Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» [Pasado] Como NO escapar de un calabozo [Talamaur]
Lun Mayo 22, 2017 10:01 pm por Mark.

» Delirios de Cazador [Starrk y Zhul'Urk][Pasado][Privado]
Mar Abr 04, 2017 7:28 pm por Starrk

» Cierre temporal
Mar Mar 21, 2017 12:30 am por Web Master

» Consulta Afiliación
Sáb Nov 12, 2016 3:30 pm por Alex

» ¡No os he olvidado...! pero por si acaso, ¿cómo te llamabas?
Lun Nov 07, 2016 4:48 pm por Alex

» Las fauces que rompieron las cadenas [Privado][Zor' Tahak y Kraknar]
Vie Nov 04, 2016 11:32 pm por Kraknar

» Construyendo el hogar (Pasado Alex, Isma y Starrk)
Jue Oct 27, 2016 4:50 am por Starrk

» Petición de objetos y materiales
Dom Oct 23, 2016 12:05 am por Alex

» Armería "El herrero tuerto"
Sáb Oct 22, 2016 11:58 pm por Alex




Fairy Tail Chronicles


Crear
foro

Cada caída los hacía más fuertes. Historia del pasado de los hermanos Harken

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cada caída los hacía más fuertes. Historia del pasado de los hermanos Harken

Mensaje por Alex el Lun Abr 28, 2014 11:58 pm

Aquellos chicos llevaban horas persiguiéndolos. Ya no sabía durante cuanto tiempo habían estado corriendo ni cuanto tiempo seguirían haciéndolo. Pero por mucho que se alejaran no lograban evadir a esos niñatos. Alex e Isma ya habían tenido otros encontronazos con ellos y más de una vez les habían dado su merecido, pero ahora eran seis niños de su edad y eso era un número demasiado alto incluso para los Harken que, a la edad de 12 años en Alex y 11 en Isma, ya habían peleado demasiadas veces. Ningún niño de Fergor había combatido tanto como ellos dos y las magulladuras contantes de cada día eran medallas que lo demostraban. Pero esto ya era exagerado, habían golpeado al líder de aquellos chicos y a otros dos y ahora querían darles una paliza por ello.

De buen gusto se habrían quedado a esperarlos y pelear, pero los hermanos no eran idiota y aunque participaran en peleas que no podían ganar siempre tenían alguna posibilidad, sin embargo ahora estaban en una clara desventaja que imposibilitaba totalmente su victoria. Y si llegaban tan heridos como la otra vez a casa su abuelo los pondría atrabajar en la forja durante una semana entera. Y si había algo que odiara más que perder era trabajar de herrero. Aunque, según su abuelo, eso los fortalecería y los curtiría para cuando fueran mayores. Qué idiotez... aunque era cierto que el trabajo con el martillo y el yunque aumentaba la fuerza de sus brazos y el forzoso trabajo hacía que su resistencia física fuera mayor. Pero seguía sin gustarle pasarse horas frente al fuego, sudado, golpeando un hierro.

Seguían corriendo pero, finalmente, se toparon ante un gran problema. La dirección por la que iban no tenía salida. Podían ir de callejón en callejón, pero solo serviría para alargar su agonía, pues solo había un camino y terminaba en una inmensa e infranqueable pared. No podrían escapar pero, con toda la suerte del mundo, quizás sus perseguidores se perdían y no eran capaces de encontrarlos. SI esta pequeña ciudad fuera Fergor ya los habrían despistado, pero las ciudades tan pequeñas solían tener trampas como esta y no eran un buen lugar donde esconderse. Alex miró a su hermano Isma. Estaba todo transpirado y cansado como él. No podían seguir corriendo, pero tampoco podían quedarse esperando. Como hermano mayor debía proteger a Isma, pero no podía hacerlo contra tantos.

-No te preocupes, si seguimos por aquí no nos encontraran y, sí lo hacen... les daremos una paliza a todos- Le dijo para animarlo.

Él sabía que no era verdad y, seguramente, su hermano también. Pero Alex tenía que mostrarse fuerte ante el pequeño y no derrumbarse nunca. Además, según las historias que les contaba su padre los héroes podían vencer aun ejército ellos solos. ¿Qué eran seis niños comparados con un ejército? No eran nada. Evitarían una lucha tan desigualada, pero si llegaba el momento de pelear lo harían con todas sus fuerzas por muy difícil que fuera. No eran unos cobardes y mucho menos unos débiles. El futuro de los Harken dependía de ellos y, cuando crecieran, debían devolverle el buen nombre a su familia y ser héroes como los de aquellas historias. Este solo era el comienzo de una gran historia que ellos protagonizarían. Solo un comienzo algo complicado y no muy feliz.

_________________

Nombre:
Alex Harken

Clan:
Clan Harken

Gremio:
Fire Blood

Profesion:
Mercenario

Npc's acompañantes:
Sam
Ele

Ficha
Datos
avatar
Alex
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 622
Fecha de inscripción : 17/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
45/100  (45/100)
Experiencia:
68946/70000  (68946/70000)
Áureos Áureos: 157.539

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cada caída los hacía más fuertes. Historia del pasado de los hermanos Harken

Mensaje por Isma el Vie Mayo 02, 2014 6:43 pm

Desde que murieron sus padres, su vida cambió demasiado. Aquellos hermanos se metieron en incontables líos a partir de aquel incidente, se volvieron mucho más fríos, incluso agresivos en algunos casos y empezaron a evadirse de sus pensamientos de tristeza entre incontables peleas de niños. A la corta edad de 11 años, Isma era un luchador nato para ser un crío, al igual que su hermano Alex, un año mayor que él, con quien había compartido tantos enfrentamientos. Cada día volvía a su hogar con diferentes magulladuras y rasguños a causa de sus viajes, pero nada que no sanara y por mucho que su abuelo intentara evitar aquel comportamiento, ya fuera con castigos en la forja o a base de coscorrones, era imposible. Aquel par se habían vuelto incontrolables. Pese a todo, siempre solucionaban sus problemas sin ayuda de los demás y sin involucrar a sus otros parientes.

Aquel día huían de seis niños de su edad que querían darles una paliza por haber golpeado a dos de los suyos y a su líder, pues por pocos años que tuvieran, ya formaban pequeñas bandas en las que el más inteligente o el más fuerte, llevaba las riendas. Eran conscientes de que la desventaja era notoria y que tendrían pocas posibilidades en un enfrentamiento abierto, por lo que su única opción era correr. Una opción sencilla a primera vista, pero complicada cuando no era su terreno. Estaban en una ciudad que apenas conocían y su ignorancia les llevó a un callejón sin salida. Las posibilidades de que salieran ilesos de aquel lugar eran muy remotas, por no mencionar que estaban exhaustos tras tremenda carrera, no obstante, aquellos que los buscaban, tendrían el mismo problema. Alex intentó tranquilizar a Isma, y pese a que este sabía que eran simples palabras que estaban demasiado lejos de la realidad esbozó una gran sonrisa.

-Hemos salido de cosas peores. Unos enclenques como esos no podrán con los Harken.- Añadió el castaño sin borrar la sonrisa de su rostro.

No podía volver hacia atrás, su única posibilidad era seguir y esperar que pasaran de largo o que los hubieran despistado anteriormente. Llegaron a la parte más oscura y se escondieron tras unas cajas que parecían llevar allí mucho tiempo. El polvo que las bañaba por completo y las grietas que se formaban por toda la madera, eran algunos de los motivos que daban a pensar aquella teoría. Esperaron varios minutos hasta que la tranquilidad cesó. Se escuchaban pasos acercándose a la posición de los hermanos. Ya no había vuelta atrás, no había posibilidad de huir, solo quedaba luchar, tal y como habían hecho siempre. -Tenemos que atacar antes si queremos tener alguna posibilidad. A la de tres, salimos.- Dijo el pequeño, para contar poco después.

Con la última cifra que indicaría el movimiento, salieron de su escondite dispuestos a enfrentar a sus oponentes. Isma salió disparado placando a uno de ellos, el que estaba más cerca, cayendo al suelo con este, para después encajarle dos puñetazos en su rostro. No tardaron en ayudar a su compañero, por lo que otro de aquellos seis empujó al castaño y le lanzó una patada en el pecho que le hizo caer de espaldas.
avatar
Isma
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 251
Fecha de inscripción : 26/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
29/100  (29/100)
Experiencia:
28693/30000  (28693/30000)
Áureos Áureos: 79.614

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cada caída los hacía más fuertes. Historia del pasado de los hermanos Harken

Mensaje por Alex el Lun Mayo 05, 2014 9:55 pm

El pequeño dijo unas palabras de aliento que, muy posiblemente, los dotarían del valor suficiente para aguantar la pelea que les amenazaba con llegar pronto. Finalmente no se hizo esperar más. Los seis chicos que los perseguían consiguieron dar con ellos. Los dos hermanos salieron de su escondite lanzándose al ataque. El menor derribó a uno y, al instante, corrieron a socorrer al caído golpeando a Isma. En cuanto Alex vio lo que ocurría se dirigió a toda velocidad hacia ellos.

-¡Hijos de puta, no toquéis a mi hermano!- Gritó enfurecido.

Sin embargo no consiguió llegar hasta su hermano. Otro de los tipos le golpeó en el rostro con el puño y lo tiró de espaldas. Para cuando el mayor consiguió levantarse ya lo habían rodeado tres de ellos, el que lo había golpeado, el líder de los chicos y otro muchacho. La dificultad se acrecentaba. Había peleado contra dos niños a la vez, pero nunca había salido victorioso de un enfrentamiento contra tres. Aunque esperaba que esta vez fuera diferente. Se abalanzó a pro el que le había propinado el puñetazo y lo lanzó al suelo de un empujón. Después se tiró a por el líder, pero el otro chico se interpuso en su camino. Mala jugada, recibió un rodillazo de Alex en el estómago y un puñetazo en la cara. Corrió de nuevo para golpear al jefe, pero el primero lo agarró de las piernas y el que acababa de golpear le cogió los brazos.

-Vaya, vaya. Me parece que hoy te vas a llevar una buena paliza- Dijo el repelente niño mientras se acercaba.

Le propinó un golpe en el abdomen al mayor de los hermanos y le agarró la barbilla para mirarle el rostro. Alex lloraba por no poder ir en ayuda de su hermano, pero hizo un esfuerzo por no derramar más lágrimas y escupió a la cara de su rival. El otro, asqueado, se limpió rápidamente con las manos mientras los que agarraban al moreno se sorprendían. Aprovechando la ocasión, echó su cabeza hacia delante con mucha fuerza golpeando al líder de aquellos muchachos en la nariz. La sangre empezó a brotar a borbotones, pero eso solo consiguió enfadarlos más. Lanzaron a Alex al suelo y empezaron a pegarle patadas.

_________________

Nombre:
Alex Harken

Clan:
Clan Harken

Gremio:
Fire Blood

Profesion:
Mercenario

Npc's acompañantes:
Sam
Ele

Ficha
Datos
avatar
Alex
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 622
Fecha de inscripción : 17/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
45/100  (45/100)
Experiencia:
68946/70000  (68946/70000)
Áureos Áureos: 157.539

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cada caída los hacía más fuertes. Historia del pasado de los hermanos Harken

Mensaje por Isma el Lun Mayo 19, 2014 10:14 pm

Alex no dudó ni un segundo en lanzarse contra ellos al ver como golpeaban a su hermano, pero eran demasiados. Varios golpes fueron los que el grande consiguió encajar entre sus oponentes, pero acabó agarrado por dos de ellos y siendo golpeado por un tercero, no obstante, consiguió darle un cabezazo al ejecutor de dichos golpes mas no acabó bien. Lo tiraron al suelo y empezaron a pegarle entre los tres. El pequeño se levantó enfurecido, pero tenía otros tres por delante. Retrocedió varios pasos, de forma lenta para que no se abalanzaran sobre él creyendo que escapaba y en un movimiento rápido, agarró una de las cajas vacías que había y la lanzó contra ellos. Esta se rompió en varios pedazos al impactar en sus cuerpos. Cayeron al suelo tras el golpe y varias astillas quedaron clavadas en sus brazos, pues los pusieron para defenderse.

Isma profirió un grito de ira y cogió un fragmento de la caja que usó para golpear a uno de los que estaban atacando a su hermano. Un golpe seco en su rostro y el chico cayó inconsciente. Seguidamente empujó al supuesto líder y le golpeó con el antebrazo, lanzándolo al suelo, pero sus actos heroicos terminaron pronto cuando los tres chicos que fueron alcanzados por la caja, se tiraron sobre él. En aquel momento sintió miedo, desesperación, furia, su esperanza se acababa y empezaba a pensar que no podían ganar aquella lucha. Apenas podía hacer nada mas que intentar protegerse, aquella era sin duda la peor batalla que habían librado hasta el momento. La desventaja era demasiado clara. De repente, agarró el puño de uno de ellos y tiró de este para ponerlo de escudo y poder salir de allí.

-¡¡Os voy a destrozar, hijos de puta!!- Exclamó el pequeño, lanzándose a por aquellos dos, dando puñetazos a diestro y siniestro, acribillándolos a golpes mientras se mostraban incrédulos e incapaces de reaccionar.
avatar
Isma
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 251
Fecha de inscripción : 26/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
29/100  (29/100)
Experiencia:
28693/30000  (28693/30000)
Áureos Áureos: 79.614

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cada caída los hacía más fuertes. Historia del pasado de los hermanos Harken

Mensaje por Alex el Lun Mayo 19, 2014 11:21 pm

Alex escuchó el estruendo de la madera al romperse y dejó de recibir patadas. Había estado cubriéndose la cara con los brazos y dejando expuesta la zona de las costillas, por lo que el costado le dolía a horrores. Cuando se levantó descubrió el por qué del cese de los golpes. Su hermano estaba siendo atacado por todos, habían dejado de pegar al mayor para lanzarse a por el pequeño. La rabia cegó a Alex que profirió un grito de furia y se lanzó a por los chicos. Saltó y cayó sobre ellos tirando a dos pro los suelos. Al levantarse cargo contra el resto para darle oportunidad de luchar a su hermano. Por desgracia para el líder de los muchachos, Alex había ido a por él.

-¡Ahora sabrás lo que es una paliza, estás muerto!- Le gritaba corriendo hacia él.

El chico no sabía lo que hacer e intentó cubrirse con los brazos, pero Alex lo arrolló y lo tiró al suelo. Se subió sobre él y comenzó a propinarle puñetazos en la cara. Le rompió la nariz, varios dientes y sus nudillos se desgarraron y sangraban tanto como la cara del muchacho. Cuando fueron a su rescate ya estaba inconsciente y con la cara hinchada. Dos de los chicos separaron a Alex del otro y comenzaron a pegarle dejando a Isma contra otros dos. El mayor de los hermanos cayó al suelo de espalda y sintió un dolor tremendo en esta, pero se levantó a pesar de ello y se preparó para recibir a los contrincantes. Uno le propinó un puñetazo, pero el otro no fue lo suficientemente rápido y el chico lo esquivó a la vez que le propinaba un codazo en la boca.

-¡Vámonos, estos niños son demonios!- Gritó el uno de los que había ido a por él, el primero en golpear de los dos.

Dicho esto los que quedaban en pie ayudaron a los que no podían ni moverse y corrieron marchándose de allí a toda prisa. Les habían dado una de las peores palizas de sus vidas, pero los hermanos Harken habían ganado. Y la próxima vez se lo pensarían dos veces antes de meterse con ellos. O volverían con más chicos... pero al menos, pro un tiempo, estarían a salvo y libres de peleas. Y pasarían muchísimo tiempo en la forja. Mientras tanto Alex fue hacia su hermano. Lo más importante es comprobar que estuviera bien o, a los sumo, que no tuviera heridas muy graves.

_________________

Nombre:
Alex Harken

Clan:
Clan Harken

Gremio:
Fire Blood

Profesion:
Mercenario

Npc's acompañantes:
Sam
Ele

Ficha
Datos
avatar
Alex
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 622
Fecha de inscripción : 17/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
45/100  (45/100)
Experiencia:
68946/70000  (68946/70000)
Áureos Áureos: 157.539

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cada caída los hacía más fuertes. Historia del pasado de los hermanos Harken

Mensaje por Isma el Miér Mayo 28, 2014 7:36 pm

Finalmente el grupo de chicos se marchó como alma que lleva el diablo. Se ayudaron entre ellos para poder huir de los que según ellos, eran un par de demonios. Los dos hermanos estaban hechos polvo. Con magulladuras por todas partes y varios moratones, sin embargo, el pequeño no pudo evitar reír a carcajadas ante aquella situación. Habían vuelto a ganar y esta vez con una gran desventaja de por medio y para colmo ahora los consideraban demonios. Se tiró de espaldas y continuó con las risas a pesar de que no le esperaba nada bueno por parte de su abuelo.

-Al final hemos ganado.- Dijo este tras terminar de reír. -Al parecer los Harken somos imparables.- Añadió, sin borrar la sonrisa de su rostro y levantándose con cuidado.

Le dolía todo el cuerpo y caminar no sería fácil, pero por suerte nunca se alejaban demasiado de su hogar, por lo que en poco tiempo estarían durmiendo como troncos, esperando al día siguiente para el castigo de su abuelo. Sabían que acabarían en la forja, como siempre que hacían algo malo y a veces pensaba que no volver era una buena opción, mas a pesar de los castigos, el anciano era un gran hombre que los quería mucho e intentaba educarlos sin resultado alguno. Por más que los hacía pasarse horas en la forja, los hermanos eran incorregibles, no obstante, aquello les fortalecía físicamente.

-Nos espera una buena bronca en casa... Esta vez no podemos disimular los rasguños.- Dijo el pequeño, observando su cuerpo lleno de heridas insignificantes, pero visibles. -Pero bueno, somos un par de demonios, sobreviviremos a la forja también.- Continuó, volviendo a reír.

Dicho esto emprendieron el viaje de vuelta. Ya no tenían nada que hacer allí, y esperaban llegar antes de que cayese la noche, pues cuanto más tarde llegaran, más duro sería el castigo, más incluso de lo que ya sería por su irresponsabilidad.
avatar
Isma
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 251
Fecha de inscripción : 26/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
29/100  (29/100)
Experiencia:
28693/30000  (28693/30000)
Áureos Áureos: 79.614

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cada caída los hacía más fuertes. Historia del pasado de los hermanos Harken

Mensaje por Alex el Jue Mayo 29, 2014 12:00 am

Emprendieron el viaje hacia casa. Ya era bastante tarde y pronto anochecería. Hoy no dormirían, si se cumplían los temores de Alex se pasarían toda la noche en la forja trabajando. Habían sido castigados de ese modo tantas veces que ya fabricaban armas más decentes que muchos herreros principiantes. Lo cual era triste pero le hacía sentir orgulloso. Siguieron el camino y se alejaron de la ciudad. Su hogar se encontraba en una aldea entre ese lugar y Fergor. Tenía ganas de llegar y descansar, pero sabía lo que le esperaba una vez estuvieran allí, así que no aligeraba mucho el paso. Una vez llegaron se podía escuchar a su abuelo desde lejos. Estaba furioso como siempre que hacían estas cosas y seguramente sabría que habían estado en alguna pelea. Los padres de los niños nunca tardaban en ir a hablar con sus abuelos para que los castigaran.

-¡Ya verás cómo estos críos me van a matar algún día! ¡Mira la hora que es y todavía no han llegado!- Profería el abuelo de los muchachos.

Alex tragó saliva y empezó a sudar mientras se imaginaba la que les esperaba. No solo estaban heridos y con la ropa manchada de sangre y barro, si no que además llegaban muy tarde. Miró a Isma con una cara de increíble preocupación e hizo un gesto de afirmación. Acto seguido comenzó a andar hacia su inevitable destino. La hora había llegado, era el momento de afrontar el resultado de sus acciones. ¿Pero estaban preparados? Nada los preparaba para esas regañinas y castigos cuando se comportaban así. Él sabía que lo merecían, pero odiaba cumplir con ello. En cuanto estuvieron frente a la puerta levantó el brazo y deslizó el puño hacia la puerta. Tocó la madera con los nudillos varias veces de forma tan suave que parecían más caricias que golpes. Aún así su abuelo los escuchó. Siempre escuchaba por muy bajo que llamaran. Se pudo oír el sonido de unos pasos acelerados como si alguien corriera.

-¡Aquí estáis! ¡Ahora sabréis lo que es bueno, desagradecidos!- Gritaba el hombre.

Abrió la puerta de forma tan rápida que ni si quiera parecía que lo hubiera hecho, simplemente estaba abierta de un instante a otro. Agarró a sus nietos por los brazos y los introdujo hacia el interior de la casa. Una vez cerró la puerta les golpeó en la cabeza con sendos nudillos. Los famosos "capones del abuelo". Los dos chicos gritaron de dolor y fruncieron el ceño. Pero eso no amedrentaba al hombre que ya los estaba llevando hacia su terrible castillo. En cuanto llegaron los fuegos ya estaban encendidos y había martillos y hierro candente esperándolos. Se sentó en un taburete y los miró. Señaló los martillos para indicarles lo que debían hacer. No hacía falta que les dijera nada más, ellos ya sabían lo que les tocaba y no querían escucharlo. Pero eso no iba a impedir que hablara. Y en cuanto empezaran a trabajar les echaría la bronca y un buen sermón como siempre.

-¡Ya podéis empezar a trabajar, la forja os echaba de menos! Algún día me agradeceréis estos castigos, aunque espero que empecéis a comportaros pronto... pero creo que me moriré de viejo antes de veros enmendados...- Dijo su abuelo.

_________________

Nombre:
Alex Harken

Clan:
Clan Harken

Gremio:
Fire Blood

Profesion:
Mercenario

Npc's acompañantes:
Sam
Ele

Ficha
Datos
avatar
Alex
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 622
Fecha de inscripción : 17/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
45/100  (45/100)
Experiencia:
68946/70000  (68946/70000)
Áureos Áureos: 157.539

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cada caída los hacía más fuertes. Historia del pasado de los hermanos Harken

Mensaje por Isma el Sáb Jul 05, 2014 6:47 pm

El camino se hizo demasiado corto para los chicos. Por mucho que procuraban no acelerar su paso para salvarse de lo inevitable, el camino tocaba a su fin. Tras una buena caminata, podían ver su hogar a lo lejos y escuchar la voz de su abuelo, mostrando indignación y expresando un buen cabreo, como siempre que cometían alguna estupidez, de lo cual, aunque fuesen conscientes de ello, eran demasiado propensos a realizarlas. Llegaron hasta la puerta y ambos tragaron saliva. El pequeño se imaginaba una noche en vela, trabajando en la forja sin descanso. Había noches que incluso soñaba con miles de martillos golpeando hierro a gran temperatura y una forja inmensa, así se imaginaba el infierno. Alex afirmó con la cabeza y picó a la puerta tan flojo como pudo, pero el abuelo no tardó en salir, agarrando a los hermanos por sus brazos y entrándolos en la casa para darles, poco después, un buen golpe en la cabeza a cada uno. Aquellos capones dolían por semanas y dejaban chichones difíciles de ocultar.

El anciano los guió a su cruel destino, a la forja, la cual ya estaba encendida. Señaló los martillos que utilizarían para su labor y les echó la bronca, alegando que aquello sería algo que agradecerían pero esperaba no tener que hacerlo por mucho más tiempo. Isma agarró el martillo y tras un leve suspiro, lo alzó para golpear el hierro candente al que debía darle forma. El trabajo de herrero no era nada sencillo, pero el abuelo siempre decía que el mejor maestro es la experiencia y ellos llevaban mucha práctica a base de castigos.

-¡Con ganas, que se note que os gusta trabajar en la forja! ¡Ya está bien de gandulear, vais a trabajar toda la noche y no os penséis que cuando amanezca os vais a tirar el día durmiendo!- Exclamaba el abuelo.

Si no fuera porque a pesar de todos los problemas que causaban y porque no querían recibir más golpes de los temibles puños de aquel hombre, tenían algo de educación, hubieran respondido y se hubieran quejado, pero se mantuvieron en silencio y continuaron trabajando, esperando que si lo hacían bien, los dejara salir antes. Así pasaron varias horas, las regañinas habían cesado hace un rato y los chicos estaban exhaustos. El abuelo se apiadó de ellos, como solía hacer cuando habían realizado bien su trabajo y los mandó a dormir, añadiendo que al día siguiente no podían salir y debían ayudarle a llevar las armas a Fergor para venderlas.

-Estoy que me caigo del sueño...- Dijo el castaño se acostaba en su cama. -Alex... ¿Qué crees que harás cuando seas mayor de edad?- Preguntó el hermano pequeño. -Estaría bien continuar el linaje de herreros, aunque creo que a mí no me llenaría. Yo necesito algo más, algo como ser soldado, o mercenario, o incluso un héroe. ¿Te imaginas?- Comentaba este imaginándose cual salvador de doncellas. -Batallando contra el mal que asola Dyscordia, salvando bellas mujeres y siendo reconocidos por todo el continente. Sería genial...- Finalizó, quedándose dormido poco después. Había sido un día muy largo y muy duro.
avatar
Isma
Fire Blood [Campeón]
Fire Blood [Campeón]

Mensajes : 251
Fecha de inscripción : 26/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
29/100  (29/100)
Experiencia:
28693/30000  (28693/30000)
Áureos Áureos: 79.614

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cada caída los hacía más fuertes. Historia del pasado de los hermanos Harken

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.