Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» [Pasado] Como NO escapar de un calabozo [Talamaur]
Lun Mayo 22, 2017 10:01 pm por Mark.

» Delirios de Cazador [Starrk y Zhul'Urk][Pasado][Privado]
Mar Abr 04, 2017 7:28 pm por Starrk

» Cierre temporal
Mar Mar 21, 2017 12:30 am por Web Master

» Consulta Afiliación
Sáb Nov 12, 2016 3:30 pm por Alex

» ¡No os he olvidado...! pero por si acaso, ¿cómo te llamabas?
Lun Nov 07, 2016 4:48 pm por Alex

» Las fauces que rompieron las cadenas [Privado][Zor' Tahak y Kraknar]
Vie Nov 04, 2016 11:32 pm por Kraknar

» Construyendo el hogar (Pasado Alex, Isma y Starrk)
Jue Oct 27, 2016 4:50 am por Starrk

» Petición de objetos y materiales
Dom Oct 23, 2016 12:05 am por Alex

» Armería "El herrero tuerto"
Sáb Oct 22, 2016 11:58 pm por Alex




Fairy Tail Chronicles


Crear
foro

Capítulo 2: La guerra ha llegado

Página 3 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Luthia Zul el Sáb Feb 20, 2016 9:20 pm

Tura valientemente se puso frente al carro, y tomó las riendas del mismo. –Sera mejor lo hagamos como la última vez, ¿No creen? Ire yo al frente e iremos rápidamente a Villa Serea por el señor Strongcastle.-

-Hmm- Expresó Luthia mientras observaba la repentina valentía de su compañero. Era definitivamente algo bueno que Tura tuviera confianza en si mismo. Luthia sólo esperaba que pudiera mantener esa valentía durante el resto del camino, pues el tiempo desde que la guerra habia empezado seguía transcurriendo, y los demonios cada vez se acercaban más a los gremios y centros neutrales.

Era raro pensar que el carro ya estaba listo. Earendil parecia sabia que no se negarian a aceptar la misión.
Dejando sus pensamientos atrás, Luthia se metió en la parte trasera del móvil.
avatar
Luthia Zul
Summa Sapientia [Adepto]
Summa Sapientia [Adepto]

Mensajes : 55
Fecha de inscripción : 14/09/2015

Hoja de personaje
Nivel:
27/100  (27/100)
Experiencia:
25447/26000  (25447/26000)
Áureos Áureos: 52.357

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por FlyFenrir el Dom Feb 21, 2016 7:00 am

Mientras caminaba a Tura le dio otro ataque de valentía y se subió en la parte del conductor diciendo que lo mejor sería hacer lo de la última vez. Era gratificante ver que se había vuelto más valiente y que era capaz de tomar algo de iniciativa, pero temía que se emocionara demasiado y eso le llevara a cometer un error. –Tura, me parece genial que te comportes así, pero recuerda que lo primero es nuestra seguridad. Lo mejor es pensar antes de actuar y hablar del destino entre todos. Aunque me parece bien que vayamos al pueblo, quizás haya sufrido un ataque de algo o alguien en el camino y por eso no haya podido venir. Al igual que podríamos encontrarlo vivo o no. Actuemos con cautela, el valor está bien pero no dejes que te ciegue. En esta ocasión iré en el techo del carro, puede que no sea el lugar más cómodo pero desde ahí podré estar preparado por si algo nos atacase.- Escalé por la parte trasera del carro y me monte en el techo, era bastante fuerte para poder aguantar el peso del equipaje así que no tendría problema con mi peso. Con unas cuerdas me até la cintura a los barrotes que se usaban para mantener el equipaje atado y seguro de caídas. De esta manera no correría tanto peligro de precipitarme por el borde. Me mantuve sentado mientras esperaba a que los demás subieran al carro para ponernos en marcha. Vi a Luthia subirse a la parte debajo de mi, solo quedaba Astinus. –Vamos, no nos iremos sin ti. Date prisa.- Incitaba a subir a Astinus tratando de que viera que era un miembro importante del grupo sin el cual no seguiríamos adelante.
avatar
FlyFenrir
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 80
Fecha de inscripción : 27/05/2014

Hoja de personaje
Nivel:
25/100  (25/100)
Experiencia:
20282/22000  (20282/22000)
Áureos Áureos: 34.772

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Astinus Wallace el Dom Feb 21, 2016 7:16 pm

El carro los estaba esperando. ya estaban preparados para partir y todos subieron al carruaje. Todos excepto Astinus. Él siempre era el último, aunque esta vez tenía excusa. Estaba vagando en el mundo fantasioso de sus pensamientos, tratando de hallar la respuesta a una pregunta muy importante: "¿Dónde estaba el señor Alan?". No lo sabían y seguramente nadie conocería la respuesta. Por eso les habían dado como misión encontrarlo. Pero por mucho que buscara no encontraría la solución a esa cuestión, pues no era tan sencillo como se planteó en un primer momento. Cuando se dio cuenta del mundo real había pasado un buen rato. Sus compañeros lo esperaban.

-Sí, lo siento, ya voy- Dijo antes de subir al transporte.

Volverían a la aldea donde vivía aquel hombre. Si tenían suerte encontrarían algo por el camino, una pista, una señal o, quizás, al propio hombre. De lo contrario tendrían que llegar hasta la estrafalaria casa. Había muchas posibilidades pero Astinus tenía la esperanza de que el destino de Alan no hubiera terminado ya y de que su misión resultara mcuho más fácil de lo que se antojaba ahora.
avatar
Astinus Wallace
Summa Sapientia [Adepto]
Summa Sapientia [Adepto]

Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 10/03/2015

Hoja de personaje
Nivel:
20/100  (20/100)
Experiencia:
12494/13500  (12494/13500)
Áureos Áureos: 21.991

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Isma el Dom Feb 21, 2016 7:34 pm

Ciertamente, era ese miedo el que le mantenía dispuesto a darlo todo, pues no era solo pavor a morir, si no a perder a los que amaba. Y cundo su camino era tan incierto como el enemigo que les esperaba, aquel terror se intensificaba hasta el punto de parecer un compañero más. Sin embargo, este no tendería sus armas para apoyar al resto, tan solo se mantendría expectante, avisando del peligro que suponía estar allí.

Se colocó su armadura para abrigarse del frío. De un momento a otro, el poco calor que dejó la noche, se había esfumado y una extraña neblina había inundado la zona. Apenas podía distinguirse nada a unos metros de distancia y el mercenario no la había notado hasta verse sumido en ella. -¿Cuando ha empezado a venir tanta niebla?- Se preguntó a si mismo, dirigiendo rápidamente la mirada hacia sus acompañantes. Todos parecían dormir plácidamente, al menos por el momento.

Una voz desconocida se alzó para lanzar una advertencia. Isma buscó al emisor y consiguió visualizar varias figuras que se acercaban poco a poco. Agarró su espada con firmeza y dio unos pasos hacia atrás. -¡Despertad!- Exclamó. Aquellas personas que acortaban la distancia parecían inhumanas. Su cuerpo había sufrido heridas que pocos vivos aguantarían. -¡Vamos, arriba!- Insistió para que todos se levantaran.

No sabía que pensar sobre lo que le habían dicho, pero si de algo estaba seguro, es que no se fiaría de nadie y mucho menos cuando su aspecto suscitaba que eran muertos vivientes. -¿Qué es lo que buscáis?- Preguntó hacia los entes moribundos. Desde luego, estaba preparado para combatir.

_________________
avatar
Isma
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 251
Fecha de inscripción : 26/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
29/100  (29/100)
Experiencia:
28693/30000  (28693/30000)
Áureos Áureos: 79.614

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Rog'Muk Warsong el Dom Feb 21, 2016 8:16 pm

Las palabras de los tres orcos de Fridonar, habían motivado lo suficiente al grupo como para que se sintieran seguros y dispuestos a luchar contra la amenaza más grande a la que jamás se habrían enfrentado. Sin embargo, ahora mismo había algo que mantenía ocupada la preocupación de Garrosh. Había conseguido un arma que parecía única. Como si la hubiesen forjado en el interior de un abismo. De aspecto aterrador y poderosa. Pero no conocían las repercusiones que podía acarrear el uso de un hacha diabólica.

-Mentiría si te dijera que conozco algo sobre el arma, aunque Isgrosh me contó muchas historias sobre los dioses que habitaron Dyscordia antaño y los demonios contra los que combatieron y que hoy parecen buscar venganza.- Dejó una breve pausa para recordar. -Si las leyendas que contaba el viejo eran ciertas, podríamos estar ante un arma legendaria. Un arma que se alimenta de la sangre de aquellos que perecen cortados por su filo. Eso sí... el precio a pagar es incierto. El chamán aseguraba que eran tan peligrosas para sus víctimas como para el portador. Yo te aconsejaría que solo la usases contra esas bestias.- Terminó por decir Rog'Muk, que apenas sabía lo que un hombre sabio le había contado.

Y finalmente, habiéndose despedido y cargados con las provisiones suficientes para aguantar un largo viajes, partieron hacia su destino auto-impuesto. Nadie sabía lo que les deparaba, ni si quiera sabían ciertamente a donde se dirigían. Rog'Muk nunca había dejado Fridonar hasta aquel momento y no conocía las tierras de la gran isla. Pero caminaría con coraje y listo para la batalla, junto a Garrosh, Kashira y sus nuevos compañeros.
avatar
Rog'Muk Warsong
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 18/06/2015

Hoja de personaje
Nivel:
18/100  (18/100)
Experiencia:
10441/10600  (10441/10600)
Áureos Áureos: 15.911

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Alex el Dom Feb 21, 2016 9:22 pm

Un grito rompió el silenció y quebró la noche. A la voz de "despertad" Isma consiguió que Alex y el resto se despidieran del sueño y volvieran al mundo real. Un frío aterrador atenazó los músculos del mercenario que se levantó dolorido. Había dormido tapado e incluso tenía ropa de abrigo, ¿cómo podía ser? Pero esa no era su mayor preocupación. A su alrededor una densa niebla los acorralaba. Una niebla que jamás había visto por aquella zona y, de hecho, en ninguna otra. ¿Sería cosa de los demonios? Además no estaban solos. Por toda la niebla había gente mirándolos, avanzando hacia ellos de forma lenta pero sin detenerse.

-¡¿Quiénes sois?!- Preguntó desenvainando su espada.

Un miedo frío y primitivo anidaba en su interior y afloraba tan rápido como latía su corazón. ¿En qué momento los habían rodeado? ¿Quienes eran esas personas? ¿Cuales eran sus intenciones? No parecían normales, su aspecto era el de un cadáver, pero parecían tan vivos como él. Y entonces dirigieron una amenaza hacia ellos. O quizás una advertencia. No podían saberlo, pero había algo claro. El resultado era malo para ellos. Muy malo. Pero debían seguir, no podían volver atrás o tarde o temprano aquello llegaría a ellos. Pero ahora... ahora había llegado. ¿Cómo debían actuar?

Al menos no parecían querer herirlos puesto que no les habían atacado. Pero su simple presencia era amenazante y lo que decían no era muy agradable precisamente. Y su apariencia... digna de una historia de terror. Sin duda debía tener algo que ver con los demonios, ¿pero qué? Quería creer que todos serían similares al que ellos habían enfrentado, pero cabía la posibilidad de que hubiera una gran variedad y que algunos de ellos fueran nigromantes. ¿Eran estas criaturas, entonces, producto de alguna magia demoníaca?

_________________

Nombre:
Alex Harken

Clan:
Clan Harken

Gremio:
Fire Blood

Profesion:
Mercenario

Npc's acompañantes:
Sam
Ele

Ficha
Datos
avatar
Alex
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 622
Fecha de inscripción : 17/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
45/100  (45/100)
Experiencia:
68946/70000  (68946/70000)
Áureos Áureos: 157.539

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Web Master el Dom Feb 21, 2016 10:17 pm

Luthia, Astinus, Fenrir:
Volvéis a recorrer un camino que ya habéis andado antes. ¿No es un poco irónico que, para avanzar, hayáis de retroceder? Pero no hay más remedio, es vuestro deber y responsabilidad cumplir con vuestro cometido aunque ese sea volver a andar una senda ya cruzada. La aldea está lejos, ya lo sabéis, y si nada os detiene tardaréis aproximadamente lo mismo que la otra vez. Aunque hay una sutil diferencia. Es posible que tengáis que parar antes porque vuestra misión no es llegar a la casa de Alan sino encontrarlo. Podríais toparon con él a medio camino o quizás os vierais obligados a desviar vuestra ruta para seguir una pista. Aunque nada es seguro y quizás si deberéis llegar hasta su hogar.
Starrk:
Árboles quemados, tierra batida, huellas de herraduras y botas... aquí ha pasado algo, ¿pero qué? La primera impresión es que hubo un combate, aunque no hay huellas inusuales. El olor del ambiente no está cargando y, aunque hay cierto aroma a madera quemada, huele a campo y a vegetación. Puede deberse a que el combate se llevó a cabo hace bastantes días o a algún tipo de magia que desconozcas. Vuestros enemigos son demonios después de todo.Las huellas se dirigen a varias direcciones no muy separadas. Podrías seguir uno o dos caminos, aunque no todos antes de terminar el día. Una de las direcciones se adentra en el bosque, la otra se aleja en dirección a las montañas y la más cercana a ti sigue recta desde donde has venido. Hay otra que se adentra en el bosque pero diferente a la primera, como de forma más errática. La última, cosa extraña, parece regresar al campamento... aunque se corta a unos metros de ti.
Talamaur:
Te sinceras con el hombre que, ahora, parece más calmado que antes. Te mira con curiosidad y observa la carta. Por su expresión puedes ver que no sabía nada de ella. Pero, sin embargo, conocía la relación de tu objetivo con los demonios.

-No estaba solo. Antes de matarlo a él me enfrenté a una de esas criaturas. Era horrible, grande y alada. Incluso despedía un hedor que no había olido nunca. Era fuerte y rápida, pero no era rival para mí. Me costó un poco, pero conseguí herirla de gravedad y, cuando iba a rematarla, ese hombre me atacó permitiendo que la criatura huyera- Te explica.

Escupe hacia el cuerpo inerte de Bames y vuelve a mirarte.

-Empezó a gritarme que no podía tocar a sus señores y que se regocijarían con mis huesos y mis entrañas. Me deshice de él tan fácil como tú podrías aplastar a una mosca. Y ahora has llegado tú. Puedes creerme o no hacerlo, poco me importa. Pero es cierto que el mundo está cambiando y creo que te queda mucho camino que recorrer- Te dice.

Solo queda un asunto por resolver. ¿Quienes son los hombres que hay fuera?
Gautrek:
Empezáis a adentraros en una neblina que... espera... ¿y la niebla? Ha desaparecido sin que os deis cuenta. Igual que esas criaturas que habían aparecido. ¿Qué tipo de poder es capaz de tal cosa? No lo sabéis, aunque no os dejáis amedrentar por ello y seguís adelante. Todavía queda algo de camino hasta llegar a los bastos ejércitos del Norte, pero no hay muchas posibilidades de que os ocurra algo más extraño o peor de lo que acaba de pasar. Si habéis decidido seguir vuestro camino pocas cosas podrían haceros retroceder así que solo resta seguir avanzando hasta llegar a vuestro objetivo.
Xyox y Rog'Muk:
Los orcos parecen reticentes a opinar. Llevar la contraria a su nuevo líder no es un buen comienzo aunque poco a poco empiezan a hablar. Algunos tachan de locura avanzar sin tener un destino. Otros sugieren buscar pistas antes de dirigirse a ningún lugar y alguno más dice que deberíais ir a luchar contra los demonios como vuestros antepasados hicieron antes. Aunque hay algo que todos dicen igual, que te seguirán elijas el camino que elijas. Respecto a tu arma, ya que ninguno de vosotros sabe nada de ella depende de ti usarla o no, pero no parece que vayas a encontrar información cerca o, al menos, no de los orcos que te acompañan.
Alex e Isma:
Los cuerpos no os responden, se limitan a retroceder sin dejar de miraros. La niebla tras ellos los engulle haciendo que sea imposible ver dónde están o hacia dónde van. La niebla también empieza a despejarse de forma tan rápida como ha llegado. Antes de que podáis daros cuenta vuelve a verse a la perfección, como si la niebla solo hubiera sido cosa de vuestra imaginación o una pesadilla. ¿Podría ser? Algunos estaban dormidos pero otro estaba despierto. ¿No es así? Quizás el sueño le venció en algún momento. Aunque todo parecía tan real que es difícil de creer.

usuarios y estadísticas:

Luthia:
Nivel: 24
Estadísticas: 4 puntos en magia blanca.
Astinus:
Nivel: 15
Estadísticas: 2 puntos en magia arcana y 1 punto en magia natural.
Fenrir:
Nivel: 19
Estadísticas: 2 puntos en físico y 1 uno en agilidad.
Lyon:
Nivel: 17
Estadísticas: 1 punto en físico y 1 punto en agilidad.
Starrk:
Nivel: 32
Estadísticas: 4 puntos en magia elemental, 1 punto en físico y 1 punto en agilidad.
Talamaur:
Nivel: 27
Estadísticas: 5 puntos en magia negra.
Gautrek:
Nivel: 18
Estadísticas: 3 puntos en físico.
Abbadon:
Nivel: 6
Estadísticas: 1 punto en magia negra.
Alex:
Nivel: 40
Estadísticas: 4 puntos en físico y 4 en agilidad.
Isma:
Nivel: 23
Estadísticas: 2 puntos en físico y 2 en agilidad.
Xyox:
Nivel: 17
Estadísticas: 1 punto en físico y 1 punto en agilidad.
Rog'Muk:
Nivel: 14
Estadísticas: 1 punto en físico y 1 unto en agilidad.
avatar
Web Master
Admin

Mensajes : 302
Fecha de inscripción : 14/01/2014
Edad : 906

Hoja de personaje
Nivel:
100/100  (100/100)
Experiencia:
500000/500000  (500000/500000)
Áureos Áureos: 999.999.999

Ver perfil de usuario http://www.seedsofdyscordia.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Luthia Zul el Miér Feb 24, 2016 9:08 pm

Tura escuchó atentamente lo que Fenrir le comentaba acerca de su nueva actitud, pero al finar terminó desanimándose a sí mismo. –T-tienes razón, Fenrir. Me deje llevar un poco por el aire de aventura. Trataré que esto no vuelva ocurrir, y me dedicare a llevarlos a salvo a Villa Serea. Lo siento- Apenado, notó como Fenrir se subía al techo del carro, mencionando que él también los protegería desde el lugar.
A Tura le parecio algo gracioso la forma en la que Fenrir habia decidido viajar, pero también se sentia más seguro al saber que alguien les cuidaría a todos el pellejo. Aparte de que Fenrir tenía la ventaja de usar armas a distancia, y en caso de que algún maleante o demonio se les acercara, él podría tener la ventaja.

Una vez que Astinus y Luthia se subieron a la parte trasera del carro, Tura movió las riendas para decirles a los caballos que avanzaran y emprendieran camino.

-¿Te preocupa algo?- Luthia le preguntó a su compañero de viaje –Estas más callado de lo común.-
Quizás no era nada, pero Luthia era conocida por ser un poco más intuitiva que el resto.
avatar
Luthia Zul
Summa Sapientia [Adepto]
Summa Sapientia [Adepto]

Mensajes : 55
Fecha de inscripción : 14/09/2015

Hoja de personaje
Nivel:
27/100  (27/100)
Experiencia:
25447/26000  (25447/26000)
Áureos Áureos: 52.357

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Starrk el Miér Feb 24, 2016 10:02 pm

Tras observar el lugar con mayor detenimiento pude advertir que en aquel lugar había habido una pelea que, a juzgar por el estado de la zona, podía haberse librado hacia días. El capitán no me había dicho desde cuando estaban desaparecidos estos soldados, por lo que podría ser que mi deducción fuera acertada. Vi que había varios rastros de huellas, todos dispersos y uno que volvía hacia el campamento se cortaba de golpe. Todo aquello era extraño, pero para obtener la información que precisaba debía conocer el paradero de los soldados. Tras pensarlo un poco decidí seguir las huellas que se dirigían al bosque, en el quizás encontrara algo y había más lugares para ocultarse de ser necesario, aunque mis posibles enemigos también. Como había dos caminos de huellas hacia el bosque seguiría las que tenían un aspecto extraño, pues parecía que algún borracho entraba en el bosque. No sabía que me esperaría, así que estaría atento para las posibles situaciones que pudieran darse.

_________________

Ficha: Historia de un ejecutor
NPC acompañante: Alice
avatar
Starrk
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 179
Fecha de inscripción : 05/11/2014

Hoja de personaje
Nivel:
38/100  (38/100)
Experiencia:
48073/50000  (48073/50000)
Áureos Áureos: 62.165

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Kazimierz el Vie Feb 26, 2016 1:37 pm

Desde que todo aquello comenzó, en Filii Mortis habíamos decidido mantenernos un tanto al margen, pues en verdad era una gran oportunidad para nosotros el poder investigar a los demonios, sin contar que en una guerra siempre hay muertes, y que mejor para los nigromantes que cadáveres frescos. Lo que si teníamos claro era que por mucho grado de emergencia que tuviera el continente, no íbamos a unir fuerzas con los tiburones.

Me encontraba en ese momento en el gremio, leyendo y buscando mas información sobre los demonios que estaban apareciendo, ya que cualquier información para un investigador es poca, cuando mire por la ventana y me quede observando el cielo completamente encapotado.Esa imagen me hizo cerrar el libro que estaba estudiando a la vez que me acercaba al alfeizar de la venta, con la mirada perdida y una sonrisa un tanto perturbadora en los labios "Miles de cuerpos, de todas las radas de Dyscordia...no habría ningún ejercito capaz de detener a nuestros no muertos..."

Con estos pensamientos en mente comencé a reir de forma un tanto ida, para después calmarme y apoyar la mano en el frío cristal a la vez que decía-Creo que va siendo hora de comenzar el trabajo de campo...quizás hasta encontremos algo interesante...un espécimen único...un ser abominable del inframundo o algo interesante...que nos permita destruir a Shark Tooth y tomar en discordia el lugar que nos corresponde... - comencé a decir entre susurros, a la vez que mi cabeza comenzaba a idear un plan sobre como conseguir mas poder y así ayudar al gremio. Estaba decidido, si hacia falta iría yo mismo al campo de batalla a investigar todo lo que hiciera falta, siempre y cuando sacara beneficio para mi y para el gremio, y quien sabe, quizás me encontrara con Dos, lo cual seria un alivio, ya que lo único que anhela mi corazón es que ella siga viva, ya que era la única persona en el mundo por la que me preocupaba y hacia desperta en mi eso que llaman sentimientos.

Sin mas me aleje de la ventana volviendo a colocar mi afilado y frío rostro con mi expresión seria habitual, y comence a recoger un poco todo el material que estaba empleando en mi investigación, pensando en la posibilidad de salir a las incursiones del campo de batalla en lugar de quedarme encerrado entre aquellos muros, pues de vez en cuando quitar una vida o ver como otro la quita puede ser bellamente poético e inspirador en mi trabajo.
avatar
Kazimierz
Filii Mortis [Acólito]
Filii Mortis [Acólito]

Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 26/04/2014

Hoja de personaje
Nivel:
15/100  (15/100)
Experiencia:
7007/7200  (7007/7200)
Áureos Áureos: 8.610

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Talamaur el Sáb Feb 27, 2016 4:39 pm

Observe al hombre esperando una respueta, percatandome de que su semblante se relajaba. comenzo a mirarme con detenimiento y a continuación clavó la mitada en la carta, posiblemente no sabia que exisitia. aunque sin ella sabía la relación que tenía Bames con los demonios.

Al momento comenzó a detallarme lo ocurrido con Bames y de como atacó al demonio que lo controlaba. era una bestia grande y alada, que segun aquel tipo no era rival para el. A primera vista no parecía gran cosa, pero la experiencia me decia que no debia fiarme de ellas. en ese momento escupio al cadaver de Bames y comenzó a despotricar sobre el. Comenzó a contarme porque lo había matado, parecia ser que Bames se había onterpuesto en la pelea permitiendo que el demonio escapara. Sus palabras me dieron que pensar, un espia de mi gremio había caido en las redes de los demonios. por lo que cualquiera podía estar con ellos y no enterarnos hasta que fuera demasiado tarde. Miré fijamente a aquel tipo y le hablé.

- gracias por lo que has hecho, si no lo hubieras sentenciado tu lo habria hecho mi gremio por traición. ahora me tengo que marchar, por cierto, me gustaria saber tu nombre. Me asegurare de que recibas un obsequio por tu trabajo hacia nosotros y mi agradecimiento personal - le dije tendiendole la mano para despedirme.

Tras la conversación salí de la habitación y pudé ver a los 4 tipo que estaban esperando fuera. los 4 estaban montados en sus caballos y uno de ellos sonrió al verme. 2 de ellos estaban cubiertos completamente con ropajes oscuros,.dejando ver solamente los.ojos. el que había sonreido tenia el pelo corto rubio con una faccion ruda y con un pendiente plateado en la oreja izquierda. no era especialmente musculoso y se podia ver un tatuaje de un dragon en su brazo derecho. el homre que estaba a su lado por el.contrario, tenia un aspectoas cuidado. tenía el pelo negro que le llegaba al cuello recogido como una cola y unas faccionesas suaves. era algo mas musculoso que su compañero y tenia la marca en su ropa que me era familiar.

- por fin sales, ya nos estabamos cansandos de verle la cara a estos dos - dijo el que había sonreido con tono chulesco.

- calla 2- dijo el homre con coleta.

- pero si esto es un juego, dijo Siri... - dijo pero fue interrumpido

- HE DICHO QUE TE CALLES - gritó, retumbando su voz en todo el lugar.

¿había dicho Sirius.... podría ser Sirius Black? pensé alertandome y en ese momento me comuniqué con mis compañeros usando mi magía. - vienen por mí y no quiero meteros en esto, pero si decidis ayudarme asentid con la cabeza - dije observando al momento que los dos asentian con la cabeza.

- Talamur, tienes que acompañarnos, es una orden . -  dijo el hombre de la coleta con firmeza.

- tengo cosas mas importantes que hacer que acompañaros, aparte ¿ quien os envía en mi busca? - dije esperando una reaccion para atacar.

- son ordenes de arriba, no tienes por que saber mas, pero veo que no entraras en razon asi que... - dijo, mientras lanzaba una mirada a los encapuchados.

la tensión se mascaba en el ambiente, el enfrentamiento podria empezar en cualquier momento. todo estaba en silencio, salvo el resoplido de los caballos y de sus cascotes chocar contranel suelo. en ese momento y cuando parecía que la lucha era inebitable, el hombre desfigurado salió de la herreria y habló.

- Escuchad todos, este es mi pueblo y todo lo que ocurre aqui lo decido yo. No quiero luchas ni peleas, al menos que yo diga que se pueden hacer. aunque podeis hacer lo que querais aun habiendoslo advertido, en vuestra mano está cumplirlo o no. - dijo con tono desafiante. de repente comenzaron a salir gente armada de varios sitios, los cuales se quedaron parados a la espera de una orden de aquel tipo. Parecia tener as poder del que creía, asi que sería conveniente no enfadarlo.

- por mi parte no tendras problemas- dije esperando que los otros se fueran. ahora quedaba ver si esos tipos desafiarian a todo el pueblo por llevarme con ellos.

off:
sorry por las faltas de ortografia y si se me ha colado algun punto o coma que no debía. Estoy desde el mv y se me hace dificil escribir bien del todo
avatar
Talamaur
H. del cuervo [Montaraz]
H. del cuervo [Montaraz]

Mensajes : 159
Fecha de inscripción : 04/03/2015

Hoja de personaje
Nivel:
33/100  (33/100)
Experiencia:
38138/38200  (38138/38200)
Áureos Áureos: 73.989

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Xyox el Sáb Feb 27, 2016 5:12 pm

Las palabras de Rog seguían creando aún más incógnitas por descubrir pero si bien era una incertidumbre que quería despejar ahora no era el momento para que el cien por ciento de ocupar el cerebro. Comenzó la marcha contante a un paso ridículamente rápido. Quería llegar a un poblado para adquirir suficiente información referente a los siguientes movimientos de nuestros enemigos los demonios, las horas pasan y el clima cambia con el mismo paso de las mismas se vuelve más violento como si el mismísimo mal estuviera cambiándolo para entorpecer el camino

-. Necesitamos refugio el sol no está por ocultarse pero aun así el frio y la niebla nos puede jugar una mala pasada, estén atentos y cuiden la espalda de uno con los otros, aten esta cuerda a sus cinturas, rog atento a cuevas y kishra usa tu vista por si vez huargos o lobos.. Estamos en su terreno-. Dije mientras desenvainaba mi hacha y la sujetaba con una mano mientras esperaba que el resto terminara de atar las cuerdas. Al terminar comencé a caminar lento por viento que soplaba tan fuerte que me impedía la vista.

-. Tch….(hice con los dientes) cambio demasiado rápido algo no huele bien aquí… estén más atento.. ningún clima cambia tan rápido…..- dije mientras trataba de que mis sentidos se agudizaran por si algo comenzaba un ataque sorpresa
avatar
Xyox
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 46
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 26

Hoja de personaje
Nivel:
21/100  (21/100)
Experiencia:
14140/15000  (14140/15000)
Áureos Áureos: 24.161

Ver perfil de usuario http://www.twitch.tv/kuroxyox/

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por FlyFenrir el Dom Feb 28, 2016 1:22 pm

Tura pareció desanimarse ante mis palabras, ya hablaría con él para explicarle sobre lo que quería decir. Todos nos subimos finalmente al carro y nos comenzamos a mover hacia el pueblo donde estaba la casa del señor Strongcastle. Desde mi posición observaba a nuestro alrededor tratando de ver algo que nos diera una pista que nos llevara hasta él. Pude ver algunos animales típicos del bosque como ardillas, ciervos, mofetas y demás, algunos a simple vista y otros algo más ocultos. Desde mi posición podía ver a Tura sin que él me viera a mi, un ataque por la espalda sería mortal para él si nos atacaran. Miré entonces hacia atrás pues un escalofrío recorrió mi espalda, quizás no fuera nada pero estaría atento solo por si acaso. Continué vigilando mientras proseguiamos nuestro camino.
avatar
FlyFenrir
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 80
Fecha de inscripción : 27/05/2014

Hoja de personaje
Nivel:
25/100  (25/100)
Experiencia:
20282/22000  (20282/22000)
Áureos Áureos: 34.772

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por JesaiX el Dom Feb 28, 2016 1:49 pm

Dos semanas pasaron desde nuestro cambio, desde que oficialmente nos convertimos en parte de Los Centinelas y desde que adquirimos nuestro nuevo poder. En el transcurso de este tiempo fuimos entrenados y ayudados a manejar nuestra nueva forma, aunque a mi todavía me costaba controlarla. Era extraño saber que ahora podía convertirme en un demonio, todavía no me hacia a la idea, que mi delgado y frágil cuerpo se volviera fuerte y resistente. En estas dos semanas agudice mi puntería, me afilie mas con mis nuevos compañeros y aprendimos a confiar los unos en los otros. Todo esto fue en muy poco tiempo, pero los Centinelas nos inculcaron bien esas ideas.

Nos encontrábamos en el patio trasero, donde nos entrenaban duramente. Esta vez estábamos divididos en dos grupos; uno se entrenaba en el combate con armas mientras el otro, donde estaba yo, controlábamos nuestra nueva forma. Sorprendente mente en dos semanas la gran mayoría podía transformarse sin problemas aunque no durante mucho tiempo, por desgracia ese no era mi caso. Muy de vez en cuando había conseguido transformarme ligeramente pero no había conseguido nada útil, era el niño lento de la clase. El ejercicio que desviamos llevar a cabo era simple: ponernos por parejas, transformarnos y pelear. A mi me toco hacerlo contra Ciro, un humano corpulento de por si que cuando se transformaba daba aun mas miedo y respeto. Al transformarse su piel se tornaba de un color rojo oscuro y su piel parecía una armadura de roca. Ciro se coloco ante mi ya transformado y me incito a la pelea, yo asustado entre en el rin improvisado con piedras hecho en el suelo y sin arma alguna me puse en posición defensiva con los puños en alto.
-Vamos Ataher, transformarte. Luchemos.
Asentí con la cabeza y apretando mis musculo seguido de un seco impulso me abalance contra mi contrincante esperando que en el proceso me transformara, pero no funciono, en su lugar me choque contra su duro cuerpo y caí al suelo provocando la risa de Ciro y de todo aquel que me vio.

El entrenador, de cuyo nombre nunca me acordaba y siempre lo llamaba así, me dijo que saliera del rin. Ciro, ya de vuelta en su apariencia humana y muy amablemente me ofreció la mano, pero enfadado se la negué. No es que estuviera enfadado con él, más bien lo estaba conmigo. Con una palmada en el hombro de mi entrenador me dirigí con el otro grupo para practicar con mi arco. En parte, lo bueno de no poder entrenar con el grupo de semi-demonios es que pude mejorar con mi arco. me dispuse a irme  a la zona de los tiradores donde se encontraban las armas preparadas y los muñecos de paja cuando una voz retumbo por todo el patio e inmediatamente nos pusimos en orden y mirando hacia el balcón de donde provenia dicha voz.
avatar
JesaiX
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 27/07/2015

Hoja de personaje
Nivel:
13/100  (13/100)
Experiencia:
5400/5600  (5400/5600)
Áureos Áureos: 13.300

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Astinus Wallace el Dom Feb 28, 2016 3:18 pm

Luthia parecía poder leer el interior de las personas pues, aunque Astinus no dijo nada, supo que algo le ocurría. Era totalmente cierto que solía hablar mucho y que ahora se encontraba ligeramente callado. Cosa que debió alertarla. La mujer preguntó el por qué pero él no sabía si responder con al verdad. Sin embargo, nunca mentía.

-Verás... estoy preocupado, sí. Es que no sabemos lo que ha pasado. ¿Y si ha ocurrido lo peor? Podríamos ir hacia un peligro mayor del que podamos imaginar...- Explicó.

Era cierto, no solo Alan, un gran peligro podría estar acechándolos. Aunque no se iba a amedrentar, no llegado a este punto. Y tampoco iba a preocupar a los demás.

-Pero nos enfrentaremos a lo que venga. No tiene por qué haber pasado nada. Seguro que todo nos sale bien- Respondió con una sonrisa sincera.

Esperaba no haber nublado las ideas de los demás con sus lagunas. Ahora que se lo había contado a Luthia se sentía mejor en cierta forma.
avatar
Astinus Wallace
Summa Sapientia [Adepto]
Summa Sapientia [Adepto]

Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 10/03/2015

Hoja de personaje
Nivel:
20/100  (20/100)
Experiencia:
12494/13500  (12494/13500)
Áureos Áureos: 21.991

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Gautrek el Dom Feb 28, 2016 4:59 pm

Ya estabamos cerca de nuestro destino y todo parecia calmado. Los hombres de Einar estaban mas relajado y se notaba que ya habian pasado algunas horas desde lo ocurrido con aquellos seres. Los 3 hermanos iban hablando de sus historias y yo estaba pensando en mis cosas, cuando de repente una densa niebla apareció al instante.

- ¿otra vez ellos? -  dije cogiendo mi hacha y adoptptando una postura de alerta. A partir de ahí no me dió tiempo de decir nada mas, ya que sombras en la niebla comenzaron a llevarse. alos hombres de Einar. No veia nada mas que lo rodeaba el carromato, por lo que los gritos de agonia sonaban aun mas desagarradores. Los tres hermanos se colocaron en la parte de atras del carro y se pusieron en formacion, de manera que cada uno cubría un flanco y yo el último.

- Corred, no podemos combatirlos . Es imposible verlos en esta niebla y ... aarg - grito Einar desesperado, escuchando despues como caía tambien en la niebla. Que podía hacer, como podía escapar de aquel lugar. Tenía que calmarme o sería peor, así que ordené a grezzley que avanzara a galope. - Lo siento... - susurre entre lagimas, mientras se silenciaban los gritos de los últimos hombres de Einar. Habiamos dejado atras los gritos, pero... ¿ y el peligro?. En ese momento el carruaje se paró y mire el por que de ello, observando con horror como grezzley tenía una espada atravesabdole la cabeza.

No me dio tiempo a llorar su muerte , caundo escuche algo detras del carromató. - Guldrik se han llevado a Pim, no.. no he podido agarrarlo, ha sido todo muy rapido. - Dijo Pam con la lagrimas en los ojos. Pero no había acabado, mientras los miraba algo los cogió tambien. Estaba solo.... y por primera vez en mucho tiempo un miedo atroz comenzó a apoderarse de mi cuerpo. Comencé a escuchar los gritos de los hermanos, lo que hizo que me arrodillara y me tapara los oidos llorando - NOOOOOO - grtite sin saber que hacer, comprobando al momento como la niebla había desaparecido.

Varias figuras quedaron al descubierto,  todas negras como la noche sin poder doferencia ningun detalle de ellas salvo de una. Un hombre con media cara desgarrada, en la que se podía ver el hueso de la cabeza y los tendones. Llevaba un ropaje de tela fina y una espada en la que podia apreciar el escudo de una casa noble. Estaba aterrorizado y no podía moverme ni articular palabra alguna, solo me quedaba aceptar mi destino. El hombre carabela se acercó a mi con tranquilidad, dejando a las demas figuras atras. Se puso a mi lado y me miró con detenimiento.

- Supongo que estas triste por lo ocurrido, aunque no deberias... tu has provocado estó. Te avisamos y aun así, escupiste su condena sin que temblara el pulso. - dijo colocando un dedo en mi hombro. una increible dolor comenzó a recorrerme el cuerpo, pero el mas agudo era donde había colocado el dedo. - Pero tranquilo, esto solo ha sido un aviso... ya nos veremos - tras decir estó me desmayé.

Me desperté agitado y sudando, mirando a mialrdedor. - Perdona Gautrek, no queria despertarte - escuche decir a Pim. Lo miré con alegria y tras incorporarme comprobe que todos estaban bien, algo que tranquilizo mi despertar sobresaltado. - Ya casi hemos llegado, Einar dice que en una hora llegaremos a nuestro destino y parece que vamos a partr ya. ¿que le digo? ¿quieres descansar algo mas? - me dijo preocupado al ver mi semblante.

- No gracias, partiremls cuando el lo disponga - le dije con una falsa tranquilidad. Pim se marchó y me levanté, sintiendo un dolor en el hombro. Descubrí con cuidado el hombro que me dolía y comprobé con cierto horror y preocupación que tenía la marca del dedo de aquel hombre. - ¿no ha sido un sueño?¿sería cierto que los estaba llevando a la muerte? - pensé algo nervioso. Pero el grito de Einar de comenzar la marcha me saco de mis pensamientos. No le diría nada por ahora los semas, pero no era algo que podía guardar demasiado tiempo o ocurríria lo que en mi sueño. Ya era hora de llegar a nuestrp destino.
avatar
Gautrek
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 04/03/2015

Hoja de personaje
Nivel:
25/100  (25/100)
Experiencia:
21572/22000  (21572/22000)
Áureos Áureos: 28.357

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Isma el Dom Feb 28, 2016 8:44 pm

Todos acudieron a la llamada de Isma, se sumaron a lo que posiblemente se convertiría en una horrible batalla. Espada y escudo en mano, el mercenario apretó los dientes y se adelantó un par de pasos. Quien atacaba primero... golpeaba dos veces. Según el refrán, tendrían más posibilidades de vencer si se abalanzaban en primer lugar, aunque no sabían nada sobre su enemigo. Solo que tenían aspecto humanoide y que no portaban armas aparentemente. ¿Era una ventaja o una desventaja? ¿Que ases guardaban bajo esas mangas raídas? Era una locura, pero no había forma de escapar.

Pero para su sorpresa y la del grupo, empezaron a retroceder. Sin arrancar la mirada de sus cuerpos, pero alejándose cada vez más, junto a la niebla. -¿Qué está pasando?- Preguntó Isma, sin esperar una respuesta concisa, pues sabía que sus compañeros estaban tan desconcertados como él. -¿Se van? ¿Eso era todo?- Continuó. Miró a sus al rededores, verificando que se esfumaban tal cual habían aparecido.

-Manteneos alerta. No sabemos cual será su próximo movimiento o si hay más como ellos...- Incluso parecía como si nada hubiese ocurrido. De aquella visión, tan solo quedaban sus palabras recorriendo sus mentes, advirtiéndoles de un peligro inminente y letal.

-Cada vez entiendo menos lo que ocurre... Pero no pienso dejar que unas palabras vacías me acobarden. Deberíamos continuar y aplazar el descanso. Este sitio ya no es seguro.- Seguramente, todos opinarían igual. De hecho, sería imposible conciliar el sueño nuevamente, expectantes ante una posible emboscada.

_________________
avatar
Isma
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 251
Fecha de inscripción : 26/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
29/100  (29/100)
Experiencia:
28693/30000  (28693/30000)
Áureos Áureos: 79.614

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Alex el Dom Feb 28, 2016 9:00 pm

¿un sueño? Todo había parecido un sueño, pero no podía ser. Había sido tan real como cualquier otra vivencia que hubiera tenido el mercenario y sin embargo sentía la punzada de la duda en su interior. Pero todos estaban allí, despiertos y preparados. No, no era un sueño, era tan real como ellos. Pero no hubo tiempo de reaccionar. Isma lo intentó en vano ya que los entes y la niebla desaparecieron antes de que ellos pudieran hacer algo al respecto. Los habían amenazado. O advertido, Alex no estaba seguro. Pero sí que tenía algo claro, no era seguro permanecer ahí. Su hermano propuso cortar el descanso y seguir avanzando. Era lo mejor, no debía quedar demasiado para llegar a su objetivo.

-Isma está en lo cierto, no podemos permanecer aquí. Al menos no después de lo que ha pasado. Descansaremos cuando lleguemos al primer campamento, lo siento- Dijo.

Empezó a preparar todo lo que pudo. Un escalofrío recorrió su espalda al pensar lo que podría haber pasado allí. No estarían más seguros en la batalla, pero al menos sabrían lo que esperar y contarían con aliados que los apoyaran. En cuanto todos estuvieron listos se subieron al carro y a los equinos para marcharse. No estaba seguro de cuanto quedaría para llegar al frente pero no debía ser demasiado teniendo en cuenta lo que ya habían recorrido. Quizás unas cuantas horas más o un día entero. Pero no podían detenerse, ahora debían llegar hasta el final.

_________________

Nombre:
Alex Harken

Clan:
Clan Harken

Gremio:
Fire Blood

Profesion:
Mercenario

Npc's acompañantes:
Sam
Ele

Ficha
Datos
avatar
Alex
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 622
Fecha de inscripción : 17/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
45/100  (45/100)
Experiencia:
68946/70000  (68946/70000)
Áureos Áureos: 157.539

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Web Master el Dom Feb 28, 2016 9:01 pm

El tiempo pasa tan rápido que incontables vidas se apagan como velas en una oscura noche. Tan fugaces, tan efímeras y tan hermosas. Pero no todo el mundo siente el tiempo igual, algunos afortunados o condenados lo aprecian de forma más lenta. Viviendo cada segundo como si la eternidad los acompañara. Pero la vida es corta para la mayoría y el tiempo pasa inexorablemente. Las batallas en el centro se vuelven más comunes y cada vez hay más participantes en ambos bandos. Aunque hay algo que nadie esperaba salvo los dirigentes y los más altos cargos de cada ejército. El cielo se ensombrece durante unas horas. Unas naves que ya han surcado antes las nubes de Dyscordia se dirigen al epicentro de la guerra en apoyo de las razas que la habitan. Los goblin se unen a la batalla.

Pasan unos días que podéis adaptar como queráis. Podéis seguir el rol tal y como lo lleváis, avanzar unos días para llegar a vuestro objetivo o incluso solo unas horas. Hay un límite de tres días, pero podéis usarlos como queráis.

Luthia, Astinus, Fenrir:
Las probabilidades juegan en vuestra contra por un simple hecho. Que el hombre no haya asistido a la reunión ya es negativo. Si estuviera bien y no hubiera ocurrido nada, habría llegado. ¿No es así? Pero, os dirigís a su hogar con la esperanza de encontrarlo. El camino está vacío, no hay guardias, aldeanos ni asaltantes. Nadie. Y, una vez lleguéis al pueblo, la cosa no habrá cambiado. Por algún motivo está vacío y parece que todos se hayan marchado a toda prisa dejando allí sus pertenencias. Las puertas de las casas están abiertas y todavía quedan cosas en su interior. Todas las casas se encuentran así excepto una especialmente estrafalaria. Esa está cerrada a cal y canto y no parece haber nadie en su interior.
Starrk:
Al principio podría parecer que las huellas son obra de un beodo, pero mientras las sigues algo te dice que no es así. Lo más probable es que sean a causa de un malestar en el que las hizo. Un malestar como una enfermedad, sueño o… una herida. Al poco rato empiezas a ver señales de sangre en el suelo, pequeñas gotas. Varios pasos más adelante las gotas dejan paso a manchas mayores y así sucesivamente. Van al unísono con los pasos, por lo que ambos hechos deben estar relacionados. Se dirigen hacia el interior del bosque, a una zona muy frondosa que podría ser hogar de bestias, bandidos o cualquier cosa capaz de cruzar el amasijo de plantas.
Talamaur:
El hombre se ríe cuando le preguntas su nombre y te dice que nunca tuvo uno, pero que ya se cobrará la deuda tarde o temprano porque siempre lo hace. Al salir la situación es algo tensa, por un lado un pueblo entero y armado se sitúa tras de ti y, a tu frente, hay un grupo de hombres que parecen quererte muerto. Tú aseguras que no darás problemas, ¿pero qué hay del resto? El hombre de la coleta sonríe con desprecio y da dos pasos hacia ti antes de detenerse y dar un tercero para caer al suelo muerto. Tiene una herradura incrustada en la frente.

-He dicho que no quiero problemas en mi pueblo. Tú, muchacho, ve a hacer lo que debas. Los demás, marchás por donde habéis venido o yo os llevaré al viaje que está haciendo vuestro amigo- Dice.

Los hombres que quedan se alejan asustados y empiezan a correr en dirección contrario, justo al lugar desde el que han llegado.
Gautrek:
Einar parece enfadado. Queda una hora de viaje aproximadamente y os habíais visto obligados a deteneros a causa de las apariciones. Los hombres estaban algo nerviosos y la moral decaída, por lo que el líder mercenario decidió darles un pequeño descanso a todos a pesar de estar tan cerca. Tú has tenido una experiencia aterradora y, aunque ya estabas acostumbrado al clima, ahora sientes mucho más frío que antes. Incluso los huesos te duelen. ¿Será cosa de tu cabeza o algo real? El resto no parece estar padeciendo nada. A lo lejos, tras un rato de marcha, se pueden ver una empalizada de madera. Estáis llegando al primer cuartel del frente.
Xyox y Rog'Muk:
El clima juega en vuestra contra y se convierte en algo terrible. Hay tanto viento y niebla que no se puede avanzar en condiciones ni ver lo que hay a más de diez metros. Es prioritario que encontréis refugio hasta que el temporal escampe, ¿pero cómo encontrarlo? Por suerte no escucháis ruidos de ninguna bestia ni parece haber señales de peligros cercanos más que el tiempo. Sin embargo ya es un enemigo bastante horrible como ara preocuparse por otras cosas. Tomáis ciertas precauciones y os atáis los unos a los otros para no perderlos. El último de la línea no puede ver al primero y al contrario igual por lo que es una buena idea. Pero si permanecéis mucho tiempo así el frío y el viento harán mella en vuestros cuerpos.
Alex e Isma:
Empezáis vuestro viaje de nuevo. No estáis muy lejos del lugar al que os dirigís, por lo que no deberíais tardar demasiado en llegar. No hay nada, al menos en apariencia, en vuestro camino. Aunque no conseguís olvidar la desagradable sensación de que un grupo os ha rodeado y os podrían haber hecho mucho daño. Por suerte no ha pasado nada y no hay rastro de ellos, ¿verdad? No deberíais encontrar más peligros en el camino que os queda, pero no deberíais ser descuidados en un lugar y época como estos.
Kazimierz:
Escuchas tres golpes secos en la puerta de la sala y esta se abre antes de que alguien pida permiso. Tras ella ves a un hombre que podrías reconocer como un cargo importante del gremio. Va acompañado de unos cuantos novatos.

-Tú, acólito, es tu día de suerte. Podría deciros que os han escogido, pero a nadie le impostáis. Digamos que habéis tenido la fortuna de que me topara con vosotros antes que con otros. Vais a partir hacia el frente. Toma papel, pluma y tinta porque queremos que obtengáis tanta información como podáis sobre los demonios. Y si podéis traer muestras seréis recompensados con creces. Rápido, ya deberíais haber partido- Te explica.

Se marcha y los novatos te miran desde fuera con nerviosismo. No parece que les hayan dado muchas opciones, pero tampoco tienen apariencia de echarse atrás. Serán tus compañeros de viaje si decides partir. Aunque, claro, siempre puedes esconderte. Pero trabajo de campo era justo lo que deseabas, ¿no?
Jesaix:
-¡Hermanos! ¡Nuestro momento ha llegado! ¡Incluso nuevos llegados como los goblin han decidido unirse a la causa de la vida para enfrentarse a los demonios! ¡En cinco horas partiremos hacia el frente con el resto de nuestros compañeros! ¡Preparaos y nos olvidéis que, sobre nuestros hombros cargan el peso de la justicia y del mundo!- Grita el líder de vuestra fortaleza.

Al parecer el líder de la orden ha hecho el llamamiento. Todos los centinelas del ocaso parten hacia el centro de Dyscordia para luchar contra el mayor enemigo que el continente ha conocido. Tú estabas, hasta ahora, en una de las fortalezas fronterizas donde aguardan los recién llegados. Pero ya es hora de partir por lo que debes prepararte para ello.


usuarios y estadísticas:

Luthia:
Nivel: 24
Estadísticas: 4 puntos en magia blanca.
Astinus:
Nivel: 15
Estadísticas: 2 puntos en magia arcana y 1 punto en magia natural.
Fenrir:
Nivel: 19
Estadísticas: 2 puntos en físico y 1 uno en agilidad.
Lyon:
Nivel: 17
Estadísticas: 1 punto en físico y 1 punto en agilidad.
Starrk:
Nivel: 32
Estadísticas: 4 puntos en magia elemental, 1 punto en físico y 1 punto en agilidad.
Talamaur:
Nivel: 27
Estadísticas: 5 puntos en magia negra.
Gautrek:
Nivel: 18
Estadísticas: 3 puntos en físico.
Abbadon:
Nivel: 6
Estadísticas: 1 punto en magia negra.
Alex:
Nivel: 40
Estadísticas: 4 puntos en físico y 4 en agilidad.
Isma:
Nivel: 23
Estadísticas: 2 puntos en físico y 2 en agilidad.
Xyox:
Nivel: 17
Estadísticas: 1 punto en físico y 1 punto en agilidad.
Rog'Muk:
Nivel: 14
Estadísticas: 1 punto en físico y 1 unto en agilidad.
Kazimierz:
Nivel: 6
Estadísticas: 1 punto en magia negra.
Jesaix:
Nivel: 8
Estadísticas: 1 punto en magia negra.
avatar
Web Master
Admin

Mensajes : 302
Fecha de inscripción : 14/01/2014
Edad : 906

Hoja de personaje
Nivel:
100/100  (100/100)
Experiencia:
500000/500000  (500000/500000)
Áureos Áureos: 999.999.999

Ver perfil de usuario http://www.seedsofdyscordia.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Kazimierz el Lun Feb 29, 2016 11:46 am

Estaba sumido en mis pensamientos cuando alguien llamo a la puerta, para cuando fui a alzar la cabeza para contestar observe como esta se abría, por lo que fruncí el ceño dispuesto a soltar algún improperio, pero al ver de quien se trataba cambie mi gesto a confuso, pues no sabia que hacia el ahí, y menos con un grupo de novatos detrás. Esa pregunta velada en mi rostro no tardo en ser respondida, ya que enseguida me explico,o mas bien me ordeno con cierto toque de arrogancia.

Tras marcharse los novatos se quedaron mirándome, por lo que asentí sin perder mas el tiempo, ni mediar palabra, y comencé a preparar todo lo que necesitaría para el viaje.Una vez que estaba todo listo, envaine mis espadas, me coloque la capa y comencé a andar pasando entre las personas inmóviles que seguían en mi puerta.

Al fin, tras tres días de camino, nos estábamos acercando al centro de Dyscordia, al epicentro de la batalla, cosa que era obvia al ser cada vez mas fuerte el olor a muerte que las batallas van dejando tras de si. El camino había sido algo desesperante, no es que se respirara un ambiente de compañerismo y fraternidad entre los integrantes del grupo, al fin y al cabo nuestro gremio no era una castillo de hadas y princesas, pero lo importante es que ya estábamos donde queríamos, y el juego para nosotros empezaba ahora, moviéndonos sigilosamente por el campo de batalla, sacando provecho de todas y cada una de las muertes que nos encontremos.

-Recordar que nuestra prioridad son los demonios o semidemonios, pero no desperdiciaremos esta ocasión...analizar todas y cada una de las muestras que nos da este bello paisaje...- dije con voz fría mientras señalaba a todo el terreno devastado por los combates. Acto seguido, volvimos a retomar la marcha, esta vez con cautela y todo el rato vigilantes, esperando encontrar algo con lo que comenzar a trabajar.
avatar
Kazimierz
Filii Mortis [Acólito]
Filii Mortis [Acólito]

Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 26/04/2014

Hoja de personaje
Nivel:
15/100  (15/100)
Experiencia:
7007/7200  (7007/7200)
Áureos Áureos: 8.610

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por JesaiX el Sáb Mar 05, 2016 2:22 pm

Como si cinco horas no fueran nada, tras recoger el material de entrenamiento nos ordenaron ir a la gran habitación donde dormíamos los novatos y guardamos nuestras cosas para prepararnos. Todo el mundo iba con prisas de un lado para otro y preparaban lo necesario para la marcha: alimentos, ropa, armas y demás cosas que no tenia ni idea. Después de un rato esquivando gente y tras media hora que me había perdido (dos semanas no me bastaron para aprenderme el lugar) llegué a la habitación de los novatos, una enorme sala donde cada uno tenia una cama y un baúl. Mi grupo. No hermanos los únicos recién reclutados. Se encontraba al final de la sala en las literas de la izquierda. Todos se preparaban y se ponían sus atuendos y armamentos, se ayudaban entre ellos y se preparaban. Al llegar a mi cama (me toco la litera de arriba debido a mi altura) vi sobre el colchón un ligero equipamiento. Nada del otro mundo pero ahora, como hermandad, debíamos ir conjuntados. Compuesto por un peto de buen cuero, unos pantalones y, en mi caso, cuatro coderas; junto al equipo, se encontraba mi arco como nuevo y el carcaj lleno de flechas. Me encontraba ilusionado por todo lo que me dieron y no tarde mucho en vestirme.

Cuando por ultimo me coloqué el carcaj y me dispuse a reunirme con los demás novatos en la puerta principal de la sala me fijé que dos camas a mi derecha se encontraba Thea sentada en su cama. Era una joven humana de pelo moreno siempre recogido en una coleta, un par de años mayor que yo, muy simpática y más dura que la mitad del equipo. Controlaba perfectamente su transformación y era experta luchando con su vara. La prodigio de la clase.
-¿Te encuentras bien?- me acerqué hasta ponerme a su lado.
-¿No te das cuenta?- me pregunto sin apartar la mirada del suelo. -Hasta ahora todo a sido de color de rosas.-
-Bueno... de color de rosas no diría yo...- dije recordando los acontecimientos pasados hasta llegar allí.
-No te das cuenta Ataher. Puede que hayamos entrenado duro, pero de algún arañazo o moratón apenas hemos sufrido daños. Nos hemos vuelto más fuertes y hasta nos hemos divertido, ¿pero crees que todo eso va a servir de algo ahí fuera?- levanto el rostro y me miro fijamente, entonces pude ver en su cara preocupación y tristeza.
Me senté a su lada y sin mirarle le contesté. -¿Sabes? he estado temblando desde que llegué, siempre preocupado y pasándolas canutas pensando en problemas, pero entonces os vi a vosotros, a ti y a Fárek, como aceptasteis vuestro nuevo destino y os entrenabais duramente. No negaré que tengo miedo de lo que nos vayamos a encontrar fuera, seguramente seré el primero en mojar los pantalones (intente relajar el ambiente), pero también se que no estaré solo y que estas dos semanas no solo hemos entrenado nuestras habilidades, hemos mejorado como equipo.- me levante y le ofrecí mi mano -nos protegeremos los unos a los otros.-

Minutos más tarde salimos al patio principal donde alegremente los cocineros de la base repartían raciones de comida y nos decían que no podríamos salir con el estomago vació. Durante un momento todo el mundo estaba reunido en un mismo lugar, tanto novatos como soldados experimentados, hablando, riendo y compartiendo historias. Durante un momento no parecía que íbamos a encaminarnos a una guerra. No se muy bien el tiempo que pasamos allí fuera entretenidos, pero se paso volando. Terminamos de recoger y preparar lo ultimo. Hace un momento estábamos tan felices comiendo y ahora, no con tristeza, pero sin con seriedad, ayudamos en los últimos preparativos y nos poníamos en formación frente a la puerta principal. La hora de la marcha se acercaba y lo sabíamos muy bien.
avatar
JesaiX
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 27/07/2015

Hoja de personaje
Nivel:
13/100  (13/100)
Experiencia:
5400/5600  (5400/5600)
Áureos Áureos: 13.300

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Xyox el Sáb Mar 05, 2016 6:08 pm

El clima era como un animal salvaje, queriendo demostrar que no podíamos adentrarnos en su terreno sin recibir heridas.
-. Tenemos que encontrar refugio ahora mismo!.- dije gritando.- no podemos sobrevivir si continuamos aquí caminaremos en formación circular.- volví a gritar mientras jalaba la cuerda para comenzar a formar un circulo y comenzar a caminar lentamente. En esta formación se nos dificultaba más la vista pero el calor se conservaba lo que nos daba más chance de sobrevivir.
Se comenzó la marcha hasta un par de minutos después levante la cabeza y aunque el viento y la distancia no me dejaba determinar cierta abertura que había a lo lejos decidí arriesgar todo y continuar la caminata con el grupo, al acercarnos confirme la abertura de una montaña.
-. ADENTRO TODOS!.- Grite mientras empujaba a cada orco hacia el lugar…..- Atentos, este clima no es natural. Y menos que esta “cueva” apareciera de la nada. No se separen. Hagamos una fogata y no nos adentremos. Prepárense para lo que sea.
-. Rog, verifica si hay rastros de bestias al comienzo de la cueva, no quiero encontrarme con lo de la ultima vez.-
avatar
Xyox
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 46
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 26

Hoja de personaje
Nivel:
21/100  (21/100)
Experiencia:
14140/15000  (14140/15000)
Áureos Áureos: 24.161

Ver perfil de usuario http://www.twitch.tv/kuroxyox/

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Talamaur el Sáb Mar 05, 2016 8:10 pm

Un silencio absoluto quedó tras las palabras del hombre calvo, dejando a todos los presentes inmóviles y mirándonos entre nosotros. Todo parecía indicar que no habría ningún tipo de conflicto, al menos si yo estuviera en la posición de aquellos 4 hombres no actuaría en aquel momento. Pero la inteligencia del hombre de la coleta no debía de ser muy alta, ya que sonrió con despreció a las gentes del pueblo y a mis compañeros. Sin pensárselo demasiado se bajó del caballo y desenvaino su espada, echando una fugaz mirada a su alrededor. Comenzó a andar con tranquilidad hacía mí, algo que me hizo agarrar la empuñadura de mi espada con mas fuerza. Miré a Oloth y Lorian de reojo, intentando que comprendieran que esperaran a mi señal. Pero el moreno no llegó a su destino, ya que una herradura pasó a gran velocidad incrustándose en su frente. Se escuchó un golpe secó contra el suelo de su cuerpo al caer y de repente volvió a hablar el calvo.

Tras sus palabras los 3 hombres que quedaban huyeron al galope, no sin antes maldecirme y jurando que me atraparían costara lo que costara. Comencé a relajarme, soltando la empuñadura de la espada, al igual que los demás. – Gracias de nuevo, el tiempo apremia y esto me hubiera retrasado mucho. Parto ya al centro de discordia, espero que nuestros caminos vuelvan a encontrarse -. Tras decir esto me subí a Jikininki (El huargo) y partí sin demora hacía mi destino, seguido de mis compañeros. En mi menté seguían apareciendo la nota de Bames y de como un demonio pudo llegar a controlarlo, algo que me preocupada más que lo que pudiera ver en m viaje. Miré hacia atrás observando el pueblo cada vez más lejos, un pueblo que no olvidaría nunca.
avatar
Talamaur
H. del cuervo [Montaraz]
H. del cuervo [Montaraz]

Mensajes : 159
Fecha de inscripción : 04/03/2015

Hoja de personaje
Nivel:
33/100  (33/100)
Experiencia:
38138/38200  (38138/38200)
Áureos Áureos: 73.989

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Gautrek el Sáb Mar 05, 2016 8:39 pm

Tras aquella horrenda pesadilla, observé que el ánimo del grupo estaba un poco decaído. Me incorporé poco a poco y comencé a andar por el campamento, donde pude comprobar como Einar tranquilizaba a sus hombres. Lo ocurrido con las apariciones había mellado su moral y necesitaban asimilar un poco lo ocurrido, ahí el porqué de que nos hubiéramos detenido. Paseando me percaté que sentía más frio de lo normal, incluso me dolía el cuerpo por dentro. No podía sacarme de la cabeza la pesadilla que había tenido, bloqueando mi mente de cualquier otro pensamiento.

- Ey, Guldrik nos vamos ya – Dijo Pam, mientras subía los últimos bártulos al carromato.

- Si ya voy – dije mirando al bosque, sintiendo como si alguien nos vigilara. Tras unos instantes me dirigí al carruaje y me subí en la parte de atrás, no tenía ánimo para conducirlo.

Comenzamos de nuevo nuestra marcha y los muchachos notaron que no me encontraba bien, pero no me dijeron nada porque sabían que le contaría lo que me pasaba a su momento. El sol atravesaba las copas de los árboles que había a ambos lados del camino, calentando levemente mi frio cuerpo. No sabía cuánto tiempo podría aguantar aquella situación, aparte estaba el contarles a Pim, Pam y Pum, lo que había soñado. Tenía que contárselo o mi mente no lo resistiría – Esto… muchachos…- dije casi susurrando, pero en ese momento Einar gritando me interrumpió.

– - Ya hemos llegado al fuerte muchachos. Ha sido un viaje largó con muchas historias que contar a nuestros nietos, pero ahora es el momento de darlo todo. -dijo aumentando la moral de todos.

Parecía que ya estaban al corriente de nuestra llegada, ya que nada más llegar a la puerta nos dejaron pasar sin problemas. – Los osos bravos por fin, os estábamos esperando – dijo el guarda de la puerta. Tras entrar, observamos una gran cantidad de gente tras la empalizada. Había gente de todas las razas y gremios menores, como por ejemplo los Osos bravos. El sonido de los herreros golpeando los yunques vaticinaba la preparación de una batalla, al igual que los artesanos haciendo las flechas. En un lateral de la fortaleza entrenaban con la espada y con el arco en una zona delimitada, en el otro una gran carpa reunía a varios oficiales del reino del norte. Se respiraba un ambiente de cooperación y de unión como nunca había visto. En otras circunstancias seguro que habría visto alguna pelea con aquel variopinto grupo, pero en vez de eso trabajaban codo con codo y en armonía. En ese momento sentí algo de paz tras las pesadillas y noté que había hecho bien en seguir a los Osos Bravos, porque gracias a ellos pude ver aquello con mis ojos.
avatar
Gautrek
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 04/03/2015

Hoja de personaje
Nivel:
25/100  (25/100)
Experiencia:
21572/22000  (21572/22000)
Áureos Áureos: 28.357

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Alex el Lun Mar 07, 2016 12:36 pm

El viaje se hizo más largo o, al menos lo pareció, de lo que debería haber sido. Quizás se debía al constante nerviosismo y a la horrible sensación de que algo los acechaba. Una angustiosa sensación que no abandonó a Alex hasta que vio a lo lejos una empalizada de madera. Eso debía ser parte de algún campamento. Habían llegado al frente o, al menos, estaban cerca. Tampoco ayudaron las inmensas sombras que provenían de extrañas embarcaciones voladoras. Esas naves... debían ser las criaturas que llegaron a Dyscordia hacía poco tiempo, los goblin. ¿Se iban a unir a la batalla o tenían algún otro motivo para dirigirse al centro?

-Cuando entremos en el campamento ya nos darán instrucciones. Allí podremos descansar por ahora- Dijo.

Sin embargo no aceleró la marcha. Ya no había peligro, estaban demasiado cerca como para preocuparse y ahora no era cuestión de unos minutos más o menos. Aunque sí se adelantó para hacer las presentaciones. Se acercó a las puertas y fue detenido por dos guardias provistos de armadura y una lanza cada uno. Como era lógico, preguntaron quién era aquel que se acercaba y los que le acompañaban. La seguridad, a pesar de ello, no era gran cosa. No había arqueros a la vista y tampoco era demasiado grande el lugar. Pero estaban demasiado lejos de la batalla como para necesitar todas esas defensas. Cuando se acercaran al epicentro sería otra ocsa.

-Soy Alex Harken, heredero de la familia Harken y miembro de Fire Blood. Ellos son mi hermano Isma, Mi pareja Elénaril Nharimlur y nuestras compañeras Samantha Woodville y Tsuki Blackrose. Venimos a unirnos al Ejercito del Norte- Explicó.

Los guardias no respondieron, simplemente se apartaron dejando paso a los viajeros sin dejar de observarlos. Quizás por si llevaban algo sospechoso o podían resultar un peligro para el campamento. Era normal en un momento así, cualquier precaución era poca con un enemigo como el que los acechaba.

_________________

Nombre:
Alex Harken

Clan:
Clan Harken

Gremio:
Fire Blood

Profesion:
Mercenario

Npc's acompañantes:
Sam
Ele

Ficha
Datos
avatar
Alex
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 622
Fecha de inscripción : 17/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
45/100  (45/100)
Experiencia:
68946/70000  (68946/70000)
Áureos Áureos: 157.539

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.