Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» [Pasado] Como NO escapar de un calabozo [Talamaur]
Lun Mayo 22, 2017 10:01 pm por Mark.

» Delirios de Cazador [Starrk y Zhul'Urk][Pasado][Privado]
Mar Abr 04, 2017 7:28 pm por Starrk

» Cierre temporal
Mar Mar 21, 2017 12:30 am por Web Master

» Consulta Afiliación
Sáb Nov 12, 2016 3:30 pm por Alex

» ¡No os he olvidado...! pero por si acaso, ¿cómo te llamabas?
Lun Nov 07, 2016 4:48 pm por Alex

» Las fauces que rompieron las cadenas [Privado][Zor' Tahak y Kraknar]
Vie Nov 04, 2016 11:32 pm por Kraknar

» Construyendo el hogar (Pasado Alex, Isma y Starrk)
Jue Oct 27, 2016 4:50 am por Starrk

» Petición de objetos y materiales
Dom Oct 23, 2016 12:05 am por Alex

» Armería "El herrero tuerto"
Sáb Oct 22, 2016 11:58 pm por Alex




Fairy Tail Chronicles


Crear
foro

[Pasado] Lo mal que le sienta a la N ir acompañada de una O [Alex e Isma]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Pasado] Lo mal que le sienta a la N ir acompañada de una O [Alex e Isma]

Mensaje por Mark. el Lun Mar 21, 2016 11:48 pm

- No entiendo lo que quieres decir.
- ¿Qué parte en concreto es la que no entiendes?
- No sabría decirte exactamente.
- Tampoco es tan difícil.
- Vale, creo que si que sabría, la palabra al completo.
- ¿No?
- Esa misma palabra.

El hombre exhaló un profundo suspiro y tras pasar repetidamente el dedo índice por su bigote, se acercó a la mesa, apoyó sus codos en esta y con los dedos entrelazados, me miró larga y tendidamente. No iba a caer. No iba a preguntar. Aguanté su mirada. Le dediqué además una sonrisa.

- Estás muy seguro de ti mismo.
- Que puedo decir, soy algo obstinado.
- Y arrogante.
- También.
- Verás Mark, soy una persona que le gusta conservar su dinero. Tu, vienes a mi casa, con la desfachatez de aprovecharte de la buena voluntad de mi hija a pedirme ese dinero que tanto me gustaría conservar. No tienes avales, ni trabajo, ni tienes pinta de buscarlos. ¿Qué esperabas que te dijese?
- Algo como: "Por supuesto, aquí tienes".
- ¿Me tomas el pelo?
- Solo un poco.
- Solo voy a decirlo una vez. Lárgate de mi casa y no vuelvas.
- Perdón, me he quedado absorto contemplando ese cuadro, ¿decías?
- He dicho que te lar...
- Pero también has dicho que solo lo ibas a decir una vez.

¡Hola!, verás, no soy mucho de introducir situaciones, pero creo que con lo que sabes no te extrañará para nada ver las puertas abiertas de par en par, custodiadas por dos señores de tamaño más que considerable que han decidido aunar fuerzas para ejercer un bien común para los intereses de la persona que paga sus sueldos. Dicho bien, puede no resultar serlo para otras personas, como es mi caso. Probablemente sea a que yo soy aquel individuo que balancean (por cierto, sin ninguna delicadeza) antes de que decidan lanzarme contra el frío suelo de la calle.
Que malas personas, ¿verdad?. Bueno, ya me habían avisado de que las gentes de clase alta de Fergor no tienen demasiada delicadeza, pero esperaba por los menos que se apiadasen un poco de un servidor y que alguno de ellos decidiese tener la osadía de proporcionarme una suculenta suma de dinero como préstamo. Normalmente suelo conseguirlo antes de cabrear a tanta gente como ya he cabreado en esta ciudad. No estoy en mis mejores días.
"¡Y no vuelvas" dijeron al unisono aquellos gorilas que tenían por guardaspaldas.

- ¡Dijo que no lo iba a repetir! - les respondía a gritos para hacerme escuchar aún cuando cerraron las puertas.

Me levanté y sacudí mi camisa. Era la última que me quedaba. Debía estar presentable para el siguiente. ¿En qué momento se me ocurrió viajar al norte?, ah si, quizá cuando me mencionaron aquello llamado "nieve" de la que por cierto, aún no he visto nada. Malditos sean, aparte de mentirosos, son cautelosos. ¿A quién se le ocurre que semejante combinación sea viable?.
Tanteé mis bolsillos en busca de... ajá, de esta moneda. La contemplé por un segundo. Haciendo un cálculo rápido, tendría que administrarla para que me durase... no se, más o menos, el resto de mi vida si no consigo dinero de otra maldita forma.
Siempre podría buscar algún trabajo para solventar la situación... Jajajajaja... Vale, ya, ahora fuera de bromas, hay que hacer algo.

Miré a los alrededores. Ya era de noche. No creo que nadie en su sano juicio fuese a recibirme en su hogar a semejante hora. No por lo menos sin invitación. Solo hay un lugar donde podía ir ahora mismo. A los bajos fondos. ¡Ratas de alcantarilla y gentuza inmunda, Mark va hacía allá!
avatar
Mark.
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 15/03/2016

Hoja de personaje
Nivel:
15/100  (15/100)
Experiencia:
6612/7200  (6612/7200)
Áureos Áureos: 10.918

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado] Lo mal que le sienta a la N ir acompañada de una O [Alex e Isma]

Mensaje por Alex el Jue Mar 24, 2016 1:58 pm

Los bajos fondos. Alex siempre había odiado ese lugar. Esa horrible pocilga de desesperación, corrupción y odio. Las mayores ratas del Norte y los más asquerosos engendros se reunían aquí para hacer imposible la vida de la gente de bien. Sucias y asquerosas criaturas que solo merecían desprecio... Pero ahí estaba, sin más remedio que vagar por estos páramos junto a su hermano para completar una misión. Atrapar a Jack seis dedos. Un matón de poca monta que se dedicaba a extorsionar a gente débil y a robar cuanto pudiera en pequeñas tiendas. ¿Cómo iban a encontrarlo? Nadie les decía nada sobre él y tenían muy poca información.

-Por lo que sabemos es castaño y tiene tres dedos en cada mano porque le cortaron cuatro por robar. Y aún así sigue haciéndolo...- Dijo para sí mismo más que para Isma.

Llevaban ya tres días buscándolo y el mayor de los hermanos empezaba a pensar que no merecía la pena la recompensa que ofrecían por él. Sin embargo habían aceptado el trabajo por lo que no podían retirarse sin completarlo. Su honor y su reputación estaban en juego. Pero debería habérselo pensado mucho mejor antes de aceptarlo. ya desde el principio olía raro que ofrecieran por Jack diez veces más de lo que ofrecían por cualquier otro criminal de su calaña. ¿Acaso se había atrevido a entrar y robar en la casa de un noble? No le habían dicho sus crímenes, aunque le habían asegurado que había cometido una larga lista de ellos. No necesitaba que se lo dijeran, ya conocía el nombre.

Pero jamás lo había visto ni sabía mucho de él por lo que su búsqueda resultaba más que infructuosa. Tenía la sensación de que no iban a encontrar nada por mucho que buscaran. y ahí entraba un dilema, ¿abandonar su búsqueda antes de que fuera demasiado tarde y perder honor y reputación o permanecer buscando hasta que sea demasiado tarde y perder reputación y honor? Era absurdo, ambas opciones resultaban nefastas. Pero no podían marcharse ahora, debían seguir buscando.

-No volveremos a aceptar un trabajo de esos tipos- Aseguró.

Acto seguido pensó en entrar a una taberna. Eran puntos de información muy valiosos y, además, podrían refrescar el gaznate y llenar un poco sus estómagos. Busco alguna decente pero fracasó de nuevo tras cuatro intentos y se quedó en la menos terrible que encontró. na vez entraron pidió una jarra de cerveza y algo de carne para él. Dejó que su hermano pidiera lo que quisiera. Después seguirían con su misión, ahora se habían tomado un merecido descanso.

_________________

Nombre:
Alex Harken

Clan:
Clan Harken

Gremio:
Fire Blood

Profesion:
Mercenario

Npc's acompañantes:
Sam
Ele

Ficha
Datos
avatar
Alex
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 622
Fecha de inscripción : 17/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
45/100  (45/100)
Experiencia:
68946/70000  (68946/70000)
Áureos Áureos: 157.539

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado] Lo mal que le sienta a la N ir acompañada de una O [Alex e Isma]

Mensaje por Isma el Vie Mar 25, 2016 12:01 am

-Quizás, si en vez de cortarle dedos fueran capaces de mantenerlo encerrado en una prisión, no volvería a robar...- Mencionó Isma, pensando en lo absurdo que sonaba aquel castigo. Aunque debía ser doloroso, y desde luego, habían muchas personas que se lo pensarían dos veces antes de volver a proseguir con el hurto. -Pero bueno, sus días de suerte están contados. Y cada minuto que pasa, me dan más ganas de ser yo mismo quien le seccione los dedos restantes.- Añadió con desdén.

Vestido con una simple camisa de lino azabache, un pantalón holgado de tela marrón y unas botas de cuero, caminaba despreocupado junto a su hermano por aquellas calles de mala muerte. Ni tan si quiera iba armado. Llevaban demasiado tiempo transitando los barrios bajos como para saber defenderse sin necesidad de portar una espada. Cierto es que algunos blandían puñales e incluso algunos sorprendían con sables, pero pocos tenían la habilidad para hacer frente a los mercenarios. La armadura tan solo les incomodaba y les dificultaba el movimiento en un lugar tan angosto.

-Concuerdo totalmente. No merece la pena gastar tanto tiempo aunque la paga sea buena. Ni si quiera sabemos por qué ofrecen semejante fortuna por ese idiota.- Dijo el hermano menor ante el comentario del mayor.

Finalmente optaron por la opción más básica, y usualmente la más efectiva. Tras pasar varias tabernas mediocres, se quedaron en la que se hallaba más cerca de la decencia, aún si había un abismo para ello. De hecho, nada más entrar se les acercó un hombre embriagado de hidromiel para reñirles por ciertas acciones a nombre de un tal "Bill el tuerto" -Lo siento, pero no es un buen momento.- Las palabras en un tono serio fueron acompañadas de un gancho directo a su rostro que lo dejó inconsciente.

-¡Jefe! ¡Un par de menús del día y dos buenas jarras de ron!- Exclamó el miembro de Fire Blood, tomando asiento en una de las mesas vacías. -¡Marchando!- Respondió el tabernero. Un hombre de aspecto rudo. De mediana edad, rapado y alguna que otra cicatriz superficial. Vestía con cuero barato y un delantal lleno de manchas que debían llevar tantos años como él tras la barra.

_________________
avatar
Isma
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 251
Fecha de inscripción : 26/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
29/100  (29/100)
Experiencia:
28693/30000  (28693/30000)
Áureos Áureos: 79.614

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado] Lo mal que le sienta a la N ir acompañada de una O [Alex e Isma]

Mensaje por Mark. el Vie Mar 25, 2016 1:11 am

Gruñí por quizá decimosexta vez en lo que llevaba de bebida. La verdad, acudir a una taberna en busca de información puede que hubiese parecido una buena idea en un principio, pero a medida que iba consumiendo mis últimos ahorros en forma de bebidas de dudosa calidad, empecé a cuestionarme mi capacidad de generar buenas ideas. Llevaba más de media hora esperando a ESA persona, y desde que se esfumase tras invitarle a tres rondas no había sabido nada de él. A ver, que hasta ahora siempre había vuelto, pero eso no significaba que lo volviese a hacer. O por lo menos no antes de que me bebiese mis últimos ahorros.
Volví a gruñir y me dejé caer sobre la barra. No fue la mejor idea. ¿Alguna vez la habrían limpiado? Mira, no quiero ni pensar en ello en estos momentos. Steph pasó por delante mía y de un manotazo agarró mi jarra, no se si con la intención de cobrarme otra o con retirármela para verter el líquido sobrante de nuevo en la botella. Obviamente debía creer que ya había caído ante los efectos del alcohol, con el pequeño descuido de no acordarse de que prefería tragarme el musgo con el que teñía el agua dando como resultado aquello a lo que llamaba refresco antes que adormecer mis sentidos empapándome de alcohol. Además de que estaba asqueroso, en serio. Y no. No tiene nada que ver con que mis papilas gustativas no se hubiesen adaptado a su sabor, textura o la chorrada de turno, es que simplemente era un líquido repugnante. Aunque quizá no tanto como los refrescos de Steph. De cualquier modo, era ahora MI refresco, y no me lo iba a arrebatar así como así.

- Hey, aún no he terminado con eso Señor S. - solté en una mezcla de gruñido (¿el decimonoveno?) y reproche.

El hombre se volvió, fijó su mirada en el interior de la jarra y me la devolvió sutilmente. O lo que para el debía ser sutileza. Es decir, me la tiró de vuelta. De milagro no volcó. Me dedicó una mirada de... Bueno, no sabría decir, todas sus miradas eran iguales y daban miedo. Hasta que te acostumbras. Entonces solo dan menos miedo. De cualquier modo yo le correspondí con un débil sonrisa.
Volví a clavar la mirada en el líquido verdoso y suspiré antes de dar un trago. Justo cuando creía que no podía dar otro más sin vomitar una mano se posó sobre mi hombro evitando que lo hiciese, por lo menos durante un rato.

- ¿Me has echado de menos? - susurró al mismo tiempo una voz desgarrada por bebidas como la que se servían en aquel local.

Me giré hacía el dueño de aquella voz, Tyalis. El llevaba tiempo observándome, lo sabía solo con cruzar las miradas. Como siempre su ojo derecho estaba inyectado en sangre, y el izquierdo había vuelto a cambiar de color, esta vez se había decantado por un tono verdoso la mar de inapropiado. Me hizo un gesto de saludo con su desgastado sombrero de tres picos y me dedicó una de sus sonrisas torcidas.

- He echado de menos el dinero que he tenido que gastar en tu ausencia para que no me echasen a patadas del local. - respondí devolviendole la sonrisa - Bueno y también he echado de menos que me echasen a patadas del local. ¿Pero a ti? - chasqueé la lengua y vacilé moviendo la cabeza de un lado a otro.

Tyalis respondió con una carcajada de hiena moribunda y un ataque de tos. Rebuscó entre sus pantalones y luego entre sus... em... sus... Allí. Si. Y de allí sacó una tarjeta que me ofertó sujetándola entre los dedos índice y corazón. Intenté hacerme con ella, pero el fue más rápido y la apartó antes de que tuviese siquiera una oportunidad.

- He escuchado lo de Profiteur. ¿En serio?, ¿convenciste a su hija de que te lo presentase?, ¿y esperabas que te avalase?. Ya te vale. Mira, este tío es distinto, así que intenta no joderla, ¿vale?, ya me estoy cansando de intentar ayudarte y escuchar una y otra vez como la cagas.

Le respondí con una forzada sonrisa e intenté hacerme de nuevo con la tarjeta - Trato. - la volvió a retirar.

- Este tío no se anda con tonterías. Nos conocemos. Contén ese pico de oro. Que no se diga que no te he advertido. - dejó la tarjeta sobre la mesa, y me la acercó lentamente - No te lo tomes a mal, pero espero no volver a verte - De un saltó bajó al suelo y antes de marcharse tomó mi jarra y la vació por mi. Luego vinieron las toses - ¿Pero que...?, mierda Mark, hazte un favor a ti mismo, deja de beber eso. Hasta nunca Moratones.

Tyalis se alejó hacia la puerta y empujó a su paso a un hombre que llevaba más de veinte minutos deambulando por el local y despotricando sobre todo aquel que le diese una oportunidad. Antes de salir, Tyalis me lanzó una última mirada y se reajustó su característico sombrero a modo de despedida. Juraría haberlo visto sonreír antes de que se girase y se fundiese nuevamente en las sombras de la ciudad.
La verdad es que me caía bien y por algún casual, había conseguido caerle bien también. Por lo visto le recordaba a cierta persona. Y ojalá que no fuese a quien pensaba que se refería. De cualquier modo, no quise darle más vueltas a aquel tema y me centré en la tarjeta. Por un lado estaba totalmente en blanco, pero por el otro una extraña figura en forma de J predominaba en la mitad izquierda de la tarjeta. En la derecha el nombre de unos locales escritos a mano. Debía ser la dirección.

Bajé de mi asiento, volví a fijar mi vista en la tarjeta y puse rumbo a la salida. En ese mismo momento entraron dos personas más en el local que captaron temporalmente mi atención. Eran los típicos que tenían pinta de haberse perdido o de estar fuera de lugar. No fui el único que lo notó Steph detrás de la barra frunció el ceño y se limpió sus sucias manazas en aquel delantal que siempre solía llevar. El deambulante se acercó a ellos a hacer lo único que llevaba haciendo desde el momento que se le acabó el dinero y uno de los desconocidos le respondió con un buen puñetazo que lo tumbó al suelo. Parte de la taberna se calló durante un segundo antes de ignorarles y seguir con lo que quisiera que estuviesen haciendo.
Aquello llamó tanto mi atención que sin darme cuenta choqué contra su compañero. Sobresaltado por la posibilidad de que ejerciese la misma violencia que su amigo, procuré apartarme rápido y susurrar una disculpa. No me percaté hasta minutos más tarde, ya en la calle que algo se me había caído en ese choque. Aquello por lo que había desperdiciado mi tiempo en espera y "refrescos"

- Mierda - murmuré -. ¡Mierda! - repetí, esta vez más consciente de mi situación. ¡La tarjeta!.

Palpé todas las partes de mi ser en busca de la remota posibilidad de conservarla aún, y entonces recaí en el choque. Palidecí por medio segundo, y eche a correr de vuelta a la taberna. Aún había posibilidades de que estuviese intacta. Mierda, Tyalis me iba a matar.
De un empujón entré de vuelta a la taberna. Debí de hacer más ruido de lo esperado puesto que media docena de cabezas se giraron hacia mi durante al menos un segundo. Los ignoré y comencé a buscar con la mirada la maldita tarjeta.

Bravo Mark. Solo tenías que conservar una cosa. Una Maldita COSA.
avatar
Mark.
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 15/03/2016

Hoja de personaje
Nivel:
15/100  (15/100)
Experiencia:
6612/7200  (6612/7200)
Áureos Áureos: 10.918

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado] Lo mal que le sienta a la N ir acompañada de una O [Alex e Isma]

Mensaje por Alex el Dom Mar 27, 2016 2:46 pm

Qué inocente. Si Alex esperaba consumir lo que quisiera o entrar en una taberna sin tener problemas... se iba a llevar una decepción como siempre. Nada más llegar dentro su hermano golpeó a un ebrio y, además, pidió para ambos. Aunque su elección no disgustaba al mayor de los hermanos, él había pensado en otra cosa. Pero no iba a quejarse, ¿para qué? Los ojos de toda la taberna se clavaron en ellos. Nunca le había gustado que ocurriera eso, pero tampoco tenía elección. Antes de echarse a andar alguien chocó con él y se marcho. Casi por instinto Alex palpó la bolsa que llevaba en la cintura. No faltaba y seguía llena de monedas. No podía fiarse en aquel lugar. Pero al mirar al suelo encontró una especie de carta. La recogió y se giró para devolvérsela a su supuesto dueño, aunque ya no estaba.

-Quizás no es importante- Pensó en voz alta.

Se dirigió hacia una de las mesas más alejadas y se sentó junto a su hermano. A los parroquianos comunes de estos lugares no les gustaban los nuevos y mucho menos que estuvieran cerca. Los Harken estaban totalmente seguros de que ninguno de los presentes suponía una amenaza para ellos, pero no iban a provocarlos tampoco. Era mejor mantenerse lejos y que pudieran hablar tranquilamente sin preocuparse por lo que dicen delante de dos desconocidos. El tabernero tardó en llegar y, cuando lo hizo, trajo dos platos con una comida... curiosa y un licor que, de ser ron, Alex habría bebido un ron falso toda su vida. Parecía más bien agua de fregar con sabor a perfume. La comida no sabía mucho mejor y su apariencia era más que desagradable. Sin embargo comió y bebió sin quejarse por ello. Aunque no esperaba que su hermano se mantuviera estoico como él.

Debían obtener información sobre Jack Seis Dedos, pero no iba a resultar sencillo. Y mucho menos después de la actuación de Isma a la entrada. Alex preguntaría con mucho tacto después de decidir quién era el candidato más óptimo para ser preguntado. Observó con cuidado y atención y ninguno parecía buena idea. Todos podrían saber algo sobre su objetivo, aunque también parecían muy reacios a decir palabra alguna. Quizás el tabernero... No, sus gruñidos y su forma de atenderlos tampoco le daba demasiada confianza. De no ser por el dinero que le darían seguro que los habría echado a patadas del local. Nunca resultaba fácil, pero ahora era extremadamente complicado. Quizás no sacarían nada bueno de este sitio. Ni si quiera la comida.

Antes de perder la esperanza completamente, el tipo con el que se había chocado entró de nuevo y empezó a buscar algo por el suelo. Si no era él se parecía mucho y, al parecer, estaría buscando la carta. Alex se levantó y se dirigió hacia él. Lo miraron varios asiduos de la taberna, aunque los ignoró y siguió su paso. Cuando estuvo lo suficientemente cerca, y seguro de que nadie los escuchara, le mostró la carta ofreciéndosela con la mano.

-Creo que esto es tuyo- Le dijo.

Sabía de sobras cómo se manejaba la gente en esos lugares y cual era la mejor forma de obtener información, por lo que intentaría que funcionara ahora. Al menos este hombre no lo miraba como el resto. Aunque también parecía un ladronzuelo vagabundo sin mucho que ofrecer. Pero Alex nunca subestimaba a alguien antes de conocerlo.

-Ahora que somos amigos y te he ayudado a encontrar lo tuyo, ¿podrías decirme algo sobre Jack Seis Dedos?- Le preguntó.

No tenía mucha esperanza en que funcionara y quizás aquel hombre ignoraba dicha información o aparentaría que lo hacía. Sin embargo era la mejor opción que tenía para sacar adelante su misión, ya que por la zona no podría conseguir nada más. Y menos con Isma a su lado.

_________________

Nombre:
Alex Harken

Clan:
Clan Harken

Gremio:
Fire Blood

Profesion:
Mercenario

Npc's acompañantes:
Sam
Ele

Ficha
Datos
avatar
Alex
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 622
Fecha de inscripción : 17/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
45/100  (45/100)
Experiencia:
68946/70000  (68946/70000)
Áureos Áureos: 157.539

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado] Lo mal que le sienta a la N ir acompañada de una O [Alex e Isma]

Mensaje por Isma el Vie Abr 01, 2016 7:24 pm

Una buena comida unida a una bebida refrescante podía arreglar un día nefasto en cuestión de segundos. Una comida y una bebida que no eran precisamente lo que les sirvieron. Ambos observaron sus platos con cierta repulsión. El aspecto no incitaba a probar bocado. Incluso hacía pensar que aquella porquería no era más que un cúmulo de futuras náuseas y dolor de estómago. Por no hablar del licor que debía ser una bomba para los riñones. Y aún así, el mayor comió y bebió como si no hubiese otro remedio. -¿He dicho ya que no es un buen momento?- Preguntó, recordando lo cabreado que estaba

Varias venas comenzaron a ser visibles, advirtiendo de un inminente estallido por parte del mercenario, que esperó a que su hermano se levantase para dirigirse a la barra y clavar su mirada en el tabernero. -Puedo comprender que no tengas dinero para servir una bebida exclusiva o que no seas el mejor cocinero de Fergor... ¡Pero he visto residuos fecales con mejor pinta que esta bazofia! ¿¡Esperas que mi estómago pueda digerir la basura que prepararas?!- El hombre no se esperaba aquel reclamo, y había visto como el joven de apariencia poco intimidante había tumbado a un hombre de un solo golpe. Aunque llevaba horas borracho.

Isma sacó una bolsa de áureos y se la entregó para pagar el pedido. -Vale, me he pasado un poco y tu no tienes la culpa de que no encontremos a Jack Seis Dedos.- Añadió con un suspiro. -¿Estáis tras esa sabandija?- Preguntó el hombre. Probablemente el dinero había evitado que se ofendiese ante las críticas. -¿Tienes algún tipo de información?- Contra preguntó el castaño. -¿Por qué? ¿Por ser el dueño de una taberna? ¿Es que tenemos cara de enciclopedia de rumores?- El hombre parecía enfadado, aunque no tardó en esbozar una sonrisa. -Pues sí, tengo información que podría interesarte. Pero no será gratis.- Isma hizo ademán de darle una nueva bolsa con dinero, pero negó con el dedo índice. -Primero dime lo que sabes y depende de lo valiosa que sea, tendrás la recompensa.- No fue exacta, pero unas pistas sobre sus distintos paraderos sonaban muy interesantes. No sería suficiente, pero podrían apañárselas mejor.

Pronto se percató que Alex conversaba con otra persona. Quizás su fortuna estaba empezando a mejorar. << Prepárate Jack. Tu sentencia está muy cerca y se apellida Harken. >>

Se acercó a su hermano y observó a aquella persona que no parecía pertenecer al bajo mundo. -Cualquier dato es relevante.- Extendió su mano y se presentó. -Isma Harken, encantado.- Todo aquel que le acercase al paradero de su presa, se convertía en su aliado e incluso, por culpa de su desesperación, en un amigo.

_________________
avatar
Isma
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 251
Fecha de inscripción : 26/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
29/100  (29/100)
Experiencia:
28693/30000  (28693/30000)
Áureos Áureos: 79.614

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado] Lo mal que le sienta a la N ir acompañada de una O [Alex e Isma]

Mensaje por Mark. el Lun Mayo 16, 2016 12:54 am

Cuando entré en la taberna el tiempo pareció ralentizarse. Jadeaba, la carrera que había pegado de vuelta habían provocado unas gotas de sudor en mi frente que descendían lentamente por ella. Incluso sentía los latidos de mi corazón por todo mi cuerpo. Cada maldita pulsación. Me lo había jugado todo a una sola baza, necesitaba a aquel maldito benefactor como fuese, y ya sabía demasiado bien lo que podía pasar si no lo conseguía. Y no quería que se repitiese. El periodo que duró mi exhaustiva búsqueda se me hizo eterno. Mi mente lo dató aleatoriamente de cuarenta y cinco días. Bueno, obviamente no tanto, se notaba que con la carrera no llegaba suficiente sangre al cerebro. Quizá en un universo alterno. ¿Existían universos alternos?. Existiesen o no, no pasó en realidad más que un par de segundos hasta que mi vista se clavó en el hombre con el que había chocado a la salida, y en su mano, mi tarjeta.

Vale, digamos que podría haber sido peor. Podría haber desaparecido, habérsela llevado cualquier otra persona o que los tipos raros que habían entrado antes en la taberna a golpe de puño la tuvieran. Oh, espera, que si que era una de esas tres. Vaya. Estuve a punto de decirme "No pasa nada Mark, seguro que sale todo bien", pero no recuerdo la última vez que me dije eso y luego saliese todo bien. Creo que debía de haber una conspiración cósmica en la que esas dos realidades no podían coexistir. O no por lo menos con un tal Mark de por medio.

Me había quedado estancado sin desviar la vista de aquel tipo, viendo como se acercaba poco a poco. Mi mente comenzó a intentar hallar la forma más óptima de empezar la conversación. Creo que sería algo como... "¿Oye, te gusta el pan?, ¡vaya!, que casualidad a mi también/tampoco. Cuantas cosas tenemos en común, ¿eh?, oye, incluso yo tenía una tarjeta como esa. ¿Tu la vas a querer?, porque a mi me vendría la mar de bien. Ahora si me disculpas, ¿podrías dejar de existir?, me facilitaría mucho la vida". Si, lo se, hubiese sido perfecto, pero aquel hombre se me adelantó. No estaba preparado para que empezase con un "Creo que esto es tuyo". Si, lo se, no se que me habría podido esperar. Quizás algo en un idioma desconocido, como "Oukou makemake ʻuala" o algo así.

- Em... Si. - Toma respuesta ingeniosa y elaborada.

Me ofreció la tarjeta y sin mucha convicción la tomé. Vaya, había sido más fácil de lo que creía. Ahora solo tenía que salir corriendo en dirección contraría antes de que dij... Tarde. Estaba claro que querría algo a cambio, pero cuando mencionó a Seis Dedos, mi mente se quedó en blanco por unos segundos. Claro que había oído hablar de Jack, ¿quién no?, era una especie de leyenda urbana de la ciudad. Todos habían escuchado hablar algo de él. Que perdió un dedo intentando robar el oro de un dragón, que otro par los perdió en una encarnizada lucha contra el pretendiente de una hija de noble que había quedado prendada de él. O lo más disparatado de todo, que en realidad no le faltaba ni un solo dedo, sino que poseía anillos que los hacían invisibles. ¿Lo que yo pensaba?, que de existir debía ser un ladrón demasiado torpe y con muy poca clase. Probablemente hubiese muerto y de ahí que nadie supiese su paradero. Nadie excepto quizá... No. Si había alguien en la ciudad que supiese algo de Seis Dedos, ese sería Tyalis. O si no... Desvié la vista para clavarla en mi tarjeta y algo se encendió en ese hueco en el que debería estar aquello que algunos dicen usan para pensar.

- Amigos. - repetí y poco a poco una sonrisa de hiena fue esbozándose en mi rostro - Claro, claro, por supuesto que lo somos. ¿Y sabes lo mejor?, que con nuestra recién forjada amistad, mis amigos pueden ser también los tuyos. - en aquel momento se aceró el otro individuo, el violento. Intenté no verme intimidado. Se presentó, Isma Harken, y me ofeció la mano - De ambos. - corregí. Y en vez de estrechar la mano, hice una especie de torpe reverencia. Temía que si le daba la mano, me la estrujase tanto que no hubiese nada más que rescatar. No me fiaba de aquel individuo. De ninguno de los dos en realidad. Pero por lo menos el otro parecía mantener su ira bajo una cortina de falsa cordialidad. Amo la falsa cordialidad, es la mejor clase de cordialidades. -¿Buscáis algo más que leyendas sobre Seis Dedos?, puede que conozca de alguien que sepa algo. Casualmente yo también estoy buscando a ese otro alguien, por distintas razones, obviamente. Creo que podríamos ayudarnos bastante mutuamente... ¿Qué me decís, os interesa saber más? - Claro que si les interesa. No esperé su respuesta. - Se os ve bastante fuertes y capaces. A las pruebas me remito. - lancé una mirada significativa a Isma - Y casualmente con este hombre, las apariencias son muy importantes... No se fiará de un par de desconocidos, pero por suerte yo he conseguido acordar un encuentro y no se, algo como un par de guardaspaldas que me protejan mientras consigo aquello que ambos necesitamos podría llegar a proporcionamos el beneficio que ambos deseamos obtener.

Estaba claro por donde iban los tiros. Dos hombres intimidantes tras de mi causarían buena imagen frente a mi benefactor, si tenía tras de mi, a semejantes personajes, seguro que exigían una paga por sus servicios y seguramente que deduciría que aquella paga sería en forma de dinero, que no poseo, pero el no lo sabrá. Ya creería que disponía por lo menos del dinero suficiente como para permitirme pagar protección, podría verse como aval. Y hacerme, no se, más interesante. Y solo tendría que obtener a cambio algo de información de una rata más de la ciudad. En su defecto, si no salía bien, podría inventarme algo o escabullirme a la primera de cambio. ¡Era un plan perfecto!

- ¿Y bien?, ¿os interesaría? - pregunté tras dejar un tiempo de deliberada meditación.
avatar
Mark.
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 15/03/2016

Hoja de personaje
Nivel:
15/100  (15/100)
Experiencia:
6612/7200  (6612/7200)
Áureos Áureos: 10.918

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado] Lo mal que le sienta a la N ir acompañada de una O [Alex e Isma]

Mensaje por Alex el Sáb Mayo 21, 2016 5:14 pm

Todo pareció estar saliendo a pedir de boca. El hombre, aunque parecía algo nervioso, empezó a hablar y a soltar todo lo que Alex necesitaba. No conocía a Jack Seis Dedos personalmente, o eso había asegurado, pero tenía algún amigo que sí podría ayudarles. Aunque, como todo lo bueno en los suburbios, había un truco. Estaba claro que no todo podía salir tan bien a la primera. Sin embargo... no era la primera vez. Este sería su intento número... demasiados intentos para contarlos. No importaba ahora. Pero la propuesta que el chico estaba haciendo le planteaba varias opciones. Hacerse pasar por guardaespaldas no sería difícil. Ya habían trabajado de ello y no tendrían ni que fingir.

O quizás sí. Habían trabajado custodiando mercaderes, nobles y caravanas, pero nunca a alguien de los bajos fondos. ¿Cómo debían actuar en aquellos momentos? ¿Debía parecer rudo o inalterable? ¿Tenía que quedarse completamente callado e intimidante o hablar sin parar como todos esos idiotas que no dejaban de alardear de falsas hazañas? No estaba seguro y ahora se sentía bastante incómodo. Tal vez estaban siendo guiados a una trampa. Pero no habían hecho nada ni eran lo suficientemente importantes como para que se preocuparan por ellos y ese hombre tampoco parecía ser alguien... de importancia.

-Sí, nos interesa. Podemos marchar en cuanto quieras- Le dijo.

Era la mejor oportunidad que habían tenido en días y si acababan en una trampa ya se las ingeniarían para salir. Por lo menos no necesitaron contar nada sobre su misión. Aunque su compañero les preguntó no esperó respuesta y siguió hablando. ¿Los estaba probando? ¿Y si debía explicárselo de todas formas? Era mejor evitar un peligro que arriesgarse demasiado para cumplir sus objetivos. Además, iban a ser compañeros y necesitaba confiar en él. Al menos en la medida de lo posible. De lo contrario iban a fracasar quisieran o no.

-Antes de marcharnos. Estamos buscando a Seis Dedos para entregarlo a la justicia. Entiendo que eso puede ser problemático para ti. No quiero prejuzgarte ni acusarte de nada pero he conocido a muy poca gente en este lugar que no dedique su vida al crimen. Debes saber que me importa muy poco que actúes fuera de la ley siempre y cuando tengas un mínimo de moral. No me preocupa que la gente robe a los que tienen mas de lo que necesitan o que obtengan bienes de otros para comer. Pero jamás perdonaría un asesinato u otros crímenes que atenten contra el bienestar de la gente. Ahora, si sigues queriendo que nos ayudemos mutuamente estaremos preparados- Le dijo.

No estaba seguro de que fuera producente haberle contado todo eso pero tampoco quería seguir fingiendo ser alguien que realmente no era y necesitaba que aquel hombre lo conociera al menos un poco. Y, quizás, ese arrebato de sinceridad le ayudara a abrirse un poco él también. O tal vez no. La verdad tampoco era algo muy común en estos sitios.

_________________

Nombre:
Alex Harken

Clan:
Clan Harken

Gremio:
Fire Blood

Profesion:
Mercenario

Npc's acompañantes:
Sam
Ele

Ficha
Datos
avatar
Alex
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 622
Fecha de inscripción : 17/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
45/100  (45/100)
Experiencia:
68946/70000  (68946/70000)
Áureos Áureos: 157.539

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado] Lo mal que le sienta a la N ir acompañada de una O [Alex e Isma]

Mensaje por Isma el Miér Jun 01, 2016 11:32 pm

Isma se sorprendió al ver como aquel hombre, en vez de estrechar su mano como solía hacer todo el mundo, realizó una reverencia que ni tan si quiera parecía ser demasiado precisa. Pero procedió a ignorar aquel extraño suceso y escuchar las palabras que tenía que decirles, así como la respuesta de su hermano, que no pudo ser mejor. Aunque cuando el hombre que les acompañaba insinuó que que eran aptos por la demostración violenta en el bar, el castaño no supo que decir. La primera impresión era una de las más valiosas por mucho que pudiese variar con el tiempo. Y él había aparentado ser alguien agresivo que atacaba al primero que osase molestarle. -Podría usar mil excusas, pero supongo que no servirá de mucho. Dejémoslo en que no es un buen día y lo pagué con alguien que merecía un buen golpe.- No era una afirmación que le valiera como aliciente a la hora de parecer mejor persona, pero estaban en un lugar donde poco importaba.

-Creo que todo está bastante claro. Así que tu tienes la última respuesta. Pero está claro que ambos salimos ganando y procuraremos velar por tu seguridad mientras dure este evento. Así que no hagamos esperar más a tu pajarito.- Comentó el mercenario, estirando un poco las piernas y los brazos para prepararse ante un posible encuentro fortuito. -Por cierto, el tabernero me ha comentado algunos puntos interesantes para visitar cuando acabemos con las negociaciones. Según dicen, la persona que buscamos frecuenta el prostíbulo.- Isma no pudo evitar imaginarse aquel lugar, lleno de mujeres hermosas con cierta escasez de ropa que haría temblar a cualquier hombre. << Un buen momento para disfrutar sin parecer un cerdo. >> Pensó este, antes de seguir con las indicaciones. -También pasa bastante tiempo en una casa de subastas clandestina y en una especie de arena sin reglas.- El último lugar tenía un atractivo indudable. Llevaban mucho tiempo peleando y un buen combate, contra posibles delincuentes orgullosos y prepotentes, siempre apetecía.

-Quizás lo mejor sería separarnos. Tú te encargas del parloteo y yo voy a ver si encuentro alguna pista en el burdel.- Con aquellas palabras, borró cualquier intento de no aparentar ser un pervertido. Se veía a la legua cuales eran sus intenciones y su hermano no le dejaría hacer de las suyas. -Oh mejor vamos juntos y ya veremos donde vamos después- Continuó, a sabiendas de la reprimenda que se llevaría si lo hacían tal cual lo había ideado.

Sin más dilación, empezó a caminar encabezando el grupo durante unos cuantos segundos, hasta que se dio cuenta que él no sabía donde debía ir. Quien tenía la ubicación de su chivo expiatorio era aquel hombre con el que había llegado a un acuerdo. Se giró frotándose la nuca y miró a sus compañeros. -Ya si eso nos guías tú y tal.-

Con suerte el camino no sería muy largo y la información serían tan buena como esperaba. Aunque cabía la posibilidad de que fuese una estratagema para llevarlos de cabeza a la misma boca del lobo. Una trampa que los pondría en un aprieto de los grandes. Y aún así, estaban dispuestos a correr el riesgo. << Llevamos muchos años aquí. Nada puede sorprendernos. >> Pensó el menor de los harken.

_________________
avatar
Isma
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 251
Fecha de inscripción : 26/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
29/100  (29/100)
Experiencia:
28693/30000  (28693/30000)
Áureos Áureos: 79.614

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado] Lo mal que le sienta a la N ir acompañada de una O [Alex e Isma]

Mensaje por Mark. el Jue Jun 09, 2016 5:02 pm

Tras un breve momento de meditación, cortesía del maravilloso Mark, el amiguito de Isma (que parecía ser el que llevaba la voz cantante en la que fuese la clase de relación que hubiese entre ambos personajes) accedió a mi propuesta de ser mis falsos guardaespaldas durante mi incipiente reunión. Casi le dedico al universo unos efusivos aplausos muestras de mi emoción por aquel asunto, pero... Bueno, digamos que había que comportarse como alguien normal y causar una buena impresión si quería que aquel acuerdo durase el tiempo suficiente.

- Perfecto. Magnífico. Estupendo. Espléndido. ¡Maravilloso! - dije sucesivamente aumentando mi tono de voz conforme iba recitando cada sinónimo. Si, lo se, ahora es cuando algún listillo piensa: "Comportarse como alguien normal, ¿eh?". Juro haberlo intentado. - Ya verás como todos saldremos satisfechos de este acuerdo. Habéis tomado la decisión correcta. Ahora que hemos pasado de amigos a socios, podéis llamarme "Oh Lord Amo Supremo". O también Mark, os dejo elegir, pero os he de confesar que yo tengo un favorito. - concluí con una sonrisa burlona, un ojo guiñado y una mano extendida en una muestra simbólica de zanjar nuestro acuerdo.

Mientras conversaba, mi mano izquierda se mantenía oculta en mi espalda, al tiempo que jugueteaba con la tarjeta que me había dado tan amablemente Tyalis. Una vez extendida la mano y zanjado el asunto de nuestro pequeño acuerdo, recordé el pequeño incidente relacionado con la pérdida de la tarjeta y dejé de juguetear con ella. No podría ni debía perderla. De nuevo me refiero. La observe nuevamente mientras Isma decía alguna tontería y yo fingía - o quizás no tanto - escucharle. Releí varias veces la dirección, intentando memorizarla. El chico paró de hablar y un silencio me indicó que quizás ansiaba una respuesta. Alcé la cabeza hacía él e intente recordar que había estado diciendo.

- Eh... Em... Ah. Si, lo que tu digas chaval, mientras no sea mi rostro el que acabe siendo objetivo de mi puño, no me importa que pagues tu mal día con quien quieras. Además, que si les muestras el porqué no deben acercarse a ti, durante tu escolta, tampoco se acercarán a mi. - me giré hacia su compañero de nuevo - Por cierto, ya que tenemos esta pequeña "empresa" entre manos, no estaría mal saber por lo menos el nombre de ambos. Ya sabéis, por si os necesito y al llamaros tenéis que reaccionar a determinado nombre. A ver, tu eras Isma Har... - pensando, pensando, pensando... - algo. - Error. Perdida de memoria detectada -  Isma algo, ¿pero y tu?

Dispuesto a largarme de la taberna y de no volver corriendo esta vez, hice un ademán de comenzar a caminar, pero antes de que pudiese hacerlo, me interrumpió el parlanchín de lo amiguitos. Me repitió que buscaban a Seis Dedos (como si no me hubiese enterado la primera vez) y recitó algo parecido a un discurso sobre los valores mínimos que debía tener para que aquello saliese bien. Fruncí el ceño. Ah, de robar todo lo que uno quiera, pero matar no. Hasta donde yo sabía, se buscaba a Jack Seis Dedos precisamente por eso, por robar. ¿No sonaba aquello un poco hipócrita?.

- Claro, lo que tu digas. - contesté algo más seco de lo habitual. Como si robar no atentase al bienestar de la gente. Oye, que conste que yo NO robaba. Yo no devolvía mis préstamos, que es distinto. No es culpa mía, es culpa de la gente que se deja engañar. ¿Alguien había mencionado algo de hipócrita?. - ¿Hay algo más que debamos aclarar o podemos ponernos en marcha de una vez?. Hay gente a la que no le gusta esperar.

Esta vez si comenzamos la marcha. Isma la encabezó. Cosa que en un principio me desconcertó, sobretodo porque al salir de la taberna tomó la dirección correcta. Fruncí aún más el ceño y le seguí sin mediar palabra mientras este repasaba las últimas pistas que habían obtenido sobre los lugares que podía frecuentar Jack. No con demasiado disimulo propuso dividirnos, encargándose el de buscar en cierto lugar más pistas sobre el delincuente a buscar.

- Siento ser yo el que diga esto, pero en el burdel encontraréis más delincuentes que prostitutas. No es nada nuevo que suelen frecuentarlo. Y no digo esto porque sea una pérdida de tiempo o por que de haber un altercado te encontrarías en inferioridad numérica, que son hechos que están claros, lo digo por que en nuestro trato hablaba de guardaespaldas. En plural. Eres libre de marcharte, pero sin protección no aseguro llegar a obtener la información que deseáis.

Al fin y al cabo, un trato era un trato. Si se comenzaba incumpliendo partes de este, mal iría la cosa. Parecían novatos. Si uno tiene pensado incumplir un trato, debía de asegurarse que su parte era la última en proporcionarse siempre después de haber obtenido el algo. No es como si fuese lo que planeaba para este acuerdo. De verdad que tenía pensado preguntar sobre Seis Dedos, pero en el peor de los casos...

Finalmente Isma giró en la dirección equivocada. Lo cual me alivió un poco. Estaba empezando a pensar que realmente sabía a donde nos dirigimos y que aquello empezaba a ser algo más de lo que parecía a simple vista. ¿Una trampa tal vez?. Bueno, aquel giro en falso parecía indicar lo contrario, pero la semilla de la duda ya estaba plantada. Debía estar atento. Tyalis no me habría vendido. Si había una persona en la que podía confiar era él.
"Ya si eso nos guías tú y tal." dijo Isma al percatarse de que no le seguíamos. Parecía haberse dado cuenta de que no tenía ni idea de a donde estábamos yendo.

- Si, creo que ya va siendo hora. Si te sirve de consuelo, hasta el último giro, ibas por buen camino. Que casualidad, ¿no? - lancé una mirada significativa al joven de cabello castaño. No me fiaba de él.

Esta vez fui yo quien encabezó la marcha. Miré al cielo. El sol había alcanzado su punto álgido. No debía quedar demasiado para que la hora a la que se concertó la reunión diese lugar. Tampoco estábamos demasiado lejos. Solo faltaban un par de calles para llegar. Comencé a practicar mentalmente algún camino por el que guiar la conversación. No conocía nada sobre la persona a la que iba a visitar, ni su fortuna, ni la facilidad con la que podía desprenderse de ella y menos aún el tipo de gente a la que solía abalar. Tendría que ir improvisando sobre la marcha. Con un poco de suerte no me costaría demasiado calar al tipo.
Finalmente llegamos a nuestro destino. Era una callejuela sin salida. Ante nosotros se erguía una descuidada edificación, sin ventanas, recubierta de grietas de las que se escapaban un extraño humo púrpura. Una única puerta encabezaba la edificación. Miré a mis provisionales compañeros y les hice un gesto con la cabeza para que se preparasen. Me acerqué a la entrada y golpeé varias veces con los nudillos.
Casi al instante, sonó un cerrojo al otro lado, y a través de una rendija, se asomaron unos ojos rasgados de grandes pupilas e iris oscuros.

- Llega pronto. - dijo una voz chirriante desde el otro lado.
- Si, bueno, tampoco quería llegar tard...
- Tarjeta. - interrumpió. Le miré aún asimilando la interrupción.
- Si, claro, aquí tiene. - Le levanté y se la enseñé - No queda mucho para la hora así qu...
- Vuelva a su hora - interrumpió. Le miré aún asimilando la interrupción.

La rendija se cerró. Me quedé con la boca abierta, aún intentando terminar lo que iba a decir, pero finalmente suspiré y la cerré. Me volví hacia mis nuevos guardaespaldas.

- Vaya, parece ser que son forofos de la puntualidad. - chaqueé la lengua - de cualquier manera, no deben de faltar más de un par de minutos. No se que les importa... - comencé a caminar de un lado a otro lentamente intentando distraerme de aquel incómodo silencio que se estaba formando. Algo me estaba dando mala espina de todo aquel asunto. - Hay algo que no me acaba de cuadrar de este asunto. Estad atentos.

En aquel instante se abrió la puerta y comenzó a salir gente. Iban alternándose, uno se movía hacia la izquierda y otro hacia la derecha. Todos tenían el mismo aspecto. Ojos rasgados, oscuros, al igual que su pelo, cuidadosamente cortado, pero sin ningún estilo particular que denotase alguna clase de personalidad. Llevaban un uniformes típicos de aquellos que practicaban Tai chi, pero iban completamente descalzos. Uno a uno, al llegar a su posición, pegaban su espalda a la pared y se mantenían erguidos, mirada al frente. Iban desarmados, pero no por ellos parecían menos peligrosos. Al salir el octavo, la puerta se cerró a sus espaldas, y la rendija se volvió a abrir.

- Seguridad se encargará de escoltarlos cuando llegue la hora dado que no parecen dispuestos a marcharse hasta entonces.

Lancé una mirada significativa a mis compañeros.

- No creo que sea necesario, pero gracias por s...
- Lo es. - La rendija se cerró de golpe.

Lancé un bufido. Odiaba que hiciesen eso. ¿Era necesario interrumpir cada vez que decía algo?, ¿acaso era una técnica de intimidación?, es decir, parecía claro que lo de "seguridad" lo era, pero lo de no dejar hablar... En fin, da igual, no me iba a dejar amedrentar por aquellas estúpidas muestras de seguridad por su parte. Me mantuve erguido, mirando a la puerta, manos en la espalda. A la espera de la hora.
avatar
Mark.
Aventurero
Aventurero

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 15/03/2016

Hoja de personaje
Nivel:
15/100  (15/100)
Experiencia:
6612/7200  (6612/7200)
Áureos Áureos: 10.918

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado] Lo mal que le sienta a la N ir acompañada de una O [Alex e Isma]

Mensaje por Alex el Miér Jun 22, 2016 8:17 pm

El hombre se presentó como Mark y "Oh Lord Supremo". ¿De verdad esperaba que lo llamaran así? Quizás unas costillas rotas lo harían menos cómico. O tal vez no, siempre hay payasos que se crecen con el dolor. Pero ahora era una ayuda, un aliado. Alex no podía herirlo ni hacer cualquier cosa que lo espantara. Quiso saber el nombre del mayor de los hermanos.

-Alex Harken- Se presentó.

No engalanó nada, no era necesario. Ese era su nombre y por el que debían llamarlo. No había actuado demasiado en esa zona ni era famoso por lo que nadie conocería su nombre y no peligraría su tapadera. Tras un momento breve de conversación se decidió a avanzar. Isma, como de costumbre, encabezó la marcha sin conocer siquiera el camino o el destino al que nos dirigíamos. Su hermano podría haberle dicho algo, pero como el tal Mark no soltaba palabra suponía que el azar estaba guiando bien al "líder". Hasta que, llegado el momento, el nuevo chico lo corrigió.

Demasiada casualidad estaba siendo que llegaran a su camino sin problema alguno. Mark corrigió el rumbo que habían tomado advirtiéndoles que se dirigían a un burdel donde solo los esperaban criminales. Un burdel... de no ser porque no habían estado mucho por allí, Alex creería que Isma lo había hecho a propósito solo para llegar a aquel antro. Pero era imposible que así fuera... ¿verdad? Sí, debía ser un simple error. El chico nuevo comenzó a dirigir la marcha esta vez ya que era el único que conocía el verdadero camino. No tardaron demasiado en llegar, aunque lo que ocurrió después de eso fue bastante molesto.

Para empezar, nadie les atendía, era posible que hubieran llegado demasiado pronto. En cuanto, al parecer, llegó la hora alguien se dignó a hablarles. Mark entabló conversación con el "ente" de la puerta hasta que esta se abrió. El mayor de los Harken se dispuso a andar cuando, por el contrario, se quedó quieto viendo como salían unos cuantos hombres del lugar. Los rodearon, cosa que lo puso nervioso. Aunque no estaban armados, escuchó la palabra "seguridad" y eso lo alertó. Era el momento de actuar. En una situación normal eso sería un peligro para el "cliente" por lo que debía fingir que lo defendería de la amenaza. Asió el mango de la espada e hizo ademán de desenvainar.

-Jefe, ¿me encargo de ellos?- Preguntó.

Esperaba que se lo tomaran a mal y, quizás, los atacaban. Pero de lo contrario el plan no funcionaría y sabrían que algo iba mal. Lo último que querían en este momento era que los descubrieran o se imaginaran que no eran guardaespaldas de verdad. Solo sería necesario que su "jefe" los calmara. El problema residía precisamente en él. ¿Actuaría como ellos o se vería superado por la situación?

_________________

Nombre:
Alex Harken

Clan:
Clan Harken

Gremio:
Fire Blood

Profesion:
Mercenario

Npc's acompañantes:
Sam
Ele

Ficha
Datos
avatar
Alex
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 622
Fecha de inscripción : 17/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
45/100  (45/100)
Experiencia:
68946/70000  (68946/70000)
Áureos Áureos: 157.539

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado] Lo mal que le sienta a la N ir acompañada de una O [Alex e Isma]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.