofdyscordia.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por JesaiX el Dom Abr 03, 2016 7:09 pm

Ya estábamos todos en formación y equipados con nuestro nuevo armamento. Thea se encontraba a mi lado y unas cuantas filas adelante podía ver a Farek. Todo se encontraba en completo silencio, cientos de soldados preparados para la batalla y ni uno hablaba. Empezamos a subir a los carros que nos llevarían a la batalla. En cada carro había doce soldados más las provisiones. En el carro al que fui adjudicado solo conocía a Thea; los demás eran soldados y guerreros que solo conocía de vista.

Solo llevábamos media hora de camino, aunque con el silencio incomodo que nos acompañaba desde que salimos pareció más. Una parte de mi quería hablar y conocer a estos valientes que me acompañarían durante el resto de mi vida, o la suya. Pero la mayor parte de mi tenia tanto miedo de lo que pensaba que se avecinaba que no era capa de hablar. Desde que había hablado con Thea me encontraba algo cabizbajo pero a su lado lo intentaba disimular para que no se preocupara más.
-¿Nerviosos?- nos hablo uno de los guerreros que se encontraba frente nuestra.
-Asustados más bien.- le contesto Thea
El hombre, más bien un enano, portaba un martillo acorde con su corpulento físico. Nos dijo que se llamaba Sarem y que llevaba siguiendo a la hermandad desde hace mucho tiempo. ''Tengo en mis espaldas años de experiencia en guerras'' nos dijo ''Este martillo ha visto más que muchos de estos tipos''. Su voz era grave y contundente, y me inspiró un gran respeto. Durante el camino nos narró una de sus batallitas y como él, junto a dos compañeros, asaltaron un castillo en una tarde, algo fantasiosa la verdad, pero impresionante. Al finalizar su aventura casualmente se detuvo la marcha.


off:
Lo se, llevo mil años sin aparecer, mil perdones. He querido acabar así debido a que como mi ausencia se ha prolongado no se exactamente los acontecimientos ocurridos, así que decida usted el final del camino. Perdón y gracias
avatar
JesaiX
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 27/07/2015

Hoja de personaje
Nivel:
13/100  (13/100)
Experiencia:
5400/5600  (5400/5600)
Áureos Áureos: 13.300

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Starrk el Mar Abr 05, 2016 9:23 pm

Las peleas comenzaron y hubo los primeros caídos, ambos bando perdíamos unidades. Me atacaron un par de demonios, estos portaban unas lanzas y se movían con bastante agilidad. Me atacaban casi al unísono estaban bien compenetrados y no perdían un segundo en atacar cuando el otro paraba. Sin embargo sus patrones eran cada vez más claros y costaba menos verlos. Tras estudiar los movimientos de mis enemigos mientras los esquivaba comprendí lo que debía hacer. Mi contraataque fue sencillo y rápido. Cuando uno de ellos se lanzó para continuar el ataque del otro agarré su lanza y generando una estaca en mi mano le atravesé desde la barbilla hasta el cráneo con esta. El otro se lanzó rápidamente de vuelta al ataque pero le lance el cuerpo de su compañero haciendo que ambos cayeran al suelo, luego cogí la lanza del primero y le atravesé el pecho dejándolo muerto y clavado en el suelo.

Observé mi alrededor en busca de otro enemigo y lo encontré. Este era más grande y parecía estar acorazado. Se enfrentaba a un grupo de soldados, pero estos eran incapaces de provocarle algún daño. Me fije en lo que hacían y lo comprendí. –¡Lo hacéis mal, tenéis que darle entre la coraza. La piel parece más blanda allí!- Los soldados asintieron, pero el demonio pareció darse cuenta de lo que trataban y comenzó a golpearlos con sus brazos y su cola. Habría que sorprenderlo pero para ello tendríamos que evitar que pudiera ver. –Eso es.- Me acerqué a uno de los soldados y le dije lo que haría. Este se lo fue diciendo a los demás y una vez todos sabían lo que pasaría actué. Canalicé mi energía y generé una bola de fuego de medio metro, el demonio era demasiado lento, por lo que esta impacto en su cara como había planeado. Los soldados no perdieron tiempo y comenzaron a atacarle entre las hendiduras de su coraza, dejando clavadas lanzas y demás armas. La bestia pareció enfurecerse, pues comenzó a cargar contra mí. Aprovechando que se acercaba generé un saliente bajo mis pies desde el que me impulsé para caer a espaldas de la criatura, enganchado a las lanzas que tenía clavadas. El demonio cesó su carga mientras comenzaba a agitarse para hacerme caer. Concentré mi magia haciendo que las lanzas comenzaran a congelarse desde mis manos hacia la punta, poco a poco las puntas de las lanzas quedaron cubiertas de hielo  que fue alargándose y atravesando los órganos del demonio matándolo en el proceso. Los soldados me dieron las gracias y continuaron la lucha, sin ellos me hubiera sido difícil acabar con aquella bestia pero con el esfuerzo de todos pudimos acabar sin muchas complicaciones.

Algunos demonios, con aspecto similar a los dos primeros que maté, me atacaron. Sus patrones de ataque no diferían mucho de los dos primeros así que poco a poco fueron cayendo uno a uno. La guerra parecía empezar a inclinarse poco a poco hacia nosotros. De pronto me percaté de que había una especie de barcos en el cielo que atacaban a nuestros enemigos, al igual que dragones y grifos que también apoyaban nuestra causa. No sabía que había llevado a aquellas criaturas a la guerra pero era relajante saber que estaban de nuestro lado. Aquel artefacto volador era ingenioso a la par que útil, podrían atravesarse largas distancias que a caballo quizás costasen días o incluso sortear montañas con facilidad.

Mientras sesgaba la vida del último demonio que me atacó una sobra pasó volando sobre mí y cayó a una decena de metros a mi espalda. Dejé caer el cuerpo de mi victima mientras me giraba para ver qué había caído. Lo primero que vi mientras se disipaba el polvo fue el contorno de un grifo en el suelo el cual respiraba con dificultad, una sobra más grande que el demonio acorazado se alzó sobre el grifo y con un pisotón en la cabeza acabo con la vida del animal. Cuando el polvo se disipó pude ver la autentica y horrorosa forma de aquel ser.



Un cuerpo negro, gris y rojo. En su torso parecía tener la cabeza de dragón. Sobre su cabeza tenía 4 cuernos, algunos parecían habérsele partido durante alguna pelea. Sus dientes eran colmillos y sus ojos de color rojo. Tenía cuatro alas pero estas parecían hechas con membranas de piel como las de los murciélagos, aunque estaban un poco agujereadas parecía que aun podría volar. El ser miró a su alrededor, vio lo que había hecho con sus congéneres y dijo. –Tú, maldito ser inferior. Acabaré contigo igual que os aplastaremos en esta guerra. Soy mucho más fuerte que todos los que te has enfrentado hasta ahora. No tienes ninguna oportunidad contra mi sucio humano.- Su voz era como de ultratumba y sonaba llena de ira. Realmente parecía ser un demonio con un poder muy superior al que tenía el acorazado, necesitaría ayuda aunque los soldados que me ayudaron con el acorazado no serian suficiente. Era necesario alguien con más poder. El demonio lanzó una bola de fuego contra mí, esta tenía un diámetro de dos metros. Tuve que correr cuanto pude para evitarla, la pelea seria larga y necesitaría ayuda que esperaba recibir. Unos soldados se lanzaron contra el demonio, pero este se deshizo de ellos con suma facilidad. Sus garras chorreaban sangre de los soldados que había matado. En su rostro pude ver algo parecido a una sonrisa la cual resultaba espeluznante por su aspecto. Tenía la guardia alta pues debía estar atento a sus ataques y los posibles ataques de otros demonios.

_________________

Ficha: Historia de un ejecutor
NPC acompañante: Alice
avatar
Starrk
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 179
Fecha de inscripción : 05/11/2014

Hoja de personaje
Nivel:
38/100  (38/100)
Experiencia:
48073/50000  (48073/50000)
Áureos Áureos: 62.165

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Alex el Sáb Abr 09, 2016 2:20 pm

Sangre era todo lo que Alex podía ver por un momento. Aunque despreciara esa faceta suya y le doliera, en el combate se sentía como en casa y una sensación de placer y seguridad se apoderaba de él cuando se deshacía de sus enemigos con su espada. Sin embargo, esta vez, los enemigos eran monstruos, no habría remordimientos ni arrepentimientos tras su muerte.Solo un enemigo menos contra el que luchar cada vez que su arma hendía la carne de los rivales. Los ejércitos luchaban y el caos de la guerra se hacía presente. Salvo que, ahora, se podía diferenciar claramente a enemigos de aliados. Incluso los centinelas del ocaso llevaban los emblemas de su orden aun transformados en demonios.

Era curioso que los demonios a los que Alex estaba matando fueran tan débiles en comparación a aquella bestia que casi acaba con ellos. Estos no debían ser más fuertes que una persona normal. Aunque todo dependía del caso pues, en la distancia, podía ver bestias de gran tamaño, criaturas aladas y otras pesadillas cobrando vida. Casi sentía la necesidad de agradecer no enfrentarse a demonios tan poderosos. Pero agradecería en otro momento pues, ahora, no se lo iban a permitir. No en mitad de un combate en el que ambas facciones se jugaban todo luchando con todo lo que tenían.

-¡Cuidado!- Gritó alguien.

Una pared de roca se elevó frente al mercenario protegiéndolo fe un fogonazo. Una protección obrada por Ele. En cuanto el improvisado escudo desapareció, una sombra emergió frente a ellos. O, mejor dicho, a un lateral. Aquella llama debió ser un ataque en área pues no miraba hacia su posición. Un demonio bastante grande y de aspecto aun más terrorífico que el resto se batía contra unos soldados que no ejercieron resistencia alguna antes de ser destrozados por completo. Después se lanzó a por el hombre que Alex había visto en el campamento. Aquel que salía de la tienda del capitán. Alex corrió hacia él. Aquella bestia iba a causar muchos estragos si no la detenían. El hombre parecía preparado y estaba en guardia, pero le mercenario se interpuso entre el demonio y el hombre a varios metros de este último.

-¡Isma!- Llamó a su hermano.

_________________

Nombre:
Alex Harken

Clan:
Clan Harken

Gremio:
Fire Blood

Profesion:
Mercenario

Npc's acompañantes:
Sam
Ele

Ficha
Datos
avatar
Alex
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 622
Fecha de inscripción : 17/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
45/100  (45/100)
Experiencia:
68946/70000  (68946/70000)
Áureos Áureos: 157.539

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Talamaur el Mar Abr 12, 2016 1:08 am


El ataque ya estaba en curso, por lo que cada segundo era vital para conseguir lo que había planeado. La bestia mientras comenzamos a movernos, emitió un atronador rugido ensordeciéndonos al momento. Esperaba que lo planeado siguiera su curso, aún sin poder comunicarnos entre nosotros. Observé como el virote de Lorian salía disparado hacía la pierna de la bestia mientras lo agarraba con un cadáver partido que estaba cerca de él. Pero lo que ocurrió a continuación no lo esperaba. Al impactar el virote contra el pie de la bestia, esta, hizo un rápido con sus garras lanzando una onda cortante. Instantes después observé como Lorian caía al suelo por el dolor producido por la pérdida del brazo que portaba la ballesta. Solo podía ver como sufría por la pérdida del miembro ya que todavía no podía escuchar nada y en ese momento la rabia comenzó a apoderarse de mí, queriendo acabar con aquella criatura a toda costa. Y estaba por el buen camino, ya que Oloth apareció por su flanco lanzándole una estocada con la espada. Al principio creía que había fallado, pero observé a los pocos segundos como uno de los brazos de la bestia caía al suelo haciendo que brotara una gran cantidad de sangre. La sonrisa que se formó en mi rostro no podía ser más satisfactoria, pero de repente algo me hizo pensar que podía estar en peligro.

Observé a un hombre que se colocaba para realizar un conjuro o atacar a distancia, mientras realizaba mi conjuro de clonación y hacía que la bestia lo atacara sin éxito. Al retroceder pude comprobar que estaban usando magia, pero… no contra mí, sino contra la bestia. -¿Quiénes serán estos hombres encapuchados que me estaban ayudando? – pensé con cierta duda. Pero mi pregunta quedó contestada al ver que conocía a uno de ellos. Era un miembro de vigor mortis, un tal Kazimierz y aunque no compartía del todo sus ideales, me alegraba ver que me estaba ayudando contra la bestia. Al ver que me miraba le sonreí, pero al instante centré la mirada en el demonio. Poco a poco empecé a escuchar algo y en ese mismo instante el demonio habló. Comenzó a despotricar sobre los humanos y que su raza se alzaría sobre nosotros, típico de alguien que está en las últimas. Su respiración era pesada, mientras se podía observar como la sangre le cubría gran parte de su cuerpo. Las heridas de otros combates se habían abierto, por lo que comenzó a tambalearse mientras lanzaba los últimos gruñidos de agonía. En un último esfuerzo agarró a uno de los encapuchados que acompañaban a Kazimierz y la aplastó, esbozando una macabra sonrisa con su último aliento. Los ojos comenzaron a perder su brillo mientras que su respiración se paraba al instante, pudiendo determinar que la bestia había muerto.

Pero no me detuve con la muerte del demonio, ya que rápidamente entre Oloth y yo hicimos un fuego rápidamente. En él calentamos una de mis dagas durante un rato, mientras taponaba la herida sangrante de Lorian. – Aguanta amigo, seguro que sales de está – le dije, mientras observaba que la palidez de su rostro me decía lo contrario. – Vamos Oloth ahora – le grite y en ese momento Oloth le colocó la daga incandescente en la herida sangrante. Al momento la herida se cauterizó, reduciendo su sangrado drásticamente y provocando que Lorian gritase agónicamente hasta que se desmayó por el dolor. No sabía si al hacer esto le había salvado la vida o había acelerado su muerte, pero no sabía que más hacer. Lo que si sabía era que me llevaría la cabeza de la bestia y que se la entregaría al hombre de la herrería. Si algún demonio quisiese pasar por allí, vería la cabeza de esta bestia y se pensaría dos veces invadir el mundo humano. – Oloth, córtale la cabeza y guárdala en un saco. Luego lleva a Lorian al pueblo del que vinimos e intenta que lo curen- dije intentando aclarar mis ideas. Todavía estaba algo confuso con todo lo que había vivido, pero las palabras de aquel demonio me dieron a entender que estaban invadiendo nuestro mundo y eso era algo que no iba a permitir. En ese momento mire a Kazimierz y le salude asintiendo con la cabeza. A continuación me monté en Jin – Oloth, cuando hagas lo que te he pedido, vuelve conmigo. Seguiré el sendero que va al centro de dyscordía. ¿Y tú Kazimierz, que vas a hacer? Si vienes conmigo hay un caballo para ti, si no, nos encontraremos cuando nuestros caminos vuelvan a coincidir.- Esperé unos instantes a que Kazimierz decidiera u a continuación partí al centro de discordia. La tierra retumbaba de dolor y nosotros éramos su cura
.
avatar
Talamaur
H. del cuervo [Montaraz]
H. del cuervo [Montaraz]

Mensajes : 159
Fecha de inscripción : 04/03/2015

Hoja de personaje
Nivel:
33/100  (33/100)
Experiencia:
38138/38200  (38138/38200)
Áureos Áureos: 73.989

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Gautrek el Mar Abr 12, 2016 1:54 am

-AAAAARGGGG- grite, mientras giraba sobre mí mismo y segaba la cabeza de una de aquellas bestias. La sangre corría por mi hacha y mi armadura, mientras veía como caían soldados de ambos bandos. Los tres hermanos avanzaban a mi lado, protegiéndonos mutuamente de los ataques de los demonios. Aquello era un caos, los gritos de las bestias se juntaban con el tronar de los tambores que aumentaban el ritmo para ayudarnos en el fragor de la batalla. En ese momento un demonio algo más alto que yo, se abalanzó sobre mí tirándome al suelo. Observe como su macabra sonrisa indicaba que ya me tenía en sus manos, pero la espada de Pim le atravesó el gaznate, haciendo que aquella sonrisa se tornara en una mueca de horror antes de morir. – Vamos Gautrek, todavía queda mucha batalla – me dijo, ayudándome a levantarme. Pero en ese momento una flecha se clavó en su espalda tirándolo al suelo. – Pam llévatelo de aquí, así no puede continuar. Llévalo encima de grezzley – grite para que pudiera escucharme. - ¿Estás seguro? – dijo Pam dudando. – Si, no te preocupes. Pum está aquí y los demás osos bravos, estaré bien – dije, mientras Pam cogía a su hermano y lo sacaba del campo de batalla.

Las unidades aladas hicieron su aparición, dragones y grifos atacaron las líneas enemigas mermándolas. El grito de guerra de los capitanes hizo que nuestra moral aumentara aún más, por lo que cargamos con fuerza contra el enemigo. Mirando a alrededor se podían ver cuerpos mutilados de ambos bandos y como algunos de ellos aún con vida, agonizaban lentamente hasta apagarse. Era una imagen que no deseaba que viera nadie, pero ya vista, esperaba que no se me borrara para recordar siempre aquel día. La sangré seguía resbalando por mi rostro y por suerte para mí no era mía, si no de mis enemigos. El campo de batalla se tornó casi a cámara lenta, acabando con uno demonio tras otro mientras veía como compañeros de batalla caían cerca de mí. Llegando el momento en que no tenía consciencia de donde me encontraba y del tiempo que estaba pasando. Tras unos instantes y jadeando por el cansancio, observé que a mi alrededor había algunos cuerpos de demonios y que en mi cuerpo había algunos arañazos. Las heridas eran superficiales y escocían, pero el fervor de la batalla era mi ambrosía permitiéndome seguir sin problemas. Pero al girar la cabeza, el corazón me dio un vuelco.

En el suelo a pocos metros de mí, se encontraba Pum mirando hacia el cielo. Me acerqué corriendo y le sujeté la cabeza con cuidado, - Has luchado como un verdadero héroe – le dije aguantándome las lágrimas con todas mis fuerzas. – Cof, cof, no digas tonterías, tu sí que eres un héroe. Pero algún día quiero ser como tú, en cuanto me cure entrenare para no tener rival, cof, cof. – dijo con la voz algo apagada. Miré el cuerpo de Pum o lo que quedaba de él, ya que su parte inferior no estaba. En ese momento le indiqué al goblin que no se acercara, ya no había nada que hacer. – Claro que si amigo… pero ahora descansa o no podrás recuperarte – dije con la voz entrecortada. – Oh si, la verdad es que tengo mucho sueño y no sé por qué, he dormido a pierna suelta esta noche… pero te haré caso, una pequeña siesta y seguro que me pongo bien, seguro… seguro… - terminó diciendo mientras cerraba los ojos y su cuerpo poco a poco dejaba de dar señales de vida. La rabia comenzó a apoderarse de mí y dejando el cuerpo de Pum en el suelo busqué con la mirada al demonio que le había hecho esto. No tarde en encontrarlo, ya que era una bestia enorme y delante de él había un hombre preparado para atacarle, mientras observaba que otra armadura se acercaba corriendo y se colocaba delante del primero. Sin vacilar caminé hacía la posición de los dos hombres, ensangrentado por todos lados con la sangre Pum. Al acercarme a ellos les hable con un tono tenso y algunos dirían que aterrador – Acabemos con esa bestia - les dije mientras el goblin se colocaba a mi lado. Hoy ese demonio tenía que morir.
avatar
Gautrek
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 04/03/2015

Hoja de personaje
Nivel:
25/100  (25/100)
Experiencia:
21572/22000  (21572/22000)
Áureos Áureos: 28.357

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Isma el Mar Abr 12, 2016 11:52 pm

Si ya era difícil que el mercenario se sorprendiera dada la situación, no pudo evitar abrir sus ojos de par en par al ver un ejército de grifos y otro de dragones. Las cosas se estaban poniendo serias y aquella ayuda sería descomunal. Los reptiles alados acaban con los demonios por decenas, aunque algunos caían frente a enemigos de mayor calibre y los híbridos de águila y león tampoco se quedaban atrás, demostrando su fuerza hercúlea, desgarrando a sus oponentes y arrancando y rompiendo sus cráneos con su pico. << ¿Asistirá Thorodan al combate? Nunca le hemos visto luchar... Debe ser un espectáculo y seguro que podría eliminar a todo el séquito de demonios él solo. >> Pensaba Isma, contemplando la masacre que poco a poco se agravaba cada vez más.

Todos estaban dando el cien por cien e Isma no iba a ser menos. Cargando con todas aquellas bestias que se cruzaban en su camino, asestaba cortes por doquier, sesgando sus vidas cual parca con su guadaña. El hecho de asesinas resultaba ciertamente cínico cuando había dejado de sentenciar a muerte a otras personas con alguna excepción. Pero ninguno de aquellos cadáveres azotaría contra sus remordimientos, pues no eran más que seres de pura maldad que tan solo anhelaban destrucción. Aquel día, muchos llorarían la pérdida de incontables hombres y mujeres que se sacrificaron por garantizar un futuro a los demás. Y perdonar a los intrusos de las grietas, sería un insulto hacia tantos héroes que ni si quiera serían recordados.

Pero no todo iba a ser tan sencillo. Uno de aquellos monstruos imponentes se hizo presente. De un tamaño similar al que casi acaba con ellos una vez, y este provisto de alas. Alex llamó su atención para que se uniera a la refriega contra el monstruo, junto a otro hombre bastante peculiar y un enano que entró en escena con cierta pesadumbre en su mirada.

-Pues no le hagamos esperar. Es de mala educación.- Comentó el castaño, flexionando sus piernas para iniciar una carrera y ser el primero en asestar un golpe. Con el escudo al frente por si la bestia atacaba, avanzó, aprovechando que esta tenía su atención centrada en un hombre del parche. Si querían tener una oportunidad, lo primero era encontrar el punto débil de su enemigo, o al menos, entorpecer sus movimientos. Y la segunda opción parecía la más sencilla, así que procuró lanzar una estocada en una de sus piernas con intención de perforarla.

_________________
avatar
Isma
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 251
Fecha de inscripción : 26/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
29/100  (29/100)
Experiencia:
28693/30000  (28693/30000)
Áureos Áureos: 79.614

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Kazimierz el Miér Abr 13, 2016 11:16 am

Pude observar como la bestia hacia un movimiento con sus garras y cortaba una de las extremidades del chico que había disparado el virote, y sin siquiera estar cerca de él, pero no me deje intimidar y seguí concentrado para lanzar mi conjuro contra el demonio, al igual que mis tres acompañantes, no sin el temor de saber que si tanto la gente del claro como nosotros fallábamos, seríamos picadillo entre las garras de aquel demonio, pero algo me hizo sentirme algo aliviado, ya que el que había arremetido contra el con la espada había logrado cortarle el brazo, emanando gran cantidad de sangre de el, cosa que me hizo relamerme los colmillos.

Pude observar como el encapuchado que antes estaba hablando con la bestia, Talamur, realizó un conjuro de clonación, y pude notar como nos observaba con algo de recelo, cosa que entendí fácilmente "No siempre uno recibe ayuda así como así en estos tiempos que corren...incluso yo mismo no lo hubiera ayudado si no hubiera algo de mi interés..." comencé a pensar, pero sin perder la concentración del conjuro. Al final observe como Talamur  se relajaba ante nuestra presencia y me sonreía, pero yo simplemente me limite a hacer un asentimiento a modo de reconocimiento, pues no hubo tiempo de mas, pues el demonio comenzó a hablar sobre la futura exterminación de los mortales en manos de los miembros de su raza, pero no pudo hacer más, pues su respiración comenzó a ser pesada y sus heridas comenzaron a abrirse brotando su sangre, cubriendo su cuerpo cual frío manto, exhalando, junto al tambaleo de su cuerpo, sus últimos gruñidos,mientras poco a poco sus ojos se fueron apagando, escapando la vida de ellos, no sin antes coger a uno de mis acompañantes y aplastarle la cabeza, llevándoselo junto a el a los fríos brazos de la muerte, cosa que me pareció mortalmente poético y me hizo soltar una lagrima que me seque rápidamente mientras comenzaba a sonreír de lado, apartando mi capucha a la vez que desenvainaba una de mis espadas pasando el fijo de la hoja por la sangre del demonio, para posteriormente lamerla con mi lengua, no sin antes haberla olido "mmmmm...un sabor raro, majestuoso, pero raro...nunca había probado nada igual...exquisito..." comencé a pensar perdiéndome entre mis cabalas mentales, hasta que vi que los otros dos nigromantes se me quedaban mirando por lo que dije en tono frio y serio, arrastrando las palabras-Ya sabéis, para que estamos aquí...empezad, ahora volveré con ustedes- tras decir esto me gire hacia Talamur y me dispuse a acercarme para darle las gracias.

Observe como intentaba ayudar a su acompañante, cosa que en mi opinión se volvería una debilidad tarde o temprano, pero cada cual era dueño y señor de su propio camino. por lo que no dí mi opinión y cogí el brazo del suelo alargandoselo mientras decía en tono serio y con mis ojos amarillos clavados en Talamur -Quizás uno de esos magos blancos pueda o sepa como unírselo...si no llegais muy tarde...- no se si me hizo mucha atención asi que lo coloque en una alforja de un caballo.

Talamur ordeno a uno de sus acompañantes, un tal Oloth, que le cortara la cabeza a la bestia y que cuando lo hiciera se la llevara, disponiendo a marcharse el primero, no sin antes ofrecerme acompañarle, por lo que le dije-He de declinar tu oferta joven, nosotros no tomamos posición en esta guerra, somos meros observadores e investigadores...quizás mas adelante nuestros caminos vuelvan a unirse, y esperemos que sea del mismo lado...Por otro lado dejaremos que tu acompañante le corte la cabeza, pero por favor, antes nos gustaría extraer algunas muestras y análisis del cuerpo- le hice un asentimiento a modo de despedida y procedí a volver con los dos acompañantes que me quedaban analizando, registrando y tomando muestras del cuerpo, empezando por la cabeza para no hacer que el tal Oloth esperara demasiado, y mas que preferíamos trabajar sin publico delante, para poder emplea todos nuestros medios libremente.

Tome el brazo que le había sido cortado a la bestia y comencé a estudiarlo tranquilamente mientras decía-Llevémonos el cuerpo del demonio para analizarlo tranquilamente en el gremio y por el camino, ya tenemos una pieza importante entre manos...-dije sin mirar siquiera a mis acompañantes, fascinado con lo que habíamos conseguido.
avatar
Kazimierz
Filii Mortis [Acólito]
Filii Mortis [Acólito]

Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 26/04/2014

Hoja de personaje
Nivel:
15/100  (15/100)
Experiencia:
7007/7200  (7007/7200)
Áureos Áureos: 8.610

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Web Master el Miér Abr 13, 2016 10:24 pm

Starrk, Gautrek, Alex e Isma:
El demonio centra su atención en Starrk, pero es estúpido pensar que no se da cuenta de lo que ocurre. El ataque de Isma no lo sorprende y propina un golpe con su garra que rebota en el escudo y lanza al atacante varios metros hacia atrás.

-¿De verdad pensáis que sois rivales para mí? Huelo el terror en vosotros dos, sentís pavor y a penas sois capaces de ocultarlo. Tú, sin embargo, no hueles a miedo, hueles peor. Tu olor es el del vacío y la mentira, tú ya estás muerto. Pero no sé a quién mientes, si a ti mismo o a alguien más. Y tú, enano... tu olor es el más dulce. No hay nada como la pérdida de alguien importante para que vuestro interior se quiebre y mucho más cuando acaba de ocurrir. Disfrutaré con vosotros. Muy poco tiempo pero lo disfrutaré- Os dice.

La criatura se lanza a por vosotros a bastante velocidad para su tamaño. El ataque sería devastador para una persona normal que sería totalmente incapaz de detenerlo. Sin embargo vosotros no sois personas comunes. Aunque os enfrentáis, quizás, al mayor enemigo que habéis visto en vuestra vida.

"¡Thorodan y Hector!" se escucha a lo lejos. El líder de Gray Knight se une a la batalla con el resto de tropas de su gremio. Sus batallas han terminado y vienen a la Gran Batalla. Por su parte, el fundador de Fire Blood también se une a la liza. Su inmensa sombra cubre gran parte de la zona y su aliento de fuego derrite a cientos de demonios. Aterriza justo en el centro de las fuerzas enemigas acabando con todo lo que se pone a su alcance por poderoso que sea. Una de las criaturas más poderosas de Dyscordia ha decidido dejar de lado su letargo para unirse a la guerra que decidirá el futuro de todo un mundo.
Talamaur y Kazimierz:
Por lo visto todos tenéis planes para la bestia. Talamaur decide dar un presente a aquel hombre que, en un principio, se había enfrentado antes a la criatura. Además cree que allí podrán ayudar a su compañero, aunque no lo acompaña, en su lugar se dirige hacia el centro de Dyscordia donde se está librando una de las mayores batallas de la historia. Kazimierz, sin embargo, deja volar sus instintos de dulce locura saboreando, literalmente, la muerte del demonio. Aquellos que lo acompañan, o los que han sobrevivido mejor dicho, toman muestras del cuerpo como sangre, pelo, piel, carne, etc... El reencuentro es muy escueto pues no se escuchan muchas palabras y tan solo los intercambios de miradas significan algo importante. De nuevo los caminos se separan. El She'Kha decide unirse a la guerra mientras que el vampiro piensa que su papel de observador es más importante y le impide inmiscuirse en asuntos tan banales como la contienda definitiva que decidirá el destino de todos. Para Talamaur el camino es largo, días de viaje o una sola jornada entera si no se detiene. Kazimierz tendrá un viaje mucho más largo si vuelve a casa. Aunque también puede buscar más pistas y datos de interés bajo el peligro de enfrentarse a algo como lo que acaba de morir o, incluso, peor. Eso sí, sin la ayuda de nadie más que dos nigromantes con más experiencia exhumando cadáveres que luchando.
Jesaix:
Tu pelotón ha llegado a la batalla. Puedes ver una guerra llevándose a cabo. Eres capaz de diferenciar a tus compañeros pues, incluso transformados, todos tienen el emblema de la orden en algún lugar. A lo lejos puedes ver a tu líder junto a los más veteranos Centinelas del Ocaso enfrentándose a terribles criaturas. El capitán de tu tropa ordena el ataque y se lanza con todos los soldados a lo que podría ser su última batalla. mires donde mires hay cadáveres de ambos bandos. La crudeza de la guerra se hace presente pero todos están involucrados, no hay más escapatoria que luchar. Has jurado hacerlo, exterminar a los demonios y acompañar a tus hermanos, pero el miedo es poderoso. ¿Cuán poderoso eres tú? Lánzate a combatir, espera o huye. Pero decide rápido, el tiempo acaba para todos.

usuarios y estadísticas:

Luthia:
Nivel: 24
Estadísticas: 4 puntos en magia blanca.
Astinus:
Nivel: 15
Estadísticas: 2 puntos en magia arcana y 1 punto en magia natural.
Fenrir:
Nivel: 19
Estadísticas: 2 puntos en físico y 1 uno en agilidad.
Lyon:
Nivel: 17
Estadísticas: 1 punto en físico y 1 punto en agilidad.
Starrk:
Nivel: 32
Estadísticas: 4 puntos en magia elemental, 1 punto en físico y 1 punto en agilidad.
Talamaur:
Nivel: 27
Estadísticas: 5 puntos en magia negra.
Gautrek:
Nivel: 18
Estadísticas: 3 puntos en físico.
Abbadon:
Nivel: 6
Estadísticas: 1 punto en magia negra.
Alex:
Nivel: 40
Estadísticas: 4 puntos en físico y 4 en agilidad.
Isma:
Nivel: 23
Estadísticas: 2 puntos en físico y 2 en agilidad.
Xyox:
Nivel: 17
Estadísticas: 1 punto en físico y 1 punto en agilidad.
Rog'Muk:
Nivel: 14
Estadísticas: 1 punto en físico y 1 unto en agilidad.
Kazimierz:
Nivel: 6
Estadísticas: 1 punto en magia negra.
Jesaix:
Nivel: 8
Estadísticas: 1 punto en magia negra.
avatar
Web Master
Admin

Mensajes : 302
Fecha de inscripción : 14/01/2014
Edad : 906

Hoja de personaje
Nivel:
100/100  (100/100)
Experiencia:
500000/500000  (500000/500000)
Áureos Áureos: 999.999.999

Ver perfil de usuario http://www.seedsofdyscordia.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Starrk el Mar Abr 19, 2016 11:29 pm

Mientras observaba al demonio un tipo que había visto con anterioridad en el campamento se puso entre el demonio y yo, mientras llamaba a otra persona. También un enano se sumó al pequeño grupo que empezaba a formarse, lo había visto abrazado a uno de los que había hecho trizas el demonio. Este enano propuso algo obvio, que acabáramos con aquella bestia. El tipo que había sido llamado vino también, el chaval se lanzo contra el demonio con intención de atacar a sus piernas. El ataque no pilló desprevenido al demonio y este lo repelió como si nada. Entonces comenzó a hablar, actuaba con prepotencia, creyéndose superior. Dijo varios comentarios sobre cada uno y al parecer, según él yo era alguien que estaba muerto, que tan solo mentía y tenía vacío en mí. "Como ejecutor solo tengo que dejar de lado mis sentimientos, pero ¿aquel demonio es capaz de hallar aquellos sentimientos acaso? ¿Realmente sigo teniendo esos sentimientos en mí?" No lo creía, no podía ser. De nuevo volvió a tener esa altanería y superioridad que me asqueaba.

De pronto el demonio se lanzó hacia nosotros. Cargaba con una especie de fuego que recubría su cuerpo, sería un golpe bastante doloroso si llegaba a impactar contra alguien normal. Yo prefería no comprobar si podía aguantarlo o no. Comencé a correr hacia un lado, con suerte se centraría en uno solo, igualmente me prepararía para generar un muro de roca que lo frenase en el caso de que se dirigiera hacia mí. En el caso de que permaneciera atacando a los demás esperaría a que el fuego de su cuerpo se disipase para empezar a disparar mis ballestas contra su cuerpo.

_________________

Ficha: Historia de un ejecutor
NPC acompañante: Alice
avatar
Starrk
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 179
Fecha de inscripción : 05/11/2014

Hoja de personaje
Nivel:
38/100  (38/100)
Experiencia:
48073/50000  (48073/50000)
Áureos Áureos: 62.165

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Gautrek el Miér Abr 20, 2016 3:55 pm

El hedor a muerte llenaba el campo de batalla de los cuerpos quemados o destripados esparcidos por la zona. Al igual que Pum, muchos de nuestros semejantes habían caído en el campo de batalla para liberar al mundo de una amenaza tan antigua como nuestros dioses. Ahora, tendiendo enfrenté a uno de aquellas aberraciones de la naturaleza, entendí el por qué debíamos erradicarlos de la faz de la tierra. Su objetivo no era otro que erradicar la vida de nuestro mundo para establecerse en él, algo que no iba a permitir y menos con la arrogancia con la que hablaban. El tiempo pareció ralentizarse levemente, mientras sentía el palpitar de mi corazón y cómo mis pulmones cogían y expulsaban el aire a un ritmo tranquilo.

El demonio que tenía delante, después de que otro soldado le atacara sin éxito el cual se unió a nosotros, comenzó a hablar con una prepotencia que hizo que se me hinchara la vena del cuello. Hizo un comentario referente a cada uno de nosotros, indicando lo que sentíamos como un defecto de cada uno de nosotros. Pero lo que esa bestia no sabía era que eso nos hacía ser más fuertes, al imponernos a esos sentimientos para asestar los golpes con más fuerza. Apreté con fuerza los puños y me coloqué el hacha a la espalda, cogiendo algunas lanzas que había en el suelo que casi doblaban mi tamaño. Con tres ya tenía suficiente para lo que quería hacer, que aun desconociendo si iba a funcionar, podría ser una buena estrategia para alguien tan grande. Apreté con algunas telas las lanzas entre sí y en ese momento el demonio comenzó a correr hacía nosotros envueltos en llamas tras amenazarnos.

La sombra de un gran dragón ensombreció por donde pasaba el campo de batalla, hasta que se posó en el suelo. Aquello distrajo unos segundos a la bestia, pero no detuvo su avance. Uno de los integrantes comenzó a correr hacía un lateral, posiblemente para flanquearlo. Yo quería que la bestia se dirigiera a mí, por lo que llamé su atención.

- VEN A POR Mí BESTIA INMUNDA. ¿NO SOY EL MÁS DULCE? -. Grité esperando que se lanzara a por mí.

Comencé a correr al encuentro del enorme demonio emitiendo un grito desde lo más hondo de mi ser. Si tenía que morir, al menos no me arrepentiría. Se lo debía a Pum, a los chicos, a mi Padre y a mi hermano… había tantas cosas por la que debía seguir adelante y luchar. Estaba ya a una decena de metros, - espera, espera, ¡AHORA! – grité hincando las lanzas en el suelo en el último momento, con un buen apoyo y esperando la embestida del engendro. Si me atacaba con un zarpazo, dirigiría las lanzas para para atravesársela. Fuera como fuese, portaba un escudo circular agarrado al antebrazo derecho el cual no impedía que pudiera agarrar las lanzas para protegerme como último recurso. La suerte, ya estaba echada.
avatar
Gautrek
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 04/03/2015

Hoja de personaje
Nivel:
25/100  (25/100)
Experiencia:
21572/22000  (21572/22000)
Áureos Áureos: 28.357

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por JesaiX el Jue Abr 21, 2016 5:22 pm

A la orden de una voz grave, inmediatamente todos saltaron de los carros y se lanzaron a la batalla, algunos con gritos incluso rugidos. Me di cuenta que incluso Thea se fundió con el pelotón entre aquella marabunta de seres y demás, pero ¿por qué yo no estaba con ellos? Me encontraba aun sentado, con la vista fija en mis pies y oyendo la guerra.
''¡Adelante, levanta!'' me decía como si mi cuerpo y mi mente fueran dos personas distintas ''¿Qué haces aun parado? Has estado entrenando para esto''. Pero nada, mi cuerpo seguía paralizado y sin hacerme caso; cuando una segunda voz se metió en la conversación ''Si, si ya lo se, pero no puedo, no estoy preparado para lo que me espera ahí fuera. No soy tan fuerte.'' Lo normal seria estar preocupado por estar hablando con una segunda voz interna, pero en aquel no era el momento, ya me ocuparía más tarde, ahora debía convencerlo o... convencerme de que mi deber era estar ayudando a mis compañeros y dar la cara junto a ellos. ''Se que es aterrador, pero ahora es nuestro deber estar en la batalla, y no solo eso, ellos confían en ti, digo... en mi, ¿nosotros?''
-¡Ataher!
Fárek con un fuerte toque en el hombro me alejo de la conversación. Agitado como si me acabara de despertar le miré algo perdido.
-¿Qué diantres haces un aquí? ¡vamos, ya!- dijo mientras me tiraba del brazo.
Tras bajarme del carro, frené en seco y al darse cuenta Fárek me miró y me pidió explicaciones. ''Vale, se que estas asustado'' le dije a mi otro yo ''Pero si salimos de esa victoriosos te prometo que nos haremos fuertes y nunca más tendremos miedo. Juntos'' No recibí respuesta alguna, sin embargo, empuñe mi arco con fuerza y tense la cuerda poniendo en él un par de flechas.
-Vale, estoy listo.

Me encontraba en el campo de batalla junto a Fárek. Él encabezaba la marcha blandiendo su mandoble y pronto nos reunimos con el resto en una zona de gran conflicto. Aunque había decidido no dar marcha atrás mis piernas temblaban como flanes y, creo que para asegurarse de que el miedo no se apoderase de mi, Fárek me echaba un vistazo de vez en cuando. En medio de todo aquello, el ruido se incremento en gran medida, gritos, rugidos y auxilios. Todo aquello se juntaba en mi cabeza dándome un punzante dolor.
-¡Arquero, a tu derecha!- gritó alguien cercano a mi
No me dio tempo a reaccionar, solo a girar levemente la cabeza para ver de donde provenía la voz y, tonto de mi, para asegurarme si se refería a mi. Un ser grotesco se abalanzó sobre mi y cuando estaba apunto de coger mi ultimo aliento, aquel bicho cayó en mis pies partido en dos. con el aliento acelerado mire a mi salvador el cual me observaba con gran enfado.
-Maldición flacucho. ¿Qué estas haciendo?- cogió con fuerza mi brazo y acercó peligrosamente su cara a la mía. -Estos no es un de tus cursis entrenamientos en el valle de la felicidad, esto es la maldita vida real. Así que coge tu arco y cubreme la espalda, porque como sufra un solo rasguño te mataré yo mismo, ¿entendido?
Con los ojos como platos y ahora con más miedo a ese hombre que a los bichos que nos rodeaban asentí con la cabeza. Me golpeo con bastante fuerza el hombro y me hizo seguirlo. No avanzamos ni dos metros cuando ante nosotros apareció un demonio de feroz envergadura, arrebato la vida a un soldado y ahora se abalanzaba ante nosotros.
-Tu turno flacucho.- me dijo mi salvador. Media un metro menos que yo y portaba un ligera armadura y una katana. Sujeto mis hombros y me puso entre él y la bestia. -Tensa tu arco y acaba con él... si no quieres que él acabe contigo. Y no pienses que te salvaré en el ultimo momento, si no vas a hacer nada te prefiero muerto.-
Sus duras palabras hicieron que mi dolor en la cabeza se acrecentara enormemente, pero también le obedecí sin titubear. Tense mi arco y apunte a la bestia que se acercaba cada vez más. Cerré los ojos y... 3, 2, 1... Tras soltar la cuerda y oír un leve chasquido, el espadachín me dio de nuevo un golpe en el hombro (empezaban a doler).
-Muy bien, pero la próxima vez abre los ojos. Por cierto, soy Samuel.
avatar
JesaiX
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 27/07/2015

Hoja de personaje
Nivel:
13/100  (13/100)
Experiencia:
5400/5600  (5400/5600)
Áureos Áureos: 13.300

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Isma el Jue Abr 21, 2016 11:06 pm

<< ¿Qué, cómo es posible? >> Pensó Isma, viendo como aquella bestia se anticipaba a su ataque a pesar de que no le había visto. Quizás tenía un oído o un olfato increíblemente desarrollado, o de alguna otra manera fue capaz de ver las intenciones del mercenario antes de que pudiera llevarlas a cabo. El demonio le atacó, golpeando el escudo con un golpe increíble, que por suerte no pudo penetrar el acero. Mas le hizo retroceder varios metros, con un dolor agudo en sus brazos por intentar bloquear semejante ataque. Tras esto, balbuceó ciertas palabras que no cayeron bien en sus enemigos. Y poco después se abalanzó sobre ellos, con una velocidad espasmosa para su apariencia.

Pero por suerte para él, no estaba solo. El sujeto con el parche insistió en crear una distracción, corriendo hacia a un lado, y el enano se sumó después, encarándose con la criatura y preparando dos armas de hasta para que el demonio se ensartara por inercia. << Es mucho más astuto que un caballo. No creo que caiga ante ese truco. >> Pensó el menor de los Harken, preparándose para su segundo movimiento.

Y antes de realizar cualquier acción o de tan si quiera pensarla, una sombra eclipsó el sol por un instante. La sombra de uno de los seres más poderosos de Dyscordia. Thorodan se había unido al combate e Isma se quedó atónito al ver como su aliento de llamas erradicaba a una cantidad alarmante de demonios. Su fuerza era descomunal y ninguno de aquellos seres eran rivales para él.

Rápidamente zarandeó la cabeza y volvió a concentrarse en su propia batalla. Sabía que su enemigo era inteligente, o al menos lo suficiente como para evitar las emboscadas. Era consciente, además, de que era rápido y fuerte, por lo que no sería fácil alcanzarle y debían ser precavidos con los contra-ataques.

<< Tenemos que jugar con la ventaja numérica. No hay honor ni orgullo contra estos asesinos sedientos de sangre. Debemos aprovechar nuestra única baza. >> Se colocó por detrás, quedando tan solo un flanco sin cubrir, esperando que su hermano lo hiciera. Si su enemigo se decantaba por uno de ellos, los demás tendrían vía libre para atacar con mayor facilidad.

_________________
avatar
Isma
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 251
Fecha de inscripción : 26/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
29/100  (29/100)
Experiencia:
28693/30000  (28693/30000)
Áureos Áureos: 79.614

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Talamaur el Vie Abr 22, 2016 11:44 pm

Observé como Oloth se marchaba con la cabeza de la bestia metida en un trozo de tela. Antes de eso Kazimierz me pidió que querían “investigar” el cuerpo del demonio, algo a lo que no puse ningún impedimento. Aunque sentía tanta curiosidad como ellos por el cuerpo de aquel demonio, no iba a quedarme estudiándolo mientras sabía que el mundo podía ser destruido. Tras la contestación negativa de acompañarme de Kazimierz, comencé a galopar raudo a lomos de Jin hacía el centro de Dyscordia. Sabía que todavía me quedaba mucho camino y que un caballo normal no hubiera aguantado aquel ritmo tan frenético de mi huargo, pero tenía la suerte de que estaba “muerto” por lo que nunca se cansaba.

Tras varias horas galopando a la máxima velocidad comencé a oler el olor de la batalla. Madera quemada y cierto olor a cuerpos en descomposición llegó a mis fosas nasales, mientras a lo lejos observé varias columnas de humo ennegreciendo el cielo.

- Vamos Jin, es allí – le dije a mi compañero cuadrúpedo.

Las columnas de humo cada vez se veían mas cerca, tanto, que había empezado a escuchar el fragor de la batalla. Tras cabalgar un rato mas llegué a lo alto de una colina y por fin observé el campo de batalla, pudiendo comprobar la carnicería que se estaba produciendo. Cadáveres de ambos bandos cubrían el suelo del campo de batalla, convirtiendo la vista en una estampa de muerte y sufrimiento. Sin pensarlo comencé a bajar y tras llegar a la parte mas baja, desmonté del huargo. Los pueblos de Dyscordia estaban haciendo retroceder a los demonios, los cuales se desperdigaban huyendo en algunos puntos. A una decena de metros dos demonios huían de un grupo de soldados que los perseguían. Para ayudarlos creé un muro de fuego ilusorio delante de los demonios, haciendo que se pararan en seco ante aquella amenaza. Al instante y viendo la confusión de aquellas dos pobres bestias, los soldados acabaron con los demonios. Comencé a andar hacía el interior del campo de batalla confundiendo y engañando a los demonios con mis ilusiones, evitando entrar en un combate directo ya que mi magia era tan ofensiva para un cara a cara. En cierto momento uno de los demonios se dio cuenta que por culpa de mi magia muchos de los suyos estaban cayendo, por lo que comenzó la embestida contra mí. Lo siguiente que vi, fue a Jin dejando caer al demonio al suelo el cual había agarrado por el cuello. Era una pena que no se hubiera dado cuenta del animal que me acompañaba.

Un grupo de soldados se acercó al ver que estaba ayudando a combatir a los demonios y comenzaron a acompañarme. Las bestias caían bajo las espadas y flechas de los soldados que estaban bajo mis directrices en aquellos momentos. No había pedido guiarlos, pero al haber muerto su capitán y yo tener… bueno, un enorme animal que me acompañaba, pues me habían tomado por alguien a quien seguir. En cierta manera mi magia era mas poderosa cuando tenía a un ejecutor que trabajara por mí, ya que solo me tenía que concentrar en engañar al enemigo mientras otro hacía el trabajo físico. También había que decir que los demonios que nos estábamos encontrando era de un rango inferior a los que me había enfrentado hasta ahora o al menos no eran demasiado fuertes, pero debía de tener cuidado por si aparecía uno de sus capitanes de repente.

avatar
Talamaur
H. del cuervo [Montaraz]
H. del cuervo [Montaraz]

Mensajes : 159
Fecha de inscripción : 04/03/2015

Hoja de personaje
Nivel:
33/100  (33/100)
Experiencia:
38138/38200  (38138/38200)
Áureos Áureos: 73.989

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Alex el Vie Abr 22, 2016 11:55 pm

El dado había sido lanzado, el azar jugaba para todos. Aunque... no se podía dejar que la suerte decidiera por ellos. Estaban arriesgando sus vidas y el precio era demasiado caro como para que la fortuna tuviera tanto poder. No, eran ellos los que jugaban y serían ellos los que decidieran el final de la historia. Todos hicieron sus movimientos, incluyendo a Alex que se posicionó en el lateral del demonio preparado para realizar un tajo con fuerza. Pero no estaba solo, además de sus nuevos compañeros de batalla tenía a su hermano, a Sam y a Ele. La maga blanca creó una bola de luz frente a la cara de la bestia mientras que Ele trató de inmovilizar sus piernas rodeándolas de rocas.

Quizás, aunque no lo detuviera, le impediría evitar las lanzas que apuntaban directas hacia él. Eran un equipo, aunque no se conocieran, y debían trabajar juntos. El hombre al que los hermanos habían visto con anterioridad se apartó del rango pero sin dejar de observar al demonio. Quizás luchaba a largo alcance, cosa que se podía ver en sus ballestas pero que, sin embargo, Alex no había apreciado. Mientras todo sucedía, el mercenario intentó cortar la pierna del infesto monstruo a la altura de las rodillas. Para ello utilizó su energía interior haciendo que su cuerpo y su arma brillaran con un tono rojo. Si esperaba a un golpe letal podía perder mucho tiempo y la vida. Eliminarle una pierna sería una ventaja suficiente para acabar con él.

Una gran sombra surcó los cielos. Alex sintió cierto orgullo al contemplarla, era su líder. Thorodan, el dragón de Fire Blood y una de las criaturas más poderosas de Dyscordia. Aunque el mercenario no llegó a ver de lo que era capaz por estar concentrado en su propio combate estaba totalmente seguro de que sería una gran ventaja para sus aliados. Quizás aquello decantara la balanza hacia ellos. La esperanza es lo último que se pierde, pero se esconde muy bien. Sin embargo, con el nuevo participante, el mayor de los Harken volvía a sentir que la victoria era posible y que estaba cerca.

_________________

Nombre:
Alex Harken

Clan:
Clan Harken

Gremio:
Fire Blood

Profesion:
Mercenario

Npc's acompañantes:
Sam
Ele

Ficha
Datos
avatar
Alex
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 622
Fecha de inscripción : 17/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
45/100  (45/100)
Experiencia:
68946/70000  (68946/70000)
Áureos Áureos: 157.539

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Web Master el Sáb Abr 23, 2016 1:49 am

Starrk, Gautrek, Alex e Isma:
El movimiento de Gautrek funciona, ya que la bestia se fija en él y sonríe.

-Dulce y atrevido, sois mis favoritos. Que deliciosos cuando creéis que no tenéis nada que perder- Dice antes de abalanzarse a por él.

Sin embargo no se percata de algo. Sus pies comienzan a cubrirse de rocas y una luz lo ciega momentáneamente impidiendo que vea lo que hay frente a él. Los virotes lanzados por Stark se clavan en su brazo haciendo que pierda los nervios. Por si no fuera suficiente, un tajo en su pierna le deja la extremidad colgando de un hilo y también sufre un corte por la espalda. Antes de darse cuenta tiene las lanzas del enano en el pecho y se las introduce varios centímetros. Alza el vuelo elevando a Gautrek que, de no soltar las lanzas, podría caer desde varios metros.

-¡Sucios insectos! ¡Vosotros no sabéis quién soy yo!- Grita furibundo.

Desde el cielo, gravemente herido, se lanza a por Starrk que es el único que se encuentra solo en ese momento.
Talamaur:
Has ido a parar a un campo de batalla. Por si no fuera mala noticia, has estado utilizando tu magia constantemente. El combate contra el demonio cánido ha sido algo agotador, pero ahora mismo has estado invocando ilusiones sin detenerte. La batalla es pequeña aunque al fondo puede verse toda una guerra. Estás decantando la balanza a vuestro favor en esa zona pues los enemigos son muy pocos, aunque te vas sintiendo terriblemente agotado y si sigues usando tu magia sin descanso acabarás por desmayarte. Aunque ya son pocos los enemigos que quedan. ¿Arriesgarlo todo para vencer o ser precavido y evitar una muerte casi segura? Difícil elección.
Jesaix:
Todo ha salido bien, has sobrevivido al primer enfrentamiento, pero no termina ahí. Hay toda una guerra frente a tus narices y todo el mundo lucha y muere. Debes seguir abatiendo enemigos hasta que acabes con todos o acaben contigo. Algo en tu interior te da fuerzas, como si hubieras convencido a tu conciencia de que debes luchar a cualquier coste. Tu compañero es un gran guerrero y acaba con los demonios como si de pequeños insectos se trataran. No eres tan poderoso como él, pero has entrenado para algo y ya has comprobado que no son inmortales. Tus flechas pueden matarlos así que... ¿a qué esperas?.

usuarios y estadísticas:

Luthia:
Nivel: 24
Estadísticas: 4 puntos en magia blanca.
Astinus:
Nivel: 15
Estadísticas: 2 puntos en magia arcana y 1 punto en magia natural.
Fenrir:
Nivel: 19
Estadísticas: 2 puntos en físico y 1 uno en agilidad.
Lyon:
Nivel: 17
Estadísticas: 1 punto en físico y 1 punto en agilidad.
Starrk:
Nivel: 32
Estadísticas: 4 puntos en magia elemental, 1 punto en físico y 1 punto en agilidad.
Talamaur:
Nivel: 27
Estadísticas: 5 puntos en magia negra.
Gautrek:
Nivel: 18
Estadísticas: 3 puntos en físico.
Abbadon:
Nivel: 6
Estadísticas: 1 punto en magia negra.
Alex:
Nivel: 40
Estadísticas: 4 puntos en físico y 4 en agilidad.
Isma:
Nivel: 23
Estadísticas: 2 puntos en físico y 2 en agilidad.
Xyox:
Nivel: 17
Estadísticas: 1 punto en físico y 1 punto en agilidad.
Rog'Muk:
Nivel: 14
Estadísticas: 1 punto en físico y 1 unto en agilidad.
Kazimierz:
Nivel: 6
Estadísticas: 1 punto en magia negra.
Jesaix:
Nivel: 8
Estadísticas: 1 punto en magia negra.
avatar
Web Master
Admin

Mensajes : 302
Fecha de inscripción : 14/01/2014
Edad : 906

Hoja de personaje
Nivel:
100/100  (100/100)
Experiencia:
500000/500000  (500000/500000)
Áureos Áureos: 999.999.999

Ver perfil de usuario http://www.seedsofdyscordia.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Starrk el Lun Abr 25, 2016 3:37 pm

El enano incitó a la bestia a que lo atacara, aquello hizo que esta se fijara en él. Gracias al trabajo de todos conseguimos asestarle una gran cantidad de golpes y cortes, haciendo que el daño fuera considerable. Unos por medio de magia crearon una distracción y lo fijaron al suelo. Otro le asestó un corte en una pierna que casi la secciona por completo. Mis ballestas dieron cuenta de uno de sus brazos, mientras que el enano le clavó las lanzas en el pecho aunque no llegaron a atravesarlo. De pronto comenzó a volar llevando al enano consigo, si no se daba prisa en soltarlas podría matarse se caía mal. El demonio nos insultó nuevamente y se lanzó de forma indiscriminada y henchido de furia hacia mí.

El demonio estaba claramente debilitado, pero quizás no lo suficiente como para poder acabar con el yo solo. Comencé a disparar algunos virotes hacia su cabeza, intentando acertar en sus ojos. Eso por fuerza debería sino detenerlo al menos desviarlo, de lo contrario tendría que generar a mis pies un pilar desde el cual impulsarme para esquivar el ataque del demonio.

Antes de todo eso, poco antes del inicio de la batalla Alice despertó en el campamento. Cuando le explicaron lo que sucedió y que Starrk la había dejado allí. Esta sin decir nada más salió del campamento a caballo y a toda velocidad se dirigió a donde se llevaría a cabo la batalla. Mientras se acercaba vio como una enorme sombra la oscureció y al mirar hacia arriba se asombro de ver a un dragón. Este la adelantó sin apenas esfuerzo, Alice se temía que el dragón fuese aliado de los demonios y que Starrk estuviera en peligro. La batalla se divisaba ya a poca distancia, el dragón que sobresalía sobre la mayoría de los participantes de la guerra y al parecer solo atacaba a los demonios, cosa que relajo en parte a Alice. Una vez se adentro en el campo de batalla buscó a Starrk. Esquivó bolas de fuego, estacas de hielo y otras magias, a parte de algunas lanzas. Sin embargo algunas de estas lanzas y magias impactaron en el cuerpo del caballo el cual acabo muerto. Tuvo que acabar con la vida de algunos demonios débiles con su espada, pero no fueron rivales. Fue entonces cuando vio como un demonio alzaba el vuelo, por lo que rápidamente se dirigió hacia allí. Gracias a aquello logro encontrar a Starrk el cual se hallaba en apuros al parecer. Alice se apresuro y uso su magia para imbuir varias armas de los cadáveres del suelo, tanto de los demonios como de los aliados. Entre las armas había lanzas, espadas, hachas, dagas y mazas. Después las movió y dirigió hacia el demonio, aquello podría hacer que el demonio no terminara de atacar a Starrk. Alice se encontraba tras el cadáver del grifo que había caído junto al demonio, por lo que no podía ser vista por los combatientes que luchaban contra el demonio.

_________________

Ficha: Historia de un ejecutor
NPC acompañante: Alice
avatar
Starrk
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 179
Fecha de inscripción : 05/11/2014

Hoja de personaje
Nivel:
38/100  (38/100)
Experiencia:
48073/50000  (48073/50000)
Áureos Áureos: 62.165

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Talamaur el Jue Abr 28, 2016 2:10 am

Mi respiración comenzaba a ser algo pesada y la cabeza empezó a dolerme levemente. Había estado usando en demasía la magia y ahora estaba pagando las consecuencias. Parado entre cadáveres de demonios y soldados, observé como la gran guerra sucedía aún más lejos de mi posición. Donde me encontraba era meramente una pincelada de aquella batalla y pude comprobar que no había más que hacer en aquel lugar. Los últimos y agonizantes demonios cayeron bajo el yugo de las lanzas y espadas de los soldados que me acompañaban y ahora… ahora tenía que decidir. Después del reiterado uso de mi magia estaba demasiado exhausto para combatir y menos para ir primera línea de combate. Mi tiempo de lucha había acabado o al menos de manera directa, ya que los soldados congregados allí necesitaban a alguien que los guiara.

Eran un puñado de soldados separados de sus pelotones, confundidos aun por el fragor de la batalla, los cuales solo buscaban con anhelo que todo aquello acabara. Era una responsabilidad que no sabía si debía tomar, ya que no me gustaba hacerme cargo de nadie y menos, de un grupo de soldados a los que no conocía. Después de unos segundo pensando en lo que hacer, uno de ellos se acercó a mí.

- Señor, ¿hacía donde partimos?- Dijo como si ya diera por hecho que iba a liderarlo.

- No puedo pediros que hagáis algo que os pueda llevar a la muerte, ya que aunque puede que el mundo conocido acabe hoy, no soy quien para decidir donde caeréis.

En ese momento los pocos soldados que quedaban a mi lado me ofrecieron su espada en señal de respeto. Parecía que haberles ayudado a acabar con los demonios que quedaban con mi magia, les había infundido cierto respeto hacia mí. Accedí a guiarlos un poco más adelante subido en Jin, pero en ningún momento entraría en combate, ya que si no podría tener una muerte prematura por el excesivo uso de la magia. Así que sin más dilación, emprendimos la marcha hacia el frente ayudando a todos los que nos encontrábamos por el camino. Me sentía irreconocible, ya que en otras circunstancias habría mandado a freír espárragos todo aquello. Pero tras pelear contra dos demonios se convirtió en algo personal, por lo que aparte de querer seguir viviendo en un mundo sin demonios, quería que todos murieran entre terribles sufrimientos.

Tras meternos un poco más en el interior de la batalla, pude observar como las tropas aliadas estaban haciendo retroceder a aquellas bestias, algo me hizo esbozar una gran sonrisa. El ver a todas esas aberraciones muertas llenando cada palmo de suelo, hacía que sintiera cierto regocijo. Pero aún no habíamos ganado, por lo que no debíamos bajar la guardia. Seguiría un poco mas al frente sin meterme demasiado en el punto álgido de la batalla. ¿Iba a una muerte segura? Tal vez. Pero si en la vida escondes la cabeza una vez, luego es muy difícil volver a levantarla y este, no sería mi caso.
avatar
Talamaur
H. del cuervo [Montaraz]
H. del cuervo [Montaraz]

Mensajes : 159
Fecha de inscripción : 04/03/2015

Hoja de personaje
Nivel:
33/100  (33/100)
Experiencia:
38138/38200  (38138/38200)
Áureos Áureos: 73.989

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Gautrek el Jue Abr 28, 2016 11:35 pm

El corazón comenzó a latirme con fuerza al observar como mi plan de atraer al demonio había funcionado. Una sonrisa se podía ver en mi rostro en aquel momento, pudiendo ser fruto de estar cercano a la muerte o porque ya la cabeza no me carburaba correctamente, pero lo que sí sabía es que iba a darlo todo hasta el final. En ese momento una serie de circunstancias propiciadas en parte por mi distracción, hicieron que la bestia se distrajera levemente mientras me embestía, así que no iba a desaprovechar aquella oportunidad.

- AAAAAAAAAAAAAAAAAAAHHHH – grité clavando las lanzas en el suelo y comprobando como se insertaban en el cuerpo del demonio.

La satisfacción de haberle dado era indescriptible e incluso me atrevería a decir que una furcia no me habría satisfecho igual, y más, sabiendo que al demonio que había atravesado era al que había matado a Pum. Pero mi júbilo descendió de repente o debería decir que ascendió, ya que a los pocos segundos empecé a elevarme poco a poco. Las sensación de no sentir el suelo bajo mis pies era algo que nunca había sentido y la verdad no me gustaba nada. En ese momento miré al demonio, el cual comenzó a "escupir" de nuevo estupideces.

- Ahora te vas a enterar pedazo de MIERDAAAAAA. – Grité convirtiéndome en mi forma de semi-bestia, que era básicamente convertirme  en lo que venía siendo un minotauro.

Agarré con fuerza el mango de la lanza antes de que se partiera por el incremento de peso que había tenido. Realicé un leve impulso como pude y de repente tiré hacía abajo con todas mis fuerzas, ya que mi intención era o abrirle la herida de la lanza o sacársela para que comenzara a sangran profusamente. En mí caída observé como el demonio comenzaba a descender y como unas armas voladoras y unos virotes tenían como trayectoria la bestia. Esos cabrones habían atacado al demonio en el aire y me podían haber dado.

- Sois uno insensatos, si me hubiera quedado arriba me habríais dado, grrr. Bueno da igual, lo hecho, hecho está. – Dije algo molesto, pero mi prioridad seguía siendo aquella enorme mole, por lo qué blandí el hacha que había puesto a mi espalda.

En ese momento apareció Golon en escena y comenzó a mirar si estaba herido para curarme. La verdad es que con todo lo que estaba ocurriendo me había olvidado de él, pero menos mal que estaba vivo. Le agradecí fugazmente su atención bajo su atenta mirada al verme convertido en minotauro  y le comenté que tuviera cuidado, colándose mejor en la retaguardia. Tras aquella minúscula conversación, me lacé hacía la bestia y hacía el lugar que estaba descendiendo. Resoplé, un efecto de ser mitad animal, y me lancé al ataque de nuevo, el demonio se arrepentiría de haber resurgido de su letargo.
avatar
Gautrek
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 04/03/2015

Hoja de personaje
Nivel:
25/100  (25/100)
Experiencia:
21572/22000  (21572/22000)
Áureos Áureos: 28.357

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Kazimierz el Vie Abr 29, 2016 6:00 pm

Talamur y sus acompañantes se marcharon hacia la batalla, cosa que en parte me hizo sentir envidia y casi si me cruza por la cabeza la idea de seguirlos, pero juntando todo el razonamiento que me fue capaz decidí que quizás lo mas adecuado era volver al gremio, ya que habíamos encontrado muestras tal y como nos habían ordenado que hiciéramos, al fin y al cabo nuestro gremio había abordado la guerra como mero espectador, ya que el maestro había decidido no inmiscuirse demasiado por esta vez, al fin y al cabo era entendible, esta guerra en si podría resultarnos beneficiosa para alzar un ejercito de no muertos.

Deje de darle vueltas al asunto, y comprobando, antes de partir, que lo llevábamos todo le hice un gesto a mis acompañantes mientras me colocaba la capucha y sacaba el brazo del demonio que me había guardado para observarlo y analizador, pero sobre todo entretenerme durante el trayecto, ya que suponía que la vuelta seria bastante larga, ya que habíamos tardado bastante en encontrar una pieza que nos resultara útil para nuestras investigaciones, y ahora teníamos que volver al gremio mas cargados que en la ida, y con un ayudante menos con el que repartir el peso, solo esperaba que el maestro estuviera contento con lo que habíamos conseguido, y que a su vez mis investigaciones fueran fructíferas a mi vuelta.

Durante el trayecto de vuelta fuimos con mas sigilo y cautela que en la ida, ya que cargábamos con nosotros los restos del demonio, y no queríamos que estas muestras resultaran contaminadas y mucho menos que alguien intentara robarnoslas
avatar
Kazimierz
Filii Mortis [Acólito]
Filii Mortis [Acólito]

Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 26/04/2014

Hoja de personaje
Nivel:
15/100  (15/100)
Experiencia:
7007/7200  (7007/7200)
Áureos Áureos: 8.610

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Alex el Sáb Abr 30, 2016 5:12 pm

Aquella bestia era temible. Aun con la energía interior y con un nutrido grupo de compañeros eran incapaces de abatirla. Pero habían tenido una oportunidad, la esperanza brillaba con fuerza relejada en la sangre de la criatura. Si sangraba era tan mortal como ellos. El ataque de Alex casi cercenó su pierna y el resto de golpes fueron efectivos hasta el punto de que unas lanzas se incrustaron en su pecho aunque sin terminar con su vida. El enano que las clavó se convirtió en un minotauro haciendo que cayeran bajo su peso y abrieran aún más las profundas heridas. Por otra parte unos disparos de ballesta redujeron su velocidad y, además, unas armas que parecían tener vida propia se dirigían hacia él.

Este era el momento, si no lo hacían ahora no durarían mucho más. Y en especial él. El uso de aquel poder era tremendamente agotador, no podía sobrepasarse o la muerte lo reclamaría realmente pronto. Pero Isma lo ayudaría y sabría lo que tenía que hacer. Volvió a concentrarse e imbuyó su espada, de nuevo, con energía interior. Había llegado el momento aunque le costara la integridad de su cuerpo acabaría aquel combate. Corrió hacia la bestia que caía en picado hacia uno de los combatientes. En cuanto estuviera a la altura exacta atravesaría su cuerpo con tanta fuerza como pudiera.

Debía hacerlo. Por él, por los suyos, por el mundo que conocía y para demostrarse a sí mismo que el miedo jamás le impediría luchar. Por terrible que fuera la causa, su voluntad jamás lo abandonaría y protegería a los suyos. No era mas que un guerrero, un carnicero, alguien que se dedicaba a la masacre pero si la única forma de proteger a los suyos era destruir al enemigo... él sería el mayor destructor.

_________________

Nombre:
Alex Harken

Clan:
Clan Harken

Gremio:
Fire Blood

Profesion:
Mercenario

Npc's acompañantes:
Sam
Ele

Ficha
Datos
avatar
Alex
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 622
Fecha de inscripción : 17/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
45/100  (45/100)
Experiencia:
68946/70000  (68946/70000)
Áureos Áureos: 157.539

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Isma el Sáb Abr 30, 2016 6:29 pm

Una multitud de ataques surtieron efecto contra la bestia, aunque no fueron suficientes para tumbarla. Es más, a pesar de sus heridas, alzó el vuelo, elevando al enano que había conseguido ensartarla con un par de lanzas. Algo bastante imprudente, pero que después de todo, podría ser el ataque que les diera la victoria. Y para sus sorpresa, el hombre de baja estatura tenía una sorpresa guardada. Mientras que el humano del parche realizaba su ofensiva en pos de evitar que el demonio le alcanzara, el otro se convirtió en un minotauro y consiguió extraer las armas, soltándose y agravando las heridas.

Era la oportunidad de acabar con su enemigo. El momento perfecto para conseguir la gloria del último golpe. El mercenario envainó su espada y agarró una jabalina que había cerca de su posición. << Solo tengo que darle en el punto justo y caerá por su propio peso. >> Pensó este, agarrando con firmeza el arma de hasta y flexionando las piernas a la vez que echaba hacia atrás el brazo con el que sostenía la herramienta de caza. Torció el torso hacia la derecha y tras un rápido movimiento, la lanzó con fuerza hacia el objetivo. << Cómete esa, hijo de perra. >> Un ataque idóneo y posiblemente el último... Si hubiese acertado. No se acercó lo más mínimo. << Igual debería practicar mi puntería antes de lanzar cosas. >> Pensó frotándose la nuca y esperando que nadie lo hubiese visto.

Y al ver como su hermano se preparaba para atacar, decidió ir junto a él y hacer algo dentro de sus capacidades. Alex iba a actuar como una falange humana, pero su espada podía no ser defensa suficiente si su adversario lo evadía o alcanzaba al mercenario aún si el arma le atravesaba. Se puso por delante de él y agarró el escudo con ambas manos, imbuyéndolo con energía interior. Sabía que aún apenas la había dominado. Que no era más que una ínfima parte del poder que podía lograr, pero esperaba ser suficiente para detener un ataque directo de ser necesario.

Era absurdo pensar que caería dos veces en la misma trampa. Pero difícilmente podría cambiar la trayectoria de su caída y la rabia parecía consumirle. Debían intentarlo.

_________________
avatar
Isma
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 251
Fecha de inscripción : 26/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
29/100  (29/100)
Experiencia:
28693/30000  (28693/30000)
Áureos Áureos: 79.614

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Web Master el Sáb Abr 30, 2016 10:47 pm

Starrk, Gautrek, Alex e Isma:
Virotes, espadas, lanzas, magia, fuerza, velocidad, voluntad... muchos factores a tener en cuenta para un solo enemigo. El demonio se resiste, combate, aguanta... pero no sobrevive. Los disparos de Starrk frenan su avance haciendo que las armas controladas por su compañera se abalancen sobre él con gran precisión. Intenta esquivarlas aunque algunas le alcanzan y evitan que se de cuenta de lo que hay tras él. Isma golpea con fuerza haciendo que su escudo provoque un daño contundente mientras que Alex y Gautrek atacan con fiereza y fuerza. La criatura es terriblemente poderosa, pero se ve incapaz de sobrevivir ante aquellos "seres inferiores" a los que creía poder destruir tan fácilmente. El cuerpo del inmenso demonio se encuentra ahora en el suelo desangrándose pero ya sin vida. El combate ha terminado, aunque la guerra continúa.
Talamaur:
Has ganado ese combate y, al parecer, te han escogido líder de escuadrón sin que tengas rango militar alguno. Tu participación ha hecho que te vean como alguien en quien confiar y que pueda guiarlos. La batalla aun dura y queda bastante combate por delante. Diriges a la pequeña tropa hacia la guerra a lo que podría ser muy cruel. Estás agotado y a duras penas puedes moverte, pero te las arreglas para ser un líder. Si te pones en demasiado peligro morirás y perderás a los soldados, pero si diriges bien podrías sobrevivir y salvar a mucha gente.
Kazimierz:
El camino de vuelta es tranquilo y te acompañan los supervivientes de tu grupo. Lleváis con vosotros algo muy importante, mucho más valioso que cualquier tesoro. portáis los restos de una criatura que jamás ha sido investigada o que, de lo contrario, no ha quedado registro alguno sobre ella. Tu hallazgo es tremendamente importante y seguro que te recompensarán por ello. ¿Estás satisfecho con tu trabajo o podrías haber hecho más? Está claro que tus superiores lo agradecerán, ¿pero qué sientes tú?

Off: Esta ha sido la última moderación. Se os permite un último post aunque ya se termina el evento y el próximo fin de semana se cerrará y se otorgarán los premios y recompensas. ¡Muchas gracias a todos por vuestra participación y espero que hayáis disfrutado mucho!

usuarios y estadísticas:

Luthia:
Nivel: 24
Estadísticas: 4 puntos en magia blanca.
Astinus:
Nivel: 15
Estadísticas: 2 puntos en magia arcana y 1 punto en magia natural.
Fenrir:
Nivel: 19
Estadísticas: 2 puntos en físico y 1 uno en agilidad.
Lyon:
Nivel: 17
Estadísticas: 1 punto en físico y 1 punto en agilidad.
Starrk:
Nivel: 32
Estadísticas: 4 puntos en magia elemental, 1 punto en físico y 1 punto en agilidad.
Talamaur:
Nivel: 27
Estadísticas: 5 puntos en magia negra.
Gautrek:
Nivel: 18
Estadísticas: 3 puntos en físico.
Abbadon:
Nivel: 6
Estadísticas: 1 punto en magia negra.
Alex:
Nivel: 40
Estadísticas: 4 puntos en físico y 4 en agilidad.
Isma:
Nivel: 23
Estadísticas: 2 puntos en físico y 2 en agilidad.
Xyox:
Nivel: 17
Estadísticas: 1 punto en físico y 1 punto en agilidad.
Rog'Muk:
Nivel: 14
Estadísticas: 1 punto en físico y 1 unto en agilidad.
Kazimierz:
Nivel: 6
Estadísticas: 1 punto en magia negra.
Jesaix:
Nivel: 8
Estadísticas: 1 punto en magia negra.
.
avatar
Web Master
Admin

Mensajes : 302
Fecha de inscripción : 14/01/2014
Edad : 906

Hoja de personaje
Nivel:
100/100  (100/100)
Experiencia:
500000/500000  (500000/500000)
Áureos Áureos: 999.999.999

Ver perfil de usuario http://www.seedsofdyscordia.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 5 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.