Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» [Pasado] Como NO escapar de un calabozo [Talamaur]
Lun Mayo 22, 2017 10:01 pm por Mark.

» Delirios de Cazador [Starrk y Zhul'Urk][Pasado][Privado]
Mar Abr 04, 2017 7:28 pm por Starrk

» Cierre temporal
Mar Mar 21, 2017 12:30 am por Web Master

» Consulta Afiliación
Sáb Nov 12, 2016 3:30 pm por Alex

» ¡No os he olvidado...! pero por si acaso, ¿cómo te llamabas?
Lun Nov 07, 2016 4:48 pm por Alex

» Las fauces que rompieron las cadenas [Privado][Zor' Tahak y Kraknar]
Vie Nov 04, 2016 11:32 pm por Kraknar

» Construyendo el hogar (Pasado Alex, Isma y Starrk)
Jue Oct 27, 2016 4:50 am por Starrk

» Petición de objetos y materiales
Dom Oct 23, 2016 12:05 am por Alex

» Armería "El herrero tuerto"
Sáb Oct 22, 2016 11:58 pm por Alex




Fairy Tail Chronicles


Crear
foro

Capítulo 2: La guerra ha llegado

Página 4 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Starrk el Lun Mar 07, 2016 2:45 pm

Las huellas continuaban adentrándose en el bosque, parecían huir de alguien… o algo. Según parecía debía estar cansado o tener algún tipo de impedimento como una herida o algún hueso roto. No tardé mucho en encontrar algunas manchas de sangre, estas se agrandaban según avanzaba. El bosque cada vez era más frondoso y las manchas de sangre cada vez eran mayores, por lo que si pertenecía a alguno de los soldados probablemente habrían muerto. No podía arriesgarme a ponerme en peligro. Decidí volver al campamento tenía que informar al capitán de lo que había averiguado. Volví al lugar en el que parecía haber habido una batalla, me monté en mi caballo y volví al campamento. Fui directo hasta la tienda del capitán, los guardias que había frente a la entrada de la tienda me dejaron pasar. Expliqué lo que había visto al capitán, este serio observaba el mapa que tenia sobre la mesa. Tras un momento en el que el hombre pareció estar pensando me dijo que en unos días me informaría. Me pidió que me mantuviera en el campamento preparado por si me llegara a necesitar.

_________________

Ficha: Historia de un ejecutor
NPC acompañante: Alice
avatar
Starrk
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 179
Fecha de inscripción : 05/11/2014

Hoja de personaje
Nivel:
38/100  (38/100)
Experiencia:
48073/50000  (48073/50000)
Áureos Áureos: 62.165

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por FlyFenrir el Lun Mar 07, 2016 3:58 pm

Continuamos nuestro camino sin altercados de ningún tipo. Cuando llegamos a la aldea observamos que no había nadie, ni un solo alma. Las casas se hallaban abiertas como si hubieran huido de algo o alguien. La única casa que permanecía completamente cerrada era la del señor Strongcastle. Me acerqué rápidamente hasta la puerta del edificio y llame reiteradas veces, sin recibir respuesta. Parecía que todo el mundo se había esfumado, cosa que no era buena señal. ¿Acaso los demonios habían llegado hasta allí? Debíamos volver cuanto antes al gremio a informar a Earendil, quizás ella conociera algún lugar que esta gente pudiera usar como guarida en caso de un ataque. -Chicos, volvamos al gremio. Debemos relatar a Earendil este extraño suceso.- No tardamos en volver y contarle a Earendil lo que habíamos visto, al parecer necesitaría tiempo para pensar en algo pues nos dijo que ya nos llamaría cuando se le ocurriera algo. No podía ser algo bueno si hasta Earendil parecía tan contrariada como nosotros.
avatar
FlyFenrir
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 80
Fecha de inscripción : 27/05/2014

Hoja de personaje
Nivel:
25/100  (25/100)
Experiencia:
20282/22000  (20282/22000)
Áureos Áureos: 34.772

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Isma el Lun Mar 07, 2016 10:14 pm

La tranquilidad era un estado de ánimo que pocas personas podían concebir en un momento como aquel e Isma no era la excepción. Mucho menos con todo lo ocurrido. Caminaba atento, con los ojos abiertos de par en par y observando todo a su alrededor. Se mantuvo expectante durante el recorrido, preparado para la batalla si llegaba a acontecer. Pero nada le aseguraba que sería capaz de defender a sus compañeros de una emboscada o de un proyectil imprevisto. No era lo suficientemente rápido como para reaccionar ante el peligro. Y aquello le carcomía por dentro.

No obstante, halló algo de paz interior al ver en la lejanía el campamento de su gremio. Sabía que allí había muchos bravos guerreros a los que podrían confiarles sus vidas.  << Al fin... >> Pensó, con un leve suspiro de alivio.

Una vez frente a las puertas, Alex presentó al grupo y los guardias que custodiaban la entrada les cedieron el paso. No era más que un campamento provisional, por lo que las defensas no eran muy notorias. Las barricadas eran de madera y ciertamente improvisadas. De hecho, no daba la sensación de aguantar un simple ataque. Pero no restarían por mucho tiempo allí.

El mercenario se acercó a su hermano mayor y le miró con cierta pesadumbre. -Por un lado siento euforia. Estoy emocionado. Siento esa oportunidad de gloria y de participar en una guerra histórica. Pero todas esas emociones se nublan por el miedo a perderos a cualquiera de vosotros. Sé que es algo normal, y que no puedo evitarlo de ningún modo, pero a veces pienso que podría afectarme en medio de un combate... No hay margen de error contra esas bestias.- Alex siempre encontraba algunas palabras para animarle y de lo contrario, sabía que iba a estar a su lado pasara lo que pasara.

_________________
avatar
Isma
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 251
Fecha de inscripción : 26/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
29/100  (29/100)
Experiencia:
28693/30000  (28693/30000)
Áureos Áureos: 79.614

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Rog'Muk Warsong el Lun Mar 07, 2016 10:41 pm

-Digno de los días más gélidos de Fridonar.- Mencionó Rog'Muk, sorprendido por el clima que le brindaba la gran isla. Y ciertamente, el frío arreciaba con fuerza y las pieles apenas otorgaban protección contra este. Debían dar gracias de estar acostumbrados a las bajas temperaturas, aunque no aguantarían demasiado tiempo a la intemperie. Tarde o temprano sus músculos se agarrotarían. La fatiga y el sueño aparecerían como un mal difícil de combatir y ni si quiera serían capaces de comunicarse por la dificultad a la hora de respirar y de mover los labios correctamente.

Y por muy cerca que estuviesen los unos de los otros, tras la orden de Garrosh, el calor que se brindaban entre ellos no era suficiente. Debían encontrar cobijo cuanto antes, pero apenas tenían visión. Rog'Muk caminaba con su mano izquierda por encima de sus ojos, intentando analizar el terreno. Pero era incapaz de lograr identificar ni tan si quiera el suelo por donde pisaba. -¿Ves algo, Kashira?- Preguntó, esperando que la vista agudizada de la orca fuese más precisa que la suya. -Me temo que no.- Respondió tajante.

Y finalmente fue el mismo líder el que divisó un posible lugar donde refugiarse. Una cueva al pie de una montaña. Entraron a prisa y buscaron la forma de hacer una fogata. Pero la escasez de material seco dificultaba la tarea. El orco de piel anaranjada acató las órdenes de Garrosh y buscó cualquiera prueba de vida animal en la zona. Apenas había excrementos de murciélagos y otros animales menudos. -Deberíamos adentrarnos un poco. No parece que hayan seres peligrosos y cuanto más cerca estemos del exterior, más expuestos estaremos al frío.- Sugirió este.
avatar
Rog'Muk Warsong
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 18/06/2015

Hoja de personaje
Nivel:
18/100  (18/100)
Experiencia:
10441/10600  (10441/10600)
Áureos Áureos: 15.911

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Web Master el Lun Mar 07, 2016 10:55 pm

Luthia, Astinus, Fenrir:
Esperáis un rato, un par de horas aproximadamente, hasta que Earendil se acerca hacia vosotros. No os ha hecho llamar a su despacho, sino que se ha desplazado ella misma. parece preocupada y, aunque intenta disimularlo, su expresión la delata.

-No teníamos información sobre lo ocurrido allí y ya he enviado gente a investigar. Es algo muy extraño y preocupante. No sabemos nada de la gente que vivía allí y tampoco de Alan. Lo más probable es que... sea demasiado tarde para ellos. Quizás nuestras tropas se topen con ellos o se hayan escondido. He enviado gente a todas las poblaciones cercanas, si queréis podéis acompañarlos o ir por vuestra cuenta a aldeas y pueblos. Por supuesto, también podéis quedaros aquí. Siento cargaros con tantas responsabilidades- Os explica.

Dicho eso se da la vuelta y se marcha por donde a venido. Os ha dejado unas cuantas elecciones difíciles, pero solo vosotros podéis decidir qué hacer.
Starrk:
Tras unos días sin información y sin ver al capitán, por fin te hace llamar. Cuando llegas parece mucho más consumido que la última vez. Como si hubiera envejecido diez años en dos días. Sigue con el mismo mapa de siempre y varios platos de comida en la mesa. Por su apariencia lleva mucho tiempo sin dormir y, posiblemente, sin salir siquiera de la tienda.

-Mañana partiremos al alba hacia el frente. La mitad de la guarnición permanecerá aquí para cuidar de los civiles. Puedes partir con nosotros o quedarte aquí. En ambos casos te consideraremos parte del ejército y recibirás una compensación cuando la guerra termine. Si decides marcharte nadie te lo impedirá- Te dice.

Te acaba de ofrecer unirte a un ejército, aunque no ha dicho nada de permanecer ahí pero sí te ofrece una compensación. Quizás serías más un mercenario que un soldado. Eso te haría alejarte de tu objetivo, o quizás no. Lo que sí que es seguro es que la guerra te afectará tarde o temprano y solo tú puedes decidir cómo la enfrentarás.
Talamaur:
Te despides del pueblo con la amenaza de aquellos hombres que han huido. Puede que te sigan aunque ahora no, pues se han marchado en la otra dirección. Tú te diriges hacia el centro y, aunque aún está algo lejos no hay demasiado camino. Desde el pueblo tardarás poco más de un día en llegar. Te despides del hombre que te ha salvado a vida y te ha ayudado a "cumplir" con tu objetivo. El se despide con un gesto de la mano y se vuelve a meter en la herrería acompañado del herrero. El resto de aldeanos se mete en sus respectivas casas mientras tú te alejas. No sabes lo que encontrarás más allá y, ahora, tienes aun más preguntas que cuando partisteis. Y, sin embargo, apenas tienes respuestas. Cada vez son más los misterios que se cruzan en tu camino y tienes poco tiempo para resolverlos.
Gautrek:
Mientras todos os adentráis en el campamento os preparan tiendas para descansar y os dan alimento y bebida para reponeros. Tras un breve descanso un hombre se acerca y habla con Einar. Ambos te miran varias veces y siguen hablando. Después de unos minutos el hombre se marcha y el líder de los Osos Bravos va hacia ti.

-Mañana partimos hacia la batalla, hoy podemos descansar. Ya nos has acompañado hasta aquí, pero sería un honor que te unieras a nosotros para combatir. En cuanto despunte al alba nos marcharemos preparados para luchar. Pero es momento de festejar, puede que mañana no tengamos la posibilidad- Te dice.

Dicho eso, sin saber de dónde, los mercenarios sacan barriles de cerveza y otros licores y reparten vasos entre los miembros y todos aquellos que decidan unirse al festín. También sacan copiosos platos de carne y panes para comer. Será una noche divertida, algo que recordar si la batalla termina demasiado pronto para algunos.
Xyox y Rog'Muk:
Lográis encontrar un refugio improvisado para protegeros del clima. Una caverna que habéis encontrado con mucha suerte. Es cierto que este clima no es normal, pero tampoco es del todo extraño. No todo se debe a los demonios, ¿no? Algunos orcos se dedican a buscar leña por las cercanías para poder encender un fuego, aunque en la cueva no hay nada útil y toda la madera que encuentran está húmeda por la nieve. No podréis encender una hoguera o, al menos, no por ahora. Podéis esperar allí hasta que el tiempo amaine. Hace bastante frío pero se está mucho mejor que en el exterior y no debería pasar mucho tiempo hasta que escampe el temporal.
Alex e Isma:
Los guardias os permiten la entrada al campamento y os señalan la tienda del capitán. Es bastante grande y se encuentra en el centro del campamento. Podéis ver un grupo de mercenarios que acaban de llegar. Podéis decidir lo que hacer, pues tenéis tiempo y espacio, pero quizás sería buena idea hablar con el líder del lugar y preguntar. No sobra la ayuda en estos lares y el momento es bastante crucial. parece que muchos soldados preparan las armas. Tal vez partirán en nada, ahora o mañana. Pero deberíais descansar, pues el viaje os ha cansado bastante y hay muchas cosas en vuestra cabeza ahora mismo.
Kazimierz:
Todavía estáis algo lejos de la batalla, quizás a uno o dos días, pero ya estáis prácticamente en el centro y podéis ver que la guerra se ha extendido hasta aquí. Aunque no hay combatientes, hay señales de luchas y varios cadáveres por el terreno. Sin embargo no hay nada "especial" pues todos los muertos son humanos, elfos y otras razas comunes. Si algún demonio ha muerto aquí, el cadáver no ha permanecido en el sitio. Quizás no sois los únicos que busquen información de los muertos. Podríais buscar entre los cuerpos o seguir adelante. No debe quedar mucho para encontrar algo más interesante. Aunque se debe considerar el peligro que acecha a cada paso pues aquello que mató a todas esas personas podría estar esperando nuevas víctimas y vosotros carecéis del poder de un ejército. Aunque, claro está, es mucho más fácil esconderse y moverse con un grupo tan reducido.
Jesaix:
El intendente de la fortaleza os espera a todos en el exterior y os va dotando, uno a uno, de una armadura y un arma con motivos de los Centinelas del Ocaso. Casi como si hubieran leído vuestra mente os dan lo que preferís. A algunos armaduras pesadas, a otros ligeras. A algunos espadas, a otros arcos. Incluso tú recibes equipamiento. "No mandaremos a nuestros hermanos al combate desnudos" dice mientras os equipan. Después preparan los carros en una hilera y os piden que vayáis subiendo. ya es hora de partir hacia la batalla. Os avisan que, en cuanto los carros se detengan, será el momento de luchar. No hay más espera, solo un angustioso camino hacia el combate.

usuarios y estadísticas:

Luthia:
Nivel: 24
Estadísticas: 4 puntos en magia blanca.
Astinus:
Nivel: 15
Estadísticas: 2 puntos en magia arcana y 1 punto en magia natural.
Fenrir:
Nivel: 19
Estadísticas: 2 puntos en físico y 1 uno en agilidad.
Lyon:
Nivel: 17
Estadísticas: 1 punto en físico y 1 punto en agilidad.
Starrk:
Nivel: 32
Estadísticas: 4 puntos en magia elemental, 1 punto en físico y 1 punto en agilidad.
Talamaur:
Nivel: 27
Estadísticas: 5 puntos en magia negra.
Gautrek:
Nivel: 18
Estadísticas: 3 puntos en físico.
Abbadon:
Nivel: 6
Estadísticas: 1 punto en magia negra.
Alex:
Nivel: 40
Estadísticas: 4 puntos en físico y 4 en agilidad.
Isma:
Nivel: 23
Estadísticas: 2 puntos en físico y 2 en agilidad.
Xyox:
Nivel: 17
Estadísticas: 1 punto en físico y 1 punto en agilidad.
Rog'Muk:
Nivel: 14
Estadísticas: 1 punto en físico y 1 unto en agilidad.
Kazimierz:
Nivel: 6
Estadísticas: 1 punto en magia negra.
Jesaix:
Nivel: 8
Estadísticas: 1 punto en magia negra.
avatar
Web Master
Admin

Mensajes : 302
Fecha de inscripción : 14/01/2014
Edad : 906

Hoja de personaje
Nivel:
100/100  (100/100)
Experiencia:
500000/500000  (500000/500000)
Áureos Áureos: 999.999.999

Ver perfil de usuario http://www.seedsofdyscordia.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Kazimierz el Mar Mar 08, 2016 12:38 pm

Todo a nuestro alrededor era tétrico e impregnado por el aroma de la muerte, o como a mi me gustaba llamarlo, poéticamente bello. Aun así se notaba que todavía nos faltaba para llegar a nuestro destino, no mucho a la vista de las marcas de batalla y los cuerpos abandonados en el campo, señales de que nos íbamos acercando al epicentro del conflicto, pero no lo suficiente, pues todas las muestras que encontrábamos a nuestro paso eran de las simple y meras razas que habitaban por toda Dyscordia, nada nuevo ni jugoso con lo que volver al gremio.

Tras hablar todos los miembros del grupo decidimos seguir adelante, seria una vergüenza y un deshonor llegar con muestras de razas que ya tenemos en casa. Proseguimos nuestro camino con cautela, dicha cautela era principalmente por dos motivos, el primero, era el ir escaneando concienzudamente el terreno en busca de algo que nos fuera útil, por otro lado la segunda era debido a que nos íbamos aproximando al centro, y cada vez la cosa se pondría mas difícil, y todos sabíamos que pesar de la calma reinante a nuestro alrededor el peligro iba aumentando con cada paso que dábamos, por lo que intentábamos pasar desapercibidos moviéndonos entre las sombras.

Todo parecía ir bien, pero comenzó a extrañarme que no encontráramos ni una misera prueba de lo que buscábamos, eso solo podía suponer dos cosas, o ningún demonio había caído en la batalla, o alguien iba dos pasos por delante nuestro. Debíamos aligerar la marcha para llegar lo antes posible mas cerca de la batalla y así asegurarnos conseguir nuestro objetivo, aunque nos enfrentáramos a algunos peligros más adelante, pues nosotros individualmente no eramos un enemigo a temer, pero confiaba en que entre todos, siendo un pequeño aquelarre de magos negros, podríamos utilizar nuestros trucos y artimañas para pasar desapercibidos el máximo tiempo que nos sea posible.

Con esta idea en mente aceleramos en paso con el objetivo en mente claro, dejar que el resto se encargara de matar a los demonios y matarse entre sí, mientras nosotros estaríamos esperando en las sombras nuestra oportunidad, y si nos era inevitable también cazaríamos a nuestras propias piezas separandolas del resto una a una para aprovechar nuestra ventaja numérica, pero eso seria la ultima opción.
avatar
Kazimierz
Filii Mortis [Acólito]
Filii Mortis [Acólito]

Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 26/04/2014

Hoja de personaje
Nivel:
15/100  (15/100)
Experiencia:
7007/7200  (7007/7200)
Áureos Áureos: 8.610

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Gautrek el Vie Mar 11, 2016 1:59 am

Entré en la tienda que habían preparado para mí y los 3 hermanos, mientras afuera se escuchaba el bullicio de la gente ir y venir. Se respiraba un aire algo tenso en el campamento, posiblemente por los rumores de que los demonios estaban avanzando. Claro está que todavía no había escuchado a nadie confirmarlo, por lo que podría ser cualquier otra cosa. Salí de la tienda y dejé a los tres hermanos descansando y hablando de sus cosas. – Voy a dar una vuelta, necesito estirar las piernas después de estar casi todo el viaje sentado – dije con una sonrisa a los hermanos. Estos asintieron y me dijeron que tuviera cuidado. Nada más salir de la tienda pude ver a Einar hablando con alguien, que al poco tiempo de cruzar unas palabras miraron en mi dirección. Podía haber reaccionado apartando la mirada o simplemente comenzando a andar en alguna dirección, pero en vez de eso me quedé mirándolos fijamente. Al cabo de unos minutos la conversación entre ellos acabó y Einar se acercó a mí.

-Mañana partimos hacia la batalla, hoy podemos descansar. Ya nos has acompañado hasta aquí, pero sería un honor que te unieras a nosotros para combatir. En cuanto despunte al alba nos marcharemos preparados para luchar. Pero es momento de festejar, puede que mañana no tengamos la posibilidad- me comentó.

- Sera un privilegio combatir codo con codo con vosotros – dije al momento.
– Los hermanos seguro que también nos acompañaran, pero tengo que
hablarlo con ellos. Mañana será un gran día y espero que no el último, aun así voy a festejarlo hoy como si no hubiera un mañana. – dije sonriendo.

Tras hablar con Einar y dar una vuelta por el campamento, regresé a la tienda. Les comenté a los hermanos cual era la situación y al igual que yo, no duraron en querer ir a la batalla con los Osos Bravos. Por un lado me enorgullecía de tener unos compañeros como ellos, por otro me daba miedo perderlos en la batalla. Pero ahora no era momento de pensar en ello, por lo que les dije que había un festejo antes de partir. Comenzaron a brincar y a cantar, deseando que comenzara ya. No tardó mucho en sonar la música de algunos bardos que había en el fuerte y la gente comenzó a animarse. El olor a comida comenzó a llenar el ambiente y los barriles de cerveza comenzaron a repartirse por el campamento. Todo eran risas, alegrías y tranquilidad, dejando a un lado el horror que se nos cerniría mañana a todos nosotros.

Después de varias horas de fiesta, las hogueras comenzaron a apagarse y la gente comenzó a irse a sus tiendas a descansar para el gran día. Con esfuerzo tuvimos que llevar a Pam a la tienda, estaba que daba pena y posiblemente mañana se arrepentiría de todo lo que había bebido. Pero ahora lo había disfrutado, al igual que todos los congregados en el fuerte. – ¿Don..de ¡hip!, eshhta mi jespada? – pregunto Pam, mirando hacía todos lados. – Seguramente te la habrás dejado donde comenzaste a bailar, voy a ir por ella – le dije, dejando a Pim mi puesto para llevar a su hermano mientras iba en busca de su espada. En el camino tropecé con un hombre encapuchado – perdone amigo, estoy buscando una espada y no le había visto – le dije disculpándome. – Oh, no pasa nada. ¿Es esta la espada? – me dijo enseñándome la espada de Pam. – Si, es esa. Muchas gracias por encontrarla, si se hubiera perdido Pam se habrían disgustado. Bueno hasta mañana – dije cogiéndola de las manos de aquel extraño, dándome la vuelta después para volver a la tienda. Pero antes de irme, aquel hombre dijo algo mas -¿Qué tal esta tu hombro Gautrek?- dijo, mientras yo habría de par en par los ojos y giraba con rapidez hacía el hombre. Al mirar, comprobé que allí no había nadie y la herida del hombro comenzó a dolerme intensamente.

Con cierto dolor en el hombro que ya había menguado un poco desde que empezó, entré en la tienda y observé como los tres hermanos dormían plácidamente. El festejo había servido para eliminar los nervios de todos nosotros y ahí estaba la prueba, tres hombretones roncando como cerdos en celo. Dejé la espada donde teníamos las armas y me recosté en la tienda. Pensé que tras lo ocurrido no podría quedarme dormido, ya que no podía sacarme de la cabeza a aquel tipo y lo del bosque. Pero poco a poco mi cuerpo comenzó a sentirme muy cansado y de repente, me quedé dormido. Cuando el gallo cantará su melodía, indicaría que ya no habría vuelta atrás.
avatar
Gautrek
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 04/03/2015

Hoja de personaje
Nivel:
25/100  (25/100)
Experiencia:
21572/22000  (21572/22000)
Áureos Áureos: 28.357

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Talamaur el Sáb Mar 12, 2016 9:46 am

Lorian me hizo un gesto con la mano para que redujera un poco el ritmo, ya que los caballos habían estado cabalgando a gran velocidad desde que salimos del pueblo. Habíamos cabalgado durante una hora sin detenernos y a un ritmo considerable, por lo que Lorian me estaba indicando que los caballos no podrían seguir a ese ritmo durante mucho tiempo. Debido a que Jikininki era un animal no-muerto y no sentía el cansancio, no me había dado cuenta que los caballos de los demás estaban exhaustos. Por lo que paramos un momento junto a un arroyo, para descansar un momento antes de proseguir el viaje.

Realmente no sabía qué hacer ni donde ir realmente, ya que estaba siguiendo mi instinto. Había dejado de lado las órdenes y los objetivos, por seguir un camino en el que cual podría encontrar respuestas a todo lo ocurrido. Cada vez tenía más preguntas y las respuestas seguían siendo las mismas, ninguna. Eso hacía que dudara por momento en si debía continuar con aquella cruzada, ya que estaba siendo guiado por un palpito y nada más. Contra más cerca estábamos del centro de Dyscordía, mas incomodo me sentía. Era como si algo dentro de mí me dijera que no debía ir allí, pero tenía que ir, tenía que desvelar lo que estaba ocurriendo.

- Talamaur…. –
me dijo Lorian mirándome, mientras se acercaba a mí.

- Lo se Lorian… no se a dónde nos llevara este camino, es más, no se a dónde me dirijo – dije mirando al suelo e intentando ordenar mis ideas.

- Entiendo… aun así te acompañare, no voy a dejarte tirado a estas alturas –
dijo mientras colocaba la mano delante de mí, la cual estreché con fuerza. Sabía que a partir de ahora podría acecharnos la muerte en cada esquina, aun más de lo normal.

- Creo que alguien nos observa – dijo Oloth con una voz ronca con el eco de la armadura. Oloth no solía hablar mucho, por lo que todavía seguía impresionándome su imponente voz. Miré en la dirección en la que me había señalado y ciertamente la maleza parecía moverse

- Posiblemente sea algún animal o el viento – dije sin equivocarme demasiado.

En ese momento varios perros salieron de la espesura, 5 para ser más exactos. El más grande parecía un pastor alemán, mientras que los demás eran algo más pequeños. No esperaba encontrarme en mitad del bosque una manada de ellos, pero de primera vista no supuse que fueran una amenaza. Pero al observarlos con más detalle me di cuenta de una cosa, sus ojos eran totalmente blancos. Eso ya no pareció tan inocente, por lo que indiqué a los demás que se preparan por si acaso. Oloth ya había sacado su espada y preparado su escudo, antes de que le dijera nada y Lorian preparó su ballesta. Los animales comenzaron a separarse y a rodearnos, pero algo que me resultó raro era que no estaban gruñendo ni nada. Solo nos miraban fijamente mientras se colocaban a nuestro alrededor y tras colocarse formando un círculo casi perfecto, se pararon sin hacer ningún movimiento.

-Estarán hechizados –
pensé mientras los miraba con detenimiento. Y sin ningún gesto que lo propiciara, el más grande se lanzó hacía Oloth, seguido de 2 perros más. Comenzaron a morderle las piernas, pero Oloth ni se inmutaba. Primero porque los perros no tenían fuerza para atravesar la armadura y segundo porque no sentía ningún tipo de dolor al ser no-muerto. Uno de ellos se abalanzó sobre mí con rapidez pero antes de que llegara a mí, Ki (abreviatura del nombre del Huargo) lo interceptó agarrándolo por el cuello. El animal intentó zafarse sin éxito de las fauces de Ki, que comenzó a apretar con fuerza hasta que separó la cabeza del cuerpo del animal. Mientras eso ocurría, Oloth ya se había encargado de los tres que les había atacado sin problemas. Quedaba solo un perro, el más pequeño de todos. No se había movido del sitió, pero miraba fijamente todo lo que estaba ocurriendo. Una flecha silbó por el aire de repente, clavándose en el pecho del animal que quedaba. Pero para nuestra sorpresa ni se inmutó, al cabo de unos segundos se dio la vuelta como si nada y se marchó corriendo por el camino.

- Rápido, hay que seguirlo –
le dije a los demás.

- ¿Por qué? Ya no hay peligro –
dijo Lorian, molestándose por haber perdido una flecha.

- Ese perro o es un no-muerto o está controlado por magia negra. Así que quiero averiguar que lo ha convertido así o quien lo está controlando, además, va en la misma dirección en la que íbamos a partir –
dije, recogiendo las últimas cosas para salir raudo tras el animal.

Lorían asintió y Oloth, bueno Oloth se apuntaba a todo. Nos subimos a los caballos y partimos en la dirección en la que había desaparecido el animal. Aun teníamos el problema del agotamiento de los caballos, aunque en menos grado. Por lo que llevaríamos un ritmo menor que el que nos había llevado allí. Cada vez nos encontrábamos con cosas más raras en nuestro camino y cada vez tenía más preguntas. A este ritmo me iba a dar un colapso mental con tantas cosas en la cabeza, pero sabía que ir en aquella dirección era la única manera de encontrar respuestas.
avatar
Talamaur
H. del cuervo [Montaraz]
H. del cuervo [Montaraz]

Mensajes : 159
Fecha de inscripción : 04/03/2015

Hoja de personaje
Nivel:
33/100  (33/100)
Experiencia:
38138/38200  (38138/38200)
Áureos Áureos: 73.989

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Xyox el Sáb Mar 12, 2016 6:53 pm

-Deberíamos adentrarnos un poco. No parece que hayan seres peligrosos y cuanto más cerca estemos del exterior, más expuestos estaremos al frío.- dijo Rog

Al escuchar lo que dijo rog, sonaba lógico adentrarse más y más en la cueva para buscar algún material para hacer fuego pero el quedarnos donde la luz llegaba también me pareció lógico.. No quería tomar una decisión apresurada. Por lo cual me dirigí al resto de los orcos.

-. Y ustedes que opinan hermanos.- dije observándolos y llamándolos a que se incluyeran, dos de los más jóvenes se acercaron a mi

-. Nos parece mejor que nos adentremos… Garrosh…- dijo uno de ellos mientras que el otro le refutaba -. Creo que, quedarnos aquí y esperar que la tormenta termine sería lo mejor…- cada uno de los orcos tenía una opinión distinta, nos encontrábamos en una pequeña encrucijada. La tormenta no parecí que se iba a calmar en un par de segundos ni muchos menos minutos. Horas quizás pasarían antes de que se notara la mejoría y quedarnos ahí sin hacer nada no era un opción que me gustara.

-. Rog. nos adentraremos. pero con precaución, no quiero que esperemos sin hacer nada a que la tormenta pase.- dije mientras comenzaba la caminata para explorar la cueva rapidamente.-

Al pasar el tiempo me di cuenta de que la cueva era pequeña por lo cual llegamos a su limite rápidamente. no había nada de utilidad. ni siquiera huesos o alguna madera o material que se pudiera quemar para poder hacer fogatas.

-. Vaya vaya... tenían razón no hay nada. volvamos a la entrada a ver si ya la tormenta paso.- volvimos el doble de rápido ya que el camino era muy familiar. al estar ya en la entrada observe que la tormenta ya había pasado. ni siquiera dije nada y salí. mire como la tormenta había hecho que todo el paisaje y la afuera estuvieran llenas de blanca nieve.
avatar
Xyox
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 46
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 26

Hoja de personaje
Nivel:
21/100  (21/100)
Experiencia:
14140/15000  (14140/15000)
Áureos Áureos: 24.161

Ver perfil de usuario http://www.twitch.tv/kuroxyox/

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Starrk el Dom Mar 13, 2016 9:27 pm

Varios días pasaron mientras esperaba a que el capitán me hiera llamar. Finalmente cuando lo hizo y vi en el estado en el que se encontraba comprendí, que la situación era cada vez era más desesperanzadora para el hombre y para asegurarse alguna oportunidad de vencer evitaba dormir. El hombre parecía mucho más consumido que la última vez que lo vi. Me comunicó que al día siguiente partirían al frente la mitad de la guarnición. Me dio a elegir entre quedarme allí o ir con los soldados a luchar, pero que en cualquier caso se me consideraría parte del ejército y se me recompensaría al final de la guerra. También me ofreció la opción de marcharme si así lo quería. Cierto era que tarde o temprano tendría que lidiar con los demonios y mas tan cerca del epicentro de este fenómeno. Pero también era cierto que yo tenía mis propios objetivos y que por ellos era por los que realmente me había acercado a esta zona. Debía encontrar a los ejecutores que estaban siendo acechados por los asesinos y advertirles o si estaban muertos ya al menos no tendría que seguir buscándolos. –Me temo que he hecho todo lo que podía hacer aquí. Debo retomar mi camino y encontrar a mis compañeros en peligro. Le agradezco que haya compartido conmigo la información necesaria para saber el desarrollo de la guerra. Abandonare el campamento en un rato. Espero volver a verle capitán, alguien con una entrega y honor como el suyo debe volver de esta guerra vivo y como un héroe vencedor.- Le había dicho aquello al capitán para que se sintiera motivado para la lucha, se esforzara más si podía y se tranquilizara también. Tras decirle esto me marché a donde estaba Alice.

Estaba tranquilamente sentada sobre una caja, me acerque a ella y le dije. –Alice, debemos marcharnos. Ya hemos hecho todo lo que teníamos que hacer en este campamento, iremos a donde aquel niño nos indicó cuando llegamos aquí. ¿Tú has conseguido que te cuente algo más?- Alice sonriente y moviendo las piernas adelante y atrás jugueteando dijo. –Claro, resulta que su pueblo esta a unos kilómetros al sureste de aquí. Decia que reconoceríamos su pueblo porque tiene una iglesia en el centro la cual tiene un campanario que se ve desde la lejanía.- Sonreí y le froté la cabeza con ternura. Alice pareció sonrojarse un poco a la vez que sonreía más. Ensillamos el caballo y nos marchamos hacia el sureste, el lugar donde fue visto uno de los ejecutores de los carteles.

_________________

Ficha: Historia de un ejecutor
NPC acompañante: Alice
avatar
Starrk
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 179
Fecha de inscripción : 05/11/2014

Hoja de personaje
Nivel:
38/100  (38/100)
Experiencia:
48073/50000  (48073/50000)
Áureos Áureos: 62.165

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Rog'Muk Warsong el Dom Mar 13, 2016 9:35 pm

No todos estaban de acuerdo, pero la obviedad de la situación les obligó a seguir el consejo de Rog'Muk y adentrarse en busca de material para la fogata y para refugiarse del frío. No obstante, no querían adentrarse demasiado por la escasez de luz a falta de antorchas. Pero para su desgracia o fortuna, la cueva era pequeña y toparon con el final, más pronto de lo que esperaban. Carente de útiles, tornaron a la entrada, esperando que la gélida tormenta hubiese amainado.

-Parece que es un buen momento para proseguir.- Comentó Kashira, siguiendo al líder que fue el primero en salir.

El cielo estaba ciertamente despejado. El terreno seguía níveo y el clima apenas había mejorado. Pero ahora podían caminar viendo el camino y sin dificultades por la borrasca que arreciaba hacía apenas unos minutos. -Al fin ha pasado. Pocas veces he visto una tormenta de tal calibre, ni si quiera en Fridonar.- Comentó el orco de piel anaranjada para romper el hielo entre sus camaradas. -Recordad que hagamos una fiesta con mucha bebida, comida y una hoguera como los dioses mandan cuando todo esto termine- Añadió. -¡Debe haber mucha carne!- Exclamó uno de los orcos. -¡De todos los tipos!- Continuó otro de ellos. -Ya estoy deseando ver ese banquete.- Ultimó Rog, con una sonrisa de oreja a oreja.

Agarró sus dos hachas y las posó sobre sus hombros mientras se acercaba a Garrosh. -Al final tenemos un buen grupo.- Comentó este. -Tu saliste en solitario y yo tan solo con Kashira. Y ahora... míranos. Tenemos un batallón tras nosotros. Lo pienso y parece mentira, pero es real. Poco a poco nos acercamos a nuestro objetivo.- Aunque no tardarían en comprender que en la isla principal de Dyscordia, pocos orcos se regían por clanes como en su isla natal.
avatar
Rog'Muk Warsong
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 18/06/2015

Hoja de personaje
Nivel:
18/100  (18/100)
Experiencia:
10441/10600  (10441/10600)
Áureos Áureos: 15.911

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Alex el Dom Mar 13, 2016 9:44 pm

Los guardias no solo permitieron la entrada a los Harken y sus compañeras, sino que les indicaron el lugar donde se encontraban el capitán del campamento. Sería buena idea presentarse y declararle sus intenciones pues deberían unirse al ejército antes de que partieran. Sería mucho más seguro viajar en compañía de los soldados que marchar solos hacia el frente. Isma le dijo algo bastante serio. Era normal que estuviera preocupado en una situación así. Era raro ver al menor de los dos sin un aire cómico o tranquilo, pero Alex lo conocía mejor que nadie y sabía todo lo que estaba pasando por su cabeza como si fuera la suya propia. Había sido así siempre.

-Para ellos tampoco habrá margen de error, no se lo permitiremos. Tenemos mucho que perder, por lo que no podemos hacerlo. pase lo que pase, volveremos a casa con la victoria a nuestras espaldas. No te preocupes, todo irá bien- Le dijo a su hermano.

Avisó a todos de lo que harían y empezó a caminar hacia la tienda que le habían indicado. Alex vio salir de ella a un hombre de vestiduras extrañas. No lo había visto nunca, pero se notaba en su forma de andar y en sus ropajes que no era alguien corriente. Se situó frente a los guardias que custodiaban la improvisada puerta de tela y pidió permiso para entrar. No podía entrar así como así si no quería meterse en un lío.

-Saludos, soy Alex Harken y me gustaría hablar con el capitán- Dijo.

Esperaba que no pusieran ninguna pega. Esto era demasiado importante. Aunque lo dudaba, en estos momentos nadie podría rechazar ayuda. Y ellos no tenían pinta de sospechosos o de demonios. Si les permitían pasar lo explicaría todo y hablaría con el capitán para ir hacia el frente en cuanto fuera posible. Siempre y cuando, claro, pudieran descansar al menos una noche.

_________________

Nombre:
Alex Harken

Clan:
Clan Harken

Gremio:
Fire Blood

Profesion:
Mercenario

Npc's acompañantes:
Sam
Ele

Ficha
Datos
avatar
Alex
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 622
Fecha de inscripción : 17/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
45/100  (45/100)
Experiencia:
68946/70000  (68946/70000)
Áureos Áureos: 157.539

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Isma el Lun Mar 14, 2016 7:04 pm

Y ciertamente, las penas menguaron con rapidez gracias a las palabras de su hermano mayor y un aliciente con forma de fémina endiabladamente bella. -Si me disculpáis un segundo, tengo asuntos que atender.- Mencionó el mercenario, olvidando sus responsabilidades e incluso el motivo por el que había llegado hasta allí tras un arduo camino. En un instante se acercó a la mujer de hebras moradas que hacían juego con sus orbes que posaron su mirada sobre Isma. -Quizás no es el mejor momento, pero jamás me perdonaría el hecho de no haber conversado con un ángel en medio de una guerra contra los demonios.- Ante aquel halago, ella esbozó una sonrisa, pero probablemente no era el primero ni el último que intentaba seducirla en vano. -Cuando todo esto acabe y despachemos a esos indeseables. ¿Qué te parece si cenamos bajo la luz de las estrellas y disfrutamos de una maravillosa noche en compañía?- Hincó una rodilla y agarró la mano derecha de la chica para darle un beso tierno.

-Quizás debería consultarle a mi marido.- Respondió ella, con un tono jocoso y dejando paso a un hombre alto y robusto que mataría con la mirada si pudiese.

-Vaya, creo que ha habido un malentendido. Que pasen una bonita velada antes del combate.- Ultimó antes de volver con su grupo como si nada hubiese ocurrido. -¿Demasiada mujer para ti?- Preguntó Sam entre risas. -Nah, simplemente no da el perfil que busco.- Aquello tan solo agravó las carcajadas de la maga. -No me fijo solo en el exterior. No soy tan superficial.- Añadió, antes de clavar su vista en otra doncella de cuerpo esbelto. -Pero está claro que es lo primero que se ve.-

Y como era de esperar, muchas querrían desfogarse al pensar que podría ser su última noche. Con suerte, alguna no tendría pareja con quien retozar y sería el momento perfecto para él. << Solo tengo que estar atento. >> Pensaba este, cual fiera esperando a su presa.

_________________
avatar
Isma
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 251
Fecha de inscripción : 26/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
29/100  (29/100)
Experiencia:
28693/30000  (28693/30000)
Áureos Áureos: 79.614

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Web Master el Lun Mar 14, 2016 7:13 pm

Starrk:
Decides marcharte y no unirte a la batalla. Una decisión que el capitán no encaja del todo bien, pero no lo muestra. Simplemente t hace un gesto de aprobación con la cabeza y se sienta para observar del nuevo el mapa. Al salir puedes ver que un hombre ataviado con una armadura diferente a la de los soldados te observa. Junto a él hay otro hombre con una armadura muy similar y tres mujeres. Aunque no te dicen anda ni se dirigen a ti. Decides partir hacia el sur, lugar principal del conflicto pues, dada tu ubicación, esa dirección se encuentra en pleno apogeo de la guerra. Quizás sí era buena idea tener el apoyo de un ejército. Sin embargo tienes un objetivo muy claro, encontrar a los ejecutores de los carteles. La pista más clara que tienes te lleva hacia allí. ¿Seguirá en el pueblo?
Talamaur:
Seguís al animal que os lleva hasta una criatura bastante extraña. Se mantiene sobre ambas piernas, pero tiene el aspecto de un cánido. Podría ser un semi-bestia, pero no lo es, es algo diferente. Es humanoide pero animal, con un aura… extraña- En cuanto el ser que os había atacado se acerca a él, cae al suelo y desparece en ceniza.

-Veo que habéis estado jugando con mis pequeñines- Te dice.

A su alrededor hay una gran cantidad de cadáveres. ¿Esa bestia ha sido capaz de matar a todas esas personas sola? De pronto olfatea el aire como si algo hubiera llamado su atención. Extiende unas alas y, elevándose, se acerca unos metros a vosotros.

-Tienes algo que huele como mi súbdito. Dime, ¿dónde está Bames?- Te pregunta.

Acaso… ¿tiene algo que ver con él? Si recuerdas la carta quizás obtengas tu respuesta.
Gautrek:
La noche pasa y el amanecer llega con la promesa de una gran batalla. Te han pasado cosas extrañas y ahora vas encaminado a algo que podría significar el fin del mundo. Cómo cambian las cosas, ¿verdad? Cuando te levantas, antes de salir de la tienda, observas que hay alguien de pie cerca de ti. Antes de que te alarmes y hagas algo, te habla.

-Tú me salvaste, te debo mi vida. Espero que mi magia te ayuden pues mi deuda solo puede ser saldada acompañándote hasta que muera- Te dice.

Cuando lo miras te suena de algo. Es un goblin y, al parecer, mago. Pero ¿has salvado a un goblin alguna vez? Sí, puede ser, aquel que estaba en una jaula…

Mientras lo piensas se escuchan gritos en el exterior. Todo el mundo está haciendo lo preparativos y llaman a soldados y mercenarios para reunirlos a todos antes de partir. Ha llegado la hora, que tu arma esté afilada pues de lo contrario la guerra será corta para ti.
Xyox y Rog'Muk:
El tiempo se ha despejado dándoos una tregua. Salís de la cueva y os decidís a seguir vuestro camino. No hay ninguna razón para un cambio tan brusco en el clima, aunque tampoco hay nada que os de un motivo. A lo lejos escucháis gritos similares a los de una batalla. No alcanzáis a ver lo que ocurre ni quiénes son los contendientes, pero podríais llegar si corréis. Dada la ventisca, es extraño que pueda haber alguien luchando. Todos deberían haber muerto o, al menos, no se habrían encontrado en el combate. ¿Es posible que le tiempo solo os afectara a vosotros? Podéis escoger otro camino o participar en la refriega. Aunque, claro, también podéis presenciarla sin necesidad de luchar. Podría distraeros y alejaros de vuestra misión o quizás ayudaros en ella. Son muchas las opciones.
Alex e Isma:
Tras hablar con el capitán os explica la situación y agradece vuestra ayuda asegurando que necesitarán todo el apoyo posible. Os dice que partirán al día siguiente y os permite descansar esa noche. Noche en la que una fiesta de mercenarios rompe el silencio. Tras llegar el alba el capitán de los soldados y el capitán de los mercenarios hacen un llamamiento para que todos vayan hacia allí. Ha llegado el gran día, el momento de unirse a la guerra. No hay demasiados guerreros, pero quizás en el frente hay muchos más. Es la hora de partir y todos los soldados están preparados, ¿lo estáis vosotros?
Kazimierz:
Esos vulgares cadáveres no sirven de nada, no son extraños ni pertenecientes a demonios. No hay nada en ello que sirva, ¿verdad? Pero no todo está perdido. A lo lejos puedes ver un grupo de gente junto a un… ¿bestia voladora? Hay algo similar a un perro antropomórfico y alado que parece entablar conversación con dicho grupo. Está a una distancia suficiente como para no diferenciarlos del todo, pero podríais acercaros sin problemas. No miran hacia vosotros puesto que estáis en un costado. Si se utiliza el sigilo podríais acercaros lo suficiente como para observar y escuchar lo que ocurre. Aunque también corréis el riesgo de que os detecten. Pero, después de todo, tú no has llegado hasta aquí para dar un paseo, ¿verdad?

Off: El grupo es el de Talamaur, te recomiendo leer su moderación.

usuarios y estadísticas:

Luthia:
Nivel: 24
Estadísticas: 4 puntos en magia blanca.
Astinus:
Nivel: 15
Estadísticas: 2 puntos en magia arcana y 1 punto en magia natural.
Fenrir:
Nivel: 19
Estadísticas: 2 puntos en físico y 1 uno en agilidad.
Lyon:
Nivel: 17
Estadísticas: 1 punto en físico y 1 punto en agilidad.
Starrk:
Nivel: 32
Estadísticas: 4 puntos en magia elemental, 1 punto en físico y 1 punto en agilidad.
Talamaur:
Nivel: 27
Estadísticas: 5 puntos en magia negra.
Gautrek:
Nivel: 18
Estadísticas: 3 puntos en físico.
Abbadon:
Nivel: 6
Estadísticas: 1 punto en magia negra.
Alex:
Nivel: 40
Estadísticas: 4 puntos en físico y 4 en agilidad.
Isma:
Nivel: 23
Estadísticas: 2 puntos en físico y 2 en agilidad.
Xyox:
Nivel: 17
Estadísticas: 1 punto en físico y 1 punto en agilidad.
Rog'Muk:
Nivel: 14
Estadísticas: 1 punto en físico y 1 unto en agilidad.
Kazimierz:
Nivel: 6
Estadísticas: 1 punto en magia negra.
Jesaix:
Nivel: 8
Estadísticas: 1 punto en magia negra.
avatar
Web Master
Admin

Mensajes : 302
Fecha de inscripción : 14/01/2014
Edad : 906

Hoja de personaje
Nivel:
100/100  (100/100)
Experiencia:
500000/500000  (500000/500000)
Áureos Áureos: 999.999.999

Ver perfil de usuario http://www.seedsofdyscordia.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Starrk el Vie Mar 18, 2016 9:05 pm

No tardó en alcanzarnos la noche, y en verdad era peligroso estar en territorio enemigo y acampar. Quizás deberíamos haber esperado al día siguiente antes de abandonar el campamento. Dormimos por turnos aquella noche, aunque Alice fue la que mas durmió.La noche pasó lento y nos parecía que en cualquier momento seriamos atacados. El cielo estrellado nos observaba, las diferentes constelaciones continuaban su curso inalterables. “Si esta guerra no acaba bien Dyscordia tal y como la conocemos desaparecerá. No seremos capaces de proteger a nadie si perdemos esta guerra. Quizás no haya sido tan buena idea ir a buscar a aquel ejecutor. De seguir vivo probablemente haya ido a algún campamento de los alrededores y en el caso de estar muerto… Bueno, no se moverá de donde esté. En cualquier caso aunque lo encontrara y lo avisara nada de eso importaría si perdemos esta guerra… Maldición.” Pensar en aquello hizo que mi mente sufriera un cambio de idea, tenía que volver al campamento y ayudar en la guerra. Hablaría con el capitán y le pediría el favor de ayudarme a encontrar a los ejecutores que estaba buscando después de que acabáramos la guerra.

El alba se acercaba, tenía que volver al campamento antes de que el ejército partiera. El capitán me había dicho que partirían al alba así que no tenía mucho tiempo para volver. Desperté a Alice y aun adormilada la monté en el caballo y volvimos al campamento. Por suerte no nos habíamos alejado mucho, por lo que pudimos volver rápido. Los guardias de la puerta me reconocieron y me dejaron entrar sin problemas. Al entrar vi que los soldados empezaban a formar, parecía que había llegado justo a tiempo. Deje el caballo de nuevo en la cuadra y le dije a Alice. –Lo siento pequeña pero deberás quedarte aquí. Sé que serías de gran ayuda en el campo de batalla pero necesito que alguien de confianza se quede y proteja el lugar.- Alice estaba adormilada por lo que era más fácilmente manipulable y acepto mientras daba un bostezo, la acompañé hasta la tienda donde vimos a los aldeanos y les pedí que la cuidaran. Acto seguido me acerque al lugar donde estaban los soldados. Desde mi posición pude ver al capitán y el pareció verme pues sonrió y asintió, yo le respondí con un asentimiento.

No estaba en mi forma de actuar el ir con grandes grupos pero la situación lo requería y no podía evadir esta responsabilidad que tenía como habitante de Dyscordia.

_________________

Ficha: Historia de un ejecutor
NPC acompañante: Alice
avatar
Starrk
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 179
Fecha de inscripción : 05/11/2014

Hoja de personaje
Nivel:
38/100  (38/100)
Experiencia:
48073/50000  (48073/50000)
Áureos Áureos: 62.165

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Talamaur el Dom Mar 20, 2016 9:21 am

El animal seguía corriendo por el camino a toda velocidad, cuando de repente se desvió por uno de los senderos que lo ramificaban. Llevábamos tras él un buen rato y el animal no había bajado el ritmo de su carrera, ni para pensar en el camino, en ningún momento. Poco a poco la maleza comenzaba a dificultar que pudiéramos seguir al perro, algo que me molestaba bastante. Pero antes de que pudiera decirle algo a los demás la maleza despareció, al menos parte de ella, pudiendo diferenciarse un pequeño claro con una figura en él. En ese momento nos detuvimos a la suficiente distancia para ver a la figura con claridad, una criatura con aspecto humanoide pero con rasgos de un canido. Nada más acércanos a él pude sentir algo raro en aquella bestia, un aura que me resultaba familiar y que por otra parte me desagradaba enormemente.

El animal que perseguíamos se acercó a aquella criatura y antes de que pudiera decirle nada, el perro cae al suelo y comienza a desvanecerse. En ese momento la mirada de aquella bestia se clava en nosotros, comentando si habíamos jugado con sus pequeñines. La forma de jugar de sus pequeñines era bastante cuestionable, pero que podía pensar de alguien que estaba rodeado de cadáveres. Alrededor de él había una gran cantidad de ellos y si había podido acabar con ellos sin ayuda de sus mascotas, había que tener con lo que hacíamos. Aunque tenía un aspecto extraño y en gran parte animal, no debía confiarme a la hora de actuar.  – jugar con tus pequeñines ha sido entretenido y… - le dije en un tono calmado y en ese momento la criatura desplegó unas alas, acercándose un poco a nosotros. Parecía estar olfateando algo, ¿otra persona estaba viniendo hacía aquí? ¿Se iba a poner a cazar un animal o algo? Pero mis dudas se resolvieron al momento, dejándome por unos instantes parado y sin saber que contestar.

Conocía a Bames…. en ese momento me acordé de la carta y por fin lo vi claro. Era un demonio, pero no cualquier demonio, si no el que corrompió la mente de uno de los nuestros. Apreté el puño con fuerza, llegando al punto de sentir un dolor agudo en la mano, para evitar el impulso de atacarle en aquel mismo instante.

- Era cierto lo que me decía Bames mi señor, que con su simple presencia podría llegar a quebrar las almas. No pensaba que lo encontraría tan pronto, ya que Bames no nos comentó su ubicación exacta, solo nos dijo que usted nos encontraría a nosotros. Él nos envía y se disculpa por no poder estar presente, pero otros asuntos le reclaman. Según pude entender, quería hacer algo grande para que el señor se enorgulleciera. Bames me comentó que algo grande estaba ocurriendo, pero que no era digno para contármelo y que solo su señor podría hacerlo. Es un honor estar en su presencia – dije con voz suave y calmada, midiendo cada palabra para que fuera los más verosímil posible. Para darle más realismo a mi actuación, me bajé de Ki y me arrodillé en mis últimas palabras. Aquella bestia parecía más inteligente que aquel gordo con tentáculos, así que esperaba que al menos parte de lo que había dicho le resultara creíble.

Oloth y Lorían se bajaron de sus respectivas monturas. Lorían que era más perspicaz también se arrodilló a mi lado, entendiendo lo que estaban ocurriendo. Pero Oloth se quedó impasible mirando hacía la criatura sin decir nada, realizando una “excelente” interpretación. No podía quejarme de él, era un compañero letal en la batalla y no preguntaba por qué tenía que hacer ciertas cosas. Simplemente lo hacía y era algo que admiraba en él, no se paraba ante nada y no le tenía miedo a nada. Pero supongo que su mejor actuación era no atacar a la criatura indiscriminadamente, por lo que podría agradecer que lo hiciera de esa manera. Ahora solo quedaba esperar a que la bestia moviera ficha, para saber si mi jugada había tenido el efecto deseado.
avatar
Talamaur
H. del cuervo [Montaraz]
H. del cuervo [Montaraz]

Mensajes : 159
Fecha de inscripción : 04/03/2015

Hoja de personaje
Nivel:
33/100  (33/100)
Experiencia:
38138/38200  (38138/38200)
Áureos Áureos: 73.989

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Gautrek el Dom Mar 20, 2016 2:20 pm

Me encontraba con los ojos cerrados, tumbado en un rincón de la tienda. Afuera comenzaba a escucharse como el campamento comenzaba a llenarse de vida por momentos y el olor a leña quemada comenzaba a llenar el ambiente. En ese momento una mano comenzó a zarandearme suavemente, - Gautrek, es la hora – escuche decir a Pum. – Ya me levanto – dije incorporándome y viendo como los hermanos salían de la tienda. Comencé a darle vueltas a todo lo que estaba ocurriendo, pensando que esto podía quedarme demasiado grande. Pero ese pensamiento duró poco, me centré y quité esos pensamientos negativos. Lo raro es que nunca había tenido ese tipo de pensamiento, pero desde el sueño en el bosque había comenzado a ser algo más pesimista. Suspiré profusamente y me levanté frotándome la parte de los riñones que tenía helado, tras vestirme me encamine hacia el exterior.

Al salir de la tienda observé como el sol comenzaba a salir por el horizonte, bendiciéndome con el calor de sus primeros rayos de luz. Todos los del fuerte estaban bastante ajetreados, ultimando los detalles antes de salir a salvar al mundo. Miré hacia la izquierda, observando cómo la gente se preparaba y girando la cabeza hacía la derecha comprobé que había alguien a mi lado. Era una criatura plumífera con aspecto humanoide, la cual me era muy familiar. Mi duda quedó aclarada al momento, ya que comenzó a decirme que yo le había salvado y que me ayudaría hasta que su muerte le impidiera hacerlo. Una sonrisa se dibujó en mi rostro, nunca hubiera creído que salvar y ver de nuevo a aquel goblin me pudiera alegrar tanto. Pero algo dentro de mí se calmó, como si estuviera incómodo y encontrara la posición perfecta. Mi ánimo se renovó por completo y posándole la mano en el hombro le hablé – Golon, bienvenido a nuestra familia, acepto con gusto tu ayuda. Vamos a prepararnos – le dije sonriendo con alegría.

Einar se acercó a nosotros con algunos bártulos y nos dio uno a cada uno, - vaya no he traído para ti. Bueno, pero estando con ellos estarás bien protegido – dijo mirando al goblin. – Es Golon, un buen amigo que vendrá con nosotros a partir de ahora – le dije presentándolo. Einar nos había traído algunas partes de armaduras de hierro, ya que había escasez de ellas por la gran demanda. Solo pudo traernos la parte exterior de los brazos y un casco para cada uno. – Lo siento muchachos nuestras armaduras si están más completas porque nos esperaban, pero para vosotros solo he podido encontrar esto – dijo mientras sacábamos las partes de armadura de los sacos. – No pasa nada, agradecemos las molestias que te has tomado – le comenté mientras nos poníamos la partes que nos había traído.

Al poco rato, ya estábamos formando con los Osos Bravos listo para partir. Nuestro grupo estaba dentro de un regimiento y cada regimiento estaba liderado por un oficial de rango superior. El sería el que nos daría las órdenes en el campo de batalla y si caía alguno, cada batallón tenía a su líder que sería el que cogiera el mando del mismo. En nuestro caso Einar nos lideraría si cayera el oficial, por lo que fuera quien fuera quien nos mandase estábamos en buenas manos. En ese momento las puertas del fuerte comenzaron a abrirse de par en par, escuchándose el chirriar de los mecanismos mientras se abría. El silencio inundo el lugar por unos instantes cuando la puerta se abrió por completo, pero tras unos segundos el primer regimiento comenzó a salir del fuerte. Ya no había vuelta atrás, íbamos a la batalla.
avatar
Gautrek
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 04/03/2015

Hoja de personaje
Nivel:
25/100  (25/100)
Experiencia:
21572/22000  (21572/22000)
Áureos Áureos: 28.357

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Kazimierz el Mar Mar 22, 2016 1:49 am

Todo era desalentador, no encontrábamos nada que nos sirviese, simplemente burdos cadáveres normales, los cuales no nos servían para nada, simplemente para ser el hazme reír del gremio en caso de volver con las manos vacías,era por todo esto que seguimos cada vez mas adelante en el camino, y con cada paso mas sigilosos y cautos, ya que acercarse mas al epicentro de la guerra suponía poner un pie mas cerca de una posible y "prematura" muerte.

Todo el equipo a pesar de estar alicaído seguía adelante, siguiendo con esa pose fría y algo macabra que nos caracterizaba a los magos pertenecientes a Filii Mortis, ya que todo parecía ser un continuo reto, a ver quien era el mas débil de los miembros del grupo, ver a quien se culparía del fracaso en caso de tener que regresar con las manos vacías y el rabo entre las piernas, y parecía que ya íbamos a tener cabeza de turco cuando a lo lejos divisamos algo que llamo nuestra atención.

Fuimos acercándonos lentamente ocultos entre las sombras, acechando al grupo y a la bestia voladora que habíamos visto que entablaba conversación con ellos. Aprovechando que íbamos por su costado y que la espesura del bosque alrededor del claro nos suponían un gran manto para cubrirnos. En el poco tiempo de viaje, al ir siempre ocultándonos, nuestra comunicación no verbal, y nuestras posiciones de avanzadilla eran bastante sincronizadas, y una vez que estábamos en nuestras posiciones, nos dispusimos a escuchar e intentar sacar la máxima información y provecho de aquella situación, la cual por el ambiente se notaba que era bastante peliaguda y podría llegar a estallarnos en la cara  sin previo aviso.

Al principio me asuste al comprobar que la bestia comenzaba a olfatear, pensándome descubiertos, pero por un milagro, pareció que aquella cosa capto el olor en el grupo que estaba frente a él, y todo eso era porque al parecer aquel grupo y esa bestia tenían a alguien en común. Al parecer el tipo encapuchado le tenia bastante respeto a aquella bestia, pues comenzó a contestarle en tono calmado, como si estuviera midiendo todas y cada una de sus palabras con lupa. Tras esto desmontaron y se arrodillaron ante la bestia alada, todos salvo uno que se quedo impasible mirándola.

Lo primero que se me cruzo por la mente fue que esos tipos y la bestia estaban echándose un pulso, viendo quien aguantaba mas, y ante eso decidí que lo mejor era no interrumpir y observar que pasaba, por si teníamos que actuar para salvar nuestras vidas, o simplemente esperar con calma a ver que podríamos obtener de la situación, ya que aquel espécimen si era digno de analizar, no como el resto de cuerpo que habíamos encontrado, pero por si acaso hice un gesto a los miembros del grupo para que no bajaran la guardia y estuviéramos listos para lo que fuese que pasara a continuación allí.
avatar
Kazimierz
Filii Mortis [Acólito]
Filii Mortis [Acólito]

Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 26/04/2014

Hoja de personaje
Nivel:
15/100  (15/100)
Experiencia:
7007/7200  (7007/7200)
Áureos Áureos: 8.610

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Alex el Mar Mar 22, 2016 8:54 pm

Empezaron a formar filas, era el momento de partir hacia la guerra. Alex sintió un nudo en la garganta que pocas veces había sentido. Muy pocas. Un extraño sentimiento de desasosiego y de miedo. Iban a enfrentarse a los enemigos más terribles que habían visto y no eran más que simples humanos. No eran héroes ni protagonistas de ninguna historia, pero ahí estaban. dispuestos a luchar y morir por lo que creían y querían. ¿Hasta donde llegaba el valor en el corazón de un hombre? Él no lo sabía, pero sí tenía la respuesta del valor de su propio corazón. Llegaría hasta donde fuera necesario, hasta donde él le ordenara, mientras defendiera a los suyos.

El aire era tenso y la gente no hablaba mucho. Comenzaron a partir en dirección al campo de batalla. Se podía ver a algunos muy nerviosos, a otros tranquilos como si nada ocurriera. Algunso reían y contaban historias y otros incluso lloraban. Seguramente la mayoría de ellos desearía estar en otro lugar, pero ninguno parecía querer marcharse de allí. Todos habían llegado por un motivo y eran capaces de enfrentar la muerte por ello. ¿Cómo iban a echarse atrás ahora? Por su parte, el mayor de los Harken no estaba del todo nervioso. Tampoco se sentía sereno, pero teniendo en cuenta la batalla que se avecinaba estaba bastante bien.

-No os alejéis de mí ni un solo centímetro. Siempre a mis espaldas y nunca de cara al enemigo. Isma y yo seremos vuestro escudo, apoyadnos pero sin poneros en peligro. Y, pase lo que pase, mantenéos cerca a no ser que os diga lo contrario o... no pueda decíroslo. Si algo me pasara, alejáos tanto y tan rápido como podáis- Le dijo a su familia.

No los quería allí no quería que corrieran ese peligro, pero no podía decidir por ellos ni impedirlo. Y, de todas formas, era la mejor forma que tenía de protegerlos. Los abrazó uno a uno y susurró a Tsuki que la protegería como si fuera su propia hermana. Se lo prometió y él siempre cumplía sus promesas. Poco a poco avanzaban rumbo al final de la historia, para bien o para mal.

_________________

Nombre:
Alex Harken

Clan:
Clan Harken

Gremio:
Fire Blood

Profesion:
Mercenario

Npc's acompañantes:
Sam
Ele

Ficha
Datos
avatar
Alex
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 622
Fecha de inscripción : 17/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
45/100  (45/100)
Experiencia:
68946/70000  (68946/70000)
Áureos Áureos: 157.539

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Isma el Mar Mar 22, 2016 10:01 pm

-En fin, toca descansar y...- Antes de que pudiera acabar, alguien sugirió una fiesta para alegrar el ambiente y crear mayores expectativas para la futura gran batalla. No hubo respuestas con palabras, tan solo gritos de euforia, y guerreros alzando sus jarras para brindar. Entre ellos estaba Isma, que sin darse cuenta, ya se había unido a la clebración y estaba bebiendo y disfrutando del banquete improvisado. -¡Mañana nadie recordará a esos frágiles demonios que no tuvieron oportunidad contra Fire Blood!- Exclamó el joven, iniciando un cántico que la gran mayoría siguió.

No obstante, no se sobrepasaron. Pues no era buena idea llegar ebrios al combate o con un dolor de cabeza importante. Aunque muchos de ellos, estaban tan acostumbrados a beber, que no había alcohol suficiente en el campamento como para tumbarlos.

Los primeros rayos de sol advirtieron del inminente peligro. Del final de una era de destrucción, o del inicio de la perdición. Nadie sabía el desenlace del evento que estaba a punto de acontecer, pero ya no había vuelta atrás, y todos los presentes estaban dispuestos a luchar, aún si tenían mucho que perder, pues sabían, que de otro modo, estarían renunciando a la única oportunidad para evitarlo.

-Nosotras también sabemos luchar. Ya no soy una niña. Y no pienso dejar que vosotros vayáis al frente mientras yo me quedo mirando. Puede que vosotros solo queráis protegernos. Pero yo tampoco soportaría veros morir. ¿Es que no os dais cuenta que no sois los únicos que están dispuestos a sacrificarse?- Comentó Sam, ante las palabras de Alex. Isma se acercó a ella, con una sonrisa en su rostro y las manos sobre los hombros. -Sabemos muy bien de lo que serías capaz. Incluso somos conscientes de lo mucho que has crecido y lo increíble que eres. Pero nada nos hará cambiar de opinión. No es una sugerencia, Sam. Permaneceréis detrás de nosotros y nos apoyaréis sin acercaros al enemigo.- Tras esto la abrazó con fuerza. -Suele ser Alex el que se encarga de estas cosas pero... Te prometo que todo va a salir bien. Si morimos no podríamos defenderos, así que ten por seguro, que seguiremos en pie incluso cuando el último demonio caiga. Sabía que no lograría convencer a la chica, pero al menos la animaría.

_________________
avatar
Isma
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 251
Fecha de inscripción : 26/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
29/100  (29/100)
Experiencia:
28693/30000  (28693/30000)
Áureos Áureos: 79.614

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Web Master el Mar Mar 22, 2016 10:04 pm

Los vientos gritan y lloran por los caídos. La guerra ya ha empezado y la batalla estalla. Los Centinelas del Ocaso se posicionan frente al Gran Ejército del Norte con intención de encabezar la batalla. Las naves de los goblin surcan los cielos cargadas de rocas y magia que lanzar desde el aire. Muchos son los aliados que tienen ahora los habitantes de Dyscordia, ¿pero son suficientes para salvar el mundo? Que el tiempo y el valor hablen por él.

Starrk, Gautrek, Alex e Isma:
Las tropas parten dejando el campamento algo protegido. Poco a poco se van alejando y la empalizada de madera empieza a verse pequeña y borrosa hasta convertirse en un recuerdo. Miles de sensaciones pueden respirarse en el aire. Valor, miedo, desesperación, esperanza, amor, odio, nervios, tranquilidad… cada persona es un mundo pero todas las presentes luchan por el mismo. Las horas pasan y la marcha reduce su avance debido a la cantidad de gente y a la cercanía del campo de batalla. A lo lejos se pude ver el enfrentamiento de un gran ejército contra inmundas criaturas a las que, sin lugar a dudas, reconocéis como demonios. Las hay de infantería “comunes” y las hay más peligrosas, aunque el grueso de ambos ejército todavía no se ha enfrentado. Solo hay pequeñas reyertas. Todo está a punto de estallar y, finalmente, se enciende la mecha. Una criatura de aspecto tan demoníaco como las infestas bestias a las que os enfrentáis se presenta ante el Gran Ejército del Norte.

-Soy el líder de los centinelas del ocaso. Soy un demonio y mi aspecto no es nada alentador, pero os doy mi palabra y pongo mi vida en juego, de que lucharé junto  vosotros contra estas criaturas. Cuando la batalla termine vosotros mismos me juzgaréis y aceptaré la decisión sea cual sea sin repercusión por parte de los Centinelas. Ahora, ¡Luchas conmigo!- Grita.

Su voz resuena por todo el campo de batalla como por arte de magia y los Centinelas del Ocaso se lanzan a la batalla siguiendo al demonio que los lidera. Algunos de ellos se transforman en otros demonios mientras que el resto conserva su forma original. El ejército del Norte permanece quieto pero, al final, todos los capitanes ordenan el ataque y uno a uno todos los soldados se lanzan a una batalla definitiva, incluidos vosotros.
Talamaur y Kazimierz:
La bestia retrocede unos centímetros y desciende apoyándose en el suelo con las piernas. Se queda mirando a Talamaur durante un rato y después se echa a reír como si hubiera escuchado lo más gracioso del mundo.

-Estúpidas criaturas. ¿De verdad creías que podrías engañarme? Mi sirviente a muerto, olí su sangre y sentí cómo perdía la vida mientras me marchaba. Podría llegar a creerte si no hubiera muerto cerca de mí y si me hubiera hablado de ti. Por si fuera poco hueles a aquel hombre, al desgraciado que se lo llevó y que casi me lleva a mí también- Dice.

En su pecho se puede ver una herida reciente y bastante grave. No ataca, pero permanece en una posición de alerta. Olfatea de nuevo el aire y mira en dirección a Kazimierz y su grupo, aunque no dice nada. Parece que los ha detectado. Levanta las orejas y se inclina un poco. ¿Va a atacar? Ha creado una apertura en su posición, por lo que se le podría atacar aprovechando ese fallo pero… ¿cuán fuerte es? No deja de ser un demonio después de todo aunque, en el caso de Talamaur, se conoce que alguien estuvo a punto de matarlo y ese alguien era una persona “normal”. En el caso de Kazimierz podrá llegar a ver su herida. El tiempo apremia, es una bestia terrible y cada segundo perdido podría significar perder también la vida. Hierro, palabras, correr… ¿cuál es la opción correcta?

usuarios y estadísticas:

Luthia:
Nivel: 24
Estadísticas: 4 puntos en magia blanca.
Astinus:
Nivel: 15
Estadísticas: 2 puntos en magia arcana y 1 punto en magia natural.
Fenrir:
Nivel: 19
Estadísticas: 2 puntos en físico y 1 uno en agilidad.
Lyon:
Nivel: 17
Estadísticas: 1 punto en físico y 1 punto en agilidad.
Starrk:
Nivel: 32
Estadísticas: 4 puntos en magia elemental, 1 punto en físico y 1 punto en agilidad.
Talamaur:
Nivel: 27
Estadísticas: 5 puntos en magia negra.
Gautrek:
Nivel: 18
Estadísticas: 3 puntos en físico.
Abbadon:
Nivel: 6
Estadísticas: 1 punto en magia negra.
Alex:
Nivel: 40
Estadísticas: 4 puntos en físico y 4 en agilidad.
Isma:
Nivel: 23
Estadísticas: 2 puntos en físico y 2 en agilidad.
Xyox:
Nivel: 17
Estadísticas: 1 punto en físico y 1 punto en agilidad.
Rog'Muk:
Nivel: 14
Estadísticas: 1 punto en físico y 1 unto en agilidad.
Kazimierz:
Nivel: 6
Estadísticas: 1 punto en magia negra.
Jesaix:
Nivel: 8
Estadísticas: 1 punto en magia negra.
avatar
Web Master
Admin

Mensajes : 302
Fecha de inscripción : 14/01/2014
Edad : 906

Hoja de personaje
Nivel:
100/100  (100/100)
Experiencia:
500000/500000  (500000/500000)
Áureos Áureos: 999.999.999

Ver perfil de usuario http://www.seedsofdyscordia.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Starrk el Dom Mar 27, 2016 8:21 pm

Las tropas del campamento comenzaron a moverse, poco a poco avanzábamos hacia la batalla final, el todo o el nada. Si perdíamos esta guerra toda Dyscordia estaría bajo el peligro de los demonios. El campamento no tardó en quedarse muy atrás casi no se veía. Mirara donde mirara todos los soldados tenían una sensación en la cara diferente, algunos parecían ser los que más coraje tenían mientras que otros parecían más unos niños llorando a lágrima viva. No podía juzgar a ninguno ahora, quizás los que parecen tener coraje se amedrenten tras ver las bestias a las que nos enfrentaremos y los que ahora lloran quizás se conviertan en los hombres que deben ser para proteger aquello que aman.

Finalmente llegamos hasta donde se estaba librando ya una batalla. Aun no estaba el ejército completo por lo que aquellas batallas y las imágenes que veíamos no se podrían comparar con la guerra que se avecinaba por momentos. Una bestia con aspecto demoniaco dio un discurso acerca de ser el líder de los centinelas del ocaso y ser un demonio. Al parecer, aunque compartía aspecto y raza con nuestros enemigos él era todo lo contrario con respecto a su objetivo. Tras su discurso el demonio se lanzo contra nuestros enemigos seguido por los centinelas del ocaso. Algunos de ellos se transformaron también en demonios aunque otros permanecieron con su aspecto. Era realmente una gran revelación, que consterno a la gran mayoría. A mí no me extrañaba que un ser como aquel fuera en contra de su raza, no todos tienen por qué ser iguales. Al fin y al cabo los humanos nos matamos entre nosotros por cualquier tontería. En la desesperación por acabar con los demonios entendí también que aquellos que se transformaron en demonios habían escogido portar aquella maldición si con ello podían rechazar a aquellos seres, incluso si después debían morir.

Los capitanes no tardaron en dar la señal de ataque, por lo que todos comenzaron a cargar contra el ejército enemigo. Ahora no había vuelta atrás debíamos luchar y ganar.

_________________

Ficha: Historia de un ejecutor
NPC acompañante: Alice
avatar
Starrk
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 179
Fecha de inscripción : 05/11/2014

Hoja de personaje
Nivel:
38/100  (38/100)
Experiencia:
48073/50000  (48073/50000)
Áureos Áureos: 62.165

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Talamaur el Jue Mar 31, 2016 12:40 am

Había cometido un error de cálculo, algo que podría significar mi muerte, teniendo que enfrentarme a aquella bestia antes de lo previsto. Se había dado cuenta de todo… a través de su olfato. Parecía que esa era una de sus mejores bazas, así que debía pensar bien lo que iba a hacer antes de que pudiera reaccionar. El demonio se movió unos centímetros hacía atrás, dejando en cierto momento visible una herida en su pecho. Se podía apreciar una herida reciente y bastante grave, la cual no estaba curada del todo. – mmm, ese es el punto más sensible. Si conseguimos abrirla, se podría desangrar dándonos cierta ventaja. – pensé, mientras observaba como la bestia miraba hacia otro lado olisqueando.  Había detectado algo que le había llamado la atención, algo que no sería así si fuera conocido para él. Por lo que era alguien que estaba cerca de nosotros y él sabía que estaba ahí, aunque también podría ser un animal salvaje. Mientras estaba distraído, moví uno de los cadáveres cercanos lentamente hacía la bestia pero sin hacer nada con el de momento.

Volvió a mirarme y levantando las orejas adoptó una postura con la que parecía que iba a atacar, pero en vez de eso se queda a la espera de algo. No podía desaprovechar esa duda al atacar que estaba teniendo el demonio, por lo que pasé a la acción. A través de una diminuta ilusión hable con mis compañeros – dad un paso hacia atrás, cuando cree las tinieblas separaos  y atacadle por los flancos. Lorían dale en el pie izquierda con la ballesta con algo de inclinación para clavarle el pie al suelo. Oloth, embístele con la espada en el pecho o al menos intenta darlo un tajo, si no consigues darle resguárdate con el escudo. Esperad a que le comience a hablar – les dije en un surruro casi unaudible incluso para ellos, sin dejar de mirar a la bestia. – Tienes razón en ambas cosas, encontré a tu sirviente muerto y a quien lo había matado. Pero podemos llegar a un acuerdo, entregarte a quien lo mató… - comencé a decir mientras mis compañeros dieron un par de pasos hacia atrás, lo que le salvaría de verse envueltos en mis tinieblas. En ese momento cree tinieblas a mí alrededor pero sin llegar a envolver a mis compañeros, escondiéndolos tras la negrura. Lorian se desplazó hacía un lado de las tinieblas y Oloth hacía el otro a toda velocidad.

En ese momento di unos pasos hacia atrás, sacando el bastón con dos manos y una espada y daga con las otras dos. En ese momento deje de crear las tinieblas no sin crear una ilusión mía atacándole, al menos medio torso, que desparecería al tocar al demonio.  Mientras, con el cadáver que había dejado cerca agarraría la pierna derecha aferrándole al suelo. Eso en conjunto mermo bastante mis fuerzas, aunque todavía tenía las suficientes como para proseguir con el combate con cierta normalidad. Era una forma de inmovilizarlo lo máximo posible para que Oloth le diera con fuerza Lorían disparó su ballesta contra el pie izquierdo de la bestia durante el proceso de mi estrategia, mientras Oloth embestía con su espada intentando darle en el pecho a la bestia o al menos darle un golpe de lleno en diagonal. Retrocediendo unos pasos después, para esperar la reacción de la bestia. Los tres nos pusimos en posición defensiva, mientras Jivi se colocaba a mi lado gruñendo al demonio. Era un animal portentoso y esperaba que todos juntos pudiéramos contra aquella bestia.
avatar
Talamaur
H. del cuervo [Montaraz]
H. del cuervo [Montaraz]

Mensajes : 159
Fecha de inscripción : 04/03/2015

Hoja de personaje
Nivel:
33/100  (33/100)
Experiencia:
38138/38200  (38138/38200)
Áureos Áureos: 73.989

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Gautrek el Jue Mar 31, 2016 1:32 am

Los tambores comenzaron a resonar con fuerza, acompañando el paso de todas las tropas al campo de batalla. El fuerte comienza poco a poco a alejarse de la vista, hasta que ya apenas se puede vislumbrar lo que es en la lejanía. Ya estábamos de camino a nuestro destino, un compendio de razas para salvar el mundo conocido de la mano de los demonios. Se podía apreciar en el ambiente una innombrable cantidad de emociones, las cuales nos empujaban de cierta manera a lo que estábamos haciendo. En mi caso quería redimir mis actos y honrar el nombre de mi hermano Gautrek. Hacía tiempo que no sentía aquella nostalgia, desde su muerte no había día que no lo recordara, pero en aquel momento era como si estuviera presente y me ayudara a seguir adelante.

Después de varias horas de camino, se podía ver en le lejanía como batallones se lanzaban contra los demonios. Ya podíamos ver y oler la batalla, casi tocarla. Pero en ese momento, vi algo que hizo que apretara el mango de mi hacha con fuerza. Parecía que iba a explotar al ver a aquel demonio alzarse delante de nosotros, pero observé que los capitanes de los batallones no ordenaban atacarlo. - ¿Qué ocurre? ¿Por qué no atacamos? – dije algo extrañado en un susurro. Pero mi pregunta quedaría respondida al momento, era un demonio renegando de su origen y el cual quería deshacerse de sus hermanos. – Así que eso eran los centinelas del ocaso – dije, alegrándome de no haber formado parte de ellos desde el principio.

En ese momento una gran cantidad de fieles a los Centinelas del Ocaso se lanzaron a la batalla. Comenzaron a transformarse en criaturas horribles, o al menos gran parte de ellos, lanzándose contra sus homónimos para acabar con ellos. Justo después de las avanzadillas, los capitanes ordenan que ataquemos, cada batallón con una zona asignada. De esa manera golpearíamos en varios frentes a la vez, haciendo retroceder a nuestros enemigos. Avanzamos juntos gritando casi al unísono, mientras el sonido de los tambores retumbaba aún más fuerte que al salir del fuerte por el campo de batalla. Con nuestras armas desenvainadas nos lanzamos a resguardar al mundo de aquellos indeseables demonios, aunque eso pudiera ser nuestra muerte.
avatar
Gautrek
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 04/03/2015

Hoja de personaje
Nivel:
25/100  (25/100)
Experiencia:
21572/22000  (21572/22000)
Áureos Áureos: 28.357

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Kazimierz el Jue Mar 31, 2016 11:13 am

La bestia retrocedió y descendió apoyándose en el suelo con las piernas, clavando su mirada en el encapuchado que había ante ella, para posteriormente comenzar a reír, yo por mi parte aun oculto entre las sombras del bosque no entendía que estaba ocurriendo, solo sabia que debía analizar a aquella criatura a como diera lugar, pero las palabras de aquella criatura cortaron mi hilo de pensamientos, ya que aquel encapuchado había mentido, y la bestia frente a él lo había descubierto, y si había descubierto simplemente con olerlo que le había mentido, algo me decía que no tardaríamos en ser descubiertos también nosotros.

No me había equivocado, la criatura no tardo en olisquear en el aire y ponerse en situación de alerta, hasta clavar su mirada justo en nuestra posición, lo cual me hizo erizarme al sentir que estábamos en problemas, pero algo llamo mi atención, pudiéndome fijar gracias a mis instintos mejorados de semivampiro, la bestia estaba herida de gravedad en el pecho,y al ponerse mirando hacia nosotros había abierto una brecha en su posición, así que ese era el momento de tomar decisiones o actuábamos o esperábamos tranquilamente la muerte.

Le hice unos ligeros gestos a los miembros de mi equipo, los cuales asintieron y nos pusimos en marcha con la estrategia, por lo que rápidamente nos dividimos yendo cada uno corriendo entre las sombras a cada uno de los puntos cardinales del claro, intentando confundir un poco a la bestia.

Como pude observar en todo momento por el rabillo del ojo, no eramos los únicos que habíamos decido pasar a la acción, pues lo que estaban en el claro también comenzaron con su maniobra, fue en ese momento cuando me fije que el encapuchado se trataba de Talamur, al cual conocía de haber trabajados juntos hacia unos años, lo cual me dio mas seguridad para con el plan. Una vez que los cuatro estuvimos colocados en un punto cardinal y vimos que la bestia había sido inmovilizado comenzamos a salir por cada uno de los puntos cardinales haciéndole los cuatro un drenaje de la fuerza vital para incrementar su poder y a su vez incrementar el malestar que ya tenia ella por la herida reciente, intentando  facilitarle así la estrategia que estaban siguiendo Talamur y los suyos para acabar con la bestia, y esperaba que así fuera cuando observe como uno de los que iba con el encapuchado se lanzo a envestir a la bestia con su espada para después retroceder en espera de respuesta.

Al igual que Talamur y los suyos nos colocamos en posición defensiva, pues no sabíamos cuan efectiva había sido esta combinación, y con un ser extraño nunca se sabia.
avatar
Kazimierz
Filii Mortis [Acólito]
Filii Mortis [Acólito]

Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 26/04/2014

Hoja de personaje
Nivel:
15/100  (15/100)
Experiencia:
7007/7200  (7007/7200)
Áureos Áureos: 8.610

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 2: La guerra ha llegado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.